CD Libro 20 Capítulo 45

11:01

Traductor: Radak
Corrector: Radak

Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo
Libro 20, El Acertijo de la Corona - Capítulo 45 [Título al Final del Capítulo]
Muchos flujos de luz de colores fluían al azar, formando colectivamente la vasta e interminable región del espacio caótico.
¡Podría decirse que el espacio caótico era el lugar más peligroso de todos!
Incluso los artefactos divinos ordinarios que eran traídos dentro serían desgarrados por las aterradoras corrientes de energía caótica. Solo los expertos que tenían artefacto Soberano defensivos o Dioses Altivos Paragon podrían apenas mantenerse vivos frente a las repetidas colisiones de energía en el espacio caótico. Pero a pesar de ser así, los Dioses Altivos Paragon estarían completamente indefensos en el espacio caótico.
Las explosivas corrientes de energía colisionaban entre sí. Cuando uno estuviera atrapado dentro, la única opción era permitir que las corrientes de energía lo llevaran a donde ellas desearan.
Justo en este momento...
Un resplandor blanco y nebuloso cubría una gran figura y el área a su alrededor. Esta gran figura estaba vestida con una larga túnica blanca que estaba bordada con patrones dorados. Su largo cabello dorado ondeaba suelto de una manera llamativa. Él permaneció ahí en el centro de los vastos e interminables flujos de energía caótica. Las corrientes caóticas de color arcoíris colisionaban contra él, pero no fueron capaces de moverlo. Esta persona era el más grande experto entre los siete Soberanos de la Luz... El Jefe Soberano de la Luz.
Los ojos del Jefe Soberano de la Luz miraban fríamente en la distancia.
“El diamante abrojo rojo ya estaba en mis manos. No me imaginé que... “
Los ojos del Jefe Soberano de la Luz tenían una pizca de ira en ellos. “Sin embargo, incluso si esa mujer, el Soberano Capullo Rojo, es la que está detrás de él, cuando se mueva del Plano Okerlund al Reino Infernal, será teletransportado al azar a una de las formaciones de teletransportación. Quizás el diamante abrojo rojo caerá en manos de los otros Soberanos.
Inmediatamente envió la palabra a través de un clon que había dejado atrás en el Plano Divino de la Luz. “Derry, vigila a Linley. Mira por cuál formación de teletransportación viaja Linley y a qué plano va.”
“Sí, Jefe Soberano.”
A pesar que Clementine había llevado a un gran grupo de Dioses Altivos, en verdad, esos Dioses Altivos en realidad obedecían las órdenes de Derry, debido a que Derry era una de las dos personas que mantenían contacto con el Soberano. Aquellos Dioses Altivos inmediatamente extendieron sus sentidos divinos, fijándolos en Linley y Bebe, localizados sobre el océano.
Ellos estaban observando los movimientos de Linley.
Linley naturalmente usó su propio sentido divino para evitar que los otros Dioses Altivos lo rastrearan.
“¿Toma el riesgo? ¡De ninguna manera! Hay muchos Soberanos prestando atención a los talismanes Overgod. Me imagino que la gran mayoría de las formaciones de teletransportación tienen Soberanos cerca. A pesar que soy poderoso, ante un Soberano, no seré capaz de defenderme del todo.” Linley negó con la cabeza. “No puedo cometer ningún error cuando se trata del diamante abrojo rojo.”
“Entonces... ¿Qué deberíamos hacer?” Bebe estaba bastante irritado y molesto también.
Linley reflexionó por un tiempo, pero aún no pudo encontrar una opción completamente segura. A pesar que había Soberanos en el Reino Infernal que parecían estar en buenos términos con Linley, en realidad, eso fue solo una atención especial que le dieron a él, un menor. Si se trataba del diamante abrojo rojo... A pesar que el clon de proyección planar del Jefe Soberano de la Destrucción había hablado bastante bien, las cosas no necesariamente permanecerían así una vez que Linley regresara al Reino Infernal.
Después de todo, en el Plano Okerlund, su clon de proyección no podía hacerle nada a Linley, por lo que tratar de forzarlo no tenía sentido.
Pero una vez que llegara al Reino Infernal, ¿no querrían los Soberano tomar el talismán Overgod?
“Jefe, vamos a preguntarle a mi abuelo Beirut. Tal vez él tiene una forma.” Bebe sugirió de repente.
“Esa es nuestra única opción.” Linley asintió levemente.
El Plano Yulan. El Imperio Baruch. Castillo Sangre de Dragón.
En días recientes, Beirut había estado viviendo en el Castillo Sangre de Dragón de Linley, mientras que el clon divino de Linley a menudo hablaba con Beirut sobre el avance de los asuntos en el Plano Okerlund. A menudo pasaron tiempo juntos recientemente, causando que Linley y Beirut se sintieran aún más cercanos y más amigables entre ellos.
“¡Swoosh!”
Una figura destelló hacia adelante y llegó al jardín vacío. Era Linley. Dentro del jardín, Beirut estaba bromeando con dos niños pequeños del clan Baruch.
“Ustedes dos, jueguen ahí por el momento.” Dijo Linley a medida que reía con calma.
“Sí.” Los dos niños, al ver a Linley, ni siquiera se atrevieron a respirar demasiado alto. Ellos inmediatamente se fueron obedientemente.
Dentro del Castillo Sangre de Dragón, el estatus de Linley había llegado a un extremo hace mucho tiempo. En los corazones de los descendientes del clan Baruch, Linley era la persona exaltada más suprema y viva.
“¿Qué te tiene en tal apurado?” Beirut rio con calma.
Linley dijo impotente: “Lord Beirut, la situación en este momento es bastante sombría.”
“¿Ah?” Beirut frunció el ceño, mirando solemnemente hacia Linley.
“Esta es la situación. Ya adquirí el diamante abrojo rojo, pero estoy bastante frustrado acerca de cómo debería volver al Plano Yulan. Después de todo, el Okerlund solo tiene once formaciones de teletransportación que conducen a los Siete Planos Divinos y los Cuatro Planos Superiores. Hay muchos Soberanos... Me preocupa que la mayoría de las formaciones de teletransportación probablemente tengan Soberanos viéndolos. Una vez que yo aparezca, ellos probablemente vendrán a tomarlo.”
Beirut asintió levemente.
“Linley, ¿deseas conservar el diamante abrojo rojo para ti?” Dijo Beirut de repente.
“Sí.” Linley asintió.
Si Linley tenía que ofrecer el diamante abrojo rojo a un Jefe Soberano, por ejemplo, el Jefe Soberano de la Destrucción, podría teletransportarse al Reino Infernal. Probablemente es que los otros Soberanos del Reino Infernal no se atreverían a pelear por algo del Jefe Soberano. Si Linley mintiera y dijera que se lo dio al Jefe Soberano de la Destrucción y luego se trasladara para teletransportarse a otro lugar...
Esto no fue muy práctico.
En primer lugar, si mintiera y usara al Jefe Soberano de la Destrucción para engañar a otros, eso sería engañar al Jefe Soberano de la Destrucción.
En segundo lugar, si hubiera otros Soberano cerca, seguramente no solo observarían cuando Linley llegara, ¡sino que se teletransportarían de vuelta al Plano Yulan de inmediato! Lo más probable es que, tan pronto como Linley le dijera a los miembros del personal de teletransportación a dónde iba, sus mentiras serían descubiertas.
“Describe en detalle lo que sucedió en la pelea por el diamante abrojo rojo.” Dijo Beirut solemnemente.
“Bien. En aquel entonces, los ocho Paragons y yo llegamos a Ciudad Corazón de León. Todos estábamos tratando de adivinar el significado real de las palabras, ‘Ciudad Corazón de León’, y lo que quería decir...” Linley comenzó a describir en detalle todo, incluso cómo el Jefe Soberano había descendido un clon de proyección.
A medida que Beirut escuchaba, comenzó a fruncir el ceño.
“¿El Jefe Soberano de la Luz en realidad entró en un espacio caótico y estaba apresurándose hacia el Plano Okerlund?” Dijo Beirut sorprendido.
“Cierto. Clementine me lo dijo. Esta es precisamente la razón por la que el Jefe Soberano de la Luz estaba tan enojado, supongo.” Dijo Linley.
Beirut guardó silencio.
“Si vas a tomarlo para ti mismo... Entonces...” Beirut reflexionó cuidadosamente.
“¡Linley!” Dijo Beirut de repente. “Hagámoslo. Tu cuerpo original y Bebe permanecerán en el Plano Okerlund por el momento. Finge haber adquirido una revelación repentina y comienza a entrenar a puerta cerrada. Medita por diez días más o menos.”
“Lord Beirut, ¿está diciendo que...?” Linley estaba ligeramente aturdido, pero luego lo entendió. “¿Me está diciendo que haga tiempo? A medida que pasa el tiempo, ¿esos Soberanos ya no se quedarán en las formaciones de teletransportación? Pero eso no es necesariamente cierto; Si los Soberanos simplemente siguen adelante y comienzan a entrenar en el área alrededor de las formaciones de teletransportación, fácilmente podrían esperar diez millones de años.”
Los Soberanos estaban en posesión de vida eterna. ¿Qué era una espera de diez millones de años para ellos?
“Esa no es la razón.” Beirut rio con calma. “Un poco después, lo sabrás.”
“De acuerdo.” Linley todavía confiaba mucho en Beirut.
Solo que, Linley estaba perplejo... ¿Beirut le pidió que permaneciera en el Plano Okerlund por diez días? ¿Por qué?
Dentro del espacio caótico.
El Jefe Soberano de la Luz ya se había embarcado en el camino de regreso.
“Jefe Soberano, ese Linley y Bebe en realidad no tienen prisa por irse del Plano Okerlund. De repente comenzaron a entrenar, justo en el aire sobre el mar. Linley parece haber ganado algún tipo de revelación. Bebe está a su lado, haciendo guardia. “El personal de comunicaciones informó inmediatamente al Jefe Soberano de la Luz.
“¿Tuvo una revelación? Linley tiene varios clones divinos. Uno alcanzó el nivel Paragon, y los otros están ganando revelaciones también. Su talento es realmente formidable.” A pesar que el Jefe Soberano de la Luz no tenía ningún sentimiento positivo hacia Linley, todavía tenía que suspirar un tanto en su corazón.
Dada la velocidad del Jefe Soberano de la Luz, ese mismo día, regresó al Plano Divino de la Luz.
¡El undécimo día después de que Linley adquiriera el diamante abrojo rojo!
Dentro del Castillo Sangre de Dragón.
Linley estaba acompañando a su padre, Hogg, bebiendo y charlando. Justo en este momento, Beirut repentinamente se acercó desde una puerta cercana.
“¡Linley!” Dijo Beirut solemnemente.
“Padre. Iré a acompañar a Lord Beirut primero.” Dijo Linley. Hogg sabía que Linley y Beirut tenían algo importante que discutir, y por lo que sólo rio y se retiró.
“Sígueme.” Dijo Beirut con calma, luego voló fuera.
Linley lo siguió apresuradamente.
“Swoosh...” Beirut voló hacia adelante, con Linley siguiéndolo apresuradamente desde atrás.
“Muy rápido.” Linley se sorprendió de que casi no pudiera seguir el ritmo.
Los clones divinos de Linley se habían sometido a una mutación alma también, y sus cuerpos eran muy poderosos, y también en posesión de una fuerte Voluntad. Todos eran capaces de usar el poder divino fusionado también. La velocidad de sus clones divinos no era mucho más débil que la de su cuerpo original. Y sin embargo, ¡casi no pudo mantenerse a la par de Beirut!
En un abrir y cerrar de ojos, Linley y Beirut partieron de la región del continente Yulan y llegaron a la región del Mar del Sur.
Beirut se detuvo de repente, y Linley también.
“Lord Beirut, ¿usted...?” Dijo Linley, desconcertado.
“¿No dijiste que quieres saber una forma de regresar al Plano Yulan?” Los ojos de Beirut tenían una luz especial en ellos. Una sonrisa que no era una sonrisa se reprodujo en sus labios a medida que miraba a Linley.
Linley estaba completamente desconcertado.
“¡La forma es muy simple! Pasa a través del espacio caótico y regresa al continente Yulan.” Beirut rio con calma.
“¿Pasar a través del espacio caótico?” Linley estaba conmocionado. Según las leyendas, incluso los Paragons serían indefensos dentro del espacio caótico. “Lord Beirut, este... Espacio caótico es muy aterrador. Los Dioses Altivos Paragon que son conducidos dentro no pueden hacer nada más que dejarse llevar por las corrientes. A pesar que soy más fuerte que los Paragons, no necesariamente voy a poder soportar el espacio caótico.”
¡Linley no tenía mucha confianza!
“No te estoy pidiendo que vayas solo.” Dijo Beirut con una sonrisa, y luego abrió su mano en una palma.
¡Con un golpe de palma, abrió el aire!
“Rumble...” Las débiles paredes espaciales del Plano Yulan se rompieron, revelando de inmediato una gran rasgadura espacial.
Los planos materiales eran muy débiles. Al nivel de Linley, los expertos podrían simplemente usar su control sobre la esencia elemental para cortar una pequeña dimensión de bolsillo dentro de un plano material. Pero, por supuesto, esto era algo que solo podían lograr en un plano material. Si fuera el Reino Infernal o el Inframundo, no había forma de que esto pudiera hacerse.
Los Soberanos, sin embargo, podrían incluso crear su propio plano divino independiente a través de su aterrador control sobre la esencia elemental.
Los planos divinos independientes versus las dimensiones de bolsillo formadas a partir de planos materiales.
A partir de esto, uno podría contar la terrible diferencia de poder entre los Soberanos y las Deidades.
“Sígueme.” Beirut agarró a Linley, dio un paso adelante y luego lo arrojó a través de la grieta espacial.
“Esto... ¡Lord Beirut!” Linley estaba conmocionado.
Beirut lo agarró y lo tiró directamente del Plano Yulan hacia el espacio caótico.
Flujos multicolores de espacio caótico giraban en todas partes de una manera hermosa y llamativa. Pero Linley ahora estaba atrapado, y una oleada de energía caótica tras otra colisionó contra su cuerpo. Linley no se contuvo en absoluto, activando instantáneamente el poder divino fusionado dentro de su cuerpo para resistir la energía caótica.
“Crackle...” Una rasgadura espacial apareció cerca.
La energía caótica se estrelló contra Linley, queriendo llevarlo a la grieta espacial, pero Linley se resistió.
“La energía del espacio caótico realmente es aterradora. No es de extrañar que incluso los Dioses Altivos Paragon no puedan hacer nada. Sin embargo, apenas puedo moverme contra la corriente.” Linley descubrió que, con toda su fuerza, aún era capaz de resistir los flujos espaciales y seguir adelante. Linley sintió como si...
Era un niño pequeño que avanzaba a través de las rápidas aguas de un río.
“Linley, ¿cómo te sientes?” La voz de Beirut sonó.
Linley giró para mirar.
Beirut estaba de pie ahí con una ligera sonrisa dentro de las corrientes de energía caótica, sin prestarles ninguna atención.
“Lord Beirut, ¿usted...?” Linley estaba sorprendido.
Incluso los Paragons serían arrastrados por las caóticas corrientes de energía. Pero Beirut se quedó ahí, inmóvil.
“Jaja, si te mueves a esa velocidad lenta, incluso miles de años no serían suficientes para que puedas llegar desde el Plano Yulan al Plano Okerlund.” Beirut, al ver la velocidad de movimiento de Linley, no pudo evitar reír. A medida que hablaba, Beirut soltó una hebra de luz verde de su cuerpo, cubriendo a Linley dentro de ella.
“Es fácil perderse dentro del espacio caótico. Tu cuerpo original está en el Plano Okerlund, por lo que debes saber la dirección correcta. Guía el camino. Yo me encargaré de que llegues ahí.”

Beirut condujo a Linley hacia adelante. Bajo la protección de la luz verde, ellos se transformaron en un destello de relámpago verde y desaparecieron al instante.

El título era [¡El Verdadero Poder de Beirut!]
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios