CD Libro 21 Capítulo 26

11:57

Traductor: Radak
Corrector: Radak

Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo
Libro 21, Apogeo - Capítulo 26, ¡Un Precio Extremadamente Alto!
¿Problemático?
Al escuchar esto, Linley no pudo evitar fruncir el ceño. Aun así, no dijo nada, en cambio solo miró a Augusta, esperando oírlo hablar.
“Linley, te diré la verdad. Incluso si uno de los Jefes Soberano viniera y me pidiera que liberara un Ángel de Doce Alas, sería difícil.” Dijo solemnemente Augusta. “Debes saber que he prestado mi ejército de Ángeles de Doce Alas a Lord Orloff antes, pero eso fue solo un préstamo; Los Ángeles de Doce Alas todavía me pertenecen.”
Linley asintió ligeramente.
El Jefe Soberano de la Muerte le había contado que Augusta probablemente no estaría dispuesto a liberar a un Ángel de Doce Alas, incluso si el propia Jefe Soberano de la Muerte preguntara. De esto, uno podría imaginar lo difícil que sería para un Ángel de Doce Alas recuperar su libertad.
“No es que no quiera ayudarte, solo...” Augusta rio, luego negó con la cabeza. “Mis disculpas.”
Linley frunció el ceño ligeramente.
“¡Augusta, es solo un Ángel de Doce Alas!” Dijo Linley. “Si tienes dificultades, solo dímelo.”
Augusta negó con la cabeza y rio, “Esto implica algunos secretos que no deseo hacer públicos. Puedo decirte esto, sin embargo... El precio de liberar a un Ángel de Doce Alas es tan alto que... Hmph, desde la creación del universo y desde que me convertí en el Jefe Soberano de la Luz, nunca he liberado a un solo Ángel de Doce Alas. A partir de esto, deberías poder imaginar cuán complicados son los secretos involucrados en esto.”
“¿No hay nada que pueda hacerse?” Linley estaba un tanto frenético.
“Lo hay. Solo que es demasiado difícil y el precio es muy alto. No deseo hacer esto.” Augusta negó con la cabeza y rio.
Linley ya no era capaz de mantener la calma.
Entendió que Augusta tal vez estaba diciendo la verdad.
“Augusta.” El cercano Jefe Soberano del Destino rio con calma, “Puedo decir que para que Linley venga aquí en persona significa que se preocupa profundamente por ese Ángel de Doce Alas. De lo contrario, él no habría venido personalmente. Piensa en una forma de ayudar a Linley un poco. Si el precio es alto, deja que Linley lo compense.”
“Cierto. Estoy dispuesto a compensarte por tu pérdida.” Linley apretó sus dientes. No había nada más que pudiera decir.
Tal vez él tomaría una gran ventaja de Linley, pero Linley no tenía otras opciones.
¿Matar a Augusta?
No era lo suficientemente poderoso, y el Jefe Soberano del Destino, Orloff, estaba ahí mismo.
“Jaja. ¿Compensar?” Augusta bebió un poco de vino, luego rio, “¡Linley, no tienes idea de qué tan alto es el precio para que yo libere a un Ángel de Doce Alas! Déjame ponértelo así. El precio para restaurar el libre albedrío de un Ángel de Doce Alas es tan alto que, para mí, ¡me dolería tanto como matar a la mayoría de mis hijos e hijas!”
Linley sintió conmoción en su corazón.
Los padres se preocupaban profundamente por sus hijos e hijas. A pesar que Augusta tenía muchos hijos, para él decir que el precio era equivalente a perder la mayoría de estos... Uno podría imaginar lo aterrador que era el precio.
“Augusta.” El cercano Jefe Soberano del Destino, Orloff, frunció el ceño. “Cualquier pérdida y cualquier precio, sin importar cuán grande sea, tiene un límite. Deberías intentar ayudar a Linley si puedes. Dile lo que necesitas e imagino que te compensará.” Orloff también habló en nombre de Linley.
Linley podría decir que...
Desde que el Jefe Soberano de la Destrucción ejecutó esa técnica, ‘Paradoja Espacio-Tiempo’, la actitud del Jefe Soberano del Destino hacia Linley había mejorado notablemente. Esta vez, estaba hablando en nombre de Linley también.
“Habla. ¿Qué necesitas que yo esté de acuerdo, a fin de que estés dispuesto a hacerlo?” Linley miró hacia Augusta.
“Las palabras de Lord Orloff son correctas. No importa cuán alto sea el precio, hay un límite. Pero este límite está más allá de mi capacidad de soportar. Si, Linley, estás dispuesto a ofrecerme tu artefacto Overgod, estoy dispuesto a aceptarlo.” Augusta rio disimuladamente. “Pero, Linley, ¿estás dispuesto a dármelo?”
“¿Artefacto Overgod?” Linley estaba conmocionado.
Todos los Soberanos sabían exactamente qué tan precioso era un artefacto Overgod.
“Artefacto Overgod... Madre...” Linley murmuró en silencio para sí mismo.
“Sé práctico.” El Jefe Soberano del Destino, Orloff, frunció el ceño. “Augusta, el valor de todos tus Ángeles combinados es aún menor que el de un artefacto Overgod. Vas muy lejos al sugerirlo. Sugiere algo que sea razonable.”
Augusta rio con calma. “No puedo pensar en nada que Linley pueda tener que sea suficiente para compensar mi pérdida...”
Linley se sintió frenético.
“¡Augusta!” Linley estaba a punto de decir algo.
“¿Hm?” Augusta miró de repente hacia Linley. “Linley, de repente pensé en algo. Si acepta, entonces podemos discutir esto.”
“Habla.” Linley dejó escapar un suspiro secreto de alivio.
El cercano Jefe Soberano del Destino, Orloff, no pudo evitar reír y asentir al ver esto.
“Sé sobre la relación entre tú y Beirut.” Augusta resopló con frialdad. “Ese Beirut. En el pasado, él tomó mis... “
“Simplemente ve al grano.” Dijo Linley. Linley estaba preocupado de que Augusta quisiera que matara al abuelo Beirut.
Augusta le lanzó una mirada, luego rio. “Puedo decir que ustedes dos son cercanos. No te preocupes, no te estoy pidiendo que vayas a matar a Beirut. Mi pedido es... ¡Darme cien gotas de esencia de sangre de cada una de las Cuatro Bestias Divinas! Si lo haces, entonces estaría dispuesto a liberar a un Ángel de Doce Alas, a pesar de lo que me costaría.”
“¿Cien gotas de cada una?” Linley no pudo evitar gritar en estado de shock. “Augusta, ¿sabes cuántas gotas de esencia de sangre tenían las Cuatro Bestias Divinas en total?”
Augusta, al ver esto, rio para sí mismo.
Intencionalmente había establecido un objetivo alto, para que pudieran negociar.
“Incluso si me matas a mí y a Beirut, no serías capaz de obtener tanta esencia de sangre.” Linley negó con la cabeza. “En el pasado, el Jefe Soberano de la Destrucción se llevó más de la mitad de la esencia de sangre de las Cuatro Bestias Divinas de Beirut, para ir a experimentar. Solo la porción restante está en manos de Beirut, y también utilizó una gran cantidad de ella en sus propios experimentos. La cantidad restante de esencia de sangre es muy pequeña.”
Augusta, al oír esto, frunció el ceño.
Sabía que el Jefe Soberano de la Destrucción había adquirido una gran cantidad de esencia de sangre, e incluso sabía un poco sobre los experimentos de Beirut.
“Si la cantidad es demasiado pequeña, simplemente no puedo aceptar.” Augusta resopló.
“Augusta, a decir verdad, de las esencias de sangre de las Cuatro Bestias Divinas, yo mismo ya he usado algo de la esencia de sangre del Dragón Azur para fortalecer mi propio cuerpo. De la esencia de sangre del Dragón Azul tengo la menor cantidad. En cuanto a los otros tres tipos de esencia de sangre, puedo procurar un poco más.” Dijo Linley. “El abuelo Beirut y yo podemos darte, como máximo, once gotas de la esencia de sangre del Dragón Azur. En cuanto a las otras tres esencias de sangre, trataré de encontrar una forma de obtener veinte o treinta gotas, pero no puedo estar seguro del número exacto. Esto es debido a que tengo que preguntarle al abuelo Beirut.”
Linley, naturalmente, no informaría una cifra precisa.
Beirut le había dado originalmente a Linley 81 gotas de cada esencia de sangre. Linley ahora tenía menos de cuarenta gotas de la esencia de sangre del Dragón Azur, pero en cuanto a las otras tres, tenía más de setenta.
“¿Once gotas de la esencia de sangre del Dragón Azur?” Augusta miró a Linley de cerca, luego asintió ligeramente. “Bien. ¡Once gotas de la esencia de sangre del Dragón Azur  y treinta de cada una de las otras tres Bestias Divinas! No puedo aceptar nada más bajo. Si me las das, liberaré a ese Ángel de Doce Alas que estás buscando.”
Linley dejó escapar un suspiro de alivio.
Finalmente, éxito.
“¿Treinta de cada uno? Augusta, debido a que no tengo la esencia de sangre en mí, necesito ir a preguntarle al abuelo Beirut. No puedo garantizar el 100% de la cantidad exacta, pero la diferencia no debería ser tan grande. Incluso si hay una diferencia, pensaré en una forma de compensarlo por ello.”
“Bien. Trae la esencia de sangre de las Cuatro Bestias Divinas.” Dijo Augusta.
“Jaja...” El cercano Jefe Soberano del Destino, Orloff, no pudo evitar reír. “Augusta, ¿cooperar no es excelente? Sin embargo, Augusta, ¿por qué quieres la esencia de sangre de la Cuatro Bestias Divinas? Por qué no me las das a mí, y te entregaré algunas técnicas supremas que he desarrollado para ti.”
Linley no pudo evitar mirar a Augusta.
Debido a que el Jefe Soberano de la Destrucción había perdido la batalla entre él y el Jefe Soberano del Destino, le había dicho al Jefe Soberano del Destino los secretos detrás de su técnica, ‘Paradoja Espacio-Tiempo’. Si el Jefe Soberano del Destino entonces adquiriera las esencias de sangre de las Cuatro Bestias Divinas, él verdaderamente se volvería invencible.
“Lord Orloff. Admiro profundamente a Lord Wodred y también quiero poner mi mano en la investigación.” Dijo Augusta con una sonrisa.
En este mismo momento, en la Prefectura Índigo del Continente Risco Sangriento del Reino Infernal. Dentro de las Montañas Rito del Cielo.
Hogg estaba junto con Wharton.
“¡Swoosh!” La forma de Linley apareció de repente.
“Hermano mayor.” Wharton no pudo evitar sentirse complacido, y el cercano Hogg miró a Linley, sorprendido. Con una sonrisa, dijo, “Linley, ¿qué pasa?”
Linley tenía tres clones Soberano. En este viaje al Plano Divino de la Luz, Linley había dejado su clon Soberano tipo agua y su clon Soberano tipo viento en el Reino Infernal. En realidad, Linley era diferente de los otros Soberanos, ya que era un Alma Mutada, haciendo que cada uno de sus clones Soberano tenga acceso al poder de Soberano fusionado.
Además, el alma de cada clon Soberano era comparable en términos de Voluntad.
Podría decirse que Linley, por sí solo, era comparable a tres expertos nivel Soberano.
Solo que tenía una sola Espada del Overgod de la Vida, y por lo que el clon Soberano que sostenía la espada era el más fuerte. Esta era la razón por la cual Linley no usó sus tres clones Soberano para atacar conjuntamente al Jefe Soberano de la Luz. Después de todo, si lo hacía... Probablemente es que el Jefe Soberano de la Luz les diera un golpe con la espada a cada uno y matara fácilmente a los clones Soberano que no tenían el arma Overgod.
“Padre, haz un viaje conmigo. Vayamos a localizar a mamá.” Dijo Linley.
“¿Qué dijiste?” Hogg repentinamente se puso de pie, sus ojos llenos de sorpresa.
“Hermano mayor, ¿dijiste, ‘Madre’?” Wharton también estaba aturdido.
“Linley.” Hogg agarró los hombros de Linley con sus manos, que estaban temblando. Sus ojos estaban rojos a medida que miraba a Linley. “¿Tú, encontraste a tu madre?” El amor de Hogg por su esposa era tan profundo que se había hundido en su misma alma. En el pasado, fue por el bien de la búsqueda de su esposa que finalmente había perdido su vida.
“Sí, padre.” Linley podía sentir la emoción de su padre, y no pudo evitar asentir.
“Bien.” Hogg estaba en un estado mental completamente caótico, pero luego recuperó el sentido y dijo apresuradamente: “Rápido, llévame ahí.”
“¡Vayamos! Wharton, tú quédate aquí. Traeré a madre y a padre de vuelta hoy.” Linley dijo, y entonces su clon Soberano tipo viento lideró a su padre, Hogg, lejos de las Montañas Rito del Cielo.
Con el clon Soberano de Linley liderando el camino, los dos naturalmente viajaron muy rápido.
Augusta estaba actualmente sentado en el medio del jardín acuático, dentro de esa lujosa isla.
“¿Hace diez mil años? ¿Un alma originalmente del Plano Yulan?” Augusta, al escuchar las palabras de Linley, asintió. “No te preocupes. Algunas veces, un millón de años pasarán sin que un solo Ángel de Doce Alas nazca. Imagino que solo han habido uno o dos en los pasados diez mil años. ¿Y ofrecidos del Plano Yulan? La encontraremos con mucha facilidad.”
A medida que habló, Augusta expandió su sentido divino.
“Oh, ¿estás trayendo a alguien también?” Augusta rio a medida que observe a Linley. Él vio que el clon Soberano de Linley estaba trayendo a Hogg hacia ellos.
“Ese es mi padre.” Linley rio y reconoció.
“Los Ángeles de Doce Alas están localizados en las islas cercanas. Ellos llegarán pronto.” Augusta dijo con calma. “Mis subordinados han completado sus investigaciones. De hecho, el 1 de enero, año 9987 de tu calendario Yulan, hubo un alma femenina que me fue ofrecida. El alma era extremadamente pura, y después de la transformación en el Estanque de Resurrección Angelical, se convirtió en un Ángel de Doce Alas.”
El corazón de Linley tembló.
“¡Esa es ella! ¡Esa es mi madre!” Gritó Linley en su corazón.
Linley nació el año 9982 del calendario Yulan, mientras que su hermano menor, Wharton, nació el año 9986 del calendario Yulan. Su padre, Hogg, había llevado a la madre embarazada de Linley, ‘Lina’, a ciudad Fenlai, donde los servicios médicos eran superiores. Ella había dado a luz ahí, y luego había ido a orar por bendiciones en el Templo Radiant. Luego, la próxima noche en el hotel...
Su madre había sido capturada.
El Templo Radiant daba la casualidad de que estaba ofreciendo almas durante el Festival Yulan de cualquier manera.
“En poco tiempo, puedes darme la esencia de sangre de las Cuatro Bestias Divinas. Solo entonces dejaré que ese Ángel de Doce Alas recupere su libertad y se vaya contigo.” Augusta dijo, y de repente levantó su cabeza. “Bien. Ese Ángel de Doce Alas ya ha venido.”
Los ojos de Linley comenzaron a calentarse a medida que levantaba su cabeza para mirar...
Túnicas blancas revoloteando. Cabello castaño, igual que el de Linley. Una hermosa mujer descendió de los cielos, con seis pares de prístinas alas blancas puras extendidas.

“¿Madre?” Linley contuvo su respiración.
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios