CD Libro 21 Capítulo 2

23:27

Traductor: Crimson
Corrector: Radak

Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo
Libro 21, Apogeo - Capítulo 2, El Décimo Octavo Piso de la Necrópolis de los Dioses
Los cielos sobre el Mar del Sur del Plano del Yulan. Beirut y los demás viajaban a alta velocidad.
“¿Yo convertirme en un Soberano?” Linley miraba fijamente hacia Beirut, más adelante.
Los eventos que ocurrieron en este breve día habían sido demasiado impresionantes. Linley se sintió un poco entumecido. Al principio había sido Beirut, mostrando su poder como Soberano. Entonces Bluefire también mostró el poder de un Soberano. Justo después se había encontrado con el Overlord de la Vida. Linley realmente se sentía como si estuviera en un sueño.
Y ahora, basado en lo que decía Beirut, parecía que iba a hacer que Linley se convirtiera en Soberano.
Linley se esforzó por calmarse. Solo entonces hablo. “Lord Beirut, ¿por qué usted me elige para esta preciosa oportunidad de convertirme en Soberano? Harry, Bebe y los demás… Usted debería elegirlos a ellos.” Linley habló sin rodeos. A decir verdad en términos de cercanía de las relaciones, Harry y sus hermanos eran los propios hijos de Beirut.
“¿Ellos?” Beirut giró para mirar a Linley, luego rio. “Les di una oportunidad, pero no fueron capaces de tomarla.”
“Abuelo, ¿qué quieres decir con ‘no pudieran tomarla’?”
El cercano Bluefire alzo una ceja carmesí, luego rio a medida que contemplaba la vasta e infinita agua de mar frente a ellos. “Bien, estamos a punto de llegar.”
“Esto es…” Linley extendió sus sentidos hacia delante. “Debería haber un portal interdimensional abajo. ¡Un corredor hacia la Necrópolis de los Dioses!” En el pasado Linley se había aventurado a través de la Necrópolis de los Dioses. En aquel entonces, Linley solo había sido un Santo. Después de experimentar innumerables tribulaciones, había adquirido chispas divinas. Esa vez, sin embargo, Linley se había detenido en el décimo primer piso.
“Adelante.” Beirut dijo con una sonrisa, luego voló directamente hacia abajo.
“Rumble…” Las aguas del mar anteriormente plácidas se elevaron instantáneamente, luego se separaron como una cortina en dos lados, revelando un túnel inconmensurablemente profundo.
Linley y Bebe siguieron apresuradamente a Beirut y Bluefire profundo dentro de las profundidades del mar.
En lo profundo del mar, todo estaba completamente en silencio. No había ningún rastro de luz. Algunos enormes monstruos marinos de aguas profundas nadaban lentamente. El grupo de cuatro de Linley llegó instantáneamente al fondo del mar, moviéndose tan rápido que muchas de las bestias mágicas de los mares profundos ni siquiera se dieron cuenta de ellos.
El fondo del lecho marino estaba lleno de todo tipo de plantas marinas al azar, así como de cadenas montañosas submarinas.
Los arrecifes de coral del fondo del mar se alzaron uno encima del otro, alcanzando alturas de hasta mil metros. A veces, también se hundían en trincheras profundas e insondables.
El grupo de cuatro de Linley cruzó el fondo del mar. Mientras avanzaba hacia delante, Beirut de repente giró y entró en una de las trincheras sin fondo junto a los arrecifes. El grupo de tres de Linley no tuvo más opción que seguirlo. Este túnel insondablemente profundo era como las entrañas de un gigante; Oscuro, frío e inconmensurable.
“Abuelo, ¿no íbamos a la Necrópolis de los Dioses? El portal interdimensional que conduce a la Necrópolis de los Dioses todavía está más adelante. ¿A dónde vamos?” Bebe preguntó mientras lo seguía.
“Necesito recuperar algo.” Beirut dijo con una sonrisa.[1]
Linley estaba lleno de preguntas, pero aún mantenía su silencio, continuando hacia adelante. Después de moverse aproximadamente diez mil metros más profundo, finalmente llegaron al fondo. El fondo de este profundo túnel era un espacio vacío que tenía una circunferencia de cientos de metros, pero lo extraño era que incluso el agua de mar se mantenía afuera.
“Abuelo, ¿qué es esto, exactamente?” Dijo Bebe, curioso.
El cercano Bluefire dejó escapar un suspiro. “Beirut preparaste esto en el pasado, pero parece que tus preparativos ya no tienen alguna utilidad.”
Beirut agitó su mano, y una poderosa oleada de aura verde salió de la palma de Beirut. Al instante se separó en diez millones de hebras de fina luz verde, penetrando en las paredes rocosas de esta profunda cueva. Las paredes bebieron con avidez la luz verde, y al instante, una gran cantidad de runas mágicas comenzaron a aparecer lentamente sobre las paredes.
“¿Esta es una formación mágica?” Linley frunció el ceño a medida que hablaba.
“Esta es una muy única formación mágica de sellado.” Bluefire rio a medida que hablaba. “En el pasado, Beirut tuvo que hacer un complot para adquirirla del Reino Infernal. Esta formación mágica de sellado fue alterada por Beirut. Si quieres activar esta formación mágica de sellado, debes tener el poder de un Soberano. De lo contrario, no hay forma de que puedas abrirla.”
“Lord Beirut.” Linley no entendía. “Esta formación mágica de sellado se construyó en el Plano Yulan. Pero otros Soberanos no pueden entrar al Plano del Yulan. ¿Por qué ser tan cauteloso?”
“Soló me estaba preparando contra todas las eventualidades.”
Beirut dejó escapar un suspiro. “Estaba preocupado de que algún día, el Jefe Soberano de la Luz me matara y también que me quitaran mis tesoros. Por lo tanto, nunca los llevé sobre mí. Más bien, los mantuve aquí en el Plano Yulan. Estaba preocupado de que el Jefe Soberano de la Luz enviara Dioses Altivos para que se apoderan de ello, y por lo tanto requiere de alguien que tenga el poder de un Soberano para poder romper esta formación mágica de sellado.”
“Si un día yo muriera, este tesoro entraría en custodia de Bluefire.” Dijo Beirut. El profundo túnel submarino ya se había vuelto más brillante, hasta el punto de ser deslumbrantemente brillante.
Repentinamente…
“¡Bang!”
Las cuatro paredes de la cueva y el piso temblaron de repente, y luego se transformaron por completo en polvo que fluía hacia abajo.
“¿La gran formación de sellado?” Linley ahora comprendía completamente. Beirut había utilizado esta gran formación para sellar por completo una capa de roca de un metro de espesor en esta cueva bajo el agua. Dadas las habilidades de Beirut para establecer esta gran formación, si los forasteros desearan romperla, tendrían que ser al menos tan fuertes como él.
Pero establecer esta formación definitivamente no fue una tarea sencilla.
“Lord Beirut, ¿por qué vino a romper esta gran formación de sellado hoy?” Dijo Linley, sin entender.
“Ya no tiene ningún propósito, así que bien podría romperla.” Beirut sonrió, luego agitó su mano. Una ráfaga de viento barrió hacia abajo, soplando toda la arena a un lado y revelando una caja negra que era del tamaño de una palma. Los ojos de Beirut se iluminaron, y estiró su mano para agarrar la caja negra.
Bluefire, al ver esto, rio también.
“Abuelo, ¿qué hay adentro?” Dijo Bebe, desconcertado.
“¿Adivina?” Beirut rio.
“¿Puede ser que sea que por este tesoro el Jefe Soberano de la Luz deseaba matarte, Abuelo? ¿Es este tesoro la chispa Soberana? ¿O es un tesoro que está al nivel de un talismán Overgod?” Supuso Bebe.
“Jaja, eres bastante inteligente. Bien, es tiempo de que vayamos a la Necrópolis de los Dioses.” Beirut rio.
Linley siguió detrás de Beirut, volando una vez más desde ese túnel profundo y hacia el portal interdimensional. El portal estaba ubicado encima de una enorme piedra negra que se encontraba en el centro de un profundo valle oceánico. Las extrañas ondulaciones espaciales podían verse y sentirse claramente por el grupo de Linley desde muy lejos.
“En marcha.” Beirut lo deseó y se abrió el portal interdimensional.
Los cuatro volaron dentro inmediatamente.
Volaron a través y al otro lado del portal, donde llegaron a un plano diferente.
"La Necrópolis de los Dioses.” Linley había venido aquí antes. Podía sentir el poder restrictivo de este plano, y no pudo evitar mirar confundido a Beirut. “Lord Beirut, este plano debería estar en un nivel mucho más alto que un plano material; ¿Cómo puede estar tan estrechamente conectado con el Pano del Yulan?” Linley había entrado en este lugar como un mero Santo.
Incluso uno de los Cinco Santos Primordiales del continente Yulan, como Fain, discípulo del Dios de la Guerra, había sido limitado a un sentido divino de solo diez metros.
“Este es un plano que fue creado por un Soberano.” Bluefire rio calmadamente. “Este es un llamado ‘plano divino’. Naturalmente, su poder restrictivo será mucho mayor que el de un plano material.”
“Sin embargo, en comparación con el Reino Infernal, el poder restrictivo es mucho menor.” Evaluó Linley.
El cercano Beirut rio. “Linley, al convertirse en Soberano, uno puede crear un plano. Según la leyenda, sin embargo, el Reino Infernal, el Inframundo, el Reino Celestial y el Reino de la Vida fueron creados por separado e individualmente por los cuatro Overgods. Por supuesto, su poder restrictivo es grande. En cuanto a los Siete Planos Divinos, fueron creados conjuntamente por los siete Soberanos de cada elemento. El Plano Divino de la Luz, por ejemplo, fue creado por el Jefe Soberano de la Luz y los otros seis Soberanos de la Luz trabajando en conjunto. Es más estable y poderoso que este plano mío también. Después de todo, este es un plano que yo, un Soberano Menor, he hecho por mí mismo.”
“En efecto.” Linley ya tenía una vaga sospecha de que tal vez fue Beirut quien creó este plano.
“¿Crear un plano divino? Wow, eso es increíble.” Bebe gritó con sorprendida alegría. “Pero abuelo, los Soberanos deberían poder entrar en este plano divino, ¿verdad? ¿No tienes miedo de que venga el Jefe Soberano de la Luz?”
“No te preocupes. Este plano divino está conectado al Plano Yulan. Si otro Soberano desea entrar en este plano mío, tan pronto como toquen las fronteras del mismo, yo, como creador del plano, lo sabré. Si viene el Jefe Soberano de la Luz, entraré instantáneamente en el Plano Yulan.” Beirut sonrió.
Linley secretamente suspiró en alabanza. “Lord Beirut es verdaderamente cauteloso.”
“La Necrópolis de los Dioses está más adelante.” Beirut señaló en la distancia.
Las aguas del mar profundo rodaban hacia adelante. Linley podía ver claramente que, más adelante, había una enorme necrópolis de punta afilada de casi veinte mil metros de altura y una circunferencia de diez mil metros. En la parte delantera de la necrópolis todavía estaba el enorme tallado de un dragón sin alas, un enorme dragón que yacía enroscado. Su aura era verdaderamente asombrosa.
Los otros tres lados tenían tallados de las otras tres bestias divinas.
La última vez, Linley no había entendido, pero esta vez, Linley entendió completamente. Linley apresuradamente pregunto frenéticamente. “Lord Beirut, de los cuatro tallados, este enorme dragón tallado es absolutamente idéntico al Fantasma del Dragón Azur que aparece cuando ejecuto mi habilidad divina innata. En cuanto a los otros tres tallados de bestias divinas, son idénticos a las otras tres esculturas de bestias divinas que vi en las Montañas Rito del Cielo del Reino Infernal. ¿Hay algo especial en este lugar?”
“Sí. Estos cuatro tallados son de las cuatro bestias divinas.” Beirut dijo con un suspiro.
“Síganme.” Beirut voló de inmediato hacia la parte superior de la Necrópolis de los Dioses.
Linley inmediatamente lo siguió. Esta Necrópolis de los Dioses tenía, en total, dieciocho pisos. Lógicamente hablando, uno debería tener que ingresar desde el primer piso, luego constantemente avanzar. Pero esta vez, Beirut en realidad lideró a Linley y los demás directamente a la punta de la Necrópolis de los Dioses, y en la parte superior de la pared, un túnel apareció de la nada.
Beirut y Bluefire dieron un paso adelante. A pesar que Linley y Bebe se sentían desconcertados, todavía siguieron desde atrás.
Este era un vasto espacio vacío al que ellos se habían movido. Todo el piso estaba formado por grandes piezas de azulejos de diez metros de largo. Este piso gigante de azulejos parecía extenderse hacia el infinito.
El suelo era azur.
El cielo era azur. Azur sin indicios de otros colores; Era muy claro y brillante.
Beirut, Linley y los demás aparecieron en el piso de azulejos.
“¿Esto es...? Linley miró alrededor, desconcertado. Lógicamente hablando, cada piso de la Necrópolis de los Dioses debería tener guardianes, pero este piso en realidad no tenía a nadie en absoluto.
“Esta es la parte superior de la Necrópolis de los Dioses. El décimo octavo piso.” Beirut sonrió.
Bebe dijo sorprendido, “Abuelo, ¿por qué no hay nadie aquí en el legendario décimo octavo piso? ¿No se supone que es el más aterradoramente peligroso?”
“¿Quién dijo que el décimo octavo piso es peligroso?" Beirut rio.[2]
“¿No se vuelve más y más peligroso, cuanto más arriba uno va?” Murmuró Bebe, sin comprender. “Oye, Jefe, ¿a dónde vas?” Bebe se dio cuenta de que Linley estaba avanzando.
Beirut, al ver la situación, rio. “Vámonos. Linley ya lo descubrió.”
Linley lo había descubierto. En el pasado, la primera vez que había llegado a la Necrópolis de los Dioses, sintió que algo dentro de los límites superiores de la Necrópolis de los Dioses lo llamaba. Pero, en ese momento, no tenía el poder para avanzar más arriba. Ahora, Linley descubrió que era este décimo octavo piso que lo llamaba, que lo atraía.
“Lord Beirut, este, este piso de azulejos... Debajo...” Linley giró para mirar a Beirut.
“Espera un momento.” Beirut rio a medida que caminaba hacia ahí, su mirada aterrizó en el piso de azulejos.
“Creaaaaak.” Innumerables baldosas de azulejo comenzaron a moverse de manera ordenada. Debajo del piso de azulejos, un enorme objeto comenzó a elevarse lentamente. Las baldosas de azulejos que simplemente habían servido como piso, en un abrir y cerrar de ojos, en realidad formaron una plataforma gigante, sobre la cual yacía el enorme cadáver de un Dragón Azur que tenía más de diez mil metros de largo. Esa aura cercana y familiar llamaba a Linley.
“El ancestro... ¿El Dragón Azur?” Aturdido, Linley miró fijamente con los ojos muy abiertos. Él inmediatamente fue capaz de reconocerlo.
Beirut se acercó, luego suspiró, “Cierto. Hay, en total, tres Necrópolis de los Dioses. Las otras dos solo se usan para almacenar los cadáveres de Deidades ordinarias, mientras que esta es la grande. Esta Necrópolis de los Dioses, en su décimo octavo piso, tiene el cadáver del Dragón Azur dentro de ella. En cuanto a los décimo octavos pisos de las otras tres direcciones, ellas almacenan los cadáveres del Ave Bermellón, el Tigre Blanco y la Tortuga Negra.”


[1] Crimson: Ya me agrado Beirut, por todo sonríe o se ríe. xD
[2] Crimson: Como tú eres demasiado OP como para sentir el peligro. ¬¬
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios