CD Libro 21 Capítulo 24

23:54

Traductor: Radak
Corrector: Radak

Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo
Libro 21, Apogeo - Capítulo 24, Nueve Rondas
“¿Ángel de Doce Alas?” Linley dejó escapar un ligero suspiro de alivio.
Cuanto menor era el nivel de un Ángel, más rápido morirían.
“Es muy difícil dar a luz a un Ángel de Doce Alas. Los Ángeles de Doce Alas que existen se han acumulado lentamente a lo largo de innumerables años. Los Soberanos de la Luz no enviarán casualmente a Ángeles de Doce Alas a asumir misiones. Algunas veces, pasarán un millón de años sin que se active un solo Ángel de Doce Alas. Tu madre se convirtió en un Ángel de Doce Alas hace menos de diez mil años. Las posibilidades de su muerte son prácticamente insignificantes.” Beirut rio.
Solo ahora Linley se relajó por completo.
“Jaja, abuelo Beirut, su razonamiento lógico me ha tranquilizado un poco.” Linley ahora sentía suficiente confianza en sí mismo en su capacidad para rescatar a su madre.
“Cierto. Abuelo Beirut.” Linley hizo un gesto con la mano y apareció un chispa Soberana tipo tierra, brillando con una luz amarilla de tierra. “Esta es una recompensa inesperada que adquirí.”
“¿Un chispa Soberana?” Beirut estaba conmocionado.
Linley rio y asintió. “Augusta y yo fuimos juntos al Plano Divino de la Luz. Quién hubiera imaginado que el Jefe Soberano del Rayo, Hurley, nos siguió también. Incluso los otros cinco Jefes Soberano de las Leyes nos siguieron desde muy lejos. Cuando ataqué a Augusta, Hurley repentinamente me atacó furtivamente, queriendo matarme y apoderarse de mi artefacto Overgod. ¡Inmediatamente lo golpeé casualmente con un ataque de espada hacia atrás!”
Beirut al instante comenzó a reír. “Entonces, ¿adquiriste su chispa Soberana?”
“Cierto. El clon Jefe Soberano tipo rayo de Hurley huyó bastante rápido. Solo quería enseñarle una pequeña lección de todos modos, así que destruí su clon Soberano tipo tierra.”
Linley frunció el ceño. “Ahora, la pregunta es, ¿a quién debería darle esta chispa Soberana tipo tierra? Abuelo Beirut, ¿qué piensa usted?”
“Chispa Soberana tipo tierra...”
Beirut frunció el ceño. “Bluefire puede usarla, pero si se la damos, su poder solo aumentará ligeramente, al nivel Soberano intermedio más o menos. No cambiará mucho el equilibrio estratégico global de poder. Idealmente, deberíamos encontrar un Dios Altivo. Sin embargo, un Dios Altivo que entrena en las Leyes de la Tierra... Va a ser bastante difícil encontrar una persona así dentro de tu clan Baruch por ahora.”
Linley rio con resignación.
El clan Baruch tenía bastantes Dioses Altivos, pero ellos se fusionaron con chispas divinas. ¿Un Dios Altivo que confiaba únicamente en sí mismo para entrenar a ese nivel y en las Leyes de la Tierra? Realmente no había uno solo todavía.
Para fusionarse con un chispa Soberana, solo había una condición previa. Uno tenía que haberse entrenado de forma independiente al nivel Dios Altivo.
“¿Cuál es la prisa?” Beirut rio. “Solo mantenla por ahora. Cuando llegue el momento, si hay un candidato adecuado, puedes entregársela luego.”
“Jaja. Muy bien. Usaré esta chispa Soberana para que sirva como una preciosa reliquia ancestral para el clan Baruch.” Linley rio a carcajadas. “Abuelo Beirut, haz las notificaciones. Que todos los habitantes del Castillo Sangre de Dragón que están dispuestos a venir al Reino Infernal vengan.” Linley ahora había garantizado por completo la seguridad de su familia y amigos en el Reino Infernal.
Los Jefes Soberano que eran más poderosos que Linley no tenían rencor contra él.
Incluso si eso pasara, no serían tan desvergonzados como el Jefe Soberano de la Luz, quien lo había amenazado con la aniquilación de su clan.
“Eso podría ser lo mejor.” Beirut rio y asintió. “Durante estos últimos cinco milenios, se han aburrido bastante en el Plano Yulan. Después de todo, en términos de expertos, el Reino Infernal tiene mucho más, y también hay muchos más lugares para ir de aventura en el Reino Infernal.”
Linley no tenía prisa por establecer su plano divino de viento. Se quedó en el Reino Infernal, trayendo a su familia y amigos. Durante este período de tiempo, Linley también se centró en su entrenamiento, y en fusionar Leyes separadas. Ocasionalmente, pasaba un tiempo con su familia y amigos.
El año después de la batalla de Linley y Augusta también fue el año en que la reputación de Linley se expandió de la forma más extravagante.
Linley había herido gravemente al Jefe Soberano de la Luz y, con un solo golpe de espada, mató al clon Soberano tipo tierra del Jefe Soberano del Rayo, Hurley, aterrorizando a Hurley en huir instantáneamente y en pánico.
Esta proeza de batalla se extendió naturalmente a todos los demás por los otros cinco Jefes Soberano de las Leyes.
Esta información fue simplemente muy asombrosa. Pronto, prácticamente todos los Soberanos se dieron cuenta de ello.
El estatus de Linley instantáneamente eclipsó el de los otros Siete Jefes Soberano Elementales, y solo fue segundo después de los cuatro expertos supremos, los Jefes Soberano de los Edictos.
Y así, en el lapso de un solo año corto, más de diez Soberanos habían venido a presentar sus respetos a Linley. Cuando los Soberanos se encontraron, también comerían fruta, beberían vino y bromearían casualmente.
Aproximadamente un año después de la batalla con Augusta.
El Reino Infernal. Continente Risco Sangriento. Prefectura Índigo. Montañas Rito del Cielo. La residencia Soberana de Linley.
Dentro de esta tranquila y aislada propiedad, la suave hierba cubría el suelo. Linley estaba vestido con una túnica larga y suelta. Estaba sentado en la posición de meditación a medida que el viento soplaba a su lado, rozando los mechones de su cabello.
Una figura lentamente tomó forma frente a Linley, como si se hubiera teletransportado ahí.
Linley abrió sus ojos. Vio que esta persona era un hombre vestido con largas túnicas rojo sangre. Era el Soberano Risco Sangriento, Boson. Él rio, “Boson, ¿por qué has venido a mi residencia?” No hace mucho tiempo, Boson se había reunido con Linley, y en ese momento, Linley había querido dirigirse a él como ‘Mr. Boson’, pero sin importar lo que dijera, el Soberano Risco Sangriento se negó a ser tratado de esa manera.
Incluso quiso dirigirse a Linley como ‘Lord’. Después de todo, el poder de Linley, incluso entre los Jefes Soberano, era extremadamente grande.
Al final, ambos dieron un paso atrás. Se veían el uno al otro como amigos, y así se dirigieron entre sí por sus nombres.
“¿Debo tener una razón para venir?” El Soberano Risco Sangriento sonrió a medida que se sentaba a su lado. “En realidad, hoy, realmente tenía una razón importante para venir.”
“Habla.” Linley escuchó atentamente.
El Soberano Risco Sangriento rio. “Todavía no tienes Emisarios, ¿verdad?”
“Uh... ¿Por qué estás pensando en esto?” Linley no sabía si reír o llorar. “¿Cómo te debe llamar la atención, Boson, si elijo aceptar Emisarios o no?”
“Eso no es todo.” El Soberano Risco Sangriento negó con la cabeza. “A decir verdad, cada billón de años, hay una sesión de las Guerras Planares, ¡y cada una de las Guerras Planares tiene un total de cinco rondas! Tres rondas ya han pasado, y aproximadamente seiscientos años en el futuro, la cuarta Guerra Planar va a comenzar.”
“¿Qué dos planos están batallando?” Preguntó Linley, curioso.
“Nuestro Reino Infernal y el Reino Celestial.” El Soberano Risco Sangriento dijo solemnemente. “Linley, la próxima cuarta ronda de las Guerras Planares es extremadamente importante. Debido a que... En las nueve competiciones anteriores, Reino Celestial ganó nueve rondas consecutivas.”
“¿Qué?” Linley estaba conmocionado.
Linley entendió que después de convertirse en Soberano, había tres formas de obtener una porción adicional de Voluntad. La primera era fusionarse con otra chispa Soberana. La segunda era convertirse en un Paragon. La tercera era para el lado de uno, en las Guerras Planares, ganar diez veces seguidas.
Pero, por supuesto, otro método era convertirse en un Alma Mutada como Linley. Solo que este tipo de situación única no era aplicable a todos los Soberanos.
“Si mal no recuerdo, hace mucho, mucho tiempo, el Reino Celestial ya ganó diez rondas consecutivas.” Dijo Linley frunciendo el ceño.
“Exactamente.” El Soberano Risco Sangriento dijo apresuradamente. “¡Los siete Soberanos del Destino ya han recibido una recompensa, y por eso los otros Soberanos no quieren verlos recibir una recompensa otra vez! En particular, no queremos ver que el Jefe Soberano del Destino aumente su fuerza una vez más. Él ya es lo suficientemente fuerte.”
Linley asintió ligeramente.
“Desde la creación del universo, cada vez que un lado gana nueve veces seguidas, todos los otros planos se unirán para evitar que ganen una décima vez.” Dijo el Soberano Risco Sangriento. “En general, cuando todos los demás planos unan fuerzas, las posibilidades de éxito serán extremadamente altas. En el transcurso de incontables años, sin embargo, hubo un fracaso. Esa vez, el Reino Celestial ganó, y así los siete Soberanos del Destino recibieron la recompensa.”
El Soberano Risco Sangriento dijo solemnemente: “Esta vez, sin importar qué, no podemos dejar que ganen nuevamente. Esta es la orden que vino del mismo Jefe Soberano de la Destrucción.”
Linley no pudo evitar reír.
Probablemente, en lo que respecta al Jefe Soberano de la Destrucción, su único oponente real era el Jefe Soberano del Destino.
“¿No querer que gane, que tiene que ver con encontrar Emisarios?” Linley rio.
“Si no queremos que gane, entonces nuestro lado necesita encontrar suficientes expertos.” El Soberano Risco Sangriento negó con su cabeza. “Pero muchos expertos ya saben lo extremadamente salvaje que será esta Guerra Planar en particular. ¡Será absolutamente loca! Por lo tanto, muchos expertos nivel comandante no están dispuestos a participar en ella.”
Linley rio y asintió.
Todos los planos irían con todo lo que tienen, y el Reino Celestial también iría con todo lo que tiene. Uno podría imaginarse completamente cuán salvaje sería esta batalla. A menos que uno esté completamente seguro de sus poderes o a menos que uno esté cansado de la vida, uno probablemente no participaría.
“¿Cómo es que los comandantes saben cuán importante es esta batalla?” Dijo Linley, desconcertado.
La recompensa por ganar diez batallas debería ser un secreto entre Soberanos.
“Basado en el precedente pasado.” El Soberano Risco Sangriento soltó una risa incómoda. “En esta clase de batalla frenética, ambos lados irán con todo lo que tienen. Propondrán todas las medidas que permitan que su bando sea más poderoso, de una manera que no viole el Pacto de Soberanos. ¡Así! ¡Ambas partes otorgarán Poder de Soberano a todos los participantes en esta Guerra Planar! ¡Cada persona recibirá dos gotas!”
Linley estaba estupefacto.
¡Locos! ¡Todos se habían vuelto locos!
Si cada persona que entrara en el Campo de Batalla Planar recibiera dos gotas de poder de Soberano, entonces incluso un experto nivel comandante, al sufrir un ataque de diez Dioses Altivos, probablemente perecería.
“A pesar que estos comandantes no conocen el secreto detrás de las diez batallas consecutivas, sí saben que a todos los Dioses Altivos que participen se les otorgará Poder de Soberano. ¿Cuántos comandantes se atreverían a participar?” El Soberano Risco Sangriento rio amargamente. “Originalmente, tampoco queríamos entregar tanto Poder de Soberano. Pero si no lo hacemos y el otro lado sí... ¿No significa eso que perderemos? ¡No hay nada que podamos hacer!”
Linley entendió la situación en la que se encontraban.
Los Soberanos  sabíamos que dar a cada participante dos gotas de Poder de Soberano era demasiado loco, pero no tenían otra opción.
“En las batallas en el Corredor Estelar, un grupo de expertos nivel comandante, especialmente armados con artefactos Soberano, será extremadamente efectivo.” Dijo el Soberano Risco Sangriento solemnemente. “Por lo tanto, lo que desea el Jefe Soberano de la Destrucción es que adquieras seis Emisarios. De acuerdo con las reglas, un Soberano Menor puede tomar dos Emisarios, un Soberano Intermedio puede tomar a cuatro, y un Jefe Soberano puede tomar a ocho. Como tienes tres clones de Soberano Menor, puedes tomar seis.”
Linley asintió para reconocer que lo entendió.
“Pero aún no he hecho ningún artefacto Soberano.” Dijo Linley impotente.
“Los artefactos Soberano, para nosotros, son algo que podemos crear cada diez mil años más o menos. No son tan importantes.” El Soberano Risco Sangriento rio. “Casi todos los Soberanos han vivido durante cientos de millones de años. Solo que, el Pacto de Soberanos prohíbe a los Soberanos darle a sus Emisarios más de un solo artefacto, para mantener el equilibrio entre las Deidades.”
“Linley, si no tienes ningún artefacto Soberano, puedo darte diez como regalo.” El Soberano Risco Sangriento dijo con desdén.
En el Reino Infernal, había muchas Deidades que se ganaban la vida forjando artefactos divinos.
Era el mismo principio. Para los Soberanos, forjar artefactos Soberano era algo que solo requería un poco de tiempo y esfuerzo.
“Bien. Como has dicho todas estas cosas, está bien.” Linley rio, luego asintió. Pero luego Linley dijo, perplejo, “Boson, realmente no entiendo. Dado que todos estos Soberanos están uniendo fuerzas, ¿por qué estamos preocupados por el triunfo del Reino Celestial? ¿Cómo pueden ganar?”
El Soberano Risco Sangriento asintió. “El Reino Celestial siempre ha sido el más poderoso de los Cuatro Reinos Superiores. Además, los Edictos del Destino tienen ataques extraños y bizarros. Por lo tanto, durante las Guerras Planares, el Reino Celestial a menudo gana la victoria. Normalmente, no nos importa mucho, pero una vez que hay nueve victorias seguidas, no podemos ser descuidados.”
“Por el bien de esta décima batalla, basados ​​en lo que sabemos, ya han preparado una táctica extremadamente poderosa.” El Soberano Risco Sangriento rio con amargura. “Además, las posibilidades de éxito para esta táctica son extremadamente altas.”
“¿Qué tipo de táctica?” Dijo Linley, desconcertado.
“El Jefe Soberano del Destino irá a pedir ayuda al Jefe Soberano de la Luz, Augusta. Tomará prestado grandes cantidades de Ángeles de Doce Alas.” Dijo solemnemente el Soberano Risco Sangriento. “Linley, deberías saber que en la batalla sobre el Río Estelar, la razón principal por la que un lado pierde se debe a la falta de moral. Cualquiera con conciencia es susceptible al miedo.”
Linley asintió. Sabía que un ejército derrotado era como una montaña derrumbándose.
Cuando dos bandos estaban peleando en el Corredor Estelar, dado el ancho del corredor, solo muchos soldados podían luchar a la vez. Una vez que se derrotaba a un lado, incluso si los soldados en la retaguardia aún no luchaban, aún se verían afectados.
“Pero los Ángeles de Doce Alas son diferentes. Están absolutamente dedicados al Jefe Soberano de la Luz. Cuando el Jefe Soberano de la Luz da la orden, incluso si la orden es que se deshagan de sus vidas, no dudarán en absoluto.” El Soberano Risco Sangriento dijo impotente. “Además, estos Ángeles de Doce Alas tienen al menos el poder de un Demonio de Siete Estrella. ¡Algunos incluso están cerca en fuerza a los comandantes!”
“Piénsalo. Este es un grupo de expertos poderosos que no temen a la muerte en absoluto. Además, pueden formarse en todo tipo de formaciones de batalla y trabajar juntos de maneras extremadamente maravillosas. No albergan ningún rastro de deseos individuales dentro de ellos. ¿Qué tan asombrosamente poderoso sería entonces un ejército como este en las Guerras Planares?” El Soberano Risco Sangriento suspiró. “Afortunadamente, el nacimiento de cada Ángel de Doce Alas es un asunto laborioso. Acumular suficientes Ángeles de Doce Alas requiere un período de tiempo extremadamente largo. En el pasado, el Jefe Soberano del Destino le pidió dos veces al Jefe Soberano de la Luz que le prestara estos Ángeles. No quería tomarlos prestados con demasiada frecuencia, debido a que simplemente es muy difícil crear un Ángel de Doce Alas.”
Linley no pudo evitar asentir en reconocimiento.
Valientes. Desinteresados. Buen trabajo en equipo. Poderosos.
En el Corredor Estelar, debido a su valentía, no había forma de que fueran derrotados. Si querías ganar, tenías que aniquilar a cada Ángel de Doce Alas.
¡Este tipo de ejército era realmente aterrador!
“Debido a esto, el Jefe Soberano del Destino, en el pasado, le debió dos favores al Jefe Soberano de la Luz.” El Soberano Risco Sangriento rio con calma. “En el pasado, el Plano Divino de la Luz, ya que no tenía muchos expertos, ganaba muy raramente. Esos Ángeles de Doce Alas son simplemente muy raros, por lo que solo se pueden usar como cartas de triunfo y solo se pueden usar una o dos veces. Por lo tanto, Augusta no puede usarlos para sí mismo. Eligió intercambiarlos por favores del Jefe Soberano del Destino.”
El Soberano Risco Sangriento suspiró, “Todo lo que sé es que una vez, él cobró uno de los favores para pedirle al Jefe Soberano del Destino que lo ayudara. Fue gracias a la ayuda del Jefe Soberano del Destino, junto con su propia suerte, que pudo adquirir esa arma Overgod.”
Linley ahora lo entendió.
“Así que el Jefe Soberano del Destino realmente le debía dos favores. Uno fue usado, mientras que el otro aún está pendiente.” Linley ahora entendió completamente.
Parecía como si el Jefe Soberano de la Luz no le hubiera mentido en absoluto. Originalmente, si realmente lo hubiera perseguido hasta el Reino Celestial, el enfurecido Jefe Soberano de la Luz probablemente habría pedido al Jefe Soberano del Destino que lo matara.
“Sin embargo, esta vez, el Jefe Soberano del Destino terminará dándole otro favor.” El Soberano Risco Sangriento rio con calma. “En el transcurso de innumerables años, Augusta ha acumulado otro lote de Ángeles de Doce Alas. Lo más probable es que vaya a participar. Augusta es verdaderamente afortunado; Tomó ambos de los Estanques de Resurrección Angelical que pueden dar vida a Ángeles de Doce Alas. Además, acumula almas puras de los reinos materiales. Al esperar pacientemente, puede construir lentamente un ejército de Ángeles de Doce Alas. Por desgracia, este ejército de intrépidos Ángeles de nivel Deidad... Realmente son problemáticos.”
“Oh, sí, son bastante problemáticos...” Linley estaba riendo, pero de repente...
El rostro de Linley se congeló, ¡y luego instantáneamente se volvió pálido!
“Linley, ¿qué pasa?” Boson vio que el rostro de Linley se veía extraño.
“Tú, dijiste que... Acumularía un grupo de Ángeles de Doce Alas, y luego, ¿los enviaría al Campo de Batalla Planar?” Linley miró fijamente a Boson. “¿A todos ellos?”
“Sí, esencialmente a todos ellos.” El Soberano Risco Sangriento dijo, perplejo. “¿Qué pasa con esa mirada en tu rostro...?”
“Estoy, estoy bien. Boson, necesito calmarme. Puedes volver ahora.” La mente de Linley estaba actualmente en un estado de completo caos.
“Oh.” A pesar de estar desconcertado, el Soberano Risco Sangriento no hizo más preguntas, en cambio se fue.
Dentro del vasto patio vacío, Linley era la única persona que quedaba.
“Cuando prácticamente todos los miembros de este grupo de Ángeles de Doce Alas son enviados al Campo de Batalla Planar... En medio de esa salvaje batalla, probablemente es que casi todos ellos perecerán. Sería increíble que incluso el 10% sobreviviera.” La mente de Linley estaba en un estado de caos. “Mi madre, ella... Ella debería estar entre ellos. Si ella es enviada al Campo de Batalla Planar...”
Linley estaba aterrorizado.

“¿Qué debería hacer?” Linley estaba en un estado de completo caos.
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios