CD Libro 20 Capítulo 33

00:12

Traductor: Radak
Corrector: Radak

Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo
Libro 20, El Acertijo de la Corona - Capítulo 33, Descenso
El Plano Divino de la Luz. En lo profundo del vasto e interminable Mar Prisión Divina, había una pequeña isla tranquila... Isla Flor de Jade.
Esta isla tenía una circunferencia de solo unas pocas docenas de kilómetros, pero en el transcurso de incontables años, los piratas de los alrededores habían llegado a un entendimiento común... Sin importar qué, ¡no debían acercarse a esa pequeña isla! Durante incontables años, cualquiera que se haya atrevido a perturbar la paz de la Isla Flor de Jade, además de los viejos amigos del amo de la isla, todos perecerían.
“Rumble…”
En el aire sobre la Isla Flor de Jade, un viento se elevó y nubes se reunieron. Una oleada de poderosa energía se unió arriba de ella, y decenas de figuras volaron inmediatamente fuera de la isla. El líder era un hombre, mientras que las otras eran todas mujeres. El líder estaba vestido con una túnica blanca, tenía el cabello dorado desatado y dos patillas que caían hacia abajo como un par de cejas. Su mirada, sin embargo, era insondablemente profunda y fría.
La energía en los cielos se solidificó en una figura; ¡Era el Jefe Soberano de la Luz!
“Saludos, Jefe Soberano.” El hombre de túnica blanca y cabello rubio se inclinó ligeramente.
“Jefe Soberano.” Las mujeres se arrodillaron.
El Jefe Soberano de la Luz permitió que una sonrisa apareciera en su rostro, luego caminó hacia el hombre vestido de blanco. “Clementine, he venido hoy debido a que hay algo importante que deseo pedirte que vayas a hacer.”
El hombre de túnica blanca alzó una ceja sorprendida. “Jefe Soberano, si hay algo que usted no puede lograr, ¿cómo puedo yo, un Dios Altivo, lograrlo?”
“Escúchame primero.” El Jefe Soberano de la Luz sonrió. En su corazón, sin embargo, el Jefe Soberano de la Luz estaba bastante descontento. “Estos Dioses Altivos Paragon son todos muy arrogantes. La gran mayoría de ellos no están dispuestos a convertirse en Emisarios, e incluso si se convertían en uno, no se les persuadiría fácilmente de ir a misiones. Linley era muy arrogante. Este Clementine, a pesar de ser mi Emisario, ¡tampoco lo puedo evitar fácilmente a misiones!”
Los Dioses Altivos Paragon todavía eran supremos entre las Deidades.
Muchos de ellos, en el fondo de sus corazones, se sentían bastante insatisfechos con los Soberanos; ¿Qué era tan sorprendente sobre los Soberanos? ¡Solo fueron lo suficientemente afortunados como para adquirir chispas de Soberano!
Por lo tanto, los Paragons raramente escuchaban u obedecían a los Soberanos. Cuando Linley se enfrentó a las repetidas amenazas del Jefe Soberano de la Luz, y finalmente se enfureció y comenzó a reaccionar, ninguno de los Soberano que estaban cerca se sorprendió... Después de todo, Linley era un Paragon. Si retrocediera continuamente sin contraatacar, los demás lo mirarían con desprecio.
El Jefe Soberano de la Luz comenzó a describir cuidadosamente el asunto del talismán Overgod a este Clementine.
“Ahora tienes una comprensión clara de lo que sucedió aquí.” El Jefe Soberano de la Luz sonrió. “Ahora, el diamante abrojo rojo está probablemente en el plano material Okerlund. Nosotros los Soberanos foráneos no podemos ingresar a planos materiales. Por lo tanto, la lucha por el diamante abrojo rojo en el plano material Okerlund dependerá de ustedes, ¡las Deidades! Entre las Deidades, los Dioses Altivos Paragon naturalmente... Bueno, debes entender ahora, ¿sí?”
“Lo entiendo.”
Clementine asintió... Pero no se ofreció voluntariamente.
El Jefe Soberano de la Luz resopló mentalmente, pero mantuvo una sonrisa en su rostro. “Si completas la misión, este será un gran logro. No hay forma de que pueda darte otro artefacto Soberano, pero puedo darte diez mil gotas de Poder de Soberano...” La expresión facial de Clementine no cambió. Claramente, no carecía de Poder de Soberano.
Pero no había forma de que el Jefe Soberano de la Luz le diera otro artefacto Soberano.
“Puedo darte las diez mil gotas de Poder de Soberano de tipo luz en este momento. Si fallas, olvídalo. Si consigues adquirir el diamante abrojo rojo, cuando me lo entregues, te daré otras diez mil gotas de Poder de Soberano de otro tipo. ¿Qué dices?” El Jefe Soberano de la Luz sonrió.
“No se preocupe, Jefe Soberano. Definitivamente trabajaré con todo mi corazón para adquirir el diamante abrojo rojo.” Clementine se inclinó ligeramente.
“Mm.” Solo entonces el Jefe Soberano de la Luz rio, satisfecho. “Ve al plano material Okerlund. Si no tienes suficientes subordinados, ve a la formación de teletransportación y llama a mil Dioses Altivos para que te sigan.”
“¡Sí!” Dijo Clementine respetuosamente. “Entonces me iré de inmediato.”
Los Soberanos, al ser forasteros, no podían ingresar a los planos materiales. A pesar que muchos Soberanos estaban intrigados, solo podían pedirle a los diversos Dioses Altivos Paragon que condujeran sus fuerzas al Plano Okerlund. ¡Las batallas en los planos materiales dependían de las Deidades! Los Soberanos solo podía esperar afuera para recibir noticias.
El Plano Okerlund. El tamaño de este plano completo era comparable al Plano Yulan.
Sin embargo, ¡el 99% de la superficie del Plano Yulan estaba cubierta de agua! ¡El Mar del Sur, en particular, ocupaba una región que era mil o diez mil veces más grande que el continente Yulan! Pero el Plano Okerlund era diferente. ¡Una gran mayoría del Plano Okerlund estaba cubierta por tierra!
El Plano Okerlund consistía en dos vastos continentes.
¡Eran el continente Niebla Profunda y el continente Bestia Divina! Estos dos grandes continentes tenían una circunferencia de más de cien millones de kilómetros. Aparte de estos dos continentes, solo existía el mar infinito.
El continente Niebla Profunda del Plano Okerlund estaba gobernado por humanos, mientras que el continente Bestia Divina estaba gobernado por hombres bestia.
Dentro del continente Niebla Profunda. Había un bosque aterrador que cubría un área de más de diez millones de kilómetros... ¡El Bosque Niebla Profunda!
El Bosque Niebla Profunda había existido durante incontables años. Su edad era completamente insondable, y simplemente era muy extenso, lo que causaba que muchos de los que se aventuraban en su interior no pudieran pasar al otro lado a pesar de pasar toda su vida intentando hacerlo. Según la leyenda, en el Bosque Niebla Profunda, además de muchas bestias mágicas, también había muchas razas primordiales, como elfos, duendes, enanos, gigantes de las montañas y otros.
En lo profundo del Bosque Niebla Profunda. La Montaña Wiesel era la montaña número uno del Bosque Niebla Profunda, y tenía más de cien mil kilómetros de altura.
El pico de la Montaña Wiesel tenía once enormes formaciones de teletransportación. Aparte de estas formaciones de teletransportación, también había una ordinaria roca gigante que había sido transformada en una residencia. El Supervisor Planar del Plano Okerlund vivía aquí.
“Novecientos años más antes de que termine esta misión de supervisar el Plano Okerlund.” Un hombre alto, delgado y con dos cuernos se encontraba en la cima de la montaña, mirando el inmenso e infinito Bosque Niebla Profunda. Él podía ver fácilmente que, a lo lejos, había dos enormes bestias mágicas que bramaban y luchaban entre sí.
Gigantes rocas se hacían añicos. Los árboles temblaban y luego se partían. Las dos poderosas bestias mágicas parecían haberse vuelto locas.
Un Halcón Azur Ala de Acero estaba posado silenciosamente sobre un árbol antiguo que había vivido durante diez mil años, vigilando sigilosamente la batalla distante. Parecía estar esperando la oportunidad de atacar después de que estas dos bestias mágicas resultaran heridas.
“Han sido solo tres años. No me imaginaba que este chico terminara de fusionarse con el núcleo mágico de la bestia mágica de octavo rango, ‘Halcón Azur Ala de Acero’. Parece que se ha convertido en un druida del octavo rango y debería convertirse en un experto supremo entre la generación más joven dentro de su tribu.” El hombre alto y delgado sonrió a medida que observaba.
Por aburrimiento, el Supervisor Planar había llegado a estar bastante familiarizado con las ocho tribus élficas que rodeaban el área.
Hubo algunos elfos que fueron capaces de convertirse en druidas.
Incluso para las Deidades, los druidas se consideraban únicos. Después de fusionarse con un núcleo mágico, en realidad fueron capaces de transformarse en bestias mágicas. Incluso a las Deidades les resultaría difícil encontrar diferencias entre los druidas y las bestias mágicas ordinarias. Esto era debido a que... ¡Después de la transformación, los druidas se convertirían en una verdadera bestia mágica!
Este Supervisor Planar se había familiarizado con el aura del alma de este genio elfo, que era la razón por la cual al ver el Halcón Azul del Viento de Acero, sabía que era el joven elfo el que se había transformado.
“Me pregunto si este joven se convertirá en una Deidad durante mi mandato como Supervisor Planar y luego se dirigirá a los Planos Superiores.” El hombre alto y delgado reflexionó para sí mismo.
Justo en este momento, uno de las once formaciones de teletransportación se iluminó repentinamente.
“¿Eh?”  El hombre alto y delgado giró para mirar. “¡Desde el Plano Divino de Fuego!”
Estas once formaciones de teletransportación estaban alineadas con los cuatro Planos Superiores y los Siete Planos Divinos.
“Viajar desde el Plano Divino de Fuego a un plano material... El costo es astronómico. Hace unas docenas de años, esa pareja regresó del Reino Infernal. Ahora, alguien más viene del Plano Divino de Fuego.” El hombre alto y delgado inmediatamente caminó hacia la formación de teletransportación, y el resplandor brillante e ilusorio de la formación de teletransportación se desvaneció lentamente.
El rostro del hombre alto y delgado cambió.
Vio a un grupo grande y denso de personas dentro de la formación de teletransportación, y el líder era un hombre de aspecto sombrío que vestía una larga túnica azur y cuyo largo cabello rojo encendido caía sobre sus hombros.
“Tanta gente. ¡Hay más de cien! Y el poder de esta gente... No puedo ver a través de ninguno de ellos.” El hombre alto y delgado estaba muy conmocionado. Él era un Dios. Que él sea incapaz de ver a través de ellos... ¡Significaba que todas esas más de cien personas eran Dioses Altivos!
“Que un solo Dios Altivo pase a un plano material tiene un costo astronómico. Que tantos Dioses Altivos hagan eso...” El hombre alto y delgado tomó una respiración larga y profunda. Si habían venido después de pagar una tarifa astronómica o si habían venido gratis a través de un Soberano, no eran personas con las que él, un humilde Supervisor Planar, pudiera ser comparado.
“Milord.” El hombre alto y delgado se inclinó rápidamente.
La mirada del hombre de cabello rojo fuego era como un trueno. El Supervisor Planar apenas lo miró antes de sentir inmediatamente como si su alma hubiera sido golpeada por un pesado martillo.
El hombre de cabello rojo no podría molestarse en darle atención a este Dios. ¡Los cien Dioses Altivos bajo su mando se extendieron de inmediato, y la formación de teletransportación se encendió una vez más!
“¿Alguien más del Plano Divino de Fuego?” El hombre alto y delgado estaba sorprendido.
De hecho... ¡Otro grupo de más de cien había llegado!
Debido a que cada formación de teletransportación tenía un tamaño limitado, solo cien podían aparecer cada vez. Incluso si se apretujaban, doscientos era casi el límite. ¡Pero claramente, muchas personas venían del Plano Divino de Fuego! Un lote tras otro... La formación de teletransporte se encendió una y otra vez a medida que se enviaban más personas...
“¡¿Cuántos hay?!” El hombre alto y delgado estaba aturdido.
¿Por qué tantos Dioses Altivos han venido al Plano Okerlund? ¿Para qué estaban aquí?
Mucho tiempo después, la formación de teletransportación finalmente se detuvo. ¡Más de dos mil Dioses Altivos habían venido del Plano Divino de Fuego! A pesar que, para el Plano Divino de Fuego, dos mil Dioses Altivos no era mucho, para un plano material ordinario, dos mil Dioses Altivos era simplemente muy aterrador.
“Hay demasiadas personas en este plano material. Sin embargo... Aparte del Supervisor Planar, solo hay dos Dioses y uno es mujer, mientras que el otro es un hombre con forma de hombre bestia.” El hombre de cabello rojo dejó escapar un resoplido frío.
El hombre alto y delgado se sorprendió al escuchar esto.
Sabía quiénes eran las dos personas que el hombre de cabello rojo mencionó. Uno era el experto número uno del continente Niebla Profunda, la ‘Diosa Radiant’, mientras que el otro era el ‘Dios Bestia’ del continente Bestia Divina. Pero estos dos continentes estaban extremadamente lejos el uno del otro. Incluso los Dioses Altivos, en un plano material, solo eran capaces de extender su sentido divino a un millón de kilómetros más o menos. Sería muy difícil cubrir incluso el continente Niebla Profunda.
Poder estirar y escanear los dos continentes al mismo tiempo... ¿Qué clase de energía espiritual era esta?
“Parece que Brodie se ha escondido profundamente.” El hombre de cabello rojo ardiente miró al hombre alto y delgado. “¿Como te llaman?”
“Milord, mi nombre es Ben. Supervisor Planar del Plano Okerlund.” El hombre alto y flaco dijo respetuosamente.
“Supervisor Planar... Entonces definitivamente sabes sobre la llegada de Brodie.” El hombre de cabello rojo ardiente de repente frunció el ceño. Sin embargo, otra formación de teletransportación había comenzado a brillar.
“Son bastante rápidos.”
El hombre de cabello rojo ardiente de inmediato dio una orden a través de sentido divino a los circundantes Dioses Altivos. “¡Partamos!” Al mismo tiempo, lanzó una pizca de energía roja ardiente, agarrando al Supervisor Planar con él y llevándoselo a medida que volaba. Los dos mil Dioses Altivos detrás de él también siguieron mientras volaban a alta velocidad.
Justo cuando se estaban alejando, otro grupo de Dioses Altivos descendió. Desde la formación de teletransportación, parecía que provenían del Reino Infernal.
Era otro grupo de más de cien Dioses Altivos, con el líder siendo un joven con cabello oscuro, ondulado y negro y una túnica negra oscura. Sus pupilas frías eran como las pupilas de una víbora venenosa. Si Linley estuviera aquí, reconocería inmediatamente que... Este hombre de aspecto sombrío vestido con la túnica negra era esa persona que había ayudado a Linley una vez. ¡Dunnington!
“Hmph. No esperaba que alguien fuera incluso más rápido que nosotros.” Dunnington recorrió la distancia con la mirada. “De hecho, un Paragon está liderando ese grupo.”
La formación de teletransportación una vez más se iluminó conforme emergió un grupo tras otro.
Dunnington no trajo a tanta gente, solo ochocientos Dioses Altivos más o menos. En realidad, sin embargo, la lucha por el diamante abrojo rojo dependería de los Dioses Altivos Paragon.
“Vámonos.” Dunnington dio la orden, y este vasto e imponente grupo también se fue volando.
¡Los ejércitos de los diversos Planos Divinos y Planos Superiores, con Paragons a la cabeza de casi todos ellos, comenzaron a descender! ¡La luz de las formaciones de teletransportación brillaba sin detenerse!
Los hombres bestia, elfos, gnomos y otras razas del Bosque Niebla Profunda, al ver a estas miles de personas volar alto en el cielo, estaban muy asustados.
“¡Tantos Santos! Más de mil Santos ¿Qué poder es este? ¿Quién posee tal fuerza aterradora?” Bastantes personas que vieron esta escena creyeron que estas personas eran Santos. Solo los Santos y Deidades del Plano Okerlund sabían que... Para su terror y conmoción...
¡No podían sentir el nivel de fuerza de ninguno de los individuos que volaban dentro de las vastas hordas que llenaban los cielos!
Todos los expertos del Plano Okerlund sabían en sus corazones que...

“¡Los dioses han descendido!”
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios