CD Libro 21 Capítulo 21

17:05

Traductor: Crimson
Corrector: Radak

Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo
Libro 21, Apogeo - Capítulo 21, Fuera de las Expectativas de Uno
“Augusta, ¿todavía quieres huir?” Linley recuperó el chispa Soberana, luego barrió a los cinco Jefes Soberano que se aproximaban con una mirada gélida antes de cargar directamente en ese agujero espacial, formado por el colapso del espacio circundante, persiguiendo a Augusta.
Ese salvaje agujero espacial devoró toda el agua de mar circundante a medida que constantemente se encogía.
A lo lejos, el Jefe Soberano de Viento, Diya y los demás miraban con terror en sus ojos.
“Ese... ¿Ese es Linley?” Dijo un hombre vestido de negro, aturdido.
“¿Rompió un artefacto Soberano de un solo golpe? Demasiado aterrador. Hurley es el Jefe Soberano del Rayo, y también tiene un clon Soberano de tierra. Pero justo ahora... Si hubiera sido un poco más lento... Habría perdido su vida.” El hermoso rostro del Jefe Soberano de Agua también estaba ahora pálida ceniza. Todos estos Jefes Soberano sintieron miedo. Si realmente hubieran ido a luchar con Linley por su artefacto Overgod, probablemente...
Sería difícil decir si alguno de los cinco sobreviviría.
“Diya, ¿te atreviste a mentirnos?” Los otros cuatro Jefes Soberano no pudieron evitar mirar fijamente al Jefe Soberano de Viento.
Los ojos de Diya también estaban llenos de sorpresa. Inmediatamente dijo: “Todos, ¿se han vuelto confundidos del terror? Cuando Linley luchó conmigo, el poder que reveló era comparable al mío. Si él fuera tan poderoso en aquel entonces, ¿estaría aún vivo? ¡Claramente, antes de esto, Linley estaba ocultando su verdadero poder!”
Los otros cuatro Jefes Soberano, al escuchar esto, rieron amargamente.
Ese golpe de espada de Linley realmente los había asustado. Incluso el Jefe Soberano del Rayo no fue capaz de bloquear una sola espada de Linley. ¿Cómo pudo hacerlo el Jefe Soberano de Viento, Diya? Esto no fue culpa de Diya. Si tenían que culpar a alguien, solo podrían culpar a Linley por esconder su poder.
“Whooooosh”
El viento del mar continuó aullando pavorosamente.
No había criaturas vivientes en un radio de cien mil kilómetros. ¡La corta batalla entre los tres expertos nivel Jefe Soberano había reducido el área a un páramo!
El Jefe Soberano del Rayo, Hurley, había huido del Plano Divino de la Luz hace mucho tiempo. En cuanto a Diya y al resto de los cinco, al ver las tierras yermas dejadas por esta batalla, sintieron como si las enormes rocas descansaran contra sus corazones. Linley había revelado repentinamente un poder muy aterrador... Era tan poderoso que los hacía entrar en pánico.
En este momento, solo tenían un pensamiento en mente:
“¿Cómo podría Linley ser tan poderoso?”
En el vacío del espacio caótico. Flujos multicolores de energía caótica volaban aleatoriamente.
¿Cómo podría Linley ser tan poderoso?
No fueron solo los cinco Jefes Soberano quienes estaban pensando esto; ¡También lo estaba el Jefe Soberano de la Luz, Augusta!
“Justo ahora, fui atrapado con la guardia abaja y no fui capaz de liberar todo mi poder. Pero... Él todavía no debería ser tan fuerte.” Augusta estaba completamente aterrorizad por la espada de Linley. Había sido como montañas colisionando contra él, causándole instantáneamente una pesada herida.
Augusta no pudo evitar mirar a Linley, que estaba detrás de él.
Con su largo cabello castaño ondeando, Linley miraba fríamente hacia el distante Augusta, su mirada tan afilada como una espada. Él blandía la Espada del Overgod de la Vida en su mano, y actualmente estaba atacando hacia Augusta a una velocidad asombrosa.
Linley era como uno de los titanes que había nacido después de la creación del universo. En este momento, ¡parecía completamente imparable!
“Después de la victoria en esta batalla, no tendré más remordimientos en mi vida.” El deseo de batalla de Linley estaba en su punto más alto.
Desde los días en el que era un joven en la Montaña Wushan, él había crecido, avanzando paso a paso hasta hoy, se encontraba en la cima de los Soberanos. En este viaje, su mayor pesar fue que no fue capaz de devolverle la vida al abuelo Doehring. Claramente, traer de vuelta al abuelo Doehring fue un sueño que nunca se pudo realizar. Linley ahora solo tenía un objetivo...
Matar a Augusta y traer libertad a su madre. Esto también era por el bien del abuelo Beirut y el clan de las Cuatro Bestias Divinas.
“Augusta... ¡Debe morir!”
La intención de batalla de Linley se disparó, y poder de Soberano dentro de su cuerpo hirvió.
“¡Boom!” ¡Como un rayo de luz, él instantáneamente atravesó los flujos de energía caótica y se dirigió directamente hacia Augusta!
La velocidad de huida de Augusta también era excepcionalmente rápida. Él giró para mirar y vio que la mirada de Linley estaba llena de una intención asesina. No pudo evitar sentirse sorprendido, y rápidamente envió mentalmente, “Linley, tu poder es más grande que el mío. Si hay algún problema, podemos hablarlo. ¿Por qué debemos luchar hasta la muerte?”
Linley simplemente se mantuvo en silencio, continuando su persecución a toda velocidad.
“Linley...” Augusta iba a decir algo, pero la velocidad de Linley hizo que ya hubiera llegado junto a Augusta.
“Hmph.”
Linley barrió con la Espada del Overgod de la Vida en su mano, y se disparó como un cometa ardiente hacia Augusta, llevando la misma aura aniquiladora del mundo que antes había aterrorizado a Augusta. Augusta ya no tuvo la oportunidad de hablar; Dejando escapar un gruñido profundo, la espada de luz en sus manos cortó en un maravilloso arco, golpeando contra la Espada del Overgod de la Vida de Linley.
“¡Clang!”
Un sonido bajo y estruendoso.
El espacio caótico a su alrededor se hizo añicos, y aparecieron innumerables rasgaduras espaciales. Augusta fue mandando a volar hacia atrás como un saco de arena, y vomitó sangre de su boca.
¡Leyes de la Tierra - Desintegrador de Mundos!
“¿Eh? ¿Él no murió?” Linley frunció el ceño.
El Desintegrador de Mundos era el ataque más poderoso de Linley de las Leyes de la Tierra. En términos de poder, ya era comparable a la técnica fusionada suprema ‘Intención de Espada’ que Linley había ideado.
“Lógicamente hablando, después de usar poder de Soberano fusionado, mi fuerza se multiplicó por cien. Él no debería haber sido capaz de bloquear.” Linley estaba un poco sorprendido por la fuerza de Augusta, y luego dejó escapar una risa tranquila. “Hmph. Pudo reprimir a los otros seis Jefes Soberano con fuerza. Este Augusta realmente es bastante formidable.”
A medida que pensaba esto, Linley cargó contra Augusta una vez más.
Dentro del vacío, solo los dos estaban presentes.
“Hmph.” Augusta se secó la sangre de la comisura de sus labios, luego giró para mirar a Linley cargando hacia él. Apretando sus dientes, le envió: “Linley, habla. ¿Qué necesitarás para terminar esta batalla entre nosotros? ¿Qué necesitas que esté de acuerdo? ¡Habla!”
“Oh.”
Linley le dio una mirada a Augusta, y luego dijo con calma: “¿Quieres que te dé mis condiciones? Mis condiciones son simples... Solo necesitas permitirme matar a tu clon Jefe Soberano. En cuanto a tus clones divinos, puedo perdonarlos.” Linley miró a Augusta en una manera evaluadora, esperando su respuesta.
Como esperaba...
El rostro de Augusta se hundió. “Linley, sinceramente deseo negociar contigo, pero que hables de esa manera...”
Tan pronto como sus palabras cayeron, Augusta se transformó en un rayo de luz, y la Espada del Overgod del Destino en sus manos, el ‘Sable de luz’, perforó hacia la cabeza de Linley a una velocidad asombrosa. “Crackle...” Donde pasaba la Espada de la luz, innumerables pequeñas fracturas aparecieron en los alrededores.
“Qué rápido.” Linley estaba muy sorprendido.
Linley dio un golpe con su espada; ¡Implosionador de Mundos!
Linley solo sintió una fuerza extremadamente poderosa atravesar la Espada del Overgod de la Vida en sus manos. Ese poder de colisión fue tan fuerte que Linley sintió que su mano se entumecía un poco. El poder de colisión se transmitió por todo su cuerpo, haciendo temblar todo su cuerpo, y no pudo evitar sentir una bocanada de sangre subir por su garganta.
“¡Ugh!”
Linley fue enviado a volar, y escupió una bocanada de sangre.
“¿Como puede ser? ¿Su poder de ataque de repente aumentó tanto?” Linley estaba completamente estupefacto.
“¡Swoosh!” Augusta de rostro frío lanzó otro golpe apuñalador hacia Linley.
Linley no tuvo tiempo de estar aturdido; El poder de Soberano verde tinta en su cuerpo surgió, y su cuerpo se movió hacia la izquierda, moviéndose instantáneamente a miles de kilómetros de distancia. Solo entonces Linley se dio cuenta de su orientación.
Linley miró fijamente al distante Augusta. Dijo en voz baja, “Augusta, parece que... ¡Siento como si acabara de conocerte!”
Augusta estaba empuñando ese Sable de luz en sus manos, y sus ojos estaban llenos de una intención asesina. Él soltó una carcajada. “¿Solo acabas de conocerme? Igualmente. Solo te estoy conociendo a ti también. Tú, que solo luchaste a un empate con Diya, en realidad eres casi cien veces más fuerte que Diya. Un Soberano Menor que es tan poderoso... “
“Augusta, los otros Jefes Soberano creen que tu única ventaja sobre ellos es que tienes un arma Overgod, y una que no es completamente compatible contigo. Como máximo, tu fuerza aumentaría diez veces. Pero, por lo que parece, eres mucho más poderoso que ellos.” Linley miró fijamente a Augusta.
Sólo ahora Linley comprendió que, sin lugar a dudas, Augusta era la figura número uno entre los Siete Jefes  Soberano Elementales.
En el pasado, Linley había pensado que Augusta estaba a la par del Jefe Soberano del Rayo, pero ahora, al parecer, la diferencia era enorme.
“Así que realmente había una razón por la que podía comportarse tan osadamente durante tantos años.” Linley pensó para sí mismo.
Augusta... Olvídense de los Soberanos. Incluso muchos comandantes lo vieron como un Soberano tiránico, arrogante y bárbaro. Augusta se preocupaba profundamente por su cara, y también tenía muchas mujeres. Uno podría imaginar cuántas tenía, solo por mirar cuántos hijos tenía. Y luego, uno podría considerar cuán dominantes y tiránicas eran sus Iglesias Radiants en los planos materiales.
Después de todo, las enseñanzas de la iglesia fueron establecidas por el mismo Augusta.
Para que esa persona tenga el puesto de Jefe Soberano de la Luz sin poder moverse en el curso de incontables años, e incluso pueda completar una misión Overgod y adquirir un artefacto Overgod... Naturalmente, Augusta tenía algunas verdaderas habilidades en las que confiar.
“En el transcurso de incontables años, aparte de esa época en la que me enfrenté a las Cuatro Bestias Divinas, cuando me vi obligado a revelar algo de mi verdadero poder, nunca ha habido nadie que pueda obligarme a ir con todo lo que tengo.” El Jefe Soberano de La Luz, Augusta, blandía su Sable de luz a medida que reía hacia Linley. “Tu poder es excelente y tu potencial es grandioso. Comparado conmigo, sin embargo, todavía hay algo de diferencia.”
Linley estaba ahora bastante aturdido. “Cierto. En el pasado, todos estábamos desconcertados sobre cómo Augusta podría haber resistido el ataque supremo combinado de los cuatro ancestros. De hecho, el verdadero poder de Augusta fue incluso más alto de lo que esperaba.”
“Hoy, o tú mueres o yo muero.” Dijo Linley con frialdad.
“Jaja, parece que uno de nosotros debe caer.” Augusta agarró su Sable de luz, su intención asesina se disparó por los aires.
Linley agarró su Espada del Overgod de la Vida, mirándolo fríamente.
Ahí, en el vacío, dos poderosos Soberanos estaban frente a frente, en medio de las caóticas corrientes de energía.
“Crackle...” Sonidos extremadamente pequeños, densos y crepitantes de huesos fueron emitidos desde el cuerpo de Linley. Una asombrosa y rápida transformación comenzó a invadir el cuerpo de Linley a medida que las escamas dracónicas jade tinta lo cubrían instantáneamente, y sobre las escamas dracónicas estaban esos ‘músculos’ que eran virtualmente indetectables a simple vista.
Los salvajes pinchos jade tinta sobresalían de la frente, los codos, las rodillas y la columna vertebral de Linley. Una cola dracónica surgió rápidamente por detrás, e incluso osciló un par de veces.
Augusta, al ver esto, no pudo evitar fruncir el ceño ligeramente.
“¡Tengo un presentimiento!” Linley miró fríamente con sus ojos dorados oscuros hacia su oponente. “Augusta, hoy... ¡Serás tú quien muera!”
Tan pronto como sus palabras cayeron, Linley con la Espada del Overgod de la Vida en su mano, pareció teletransportarse. Pasó instantáneamente a través de las decenas de kilómetros de distancia entre ellos, y la Espada del Overgod de la Vida verde jade salió disparada como un dragón divino esmeralda, intentando devorar a Augusta. Innumerables rayos de luz de espada jade tinta salieron como innumerables víboras venenosas, dando vueltas y chasqueando hacia Augusta.
Una sombra de espada translúcida se mezcló también a medida que se disparó hacia Augusta.
El ataque supremo de Linley, con las Leyes fusionadas... ¡Intención de Espada!
El espacio del vacío fue completamente destrozado por la energía de la espada jade tinta, hecha añicos como innumerables piezas diminutas.
“Él debería morir ahora.” Linley miró a su oponente.
De repente, dentro de la energía de la espada jade tinta, un rayo de luz blanca se elevó hacia el cielo.
“¿En realidad no murió?” Linley estaba secretamente sorprendido.
Esta técnica suya fue infundida con un ataque material y un componente de ataque tipo alma. Aun así, tiene sentido. Puesto que Augusta fue capaz de resistir incluso la combinación de la técnica suprema de las Cuatro Bestias Divinas, la defensa de su alma era claramente muy poderosa.
“Como no has muerto... Déjame darte otro.”
La luz jade tinta desapareció, y el cuerpo de Augusta fue revelado. El cuerpo de Augusta estaba cubierto de sangre, y su ropa, formada de energía, estaba completamente hecha jirones. Claramente, en esa situación anterior, ni siquiera fue capaz de mantener su ropa estable. Inmediatamente después, sin embargo, una luz blanca se arremolinó sobre su cuerpo, y sus heridas ensangrentadas desaparecieron, con sus ropas restauradas también.
“Qué ataque tan terrorífico. Incluso contenía un componente de ataque tipo alma.” Augusta estaba a punto de hacer una pausa para recuperarse.
Pero cuando desplegó su sentido divino, de repente descubrió que una figura jade tinta, terrorífica y salvaje, similar a un demonio ya había llegado frente a él, y una espada jade verde estaba perforando directo hacia su cabeza.
La energía de la espada se disparó dominantemente.
“No es bueno.” Augusta agitó su mano, enviando su Sable de luz para perforar directamente contra la punta de la Espada del Overgod de la Vida.
Pero justo en ese momento...

“¡Swish!” Golpeando como un martillo, la afilada punta de la cola draconiana de Linley, brillando con esa luz dorada, cortó en un arco desde atrás, apuñalando directamente hacia la cabeza de Augusta.
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios