CD Libro 20 Capítulo 19

18:59

Traductor: Radak
Corrector: Radak

Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo
Libro 20, El Acertijo de la Corona - Capítulo 19, Pergamino
Linley salió del salón principal, luego caminó pasando el corredor para llegar a la zona vacía y cubierta de hierba.
Respiró hondo, sintiendo el suave viento soplar en su contra. Una sonrisa apareció en el rostro de Linley, como si hubiera sido liberado de una pesada carga. “Molde en realidad me golpeó tan duro antes de morir. Realmente causó problemas interminables. Sin embargo, ahora que los diversos Soberanos lo han discutido, este asunto debería llegar a su fin. ¡A menos que aparezca ese tercer talismán o aparezca el decreto Overgod!”
“¡Jefe!” Bebe corrió hacia él, sorprendido y en deleite.
“Padre.” Taylor, Sasha y los demás también se acercaron desde muy lejos.
Linley miró a su familia y amigos. “No importa qué, el talismán Overgod es algo que atraerá el interés de los Soberanos. Debido a la noticia de la propagación de Molde, los Soberanos han venido a crearme problemas. Pero no deberían ser tan desvergonzados como para presionar a mi familia.” Desde la antigüedad hasta la actualidad, nunca había existido, por lo que Linley sabía, un caso en el que un Soberano yendo a ejercer presión sobre los miembros de la familia de una Deidad.
“Jefe, ¿todo bien?” Bebe caminó ante Linley.
“Bebe, mira el rostro de tercer hermano. Deberías saberlo de solo mirarlo.” Yale rio.
“¿Dónde está mi abuelo Beirut? ¿Está en el salón principal solo?” Dijo Bebe, confundido.
“Está discutiendo algo secreto con el Soberano Risco Sangriento.” Dijo Linley.
Bebe y Yale estaban asombrados. Bebe dijo: “¿Vino también el Soberano Risco Sangriento?” Nadie había visto llegar el Soberano Risco Sangriento, debido a que el Soberano Risco Sangriento había creado directamente un clon de energía dentro del salón principal. Por lo tanto, la gente de afuera no tenía idea.
“Tu abuelo Beirut está por salir.” Linley rio a medida que hablaba con Bebe. Beirut actualmente estaba saliendo del salón principal con una sonrisa en el rostro.
Después de salir, Beirut miró fijamente a Linley, luego se acercó.
“Abuelo.” Bebe fue a darle la bienvenida.
Beirut rio a medida que  frotaba la cabeza de Bebe, luego miró a Linley. Riendo, dijo, “Todo está resuelto, Linley. Tengo algunos asuntos que atender. Me iré ahora.” Después de hablar, Beirut habló con Linley a través del sentido divino. “Linley, recuerda, independientemente de si adquiriste esas nueve perlas espirituales, no lo admitas. Si las adquiriste, asegúrate de ocultarlo de forma segura.”
El sentido divino de Beirut causó que Linley se sobresaltara gravemente.
“¿Lord Beirut?” Linley respondió con sorpresa. Linley sentía gratitud hacia Beirut, y también veía a Beirut como si fuera un miembro mayor de su propia familia.
Beirut tenía esa sonrisa en su rostro, pero su mensaje mental era solemne. “No te preocupes por nada más. Si no las adquiriste, está bien, pero si lo hiciste, tienes que esconderlo. ¡No lo admitas, incluso si alguien amenaza con matarte! Siempre que lo hagas, estarás bien.” Después de enviar su mensaje, Beirut rio conforme dijo algunas palabras a todos, luego se fue solo.
Linley observó a medida que Beirut se iba, la confusión en su corazón se hacía más fuerte.
“¿Qué pretendía Lord Beirut con estas palabras? Él no debería saber que tengo el talismán Overgod, pero sus palabras...” Linley no entendió.
El tiempo fluyó.
En un abrir y cerrar de ojos, pasó un siglo.
En los últimos cien años, Linley había usado su clon divino de agua para relajarse y acompañar a los miembros de su familia, mientras que sus otros tres clones divinos, junto con su cuerpo original, se enfocaron cuidadosamente en su entrenamiento. Hacía tiempo que comenzó a entrenar en el sexto profundo misterio en las Leyes Elementales del Fuego, pero desafortunadamente, este sexto profundo misterio era el profundo misterio más misterioso y poderoso, ‘Explosión’[1]. La velocidad de entrenamiento de Linley era así extremadamente lenta.
Los Profundos Misterios de la Explosión... Eran como la explosión de un volcán. Una gran cantidad de energía sería recolectada y luego se liberaría instantáneamente. Su poder era tremendo.
Por ejemplo, Bluefire podía moverse como si se estuviera teletransportando, y sus ataques tipo alma y ataques materiales podrían describirse como supremos. Esto tenía que ver con los Profundos Misterios de la Explosión. A pesar que los profundos misterios se describían fácilmente, una vez que uno profundizaba en ellos e intentaba dominarlos por completo, se volverían increíblemente difíciles de comprender.
Su entrenamiento en las Leyes Elementales de Fuego era lento.
Pero el camino de fusionar las Leyes de los cuatro elementos era aún más lento. Los Profundos Misterios de la Suavidad Circular de las Leyes del Agua y el Pulso Palpitante del Mundo de las Leyes de la Tierra se fusionaron, pero la velocidad de Linley disminuyó drásticamente después de eso. Él no pudo hacer ningún avance en absoluto.
“Whoooosh.”
El viento aullaba. Los copos de nieve cubrían los cielos.
Las Montañas Rito del Cielo parecían estar vestidas con una capa de adornos de plata, que parecían muy oníricas y hermosas. El número de guardias de patrulla alrededor del clan de las Cuatro Bestias Divinas también había caído dramáticamente. Esto era debido a que ahora tenían un Paragon que los protegía. ¿Quién se atrevería a molestarlos? Naturalmente, no había necesidad de tener tantos guardias en alerta.
Las Montañas Rito del Cielo. Avenida Dragón. Algunas pocas reuniones de guardias todavía se podían ver aquí.
Una forma de vida metálica, con la forma de un enorme martillo, voló hacia ahí desde muy lejos. Se detuvo fuera del perímetro de las Montañas Rito del Cielo y el dominio del clan de las Cuatro Bestias Divinas, luego desapareció, revelando una figura alta y grande. Esta persona tenía 2.5 metros de altura. Estaba vestido con largos pantalones negros, mientras que la parte superior de su cuerpo estaba cubierta con nada más que una túnica, revelando sus brazos musculosos.
Su cabello rojo era solo de una pulgada de largo, pero parecía tan duro como las uñas.
“¿Quién es?” Un escuadrón de los guardias del clan Dragón Azur voló hacia él.
El hombre musculoso rio y dijo: “Vayan a informar a su Dignatario Linley que su viejo amigo, Mosi, ha venido.” Esta voz era muy suave y era bastante cómoda de escuchar. No parecía descarado o grosero en lo más mínimo.
Esos guardias se miraron el uno al otro.
¿Un viejo amigo de Dignatario Linley? Ellos también podrían decir que este recién llegado tenía un aura notable.
“Por favor, espere un momento. Iré a hacer el informe.” Dijo uno de los guardias, luego giró y voló hacia las Montañas Rito del Cielo.
“¿Quién es Mosi? ¿Has oído hablar de él?”
“Por lo que parece, debe ser un experto poderoso. Un amigo de Dignatario Linley... Debería ser un comandante o un experto nivel Lord Prefecto.”
Esos guardias conversaron en secreto a través de sentido divino con respecto a este gran tipo frente a ellos. Había habido un sinnúmero de expertos que habían venido a visitar a Linley en los últimos años, y todos estos guardias sabían que... Ninguno de estos invitados eran personas que tipos como ellos pudieran ofender. Por lo tanto, los guardias se comportaron bastante bien con aquellos que vinieron a ver a Linley.
Mucho tiempo después.
“¡Jaja, Mosi!” Una Risa sonó a medida que dos figuras volaron ahí desde muy lejos.
Mosi lo miró de cerca, luego rio también. “Linley, mucho tiempo sin verte.”
Los dos eran Linley y ese guardia de patrulla anterior. Linley, al enterarse de que Mosi había venido, se apresuró a ir en persona para darle la bienvenida. Riendo, dijo, “Mucho tiempo sin verlo. Sr. Mosi, venga, hablemos dentro.”[2] Mosi avanzó inmediatamente con Linley, hombro con hombro, a través de la Avenida Dragón. Juntos, volaron más profundo en las montañas.
“Han pasado dos mil años desde que nos conocimos, pero nunca hubiera imaginado que tú, que habías sido solo un Dios, te hubieras convertido en un Paragon. Al escuchar esta noticia, no me atreví a creerlo.” Mosi rio. “Solo después de que mi Soberano me lo verificó, lo creí. Realmente te admiro.”
Mosi era un Comandante del Purgatorio extremadamente poderoso del Reino Infernal.
Linley solo había aprendido algún tiempo tarde, a partir de los materiales de Beirut, ¡cuan poderoso era Mosi!
Mosi mismo entrenaba en los Edictos de la Destrucción y los Edictos de la Muerte. Además, había alcanzado un nivel terriblemente poderoso en ambos Edictos. En lo que respecta a los Edictos de la Muerte, Mosi estaba casi en la cima de la perfección, a solo un paso de convertirse en un Paragon. ¡Mosi podía dominar mentalmente fácilmente a los Demonios de Siete Estrellas!
El número de personas capaces de hacer esto en el Reino Infernal podría contarse con una mano.
Incluso si Linley realmente se convirtiera en un Paragon en las Leyes de la Tierra, no sería capaz de lograr esto. Después de todo, cada ley tenía sus propias especialidades; Los expertos de los Edictos de la Muerte eran habilidosos en el alma.
En cuanto a ‘Destrucción’, debido a que Mosi era del linaje Titán Runa de Sangre, era dotado innatamente en Destrucción. En el pasado, Mosi había usado un martillo para derrotar sin esfuerzo y enviar a volar a ‘Lomio’, alguien que estaba muy cerca del nivel Asura. ¡Y eso fue con Mosi no habiendo usado su técnica suprema!
Estaba casi en la cima de la perfección ambos en ataques materiales y espirituales.
Se podría decir que, aparte de los Paragons, Mosi era invencible. No era de extrañar que, en el pasado, el clan Titán Runa de Sangre pudiera establecer sin esfuerzo la ‘isla Miluo’ y la convirtiera en una ciudad en la cual nadie se atrevía a causar problemas. ¿Qué podrías hacer? ¿Cómo podría un Lord Prefecto común ser rival para Mosi?
“Solo logré hacer mi avance debido a la suerte, y casi me cuesta la vida.” Dijo Linley con una risa tranquila.
“Yo también sueño con convertirme en Paragon. Pero este último paso... No hay nada que pueda hacer al respecto.” Mosi negó con la cabeza y rio.
Mientras reían y conversaban, los dos entraron a la residencia de Linley. Como Mosi no estaba muy familiarizado con los demás, Linley dio una simple presentación de los miembros más importantes de la residencia, y luego condujo a Mosi a la sala de estar. Mosi y Linley comenzaron a hablar en privado.
Mosi era un orador muy fluido, y a medida que conversaban y reían, hizo que la opinión de Linley sobre él creciera.
“Linley, después de haber hablado contigo durante tanto tiempo, casi me olvido de la razón por la que vine aquí hoy.” Dijo Mosi con una sonrisa.
“¿Oh? ¿Qué es?” Dijo Linley, sorprendido.
Él había pensado que Mosi había venido a recordar viejos tiempos con él. Pero ahora, al parecer, había una razón especial para el viaje.
“Mira esto.” Mosi agitó su mano, y apareció una hoja de papel negro. “Esto fue enviado por un guerrero Dios Altivo. Al ver esta noticia, ¡de inmediato tuve un mal presentimiento! Sentí como si alguien intentara hacerte daño, por eso dominé a ese Dios Altivo. Solo entonces supe que todo esto fue arreglado por Molde.”
Los ojos de Linley se iluminaron. “¿Este es el papel que Molde envió a ser entregado?” Linley lo aceptó apresuradamente.
Linley quería mucho aprender lo que describía este pedazo de papel. En aquel entonces, le había pedido a Beirut, pero desafortunadamente, Beirut tampoco tenía una copia. Molde solo había enviado a sus subordinados a las otras seis regiones. En cuanto al Continente Risco Sangriento... No se lo dio a ningún otro Lord Prefecto o comandante.
“La información en este documento está claramente destinada a matarte. Es por eso que de inmediato me apresuré a entregarlo.” Dijo Mosi solemnemente.
Habría tomado bastante tiempo para que ese guerrero Dios Altivo viajara desde el Continente Risco Sangriento a la Isla Miluo, y luego más tiempo para que Mosi se apresurara aquí. Uno podía entender por qué había pasado tanto tiempo.
Linley leyó cuidadosamente la información en este documento.
“Tres talismanes... Las nueve perlas espirituales, la corona pentametal y el diamante abrojo rojo. ¿Estos tres talismanes Overgod se unirán para convertirse en la ‘Corona de la Vida’?” Los ojos de Linley se iluminaron. “Una vez que estos tres talismanes se fusionen y formen la Corona de la Vida, uno puede ofrecerla al Overgod de la Vida y hacer una petición al Overgod de la Vida.”
Esa era la información más importante incluida en el documento.
Al mismo tiempo, también incluyó descripciones de estos tres talismanes Overgod.
“¿Entonces esa corona era esta tan llamada ‘corona pentametal’? Tres talismanes... Ya tengo dos de ellos.” Linley se regocijó en su corazón. “Ahora, solo me falta una cosa. El diamante abrojo rojo.”
El diamante abrojo rojo era un diamante rojo sangre con forma de abrojo.
En cuanto a qué poder especial tenía, este pedazo de papel no lo decía.
Este papel también decía que el decreto Overgod que tenía información sobre estos tres talismanes, así como las nueve perlas espirituales (el primero de los talismanes Overgod), ¡estaban en manos de Linley, del clan de las Cuatro Bestias Divinas de la Prefectura Índigo!
“Nunca he visto el decreto Overgod.” Linley pensó para sí mismo. “Pero de los tres talismanes, ya tengo dos de ellos. Si tuviera que adquirir el tercero, sería capaz de hacer un pedido al Overgod de la Vida.”
“¿Hacer un pedido al Overgod de la Vida?” Linley no pudo evitar murmurar para sí mismo.
Repentinamente…
“¡Bang!”
Una luz repentinamente destelló en la mente de Linley, y sus ojos se iluminaron.
Mosi, al lado de Linley, no pudo evitar reír del shock de Linley. “Sé un poco sobre las misiones Overgod. En el transcurso de incontables años, los Overgods han emitido varias misiones. También me parece recordar que cada vez que un Soberano tenía éxito, el Soberano solicitaba un ‘artefacto Overgod’, que los Overgods estuvieron de acuerdo en proporcionar.”
Los Overgods satisfarían cualquier pedido.
“¡El Overgod de la Vida es la manifestación de los Edictos de la Vida, que controlan las vidas y los destinos de las innumerables criaturas vivientes del universo! Los Soberano no pueden salvar al abuelo Doehring, pero es muy posible que Overgod de la Vida sí.” Linley aún recordaba claramente lo que le había dicho el Jefe Soberano de la Muerte.
Una vez que el alma de una persona se dispersa, Soberanos no podría rescatarlos.
¿Overgods?
A pesar que ella no estaba segura, los Overgods, siendo personificaciones de los Edictos, eran simplemente muy poderosos. Quizás podrían hacerlo.
“Abuelo Doehring...” Innumerables escenas destellaron pasando la mente de Linley.
Ese día, un anciano de cabello blanco y barba blanca había volado de su anillo...
Ese día, ese anciano barbudo lo había guiado a él, un joven, dentro de la Escuela del Cincel Plano, permitiéndole al joven elevarse dramáticamente en poder...
Ese día, el anciano barbudo había renunciado a su propia vida para ejecutar un hechizo de nivel prohibido...
“Abuelo Doehring...” Linley, que había alcanzado el máximo apogeo del poder, sintió que su corazón temblaba. “Siempre que pueda encontrar los tres talismanes, puedo hacer un pedido al Overgod de la Vida. Ahora, solo me falta una cosa. ¡Sólo una cosa! Abuelo Doehring, yo, definitivamente te devolveré a la vida. ¡Definitivamente!”
El corazón de Linley estaba en llamas. ¡Sus esperanzas estaban ardiendo!


[1] Radak: Llama negra escarlata, rey de incontables mundos, solicito promulgar las leyes de la naturaleza, soy el alias de la destrucción encarnada, de acuerdo con los principios de toda la creación, ¡deja que el martillo de la eternidad descienda hacia mi objetivo! ¡Ekusupuroshion! XD (Me tomé la molestia de hacer mi propia traducción de un capítulo sub inglés del anime específicamente el 4 de la primera temporada jeje)
[2] Radak: Es un poco difícil saber si están hablando formal o informalmente, ya que Linley primero lo llama por su nombre y luego le agrega el “Sr.”.
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios