CD Libro 20 Capítulo 37

19:01

Traductor: Radak
Corrector: Radak

Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo
Libro 20, El Acertijo de la Corona - Capítulo 37, Infiltración
Las Montañas Biers. En el aire sobre el mar de llamas que colgaba sobre el Barranco Castigo Divino. Después de que el Paragon de Fuego, Ballmer, partió, los otros siete Paragons y Linley continuaron flotando silenciosamente sobre el mar de fuego. Después de escuchar la información de Ballmer, todos comenzaron a reflexionar.
“El mensaje de Brodie decía que el diamante abrojo rojo todavía está en el Plano Okerlund.” Linley frunció el ceño a medida que meditaba. “Brodie, después de haber sido rodeado por tantos expertos del Reino Infernal, debería saber a estas alturas qué tan importante es el diamante abrojo rojo. Tal vez... Realmente ha decidido renunciar al diamante abrojo rojo, a cambio de una vida pacífica.”
Antes de ser rodeado de tantos expertos, Brodie tal vez no estaba al tanto de cuán caliente era solo sostener este diamante abrojo rojo.
Pero después de eso y la pérdida de un clon divino, Brodie debería haber empezado a preguntarse si debería haber continuado sosteniendo el diamante abrojo rojo. A pesar que su poder aumentaba enormemente a medida que lo sostenía, también causó que incontables expertos descendieran sobre él y lo persiguieran.
“Todos, todos conocen el mensaje ahora. ¿Qué piensan todos ustedes? ¿El diamante abrojo rojo aún está en el Plano Okerlund?” El Paragón de la Luz, Clementine, dijo con una sonrisa.
“Hmph. Si Brodie está jugando un truco y tiene el deseo de ser codicioso y mantener el talismán Overgod para sí mismo, estaría cortejando a la muerte.” El Paragón de la Tierra, esa figura de cuatro metros de altura, dijo con voz fría.
“Si creemos que el diamante abrojo rojo no está aquí, también podríamos abandonar este plano.” El Paragon de Viento, Bayer, soltó una risa disimulada. Él echó un vistazo a la gente de los alrededores. “Yo mismo, me quedaré aquí. Todos... No los acompañaré aquí por más tiempo. Volveré ahora.” Sopló un viento, y Bayer desapareció del campo de visión de todos.
En un plano material, todos los Paragons podían moverse a una velocidad que parecía similar a la velocidad de los Soberanos en los Planos Superiores.
“No me quedaré aquí más tiempo tampoco.” Clementine también desapareció, transformándose en un rayo de luz.
Y luego, todos los Dioses Altivos Paragon se fueron, dejando solo a Linley y Dunnington.
“Linley, ¿vas a dejar el Plano Okerlund o quedarte?” Preguntó Dunnington.
“No hay prisa. Quizás el diamante abrojo rojo todavía está en el Plano Okerlund.” Dijo Linley frunciendo ligeramente el ceño, pero luego carcajeó. “Dunnington, compitamos y veamos quién será el que adquiera el diamante abrojo rojo... Mm, separemos por el momento.”
“No tienes tantos seguidores como yo. Si alguien lo conseguirá, ese seré yo.” Dunnington comenzó a reír también.
Y luego, Linley y Dunnington se transformaron en dos manchas a medida que volaban hacia diferentes direcciones.
Originalmente, después de haber recorrido completamente todo el Plano Okerlund, Linley sintió que había un 90% de posibilidades de que el diamante abrojo rojo realmente hubiera salido del Plano Okerlund. ¡El Plano Okerlund no era más que un lugar de tránsito para Brodie! En cuanto al 10% de posibilidades restantes... Eso fue solo debido a que Linley no estaba dispuesto a simplemente irse así.
Sin embargo, después de haber escuchado este mensaje, los pensamientos de Linley habían cambiado.
Dado lo que dijo Brodie, el diamante abrojo rojo podría estar todavía en el Plano Okerlund.
La parte Este del Plano Okerlund. El Imperio Moulin. Dentro de esa residencia en la cima de la Montaña Liangya.
“Jefe, ¿qué tipo de trucos crees que empleó Brodie?” Bebe, después de escuchar lo que Linley tenía que decir, no pudo evitar fruncir el ceño a medida que hablaba.
“¡El diamante abrojo rojo es un tesoro tan precioso que naturalmente no querría que lo adquiriéramos tan fácilmente!” Dijo Linley frunciendo el ceño, “Pero ya he buscado por completo todo el Plano Okerlund. No hay diamante abrojo rojo en absoluto. Entonces... Solo hay una posibilidad.” Esta fue la posibilidad que más frustró a Linley.
“Mi sentido divino puede buscar fácilmente los cielos, pero es difícil para alguien usar el sentido divino para buscar dentro del cuerpo de una persona. Por lo tanto... ¡El diamante abrojo rojo está quizás escondido dentro del cuerpo de algún tipo de criatura viviente!” Linley frunció el ceño.
Era extremadamente difícil para uno enviar sentido divino al interior del cuerpo de cualquier criatura viviente con un espíritu.
Por ejemplo, artefactos divinos; Los artefactos divinos tenían su propia forma de un espíritu.
Era imposible incluso para Linley enviar su energía espiritual a un artefacto divino y buscar algo dentro.
Por ejemplo, el Arma Chispa Divina de Bebe; Había escondido el anillo interespacial dentro del Arma Chispa Divina, e incluso los Soberanos no podrían ver a través de ello para encontrar el anillo interespacial dentro. Pero, por supuesto, era virtualmente imposible esconder un anillo dentro de un artefacto divino. Después de todo, en el proceso de forjar y refinar el artefacto divino, cualquier anillo interespacial habría sido destruido hace mucho tiempo.
Solo alguien como Bebe, que dependía por completo de su propia voluntad para crear un Arma Chispa Divina, podría secretar de forma segura un anillo interespacial dentro de ello.
Además de artefactos divinos, otras criaturas vivientes también poseían almas.
¡Cada criatura viviente tenía un alma que repelería la energía espiritual de cualquier fuerza invasora! Debido a que algunas almas eran fuertes mientras que otras eran débiles, la fuerza de la resistencia también variaría.
Algunas criaturas vivientes eran simplemente muy poderosas y, por lo tanto, no podían ser invadidas en absoluto.
Por ejemplo, ¡Linley!
En general, los Paragons podrían charlar con Linley a través de sentido divino, pero definitivamente no serían capaces de extender sus sentidos divinos dentro del cuerpo de Linley e investigar los secretos que contenía.
Pero para las personas más débiles, como los mortales...
Si una Deidad quisiera investigar a un mortal, solo tendría que enfocar ligeramente su energía espiritual, y así sería capaz de sentir dentro del cuerpo del mortal. Esto, sin embargo, todavía requería concentración. Uno no podría usar demasiada energía espiritual, como si lo hiciera, el alma frágil del mortal podría romperse y dispersarse. Pero si la energía espiritual era demasiado débil... Entonces no podría entrar en absoluto.
Por lo tanto, era difícil investigar en el cuerpo de alguien.
En cuanto a buscar el alma de uno, ¡eso era aún más difícil!
Cuando Delia había estado en coma, Linley no se había atrevido a enviarle su energía espiritual para investigar en absoluto. Tenía miedo de que si no tenía cuidado, él destrozaría su alma.
“El Plano Okerlund es simplemente muy vasto. Me imagino que Brodie eligió este plano precisamente debido a que se enteró de lo poblado que está.” Dijo Linley frunciendo el ceño. “Incluso para mí, buscar el cuerpo de un ser humano es tan difícil que no puedo investigar a unos miles de personas a la vez. ¡Tengo que ser muy cuidadoso y muy paciente! Como mucho, probablemente solo pueda buscar a mil personas a la vez.”
Esto no tenía nada que ver con cuán fuerte era la energía espiritual de uno; Más bien, lo que importaba era la capacidad de realizar múltiples tareas con cuidado, debido a que cada inspección tenía que ser muy cuidadosa.
¡La energía espiritual no puede ser demasiado fuerte o demasiado débil!
“El Plano Okerlund... A pesar que la población es mucho más pequeña que el Reino Infernal, todavía hay casi ocho cuatrillones de personas.” Dijo Linley frunciendo el ceño.
Esta suma era simplemente muy enorme.
No había nada que se pudiera hacer. Los dos continentes principales del Plano Okerlund tenían una circunferencia de más de cien millones de kilómetros. La circunferencia del continente Yulan era de solo veinte o treinta mil kilómetros. La diferencia entre el área de los dos era una diferencia de casi cien millones de veces. Incluso el continente Yulan tenía una población de miles de millones; Por lo tanto, solo tenía sentido que el Plano Okerlund tuviera una población de casi ocho cuatrillones.
Comparado con el Reino Infernal, sin embargo...
Era solo un error de redondeo.
“No solo los humanos. También hay todo tipo de bestias mágicas de la tierra, de los cielos y en las profundidades de los mares. El diamante abrojo rojo podría estar almacenado dentro de sus cuerpos también.” Dijo Linley con resignación.
Si él quisiera investigar más, sería una tarea realmente laboriosa.
Pero, por supuesto, si quería buscar rápidamente, ¡eso también era posible!
¡Eso era ignorar la habilidad de estos humanos y bestias mágicas para soportar su poder y hacer explotar su todopoderoso sentido divino indiscriminadamente! El resultado sería que los innumerables seres humanos y las bestias mágicas con almas débiles siempre morirían. Si uno no tenía que preocuparse por la vida de las muestras que se inspeccionan, por supuesto que sería mucho más rápido.
Pero la cantidad de gente que moriría sería astronómica.
“¿Matar a ocho cuatrillones de humanos por encontrar más rápido el diamante abrojo rojo, y un número igualmente asombroso de bestias mágicas? ¿Convertir este plano entero en un plano de la muerte? Linley no pudo evitar estremecerse, solo de pensarlo.
Olvídense de usar ese tipo de método; Incluso si alguien más se atreviera a hacerlo, ¡Linley los detendría!
“Jefe, el proceso de forjar un artefacto divino requiere todo tipo de martilleo y refinación. Si un anillo interespacial estuviera dentro, definitivamente se rompería. Por lo tanto, no es muy probable que el diamante abrojo rojo estuviera escondido dentro de un artefacto divino.” Dijo Bebe. Solo había dos personas en todo el universo que podían hacer lo que Bebe podía hacer.
Linley asintió. “Nuestra única opción es comenzar a inspeccionar los cuerpos de los humanos y hombres bestia.”
“Brodie. Ese bastardo. Realmente escogió un buen plano. Si eligiera un pequeño plano como el Plano Yulan, con poca población, sería mucho más fácil buscar. Pero ese bastardo tuvo que elegir este Plano Okerlund.” Bebe no pudo evitar maldecir.
“No seas impaciente. Los otros ocho grupos ya han comenzado a buscar en los cuerpos de las diversas criaturas vivientes aquí.” Linley rio con calma.
En cuanto a él, no podría molestarse en ir a buscar.
El sentido divino de Linley era lo suficientemente poderoso como para extenderse por todo el plano. Una vez que se descubriera el diamante abrojo rojo, Linley lo sabría de inmediato.
“Ahora solo me falta un solo talismán.” Linley bajó su cabeza, mirando fijamente el anillo interespacial en sus manos. Él envió su sentido divino dentro, localizando fácilmente esa ‘corona’ dentro. La corona pentametal estaba adornada con las nueve perlas del alma, y ​​ahora solo le faltaba un ‘diamante abrojo rojo’ en el engarce central.
Ahora que Linley y Bebe estaban en el Plano Okerlund, no tenían que preocuparse de que los Soberanos les causaran problemas, así que Bebe le había dado el anillo interespacial que contenía esos dos objetos a Linley.
“Bebe, haz un viaje conmigo.” Linley se levantó de repente.
“¿Qué vas a hacer?” Bebe se sobresaltó.
“Descubrí que el Paragon de la Luz, Clementine, no solo ha ordenado a sus subordinados Dios Altivo que busquen cuidadosamente dentro de los cuerpos de todo tipo de criaturas vivientes; Él mismo ha conducido sus fuerzas hacia la sede del Templo Radiant. Parece que desea tomar prestado el poder de las organizaciones mortales para buscar el diamante abrojo rojo.” Un rastro de sonrisa apareció en el rostro de Linley.
Este era de hecho un excelente método.
Cuando Brodie llegó al Plano Okerlund, a menudo podía haber sacado el diamante abrojo rojo. Algunos mortales podrían haberlo visto así. De hecho, era posible que al confiar en el poder mundano, pudieran encontrar algunas pistas sobre el diamante.
“Él buscó el Templo Radiante. Entonces iré por... Los gremios de asesinos.”
El sentido divino de Linley cubrió todo el plano. Naturalmente, pudo descubrir fácilmente muchos de los secretos del Plano Okerlund.
El continente Niebla Profunda del Plano Okerlund era enorme. Debido a lo grande que era, no había forma de que surgiera un solo imperio y lo unificara. El continente Niebla Profunda tenía más de cien imperios solos, y los ducados eran tan comunes como los pelos de un buey.
El poder de algunas organizaciones especiales y ocultas, sin embargo, superaba el de cualquier imperio.
Por ejemplo, el gremio de asesinos número uno del continente Niebla Profunda, ‘Cuchillo Sangriento’. Según la leyenda, el experto número uno que apoyaba el gremio de asesinos era alguien que había alcanzado el nivel Deidad. También tenía cientos de Santos.
Cuchillo Sangriento no tenía una sede central; Sus bases se dividían en divisiones de clase tres, clase dos, clase uno y clase especial.
Como el continente Niebla Profunda y el continente Bestia Divina eran demasiado grandes, Cuchillo Sangriento tenía un total de ocho bases de ‘clase especial’. Dos de las cuales estaban ubicadas en el continente Bestia Divina.
La base de clase especial de Cuchillo Sangriento en las Montañas Mengya.
“¡Un diamante rojo en forma de abrojo! Muy bien, envíen la palabra a cada base, según este diagrama. Cualquiera que pueda proporcionar cualquier información sobre este diamante abrojo rojo será inmediatamente promovido al rango de ‘miembro central’, y se le otorgará una bestia mágica de nivel Santo domesticada, junto con un contrato de atadura de almas.” El experto número uno de Cuchillo Sangriento ya había alcanzado el nivel Deidad. Conocido como ‘Dignatario Shadow’, esta fue la orden que dio.
La clasificación de esta misión era ‘Rango Sangre’.
Habían pasado más de cien años desde la última misión de rango sangre. Una vez que la orden salió, se transmitió inmediatamente a las distintas bases, y todos se volvieron locos de inmediato, ordenando a sus fuerzas, inteligencia externa e incluso maleantes nivel calle para comenzar a buscar noticias sobre el diamante abrojo rojo.
Sin embargo, los miembros de Cuchillo Sangriento estaban desconcertados. ¿Por qué Dignatario Shadow tan desesperadamente querría el diamante abrojo rojo, e incluso ofrecer una bestia mágica domesticada de nivel Santo como recompensa?
Dentro de las Montañas Mengya. Dentro de una residencia apartada y tranquila.
Un anciano con el cabello y cejas rojo sangre se inclinó de una manera extremadamente respetuosa. “Lord Baruch, con respecto al asunto del diamante abrojo rojo, ya lo notifiqué sobre todas las bases dentro del continente Niebla Profunda. Siempre que haya aparecido el diamante abrojo rojo, nuestra organización definitivamente lo ubicará para usted, milord.”
“Sin embargo, nuestra organización no tiene mucha influencia en el continente Bestia Divina.” Dijo el anciano de cabello en tono de disculpa.
“Ya lo has hecho bastante bien.” Linley sonrió y asintió.
“Aquí hay once chispas divinas nivel Dios. Hay uno para cada una de las siete Leyes y cuatro Edictos. Esto se puede considerar tu recompensa.” Linley agitó su mano, y once chispas divinas nivel Dios volaron.
Los ojos del anciano de cabello rojo sangre al instante se tornaron rojos.
¡Chispas divinas nivel Dios! Para él, un Semidiós, este era un tesoro absolutamente maravilloso.
“Permíteme recordarte que después de que se fusionen con una chispa divina, les resultará muy difícil hacer nuevos avances por su cuenta.” Dijo Linley con calma.
“Su subordinado está dispuesto a aceptar esto.” Dijo apresuradamente el anciano de cabello rojo sangre. Al convertirse en un Dios, estaría en un nivel comparable al de los dos expertos supremos del Imperio Okerlund.
“Si puedes encontrar algo sobre el diamante abrojo rojo, puedo darte una chispa Dios Altivo. Suficiente. Puedes irte ahora.” Linley dijo con calma.
“Sí, Lord Baruch.”

El anciano de cabellos rojo sangre estaba tan emocionado que sus ojos brillaban. No se atrevió a molestar a Linley más, e inmediatamente se fue.
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios