CD Libro 21 Capítulo 22

17:26

Traductor: Radak
Corrector: Radak

Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo
Libro 21, Apogeo - Capítulo 22, Carta de la Victoria
Linley había adquirido las esencias de sangre de las Cuatro Bestias Divinas. A pesar que no había sido capaz de desarrollar la habilidad divina innata fusionada de los cuatro ancestros, había usado parte de la esencia de sangre del Dragón Azur para fortalecer aún más su cuerpo. Linley descubrió que... Su cuerpo era claramente muy poderoso. Incluso después de que utilizó una porción de la esencia de sangre del Dragón Azur, su cuerpo había alcanzado un cierto límite, más allá del cual no se fortaleció más significativamente.
Su cuerpo no era más débil que un artefacto Soberano, y la punta de su cola dracónica era de hecho superior.
Y así, ‘apuñalar’ con la cola que contenía las Leyes de la Tierra era algo que los artefactos Soberano definitivamente no podían soportar.
“Terrible.” El rostro de Augusta cambió. Necesitaba usar su arma Overgod para bloquear el arma Overgod de Linley, y así, en ese instante, su única reacción fue...
¡Para cubrirse con su brazo!
El brazo de Augusta se balanceó como un látigo suave en un movimiento de chasquido muy simple.
“¡Whap!” Su brazo se movió extremadamente rápido, y en el último momento, Augusta logró golpear la punta de la cola dracónica de Linley con la palma de su mano. ¡Pero bajo el control de Linley, la cola dracónica se retorció y perforó la palma de Augusta!
“¡Bang!”
Una capa de membrana blanca, como una armadura, cubría la palma de Augusta; Claramente, era su artefacto Soberano defensivo. Pero la perforación apuñalante del ataque de la cola dracónica de Linley causó que la sangre saliera a borbotones a medida que la afilada cola dracónica atravesó la palma de Augusta.
“¡Whoosh!” El cuerpo de Augusta repentinamente destelló hacia atrás a medida que esquivaba a un lado, moviéndose a decenas de kilómetros de distancia.
“¿Esa palma suya...?” Linley estaba sorprendido. “¿La fuerza física de Augusta es realmente tan poderosa también?”
Después de que su cola dracónica atravesara el artefacto Soberano defensivo, Linley había planeado atravesar la palma y seguir perforando la cabeza de Augusta. Pero quién podría haber imaginado que... La palma de Augusta también era extremadamente dura. Después de perforar el artefacto Soberano  defensivo  y la palma, el poder de la punta de la cola dracónica de Linley ya se había gastado.
“Augusta, sabía que tu alma es poderosa, ¿pero para que tu cuerpo también sea tan poderoso? Admirable.” La voz de Linley hizo eco en la mente de Augusta, y luego, sin dudar en absoluto, Linley cargó directamente hacia Augusta de nuevo.
“Linley, los dos deberíamos terminar aquí.” Augusta huyó, volando a alta velocidad.
Ahora que Augusta estaba yendo con todo lo que tenía, claramente se estaba moviendo mucho más rápido que antes.
Incluso Linley no era capaz de alcanzarlo de inmediato.
“Realmente no puedo alcanzarlo, incluso en mi Forma Dragón.” Linley estaba conmocionado.
El verdadero poder de Augusta era más de diez veces mayor de lo que Linley había anticipado.
Esto hizo que Linley y Augusta estuvieran a la par en poder.
A pesar de que Linley estaba Dracoformado, puesto que Augusta entrenaba en las Leyes de la Luz, se especializaba en velocidad. Cuando iba con todo lo que tenía, incluso Linley no era capaz de atraparlo por el momento.
“Espera.” El poderoso sentido divino de Linley podía percibir con claridad qué tan rápido se estaba moviendo Augusta. En la actualidad, la distancia entre él y Augusta continuaba disminuyendo lentamente. “A pesar que nuestras velocidades son comparables, no son idénticas. Más bien... Soy un poco más rápido que él.”
Esta diferencia de velocidad era bastante pequeña. Si uno no prestaba mucha atención, uno no lo notaría en absoluto.
Pero la distancia entre Linley y Augusta se reducía constantemente. Tarde o temprano, Linley lo atraparía.
“Linley, ¿por qué debes insistir en luchar conmigo hasta la muerte?” Le envió Augusta apresuradamente. “Maté a las Cuatro Bestias Divinas, pero viniste innumerables generaciones después de ellos. Me imagino que nunca los has visto, ni te sientes cercano a ellos; ¿Por qué debes hacer esto? Además, la razón por la que Beirut y yo nos enemistamos fue por que Beirut robó mis cuatro chispas Soberanas. ¡Él fue quien actuó en mi contra! Ahora puedo prometerte olvidarme del rencor entre mi persona y Beirut. ¿Qué dices? Si tienes alguna solicitud adicional, podemos analizarla también con sinceridad.”
Linley solo rio fríamente.
“Justo ahora, querías matarme, ¿pero después de que me Dracoformé y descubriste que no puedes matarme y quieres negociar?” Linley no le hizo caso.
“Linley, ¿insistes en hacer esto?” Augusta se estaba enojando. “¡Si lo malo se vuelve peor, iré al Reino Infernal y aniquilaré a tu clan de las Cuatro Bestias Divinas! Me imagino que tendré tiempo más que suficiente para cargar y hacer exactamente eso.”
A pesar que los dos estaban a solo unas docenas de kilómetros de distancia, lo cual era bastante cercano para los Soberanos, la diferencia de velocidad entre los dos era simplemente muy pequeña. Linley todavía necesitaba varios minutos para alcanzar a Augusta.
“¿El clan de las Cuatro Bestias Divinas? Augusta, el Reino Infernal tiene al Jefe Soberano de la Destrucción. Me imagino que sabes que el Jefe Soberano de la Destrucción tiene una relación especial con Beirut y conmigo, y en el pasado, tomó prestadas esencias de sangre de las Cuatro Bestias Divinas de nosotros. Además, también tomó prestados miembros de mi clan de las Cuatro Bestias Divinas. Siempre que le hable con sentido divino, confío en que definitivamente te detendrá.” Linley respondió.
Augusta casi se había vuelto loco de la persecución de Linley.
La distancia entre él y Linley continuaba disminuyendo, pero no había nada que él pudiera hacer.
“Linley, tu poder no es mucho más fuerte que el mío. La única ventaja que tienes es que tu cuerpo en Forma Dragón es comparable a un artefacto Soberano y puede usarse como arma Soberana. Pero si voy con todo lo que tengo, es difícil decir quién vivirá y quién morirá.” Augusta respondió. “¿Estás realmente dispuesto a luchar de esa manera?”
Después de su reciente colisión, Linley también lo sabía.
Él no era mucho más fuerte que su enemigo. En una batalla de vida o muerte como esta, sería difícil decir quién ganaría y quién perdería. Sin embargo, en términos de posibilidades, Linley debería tener un 80% de posibilidades, mientras que Augusta solo tenía un 20% de posibilidades.
“¡Estoy dispuesto!” Dijo Linley con calma.
“¡Estás loco!” El rostro de Augusta se volvió salvaje. “Entonces no me culpes por esto.”
A medida que hablaba, Augusta repentinamente cambió de dirección, volando hacia otra región a gran velocidad.
“¿Eh?” El rostro de Linley cambió.
Augusta ahora huía hacia la dirección del Reino Celestial. A pesar que los dos se encontraban a solo diez kilómetros de distancia entre sí, la cantidad de tiempo necesaria para que Linley lo alcanzara era más que suficiente para que Augusta llegara al Reino Celestial.
Linley no pudo evitar sentirse confundido sobre por qué Augusta huía hacia el Reino Celestial.
“Según las historias, el Plano Divino de la Oscuridad está alineado con el Reino Infernal, mientras que el Plano Divino de la Luz está alineado con el Reino Celestial. ¿Puede ser que Augusta vaya a suplicar ayuda al Jefe Soberano del Destino?” Linley no pudo evitar suponer esta posibilidad. Era normal que el Jefe Soberano tuviera relaciones con otros Jefes Soberano.
“¿Qué, vas a encontrar al Jefe Soberano del Destino?” Envió Linley.
A medida que huía, Augusta dijo amenazadoramente: “¡Cierto, voy a encontrar a Lord Orloff! Lord Orloff me debe un favor. A pesar que nunca se involucra en asuntos mundanos, si pido ese favor y que él te mate, eso no será un problema en absoluto. Esta carta de triunfo... Nunca he estado dispuesto a usarla. ¡No me obligues a hacerlo!”
Linley dudó.
“¿Augusta está diciendo la verdad o no?” Linley pensó para sí mismo.
Si fuera cierto... Dado el poder del Jefe Soberano del Destino, para él matar a Linley definitivamente no sería un problema. Linley no podría defenderse.
“¿Un favor? ¿Por qué Lord Orloff te debería un favor?” Linley rio disimuladamente.
“Linley, no lo dudes. Puedes preguntar al Jefe Soberano de la Destrucción o a cualquier otra persona sobre este favor que Lord Orloff me debe. ¡Todos lo saben! Adelante, pregunta y sabrás si estoy mintiendo o no.” Augusta tampoco estaba dispuesto a agotar su carta de triunfo de esa manera.
El Jefe Soberano del Destino casualmente no le rogaría a alguien por ayuda.
Un favor de él, a cambio de haberlo ayudado con algo... Eso podría usarse para salvar la vida de uno.
Si el favor se agotara, desaparecería. A menos que Augusta realmente estuviera al borde de la muerte, ¿cómo podría estar dispuesto a usarlo?
Linley reflexionó rápidamente, luego dejó escapar una risa fría. “Oh, ¿Lord Orloff te debe un favor? Bien. Por el bien de Lord Orloff, dejaré que este asunto llegue a su fin. Pero te advierto; En el futuro, no molestes a los miembros de mi clan de las Cuatro Bestias Divinas. De lo contrario... Incluso a costa de mi vida, te mataré.”
Después de hablar, Linley giró y voló hacia el Reino Infernal.
“Whew.” Solo ahora Augusta dejó escapar un suspiro de alivio.
Augusta vio como Linley volaba hacia el distante Reino Infernal, y no pudo evitar maldecir suavemente. “¿Cómo es que este Linley de repente se volvió tan poderoso? Afortunadamente, su velocidad es más o menos igual a la mía. Si quiero ser capaz de deshacerme de Linley, o tengo que entrenar al nivel Paragon, o usar el segundo método.”
El segundo método era pedirle a Orloff que se deshiciera de Linley.
“Sin embargo, no hay necesidad de que le tenga miedo a Linley tampoco.” Augusta miró a lo lejos y dejó escapar una risa tranquila. “¡Linley es un Paragon! Él ya ha maximizado su potencial, mientras que yo solo he fusionado cinco profundos misterios, y estoy a un paso de convertirme en un Paragon. Cuando, un día, yo también me convierta en un Paragon, seré capaz de tratar con él fácilmente.”
“Esta vez, cuando regrese, necesito calmar mi mente y concentrarme en mi entrenamiento.”
Entonces, Augusta giró y voló hacia el Plano Divino de la Luz.
Los Cuatro Planos Superiores eran todos vecinos, mientras que los Siete Planos Divinos también estaban cerca.
Estos once planos estaban ubicados en la misma área, y en su centro se encontraba el ‘Campo de Batalla Planar’.
“No esperaba que Augusta fuera realmente tan poderoso.” A medida que volaba por el vacío, Linley frunció el ceño pensativamente. Si Augusta hubiera sido un poco más débil, Linley lo hubiera matado hace mucho tiempo. Pero el poder de Augusta estaba a la par del suyo. Una vez que Augusta huyera hacia el Jefe Soberano del Destino, entonces no habría esperanza.
Linley no podía darse el lujo de morir. Si él moría, Beirut y Bluefire también estarían en problemas.
La rama Yulan probablemente sería suprimida para siempre por Augusta, para nunca volver a levantarse.
Por lo tanto, Linley decidió retirarse temporalmente.
“¿El Jefe Soberano del Destino le debe un favor? Hmph. Voy a dejar que Augusta viva un poco más por ahora, entonces.” Reflexionó Linley para sí mismo. “Volveré y me concentraré en fusionar las Leyes. Si me convierto en un Paragon, entonces incluso Orloff no será rival para mí, mucho menos para Augusta.” Linley ya había alcanzado las fronteras del Reino Infernal.
Con un gesto de su mano, abrió una grieta espacial.
¡Y entonces, Linley volvió a ingresar al Reino Infernal!
En términos de fusionar las diferentes Leyes, Linley solo había fusionado tres de ellas. ¡Debe entenderse que con cada aumento en el número de Leyes diferentes, el poder de la fusión aumentaría cien veces! Además, basado en lo que Linley creía, una vez que fusionara las cuatro Leyes, los cielos probablemente le otorgarían otra porción de Voluntad.
Para entonces, ¿a quién tendría que temer Linley?
El Reino Infernal. El aire sobre el Continente Risco Sangriento.
La figura de Linley estaba volando por los cielos. Comparado con Linley, las formas de vida metálicas cercanas parecían ser hormigas lentas y arrastrándose. Estaban en niveles de velocidad completamente diferentes.
“¡Whoosh!” Su sentido divino cubrió todo el Continente Risco Sangriento.
Linley descubrió al instante a Beirut, ubicado dentro de las Montañas Rito del Cielo. Este era el clon divino de Beirut.
“Abuelo Beirut.” Linley envió.
El clon divino de Beirut siempre permaneció dentro de la Prefectura Índigo del Continente Risco Sangriento.
Prefectura Índigo. Las Montañas Rito del Cielo. Beirut vivía temporalmente dentro de la residencia que se había construido para Linley.
“¿Hm?” Beirut levantó su cabeza, solo para ver a una figura descendiendo de los cielos, avanzando hacia él a una velocidad comparable a la de la teletransportación. Era Linley.
“Linley.” Beirut se llenó de alegría. “¿Como te fue? ¿Mataste a Augusta?” Los ojos de Beirut se llenaron de esperanza. Al ver la expresión de Beirut, Linley no pudo evitar reír amargamente.
“Fallé.” Linley negó con la cabeza y suspiró.
“¡¿Cómo?!” Beirut se sorprendió. “Dado tu verdadero poder, deberías haber sido capaz de matarlo fácilmente.”
Linley negó con la cabeza. “Abuelo Beirut, todo el mundo ha sido engañado por Augusta. Su verdadero poder... Ni siquiera está cerca de lo que pensamos que era. ¡Su poder es más de diez veces mayor de lo que esperaba! Él no es mucho más débil que yo en absoluto. Incluso si luchara con él hasta la muerte, no está claro quién será el que perecerá. Más importante aún... El Jefe Soberano del Destino aparentemente le debe un favor. ¿Has oído hablar de este asunto?”
“¿El Jefe Soberano del Destino le debe un favor a Augusta?” Beirut negó con la cabeza. “No estoy muy seguro de eso. Solo he sido Soberano durante veinte mil años, después de todo.
“Tengo la sensación de que Augusta no estaba mintiendo.” Linley rio impotente. “Bien. Hemos estado esperando y soportando durante tantos años; Esperaremos un poco más. Ahora que me he fusionado con la chispa Soberana tipo viento, estableceré un plano divino de viento y aumentaré también mis revelaciones del viento. Quizás me ayude a mejorar mi nivel de comprensión con respecto a fusionar Leyes separadas también.”
Beirut asintió.
Parecía que esta era la única opción.

Sin embargo, Beirut no estaba preocupado. Dado el potencial de Linley, él tenía la oportunidad de superar incluso a los cuatro Jefes Soberano de los Edictos, y mucho menos a Augusta. Él solo... ¡Necesitaba tiempo!
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios