CD Libro 21 Capítulo 27

12:31

Traductor: Radak
Corrector: Radak

Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo
Libro 21, Apogeo - Capítulo 27, Recuerdos
Linley la observó cuidadosamente.
Este hermoso Ángel de cabello castaño, en términos de apariencia, parecía bastante similar a él.
“¿Mi Madre?” Linley sintió una oleada de agitación en su corazón.
“Amo.”
Pero la primera reacción de este Ángel de Doce Alas, después de descender, fue arrodillarse.
“Hmph.” Con solo un solo pensamiento, Linley inmediatamente envió una oleada de poder de Soberano para presionar contra el Ángel de cabello castaño, evitando que se arrodillara.
Linley no pudo evitar sentir un rastro de irritación en su corazón, y miró de reojo a Augusta, meditando para sí mismo, “Augusta debe haber sabido que el Ángel se arrodillaría al verlo, pero no dijo nada al respecto.” Para un Ángel ordinario arrodillarse era una cosa, ¡pero la mujer frente a él era muy posiblemente la madre de Linley!
Linley no permitiría que esa escena ocurriera.
Junto a él, el Jefe Soberano de la Luz, Augusta, soltó una carcajada. “Jaja, está bien, puedes quedarte ahí por ahora.”
“Sí.” El Ángel de Doce Alas era muy obediente. Ella se quedó a un lado, sin decir una sola palabra. Solo que, de vez en cuando, giraba a mirar a Linley con curiosidad.
“¿Ella es mi madre?” Linley no pudo evitar darle algunas miradas también.
Cuando su madre murió, Linley solo tenía cuatro o cinco años. Él no tenía ningún recuerdo de ella en absoluto. Sin embargo, mientras Linley miraba a esta hermosa mujer de piel pálida, él tenía cierto sentimiento... Como si su alma temblara un poco. “¡Todavía tendré que confiar en mi padre para hacer la verdadera determinación! Padre y madre vivieron juntos la vida y la muerte; Él definitivamente será capaz de hacer una determinación clara.” Reflexionó Linley.
En los cielos del Reino Divino de la Luz. El cuerpo Soberano de viento de Linley estaba acelerando hacia esa dirección, llevando a su padre, Hogg, con él.
“Padre, Augusta ya ha sacado al Ángel que parece ser Madre.” Linley dijo de repente.
“¿Ya?” Un tinte de un sonrojo rojo emocionado yacía en el rostro de Hogg.
“Sin embargo, no puedo estar completamente seguro todavía.” Linley miró a su padre. “En breve, padre, tendrás la oportunidad de observar de cerca y ver si es madre o no.”
“Definitivamente seré capaz de decirlo de un vistazo.” Hogg estaba completamente seguro.
En este momento, apareció una isla lujosa y deslumbrante dentro de los campos de visión de Linley y Hogg. Con luz verde destellando sobre ellos, Linley y Hogg ingresaron a la isla.
Dentro del jardín acuático.
“Swoosh.” Dos figuras descendieron de los cielos; Eran Linley de cabello verde y Hogg. Linley de pelo verde caminó hacia el cuerpo original de Linley, y luego los dos se fusionaron en uno.
Al aterrizar...
Hogg parecía ser capaz de ver solo a una sola persona; Ese Ángel de cabello castaño, de pie solo al lado.
Hogg abrió su boca, pero no dijo nada. Sus ojos se pusieron rojos inmediatamente. “Li... ¡Lina!” Hogg finalmente gritó con voz temblorosa.
El Ángel de Doce Alas giró su mirada hacia Hogg, mirándolo con curiosidad. Muy ligeramente, ella frunció el ceño.
“Lina, ¿no me reconoces?” Hogg inmediatamente cargó hacia adelante, agarrando las manos del Ángel de Doce Alas. El Ángel no se atrevió a actuar sin permiso, y entonces, con un destello, ella rápidamente esquivó hacia un lado.
“Padre, no seas impaciente.” Linley gritó a toda prisa.
“¿Qué está pasando?” Hogg giró para mirar a Linley.
“Padre, dime. ¿Ella es mi madre?” Linley preguntó de inmediato.
“¡Sí! ¡Absolutamente, sí!” Hogg estaba completamente seguro. “Se ven absolutamente idénticas. Y su olor... ¡Nunca podría olvidarlo!” Hogg aún podía recordar el aroma de su esposa, Lina, a medida que yacía contra él. Al ver al Ángel de cabello castaño, instantáneamente estuvo seguro...
¡Esta era su esposa!
“Jaja, Linley, entonces estás buscando a tu madre.” Augusta comenzó a reír. “No es de extrañar que te preocupes tanto por este asunto, Linley. Te dije hace mucho que era ella; ¡No hay necesidad de estar preocupado! Además, de acuerdo con los informes de inteligencia proporcionados por mis subordinados, en los últimos diez mil años, solo ha habido tres almas de Ángeles nivel Deidad provistas por el Plano Yulan; Dos hombres, una mujer. Solo un alma se convirtió en un Ángel de Doce Alas; ¡La mujer! En realidad es bastante extraño. Hace diez mil años, la iglesia del Plano Yulan ofreció esa alma, pero desde entonces, no han ofrecido ninguna en absoluto.”
Pero Linley sabía por qué.
Fue debido a que... La Iglesia Radiant había sido aniquilada. Naturalmente, no podría sacrificar más almas.
“Que ustedes dos, madre e hijo, se reúnan una vez más es una ocasión feliz.” Augusta rio a medida que hablaba.
El Jefe Soberano del Destino, Orloff, carcajeó y asintió ligeramente también.
“Cierto. Esta es mi madre.” Linley no lo ocultó en absoluto, y miró hacia Augusta y dijo solemnemente, “Augusta, como lo veo, hagámoslo rápidamente. Dale a mi madre su libre albedrío y te daré las esencias de sangre de las Cuatro Bestias Divinas. Cierto. De las esencias de sangre, solo hay veintiocho gotas de esencia de sangre de la Tortuga Negra; Dos gotas faltan. Por lo tanto, agregué dos gotas de esencia de sangre del Ave Bermellón para compensarlo. ¿Está eso bien?”
“Eso no es un gran problema.”
Augusta miró hacia Linley, luego dijo lentamente, “Linley, tengo que informarte de algo. Después de escuchar lo que tengo que decir, puedes decidir si deseas o no hacer este intercambio.”
El corazón de Linley tembló. Sintió que nuevas variables entraban en juego.
“Habla.” Dijo Linley.
Augusta explicó: “Los Ángeles se crean a partir de almas que fueron sacrificadas en planos materiales. ¡A través de los Estanques de Resurrección Angelical, renacen como Ángeles! Hay otra expresión a menudo escuchada; Que los Ángeles son armas con forma humana, y que ya no pueden ser consideradas verdaderas criaturas vivientes. ¿Conoces el verdadero significado dentro de estas palabras?”
Linley frunció el ceño.
¿No podrían considerarse verdaderas criaturas vivas? ¿Qué significa esto?
Augusta continuó, “Para que un alma mortal se transforme instantáneamente en un Ángel de Doce Alas... ¿Cómo podría cualquier criatura viviente aumentar instantáneamente su poder en ese momento?”
“Cuando son transformados por el Estanque de Resurrección Angelical, incluso sus almas son ligeramente cambiadas. Sus almas ya no están contenidas en sus mentes, sino dentro de sus Núcleos de Ángel; ¡El Núcleo de Ángel es el núcleo de su existencia!” Explicó Augusta. “Además, durante la transformación, su alma también cambiará, y todos sus recuerdos anteriores serán borrados. ¡Lo único que les quedará será su absoluta lealtad a los Soberanos de la Luz!”
El corazón de Linley tembló.
“Augusta, ¿estás diciendo que...?” Linley tenía una sensación bastante premonitoria.
“Cierto. Los Estanques de Resurrección Angelical, los lugares donde se crean los Ángeles, no son algo que podamos crear. ¡Los cambios que desatan sobre el alma son irreversibles! Tu madre está actualmente bajo mi control, pero incluso si le doy libertad, tu madre no sería más que un Ángel emancipado. ¡Todavía no tendrá ninguno de los recuerdos antes de convertirse en Ángel!” Augusta observó a Linley.
Linley al instante se sintió un tanto perdido.
Había pensado que al obtener su libertad, su madre también recuperaría sus recuerdos.
Pero ahora, parecía que, eso era completamente imposible.
Las palabras de Augusta fueron bastante razonables. Fue el Estanque de Resurrección Angelical el que la transformó. Lo único que Augusta podía hacer era darle a la madre de Linley el libre albedrío; No fue capaz de revertir los cambios en su alma.
“Padre.” Linley giró para mirar a Hogg.
El cercano Hogg había oído y entendido. Sabía que no había forma de que su esposa, Lina, recuperara sus recuerdos. Su rostro no pudo evitar ponerse pálido también, pero al ver que Linley giró hacia él, Hogg todavía estrujó una sonrisa. Él envió mentalmente, “Linley, si no hay forma de recuperar sus recuerdos, entonces no hay forma. Será como si tu madre y yo nos volviéramos a encontrar por primera vez.”
“Muy bien.” Linley asintió ligeramente.
“Linley, si no eres capaz de aceptar esto, entonces podemos seguir adelante y dejar de lado nuestro acuerdo.” El Jefe Soberano de la Luz miró a Linley.
“No hay necesidad. Puedes dejar que mi madre recupere su libertad.” Linley miró al Jefe Soberano de la Luz.
Augusta asintió, luego apretó los dientes y cerró sus ojos.
“¿Eh?” Linley, a través de su sentido divino fusionado, podía decir que Augusta había enviado un zarcillo de su propio sentido divino a la mente del Ángel. Lentamente, el rostro de Augusta comenzó a ponerse bastante pálido.
“Hmph.” Augusta dejó escapar un gruñido.
De repente, el rostro de Augusta se puso blanco como los huesos, y todo su cuerpo se meció incontrolablemente. El cercano Jefe Soberano del Destino, Orloff, agitó su mano, enviando una oleada de poder de Soberano para presionar contra Augusta, evitando que cayera.
“Espera un tiempo. Necesito descansar un momento.” Augusta dijo, y luego cerró sus ojos para enfocarse internamente.
“Parece como si el alma de Augusta hubiera sido dañada.” Linley vio todo esto suceder. No tenía ni idea del precio que había pagado Augusta para que la madre de Linley recuperara su libre albedrío. Sin embargo, por lo que habían dicho el Jefe Soberano de la Muerte y otros, Linley sabía que definitivamente había que pagar un precio muy, muy alto por permitir que un Ángel recuperara el libre albedrío.
Augusta ni siquiera le pidió a Linley las esencias de sangre de las Cuatro Bestias Divinas; Primero había comenzado a trabajar para recuperarse.
Y ahora, Linley miró hacia su madre, Lina.
Lina había fruncido el ceño pensativamente antes, pero ahora, una expresión de sorpresivo deleite apareció en su rostro. Lina miró a Hogg. Ligeramente desconcertada, dijo, “Basándome en la conversación que tuviste, tú... ¿Eras mi esposo, antes de mi transformación en un Ángel?” Todos los Ángeles eran capaces de pensar lógica y racionalmente.
Eran Ángeles y no tenían potencial para el futuro, pero estaban absolutamente dedicados a los Soberanos.
“Lina, soy Hogg. ¿Recuerdas algo?” Hogg inmediatamente caminó delante de ella, con los ojos brillando. “¿Todavía recuerdas esa tormenta torrencial de lluvia que resistimos juntos en la Montaña Wushan? ¿Aún recuerdas nuestro hogar, la aldea Wushan? ¿Recuerdas esa noche en que te tomaron de mí, en ese hotel de ciudad Fenlai?”
Lina estaba ligeramente sorprendida. Una mirada perdida apareció en sus ojos, y sacudió su cabeza ligeramente. ”Yo, no lo recuerdo.”
Los ojos de Hogg no pudieron evitar oscurecerse, pero inmediatamente dijo, “Está bien. Lo sabrás en el futuro. Te llevaré de vuelta al Plano Yulan.
“Sé que me convertí en un Ángel de Doce Alas hace menos de diez mil años.” Lina dejó escapar una hermosa sonrisa. “Y también tengo la sensación... De que tu aura parece muy familiar. A pesar que, en mis recuerdos, no puedo encontrar una razón de por qué.”
A pesar de haber tenido su alma transformada, todavía había un rastro de reconocimiento borroso en su subconsciente, con respecto a la persona que había amado en su vida anterior.
“¿En verdad?” Hogg no pudo evitar sentirse inmensamente feliz.
“Sí.” Lina asintió ligeramente.
Linley, viendo esto a un lado, no pudo evitar sentirse bastante satisfecho en su corazón. A pesar que su madre ya había perdido sus recuerdos anteriores después de convertirse en Ángel, tal vez por lo que había sucedido en su vida anterior, todavía tenía sentimientos especiales hacia Hogg.
“Qué terrible.” Augusta, con el rostro pálido, abrió sus ojos, la luz en ellos un poco más tenue que antes. Miró de reojo a Linley. “A pesar que entendí que el precio a pagar por permitir que un Ángel recupere el libre albedrío sería muy alto... En realidad nunca lo había hecho en el pasado. El precio fue incluso mayor de lo que esperaba.”
El cercano Jefe Soberano del Destino, Orloff, carcajeó. “Augusta, como ya lo has hecho, ¿de qué sirve lamentarse?”
“Dame las esencias de sangre de las Cuatro Bestias Divinas.” Augusta miró hacia Linley.
Linley tampoco jugó ningún truco. Agitando su mano, hizo aparecer cuatro botellas pequeñas. “Once gotas de la esencia de sangre del Dragón Azur, veintiocho de la Tortuga Negra, treinta del Tigre Blanco y treinta y dos para el Ave Bermellón.”
Augusta barrió las botellas con su sentido divino, y una sonrisa finalmente apareció en su rostro.
“Espero que esto no me decepcione.” Murmuró Augusta, y recogió las cuatro botellas. El cercano Jefe Soberano del Destino, Orloff, no pudo evitar mirar las cuatro botellas, sus ojos brillando con luz. Quería estar en posesión de esas cuatro botellas, y dado su poder, no había manera de que Linley y Augusta pudieran resistirlo.
Sin embargo, dado su orgullo, el Jefe Soberano del Destino, Orloff, solo observó en silencio a medida que todo esto sucedía.
“Augusta, este asunto está concluido. Me iré ahora.” Dijo Linley.
Augusta no trató de retenerlo por más tiempo. Inmediatamente después, Linley lideró a su padre, ‘Hogg’, y a su madre, ‘Lina’, y se fue, transformándose en un rayo de luz verde que desapareció en los horizontes.
En pleno vuelo.
Linley dejó escapar un suspiro de alivio a medida que miraba hablar a su madre y a su padre. “Es afortunado que madre parece tener una ligera y tenue impresión de padre. De lo contrario, probablemente no estaría dispuesta a irse con nosotros. Sus recuerdos... Qué desafortunado, el Estanque de Resurrección Angelical realmente es... Ugh.”
No había nada que Linley pudiera hacer en absoluto.
Cuando los mortales comunes morían, se transformaban en almas difuntas. Los más débiles se transformarían en no muertos débiles, mientras que los más fuertes se transformarían en poderosos no muertos. El alma en sí misma no cambiaría en absoluto, y al convertirse en una Deidad, los no muertos recuperarían sus recuerdos.
Pero los Ángeles eran completamente diferentes. Su madre había sido una ordinaria mortal, pero después de su transformación, se había convertido en un Ángel de Doce Alas, comparable a un Demonio de Siete Estrellas. ¿Qué ella haya aumentado en poder por tanto sin que su alma fuera impactada? Ni siquiera Linley lo creería.

“Ahora, la única opción es confiar en el tiempo. Dejar que madre se acostumbre lentamente a nosotros y nos acepte.” A pesar que Linley estaba ligeramente decepcionado, la sonrisa en el rostro de su padre también le dio un indicio de satisfacción.
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios