CD Libro 20 Capítulo 44

00:42

Traductor: Radak
Corrector: Radak

Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo
Libro 20, Acertijo de la Corona - Capítulo 44, ¿Hacia Dónde?
Los otros ocho Paragons se miraron el uno al otro. Luego, por acuerdo tácito, se alejaron un poco, mirando divertidamente cómo se desenvolvía esto.
“¿Por qué el Jefe Soberano de la Luz envió un clon de proyección aquí?” Dunnington envió a los otros Paragons.
“Probablemente no esté dispuesto a aceptar los resultados.” Nanessa envió a los demás.
“Después de adquirir el diamante abrojo rojo, el Jefe Soberano de la Luz entró al espacio caótico y había estado apresurándose aquí todo este tiempo. Probablemente esté completamente irritado en este momento.” Clementine respondió con una sonrisa.
A pesar que en la superficie, los Paragons se comportaban con cortesía, en sus corazones, todavía se sentían desdeñosos con algunos Soberanos.
Los Paragons se han convertido en Paragons a través de la habilidad.
¿Soberanos? La suerte era lo que importaba al poder adquirir una chispa de Soberano. Como los Paragons lo vieron, la mayoría de los Soberanos nacieron antes en el universo y fueron un poco más afortunados.
“Todos, ¿creen que Linley pisoteará el clon de proyección del Jefe Soberano de la Luz?” El Paragon de Agua, el hombre de rostro regordete, envió mentalmente.
“No lo creo. A pesar que este es solo un clon de proyección, es el clon de proyección del Jefe Soberano. Si Linley hiciera algo, no le estaría dando cara al Jefe Soberano. Terminar en desacuerdo con un Jefe Soberano no es bueno.” El Paragón de Fuego, Ballmer, envió de regreso.
El cuerpo Soberano del Jefe Soberano de la Luz no era capaz de ingresar al Plano Okerlund. Este era solo un clon de proyección planar. Los clones de proyección planar contenían solo la mera esencia de la mente del Soberano. Los clones de proyección simplemente fueron creados con esa esencia, con poder tomado prestado del Soberano.
¡Los clones de proyección planar entendían los profundos misterios, pero no poseían el poder de la Voluntad!
“A pesar que este es el clon de proyección del Jefe Soberano, el clon de proyección no tiene el poder de la Voluntad. En términos de poder, está justo a la par de un Lord Prefecto ordinario.” Linley no se sintió preocupado en absoluto por este ‘Jefe Soberano de la Luz’ ante él. Este era solo un clon de proyección planar; No era rival para un Paragon, y mucho menos para Linley.
El enorme clon de proyección planar miró fríamente a Linley.
“Clementine, ¿cómo es que este diamante abrojo rojo terminó siendo tomado por Linley?” El clon de proyección planar miró a Clementine.
Clementine inmediatamente rio agriamente. “Jefe Soberano, no tiene idea de a qué nivel ha llegado el poder de Linley. Él no es solo un Dios Altivo Paragon; Su cuerpo está definitivamente en el nivel de Hemmers y Beirut, comparable a un artefacto Soberano. Sus ataques materiales son diez veces más poderosos que los míos; Tal vez incluso cien. ¡No había nada que pudiera hacer!”
“¿Cómo puede ser eso?” El Jefe Soberano de la Luz miró hacia Linley con asombro.
En la historia registrada, ni un solo experto supremo cuyo cuerpo era comparable a un artefacto Soberano fue capaz de convertirse en un Paragon.
“Esto es verdad.” El Paragón de Fuego, Ballmer, rio. “Nosotros personalmente lo presenciamos. Y no solo eso; En términos de velocidad también, él nos supera ampliamente. Clementine ni siquiera pudo huir. No tenía otra opción... Tuvo que entregar el diamante abrojo rojo.”
El Jefe Soberano de la Luz miró a Linley.
“Jefe Soberano, me atrevo a preguntar, ¿puedo irme ahora?” Preguntó Linley.
“¿Quieres irte?” El Jefe Soberano de la Luz dejó escapar un bufido frío, pero desafortunadamente, este era solo un clon de proyección planar. El Jefe Soberano de la Luz solo podía hablar en este momento.
Bebe, al lado de Linley, habló irritado. “Jefe Soberano, la lucha por el diamante abrojo rojo en el plano material es asunto de nosotras las Deidades. Aquí en el plano material, luchamos por ello de manera justa, y el más fuerte terminó tomándolo. Mi jefe ahora lo sostiene, por lo que, naturalmente, pertenece a mi jefe. Jefe Soberano, ¿por qué ha enviado un clon de proyección planar aquí? ¿Quiere amenazar a mi jefe?”
Una mirada fea yacía en el rostro del Jefe Soberano de la Luz.
¡Él realmente estaba equivocado en este asunto!
Los otros ocho Paragons tenían Soberanos detrás de ellos. La lucha en el Plano Okerlund era una lucha para las Deidades; Los Soberanos no deberían interferir.
Si tuviera que intervenir y amenazar a Linley, ¿qué pasaría si los otros Soberanos hicieran lo mismo? ¿Cómo se suponía que actuarían los Paragons?
“Linley.” El Jefe Soberano de la Luz reprimió la ira en su corazón a medida que miraba a Linley. “Sé que Dunnington fue enviado por el Jefe Soberano de la Destrucción. Entonces, no debería ser lo mismo en tu caso. Tal vez el Soberano Capullo Rojo sea t​u respaldo. Qué tal esto. ¡Entrégame el diamante abrojo rojo! En cuanto al Soberano Capullo Rojo, hablaré con ella en tu nombre. Si me lo das, se puede decir que te debo un favor. ¿Qué dices?”
Si no pudiera usar tácticas duras, probaría las suaves.
“¿Un favor?” Linley estaba a punto de decir algo, pero de repente...
“Jaja, Augusta, tus métodos no son muy buenos.” Sonó una voz profunda y sonora, y una enorme oleada de energía una vez más descendió de los cielos. A diferencia de la energía de la luz, esta oleada de energía era completamente negra y parecía estar llena de un aura asesina. Era Poder de Soberano de tipo Destrucción. Y luego, se solidificó en una figura borrosa.
El Jefe Soberano de la Luz, viendo la situación, no pudo evitar fruncir el ceño.
“El Jefe Soberano de la Destrucción.” Linley reflexionó para sí mismo.
“Linley. Notifiqué al Jefe Soberano de la Destrucción.” Dunnington envió.
Linley también sabía que todos estos Paragons tenían métodos por los cuales podían comunicarse con los Soberanos que estaban detrás de ellos.
“Linley y yo estamos participando en negociaciones por libre albedrío. ¿Qué derecho tienes para detenernos?” Dijo el Jefe Soberano de la Luz.
“Jaja...” El Jefe Soberano de la Destrucción soltó una carcajada. “¿Cómo se puede llamar a esto ‘libre albedrío’? Lo estás oprimiendo con tu poder. Tú, el Jefe Soberano de la Luz, le estás pidiendo verbalmente a Linley que haga esto. ¿Pero si yo fuera a hacer lo mismo? Si el Jefe Soberano de la Vida, el Jefe Soberano de la Muerte, el Jefe Soberano de la Oscuridad, y los otros Jefes Soberano actuaran en este asunto? Dime, ¿cómo podría elegir Linley?”
El Jefe Soberano de la Luz no hizo otro sonido.
Su repentina manifestación de un clon de proyección había dado a otros una excusa para señalar el error en sus acciones.
En realidad, la razón por la que lo hizo fue debido a que creía que este objeto ya era suyo. Había recorrido una distancia tan larga en el espacio caótico y, sin embargo, de repente se dio cuenta de que su artículo había desaparecido. Naturalmente, el Jefe Soberano de la Luz había sido enfurecido y, en su enojo, permitió que descendiera un clon de proyección planar.
“Este ‘Jefe Soberano’ no es mucho mejor que una persona ordinaria.” Bebe envió mentalmente a Linley.
“Naturalmente. Un Jefe Soberano es solo una criatura viviente que, después de convertirse en Dios Altivo, tuvo la suerte de adquirir una chispa Soberana y luego fusionarse con ella, convirtiéndose así en Soberano. El hecho de que se fusionaron con chispas Soberanas no significa que sus temperamentos vayan a cambiar. Normalmente, estos Soberanos actúan altos y poderosos cuando se trata de Deidades como nosotros; Naturalmente, no pueden molestarse con nosotros. ¡Esta es una manera de mostrar su superioridad! Pero una vez que hay una lucha que involucra sus propios intereses, como esta lucha por los talismanes Overgod, sus naturalezas codiciosas o tiránicas se revelarán una vez más.” Linley respondió.
“Este Jefe Soberano de la Luz realmente es tiránico.” Bebe, después de haber conocido varias veces al Jefe Soberano de la Luz, no pudo evitar llegar a este juicio.
“El Jefe Soberano de la Luz es autoritario, pero siempre lo ha sido. Incluso el Patriarca Gislason me contó sobre esto.” Linley aún recordaba las palabras que Gislason le había dicho.
Gislason incluso sospechó que los cuatro ancestros del clan de las Cuatro Bestias Divinas habían sido asesinados por el Jefe Soberano de la Luz. También describió la naturaleza autoritaria del Jefe Soberano de la Luz.
A medida que Linley y Bebe charlaban espiritualmente, los Jefes Soberano de la Luz y la Destrucción también conversaban.
“Bien. Ninguno de nosotros forzará a Linley. Linley elegirá por sí mismo, a quien le quiere ofrecer el diamante abrojo rojo.” El Jefe Soberano de la Luz no pudo evitar mirar a Linley.
“Linley, puedes elegir por ti mismo a qué Soberano deseas ofrecerlo. No tienes que tomar ninguna actitud de ningún Soberano. ¡Después de todo, solo hay un solo diamante abrojo rojo, mientras que hay decenas de Soberanos!” El Jefe Soberano de la Destrucción miró hacia Linley.
El Jefe Soberano de la Luz miró a Linley, sus ojos contenían una señal silenciosa.
“Lo siento, Jefe Soberano de la Luz.” Linley sonrió.
El rostro del Jefe Soberano de la Luz cambió de inmediato.
“Hmph. No sabes lo que es bueno para ti.” El Jefe Soberano de la Luz le lanzó a Linley una mirada fría, y luego su clon de proyección planar desapareció de repente. El rostro de Linley, sin embargo, no cambió. Permaneció allí silenciosamente en el aire, y su rostro una vez más tenía una ligera sonrisa.
“Jaja, Linley, bien hecho.” El Jefe Soberano de la Destrucción rio fácilmente. “Puedes elegir a quién darle este diamante abrojo rojo. Naturalmente, dármelo sería bueno, pero no te forzaré.” Y entonces, el clon de proyección planar del Jefe Soberano de la Destrucción desapareció repentinamente también.
El mundo una vez más volvió a la normalidad.
Las olas del mar continuaron hinchándose hacia adelante, y los otros ocho Paragons volaron hacia ahí, riendo.
“Jaja, Jefe, El rostro del Jefe Soberano de la Luz en este momento fue tan divertido.” Bebe celebró.
“Ya ofendí al Jefe Soberano de la Luz una vez. Ahora, lo he ofendido nuevamente.” Linley suspiró sin poder hacer nada.
“Ese es el tipo de temperamento que tiene el Jefe Soberano de la Luz.” Clementine rio. A medida que hablaba, Clementine extendió su sentido divino para cerrar el área circundante. Claramente, no quería que los otros Dioses Altivos escucharan las palabras entre ellos.
“Hmph. Ese grupo de Soberanos. No te dejes engañar por esa actitud superior que siempre tienen. Cuando ocurre algo menor que les importa, o incluso algo que les cueste un poco de cara, se enfurecerán.” El Paragón de Fuego, Ballmer, rio disimuladamente. “En realidad, es comprensible. Son tan altos y elevados que si alguien los irritara, probablemente dejarían que su furia caiga sobre el ofensor.”
“Sin embargo, solo una minoría de Soberanos es tan malhumorada.” Dijo Dunnington con una sonrisa. “La mayoría de los Soberanos son sujetos decentes.”
“Hmph. Simplemente nacieron antes, poco después de que se formaron los planos. Fueron solo uno de los primeros lotes de Dioses Altivos, luego tuvieron la suerte de adquirir chispas Soberanas y fusionarse con ellas.” Dijo el Paragon de la Vida con calma. “En términos de profundas leyes, la gran mayoría de los Soberanos son inferiores a nosotros, ¡a pesar que disfrutan de grandes cantidades de energía de fe!”
“He visto bastantes Soberanos, pero el Jefe Soberano de la Luz sigue siendo el más dominante de todos.” Dijo Linley.
“Jaja, el Jefe Soberano de la Luz es legendario por su manera autoritaria. Incluso en los planos materiales, entre las diversas iglesias, las iglesias de la luz tienden hacia la hegemonía total. Sin embargo, el Jefe Soberano de la Luz es poderoso; ¡Está calificado para actuar de manera tan tiránica!” El Paragón de la Tierra, ese sujeto de cabello azul de cuatro metros de altura, rio.
“El Soberano Hueso de Roca de la Muerte, antes de la Guerra Planar anterior que ocurrió un sinnúmero de años antes, atacó personalmente a un par de expertos nivel comandante.”
Este grupo de Dioses Altivos Paragon conversó tranquilamente sobre los diversos Soberanos.
Este era un plano material; No había necesidad de temer que los Soberano lo descubrirían a través de sentido divino.
Después de conversar durante mucho tiempo, Linley aprendió bastantes cosas sobre los Soberanos. Cuanto más escuchaba, más claramente Linley sentía que los Soberano no eran nada especial; Ellos también sentían alegría, ira, dolor y diversión. Era muy parecido a cómo... Para los mortales, las Deidades eran criaturas que estaban muy por encima de ellos. Pero en el Reino Infernal, las Deidades se unían en grupos de bandidos y actuaban de maneras aún más egoístas y agresivas que en el mundo mortal.
Quizás…
Solo los cuatro Overgods que eran las personificaciones de los Edictos eran realmente carentes de emociones y sentimientos.
“Bien, todos. El asunto aquí en Plano Okerlund ha llegado a su fin. Me iré ahora.” El Paragon de Viento, Bayer, rio.
Después de esta discusión amistosa, todas las personas presentes se habían acercado mucho más.
“Salgamos juntos. Necesitamos irnos también.”
Dunnington y los otros Paragons estaban cerca también.
“Jefe, es hora de irse.” Dijo Bebe apresuradamente.
“Todos, pueden irse primero. Tengo algo de lo que encargarme.” Dijo de repente Linley.
Los ocho Paragons, a pesar de estar desconcertados, no dijeron nada. Se despidieron de Linley y luego los ocho comenzaron a volar hacia el continente Niebla Profunda.
“Jefe, ¿qué pasa?” Dijo Bebe.
Linley frunció el ceño a medida que enviaba con preocupación, “Bebe, cuando adquirí el diamante abrojo rojo, estaba demasiado emocionado. No pensé en las cosas en detalle. Pero ahora... Ahora que me he calmado, ¡me he dado cuenta de que no puedo regresar a las formaciones de teletransportación!”
“¿No puedes volver a través de las formaciones de teletransportación?” Bebe lo miró.
“Cierto. Las formaciones de teletransportación me llevarán a los Planos Divinos o Planos Superiores. Debes saber que todos los Soberano quieren adquirir el diamante abrojo rojo. En el Plano Okerlund, no pueden luchar conmigo en absoluto. Sin embargo, si me teletransportara a un Plano Divino o un Plano Superior, entonces tal vez encuentre... Que un Soberano estará ahí en la formación, ¡esperándome!” Linley rio agriamente.
Si, tan pronto como se teletransportara a algún lugar, inmediatamente viera a un Soberano...
Él estaría terminado. No habría posibilidad de escapar.
“Cada uno de los planos tiene un número variable de formaciones de teletransportación. El Reino Infernal tiene muchos, pero el Inframundo solo tiene dos ubicaciones de formación de teletransportación. Sin embargo, hay bastantes Soberanos en los Planos Superiores y los Planos Divinos. ¡Las posibilidades de que uno de ellos esté al acecho son bastante altas! Incluso si los Soberanos Menores no lo necesitan, se lo pueden dar a un Jefe Soberano para obtener un favor.” Linley se sintió bastante frustrado.
“Jefe, ¿a dónde deberíamos ir, entonces?” Bebe ahora sabía que la situación era, de hecho, terrible.
“Cierto. ¿A dónde iremos?” Linley se sentía completamente perdido.
Era cierto que los Siete Planos Divinos y los Cuatro Planos Superiores tenían muchos lugares de teletransportación, algunos de los cuales no tendrían Soberanos cerca. ¡Pero Linley no podía correr el riesgo! Si fracasaba, ni siquiera tendría la oportunidad de sentir arrepentimiento.
“He adquirido el diamante abrojo rojo, pero no sé cómo regresar al Plano Yulan.” Linley, rio amargamente.

“¿Puede ser que tengamos que correr el riesgo?” Murmuró Bebe.
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios