CD Libro 20 Capítulo 43

23:40

Traductor: Radak
Corrector: Radak

Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo
Libro 20, El Acertijo de la Corona - Capítulo 43, Absolutamente Exasperado
“Eres... ¿Un Dios Altivo Paragon?”
Esta pregunta era algo que desconcertó no solo a Clementine. ¡Incluso los siete distantes Dioses Altivos Paragon que volaban hacia ahí estaban llenos de conmoción e incredulidad! Linley, incluso sin tomar la Forma Dragón, había sido capaz de dañar a Clementine a través de un artefacto Soberano.
¿Qué tipo de poder era este?
¡Definitivamente era una brecha de poder de más de diez veces! ¿Para ser más de diez veces más poderoso que un Paragon? Aparte de los Soberanos, ¿podría alguien más ser capaz de esto? Además, esto era cuando él no estaba en su Forma Dragón. Si él se Dracoformaba, ¿cuánto más fuerte sería Linley, en comparación con un Paragon? La misma existencia de Linley era completamente inconcebible.
“¿Paragon?” Linley levantó una ceja.
“Puede ser que... ¿Has hecho otro gran avance? ¿Puede ser que después de convertirnos en Paragons, podamos hacer más avances?” Preguntó Clementine apresuradamente. Los talismanes Overgod no eran tan atractivos para los Paragons; Después de convertirse en Paragons, habían perdido toda motivación, ya que creían que habían llegado a la cima. Algunos vivían tranquilamente, otros se recluían solos, mientras que otros controlaban un lado propio.
Pero al ver a Linley, ¡estos Paragons descubrieron que aparentemente era posible seguir aumentando en fuerza!
Instantáneamente, ¡sus corazones comenzaron a llamear una vez más!
“No. ¿Puede ser que solo debido a que también soy un Paragon, no puedo ser decenas de veces o cien veces más fuerte que tú?” Linley rio con calma.
“Uh...” Clementine estaba aturdido. “Tu... ¿Es por tu cuerpo?”
“Sí. ¡Soy un Paragon, pero mi cuerpo es mucho más poderoso que el tuyo! Mi cuerpo es comparable a un artefacto Soberano.” Linley sonrió. Incluso ahora, Linley no estaba preparado para dar a conocer su secreto.
“Esto... ¿Un cuerpo comparable a un artefacto Soberano? Eso es completamente... ¿Cómo puede ser eso?”
¡Clementine ahora completamente entendió!
Los Paragons que usaban Poder de Soberano deberían, lógicamente hablando, ser equivalentes. Pero el cuerpo de Linley era comparable a un artefacto Soberano en poder; ¡Un cuerpo tan físicamente poderoso lo hizo de tal manera que los ataques de Linley eran decenas de veces, o casi cien veces más poderosos que los de un Paragon ordinario!
“¿Por qué no puede ser posible? Hemmers, a pesar de que no es un Paragon, es muy naturalmente talentoso. Sus ataques materiales ya son comparables a los de un Paragon. Dime tú; Si se convirtiera en un Paragon y poseyera el poder de la Voluntad, ¿no superarían sus ataques materiales a los tuyos?” Linley rio con calma.
Dado lo poderoso que era Hemmers antes de convertirse en Paragon, si se convertía en Paragon, Hemmers definitivamente superaría a los demás.
“Entiendo ahora.” Clementine dejó escapar un largo suspiro.
“Linley, ahora eres la persona más poderosa que ha existido, aparte de los Soberanos.” Clementine miró a Linley con una mirada complicada en sus ojos.
Clementine entendió lo que Linley estaba diciendo. Ninguno de los otros Paragons tenía un cuerpo comparable a un artefacto Soberano.
¡Debe entenderse que en toda la historia, en todos los planos del universo, había menos de diez personas cuyos cuerpos eran comparables a los de artefactos Soberano en fuerza! Hemmers apenas podía considerarse uno, mientras que Beirut era otro... Había menos de diez en todo el universo. ¿Que una de esas raras y bendecidas personas también se conviertan en un Paragon? ¿Era eso probable?
La cantidad de criaturas vivientes de varias razas que habían existido a lo largo de todos los planos y toda la historia era un número astronómico e impensable. Y sin embargo, solo habían aparecido más de veinte Paragons.
¡Las posibilidades eran simplemente demasiado bajas! Podría decirse que las posibilidades eran prácticamente nulas.
Había menos de diez figuras como Hemmers o Beirut. Que uno de ellos se convierta en un Paragon no era muy práctico.
En realidad, de acuerdo con la forma en que funcionaban las leyes naturales del universo, para aquellos que estaban demasiado dotados de manera innata, sería extremadamente difícil entrenar. Olvídense de Beirut y Hemmers; Ni siquiera los antepasados ​​del clan de las Cuatro Bestias Divinas se habían convertido en Paragons.
¡Los cielos eran justos!
Si Linley se hubiera desarrollado normalmente, no había manera de que pudiera haberse vuelto tan poderoso, ¡ni podría haber adquirido un cuerpo comparable a un artefacto Soberano!
Sin embargo, a pesar de tener cuatro clones divinos, ¡la mutación de su alma había sido un éxito!
El cuerpo fuerte y duro de Linley no se le dio al nacer; ¡Fue creado por ese poder divino fusionado!
Desde que su mutación de alma de cuatro poderes divinos había sido un éxito, ¡prácticamente se garantizaba que un milagro se llevaría a cabo!
Linley tenía ‘poder divino fusionado’ y ‘Voluntad’, los cuales superaban enormemente lo que estaba disponible para los Dioses Altivos. Esto compensó las deficiencias de Linley en los misterios, haciéndolo comparable a un Paragon. Pero su cuerpo, tan fuerte como un artefacto Soberano, lo hizo superarlos ampliamente.
“Clementine, has hecho tus preguntas. Ahora, dame el diamante abrojo rojo.” Linley miró a Clementine.
“Quería ofrecérselo al Jefe Soberano. Olvídalo.” Clementine hizo un giro con su mano y un diamante abrojo rojo apareció en su interior. Sosteniendo el diamante abrojo rojo, Clementine rio a medida que miraba a Linley. “Este diamante abrojo rojo sí tiene un tipo de energía única que nutre el alma. Sin embargo, para nosotros, los Paragons, es inútil.”
Clementine casualmente arrojó el diamante abrojo rojo hacia Linley.
Un tesoro tenía diferentes niveles de efectos en diferentes niveles de personas.
Si un mortal ordinario sostuviera el diamante abrojo rojo, probablemente haría que su alma se volviera tan poderosa como el alma de un Santo.
Si un Dios lo sostuviera, también sentiría que su alma cambiaba, y él, un Dios, incluso podría matar a un Dios Altivo ordinario. Pero si un Dios Altivo lo sostuviera, el alma ya no se fortalecería.
Lo verdadero era lo mismo para su poder liberado. Cuanto más poderosa era una persona, menos efectivo sería.
El diamante abrojo rojo era solo un talismán, después de todo. No fue un artefacto Overgod. A pesar que tenía efectos inusuales, no era un tesoro invencible.
Brodie, al sostenerlo, podría matar Demonios de Seis Estrellas.
Pero Morde, cuando estuvo en posesión de las nueve perlas espirituales, casi fue acabado cuando se enfrentó a un Linley que aún no había hecho su fusión de cuatro poderes divinos.
Para él, el aumento en fuerza ya era bastante limitado.
Los Paragons, en términos de cuerpo y alma, después de que adquirieron el poder de la Voluntad, ya habían alcanzado un límite entre las Deidades. Incluso si sostuvieran el diamante abrojo rojo o las nueve perlas espirituales, a lo mucho aumentarían su poder en un diez o veinte por ciento. Su poder regenerativo podría duplicarse o triplicarse, pero contra alguien que era diez veces más fuerte, era inútil.
“El efecto regenerativo, en lo que respecta a los Paragons, es insignificante.” Linley extendió su mano y aceptó el abrojo rojo arrojado. Una oleada de cálida energía llenó el cuerpo y el alma de Linley. Era una sensación similar a la sensación que tenía cuando sostenía las nueve perlas espirituales. Este tipo de poder nutritivo, para un alma tan fuerte como la de Linley, no tuvo ningún efecto en absoluto.
En la superficie, Linley parecía tranquilo. Pero en su corazón, estaba tan emocionado que temblaba.
“El diamante abrojo rojo. ¡Definitivamente este es el diamante abrojo rojo!” Linley celebró mentalmente salvajemente. “Tres talismanes. ¡Finalmente los tengo todos!”
En su mente, Linley aún podía recordar claramente aquellas escenas de su juventud. Ese día, una luz borrosa salió volando del Anillo Coiling Dragon, transformándose en un anciano amable y amigable con una túnica blanco luna y una barba blanca. “Hola, pequeño. Mi nombre es Doehring Cowart. ¡Soy un Gran Magus Nivel Santo del Imperio Pouant!”
A partir de ese día, su destino cambió.
Linley nunca olvidaría cómo el abuelo Doehring había consumido su propia alma para ejecutar un hechizo mágico prohibido para salvar a Linley. Ese fue el evento más doloroso por el que Linley había pasado.
“Abuelo Doehring... Pronto, podré verte nuevamente.” Linley dijo en voz baja para sí mismo.
Emocionado, Linley quería inmediatamente dejar que los tres talismanes se convirtieran en uno, y dejar que la Corona de la Vida convocara al Overgod de la Vida. Pero Linley no permitió que su alegría nublara su mente. “Este no es el momento de fusionar los tres talismanes. Si convoco al Overgod de la Vida ahora, los Soberanos sabrán inmediatamente que tengo los tres talismanes. ¡Eso será desastroso!
Si los Soberanos sabían que Linley, una Deidad, tenía tres talismanes... ¿Cuáles serían las repercusiones?
Linley ni siquiera se atrevió a imaginarlo.
“Incluso si los Soberanos descubren que tengo un talismán Overgod, un solo talismán no sería suficiente para hacer que un grupo de Soberanos se vuelvan locos. Pero si supieran que tenía los tres, los Soberanos definitivamente se volverían locos de ira. Una vez que regrese al continente Yulan, puedo convocar al Overgod. Incluso si los Soberanos están llenos de odio, en el peor de los casos, solo puedo permanecer en el Plano Yulan y nunca más saldría.” Linley tomó su decisión.
Justo en este momento...
En los cielos sobre el vasto e interminable mar, varias otras figuras estaban volando hacia Linley y Clementine a alta velocidad.
Linley miró a Clementine, luego giró para mirar. Fueron los siete Paragons y Bebe. Bebe había sido traido por Dunnington también.
“Linley. Felicidades.” Sonó una risa fuerte; El que hablaba era Dunnington.
“Convertirse en un Paragon es una cosa, pero ¿que tu cuerpo sea tan fuerte que sea comparable a un artefacto Soberano?” Las palabras de ese sujeto alto de cuatro metros de cabello azul tenían un rastro de envidia en ellas. Los otros siete Paragons, e incluso Bebe, habían escuchado las palabras entre Linley y Clementine.
“Linley, según recuerdo, durante la Guerra Planar, tu cuerpo no era tan fuerte. ¿Cómo puedes ahora...?” El Paragon de Viento, Bayer, miró a Linley.
“¿Uno puede entrenar su cuerpo a tal nivel?” Todos los Paragons miraron fijamente a Linley de inmediato.
¿Quién no querría fortalecer sus cuerpos?
Tener un  artefacto Soberano defensivo solo significaba que uno tenía un poderoso ‘escudo’. ¿Pero un cuerpo similar a un artefacto Soberano? Eso tenía el poder de revertir los ríos y volcar los mares, el poder aterrador de desgarrar los cielos en pedazos.
“Tuve que experimentar bastantes cosas para llegar a este nivel.” Linley dio una respuesta muy ‘confusa’ como respuesta.
Los otros Paragons se miraron el uno al otro, sin querer preguntar nada más.
“Todos, ya no quieren luchar por este diamante abrojo rojo conmigo, ¿no es así?” Dijo Linley con una sonrisa.
“¿Luchar contigo? ¿Parece que queremos morir?” El Paragon de Rayo, Nanessa, todavía hablaba con una voz fría, pero un rastro de risa estaba en sus ojos. “No tengo un  artefacto Soberano defensivo, a diferencia de Clementine. Necesitas tomar tu Forma Dragón para matarlo, pero en mi contra, ni siquiera necesitarías Dracoformarte.
“Olvídalo. Después de ver tu velocidad, Linley, y tu poder de ataque, inmediatamente entendí que no tenemos ninguna posibilidad de adquirir el diamante abrojo rojo.” Dunnington rio también.
Este grupo de Paragons en realidad eran todo sonrisas.
Solo habían venido a luchar por el diamante abrojo rojo a petición de sus Soberanos. Si iban a luchar por ello, ellos irían con todo lo que tenían. Pero al ver que no había esperanza, naturalmente se dieron por vencidos. No se sintieron decepcionados o con amargura; Después de todo, los talismanes Overgod no eran de mucha utilidad para los Paragons como ellos.
“¡Jefe, jefe!” Bebe rápidamente voló al lado de Linley, guiñándole un ojo a Linley. “¿Está todo hecho? ¿Podemos irnos, ahora?”
Linley inmediatamente rio. “Por supuesto que podemos irnos.”
Linley barrió a los ocho Paragon con su mirada, luego sonrió. “Todos, la lucha por el diamante abrojo rojo puede llegar a su fin ahora. No quiero quedarme en el Plano Okerlund por mucho más tiempo, así que Bebe y yo nos iremos ahora.”
Justo en este momento...
“¿Eh?” Linley giró para mirar.
Sobre el mar, una oleada de energía aterradora comenzó a tomar forma. Los colores del mundo comenzaron a cambiar, y relámpagos comenzaron a resonar. Inmediatamente después, parecía como si el sol en el cielo perdiera su brillo después de que esa energía aterradora comenzara a emitir una luz deslumbrante A medida que se condensaba lentamente en una figura enorme...
Esa aura familiar...
“¡El Jefe Soberano de la Luz!” Linley entrecerró sus ojos.
“¡Linley!” Sonó una voz que resonó como un trueno. Esa gigantesca figura gigante de diez metros apareció, y su aspecto era el del Jefe Soberano de la Luz. Solo que era de mayor tamaño.
“Jefe Soberano.” Linley solo sonrió a medida que miraba al Jefe Soberano de la Luz.
“Lo siento, Linley. Ya le había informado al Jefe Soberano de la Luz que estaba en posesión del diamante abrojo rojo. Después de que esto pasó, al menos tuve que avisarle.” Clementine envió una disculpa.
“Entiendo.” Linley entendió por qué Clementine tenía que hacer esto.
El Jefe Soberano de la Luz descendió, mirando fríamente a Linley. Su mirada también recorrió a los otros ocho Paragons y a Bebe.
El Jefe Soberano de la Luz estaba bastante furioso. Como Clementine quería estar preparado para todas las eventualidades, el Jefe Soberano de la Luz había viajado personalmente a través del espacio caótico desde el Plano Divino de la Luz. Había viajado a través de las inmensas mareas del espacio caótico y corrió hacia el Plano Okerlund.
Solo que, a pesar que los Cuatro Planos Superiores y los Siete Planos Divinos estaban cerca el uno del otro, los innumerables otros planos materiales, a pesar de estar cerca el uno del otro, estaban en un área bastante remota.
Incluso para alguien como el Jefe Soberano de la Luz, solo había logrado viajar una décima parte de la distancia. A partir de esto, uno podría imaginar cuán lejos estaba la distancia.
El Jefe Soberano de la Luz se había llenado de esperanza y había estado muy emocionado. No le importaba la cantidad de esfuerzo y trabajo que le llevaría llegar ahí. Pero quién hubiera imaginado que a mitad de camino, recibiría noticias de lo que acababa de pasar; ¡Que el diamante abrojo rojo había sido tomado por Linley!
Si Clementine nunca lo hubiera adquirido, eso era una cosa.
¿Pero para Clementine primero adquirirlo? El Jefe Soberano de la Luz se mostró extremadamente feliz, debido a que ya había comenzado a ver el diamante abrojo rojo como suyo. Ahora que había sido capturado, por supuesto que estaba furioso. Y dado que ya había recorrido una distancia tan grande en el espacio caótico, estaba aún más furioso.
“Linley, tú...” El Jefe Soberano de la Luz estaba a punto de decir algo.

“Jefe Soberano.” Linley en realidad interrumpió al Jefe Soberano de la Luz y preguntó con curiosidad: “Este es un plano material. ¿Puede ser que está planeando bloquearme aquí, con su pequeño y débil clon de proyección planar?”
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios