CD Libro 21 Capítulo 25

01:07

Traductor: Radak
Corrector: Radak

Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo
Libro 21, Apogeo - Capítulo 25, Revisitando el Plano Divino de la Luz
Linley tomó dos respiraciones profundas seguidas. Su pecho subía y bajaba como el fuelle de un horno... Y después recuperó la calma.
“Puesto que Augusta hizo una promesa al Jefe Soberano del Destino, Orloff, definitivamente actuará con toda su fuerza. No es de extrañar que siempre haya protegido a sus Ángeles de Doce Alas tan bien, y rara vez les permitiera salir en misiones.” La mirada de Linley era clara. “Mi madre debería ser un Ángel de Doce Alas. ¡Seiscientos o más años a partir de ahora, si no interfiero, ella definitivamente será enviada a las Guerras Planares!”
Linley frunció el ceño ligeramente, luego murmuró, “Seiscientos años...”
Con respecto a Augusta, Linley definitivamente quería matarlo, ya sea por el bien de Beirut o por el clan de las Cuatro Bestias Divinas. Originalmente, Linley había estado planeando esperar hasta que su poder aumentara antes de ir a matar a Augusta. No solo cumpliría los deseos de Beirut y del clan de las Cuatro Bestias Divinas, también podría salvar a su madre.
¡Varios pájaros de un tiro!
“¡Pero ahora, tengo que renunciar a algo!”
“Una opción. Renunciar a mi madre, concentrarme en entrenar y después de que tenga éxito, matar a Augusta.”
“La segunda opción. Encontrar a un Soberano Menor tipo fuego  que no conozco, matarlo y fusionarme con su chispa Soberana. Después de que mi poder aumente, ir a matar a Augusta.”
“La tercera opción. ¡Resistir y aguanta por ahora, y bajar mi cabeza! ¡Ir a negociar con Augusta!”
Linley tomó casi instantáneamente su decisión.
¿Renunciar a su madre? Imposible.
¿Asesinar a un Soberano tipo fuego sin razón? Linley tampoco era capaz de esto. Además, si lo hiciera, estaría violando el Pacto que los Jefes Soberano de los Edictos habían establecido.
“Bien, entonces.” Linley respiró profundamente, su mirada determinada. “¡Por ahora, resistiré y soportaré!”
“¡Linley!”
Justo en este momento, dos figuras caminaron desde los jardines. Eran Beirut y Bluefire. Anteriormente, a pesar que Linley no había sido capaz de matar a Augusta, el poder que había revelado era aún un poco mayor que el de Augusta. Si los dos hubieran luchado hasta la muerte, la probabilidad de muerte de Augusta era mayor.
Por lo tanto, Augusta ya no se atrevió a ofender a Linley.
Naturalmente, Beirut y Bluefire ahora podían pasear despreocupadamente en el Reino Infernal con sus clones Soberano. Después de pasar tantos años escondidos en el Plano Yulan, naturalmente se sintieron complacidos de tener nuevamente su libertad.
“Linley, justo ahora, llegó el Soberano Risco Sangriento. ¿Hubo algo importante?” Beirut carcajeó a medida que acariciaba su barba.
Como ambos eran Soberanos también, los dos habían notado naturalmente la llegada del Soberano Risco Sangriento. Solo que, el Soberano Risco Sangriento, Boson, claramente quería encontrarse con Linley en privado, por lo que los dos no se habían presentado antes. Esperaron a que el Soberano Risco Sangriento se fuera antes de salir.
“Se trata de las Guerras Planares, y de que tome Emisarios. Seiscientos años a partir de ahora, comenzará una Guerra Planar, y los bandos combatientes serán el Reino Infernal y el Reino Celestial. Esta particular Guerra Planar es extremadamente importante.” Dijo Linley, y luego repitió la información que había escuchado en detalle.
Beirut y Bluefire escucharon atentamente. Luego, suspiraron en asombro.
“Así que Augusta ha sido tan increíblemente afortunado. No es de extrañar que incluso el Jefe Soberano del Destino le deba un favor.” Dijo Beirut con un suspiro.
“El ejército de Ángeles de Doce Alas puede de hecho jugar un papel decisivo en una Guerra Planar.” Bluefire respiró sorprendido. “Si todos avanzan juntos, está casi garantizado que alcanzarán la victoria en una Guerra Planar. La recompensa por ganar diez rondas consecutivas también es impresionante. No es de extrañar que el Jefe Soberano del Destino fuera a pedirle ayuda a Augusta.”
En la Guerra Planar anterior que Linley había experimentado, los combatientes eran el Plano Divino de la Luz y el Plano Divino de la Oscuridad.
La victoria o la derrota en esa batalla no importaban demasiado; Naturalmente, habían muy pocos Soberanos controlando las cosas desde atrás.
“Linley, ¿qué acabas de decir? ¿El ejército de Ángeles de Doce Alas irá a la Guerra Planar? ¿Eso no significa que...?” Beirut de repente se dio cuenta de lo que esto significaba. “Tu madre, ella...”
“Correcto.” Linley miró a Beirut con impotencia. “Dígame, ¿tengo otras opciones?”
Beirut reflexionó por un momento.
Seiscientos años...
Linley había pasado cinco mil años para alcanzar su nivel actual. ¿Hacer otro gran avance en seiscientos años? Incluso el propio Beirut no sentía mucha confianza en Linley.
“Entonces tú...” Beirut miró hacia Linley.
“¡He decidido que mañana iré al Plano Divino de la Luz!” Dijo Linley con calma a medida que miraba hacia los cielos distantes. Su mirada parecía penetrar las paredes de la realidad, viendo el Plano Divino de la Luz desde lejos.
Beirut guardó silencio por un momento y luego asintió. “A veces, para lograr grandes cosas, uno tiene que ser capaz de someterse y soportar. Como lo veo, para Augusta, eres un Paragon que ya no tiene ningún potencial sin explotar. Me imagino que en su corazón, no siente demasiado miedo hacia ti. Si negocias con él, las posibilidades de éxito serán bastante altas. En el futuro... Puedes deshacerte de él después.”
Beirut era una persona capaz de matar despiadadamente, pero también de soportar y esconderse.
Cuando descubrió los cadáveres de las Cuatro Bestias Divinas, a pesar que sabía que capturarlos sería extremadamente peligroso, también entendió que, después de tener éxito, pasaría de ser una Deidad a ser un Soberano. Además, Beirut actuó de acuerdo con la situación; Antes que nada, el Jefe Soberano no le estaba poniendo a él, un Dios Altivo, alguna atención. En segundo lugar, estaba en un plano material y tenía la protección natural de un plano material de la intrusión de un Soberano. Tercero, era una Rata Come Dioses que no temía el espacio caótico.
Tenía suficiente poder y confianza suficiente. Se atrevió a arriesgarse, pero también sabía cómo retroceder.
Todas esas cosas se combinaron para dar como resultado el actual Beirut.
De lo contrario, ¿cómo podría la rama Yulan producir tres Soberanos?
“Espero que las cosas salgan como dijo, abuelo Beirut.” Linley asintió.
El vasto, Plano Divino de la Luz. Un rayo de luz salió desde la formación de teletransportación, moviéndose instantáneamente diez millones de kilómetros de distancia.
El viento pasó como un cuchillo. Debajo de él estaba el agua ilimitada de los mares. Un Linley de túnica azul avanzó por el aire a alta velocidad, mirando hacia adelante con una mirada sombría, helada y calmada.
“¿Eh?” Linley frunció el ceño ligeramente. “¡No esperaba que el Jefe Soberano del Destino, Orloff, estuviera aquí también!”
Después de llegar al Plano Divino de la Luz, Linley había enviado su sentido divino fusionado para cubrir al instante todo el plano, permitiéndole vigilar las actividades de todo el plano. Naturalmente, Linley pudo detectar la ubicación del Jefe Soberano de la Luz, Augusta, pero inesperadamente, Augusta estaba junto a Orloff.
“El que esté aquí... Es algo bueno.” Reflexionó Linley.
Linley no vino aquí para batallar, sino para negociar. Con Orloff presente... Augusta no se atrevería a hablar muy salvajemente.
Momentos después…
El sentido divino de Linley cambió de ser generado por poder de Soberano fusionado a poder de Soberano tipo tierra, al igual que cómo un ordinario Soberano tipo tierra lo utilizaría.
Este cambio a usar poder de Soberano tipo tierra para impulsar su sentido divino fue detectado naturalmente por los dos Jefes Soberano.
“Jaja, Linley, ¿por qué has venido a mi plano?” Augusta envió con una sonrisa, aparentemente olvidando la batalla anterior con Linley.
“Naturalmente, tengo algo importante que discutir.” Linley sonrió ligeramente. “No esperaba que Lord Orloff estuviera aquí también. Qué casualidad.”
“Jaja, estoy aquí para discutir algunas cosas con Augusta.” La voz amable del Jefe Soberano del Destino también hizo eco en la mente de Linley. “No hace mucho, te invité, Linley, a visitarme en mis Jardines de Orloff, pero desafortunadamente, a pesar de esperar tanto, nunca logré verte.”
Una persona podría disfrazar su naturaleza básica durante cientos o miles de años, pero era imposible que una persona disfrazara su carácter para siempre.
El Jefe Soberano del Destino, Orloff, no se involucró en asuntos mundanos. Él trataba a todos los que consideraba ser un amigo de una manera muy buena. Linley sentía mucha admiración por el Jefe Soberano del Destino, Orloff.
Pero, por supuesto, Linley no podría ser como el Jefe Soberano del Destino; Nunca casándose, nunca relajándose, nunca divirtiéndose, y en cambio pasando todo su tiempo en diversas formas de investigación y entrenamiento.
“Lord Orloff, en los próximos años, usted y yo tendremos mucho tiempo para encontrarnos. Por ejemplo, ¿no nos reunimos hoy?” Linley rio cómodamente.
“Jaja, cierto. Tendremos años interminables por venir.” Orloff rio también.
A medida que conversaban a través de sentido divino, Linley ya había volado a través de innumerables islas.
Era como una flecha descendiendo desde los cielos.
¡La isla directamente debajo de Linley era la residencia del Jefe Soberano de la Luz!
Esta era una isla construida extremadamente de lujos. La isla tenía una circunferencia de unos pocos miles de kilómetros, y sus estructuras principales estaban hechas de un material blanco. Naturalmente, tenía todo tipo de bestias mágicas raras, únicas, flores y vegetación que se habían recolectado aquí. Las bestias mágicas tenían sus propias regiones, mientras que las flores también tenían sus propias regiones. Todas ellas tenían sus propias áreas privadas.
En el aire sobre esta isla, había una gran cantidad de Ángeles nivel Deidad.
Aparte de los Ángeles, todas las otras Deidades en esta isla eran mujeres. ¡Los únicos hombres presentes eran Augusta y Orloff!
“Augusta realmente sabe cómo divertirse. Además de sus leales Ángeles, todos los demás aquí son mujeres.” Linley no pudo evitar sacudir su cabeza y reír. Y luego, miró a lo lejos, desde el interior de la isla, dos figuras estaban volando hacia él, hombro con hombro. Estas dos figuras fueron seguidas por un gran número de sirvientas.
Era realmente una exhibición bastante impresionante.
“¡Jaja, Linley!” Gritó Augusta desde muy lejos, como si fueran viejos amigos de muchos años.
“Augusta.” Linley sonrió al saludarlo también.
El anciano de túnica blanca y cabello blanco, el Jefe Soberano del Destino, rio con calma. “Vayamos dentro a sentarnos. Augusta, no quiero criticarte, pero estamos dentro de tu isla, ¿y aun así haces un gran espectáculo cuando damos la bienvenida a los invitados?” El Jefe Soberano del Destino miró hacia un lado; Las sirvientas detrás de ellos estaban divididas en dos filas, con una hilera de sirvientas vestidas de violeta y la otra vestida de rosa. Todas ellas eran excepcionales en términos de apariencia.
“Jaja, naturalmente escucharé cualquier sugerencia que tenga, su Excelencia.” Augusta rio, luego giró y agitó su mano, diciendo calmadamente, “Todas pueden retirarse.”
Todas esas sirvientas se inclinaron con respeto. “Sí.” Y luego se alejaron ordenadamente.
“Vamos al jardín acuático a conversar.” Augusta rio a medida que guiaba el camino.
“La persona que diseñó esta isla y sus edificios definitivamente estaba en el nivel gran maestro.” Linley caminó hacia adelante a medida que veía la isla. Él no pudo evitar soltar un suspiro de alabanza.
Augusta rio encantado, “Jaja, Linley, no quiero jactarme, pero esta isla de unos mil kilómetros de circunferencia tiene 30162 tipos de flores diferentes, todos de diferentes tamaños, colores, etc. Los Ángeles hacen los arreglos para ellas. Desde cada lugar de visualización, parecerán muy naturales y le darán a uno una sensación de comodidad. También hay varios tipos de bestias mágicas... Por el bien de construir esta isla, invité a más de mil expertos excepcionales nivel gran maestro de incontables planos, cada uno de los cuales se especializaba en diversas habilidades, para crear un todo unificado y cohesionado. “
Al escuchar esto, Linley no pudo evitar sacudir su cabeza internamente.
Los rumores eran verdad. Augusta perseguía la perfección en todos sus placeres.
El jardín acuático era un jardín erigido sobre un estanque de agua que tenía una circunferencia de unos pocos miles de metros. Las aguas del estanque ondulaban con el viento, reluciendo como preciosos zafiros. Todo el jardín fue construido con materiales de madera, y los patios y pabellones flotaban sobre la superficie de la piscina, y dentro del patio, fluían pequeños arroyos y ‘ríos’ de agua.
“Este jardín acuático no utiliza ninguna formación mágica en absoluto; Está completamente construido a partir de la extremadamente ligera madera de ‘hidrox fragante’, que genera suficiente poder flotante como para hacer que todo el jardín se desplace sobre el estanque.” Augusta señaló en una dirección. “Mira. Ese puente de madera...”
Augusta presumió con suficiencia un objeto elaborado tras otro.
Linley escuchó a medida que disfrutaba las vistas también.
“Está bien, sentémonos.” El Jefe Soberano del Destino, Orloff, frunció el ceño ligeramente y habló.
“Bien, bien.” Augusta sintió que había estado alardeando un poco demasiado, lo que hizo que Orloff se sintiera un poco descontento.
Los tres se sentaron dentro de un balcón al aire libre al aire libre, que estaba rodeado por las aguas azules del estanque.
El Jefe Soberano del Destino rio a medida que miraba a Linley. “Linley, me imagino que hoy viniste a un asunto importante. Habla libremente.”
“¡Ese es realmente el caso!” Linley rio a medida que asentía hacia el Jefe Soberano del Destino, y luego miró a Augusta. “Augusta, hoy he venido a pedirte tu ayuda con algo.”
“Sea lo que sea, habla libremente.” Augusta rio también.
Linley dijo solemnemente: “Espero que puedas liberar a un Ángel de Doce Alas y que ella recupere su libre albedrío.”
“¿Ángel de Doce Alas?” Augusta no pudo evitar mirar al cercano Orloff. El Jefe Soberano del Destino frunció el ceño, pero luego dejó escapar una risa tranquila. “¿Solo uno?”
“Cierto. Solo uno.” Linley asintió.
“Uno no hará mucha diferencia.” Orloff rio con calma.

Linley no pudo evitar mirar a Augusta, quien frunció el ceño y dijo: “Linley, esto... Es un poco problemático.”
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios