CD Libro 20 Capítulo 30

21:59

Traductor: Radak
Corrector: Radak

Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo
Libro 20, El Acertijo de la Corona - Capítulo 30, Decreto Overgod
Cuando el hombre de cabello rojo barrió el pedazo de papel verde con su mirada, su rostro cambió drásticamente.
El hombre de túnica negra, viendo la situación, de inmediato se alejó volando, huyendo a alta velocidad.
“Solo piensa en ti como ser afortunado esta vez.” El hombre de cabello rojo miró al hombre de túnica negra, pero su rostro todavía estaba lleno de una sonrisa emocionada. “Esto... ¿Este es un decreto Overgod?” El hombre de cabello rojo acarició el decreto Overgod. Podía sentir que este papel verde contenía un aura inusual, y no pudo evitar sentirse inmensamente feliz.
Él no era más que un Demonio de Siete Estrellas, aún no en el nivel comandante.
“Para que permanezca intacto en el espacio caótico... Este documento es definitivamente extraordinario. Probablemente es que solo los Overgods son capaces de crear este tipo de papel inusual.” El hombre de cabello rojo reflexionó. “Parece que la información es verdadera. Mmm. Si fuera a ofrecer esto a un Soberano, tengo que elegir al más poderoso. El ancestro del clan Augusta es el Jefe Soberano de la Luz. Bien. ¡Ahí es donde iré!”
El decreto Overgod era inútil para él, pero si se lo daba a un Soberano, sería de gran utilidad.
Él ya no dudó. El hombre de cabello rojo fuego se dirigió directamente a la Isla Aumight del Mar Prisión Divina.
Isla Prisión Divina. El Templo Radiant de diez mil metros de altura.
“Piedra de fuego blanco. ¡Está completamente construido con piedra de fuego blanco! El clan Augusta realmente vive para su reputación de ser el clan número uno del universo. Este templo solo es un tesoro invaluable.” Blunner de cabello rojo fuego suspiró de asombro al ver el corazón de la Isla Aumight; El Templo Radiant.
Los guerreros del clan Augusta lideraban el camino desde un lado.
“Blunner, una vez entres al Templo Radiant, no mires a todos lados. Hay bastantes figuras importantes que viven dentro del templo. Si irritas a uno de ellos, podrían matarte.” Dijo un guardia guerrero de cabello plateado en voz baja. “Además, dijiste que tienes un tesoro importante que ofrecer al Patriarca que debes ofrecer personalmente... Si engañas al Patriarca, estarás condenado.”
En el clan Augusta, había un buen número expertos nivel Lord Prefecto y expertos nivel comandante.
En cuanto a Demonios de Siete Estrellas, ellos tenían muchos. Incluso el clan de las Cuatro Bestias Divinas, durante su época más próspera, tenía doscientos o trescientos Dignatarios nivel Demonio de Siete Estrellas. Pero el clan Augusta estaba en un nivel más alto que incluso el clan de las Cuatro Bestias Divinas; Después de todo, además de los expertos del clan, también tenían muchos expertos asociados.
“No te preocupes. Sin importar lo atrevido que pueda ser, no me atrevería a engañar al Patriarca Augusta.” Blunner rio.
Él estaba muy seguro. Si incluso el decreto Overgod no puede considerarse precioso, ¿qué podría ser?
Todo fue como Blunner había esperado. El Patriarca del clan Augusta, Goldman, había sido originalmente muy arrogante y gélido, pero al ver el decreto Overgod, se volvió incomparablemente excitado. Inmediatamente juró que el clan Augusta definitivamente lo recompensaría. Mientras lo hacía, el Patriarca Goldman inmediatamente quemó un pedazo de papel cubierto con inusuales runas mágicas y notificó al Jefe Soberano.
“Recuerda. En poco tiempo, no hagas ningún sonido. Cuando el Jefe Soberano te permita hablar, habla. Además, mientras estás arrodillado, no levantes la cabeza para mirar al Jefe Soberano.” Después de quemar el papel de runas, Goldman rápidamente comenzó a dar instrucciones.
“Sí. Su Señoría.” Blunner estaba nervioso y emocionado. ¡Esta era la primera vez que vería a un Soberano!
Justo en este momento, rayos de poderoso poder de Soberano tipo luz aparecieron en el salón principal del Templo Radiant. El Poder de Soberano tipo luz se condensó rápidamente en una forma humana, luego se transformó en una persona. Esta persona estaba vestida con túnicas blancas sueltas que estaban cubiertas con patrones dorados.
“Soberano.” Blunner inmediatamente se arrodilló, presionando su frente contra el suelo de una manera muy respetuosa.
“Padre.” El patriarca Goldman solo se inclinó con respeto.
“Goldman, ¿hay algo que necesites?”  Sonó una voz cálida y clara.
“¿El orador es un Soberano? ¿Cómo es el Soberano?” Blunner se sentía muy nervioso a medida que reflexionaba constantemente.
Goldman solo miró respetuosamente a su padre. El Jefe Soberano de la Luz era alto y fuerte. Sus holgadas túnicas blancas solo revelaban su musculatura, y su largo y dorado cabello parecía tan deslumbrante como el sol. Su piel era extremadamente blanca, casi cristalina y similar al jade. Él no tenía vello facial. Su mandíbula inferior estaba completamente lisa, pero sus cejas eran tan doradas como su cabello.
Cejas doradas caían desde su sien.
La mirada del Jefe Soberano de la Luz era tan cálida y suave como el jade, aparentemente bastante gentil. Pero solo de pie ahí, le daba a otros la sensación de que estaban frente al universo mismo.
“Padre, este es Blunner. Él desea ofrecer un tesoro. Cuando vi este tesoro, inmediatamente te llamé, padre.” Goldman sacó esa hoja verde de papel. “Esta hoja de papel debe ser el decreto Overgod.”
“¿Decreto Overgod?”
La mirada anteriormente suave y apacible del Jefe Soberano de la Luz se agudizó al instante. Él se enfocó en ese papel verde como una flecha afilada.
“¡Clash, clash!”
Espadas de luz invisibles golpearon ese papel verde y lo enviaron volando, pero el papel verde permaneció ileso.
“Jaja, Goldman, lo has hecho bien. Este es muy posiblemente el decreto Overgod.” A medida que hablaba, el Jefe Soberano de la Luz extendió su mano, y la hoja de papel verde aterrizó en su mano. El Jefe Soberano de la Luz leyó el papel verde y, conforme lo leía, apareció una sonrisa en su rostro.
“Entonces verdaderamente es real.”
El Jefe Soberano de la Luz había visto decretos Overgod varias veces antes; Él fue capaz de determinar fácilmente que esto era real.
El Jefe Soberano de la Luz dirigió su mirada hacia Blunner, que estaba arrodillado ahí en el suelo. Sonriendo, él dijo: “Levántate y habla.” “Gracias, Soberano.” Blunner estaba tan emocionado que temblaba. Rápidamente se puso de pie, pero su cuerpo permaneció ligeramente inclinado.
“¿De dónde adquiriste este decreto Overgod?” El Jefe Soberano de la Luz preguntó.
“Para responder a su pregunta, Soberano, cuando estaba luchando contra alguien, se produjo una rasgadura espacial y este decreto Overgod salió volando de la rasgadura. Solo paseó a adquirirlo. La ubicación de nuestra batalla fue el aire sobre el Mar Prisión Divina.” Blunner no se atrevió a levantar su cabeza y mirar directamente al Soberano. Por lo tanto, mantuvo su cabeza baja, su mirada solo podía ver la larga túnica blanca.
El Jefe Soberano de la Luz, al escuchar esto, comenzó a sonreír aún más ampliamente.
“Jaja, todopoderoso Overgod de la Vida... Así que intencionalmente entregó el decreto Overgod a mi Plano Divino de la Luz. Parece que esta misión Overgod será completada por mí una vez más.” El Jefe Soberano de la Luz no pudo evitar reír.
¡El Jefe Soberano de la Luz lo sabía muy bien!
Dado cuán ilimitado era el espacio caótico, si alguien o algo caía dentro, sería virtualmente imposible que esa cosa o persona se moviera en alguna dirección por su propia voluntad. A menos que uno tenga las habilidades de un Soberano; Solo entonces podría uno moverse. En cuanto a Dioses Altivos, incluso Dioses Altivos Paragon, cuando caían en un espacio caótico, les resultaba difícil moverse libremente.
Como ese era el caso, les sería extremadamente difícil acercarse una vez más a los bordes de un plano.
Incluso si se acercaran, ¿cómo podrían tener la suerte de aparecer justo al lado de una grieta espacial?
Por lo tanto, hablando normalmente, cuando los expertos supremos eran exiliados dentro, incluso si pasaran un billón de años, ¡probablemente todavía no podrían escapar!
Sin embargo, las misiones Overgod fueron diseñadas por Overgods. ¿Cómo podrían los Overgods permitir que su decreto permanezca perpetuamente dentro del espacio caótico? Por lo tanto, los Overgods podrían arreglarlo de modo que incluso si el decreto Overgod cayera en un espacio caótico, reaparecieran rápidamente en otros planos. Y ahora... El decreto Overgod había aparecido en el Plano Divino de la Luz.
¡Era natural que el Jefe Soberano de la Luz creyera que el Overgod tenía la intención de ayudarlo!
“Lo hiciste muy bien.” El Jefe Soberano de la Luz miró a Blunner, luego sonrió. “Omán murió. Solo paso a tener un lugar para un Emisario de Soberano faltante. Dejaré que seas tú, entonces.”
Blunner estaba tan emocionado que su rostro se puso rojo. “¿Me convertiré en un Emisario de Soberano? ¿Me convertiré en un Emisario de Soberano?” Blunner todavía se sentía como si estuviera en un sueño. Él no podía creerlo. Desde un Demonio de Siete Estrellas ordinario hasta un Emisario bajo el control del omnipotente Jefe Soberano de la Luz... Su estatus aumentaría enormemente, ¡y definitivamente también recibiría un artefacto Soberano!
“Date prisa y arrodíllate.” El patriarca Goldman apresuradamente envió mentalmente.
Blunner recuperó el sentido y luego se arrodilló apresuradamente. “Gracias, Soberano.”
“Mm.” El Jefe Soberano de la Luz asintió ligeramente.
“Padre.” El patriarca Goldman se inclinó y dijo: “En realidad, las noticias del decreto Overlord[1] ya habían empezado a difundirse hace algún tiempo.”
“¿Ah?” El Jefe Soberano de la Luz frunció el ceño con perplejidad.
“Las noticias solo se difundieron dentro del Reino Infernal. Me acabo de enterar recientemente.” Dijo Goldman apresuradamente. “Esa información describió tres elementos en detalle; No hay diferencias entre esa información y el decreto Overgod. Solo que hubo algunos puntos extra; La noticia decía que uno de los tres talismanes, las ‘nueve perlas espirituales’, así como el ‘decreto Overgod’, estaba en manos de un Dios Altivo Paragon, Linley. Esta noticia causó un gran revuelo en el Reino Infernal, pero luego se creyó que era falso.
El Jefe Soberano de la Luz levantó una ceja. “¿Linley?”
“Cierto, Linley.” Dijo Goldman apresuradamente.
“Parece que hay algunos problemas con la veracidad de esta noticia.” El Jefe Soberano de la Luz rio con calma. “Esa información decía que el decreto Overgod estaba en manos de Linley, pero en realidad, voló desde el espacio caótico al Plano Divino de la Luz y a mis manos. Parece que la persona que inventó esta noticia probablemente quería dañar a Linley.”
Pero Goldman dijo apresuradamente, “Padre, yo, por otro lado, creo que es muy posible que el decreto Overgod estuviera en manos de Linley, pero él creó una grieta espacial y lo arrojó intencionalmente al espacio caótico. No tiene sentido mantener el decreto Overgod, una vez que uno conoce la información que contiene.”
El Jefe Soberano de la Luz asintió ligeramente.
“Tu sugerencia también es posible.” El Jefe Soberano de la Luz reflexionó un momento.
Inmediatamente, Goldman dijo: “Padre, la información sobre los talismanes Overgod ya se ha extendido por todo el Reino Infernal... Pero ha sido vista como falsa. Ahora, parece que la información es claramente cierta. Eso significa que quizás Linley realmente adquirió las nueve perlas espirituales y el talismán Overgod. Pero, por supuesto, el decreto Overgod definitivamente no está en manos de Linley en este momento. Esas nueve perlas espirituales, sin embargo, deberían estarlo.” 
“No esperaba que pudiéramos encontrar una pista sobre uno de los tres talismanes tan pronto.” El Jefe Soberano de la Luz sonrió y asintió.
“Padre, tengo más noticias que decirte. Hace solo unos meses, Chegwin también fue conducido por Linley al espacio caótico.” Dijo Goldman apresuradamente. “Pero es bastante problemático. Chegwin no tenía clones divinos en el mundo exterior.” La velocidad a la que los agentes de inteligencia del clan Augusta compartían información era bastante rápida.
“¿De qué se trata esto? ¿Esto involucra a este Linley una vez más?” El Jefe Soberano de la Luz no pudo evitar fruncir el ceño.
“Se trata del tercer talismán, el ‘diamante abrojo rojo’.” Dijo Goldman apresuradamente.
“Oh, ¿otro artículo más?” El Jefe Soberano de la Luz se sintió intrigado.
No le importaba la vida o la muerte de Chegwin, pero los tres talismanes le interesaban.
“A pesar que Chegwin se apoderó del diamante abrojo rojo, incluso al punto de enojar a Linley, se descubrió que el diamante abrojo rojo era falso. Debido a que Chegwin lo había ofendido, Linley, en su enojo, exilió a Chegwin al espacio caótico.” Dijo Goldman apresuradamente.
“Oh.” El Jefe Soberano de la Luz no se molestó en preocuparse por eso.
Los Soberanos no interferirían casualmente en las batallas de las Deidades.
“Goldman, ¿qué clase de persona es Linley?” El Jefe Soberano de la Luz preguntó de repente.
Inmediatamente, Goldman dijo: “Padre, Linley puede ser considerado un genio. También es el experto número uno del clan de las Cuatro Bestias Divinas. Poco después de hacerse famoso en el Reino Infernal, ingresó al Campo de Batalla Planar. Casi fue asesinado por Magnus, pero Linley hizo un gran avance en el borde entre la vida y la muerte y se convirtió en un Paragon. Durante la batalla final de la Guerra Planar, de hecho exilió a Magnus al espacio caótico. Además, Linley está en muy buenos términos con Beirut. Uno de los descendientes de Beirut, ‘Bebe’, es tan cercano a Linley como un verdadero hermano.”
“¿En buenos términos con Beirut?” El Jefe Soberano de la Luz dijo fríamente, “Tan pronto como escucho el nombre de Beirut, quiero matarlo.” Los ojos del Jefe Soberano de la Luz tenían un rastro de una intención asesina dentro de ellos.
“Incluso si le dieras a Beirut diez veces más valor, nunca se atrevería a entrar en nuestro Plano Divino de la Luz. Él solo se atreve a esconderse en el Reino Infernal.” Goldman inmediatamente rio.
Si Linley escuchara estas palabras, definitivamente estaría aturdido. Claramente, Beirut no había visitado el Plano Divino de la Luz en absoluto. Él le mintió a Linley cuando dijo que había ido a ver al Jefe Soberano de la Luz.
“El Reino Infernal. Ha pasado bastante tiempo desde que he ido ahí.”
El Jefe Soberano de la Luz se preparó de inmediato para irse.
“Padre. A pesar que Linley bien podría haber adquirido las nueve perlas espirituales, los otros Soberanos ya han investigado. Esto dice que Linley podría no tenerlas.” Dijo Goldman apresuradamente.
“Incluso si hay un indicio de una posibilidad, no podemos dejarla escapar. Prefiero matar a mil por error que perdonar a uno por error.”
El Jefe Soberano de la Luz dijo con calma, “Además, pertenece al clan de las Cuatro Bestias Divinas y tiene una profunda relación con Beirut.” Después de hablar, el cuerpo del Jefe Soberano de la Luz desapareció por completo.
Goldman no pudo evitar revelar una leve sonrisa en su rostro. Él murmuró para sí mismo, “¿Es mejor matar a mil por error que perdonar a uno por error?”


[1] Radak: En la versión en inglés decía decreto Soberano, como supuse que era un error lo cambié a decreto Overgod.
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios