CD Libro 20 Capítulo 40

21:56

Traductor: Radak
Corrector: Radak

Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo
Libro 20, El Acertijo de la Corona - Capítulo 40, ¡El Diamante Abrojo Rojo Emerge!
Moviéndose tan rápido como un rayo, instantáneamente atravesó los cielos.
Los ojos de Clementine se llenaron de alegría salvaje. “Jaja, ¡no esperaba que fuera el primero de los nueve Paragons en descubrirlo! Ciudad Corazón de León. Entonces esas palabras apuntaban a una historia. Señalando el hecho de que el diamante abrojo rojo estaba escondido dentro del cuerpo de un León de Nieve de Cuerno Plateado.” Clementine estaba completamente seguro en la actualidad.
Justo en ese momento, Clementine había extendido su sentido divino para buscar todos los Leones de Nieve de Cuerno Plateado de todo el plano.
En el Plano Okerlund, hubo un total de doce Leones de Nieve de Cuerno Plateado. Aparte de dos que vivían juntos, los otros diez estaban dispersos. Fue naturalmente fácil para él buscar esas doce bestias mágicas. Clementine solo necesitó un momento para buscar por completo los cuerpos de esos doce Leones de Nieve de Cuerno Plateado.
¡En efecto!
Hubo tres Leones de Nieve de Cuerno Plateado que vivían en la ‘Región Nevada del Acantilado de Hielo’ en la parte Norte del continente Bestia Divina. ¡El más grande y más poderoso de los Leones de Nieve de Cuerno Plateado tenía un anillo interespacial en su cuerpo!
Si se hubiera ido de inmediato al regresar a su propiedad, los otros Paragons tendrían inmediatamente preguntas sobre adónde acababa de ir. Por lo tanto, Clementine había esperado una hora. A pesar que esto hizo que los otros Paragons también notaran, Clementine estaba impaciente ahora. Además, él estaba completamente seguro.
“Hmph. Para el momento en el que esos ocho reaccionen, ya debería haber llegado a la Región Nevada del Acantilado de Hielo. Además, en términos de velocidad, estoy al frente de esos nueve. Soy el primero en llegar; No lo alcanzarán a tiempo. Una vez que el diamante abrojo rojo caiga en mis manos, pueden olvidarse de recuperarlo.” Clementine estaba completamente seguro.
¡Los Paragons de la Luz se especializaban en velocidad!
Un rayo de luz se disparó directamente hacia la Región Nevada del Acantilado de Hielo desde el continente Bestia Divina.
Imperio León de Nieve. Ciudad Corazón de León. Instituto Magus Corazón de León. La biblioteca.
Decenas de tomos gruesos y pesados ​​fueron colocados sobre la mesa. Estas decenas de tomos describieron varios lugares y eventos de Ciudad Corazón de León. Como capital imperial, ¡hubo muchas, muchas historias con respecto a Ciudad Corazón de León! Algunos de estos libros hablaban de las diversas figuras heroicas que surgieron en los incontables años de la historia de la ciudad, también como algunas de las legendarias historias secretas del palacio imperial. Introdujeron algunos de los institutos de magus y al Emperador Fundador...
Simplemente había demasiado.
Linley y Bebe no tenían idea de qué significado especial estaba contenido en esas palabras simples, ‘Ciudad Corazón de León’. Por lo tanto, no tuvieron más opción que leer estos libros. Esperaban que al leer una historia en particular, pudieran tener una idea repentina y poder pensar en el secreto.
“¿Eh?” Linley frunció el ceño, y Bebe no pudo evitar mirar hacia Linley.
“¿Por qué Clementine se fue de Ciudad Corazón de León?” Linley murmuró.
“¿Clementine dejó Ciudad Corazón de León?” Bebe miró en blanco. “Jefe, Ciudad Corazón de León está vinculada con el diamante abrojo rojo. ¿Por qué se ha ido Clementine?”
“Hablando lógicamente, no debería.” Dijo Linley con las cejas fruncidas. “A menos que…”
“A menos que sepa el verdadero secreto de las palabras, ‘Ciudad Corazón de León’. ¡Él sabe que el diamante abrojo rojo no está dentro de Ciudad Corazón de León!” Dijo Bebe apresuradamente.
“Cierto. Esa es la única explicación.” Linley asintió.
“Jefe, ¿vamos a perseguirlo? Si él adquiere el diamante abrojo rojo, ¿qué vamos a hacer?” Dijo Bebe frenéticamente.
Linley negó con la cabeza y río. “Cálmate. Este no es el momento de impacientarse todavía.”
“¿Este no es el momento?” Bebe miró.
“Dime; Si lo perseguimos, incluso si lo atrapamos, ¿qué hará Clementine? Él todavía no tiene el diamante abrojo rojo. ¿Cómo sabremos a dónde ir para adquirirlo, entonces?” Dijo Linley.
Bebe estaba conmocionado.
Esto era de hecho cierto. No sabían dónde estaba el diamante abrojo rojo. ¿Cómo cambiaría eso perseguir a Clementine?
“¡Además, Clementine está yendo al Norte! Incluso si adquiere el diamante abrojo rojo, tiene que apresurarse a la formación de teletransportación del continente Niebla Profunda. Tendrá que recorrer una larga distancia. Podemos interceptarlo a mitad de camino.” Dijo Linley. “Clementine no conoce mi verdadero poder. Se cree que los Paragons son invencibles entre las Deidades. Esta es la regla de hierro... Del pasado. Después de adquirir el diamante abrojo rojo, probablemente se irá solo y lo llevará a la formación de teletransportación.”
Si Linley fuera un Paragon común, entonces Clementine probablemente no tendría nada que temer.
“¿Entonces nosotros...?”Bebe estaba conmocionado.
“Siéntate aquí y lee estos libros.” Dijo Linley con calma.
“Oh.” Bebe no tuvo más opción que reprimir su corazón, calmándose a sí mismo.
“Clementine...” La mirada de Linley era oscura y helada, con una luz fría que destellando de vez en cuando. A pesar de que parecía muy tranquilo, ¿cómo podía Linley estar realmente tranquilo? Doehring Cowart le había enseñado a Linley desde que era joven; Podría decirse ser el maestro de Linley, pero también el ‘abuelo’ de Linley. A pesar que su padre era importante, el padre de Linley, ‘Hogg’, no había estado con Linley por mucho tiempo, después de todo.
Pero el abuelo Doehring siempre había acompañado y guiado a Linley... En el corazón de Linley, el estatus del abuelo Doehring era definitivamente comparable al de su padre.
La muerte del abuelo Doehring, en particular, era una herida que perduraba profundamente en el alma de Linley.
Olvídense de sacrificar uno o dos clones divinos; Incluso a riesgo de una muerte verdadera, Linley querría resucitar al abuelo Doehring. A partir de esto, uno podría imaginarse cuán profundamente valoraba Linley el diamante abrojo rojo.
“A toda costa, debo encontrar el diamante abrojo rojo...” Linley fijó su sentido divino en el distante Clementine. El propio Clementine no se dio cuenta, pero notó que los otros siete Paragons le prestaban atención. Para evitar las sospechas de Clementine, Linley ocasionalmente usaba Poder de Soberano para buscarlo también.
Él quería que estos Paragons pensaran que Linley solo estaba buscando ocasionalmente.
“Jefe, jefe.” Bebe gritó de repente, sorprendido.
“¿Qué pasa?” Linley estaba conmocionado.
“Jefe, mira esta historia, rápido.” Bebe, emocionado y sorprendido, le entregó un libro abierto entre las manos a Linley. Las dos páginas que estaban en exhibición incluso tenían una imagen insertada que era de un León de Nieve de Cuerno Plateado al que un ser humano le había abierto el estómago.
Linley lo barrió con su mirada, leyendo al instante la historia completa.
“León de Nieve de Cuerno Plateado. ¿Arrebatar el corazón ya destrozado, y luego estallando desde el estómago? ¿Este es el origen de Ciudad Corazón de León?” Linley parecía haber sido golpeado por un trueno.
El grupo de Linley había estado reflexionando sobre qué forma de vida ocultaba el diamante abrojo rojo dentro de su cuerpo. Si las buscaban una por una, sería como buscar una aguja en el mar; ¿Cuanto tiempo tomaría?
Pero al ver esta historia, probablemente es que algunos de los Paragons lo entenderían.
Linley y Bebe también se sorprendieron.
“¡Leones de Nieve de Cuerno Plateado!” El sentido divino de Linley se extendió instantáneamente a todos los Leones de Nieve de Cuerno Plateado en la región Norte. A los Leones de Nieve de Cuerno Plateado les gustaban los entornos helados, y la parte Norte del continente Bestia Divina, la ‘Región Nevada del Acantilado de Hielo’, tenía tres justo ahí. En un instante, Linley buscó a los tres Leones de Nieve de Cuerno Plateado.
Uno de ellos tenía un anillo interespacial dentro de su cuerpo.
“¡Eso es!”
Linley se puso de pie, sus ojos ardiendo como fuego. “¡Bebe, vámonos!”
“Vámonos.” Bebe, después de ver la historia, podía suponer el secreto ahora.
Linley y Bebe desaparecieron inmediatamente de la biblioteca del instituto magus. Y luego, Linley y Bebe se transformaron en un rayo de luz verde, avanzando rápidamente hacia el Norte.
“¿Linley se va también? ¿Puede ser que todos hayan descubierto el secreto?”
El Paragon de Viento, Bayer, salió volando al instante de Ciudad Corazón de León también.
No solo a él; Los otros seis Paragon ya no titubearon, volando de inmediato fuera de Ciudad Corazón de León hacia Linley y Clementine.
Las palabras, ‘Ciudad Corazón de León’, involucraban el secreto del diamante abrojo rojo. Lógicamente hablando, no deberían estar saliendo de Ciudad Corazón de León. Pero después de estar aquí solo un día, ¡Clementine se había ido! Esto ya había despertado las sospechas de los otros Paragons. Pero poco tiempo después, Linley en realidad había dejado Ciudad Corazón de León también.
Dos personas se fueron en sucesión. Esto tuvo un gran impacto en los otros siete Paragons.
Por lo tanto, todos se apresuraron a irse.
Linley y Bebe volaron a gran velocidad en el aire sobre el continente Bestia Divina.
“Jefe, ¿por qué no estás volando a toda velocidad?” Dijo Bebe frenéticamente. Linley, incluso ahora, solo usaba Poder de Soberano tipo viento. Él no usó su poder divino fusionado. La velocidad de Linley con poder de Soberano tipo viento era comparable a la velocidad de los otros Paragons.
¡Esto era debido a que Linley estaba ocultando su poder! Pero incluso ahora, ¿Linley todavía quería esconderse?
“Si mi velocidad aumenta varias veces, definitivamente se sorprenderán y confundirán. Para entonces, los problemas ocurrirán.” Linley envió en respuesta. “Más importante aún, Clementine comenzó a volar mucho antes que yo. Él ya ha llegado a la Región Nevada del Acantilado de Hielo. Incluso si mi velocidad aumenta varias veces, no hay forma de que pueda llegar antes que él y alcanzar a ese León de Nieve de Cuerno Plateado primero.”
Como no era capaz de atraparlo a su velocidad máxima, sería mejor para él continuar ocultando temporalmente su poder.
Linley no reveló su poder, por lo que Clementine definitivamente continuaría creyendo en el mito de que ‘los Paragons eran invencibles entre las Deidades’. Cuando llegara el momento, Linley definitivamente tendría una oportunidad.
Si Clementine supiera lo poderoso que era Linley, definitivamente estaría preparado. Para entonces, las posibilidades de Linley de adquirir el diamante abrojo rojo serían incluso más bajas.
“En este momento, Clementine ha alcanzado al León de Nieve de Cuerno Plateado.” Linley estaba algo incómodo, pero para poder adquirir el diamante abrojo rojo, ¡tenía que calmarse!
La Región Nevada del Acantilado de Nieve.
Esta era la parte más fría del continente Bestia Divina. Esta región era extremadamente grande y se extendía a diez millones de kilómetros. Según la leyenda, dentro de esta Región Nevada del Acantilado de Hielo, vivían las razas primigenias de ‘Gigantes de Glaciar’, ‘Leones del Mar Profundo’, ‘León de Nieve de Cuerno Plateado’ y otras terroríficas bestias mágicas nivel Santo de atributo hielo.
Casi no había gente aquí.
Incluso los expertos que querían entrenar rara vez vendrían aquí. Era simplemente demasiado frío.
“Whoooosh.” Los copos de nieve volaban por todas partes, y el viento frío aullaba como cuchillos.
Un León de Nieve de Cuerno Plateado del tamaño de una colina yacía en medio de una enorme cueva dentro de un gigantesco glaciar. Como una bestia mágica suprema, el área de cien kilómetros alrededor de la guarida del León de Nieve de Cuerno Plateado no tenía una sola otra bestia mágica presente.
“Swish.”
Un rayo de luz cayó desde los cielos a la cueva.
“Hmph...” Dos gruesas corrientes de humo blanco salieron de las fosas nasales del León de Nieve de Cuerno Plateado, tan gruesas que parecían pilares humeantes. Sus gigantes ojos plateados miraron directamente al recién llegado... El hombre de cabello dorado vestido con túnicas blancas sueltas. Clementine.
“¿Quién es usted?” El León de Nieve de Cuerno Plateado sintió que esta persona era extraordinaria.
Clementine sonrió, luego estableció su Reino Divino, sellando completamente esta ubicación. Él también extendió su sentido divino de Paragon. Dada esta situación, Clementine había hecho que otros Paragons no pudieran ver a través de su defensa y descubrir qué estaba pasando adentro.
“¿Hubo una Deidad que una vez te dio un anillo interespacial?” Dijo Clementine. A medida que decía esto, Clementine lanzó su aura.
¡Una presencia terrorífica fue lanzada!
El cuerpo del León de Nieve de Cuerno Plateado tembló, y luego se postró, con las piernas dobladas. Miró aterrorizado a Clementine, que estaba de pie frente a él. Cuando Clementine había estado ocultando su aura, eso era una cosa, pero ahora que la liberó activamente... El León de Nieve de Cuerno Plateado sintió como si fuera una hormiga frente a un gigante.
“Sí. Mi amo una vez me dio un anillo interespacial.” El León de Nieve de Cuerno Plateado dijo apresuradamente. Al mismo tiempo, abrió su boca y un resbaladizo anillo interespacial negro salió disparado de ella.
Algunas bestias mágicas podían guardar artículos de almacenamiento en sus cuerpos.
Por ejemplo, los dragones gigantes o los behemoths tenían una ubicación que era similar a un ‘saco de almacenamiento’ que se usaba para transportar objetos. En términos generales, los artículos se podían almacenar dentro. Muy pocos usarían anillos interespaciales, a menos que se transformaran en la forma de un ser humano.
“En realidad, este anillo interespacial no me sirve de mucho. Si lo desea, milord, estoy dispuesto a ofrecérselo.” El León de Nieve de Cuerno Plateado se apresuró a quitar la atadura. Nunca antes había estado tan aterrorizado.
La ‘presencia’ frente a él era miles de veces más poderosa que la de su antiguo amo. El León de Nieve de Cuerno Plateado incluso tenía la sensación de que... Esta persona era el universo infinito en sí mismo, capaz de matarlo con un pensamiento.
“Entonces lo tomaré.” Clementine aceptó el anillo interespacial, inmediatamente atándolo con sangre, luego extendió su sentido divino.
“Esto...” Una mirada de salvaje alegría se deslizó en los ojos de Clementine.
En efecto…
Este anillo interespacial estaba casi completamente vacío. Contenía solo un artículo... Un diamante abrojo rojo. El diamante abrojo rojo contenía un aura de tipo Vida. Dada la fuerza de la voluntad divina de Clementine, podía sentirla claramente.
“Jaja, finalmente lo logré. Hmph, hmph, ocho de ellos lucharon conmigo por eso, pero aún es mío.” Clementine sonrió, y luego, con un parpadeo, su cuerpo salió volando y se dirigió a gran velocidad hacia el continente Niebla Profunda.
El uso de Clementine de su sentido divino y Reino Divino hizo que los otros Paragons no pudieran ver lo que había sucedido, pero Linley había visto todo claramente. Esa mirada de alegría salvaje que había aparecido en el rostro de Clementine eliminó todas las dudas de Linley.
“¡Whoosh!”
Al instante, los siete Paragons, Linley y Bebe cambiaron ligeramente sus direcciones de vuelo, con la intención de interceptar a Clementine a mitad de camino.
“Clementine definitivamente adquirió el diamante abrojo rojo. No debemos dejarlo escapar.” Una voz profunda resonó en la mente de Linley.
“Clementine usó su sentido divino para bloquearnos, pero ya había buscado a ese León de Nieve de Cuerno Plateado. El León de Nieve de Cuerno Plateado sí tenía un anillo interespacial en su cuerpo, pero ahora... Se ha ido. Definitivamente fue quitado por Clementine.” Linley envió a los otros siete Paragons. “Todos, dividámonos y rodeémoslo desde múltiples direcciones. Definitivamente no podemos dejarlo escapar.”
Los otros Paragons asintieron de inmediato.
¡En este momento, todos ellos estaban trabajando en armonía para rodear a Clementine!

Ocho rayos de luz se separaron, luego cortaron a través de los cielos, buscando frenar a ese único rayo de luz.
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios