CD Libro 20 Capítulo 17

17:34

Traductor: Radak
Corrector: Radak

Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo
Libro 20, El Acertijo de la Corona - Capítulo 17, Demasiado Caliente Como Para Sostenerlo
Dentro de la forma de vida metálica. Debido a las palabras de Bebe, Linley usó su sentido divino para investigar las nueve perlas espirituales dentro de su anillo interespacial. Pero lo que Linley vio fue algo que nunca había imaginado... Esas nueve perlas espirituales en realidad se habían fusionado con esa corona de pobre condición. Esa corona brillaba con un aura tenue que se arremolinaba a su alrededor. Ya no estaba rota y andrajoso.
Al ver esto, una expresión de asombro apareció en el rostro de Linley.
“Jefe, ¿qué pasa?” Bebe, viendo esto, no pudo evitar preguntar.
“Nada.” Linley rápidamente recobró su ecuanimidad y rio, mientras que al mismo tiempo hablaba espiritualmente con Bebe. “Bebe, esas nueve perlas espirituales están conectadas a algo muy importante. Ese Soberano que vino antes vino por el bien de esas nueve perlas espirituales. De ahora en adelante, pase lo que pase, no discutas sobre esas nueve perlas espirituales con nadie. Incluso después de que regresemos a las Montañas Rito del Cielo, no discutas sobre ellas.”
Bebe había soportado innumerables pruebas al lado de Linley. Él conocía una situación grave cuando la veía, y rápidamente le respondió a través de su vínculo espiritual: “No te preocupes, jefe.”
“Olivier, Diana, Deia.” Linley miró hacia el grupo de tres de Olivier, luego dijo con sentido divino: “Desde hoy en adelante, deben olvidarse por completo de esas nueve perlas espirituales. ¿Entienden? Si alguna vez las mencionan, definitivamente causarán una tormenta de sangre. Probablemente sufriré por ello, mientras que ustedes, como personas con cierto conocimiento interno, probablemente serán capturados e interrogados.”
Linley ni siquiera se atrevió a imaginar cuántas personas sufrirían una vez que se conectaran con las nueve perlas espirituales.
Aparte de Molde, solo la familia de tres de Olivier y Bebe sabían que Linley había adquirido las nueve perlas espirituales. Una vez que esta noticia se filtrara, Olivier, Bebe y los otros dos definitivamente serían perseguidos.
“¿Las nueve perlas espirituales?” Olivier no preguntó nada más a medida que respondía: “No te preocupes. Actuaremos como si nunca hubiéramos visto nada.”
“No te preocupes, tío Linley.” Dijo Deia también.
Olivier y Diana eran ambos Dioses Altivos. Sabían lo importante que era este asunto. Deia también era ya un adulto, y según él, para alguien como Linley, un Paragon invencible, decir eso significaba que definitivamente era un asunto serio.
“Molde debería estar muerto ahora, así que mientras no se lo digan a nadie, en el futuro, no debería haber problemas mayores. Incluso si los hay, a lo mucho me involucraría.” Linley envió. Él comprendió que a pesar que el Soberano de Viento, Teresia se había ido, eso no significaba que los otros Soberanos no sospecharan nada.
Linley frunció el ceño a medida que pensaba para sí mismo. “Lo más probable es que Molde no haya difundido esta noticia solo a uno o dos Soberanos. Me llevó menos de un año ir desde la Prefectura Montura del Cielo hasta la Prefectura Índigo. El Soberano Risco Sangriento y el Soberano de Viento fueron rápidos, pero lo más probable es que los otros Soberanos aún no hayan recibido esta información. Pero poco después, la aprenderán. Ellos vendrán a buscarme... “
Mientras él tuviera que lidiar con eso solo, estaría bien.
Él era un Dios Altivo  Alma Mutada  con el poder de la Voluntad. Los Soberanos no serían capaces de hipnotizarlo.
Pero Olivier, Deia y los demás... Eran diferentes. Lo mejor era separarlos de este asunto desde el principio.
Montañas Rito del Cielo. La residencia de Linley.
Reynolds estaba sentado en el suelo. Estaba recostado contra un árbol, sosteniendo un libro en sus manos, mientras que Yale y George estaban sentados uno frente al otro.
“Tercer hermano es muy estudioso cuando se trata de entrenamiento. Tan pronto como regresó, inmediatamente entró en entrenamiento a puerta cerrada. Ni siquiera su cuerpo original está descansando. Dado su nivel actual, ¿por qué está entrenando tan frenéticamente?” Reynolds estaba sentado en el suelo, su mirada en su libro mientras murmuraba en voz alta. “Su cuerpo original y sus cuatro clones divinos... Debería dejar al menos uno de ellos para acompañar a sus hermanos. Él puede contarnos sobre su viaje, pero ni siquiera conversó con nosotros. Fue directamente al entrenamiento a puerta cerrada.”
George negó con la cabeza, dándole a Reynolds, sentado en el suelo, una mirada de soslayo. Él rio, “Cuarto hermano, ¿puede ser que creas que si tercer hermano fuera tan perezoso como tú, hubiera sido capaz de alcanzar su nivel actual? No importa qué tan talentoso seas, aún tienes que trabajar duro.”
“Lo entiendo.” Respondió Reynolds, y luego de repente vio al distante Bebe. Rápidamente le gritó: “Oye, Bebe, ven aquí.”
“Estoy ocupado. Iré más tarde.” Bebe rápidamente corrió.
Bebe voló por las escaleras, y mientras lo hacía, el pasillo se volvió frío y oscuro.
Pronto, Bebe llegó a una habitación privada.
“Creaaaak.” La puerta de piedra se abrió. Linley estaba ahí, sentado en la posición de meditación dentro de esa habitación de piedra, con su largo cabello suelto. Linley abrió sus ojos y miró a Bebe, luego rio y asintió. “Bebe, siéntate.”
La puerta de piedra fue cerrada.
Bebe miró a Linley, desconcertado. “Jefe, ¿hay algo que necesitas?”
“Bebe.” Linley le habló a través de su enlace espiritual. “Anteriormente, me preguntaste sobre las nueve perlas espirituales, ¿verdad? Te lo diré ahora, pero nuestra conversación debe ser a través de nuestro vínculo espiritual. Esto es debido a que... ¡No puedo estar seguro si actualmente hay un Soberano usando su sentido divino para vigilarme!”
Linley no podía detectar el sentido divino de un Soberano, por lo que, para estar seguros, Linley no se atrevió a sacar la corona una sola vez.
“Pero por supuesto, todavía es temprano. Lo más probable es que la mayoría de los Soberanos no lo sepan. Por lo tanto, la posibilidad de que actualmente estemos siendo vigilados es bastante baja. Sin embargo, para estar seguros, debemos estar atentos.” Después de haber experimentado esa última prueba, Linley no quería confiar solo en la suerte.
“Parece que este es un problema serio.” Los ojos de Bebe se iluminaron a medida que envió.
“De hecho, es bastante serio. Esas nueve perlas espirituales son un talismán Overgod. Eso es algo que incluso los Soberanos quieren. Pero no puedo entregarlas, debido a que una vez que entregue esas nueve perlas espirituales, los Soberanos definitivamente me seguirán pidiendo un ‘decreto Overgod’. ¡Entregarlas solo causaría un desastre! En este momento, lo más importante es esconder esas nueve perlas espirituales.”
Linley había meditado sobre esto durante mucho tiempo. A pesar que tenía bastantes buenas ideas, al final eligió una que requería la ayuda de Bebe.
“Jefe, cuéntame.” Le devolvió Bebe.
Linley dijo en voz alta, “Bebe, necesitas comer chispas divinas, ¿verdad? Este anillo interespacial tiene más que suficientes dentro.” A medida que hablaba, sacó un anillo interespacial y se lo dio a Bebe. Mientras decía esas cosas en voz alta, al mismo tiempo dijo mentalmente a través de sentido divino, “Bebe, el talismán Overgod está dentro de este anillo. No puedo abrirlo. Lo que debes hacer es tragar el anillo. Ahora deberías ser capaz de forjar Armas Chispa Divina, ¿no es así? Oculta este anillo dentro de un Arma Chispa Divina y fúndelo dentro. Confío en que puedas hacer esto.”
“No te preocupes, jefe. Actualmente estoy haciendo un Artefacto Chispa Divina.” Bebe estaba completamente seguro.
Cuando Bebe acababa de convertirse en Dios Altivo, no pudo forjar Armas Chispa Divina.
Pero habían pasado más de mil años. Después de haber comido tantas chispas divinas, Bebe ya tenía el poder de forjar Armas Chispa Divina.
“En un momento, me tragaré este anillo, pero no lo digeriré. Lo cubriré con un Arma Chispa Divina. Je je, un Arma Chispa Divina... Incluso los Soberanos no pueden ver a través de ellos y ver qué hay dentro de ellos. Incluso si un Soberano viene a investigar, ¿cómo podría el Soberano sospechar de mis Armas Chispa Divina?” Bebe estaba completamente seguro.
“Incluso si quisiera buscar, probablemente me buscaría primero.” Linley envió de vuelta con una ligera sonrisa.
Objetos como los talismanes Overgod, para las Deidades, eran bastante peligrosos.
Debido al truco que había jugado Molde, Linley no se atrevió a entregar las nueve perlas espirituales. Si él no las entregara, no sería tan malo; Probablemente es que los Soberanos creyeran que Molde estaba tratando de dañar a Linley. Pero si las entregara... Sería extraño que los Soberanos no le exigieran a Linley que entregara el decreto Overgod también. Si Linley entregara la ‘corona de pobre condición’, los Soberanos probablemente se volverían locos y probablemente sospecharían que Linley estaba en posesión de los tres objetos.
Para entonces, Linley estaría en el corazón de un vórtice de batallas entre los Soberanos.
“Si no pueden encontrarlo, los Soberanos probablemente se rendirán. A menos que un Soberano estuviera absolutamente seguro de que el talismán Overgod existe... Solo entonces lo buscarían frenéticamente.” Linley estaba muy seguro, debido a que basado en la información, podía decir que... Los Soberanos no sabían si las noticias sobre los talismanes Overgod eran verdaderas o no.
Quizás los Overgods ni siquiera habían emitido una misión.
Las predicciones de Linley fueron correctas. Este asunto no había terminado. Molde estaba muerto, pero los 100 soldados que había enviado no lo sabían. Todavía corrieron a lugares a lo largo del Reino Infernal.
El Mar Niebla Estelar estaba bastante cerca del Continente Risco Sangriento.
Mar Niebla Estelar. En lo profundo del mar.
Una torre de nueve pisos. Cuanto más abajo uno iba, más espacio ocupaba. Esta torre de nueve pisos que se encontraba en las profundidades del Mar Niebla Estelar ocupaba un centenar de kilómetros y tenía casi cinco mil metros de altura. La torre de nueve pisos era completamente oscura, pero la capa exterior brillaba tenuemente con luz, manteniendo a raya el agua del mar.
Dentro de la torre de nueve pisos, en las puertas principales. Dos guerreros con cuernos estaban ahí, haciendo guardia.
Dentro de la torre. El primer piso. Dentro del salón oriental.
En el frente del pasillo, había un trono que brillaba con luz ilusoria. La figura sobre el trono parecía muy borrosa, pero el aura inspiradora de terror que agitaba el corazón que se manifestó de este hombre hizo que un hombre vestido de violeta en el fondo del salón se arrodillara de terror, sin siquiera atreverse a levantar su cabeza.
“Soberano.” El hombre vestido de violeta se arrodilló ante el trono. “Su subordinado acaba de recibir esta noticia, y luego corrió hacia acá, sin atreverme a mirar hacia atrás.”
“Soberano.” El hombre vestido de violeta se arrodilló en el piso del pasillo. “Su subordinado recibió algunas noticias. Hay noticias sobre un talismán Overgod.”
“¿Talismán Overgod?”
Una voz profunda y ronca resonó.
Al instante, ese pedazo de papel negro voló hacia la figura sentada en el trono, deteniéndose momentáneamente ante el trono. Y luego, el pedazo de papel comenzó a arder antes de transformarse en cenizas
“¿En realidad era una hoja de papel común que contenía esta noticia? RIdículo.” La voz ronca sonó. “¿De dónde escuchaste esta noticia?
“Soberano, un Dios Altivo nos lo entregó. Cuando lo vi, inmediatamente encontré a ese Dios Altivo y comencé a interrogarlo. Al principio, el Dios Altivo insistió en que lo obtuvo por accidente y quería ofrecerlo. Pero no lo creí e intensifiqué el interrogatorio. Al final, me enteré de que esta noticia provino del Lord Prefecto ‘Molde’ de la Prefectura Montaña del Cielo, del Continente Risco Sangriento. Él fue quien envió a esta persona aquí. No me atreví a reflexionar sobre esto, y de inmediato vine a informárselo.”
“¿Un Lord Prefecto de la Prefectura Risco Sangriento?”
El Soberano, sentado en su trono, reflexionó en silencio por un momento. “Lo hiciste muy bien. Muy bien, entonces, puedes irte ahora.”
“Sí, Soberano.” Después de escuchar las palabras, ‘lo hiciste muy bien’, los ojos del hombre vestido de violeta brillaron con deleite a medida que se fue inmediatamente.
“Esta noticia no vino en un decreto Overgod. Las posibilidades de que esto sea real son bastante bajas, pero para que el Lord Prefecto se atreva a actuar de esa manera, tal vez... Realmente podría haber una posibilidad.” Esa figura borrosa desapareció de inmediato del trono.
La luz del sol sangriento iluminaba las Montañas Rito del Cielo.
Los tallados del clan de las Cuatro Bestias Divinas dentro de las Montañas Rito del Cielo parecían muy llamativos. Había personas visibles en todas partes a lo largo de las montañas.
“¡Whoosh!”
Una figura humana borrosa apareció de repente ante las Montañas Rito del Cielo, pareciendo haberse teletransportado ahí. Este hombre estaba vestido en una túnica violeta oscura, que tenía estrellas bordadas sobre ella. Su largo y profundo cabello violeta colgaba suelto sobre sus hombros. Sus facciones eran casi diabólicamente hermosas, pero tenía un cuerno pequeño y muy fino en la frente.
Este recién llegado barrió las Montañas Rito del Cielo con su mirada, luego reveló una pizca de sonrisa. “Esas cuatro bestias divinas murieron. No imaginé que su progenie produciría un Paragon.”
Y luego, con otro movimiento, desapareció una vez más.
En el aire sobre la propiedad de Linley. Ese hombre de túnica violeta oscuro apareció una vez más de la nada.
“¿Quién es este?” Reynolds, al ver a alguien aparecer de repente de la nada en el aire sobre él, se sobresaltó.
Los guardias que rodeaban este espacio vacío también fueron aturdidos. Antes de que siquiera lo notaran, alguien apareció sobre ellos. Además, había bastantes personas mirando los cielos. La persona parecía haberse teletransportado aquí, ya que él había aparecido de inmediato.
“¿Quién es?” Envió Yale mentalmente, aturdido. “Yo... No puedo verlo claramente. Él parece estar completamente envuelto en una capa de niebla.”
“No lo puedo decir tampoco.” Bebe también murmuró, asombrado.
Esta figura descendió, aterrizando en el suelo. Lanzó con calma su aura, haciendo que todos los que estaban cerca no se atrevieran a acercársele.
“¡Whoosh!” “¡Whoosh!” Dos figuras cargaron fue desde el salón principal.
“Saludos, Soberano.” Las dos figuras se inclinaron simultáneamente.
“Linley... Beirut...” El recién llegado los miró con sus pupilas violetas. “Hablemos dentro de la habitación.” A medida que hablaba, su cuerpo destelló, luego desapareció de ese lugar. Su velocidad fue infinitamente más rápida que la de un Dios Altivo Paragon.
Linley y Beirut intercambiaron una mirada.
“Linley, tus predicciones fueron bastante precisas.” Envió Beirut con una sonrisa.
“Fue fácil de entender. Solo que no me imaginaba que alguien vendría tan rápido.” Linley envió con un suspiro. “Lord Beirut, ¿cuál de todo es este Soberano?”

“¡El Soberano Niebla Estelar! Él es quien controla el Mar Niebla Estelar. En términos de poder, entre los siete Soberanos de la Destrucción, solo es más débil que el Jefe Soberano de la Destrucción. Él es mucho más poderoso que el Soberano de Viento, que vino la última vez. Vamos, entremos.” Beirut envió, y luego Linley y Beirut entraron de inmediato al salón principal.
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios