CD Libro 21 Capítulo 16

23:29

Traductor: Radak
Corrector: Radak

Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo
Libro 21, Apogeo - Capítulo 16, El Veredicto
“¿Augusta me está ayudando?” Sin importar cuán calmado estaba Linley, todavía estaba sorprendido.
Pero inmediatamente después, Linley entendió la razón. Él no pudo evitar reír fríamente para sí mismo. “¿Ayudando? Probablemente le preocupa que los cuatro Jefes Soberano de los Edictos me juzguen culpable y me maten. Para entonces, los cuatro Jefes Soberano de los Edictos decidirán qué hacer con mi artefacto Overgod. ¡Él no tendrá la oportunidad!”
Justo después de que Augusta habló...
“Jefes Soberano.” Sin embargo, otra persona, un Soberano de Fuego con el cabello alborotado, como la paja, habló. “En el Reino Infernal, es cierto que Teresia había causado problemas a Linley, tratando de obligar a Linley a entregar las nueve perlas espirituales y el decreto Overgod. Después, fue el Soberano Risco Sangriento, Boson, quien apareció para proteger a Linley. Puedo dar fe de esto también.”
Linley miró al Soberano de Fuego, perplejo. “Él es un Soberano Menor de Fuego. No tengo ninguna relación con él, y no está calificado para intentar apoderarse del artefacto Overgod. ¿Por qué me está ayudando también?”
Dos Soberano se habían pronunciado seguidamente. Los cuatro Jefes Soberano de los Edictos se miraron el uno al otro, participando en una discusión privada a través de sentido divino.
“Fui yo quien intervino. Naturalmente, también puedo ser testigo.” El Soberano Risco Sangriento, Boson, rio.
“Dado que ese es el caso...” El Jefe Soberano de la Vida estaba a punto de pronunciar el veredicto.
Pero justo en este momento...
“Su Excelencia, en aquel entonces, a pesar que Teresia podría haber ido muy lejos, él era un Soberano, mientras que Linley era simplemente un Dios Altivo.” El Soberano de Viento, Diya, dijo en una voz gélida y descontenta. “Incluso si un Soberano aplica un poco de fuerza a un Dios Altivo, ¿cuál es el problema? Además, Linley ni siquiera murió. ¿Qué, los Soberanos ahora tenemos que ser corteses con las Deidades? Si los ofendemos un poco, ¿estarán calificados para vengarse de nosotros?”
“Sin importar cuán erróneamente un Soberano trate a una Deidad, es natural y apropiado.” Diya habló con voz solemne.
Los Soberano se callaron.
Ellos tenían que admitir que esto también era razonable. A los ojos de los Soberanos, las Deidades no eran nada más que hormigas. Incluso si se rebajaban a matar a las Deidades, era solo un asunto del Soberano perdiendo cara; No había nadie que dijera que el Soberano estaba equivocado.
“Después de que Linley se convirtiera en Soberano, Teresia no lo ofendió más.” El Jefe Soberano de Viento, Diya, resopló con frialdad. “Dada la situación, Linley no tenía excusa para matar a Teresia.”
Diya entendió que sus posibilidades de adquirir el artefacto Overgod eran bajas.
Y entonces, ¡quería que Linley muriera de inmediato! ¡Morir en las manos de los cuatro Jefes Soberano de los Edictos sería bueno!
“Jaja...” Linley se puso de pie, mirando a Diya. Con una risa disimulada, dijo, “Diya, ¿qué tipo de lógica es esta? ¿Un Soberano matando a una Deidad nunca está mal? Este juicio tuyo solo es desde el punto de vista de Soberanos. ¿Pero desde el punto de vista de las Deidades? Si un alto y exaltado Soberano fuera a matarlas, ¿no sentirían odio ni resentimiento? No es que las Deidades se nieguen a vengarse; ¡Es que no tienen el poder de vengarse!”
“Hmph. Incluso las bestias salvajes con poca inteligencia, al borde de la muerte, morderán, ¡mucho menos las Deidades!”
Linley dijo solemnemente: “Las Deidades no tienen el poder de vengarse, por lo que morirán naturalmente con un corazón lleno de resentimiento. ¡Pero si tienen el poder de vengarse, definitivamente lo harán!”
“Además, el Pacto de los cuatro Jefes Soberano de los Edictos también mencionó la cuestión de si había enemistad entre las dos partes. Te pregunto, ¿hubo enemistad entre Teresia y yo o no?” Preguntó Linley.
Diya no pudo evitar callarse.
“Suficiente.” Sonó una voz antigua y cálida. El que habló fue el Jefe Soberano del Destino. “La lógica de Diya es defectuosa. Enemistad es enemistad. ¿Cómo se puede dividir la enemistad según el tiempo o el nivel? Cuando uno sufre humillación cuando uno es débil, ¿puede ser que después de que se vuelvan poderosos, no puedan vengarse? Este asunto llega a su fin aquí. Esta situación es bastante clara para mí. Considero que Linley no está violando el Pacto. ¡Inocente!”
Las palabras del Jefe Soberano del Destino lo hicieron de modo que los otros Soberanos ya no se atrevieran a discutir.
“Yo también lo veo como inocente. ¿Todos los demás?” El Jefe Soberano de la Vida sonrió a medida que miraba a su alrededor.
“¡Inocente!” El Jefe Soberano de la Luz, Augusta, rio.
“¡Inocente!” Habló un hombre de cabello negro y túnica negra.
“¡Inocente!”
………
De los once Jefes Soberano, aparte de Diya, ¡los otros diez vieron a Linley como inocente! En realidad, en términos generales, siempre y cuando los cuatro Jefes Soberano de los Edictos hubieran declarado que Linley no tenía culpa, eso era suficiente. Sin embargo, la cara todavía tenía que ser dada. Los cuatro Jefes Soberano de los Edictos todavía le darían a los otros Jefes Soberano la oportunidad de hablar.
Una risa clara sonó. Era el Jefe Soberano de la Muerte de túnica violeta. Barrió el área con su mirada y luego rio: “Como todos están de acuerdo, hemos llegado a una conclusión con respecto al caso de que Linley haya matado a Teresia. Linley no ha violado el Pacto de Soberanos. ¡No es culpable! Este asunto ha terminado. Todos pueden irse ahora.”
En este momento, Linley dejó escapar un suspiro de alivio.
“Linley. Esto fue más rápido de lo que pensé que sería. Hoy, los cuatro Jefes Soberano de los Edictos no te hicieron ningún problema, y aparte de Diya, los otros seis Jefes Soberano no fueron duros contigo tampoco. Casi no hubo voces de disidencia.” Beirut envió mentalmente. “Hay que agradecer a los cuatro Jefes Soberano de los Edictos por la facilidad con que se concluyó este asunto.”
“Entiendo.” Linley asintió.
En realidad, en un asunto como este, si uno fuera encontrado culpable o inocente dependía completamente de los cuatro Jefes Soberano de los Edictos. Hoy, estaba bastante claro que a pesar que los cuatro Jefes Soberano de los Edictos ocasionalmente hablaban en tonos severos, en realidad, eran parciales hacia Linley.
Este asunto llegó a su fin. Los más de sesenta Soberanos se dijeron adiós, luego se fueron solos o en pequeños grupos. Sin embargo, había algo bastante extraño; Ni uno solo de los once Jefes Soberano tenía prisa por irse.
Diya era el Jefe Soberano de Viento. Que él se quedara en el Plano Divino de Viento tenía sentido.
¿Pero por qué no se iban los otros Jefes Soberano?
“¿Me pregunto a dónde irá Linley? Tengo que seguirlo y ver qué portal de teletransportación atraviesa. Eso hará que sea más fácil seguirlo.” Augusta tenía este plan, pero en su corazón, todavía no se sentía seguro. “Sin embargo, los otros Jefes Soberano, incluyendo los cuatro Jefes Soberano de los Edictos, están en realidad todavía aquí. Ninguno de ellos tiene prisa por irse. ¿Puede ser que los cuatro Jefes Soberano de los Edictos también estén interesados ​​en tomar el artefacto Overgod?”
De los cuatro Jefes Soberano de los Edictos, el Jefe Soberano de la Vida, la Muerte y la Destrucción tenían armas materiales como sus artefactos Overgod. Solo el Jefe Soberano del Destino estaba en posesión de un artefacto Overgod protector de alma.
Sobre la cubierta del barco, el Soberano Capullo Rojo voló y luego dijo en voz baja a través de sentido divino, “Linley, Boson y yo nos iremos ahora. No podremos ayudar mucho quedándonos aquí. Pero, por lo que parece... Los Jefes Soberano se han quedado, muy probablemente debido a que la mayoría de ellos tienen deseos codiciosos sobre tu artefacto Overgod. Por lo tanto, debes tener cuidado.”
“Entiendo. Gracias.” Linley envió.
“¿Gracias por qué? No puedo ayudarte. Estos Jefes Soberano... Dado tu poder, podrás lidiar con la mayoría de ellos. ¡De los que debes tener cuidado son el Jefe Soberano de la Luz, el Jefe Soberano del Rayo y el Jefe Soberano del Destino! Los otros tres Jefes Soberano de los Edictos ya tienen armas Overgod, y no necesitan luchar por otro. Sin embargo, el Jefe Soberano del Destino rara vez lucha y rara vez ofende a los demás. Él podría no participar. Y por lo tanto, debes preocuparte más por los otros dos.”
“Entendido.” Linley reconoció esta lógica.
“Beirut, Bluefire, Linley, nos iremos ahora.” El Soberano Capullo Rojo y el Soberano Risco Sangriento se despidieron del grupo de Linley, luego se fueron.
Linley y los otros dos intercambiaron miradas.
“Linley, ¿qué elegirás hacer?” Le envió Beirut.
“¿Puedo posiblemente acobardarme en un momento como este?” Envió Linley. “Abuelo Beirut, Bluefire, vámonos hacia las formaciones de teletransportación ahora. Ustedes dos regresarán primero al Plano Yulan, solo para estar seguros. Después de matar a Augusta, los notificaré.”
Beirut y Bluefire intercambiaron una mirada, luego asintieron y estuvieron de acuerdo. Entendieron que al permanecer aquí, solo impactarían en Linley.
“Es lo mejor.” Sin embargo, Linley, tu verdadero poder realmente ha superado el de los Siete Jefes Soberano Elementales. Aun así, debes tener cuidado; Los cuatro Jefes Soberano de los Edictos son realmente muy poderosos. También se están quedando aquí, y me preocupa que algo pueda pasar. Por lo tanto, incluso si quieres atacar y matar a Augusta, debes ser precavido y alerta. Una vez que los cuatro Jefes Soberano de los Edictos parezcan tener el deseo de matarte, huye de inmediato.” Beirut envió.
Beirut y Bluefire no querían ver a Linley siendo asesinado por los cuatro Jefes Soberano de los Edictos.
Después de todo, Linley era el pilar de los tres Soberanos de Yulan.
“No se preocupe.” Linley rio. “Vayamos a la formación de teletransportación.”
El grupo de tres de Linley se dirigió inmediatamente hacia una de las formaciones de teletransportación.
“Linley está partiendo.” Los Jefes Soberano que se habían quedado ahí vacilaron solo un poco, y luego dos de ellos comenzaron a seguir al grupo de tres de Linley.
Augusta dudó intencionalmente por un tiempo más, luego voló hacia la formación de teletransportación también. “Dada la velocidad de vuelo del grupo de tres de Linley... Se mueven a menos de una décima parte de mi velocidad.” Augusta, A pesar que estaba confiado, no se atrevió a subestimar a los otros Jefes Soberano de las otras Leyes. Esos Jefes Soberano tenían sus propias técnicas supremas.
“De los Siete Jefes Soberano Elementales, en términos de velocidad, ¡soy el más rápido! Tendré una ventaja para apoderarme del artefacto Overgod.” El Jefe Soberano del Rayo giró para mirar a los cuatro Jefes Soberano de los Edictos. “De esos cuatro, tres tienen armas Overgod y no deberían intervenir. En cuanto al Jefe Soberano del Destino, dada su personalidad, probablemente no irá a luchar por un tesoro.”
El Jefe Soberano del Rayo también voló hacia ahí, siguiendo al grupo de Linley.
Los Jefes Soberano comenzaron a alejarse volando, e incluso el Jefe Soberano de Viento, Diya, comenzó a volar de regreso a su base.
¡Solo los cuatro Jefes Soberano de los Edictos se quedaron!
Los cuatro aún no se fueron. En este momento, los cuatro Jefes Soberano de los Edictos estaban conversando en privado a través de sentido divino entre ellos.
“Wodred, ¿estás tan confiado?” EL Jefe Soberano de la Muerte sonrió encantadoramente hacia el Jefe Soberano de la Destrucción.
“Orloff, ¿estás de acuerdo o no?” El Jefe Soberano de la Destrucción miraba al Jefe Soberano del Destino, de cabello blanco y túnica blanca. Y luego, el Jefe Soberano de la Destrucción dejó escapar una risa fría. “Si tienes miedo y no estás de acuerdo, olvídalo.”
“Jaja, si vas a hablar así, y teniendo en cuenta cuán buenas son las condiciones en las que estamos de acuerdo, ¿cómo no puedo aceptar?” El Jefe Soberano del Destino todavía tenía una sonrisa en su rostro.
“Excelente.” El Jefe Soberano de la Destrucción asintió ligeramente.
“Hermana mayor, parece que tendremos algo divertido para ver.” El Jefe Soberano de la Vida tenía una sonrisa en su rostro.
A medida que los cuatro Jefes Soberano de los Edictos estaban discutiendo este asunto, el grupo de tres de Linley ya había volado muy lejos, y estaban cerca de la formación de teletransportación en la Montaña Flujo de Viento.
“La Montaña Flujo de Viento está adelante. Abuelo Beirut, Bluefire, nos separaremos aquí.” Linley flotaba en el aire.
“Ten cuidado.” Beirut y Bluefire se sintieron nerviosos por Linley.
Y luego, Beirut y Bluefire volaron hacia la Montaña Flujo de Viento, teletransportándose a través de ella y regresando al Plano Yulan. Incluso si la batalla entrara en erupción, los dos no estaban calificados para interferir. Debido a que los únicos que lo estaban... Eran figuras de nivel Jefe Soberano.
“Hmph. Los seis me siguen.” Linley fácilmente vio a través de su sentido divino de que había seis Jefes Soberano siguiéndolo. “Afortunadamente, los cuatro Jefes Soberano de los Edictos no han llegado.” Linley dejó escapar un suspiro de alivio. A los únicos que temía era a los cuatro Jefes Soberano de los Edictos.
Momentos después…
El primero en llegar fue el Jefe Soberano del Rayo.
“Linley.” El Jefe Soberano del Rayo sonrió a medida que voló hacia ahí y saludó a Linley con calidez.
“Oh, usted vive a la reputación de ser el Jefe Soberano del Rayo. Su velocidad es muy rápida. Sin embargo, estoy ocupado, así que no lo molestaré por ahora.” Linley sonrió a medida que se alejaba, pasando al lado del Jefe Soberano del Rayo. El rostro del Jefe Soberano del Rayo cambió ligeramente.
Linley solo se alejó de él, volando directamente hacia la segunda figura que estaba volando hacia ahí, el Jefe Soberano de la Luz.
“Linley.” Augusta frunció el ceño. El hecho de que Linley se acercara voluntariamente a él despertó sus sospechas, pero luego lo comprendió. “Hmph. A quién le importa lo que quiere. El poder de Linley es solo promedio. Incluso si es un poco más poderoso de lo que esperaba, él no será una amenaza para mí.”
“Augusta.” Linley rio a medida que fue a darle la bienvenida.
“¿Hay algo que necesites, Linley?” Augusta todavía era bastante amistoso.
“Quiero agradecerte su ayuda ahora mismo, Augusta.” Linley sonrió.
“Hice lo que era correcto.” Augusta rio.
“Augusta, tengo algo importante que hacer en el Plano Divino de la Luz. Por entonces, probablemente necesite tu ayuda. ¿Me pregunto si estarías dispuesto a ayudarme, Augusta?” Dijo Linley con una sonrisa.
El corazón de Augusta se sacudió.
“¿Irá conmigo al Plano Divino de la Luz?” Augusta estaba completamente desconcertado. “¿Puede ser que Linley piense que el poco poder que tiene es suficiente para amenazarme? Hmph, tiene sentido. En su batalla contra Diya, ni siquiera usó su habilidad divina innata. Como Linley busca la muerte, no puede culparme.”
Augusta inmediatamente rio. “Jaja, por supuesto que puedo.”

“Entonces vayamos juntos.” Linley rio con calma.
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios