CEO Capítulo 147

02:10

Traductor: Trafalgar
Corrector:  Radak

[Capítulo Anterior] [Lista de Contenido] [Siguiente Capítulo]

Capítulo 147: Qué Te Gusta De Mí

Tras sufrir 15 minutos, el avión finalmente recibió la sacudida de la turbulencia, las luces del cinturón de seguridad en el avión se encendieron. Una transmisión de voz instó a los pasajeros de volver a sus asientos y ponerse su cinturón de seguridad.

Yang Chen finalmente sonrió, se quitó su cinturón de seguridad, y tranquilamente se levantó. Él calmadamente abrió la cortina detrás de los asientos de clase de negocios y salió.

Mo Qianni quien había estado adormitada escuchó su movimiento, y miró a la cortina con sospecha. Sin embargo, ella no hizo un sonido, y sólo cerró sus ojos.

De modo que para ahorrar espacio dentro del avión, todos los baños dentro del avión están usualmente disponibles para ambos hombres y mujeres, a menos que sea un avión de lujo especialmente diseñado.

En este momento, Yang Chen apreciaba muchísimo este diseño del avión, debido a que no necesitaría sentirse incomodo por entrar al ‘baño para damas’ como este.

Ya que el avión estaba enfrentando la turbulencia, obviamente no había nadie en el baño. Tras rápidamente meterse, él cerró la puerta.

En menos de un minuto, unos golpes se escucharon desde afuera…

*toc toc toc…*

Después de tres golpes lentos, Yang Chen abrió la puerta.

¡La sexy figura en un uniforme de color azur era como un ligero y suave algodón de azuzar conforme se arrojaba a sí misma en los brazos de Yang Chen en el momento que la puerta fue abierta!

El espacio dentro del baño del avión era solo apenas suficiente para apretujar cinco a seis personas en posición de pie, aunque los dos se estaban abrazando, todavía se sentía apretado.

Después de que Yang Chen cerró la puerta del baño de nuevo, abrazó la suave cintura de An Xin, y puso su otra mano en su firme y redondo trasero. Él lo pellizco con fuerza, causando que An Xin soltara algunos gemidos.”

“Yii… Sé más gentil, duele sabes.”

Ese tono suavemente encantador era suficiente para hacer a los hombres locos. Yang Che cubrió los fragantes labios de la belleza con los suyos, y An Xin inmediatamente respondió apasionadamente. Aunque ellos solo habían pasado una sola noche juntos anteriormente, no estaban careciendo en absoluto en el conocimiento del cuerpo del otro. Eso era debido a que esa noche había sido demasiado memorable: Sus interacciones físicas habían sido grabadas en sus recuerdos.

Los tiernos labios similares a pétalos de An Xin fueron presionados en todo tipo de formas y sus labios de cereza fueron dominados por la lengua agresiva de Yang Chen. Ella solo podía dejar salir sonidos de goce en el húmedo intercambio.

El peso del cuerpo de An Xin parecía ser tan ligero como una pluma en los brazos de Yang Chen, el caliente y húmedo beso continuó, y Yang Chen directamente la presionó contra la pared del baño. An Xin involuntariamente se volvió como un pulpo con sus brazos enganchados alrededor del cuello de Yang Chen, masajeando su espalda, y sus piernas bien desarrolladas fuertemente envueltas alrededor de su fuerte cintura. Sus muslos los cuales estaban cubiertos por las medias de encaje negro eran sumamente seductores. 

An Xin se quitó sus brillantes tacones negros pateándolos. Cubiertos en esas medias de encaje negro, sus pies estaban enrizadas, mostrando cuán tenso su propio cuerpo estaba en este momento.

Con una sola mano, Yang Chen muy rápidamente desabotonó el uniforme de aeromoza de An Xin. Su corbata fue jalada a un lado, tras desabotonar los tres botones en la camisa blanca dentro, su sostén violeta bordado fue revelado. El lustre similar a la nieve de la piel del pecho de An Xin era realzado por ese sostén violeta; La intensa estimulación visual cegó a Yang Chen por un corto momento.

“Es realmente difícil de imaginar, eres simplemente un regalo para mí de dios.” Yang Chen agarró los pechos de An Xin con una mano, ese bulto de carne suave fue pellizcado en varias formas, pero su suavidad hizo que Yang Chen se contenga a sí mismo de usar demasiada fuerza, ya que sería arruinado si usaba demasiada fuerza.

Oyendo al hombre que le gustaba ofrecer tal elogio directo, An Xin sonrió, pero sus ojos estaban llenos con emociones de amor y lujuria.

Al mismo momento que el suave manoseo de Yang Chen le estaba haciendo jadear deliciosamente, ella finalmente no pudo resistir moverse cerca de las orejas de Yang Chen y mordiendo suavemente sus lóbulos de la oreja. Con un húmedo, aliento fragante: “Me gusta cuando lo haces con fuerza, ¿qué te parece?”

“Sólo temo que no puedas ser capaz de manejarlo.”

“Por favor saca tu lanza, mi caballero.”

An Xin dulcemente sonrió, ¡y de pronto movió su mano hacia abajo para agarrar el dragón erguido de Yang Chen!

Tras ser provocado de esa forma, ¿cómo podría Yang Chen seguir conteniéndose a sí mismo? Una sonrisa vil apareció en sus labios, y él abruptamente dejó de presionar a An Xin contra la pared, dejándola deslizarse al piso.

Las piernas de An Xin se debilitaron y ella se sentó en el piso. Justo cuando ella estaba desconcertada sobre lo que Yang Chen estaba intentando hacer, vio que él rápidamente removió las cosas bloqueando su mitad inferior, y reveló la feroz bestia dentro…

Viendo la repentina aparición del ‘arma de terror’, An Xin sintió algo de aprehensión creciendo en su corazón. Ella alzó su cabeza y miró a Yang Chen lamentablemente. Como alguien que había visto bastantes videos porno, ella sabía lo que significa cuando un hombre presionaba a una mujer hacia abajo y colocaba su cosa en frente de la boca de la mujer…

“Es demasiado grande, no tengo ninguna experiencia… Es imposible…”

“¿Cómo lo sabrías sin intentar?”

Tras decir así, Yang Chen usó un poco de fuerza para sujetar la cabeza de la mujer. Sujetada en el ‘punto de flecha’, An Xin no pudo evitar sino cerrar sus ojos y abrir esos húmedos labios rojos obedientemente….

Yang Chen quien no había sido capaz de disfrutar tal trato por más de medio año gimió en placer. Las técnicas de An Xin eran increíblemente amateur y ella no tenía idea de cómo complacer a un hombre, pero una vez que él miró hacia abajo para ver su uniforme de aeromoza de color azur y su hermosa apariencia adornada con maquillaje, y pensaba sobre cómo una mujer como esta estaba dándole tal servicio, el placer de haber logrado esto era más grande que lo que recibía físicamente.

Después que diez minutos habían pasado, An Xin estaba cerca de ahogarse, sus ojos llenos con lágrima estaban llenos de agravio.

Yang Chen también sintió un remordimiento en su corazón. Él la levantó y la besó como una recompensa antes de presionarla contra la pared de nuevo. Desde atrás, él bajó su falda y se reveló ese misterioso lugar secreto.

Ansiosa y anhelante, An Xin cerró sus ojos y alzó sus nalgas un poco, revelando la curva extremadamente fascinante de su espalda. Aunque era su primera vez en tal vergonzosa posición, sintió que era lo suficientemente excitante para tirar todas sus reservas.

Cuando Yang Chen pasó el obstáculo final, ya no recordó que estaban a diez mil pies sobre el suelo, o que estaban en un baño del avión. Aparte del sentimiento de intimidad entre su carne y alma, no había nada más.

Después de media hora, la tempestad del martilleo finalmente cesó. Las piernas de An Xin ya no podían sostenerla, así que ella colapsó suavemente en los brazos de Yang Chen. Ella tenía un encantador rubor rojo en sus mejillas y su ropa estaba hecha un desorden. Estaba tan cálida como una fuente termal, conforme disfrutaba el dulce resplandor crepuscular con jadeos ahogados.

………

“¿Por qué te convertiste en una aeromoza?” Yang Chen preguntó.

“Yo era una aeromoza desde el principio.” An Xin indolentemente respondió: “Debido a que no quiero seguir la vida planeada por mi padre por el resto de mi vida, así que me volví una aeromoza sin siquiera graduarme de la universidad. Solo al tomar aviones aquí, y allá seré capaz de escapar de estar en la jaula de mi padre.”

“¿Tu padre dio su consentimiento?”

“El CEO de esta aerolínea es un tío[1] mío, a él le gustaba muchísimo mi madre cuando eran jóvenes, y me trataba con cariño desde que era una niña. Cuando dije que quise ser una aeromoza. Arregló para que yo sea una, incluso si mi padre quiere oponerse a esto, él no tiene los medios.” An Xin con picardía rio.

Yang Chen sonrió, ya que los puntos finalmente se conectaban: “¿Qué hay de tu prometido? ¿Él todavía está presionándote?”

An Xin sacudió su cabeza: “No quiero saber nada sobre él, le dije a mi Papá que me suicidaría si él sigue obligándome. Como he hecho algo malo una vez, quizás él esta realmente asustado ahora. En cualquier caso, ya no soy una niña, puedo trabajar algunos años como una aeromoza primero. En el futuro, ese tipo fastidioso puede casarse con otra mujer y ya no necesitaré sufrir un dolor de cabeza de ellos.”

“Acabo de hacer una decisión.” Yang Chen dijo con una sonrisa.

An Xin mostró un poco de sospecha conforme preguntaba: “¿Qué?”

“Anteriormente en la estación de policía, dijiste que si nos encontrábamos de nuevo, darías a luz un hijo para mí, ¿recuerdas? ¿Cómo debemos arreglar esto entonces?”

An Xin estaba aturdida, ligeramente en pánico ella respondió: “No puedes de verdad estar esperando que yo dé a luz a un hijo para ti, ¿verdad? Es imposible para nosotros, mi padre no estará de acuerdo que sea desposada a ti.”

“Nunca dijo que quise casarme contigo.” Yang Chen dijo con una sonrisa: “Ya estoy casado, y mi esposa es muy bonita.”

“Qué quieres decir, ¿¡estás jugando conmigo!?” An Xin jadeó con ira, oyendo que Yang Che tenía una esposa, ella sintió un mal sabor en su boca.

“No estoy jugando contigo.” Yang Chen seriamente respondió: “Me he dado cuenta de que ya no puedo aceptar permitirte estar en posesión de otro hombre, tendrás que ser mi mujer por el resto de tu vida. De lo contrario, mataré a quien sea que se una a ti.”

An Xin estaba a punto de decir que Yang Che debe estar bromeando, pero de inmediato notó la seriedad en la mirada de este hombre. Aunque él sonaba tan casual, la confianza en sus ojos le hizo creerle. ‘Él no sólo lo está diciendo casualmente; ¿¡De verdad matará a cualquier otro hombre!?’

“Puedes no ser así…. E… Estoy asustada…” An Xin tímidamente bajó su cabeza.

Yang Chen besó su frente, sonrió y dijo: “¿De qué estás asustada? No es como que esté yendo a comerte, sólo estoy haciendo el anuncio de que tú me perteneces.”

“¿Cómo puedes ser tan tiránico, apoderándote de mis derechos humanos?” An Xin suavemente se quejó.

“No hay justicia absoluta en este mundo, desde la noche que me sedujiste en el bar hasta abrir un cuarto de hotel, estabas destinada a tener el resultado de hoy. Puedes pensar de ello como yo siendo un tirano, un grosero, vulgar, y hombre vil. No me importa eso, pero puedo prometerte que cada palabra que te dije es verdad. Me gustas, así que quiero que seas mi mujer. Si dudas de mis capacidades, no me importa matar a todos los hombres alrededor de ti para probar mi punto, incluso tu padre…”

El tono de Yang Chen era apagado, pero la locura contenida en sus palabras tocó profundamente a An Xin.

Después de un largo tiempo, An Xin suavemente suspiró y preguntó: “Tú, malo, ¿qué te gusta de mí?”

“No hay razón para gustarle a alguien, pero todo puede ser una razón para disgustarle a alguien.”

Los ojos de An Xin se veían un poco encantados, ella hizo pucheros y dijo: “¿Le dices tales palabras a cada mujer?”

“No, puedes no ser la mujer que ame mucho, pero eres la primera que me hace querer decir tales cosas.”

“Si me convierto en tu mujer, ¿estoy destinada a pasar el resto de mi vida como tu amante secreta?”

“Si no te importa, puedes sentarte justo en frente de mi esposa, conversar y beber el té enfrente de ella. No me importa en absoluto, todo depende de tus capacidades.” Yang Chen dijo con una sonrisa.

An Xin acarició el rostro de Yang Chen con su suave y cálida mano, con ojos brumosos ella dijo: “Yang Chen, me dejas desorientada en cuanto a cómo rechazarte, quizás yo de verdad he caído en tu trampa. Sin embargo, no me gusta la sensación de ser dominada... ¿Permitirás una solicitud obstinada más?”

“¿Qué solicitud obstinada?”

An Xin alzó su dedo índice, frunció sus labios, luego dijo: “Dentro de un año, tú no me buscarás intencionalmente o yo no te buscaré intencionalmente. Si nos encontramos de nuevo en tales circunstancias, escucharé todo lo que digas, seré tu amante, daré a luz a un hijo para ti, y te perteneceré a ti…”

“¿Y qué si no nos encontramos?” Yang Chen dijo con una sonrisa que no era una sonrisa. El hecho era que, este problema era demasiado simple para él, siempre y cuando él lo desee, definitivamente sería capaz de encontrar a An Xin, en cuanto a si eso era intencional, ¿quién podría decirlo con absoluta certeza?

“Si no nos encontramos…” Un poco triste, An Xin respondió: “Eso quiere decir que tenemos amor pero no estamos destinados a estar juntos. Sin embargo, por ti, nunca estaré con otro hombre, ya estoy asustada que los matarás…”

Las mujeres son criaturas que siguen sus sentimientos. Para ella quien siempre había carecido del sentido de seguridad, estaba más dispuesta a creer en el tan llamado ‘destino’ para confirmar el lugar al que pertenece.

“Bien, te lo promete, pero no tienes permitido dar marcha atrás en tu palabras.” Yang Che felizmente dijo.

An Xin hizo pucheros, le rodó sus ojos en un modo vergonzoso, y dijo: “Ya he sido profanada por ti, ¿con quién más puedo estar?”

Cuando los dos arreglaron sus apariencias, cerca de una hora había pasado de principio a fin.

An Xin abrió la puerta del baño y descubrió que había ya varios pasajeros y pasajeras de pie afuera de la puerta con expresiones descontentas. Aparentemente, todos ellos estaban esperando usar el baño.

An Xin solo podía darles una sonrisa apologética, luego inmediatamente volvió a su área de trabajo.

Justo cuando una dama quiso entra al baño, Yang Chen salió.

Todos los pasajeros presentes estaban aturdidos. ‘¿¡Un hombre y una mujer en un solo baño!?’

Yang Chen vio las miradas extrañas de todos, así que él en descontento dijo con un tono fuerte: “¡Qué diablos estarán mirando! Los hombre orinan de pie, las mujeres sentadas, ¿¡hay un problema con usar el baño juntos!?” Tras decir eso, él caminó de vuelta al área de clase de negocios.

Los pasajeros restantes miraron aturdidos el inodoro aturdimiento a la taza en el baño….

[1] Radak: Tío en referencia a alguien que no es pariente suyo.

También te puede gustar...

0 comentarios