CD Libro 20 Capítulo 46

11:02

Traductor: Radak
Corrector: Radak

Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo
Libro 20, El Acertijo de la Corona - Capítulo 46, ¿Beirut, Soberano?
Caóticas corrientes de energía se dispararon en todas las direcciones a gran velocidad. Linley, bajo la guía de Beirut, avanzó a gran velocidad.
Linley estaba completamente estupefacto. “¿Cómo puede ser esto? Poder moverse a una velocidad tan aterradora, incluso en un espacio caótico; Se puede decir que está ignorando por completo los caóticos flujos de energía. Beirut... ¿Su poder...?” Linley giró su cabeza para mirar a Beirut, que estaba a su lado. Sus ojos estaban llenos de incredulidad.
No había otras posibilidades.
Beirut definitivamente superó el nivel Deidad. Más allá del nivel Deidad, solo estaba... ¡El nivel Soberano!
“Lord Beirut, ¿usted es un Soberano?” Preguntó Linley.
“Jaja...” Beirut rio claramente, y no pudo evitar acariciar su barba negra. “Linley, soy capaz de volar casualmente a gran velocidad a través del espacio caótico, a una velocidad que es cien veces más rápida de lo que puedes volar en un plano material. Dígame tú. Si no soy Soberano, ¿qué soy?”
Linley estaba estupefacto.
¡Beirut estaba claramente admitiendo que era un Soberano!
“Soberano, pero, esto, ¿cómo puede ser esto?” Linley, por un momento, estaba completamente aturdido y confundido. “Lord Beirut, no hay forma de que un Soberano entre en un plano material. Los planos materiales son completamente incapaces de soportar el poder aterrador de la energía de un Soberano.”
En el Plano Okerlund, los Jefes Soberano de Destrucción y Luz solo habían podido manifestar sus clones de proyección planar.
“Jaja... Entre la Deidades, de hecho existe el dicho de que los Soberano no pueden entrar en planos materiales.” Beirut se acarició la barba y sonrió. “Sin embargo, para hablar con más precisión... ¡Los Soberanos foráneos no pueden ingresar a planos materiales!”
“¿Soberanos foráneos?” Linley frunció el ceño.
“Linley, ¿conoces el principio detrás de por qué los Soberanos no pueden ingresar a los planos materiales?” Beirut cambió a un tema diferente.
“¿Principio? ¿No es simplemente debido a que los Soberano poseen demasiada energía y los planos materiales no pueden resistirlos?” Dijo Linley.
“Linley, si fuera cierto que los Soberano poseen demasiada energía y los planos materiales son incapaces de resistirlos... Piensa en eso con cuidado. Si los Soberano contraen su energía y no dejan que se les escape, ¿cómo podría colapsar un plano material?” Beirut, rio.
“Eso es verdad.” Linley no entendió.
Si un Soberano fuera a contraer su energía y su aura, incluso si Linley estuviera delante de él, Linley no sentiría nada en absoluto.
Dado lo poderosas que eran sus habilidades para contraer sus auras, ¿por qué iban a provocar el colapso de un plano material?
“Por lo tanto, tus palabras anteriores no fueron completamente precisas.” Dijo Beirut con una risa tranquila.
Beirut dijo con un suspiro, “Me imagino que incluso si lo meditas hasta que te duela la cabeza, todavía no lo entenderás. ¡Déjame decirte, entonces! ¡Esto tiene que ver con el nacimiento del alma! ¡Cada día, un plano material dará a luz una nueva vida, y cada criatura viviente poseerá un alma! Por ejemplo, las criaturas vivientes del Plano Yulan tendrán almas que son compatibles con el Plano Yulan. ¡El Plano Yulan es su hogar!”
Linley no pudo evitar asentir.
Él sentía que también... Cuando regresó al Plano Yulan, a pesar que la esencia elemental en el Plano Yulan era mucho menos densa que en el Reino Infernal, Linley todavía se sentía muy cómodo. Simplemente se sintió diferente. Linley siempre había pensado que esto era solo un efecto psicológico, pero ahora, al parecer, era debido a que su alma había nacido en el Plano Yulan.
¡Tiene sentido!
Cuando los mortales morían, sus almas ingresaban al Inframundo y se convertían en no muertos. ¡Después de que un no muerto muriera, su alma se rompería y se disiparía!
Cuando las Deidades morían, ¡sus almas se harían añicos y se disiparían!
¡Dado que las almas podían disiparse, como es natural, las almas podrían nacer también!
¡Cuando cada niño nacía en un plano material, cuando nacía cada bestia mágica, todos ganarían almas! Estas almas naturalmente tendrían un vínculo especial con el plano del que provenían.
“Los Soberanos foráneos no pueden ingresar a planos materiales. Esto es debido a sus almas. Sus almas no nacieron de estos planos materiales, y cuando entran en uno, serán naturalmente rechazados por los planos materiales. La energía de los planos materiales y los Soberano se rechazarán naturalmente, pero debido a que las energías de los Soberano son demasiado poderosas, ¡causarán que el plano entero colapse!” Explicó Beirut en detalle.
Linley ahora lo entendió.
Era este rechazo mutuo que causaba el colapso del plano material.
“Si, sin embargo, el alma del Soberano nació en un plano material particular para empezar, ¡entonces el plano material sería como su hogar! Incluso después de convertirse en Soberano, el plano material no los rechazaría. Como no hay rechazo, los Soberanos podrían naturalmente entrar en este plano material.” Beirut rio.
“Lord Beirut, está diciendo que... ¿Si la tierra natal de un Soberano fuera un plano material en particular, entonces él podría regresar a ese plano material, sin poder entrar a ningún otro?” Dijo Linley.
“Correcto.” Beirut rio con calma. “De los innumerables planos materiales del universo, mi cuerpo Soberano solo puede entrar al Plano Yulan. En cuanto a los otros planos materiales, no puedo ingresar.”
Todo estaba ahora despejado.
“El Plano Yulan. ¡Nuestro hogar!” Linley dejó escapar un suspiro.
Él nació en el Plano Yulan, y su alma nació de ahí también. ¡El Plano Yulan era su hogar! No importaba el nivel poder que alcanzara, el Plano Yulan, su hogar, nunca lo rechazaría a él, su hijo.
“Lord Beirut, dado que usted es un Soberano, entonces, ¿por qué su cuerpo Soberano no ha entrado en los Planos Superiores y en cambio permanece en el Plano Yulan?” Dijo Linley, desconcertado. “Además, ¿por qué tu clon divino se convirtió en el Emisario del Soberano Risco Sangriento?”
“Hice que mi clon divino se convirtiera en un Emisario debido a que deseaba ayudar al clan de las Cuatro Bestias Divinas.” Beirut rio con calma. “En cuanto a la razón por la cual mi clon Soberano no ha ido al Reino Infernal u otro Plano Superior, y en cambio permanece escondido en nuestra patria, eso es debido a que... ¡Si mi clon Soberano abandonara nuestra patria, el Jefe Soberano de la Luz lo perseguiría y atacaría!”
“¿El Jefe Soberano de la Luz lo perseguiría y atacaría?” Linley estaba sorprendido.
Parecía como si Beirut se estuviera escondiendo de los enemigos, por lo que no se había ido.
El método de Beirut fue bastante efectivo. El Plano Yulan era el hogar de Beirut, pero no el hogar del Jefe Soberano de la Luz. Beirut podría esconderse allí sin emerger, pero los otros Soberanos no podrían entrar.
“¿Por qué querría matarlo el Jefe Soberano de la Luz?” Linley estaba muy desconcertado.
“Jaja... Por supuesto que quiere matarme. Su odio hacia mí es profundo. La única razón por la cual a mi clon divino se le permite permanecer a salvo en el Reino Infernal es debido a que logré persuadir al Jefe Soberano de la Destrucción para que me ayudara, después de pagar un precio tremendo.” Beirut rio en voz alta. “Olvídalo. Suficiente acerca de eso. Lo que importa ahora es recibir tu cuerpo original y regresar al Plano Yulan tan pronto como sea posible.”
Linley asintió.
Beirut conduciéndolo a través del espacio caótico era bastante peligroso también. Después de todo, como Beirut podía entrar en un espacio caótico, ¡también lo podía hacer el Jefe Soberano de la Luz!
“No es de extrañar que Lord Beirut me pidiera que esperara unos diez días más o menos. Probablemente quería hacer tiempo un poco más, para esperar que el Jefe Soberano de la Luz regrese al Plano Divino de la Luz.” Linley ahora entendía por completo por qué Beirut le había pedido que esperara diez días.
El cuerpo original de Linley estaba dentro del Plano Okerlund, mientras que sus clones divinos estaban con Beirut. A través de la conexión entre sus cuerpos, pudo ubicar fácilmente la dirección correcta, por lo que Beirut no realizó ningún giro incorrecto mientras que navegaba por las caóticas corrientes de esta región.
“Lord Beirut, ¿nos perseguirá y atacará el Jefe Soberano de la Luz?” Linley estaba bastante preocupado. Preocupado por Beirut.
“No te preocupes. ¿Cómo siquiera sabría que estamos en el espacio caótico?” Dijo Beirut con confianza. “Además, cuando entré al espacio caótico, extendí mi sentido divino. El alcance del sentido divino de un Soberano va mucho más allá de lo que puedas imaginar. Tan pronto como él entre en el rango de mi sentido divino, tendré mucho tiempo para prepararme.”
Linley asintió ligeramente.
El sentido divino de un Soberano podría extenderse fácilmente por todo el Reino Infernal o por todo el Inframundo. Además, eso claramente no era su límite. A partir de esto, uno podría imaginar la gran distancia que podría alcanzar. Y así, uno también podría imaginar qué tan poderosa era la Voluntad de un Soberano. Era incontables veces más poderosa que la Voluntad de un Paragon.
El Plano Okerlund.
“Rumble…”
Las olas del mar rodaban hacia adelante. Linley estaba sentado en la posición de meditación sobre el mar, con Bebe de pie a su lado.
Repentinamente…
Linley abrió sus ojos, revelando una débil sonrisa en su rostro. Envió mentalmente, “Bebe, preparémonos para entrar al espacio caótico.”
“¿Espacio caótico?” Bebe se sorprendió. “Jefe, ¿te estás preparando para regresar al Plano Yulan a través del espacio caótico?”
“Sí. Sin embargo, no a través de mis propios poderes.” Linley sonrió.
“Entonces, si no eres tú... ¿Quién? ¿Un Soberano? ¿Cuál Soberano está dispuesto a ayudarnos?” Bebe estaba muy desconcertado.
“Pronto lo sabrás.” Linley fue intencionalmente reservado.
A través de la conexión entre sus cuerpos, Linley podía sentir claramente que su clon divino y Beirut ya habían alcanzado el perímetro exterior del Plano Okerlund.
“¡Vámonos!” Linley agarró a Bebe con una mano, mientras que al mismo tiempo, cortó con su otra mano. Apareció una grieta espacial gigantesca que comenzó a tirar de los alrededores con una fuerza de atracción sorprendente, tragándose una gran cantidad de agua de mar, incluso debajo.
“Aquí vamos.” Linley dio un paso adelante y lideró a Bebe al espacio caótico. Inmediatamente después, la rasgadura espacial comenzó a recuperarse lentamente.
El aire sobre el mar una vez más se calmó.
“¿Linley entró en una grieta espacial? ¿Entraron en un espacio caótico?” Los dos grupos de Dioses Altivos que estaban vigilando a Linley fueron sorprendidos en gran medida.
No fueron solo las fuerzas del Plano Divino de la Luz las que estaban vigilando a Linley. También estaban las fuerzas del Reino Infernal, el Plano Divino de la Tierra, el Plano Divino del Viento... Cada lado había dejado bastantes Dioses Altivos atrás para vigilar los movimientos de Linley y Bebe. Pero el hecho de que habían elegido entrar en el espacio caótico hizo completamente estupefactos a los demás.
“¿Él entró al espacio caótico? ¿Autoexilio?” Aquellos Dioses Altivos estaban mudos.
“Probablemente tiene un Soberano que está ahí para darle la bienvenida.” Los Dioses Altivos pudieron suponer esto también. “Rápido, repórtalo al Soberano.”
Las diversas fuerzas, a través de sus clones divinos, informaron simultáneamente a sus Soberanos.
El Plano Divino de la Luz. En lo profundo del Mar Prisión Divina.
“¿Qué? ¿Él eligió entrar en los flujos del espacio caótico?” Los ojos del Jefe Soberano de la de Luz se llenaron de shock también. Pero un instante después, se recuperó, a continuación, rio con frialdad, “¡El Soberano detrás Linley ha ido definitivamente al espacio caótico para darle la bienvenida! ¿Quien podría ser? ¿Capullo Rojo? O es...” Un nombre apareció de repente en la mente del Jefe Soberano de la Luz.
“¿Beirut?” Un indicio de un deseo asesino apareció en los ojos del Jefe Soberano de la Luz.
“¡Es muy posiblemente Beirut!” El Jefe Soberano de la Luz no dudó en absoluto. La energía tembló de su cuerpo, y una grieta espacial apareció de repente frente a él. Con un solo paso, entró en el espacio caótico, y luego la brecha espacial desapareció.
El Espacio caótico. El Jefe Soberano de la Luz se movía como un rayo de luz, avanzando a una velocidad asombrosa.
“Beirut, espero que te muevas rápido. Si termino atrapándote... ¡Hmph!” El Jefe Soberano de la Luz, a pesar que no estaba seguro de que fuera Beirut, sintió que era razonable, dada la relación entre Linley y él. Beirut estaba escondido perpetuamente dentro del Plano Yulan; Esto había causado que el Jefe Soberano de la Luz se sintiera enfurecido hacía mucho tiempo hacia él.
¡No renunciaría ni a la más mínima posibilidad de matar a Beirut!
Los hermosos y cíclicos flujos de energía pasaron rápidamente a su lado. El cuerpo de Beirut emanaba constantemente esa luz verde, y cubría a Linley y a Bebe a medida que volaban a gran velocidad hacia el Plano Yulan.
“Abuelo Beirut, ¿estoy soñando?” Bebe miró a Beirut con incredulidad. “Abuelo, ¿eres en realidad un Soberano? Esto, esto es demasiado inconcebible.” Antes, había seguido a Linley al espacio caótico. ¡Al ver la llegada de Beirut, Bebe había estado completa y totalmente estupefacto!
“Abuelo Beirut, eres un Soberano. ¿Por qué siempre has escondido tu poder? ¿Por qué eres el Emisario del Soberano Risco Sangriento?” Bebe hizo preguntas continuamente.
“Bien, suficiente de esto por ahora. Tu abuelo Beirut se está moviendo actualmente a toda velocidad. Podemos hablar lentamente una vez que regresemos.” Dijo Linley apresuradamente. Linley entendió que incluso para Beirut, viajar a través del espacio caótico planteaba riesgos.
En el camino, sin embargo, Bebe habló sin detenerse. Claramente, él simplemente estaba demasiado agitado.
“Simplemente no puedo contenerlo.” Bebe apretó sus puños a medida que mostraba sus dientes en una sonrisa, claramente emocionado.
“Pronto. Por la cantidad de tiempo que hemos pasado en vuelo, deberíamos estar a más de la mitad de distancia. Solo espera un poco más.” Linley consoló.
“Jaja...” Beirut de repente, rio.
“¿Qué pasa?” Linley y Bebe miraron hacia Beirut.
“El Jefe Soberano de la Luz realmente vino. Ya lo descubrí.” Beirut rio alegremente.
“¿Todavía eres capaz de reír en voz alta?” Una voz profunda y retumbante resonó en la mente de Beirut. Era la voz del Jefe Soberano de la Luz.

“¿Por qué no puedo reír?” Beirut rio disimuladamente a medida que replicaba. “Sabía que si había alguna posibilidad de capturarme, tú, Augusta, definitivamente no te rendirías. Pero es bastante desafortunado; Tu velocidad es más rápida que la mía, pero la distancia que debes recorrer es mucho mayor. ¡No llegarás a tiempo!”
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios