CD Libro 20 Capítulo 48

11:59

Traductor: Radak
Corrector: Radak

Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo
Libro 20, El Acertijo de la Corona - Capítulo 48, Éxito
Dentro del espacio caótico una mancha verde y una mancha roja se formaron en el aire, mirándose el uno al otro.
“Tú eres...” Teresia miró cuidadosamente a Bluefire. “¿Ese chico afortunado?”
“¿Afortunado?” Bluefire sonrió, luego asintió. “Cierto.”
Bluefire miró cuidadosamente a Teresia. “A juzgar por tu aspecto, parece que no obtuviste ninguna ventaja en tu batalla con Beirut. Un Soberano Menor, que también es un Paragon, frente a los ataques definitivos de Beirut, al parecer no te fue tan bien.”
“¡Él, él está loco!” Cuando Teresia recordó su batalla anterior con Beirut, no pudo evitar sentirse enojado.
Beirut había lanzado un golpe de bastón tras otro, surgiendo como olas salvajes e interminables del mar.
Estaba como un loco, solo aterrizando golpe tras golpe salvajemente.
Teresia solo fue capaz de apenas prevenirse a sí mismo de perder.
“Beirut tiene una ventaja en términos de su arma Soberana también.” Dijo Teresia en silencio para sí mismo.
Los artefactos Soberano eran artefactos ordinarios que habían sido constantemente nutridos por la ‘Voluntad’ y el poder de un Soberano. Después de un largo período de tiempo, se convertirían en un artefacto Soberano.
Pero los artefactos que se crearon generalmente no tenían diferentes niveles de poder, a menos que la diferencia en los materiales originales para los artículos fuera muy diferente en calidad.
Por ejemplo, otros artefactos Soberano podrían estar hechos de minerales ordinarios, mientras que el de Beirut fue creado de la esencia de chispas divinas.
¡Por supuesto que habría una diferencia en estos dos artefactos Soberano!
Beirut, como una bestia divina ‘Rata Come Dioses’, tenía un cuerpo extremadamente poderoso. Eso, emparejado con su Voluntad de Soberano, hizo que sus ataques materiales fueran extremadamente terroríficos. Además, gracias a poseer la habilidad divina innata, ‘Come Dioses’, la defensa del alma de Beirut se había vuelto increíblemente aterradora también. A pesar que ambos eran Soberanos Menores... Incluso Teresia, alguien que también se había convertido en un Paragon en las Leyes, encontró difícil derrotar a Beirut.
“Los dones innatos de Beirut son increíbles; Es comparable a las antiguas Cuatro Bestias Divinas. ¿Y tú, entonces? ¿Crees que puedes detenerme?” Teresia estiró su mano, y esa gélida hoz apareció una vez más en su mano.
“¿Oh?” Bluefire sonrió ligeramente. Una lanza larga y ardiente apareció de repente en sus manos, y el filo de la punta de la lanza pareció hacer temblar el espacio caótico circundante.
“Comencemos, entonces...” Bluefire sonrió de repente. El brazo derecho que sostenía la larga lanza tembló de repente, causando que el espacio circundante a menos de cien metros comenzara a girar como un remolino...
Pero suficiente de la batalla entre Bluefire y Teresia por ahora. El grupo de tres de Beirut continuaba avanzando frenéticamente hacia el Plano Yulan a gran velocidad.
“Afortunadamente, Bluefire fue bastante rápido. A pesar que aún tengo que llevarlos a los dos, por su aspecto, el Jefe Soberano de la Luz no podrá alcanzarnos.” El sentido divino de Beirut le informaba sobre qué tan lejos estaba el Jefe Soberano de la Luz. Según la velocidad a la que viajaban los dos lados, fácilmente podría decir si el Jefe Soberano de la Luz podría alcanzarlo o no.
“Lord Beirut, ¿cómo se convirtió el Sr. Leylin en Soberano?” Linley estaba perplejo. “En aquel entonces, en el Campo de Batalla Planar, ¿no era el Sr. Leylin un Paragon?”
“Si el Sr. Leylin era un Soberano durante la Guerra Planar, cuando Magnus quería matar a mi jefe, ¿por qué no llegó antes?” Dijo Bebe, desconcertado.
“Bluefire es lo mismo que yo; Su clon Soberano no puede entrar en los otros Planos Divinos o Planos Superiores.” Dijo Beirut con un suspiro.
“El Bluefire que entró en el Campo de Batalla Planar era solo su cuerpo original y su clon divino de tierra. Su clon divino de fuego permaneció dentro del Plano Yulan.” Beirut rio a medida que explicó.
“¿Cuerpo original?” Entendió Linley al instante.
Bluefire debería haber tenido tres cuerpos también. Uno un cuerpo original nivel Santo, uno un clon divino tipo fuego y otro un clon divino tipo tierra. El clon divino tipo fuego de Bluefire se había convertido en un Soberano. Cuando su cuerpo original nivel Santo se unió con su clon divino tipo tierra, naturalmente poseyó el Reino Divino de un Dios Altivo. En cuanto a Poder de Soberano... Podría tomar prestado de su clon Soberano.
¿En cuanto a los profundos misterios de las Leyes? Su cuerpo original de nivel Santo entendería naturalmente las Leyes del Fuego.
En cuanto al poder de la Voluntad...
Al convertirse en Soberano, dado lo poderosa que era la Voluntad de su clon Soberano, a pesar que la Voluntad de sus otros clones sería mucho más débil, seguirían siendo comparables a la Voluntad de un Paragon.
“No es de extrañar.” Linley dejó escapar un suspiro.
“Abuelo Beirut, todavía no has explicado cómo el Sr. Leylin se convirtió en Soberano.”
“Esto...” Beirut dudó un momento, luego negó con la cabeza. “Esto es bastante complicado. No podré explicarlo todo en un breve período de tiempo. Una vez que regresemos al Plano Yulan, lo discutiré con ustedes en detalle... Bluefire y yo hemos forjado a Linley todo este tiempo. Teniendo en cuenta su fuerza actual, Linley, ya es hora.”[1]
Linley sintió una oleada de perplejidad. Sin embargo, como estaban huyendo, este no era el momento para conversar en detalle.
Ellos continuaron volando hacia adelante.
“Whooosh.” Flujos caóticos de energía volaban a todas partes, y el espacio se rompía y colapsaba constantemente.
El grupo de tres de Linley viajó a gran velocidad durante bastante tiempo. Se estaban acercando al Plano Yulan, y en este momento, una oleada de energía se acercaba desde atrás a gran velocidad.
“Linley. Bebe.” Esa voz gentil sonó conforme la figura se acercó a ellos.
“Sr. Leylin.” Linley y Bebe miraron hacia él. El recién llegado era Leylin ‘Bluefire’.
Bluefire era un Soberano, y también un Paragon. Los expertos de las Leyes de Fuego estaban especializados en velocidad... La velocidad de Bluefire era naturalmente algo más rápida que la de Beirut. Dado que Beirut también traía consigo a dos personas, la velocidad de Beirut se volvió aún más lenta. Tenía sentido que Bluefire pudiera alcanzarlo.
“Bluefire, ¿cómo estuvo Teresia? Molesto de tratar, ¿verdad?” Beirut rio a medida que hablaba.
“Por supuesto que un Paragon de Viento sería difícil de tratar.” Bluefire rio con calma. “Pero soy un Paragon Soberano también. No pude hacerle nada, pero tampoco pudo hacerme nada. Ahora que los dos estamos aquí, Teresia, naturalmente, no se atreverá a venir e invitar más sufrimiento sobre sí mismo.”
“Ustedes los Paragons son todos así, pero yo...” Beirut suspiró. “Realmente es difícil convertirse en un Paragon.”
“Realmente lo es.” Linley asintió también.
Para el mundo exterior, la historia era que él era un Paragon. Pero Linley, por supuesto, sabía que... Su poder no venía de ser un Paragon, sino de su mutación de alma.
“Jaja...” Beirut de repente rio. “El Plano Yulan está adelante. El Jefe Soberano de la Luz ha estado apresurándose hacia nosotros todo este tiempo por nada.” Beirut estaba bastante satisfecho. A medida que hablaban, los cuatro llegaron a las fronteras del plano distante y masivo.
Los ojos de Linley no pudieron evitar encenderse. Ellos volaron lejos del centro de ese flujo de espacio caótico y hacia los bordes del plano.
“El Plano Yulan. ¡Aquí estamos!” Linley se sintió extremadamente emocionado.
Después de llegar al Plano Yulan, finalmente podría convocar al Overgod. Además, su familia y amigos estaban en el Plano Yulan también...
“¡Jaja, Augusta! Ya hemos llegado. Has estado apresurándote sin detenerte y sin descanso, pero, por desgracia, al final, no has podido alcanzarnos.” Beirut, a medida que se acercaba a las fronteras planares, miraba a la distancia y hablaba a través de sentido divino. “Esta fue una oportunidad única para ti, pero no fuiste capaz de aprovecharla. Realmente eres inútil.”
A una buena distancia, en lo profundo del espacio caótico, el Jefe Soberano de la Luz, Augusta, simplemente estaba ahí, con una expresión fea en su rostro.
“Ese Teresia realmente es inútil.” Augusta se dijo para sí mismo.
Pero entendió que una vez que el segundo Soberano, ‘Bluefire’, hizo su aparición, era garantizado que no había forma de que Teresia fuera capaz de atar a Beirut.
“Beirut, no seas tan presumido. No importa cuán presumido seas, estás limitado al Plano Yulan. Si tienes alguna habilidad... ¿Por qué no dejas que tu clon Soberano venga al Plano Divino de la Luz o al Reino Infernal?” El Jefe Soberano de la Luz, Augusta, envió burlonamente. “¿Un tipo tan cobarde como una rata, en realidad se atreve a hablar tan descaradamente?”
Pero Beirut no estaba para nada enojado.
“¿Tan cobarde como una rata? ¡Para empezar, soy una Rata Come Dioses!” Respondió Beirut con una sonrisa. “A mí, una Rata Come Dioses, me encanta comer chispas divinas. Incluso me gustan las chispas Soberanas... Jaja... ¡Y lo siento mucho por lo que sucedió ese año! Jaja...” Beirut estaba completamente feliz consigo mismo.
Augusta, al oír estas palabras, tenía una apariencia incluso más fea en su rostro.
“Linley, Bebe, vámonos. Vámonos a casa.” Beirut rio en voz alta. “Dejen que Augusta se cocine lentamente en su enojo. Idealmente, morirá de eso.”
El sentido divino de Augusta se extendió; Naturalmente, pudo escuchar estas palabras. Él se puso incluso más furioso. Pero él y Beirut eran como fuego y agua para empezar; Incluso si Beirut hubiera hablado amablemente con él, Augusta no lo perdonaría. Por lo tanto, como Beirut, lo vio, podría también enfurecer Augusta un poco más.
“Oh, es hora de ir a casa.” Bebe gritó jubilosamente también.
Inmediatamente, Beirut, Bluefire, Linley y Bebe pasaron por el límite planar y regresaron al Plano Yulan.
En el aire sobre el vasto Mar del Sur del Plano Yulan. El grupo de cuatro de Beirut estaba jubilosamente volando por los cielos.
“Jaja, cuando pienso en la expresión de Augusta, siento un cosquilleo.” Beirut, rio, en voz alta.
“Finalmente estamos de regreso. Todo ha terminado.” Linley se sintió como si estuviera en un sueño. Todo era tan perfecto.
“Sr. Leylin, ese continente que usted creó está justo delante de nosotros.” Bebe señaló hacia un continente distante. Este continente había sido creado por Bluefire confiando en su clon divino de tierra. Después de haber sido modelado y esculpido por Bluefire, ahora era mucho más grande que incluso el continente Yulan.
Además, en el pasado, Beirut y Bluefire juntos movieron a decenas de millones de humanos, muchas bestias mágicas y muchos tipos de criaturas vivientes a este continente.
En los últimos tres mil años, este continente había florecido y alcanzó una población de miles de millones también.
“Lord Beirut, tengo que admitirle algo.” Dijo honestamente Linley.
“¿Eh?” Beirut miró hacia Linley.
“Tengo tres de los talismanes Overgod.” Linley no ocultó nada en absoluto. Linley todavía se sentía muy agradecido con Beirut. Además... Estaba a punto de prepararse para convocar al Overgod. No había forma de que fuera capaz de ocultar eso ahora.
“¿Tres?” Beirut y Bluefire estaban sorprendidos.
Bebe asintió y rio también. “Ese rumor que Molde había inventado en aquel entonces no era completamente falso. Las nueve perlas espirituales realmente habían caído en las manos de mi Jefe. En cuanto a la corona pentametal... Mi jefe tuvo la suerte de encontrarla durante la Guerra Planar.”
“Jaja... Los cielos nos están ayudando.” Beirut rio en voz alta.
“Jaja, maravilloso. Beirut, esto es absolutamente maravilloso.” Bluefire no pudo evitar reír a carcajadas también.
Linley y Bebe intercambiaron miradas.
¿Que esta pasando?
¿Solo debido a que adquirió tres talismanes Overgod, Beirut y Bluefire perderían la compostura de esta manera?
“Linley.” Los ojos de Beirut brillaban. Parecía un mendigo que estaba viendo una fortuna que valía billones. “Tienes tres talismanes. Estás a punto de convocar al Overgod, y cuando lo hagas, recuerda, debes solicitar un artefacto Overgod. En cuanto a qué tipo de artefacto Overgod... Quizás un artefacto Overgod defensivo o quizás un arma Overgod. Ambos estarían bien. ¡Tú eliges por ti mismo lo que quieres!”
“Cierto.” Bluefire le dijo apresuradamente a Linley también. “¡Elige un artefacto Overgod! Esta es una rara oportunidad.”
“Linley, eres realmente formidable, ser capaz de ocultar esto por tanto tiempo... Sí, lo has hecho muy bien. Has adquirido un artefacto Overgod. Tus acciones fueron completamente correctas. Jaja... Originalmente pensé que tendrías, como máximo, dos talismanes Overgod. ¿Quién hubiera pensado que tendrías tres?” Beirut claramente estaba muy emocionado.
“Un artefacto Overgod... Maravilloso.” Bluefire no pudo evitar suspirar.
Linley estaba bastante asombrado, pero luego dijo con una risa forzada: “Lord Beirut, Sr. Leylin, realmente debo disculparme. ¡No planeo pedir un artefacto Overgod!”
La risa de Beirut y Bluefire se detuvo. Las miradas en sus rostros se congelaron A medida que miraban a Linley con asombro.
“Linley, ¿qué acabas de decir?” Beirut estaba completamente aturdido.
El cercano Bebe dijo: “Abuelo Beirut, la razón por la que mi jefe arriesgó su vida para adquirir los talismanes Overgod fue debido a que... El jefe siempre ha querido una forma de devolverle la vida al abuelo Doehring. El abuelo Doehring es extremadamente importante para él.”
“¿Doehring Cowart?” Beirut no podía creerlo. Él frenéticamente instó, “Linley, sé sobre ti y Doehring Cowart, pero él ya está muerto. Su alma se disipó y se dispersó. Tal vez el Overgod de la Vida pueda traerlo de vuelta, pero... Él es solo un Santo. ¿Sacrificar una oportunidad tan preciosa por él? Esta es una misión Overgod. ¡Puedes adquirir un artefacto Overgod!” Beirut estaba extremadamente frenético.
“Linley. No puedes desperdiciar una oportunidad como esta. Una misión Overgod se emitirá una sola vez en incontables años. Incluso si hay una segunda, no necesariamente podrás completarla.” Bluefire dijo frenéticamente también.
Linley miró a Beirut y Bluefire, forzó una sonrisa y luego negó con la cabeza.
“Lo siento…”
Linley dejó escapar un suspiro. “Lord Beirut, es cierto que deseo entrenar hasta el pináculo del poder. Sin embargo, en mi corazón, el valor de un artefacto Overgod ni siquiera se puede comparar con el abuelo Doehring. Olvídense de un artefacto Overgod; Incluso si tuviera que renunciar a mi poder como un Alma Mutada, no lo dudaría. En mi corazón... El abuelo Doehring es tan importante como mis padres. ¡Él también es mi verdadero maestro!”
Familia, profesor, guía...
Esto era lo que Doehring Cowart era para Linley.
“Linley, no puedes actuar según el sentimiento. ¡Esta es una rara oportunidad! ¡Es un artefacto Overgod! Incluso un Jefe Soberano se volvería loco por semejante tesoro.” Dijo Beirut apresuradamente.
“Linley, no puedes renunciar a esta oportunidad.” Bluefire dijo frenéticamente también.
Linley negó con la cabeza obstinadamente, y luego dijo con arrepentimiento: “Lord Beirut, si no hubiera sido por el abuelo Doehring, probablemente sería un mortal ordinario. Tal vez ni siquiera podría restaurar mi clan. En cuanto al artefacto Overgod... Es precioso, pero no tengo otro deseo, aparte de que el abuelo Doehring vuelva a la vida. Espero que lo entienda, Lord Beirut.” Linley se inclinó solemnemente.
“Pero...” Bluefire no supo qué decir.
Bluefire y Beirut intercambiaron una mirada. Beirut solo dejó escapar un suspiro impotente. “Bien, Linley. Entiendo cómo te sientes. Tú fuiste el que completó esta misión Overgod. ¡No te forzaré! Toma tu propia decisión.”
“Mis disculpas.” Linley se inclinó una vez más.
Cuando estas palabras salieron, Beirut y Bluefire no pudieron evitar reír con amargura. ¡Claramente, Linley ya había decidido que elegiría salvar a Doehring Cowart!
“Overgod.” Linley respiró profundamente, luego comenzó a quitar los tres talismanes. Los Overgods eran las personificaciones de los Edictos, y dado que los innumerables planos operaban de acuerdo con los Edictos... Naturalmente, los Edictos eran omnipresentes. En otras palabras, los Overgods también eran omnipresentes.
Los planos materiales contenían a los Overgods. El espacio caótico contenía a los Overgods. Los Planos Superiores contenían a los Overgods. ¡Ellos eran verdaderamente omnipresentes!
Los Overgods no eran ni humanos ni vivos.
¡Eran los Edictos!
Por lo tanto, podrían aparecer en cualquier lugar. Una invocación a los Overgods podría ocurrir en cualquier lugar también.
“Espero que esto sea exitoso.” Linley murmuró en silencio para sí mismo. En su mente, la imagen del abuelo Doehring una vez más apareció en su mente, mientras que, al mismo tiempo, la corona pentametal, engarzada con las nueve perlas espirituales, apareció en las manos de Linley, junto con el diamante abrojo rojo. Los cercanos Beirut y Bluefire, al ver esto, no pudieron evitar reír con amargura.
La corona pentametal simplemente flotaba ahí. El diamante abrojo rojo flotaba ahí también.
“¡Swish!” El diamante abrojo rojo voló hacia el último engarce central restante en la corona pentametal. Emitió incontables rayos de luz verde, causando que incluso el sol pareciera oscurecerse temporalmente en comparación.
“Rumble...” El mundo comenzó a temblar.
Una figura borrosa lentamente comenzó a aparecer, y un aura aterradora comenzó a extenderse. La corona pentametal voló inmediatamente hacia la cabeza de esa figura borrosa. El aura era tan poderosa que incluso Beirut y Bluefire no pudieron evitar inclinarse. Los ojos de Linley se iluminaron. Él sabía quién era la persona que estaba frente a él.
“¡El Overgod de la Vida!”[2]


[1] Radak: Tu momento ha llegado XD
[2] Radak: Al terminar esta línea sentí la emoción de terminar el penúltimo volumen de Coiling Dragon.
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios