CD Libro 21 Capítulo 14

22:45

Traductor: Radak
Corrector: Radak

Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo
Libro 21, Apogeo - Capítulo 14, La Reunión de los Soberanos
“Este Diya es, de hecho, prudente.” Linley pensó para sí mismo.
En este momento, Beirut y Bluefire volaron hacia ahí desde muy lejos.” Beirut envió mentalmente, “Linley, ¿estabas frenando tu poder ahora?” Basándose en lo que Beirut y Bluefire sabían, dado el poder de Linley, matar a Diya debería ser bastante fácil. Después de todo, de los Siete Jefes Soberano Elementales, el Jefe Soberano de la Luz era el más fuerte.
Si ni siquiera podía matar a Diya, ¿cómo podría matar a Augusta?
“Justo ahora, no utilicé mi poder de Soberano fusionado.” Respondió Linley.
“De hecho.” Bluefire y Beirut dejaron escapar suspiros de alivio.
“Por ahora, es mejor ocultar tu poder. Imagino que después de que hayas matado a Teresia, los cuatro Jefes Soberano de los Edictos vendrán pronto. Esconde tu poder por ahora; Eso hará que sea más fácil fanfarronear más tarde.” Dijo Beirut.
Linley estaba planeando hacer precisamente esto.
“No quiero revelar mi poder y asustar a Augusta para que huya.” Linley miró a lo lejos. “Diya ya ha regresado al Plano Divino de Viento. Vayamos también.”
“Es hora de enfrentar a los Jefes Soberano.” Beirut y Bluefire también estuvieron de acuerdo.
Él había matado a un Soberano. Tenía que tener al menos una razón o una excusa para ello. Por lo menos, no podía violar el Pacto de Soberanos.
Si tenía una excusa, pero huyó después de cometer el asesinato, incluso si tuviera una razón para lo que hizo, probablemente es que los Jefes Soberano de los Cuatro Edictos se enojen. Ser perseguido y atacado por los cuatro poderosos Jefes Soberano de los Edictos sería desastroso. Incluso el actual Linley no estaba seguro de poder vencer a los cuatro.
“Whoooosh-”
Linley voló hacia las orillas del Plano Divino de Viento y luego rasgó una abertura. Linley, Beirut, y Bluefire, estos tres Soberanos, volaron a través de ella.
El Plano Divino de Viento era vasto e ilimitado. El grupo de tres de Linley retiró una forma de vida metálica y la transformó en un barco que flotaba sobre el mar. Los tres conversaron tranquilamente a bordo del barco, esperando en silencio la llegada de los Jefes Soberano.
“Linley en realidad se atreve a quedarse aquí.” El sentido divino de Diya había localizado a Linley, y en su corazón, sintió un rastro de ira. “Desde el punto de vista del tiempo, los cuatro Jefes Soberano de los Edictos ya deberían haber recibido la noticia. Dada la velocidad a la que viajan, en medio día más o menos, deberían llegar a mi Plano Divino de Viento.”
Diya actualmente tenía un estómago lleno de fuego.
En realidad, esto era comprensible. Primero que nada, él era el Jefe Soberano de Viento. Linley era un Soberano de Viento, y sin embargo era tan rebelde. La dignidad del Jefe Soberano de Viento había sido violada; Naturalmente, él estaba insatisfecho. En segundo lugar, ante sus propios ojos, e incluso a medida que gritaba, Linley había matado a Teresia. ¿Cómo podría Diya no estar descontento? Y tercero, él quería el artefacto Overgod, y aún no lo había adquirido. En cuarto lugar, el poder de Linley lo hizo sentirse amenazado.
¡Este cuarto punto es lo que le hizo sentir enemistad hacia Linley!
Solo…
A pesar de que sentía enemistad hacia Linley, a Linley no le importaba Diya en absoluto.
El Reino Infernal, de los Cuatro Planos Superiores. En lo profundo del Mar Caótico.
“Jefe Soberano de la Destrucción, ese nuevo Soberano ‘Linley’, Beirut y un Soberano de Fuego llegaron a nuestro Plano Divino de Viento. Linley persiguió y atacó a Teresia, todo el camino hasta el espacio caótico. Mató a Teresia y luego se fusionó con la chispa Soberana tipo viento. Linley ha violado completamente el Pacto que establecimos previamente.”
Una voz viajó a través de diez mil millones de kilómetros y entró directamente en las profundidades del Mar Caótico.
“¿Linley mató a Teresia? ¡Divertido, divertido!” Una figura vestida en luz negra salió disparada, saliendo instantáneamente de las profundidades del mar. “Ha pasado tanto tiempo desde que me encontré a esos tres. Es tiempo de que tengamos una buena conversación.”
La figura borrosa voló directamente hacia la formación de teletransportación más cercana.
El Plano Divino de la Luz. El aire sobre el Mar Prisión Divina.
“¡Swish!” Un rayo de luz blanca perforó instantáneamente los cielos, tan rápido que ni siquiera los Dioses Altivos podían verlo con claridad.
El deslumbrante cabello dorado de Augusta revoloteó, y un rastro de alegría se reflejó en sus ojos. “¡Jaja, realmente no esperaba que Beirut, Bluefire y Linley se atrevieran a abandonar el Plano Yulan e incluso se atrevieran a perseguir y atacar a Teresia! Esta es realmente una oportunidad otorgada a mí por los cielos.”
¡Augusta, al enterarse de las noticias, se apresuró al instante hacia la formación de teletransportación!
“Sin embargo, de acuerdo con esta noticia, Teresia en realidad fue asesinado. Este Linley... ¿Fue lo suficientemente fuerte como para matar a Teresia?” Augusta estaba bastante desconcertado.
Las noticias que habían llegado del Plano Divino de Viento no habían indicado que Linley estaba en posesión de un arma Overgod.
“¡Swoosh!”
Augusta se disparó hacia la distante formación de teletransportación.
“¿Linley se convirtió en un Soberano?”
“¿En realidad mató a un Soberano y se fusionó con su chispa?”
Los Soberanos que recibieron esta noticia fueron aturdidos, uno después del otro. Todos se apresuraron a moverse a toda velocidad hacia las formaciones de teletransportación, apresurándose hacia el Plano Divino de Viento.
Los que recibieron las noticias más temprano y que se movieron más rápido fueron naturalmente los cuatro Jefes Soberano de los Edictos. Luego llegaron los otros Jefes Soberano. Finalmente vinieron los diversos Soberanos.
Los Soberanos normalmente estaban bastante aburridos. Sus vidas largas y pausadas lo habían hecho de modo que tuvieran una cantidad ilimitada de tiempo para desperdiciar. ¿Qué un Soberano mate a otro Soberano y luego se fusione con la chispa Soberana? El efecto era similar a un asesinato que ocurría en un pequeño pueblo de mortales. Uno podría imaginar cuánta atención atrajo.
Todos los Soberanos que recibieron esta información, sin excepción, se apresuraron hacia el Plano Divino de Viento.
El Plano Divino de Viento. Una de las tres áreas de teletransportación - El pico de la Montaña Flujo de Viento.
“Rumble...” Un aura borrosa se iluminó.
Una figura borrosa surgió de la formación, muy naturalmente emanando un aura aterradora.
“¿Quien es este?”
Los soldados de los alrededores contuvieron su respiración, sintiendo la presión de esta aura. Todos miraron con sorpresa y terror a la figura borrosa dentro de la formación de teletransportación. Tan pronto como la luz de la formación de teletransporte desapareció, la figura borrosa de repente se elevó en los cielos, y en un abrir y cerrar de ojos, se movió tan rápido que incluso los soldados Dioses Altivo cercanos no pudieron ver lo que sucedió con claridad.
“Esto... ¡Era un Soberano! ¡Definitivamente un Soberano!”
“Una velocidad que incluso yo pude ver claramente... ¡Solo podría ser un Soberano!”
Todos gritaron sorprendidos.
En este momento, muy lejos, en el aire, había una hermosa joven doncella de cabello rojo encendido, cuyo cuerpo entero estaba cubierto por una túnica violeta. Ella estaba mirando hacia el Noreste. Ella rio, y dos lindos pequeños hoyuelos aparecieron en su rostro. “En unos cortos pocos miles de años... No esperaba que Linley no solo se convirtiera en Soberano, sino que incluso mataría a otro Soberano. Este pequeño sujeto... ¡divertido, divertido!”
“Desde el día en el que nació hasta ahora, probablemente hayan pasado menos de diez mil años. La tasa de mejora de este pequeño sujeto es verdaderamente milagrosa.” La hermosa doncella de cabello rojo sonrió a medida que hablaba para sí misma.
Dada la edad del Jefe Soberano de la Muerte, que ella se refiriera a Linley como un ‘pequeño sujeto’ era de hecho bastante razonable.
“¿Eh?” La hermosa doncella de cabello rojo giró para mirar. “¡Qué casualidad! Ella en realidad llegó a la misma formación de teletransportación que yo.”
“Apúrate un poco.” La bella doncella de cabello rojo envió mentalmente.
“No seas impaciente. Los otros dos no han llegado todavía.” Sonó una voz suave, y una luz verde jade apareció instantáneamente al lado de la hermosa mujer de cabello rojo. Era una hermosa mujer de mediana edad vestida con una larga túnica verde. Sus cejas tenían forma de media luna, mientras que sus ojos parecían brillar como las estrellas. Su sonrisa era más que suficiente para embriagar a cualquiera.
Lo extraño fue que ella no emitía ningún aura espiritual en absoluto. Su aura espiritual estaba completamente contraída. Uno podría imaginar cuán profundos eran sus logros con respecto al alma.
Ella era una de los cuatro Jefes Soberano de los Edictos, el Jefe Soberano de la Vida.
“Hermana Mayor.” El Jefe Soberano de la Vida sonrió y dijo: “Mucho tiempo sin verte.”
“Correcto, de hecho ha pasado mucho tiempo. La última vez que nos encontramos fue durante las Guerras Planar previas, hace un trillón de años. Cierto, Wawaya, déjame advertirte de antemano. Este asunto involucra a Linley... Yo personalmente vi crecer a este pequeño sujeto. A menos que sea necesario, no lo mates.” Dijo la bella doncella de cabello rojo.
“No te preocupes.” La sonrisa del Jefe Soberano de la Vida siempre era agraciada. “Sin embargo, si las acciones de Linley violaron por completo el Pacto, entonces tampoco hay nada que yo pueda hacer.”
“Cierto. No te pondré en una mala posición. Oye, esos dos han venido también, uno después del otro. Sin embargo, no llegaron a través de la misma formación que nosotras.” La hermosa doncella de cabello rojo miró a lo lejos. “Ven, vayamos primero.”
Inmediatamente, las dos mujeres de los cuatro Jefes Soberano de los Edictos volaron a alta velocidad hacia el grupo de tres de Linley.
Al descubrir que los cuatro Jefes Soberano de los Edictos habían ingresado al Plano Divino de Viento, el Jefe Soberano de Viento, Diya, naturalmente fue inmediatamente a recibirlos. En términos de poder, los cuatro Jefes Soberano de los Edictos superaron ampliamente a los Siete Jefes Soberano Elementales. En términos de estatus, los cuatro Jefes Soberano de los Edictos también estaban muy por encima de ellos. Cuando los otros siete Jefes Soberano se encontraban con los cuatro, todos saludarían.
De esto, uno podría decir qué tan alto era su estatus.
Diya miró a lo lejos a los cuatro rayos de luz que volaban hacia él e inmediatamente fue a saludarlos. “¡Saludos, Excelencias!”
De los cuatro recién llegados, dos eran mujeres. El Jefe Soberano de la Muerte, que parecía una hermosa doncella, en realidad era tan vieja como el propio Inframundo. Después de todo, ella era la primera criatura viviente del Inframundo. Por eso, el Jefe Soberano de la Vida se dirigía a ella como ‘Hermana Mayor’. Probablemente, entre los cuatro Jefes Soberano de los Edictos, solo el Jefe Soberano de la Destrucción era comparable al Jefe Soberano de la Muerte.
“Diya, ven con nosotros.” Un anciano de cabello blanco y túnica blanca rio con calma.
De los cuatro Jefes Soberano de los Edictos, el Jefe Soberano de la Vida y del Destino podían contraer completamente sus auras. Si uno cerraba sus ojos, sería completamente incapaz de sentir que estos dos estaban presentes.
“Sí.” Diya humildemente siguió detrás de los cuatro Jefes Soberano de los Edictos.
Sobre el mar. La forma de vida metálica, en forma de un barco, era extremadamente estable.
“Han llegado los cuatro Jefes Soberano de los Edictos.” Linley se levantó y miró a lo lejos. Beirut y Bluefire levantaron sus cabezas y también miraron hacia ahí.
“Los cuatro Jefes Soberano de los Edictos. ¿Fueron capaces de detectar tu sentido divino, Linley?” Preguntó Beirut.
“No deberían. Justo ahora, primero usé mi poder de Soberano fusionado para hacer una prueba; Los cuatro Jefes Soberano de los Edictos no reaccionaron en absoluto. Y luego, utilicé poder de Soberano tipo tierra; Solo entonces me notaron.” Linley envió de vuelta. A pesar que tenía una ventaja en sentido divino, Linley todavía era muy cauteloso con los cuatro Jefes Soberano de los Edictos.
Con respecto al poder, ni uno solo de los cuatro Jefes Soberano de los Edictos era débil.
“¡Ya vienen!” La mirada de Linley ya estaba concentrada en cinco figuras a lo lejos.
Una bella doncella de cabello rojo, un hombre sombrío vestido de negro, una bella mujer de mediana edad con túnica verde y un anciano de cabello blanco y túnica blanca.
Estos cuatro... ¡Eran los cuatro Jefes Soberano de los Edictos!
“El Jefe Soberano de la Vida y el Jefe Soberano del Destino... Sus auras están completamente retraídas, y no hay ni rastro de ellas. Parece como si ambos hubieran alcanzado el nivel Paragon en los profundos misterios de las Leyes.” Linley se sintió muy vigilante; El actual él probablemente aún no era rival para ellos. “El Jefe Soberano de la Muerte fue la primera criatura viviente que existió en el Inframundo; Su habilidad divina innata probablemente no sea más débil que la de Beirut. El Jefe Soberano de la Destrucción... A juzgar por la actitud que los otros tres Jefes Soberano tienen hacia él, probablemente no sea el más débil de los cuatro Jefes Soberano de los Edictos.”
El corazón de Linley estaba lleno de asombro.
Cada uno de estos cuatro Jefes Soberano de los Edictos era insondable.
“Saludos a ustedes, Jefes Soberano.” Beirut saludó de inmediato.
“Jefes Soberano.” Linley y Bluefire saludaron también.
Al enfrentar a los cuatro Jefes Soberano de los Edictos, incluso los Jefes Soberano de las Siete Leyes Elementales saludaría. En este momento, Linley no actuó con arrogancia y trató de ponerse al mismo nivel que los cuatro Jefes Soberano de los Edictos.
“Linley, nos volvemos a ver.” La bella doncella de cabello rojo rio a medida que miraba a Linley. “La primera vez que nos encontramos en la Montaña Abisal, apenas habías alcanzado el nivel comandante. La segunda vez que nos vimos, ya te habías convertido en un Paragon. Esta tercera vez, te has convertido en un Soberano.”
“Linley debería haber entrenado por menos de diez mil años por ahora.” El anciano de cabello blanco y túnica blanca de los cuatro sonrió conforme su mirada se posaba en Linley. Él se veía muy amable. “¡Verdaderamente eres excelente!”
Linley no había esperado que tan pronto como se topara con los cuatro, dos de los Jefes Soberano de los Edictos le mostraran favor. Esto hizo que el Jefe Soberano de Viento, Diya, sintiera preocupación e ira en su corazón.
“Jefes Soberano, este Linley mató a Teresia...” Diya apresuradamente.
La hermosa doncella de cabello rojo sonrió ligeramente. “Cada vez se acercan más Soberanos. Esperemos a que lleguen todos antes de que hablemos.”
Justo en este momento...
¡Los otros Soberanos llegaron!
Primero vinieron los Soberanos de Viento, luego los diversos Jefes Soberano de los otros elementos como Augusta. Luego vinieron algunos otros Soberanos también. Transcurrió menos de una hora entre la primera y la última llegada, y durante este período de tiempo, llegaron más de sesenta Soberanos. Debe entenderse que para empezar solo había 77 Soberanos; O, para ser precisos, clones de Soberano. Por ejemplo, Linley tenía tres clones Soberanos por sí mismo.
Aparte de algunos Soberanos que se encontraban en planos materiales o dentro de sus propios planos divinos, todos los Soberanos que habían recibido la noticia habían llegado.
“Tantos Soberanos. En el pasado, nunca había visto tantos Soberanos reunidos.” Beirut envió una risa, y Linley miró a su alrededor también.

Los Soberanos estaban agrupados en grupos de dos o tres, ya sea flotando en el aire o de pie sobre encima de botes.
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios