CD Libro 20 Capítulo 35

02:04

Traductor: Radak
Corrector: Radak

Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo
Libro 20, El Acertijo de la Corona - Capítulo 35, Coerción
El Plano Okerlund. Regiones orientales del continente Niebla Profunda. Dentro de las montañas Colmillo Salvaje. Las fuerzas de Dunnington del Reino Infernal estaban estacionadas aquí.
En lo profundo de las Montañas Colmillo Salvaje, varios palacios aparecieron repentinamente de la noche a la mañana. En lo profundo de uno de los palacios, dentro de una oscura y sombría sala iluminada por una luz verde parpadeante, había una sola persona sentada en silencio. En este momento, alguien entró a la sala principal.
“Milord, ya he dirigido a esos quinientos Dioses Altivos para hacer una búsqueda exhaustiva de todo el continente Bestia Divina. Sin embargo, no encontramos ni siquiera un rastro del diamante abrojo rojo. Un hombre musculoso, alto y de cabello cian vestido con una túnica habló con resignación. A medida que hablaba, tenía una mueca amarga en su rostro.
“El continente Niebla Profunda... Utilicé Poder de Soberano e incluso busqué bajo tierra, pero no encontré nada.”
Dunnington, cubierto en una túnica verde oscuro, tenía una expresión desagradable en su rostro. “Ninguno de estos dos continentes lo tiene. Qué tal esto. ¡Lidera a ese grupo a los mares para continuar buscando con cuidado! No solo busquen en las profundidades de las regiones acuáticas de los mares; Incluso el barro y la tierra del fondo del mar deben ser buscados completamente, hasta llegar a los extremos del plano.”
“Sí, milord.” El hombre de cabello cian asintió, pero por lo que parecía, todavía estaba actuando de una manera bastante informal ante Dunnington.
“Milord... No tenemos tantas fuerzas. Según como lo veo, muchas personas ya han venido, y las otras fuerzas ya han cubierto todo el Plano Okerlund. Cuando usted aceptó ayudar al Jefe Soberano de la Destrucción... Cuando nos trajo, debería haber traído más soldados.” El hombre de cabello cian dijo, preocupado.
“Preocúpate por tus asuntos. No necesitas preocuparte por estos asuntos.” Dunnington frunció el ceño.
“Sí.” El hombre de cabello cian, al ver que Dunnington no estaba contento, se fue de inmediato, sin atreverse a decir nada más.
Dunnington estaba sentado en silencio, pero también estaba muy frustrado. Al llegar al Plano Okerlund, ¡sabía que la situación era terrible! Debido a que simplemente había demasiados Paragons que habían venido en este viaje. ¿Cuán pocos Paragons tenían los innumerables planos del universo? Y sin embargo, incluido Dunnington, ¡nueve habían llegado al Plano Okerlund!
A pesar que había veinte o treinta personas ‘sospechosas’ de ser Paragons...
Unos pocos estaban escondidos en áreas remotas o incluso escondidos dentro de planos materiales. Ni siquiera los Soberanos podían ubicar a esos Paragones. Normalmente, sería muy raro que dos Paragons se encontraran. Tres Paragones en un solo lugar era prácticamente inconcebible. Nueve Paragones... Era solo debido a que tantos Soberanos estaban interesados ​​en este asunto, que tantos Paragones habían aparecido en un solo lugar.
“Con tantos Paragons... Una vez que aparezca el diamante abrojo rojo, ¿cómo podría ser fácil de adquirir?” Dunnington negó en secreto con su cabeza.
“¿Dunnington?” Una voz de repente sonó en su mente.
“¿Eh? ¿Linley?” Dunnington inmediatamente supo quién era y habló en respuesta a través de sentido divino, “Linley, no nos hemos encontrado desde que te convertiste en un Paragon, ¿cierto?”
“Acabo de llegar a este nivel recientemente.” Linley rio, luego preguntó: “Dunnington, ¿encontraste algo sobre el diamante abrojo rojo?”
“Nada. Nada en absoluto. ¿Qué hay de ti?” Preguntó Dunnington.
Estas dos deidades supremas estaban a miles de kilómetros de distancia, pero pudieron conversar casualmente a través de sus sentidos divinos.
“¿Yo? Tienes ochocientos Dioses Altivos bajo tu mando pero no pudiste encontrarlo. Bebe y yo estamos solos. ¿Cómo se supone que debemos hacerlo?” Linley rio con los labios fruncidos. Linley no quería revelar el hecho de que era un Alma Mutada.
“Linley, no quiero criticarte, pero dado tu estatus en el clan de las Cuatro Bestias Divinas, no sería demasiado difícil para ti convocar a unos pocos miles de personas del clan. Con unos pocos miles de subordinados, sería mucho más fácil para ti buscar en el Plano Okerlund. Pero solo viniste por ti mismo, con Bebe...” Dunnington suspiró.
Si uno consideraba a Linley como Paragon, el Plano Okerlund ahora tenía nueve Paragons presentes.
Pero aparte de los Paragons mismos, todas las fuerzas habían traído un gran grupo de Dioses Altivos, generalmente al menos mil o más.
“Liderar las fuerzas del clan de las Cuatro Bestias Divinas a la formación de teletransportación tomaría demasiado tiempo. ¡Esos Dioses Altivos ordinarios  también vuelan mucho más despacio que tú y yo! Si lo hiciera, probablemente me llevaría unos cuantos meses más llegar aquí. Durante esos meses, imagino que el resto de ustedes ya habrían encontrado el diamante abrojo rojo. Por supuesto, no iba a esperar, así que lideré a Bebe y vine.” Linley, rio.
Dunnington ahora lo entendió.
Los otros habían ordenado que los soldados estacionados alrededor de las formaciones de teletransportación los ayudaran, por lo que no les había tomado demasiado tiempo.
“Basta de eso. Dunnington, ¿crees que realmente Brodie dejó el diamante abrojo rojo en este Plano Okerlund?” Preguntó Linley.
“Realmente estoy un poco sospechoso, dado que Brodie no está aquí en este plano.” Dijo Dunnington. “Ahora, quiero encontrar al Supervisor Planar, pero... No fui capaz. Imagino que el Supervisor Planar debería haber sido tomado por el Paragon de Fuego, Ballmer. Eso es debido a que él fue el primero en llegar al Plano Okerlund.” Dijo Dunnington.
“¿Ballmer?”
Bastante información sobre Ballmer llegó a la mente de Linley.
“¡Dunnington, la información que posee el Supervisor Planar es extremadamente importante! Qué tal si... ¿Unimos fuerzas y forzamos a Ballmer a entregar al Supervisor Planar? ¿Qué dices?” Aconsejó Linley.
“¿Forzar?”
Una sonrisa apareció en el rostro de Dunnington. “Buena idea. No estoy seguro de poder actuar contra Ballmer por mi cuenta... Pero si unimos fuerzas y lo atacamos por dos lados, incluso si Ballmer no muere, aún sufrirá bastante. No sería difícil para nosotros exiliarlo. Me imagino que Ballmer no querría sufrir así sin ninguna razón.”
“Bien entonces. ¿Cuándo deberíamos unir fuerzas e ir a buscar a Ballmer?”
Linley y Dunnington discutieron este asunto por bastante tiempo.
Continente Niebla Profunda. Las Montañas Biers.
Las Montañas Biers tenían más de diez mil kilómetros de largo y cientos de kilómetros de ancho. Eran como un cuchillo afilado que solo pasaba a separar al Imperio Moulin del Imperio Arce Azul. Sin embargo, en el centro de las Montañas Biers, había un barranco extremadamente profundo conocida como ‘Castigo Divino’. Este barranco perforaba las Montañas Biers.
La gente de los dos imperios podría pasar al otro lado a través de este barranco.
La razón por la cual este lugar era conocido como el ‘Barranco del Castigo Divino’ era debido a que, según la leyenda... Dos Dioses habían luchado aquí, y luego, con una asombrosa cuchillada, abrieron un camino a través de toda la cordillera, dejando atrás este centenar de kilómetros del Barranco Castigo Divino.
Pero debido a que el barranco conectaba estos dos imperios, los dos imperios establecieron muchos soldados a cada lado. ¡Estos dos ejércitos a menudo participarían en batallas por varios problemas!
“Rumble…”
La tierra estaba temblando. Pasos de pies resonaron sin cesar. Bajo las órdenes de los oficiales militares, los dos ejércitos prepararon sus formaciones a medida que se miraban el uno al otro.
Debido a que estos dos imperios no compartían ninguna otra frontera... Este barranco era el único lugar donde batallaban. Ellos incluso lucharían por el más pequeño de los problemas. La razón por la que hicieron esto era debido a que ambos imperios habían llegado inconscientemente a ver las batallas dentro del barranco como un lugar para entrenar a sus ejércitos. Solo los soldados que habían visto sangre realmente podrían pelear.
Cada pocos meses o cada pocos años, habría una gran batalla. Cada vez, resultaría en decenas de miles de bajas. Esto era muy normal.
Después de todo, estos dos imperios, incluso en el vasto continente Niebla Profunda, eran dos imperios bastante poderosos, con poblaciones que se encontraban en decenas de miles de millones.
“¡Batallones de vanguardia, avancen!”
Un guerrero vestido con una armadura dorada estaba sentado en la parte superior de una serpiente completamente negra. Él dio la orden.
Los generales al mando de ambos ejércitos comprendieron que no había manera de que los dos imperios realmente lucharan entre sí. Esta era solo una forma de entrenar a sus soldados. Pero precisamente debido a que querían entrenar a sus soldados... Ellos jurarían sobrepasar el lado del enemigo.
Inmediatamente, las dos formaciones militares comenzaron a cargar furiosamente una contra la otra.
“¡Swoosh!” “¡Swoosh!” Flechas llenaron los cielos A medida que las vanguardias de cada ejército estallaban hacia el otro lado en una inundación. La sangre inmediatamente comenzó a volar por todas partes, y algunos de los jóvenes ‘novatos’ que estaban experimentando la guerra por primera vez estaban tan aterrorizados que sus piernas se volvían suaves. La vida... La muerte... Las cosas eran tan simples en el campo de batalla. ¡Solo alguien que haya experimentado una batalla de vida o muerte se convertiría en un verdadero soldado!
Justo en este momento...
Aparecieron dos figuras, destellando a través de los cielos.
“¿Eh?” Los supremos expertos de los dos ejércitos levantaron sus cabezas, frunciendo el ceño en confusión. “¿Santos?”
“Linley, ¿por qué estás suspirando?” Eran Linley y Dunnington. Volaron por el aire, y Linley reía a medida que bajaba su cabeza para mirar la batalla que se desarrollaba dentro del barranco. “Cuando veo estas feroces batallas, pienso en mi hogar, el continente Yulan. Sin embargo, las batallas que pasan aquí en el continente Niebla Profunda están claramente en una escala mucho mayor que las guerras de mi continente Yulan, en términos del número de soldados o del número de expertos.”
“Planos materiales...” Dunnington dijo con calma: “Nací y crecí en el Reino Infernal. No sé demasiado sobre estos planos materiales.”
“Los planos materiales todavía son bastante interesantes.” Río Linley tranquilamente. “Solo que el Plano Okerlund está muy poblado.”
Un continente que se extendía a una circunferencia de cien millones de kilómetros.
¿Y el continente Yulan? Ello era, qué, solo treinta mil kilómetros más o menos. ¡Cuán grande era la diferencia!
En cuanto a la diferencia en población, era quizás una milésima, o una diezmilésima, de este continente. Naturalmente, el número de Santos en el continente Yulan era mucho menor también. Estos dos continentes incluso tenían bastantes Deidades.
“La residencia de Ballmer está más adelante.” Linley, rio, con calma.
“Cierto. Déjame hablar primero con Ballmer.” Dunnington y Linley se detuvieron en el aire. Debajo de ellos, no muy lejos, había una serie de palacios rojo ardiente.
Dunnington inmediatamente extendió su sentido divino para negociar con Ballmer.
“¡Ballmer!”
“¡Dunnington!” El Paragon de Fuego dentro de un palacio, Ballmer, respondió de inmediato.
“El tuyo fue el primer grupo en ingresar al Plano Okerlund. El Supervisor Planar debería estar contigo, ¿sí? Estamos todos aquí por el diamante abrojo rojo. Todos necesitan competir de manera justa. Será mejor que entregues al Supervisor Planar. No sería bueno para ti guardar la información sobre Brodie para ti mismo.” Instó Dunnington.
La única respuesta a las palabras de Dunnington fue un resoplido en frío.
El rostro de Dunnington se hundió.
“Linley está a mi lado. Todos esperamos que entregues al Supervisor Planar.” Dunnington dijo luego.
“¿Linley?” Ballmer envió una gran carcajada. “Qué ridículo. No puedes encontrar al Supervisor Planar, ¿así que vienes a buscarme? Déjame decirte esto; Cuando llegué al Plano Okerlund, no vi al Supervisor Planar en ninguna parte. Probablemente es que el Supervisor Planar esté en otro lugar del Plano Okerlund.”
El viento aullaba en el aire sobre las Montañas Biers. Dos figuras estaban de pie alto en medio del viento. Dunnington le lanzó una mirada a Linley.
“¿Se niega a admitirlo?” Linley rio con calma.
“Correcto.” Dunnington también rio.
“Pensé que Ballmer era bastante astuto, pero parece que...” Linley rio y Dunnington también.
Los dos habían planeado esto hace mucho tiempo.
Si las palabras no funcionaran, ¡pasarían a las acciones!
“Observa esto.” Linley estiró su mano, y una espada negra apareció dentro de ella. Con solo pensarlo, hizo que se volviera translúcida.
“¡Rompe!”
Linley miró fríamente hacia abajo, luego lanzó un ataque de espada. Una aterradora y enorme luz azur de espada aulló hacia abajo, y el espacio debajo se retorció, luego se rompió como papel. El espacio y las piedras de abajo se transformaron en nada, y los Dioses Altivos dentro de los palacios huyeron en todas direcciones en terror.
¡Ello era una tempestad espacial!
Lo que hubiera sido un espantoso golpe de espada en el Reino Infernal se había transformado en una aterradora tormenta espacial aquí en un plano material.
Solo mucho tiempo después, el espacio volvió a la normalidad.
Pero las montañas debajo de Linley habían desaparecido por completo. Lo único que quedaba era un barranco profundo e insondable.
Innumerables figuras volaron a los cielos, con el líder siendo un hombre de túnica cian y cabello rojo ardiente. Sus ojos estaban llenos de ira, y miró con enojo a los distantes Linley y Dunnington. “Linley, ¿por qué destruiste mi propiedad sin ningún motivo?”
Dunnington solo comenzó a reír. “¿Por qué? ¿No lo sabes?”
“Deja de hacerte el tonto.” Linley rio con calma.
A pesar que había más de mil Dioses Altivos flotando ahí en el aire, no se atrevieron a interferir. Ellos solo observaron en silencio cómo se desarrollaba esta escena. Después de todo... Eran tres ‘Paragons’ hablando. Cualquiera de los tres podría matarlos a todos sin esfuerzo.
“Entrega al Supervisor Planar.” Dijo Linley.
“De lo contrario... Bueno. Ya sabes.” Dunnington continuó.
El rostro de Ballmer estaba rojo, y una luz llameante brilló en sus ojos.
“Se los dije. ¡El Supervisor Planar no está aquí!” Ballmer gritó enojado.
“Más mentiras.” Dunnington negó con la cabeza y suspiró. “Linley, parece que no tenemos otras opciones.”

“Realmente no.” Linley rio, y luego, casualmente, dijo: “¡Actuemos!”
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios