CD Libro 21 Capítulo 29

23:29

Traductor: Radak
Corrector: Radak

Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo
Libro 21, Apogeo - Capítulo 29, Cazador de Viento
El Plano Divino de Viento. El Continente Qingya. En los cielos, una forma de vida metálica en forma de espada avanzaba a alta velocidad, moviéndose como un rayo de luz.
Linley y Bebe estaban sentados uno frente al otro.
Junto a ellos, un hombre de dos metros de altura con cabello negro que brillaba como agujas de hierro estaba de pie respetuosamente. El hombre de cabello negro dijo cortésmente, “Soberano, basado en los informes de inteligencia de nuestro Ejército Qingya, en el Continente Qingya, hay más de mil expertos supremos dignos de su consideración, Soberano. Podemos simplemente seleccionar una ubicación, luego comenzar a elegir de ellos. Pero ahora mismo, nosotros...”
Linley miró al sujeto de cabello negro, luego carcajeó, “Boo, ¿tienes prisa?”
“No, no.” El hombre de cabello negro al instante negó con la cabeza.
El Plano Divino de Viento tenía un total de nueve continentes principales, que se dividieron según los diversos niveles de poder de los siete Soberanos. El océano era extremadamente grande, pero estaba completamente controlado por el Jefe Soberano de Viento, que también tenía su propio continente además de eso. Los otros Soberanos Menores solo tenían el control de un continente cada uno, mientras que los Soberanos Intermedio controlaban dos cada uno.
El continente controlado por Teresia era el ‘Continente Qingya’.
Y así, el territorio de Linley dentro del Plano Divino de Viento era naturalmente el Continente Qingya también.
El Continente Qingya tenía al Ejército Qingya, que estaba directamente subordinado al Soberano Qingya. El comandante del ejército Qingya era este ‘Boo’.
“Este Soberano tiene un temperamento bastante extraño, pero no es un mal sujeto.” Boo pensó para sí mismo. “Aún así, ¿qué tan poderoso es Soberano Linley, exactamente? Por qué es que de la conversación anterior entre Lord Linley y el Jefe Soberano Diya, parecía sentir como si... ¿Lord Diya estaba un tanto temeroso de Lord Linley? ¿Por qué habló tan gratamente con él?”
“Uno es un Jefe Soberano, mientras que el otro es un Soberano Menor. Pero parece que las posiciones están invertidas.” Boo estaba lleno de confusión.
Al llegar al Plano Divino de Viento, Linley había ido naturalmente a buscar al Jefe Soberano de Viento, Diya.
Diya, al ver que Linley había venido a hacerle una visita, estaba tan asustado que la expresión de su rostro había cambiado.
Diya todavía recordaba claramente la visión de Linley fácilmente usando un solo golpe de espada para herir gravemente al Jefe Soberano del Rayo, erradicando su clon Soberano de tierra y asustándolo tan terriblemente que había huido sin siquiera atreverse a mirar hacia atrás. Dado el poder de Linley, sería muy fácil para él erradicar al Jefe Soberano de Viento, Diya.
Lo que era peor era que Linley y Diya no tenían una buena relación entre ellos, solo enemistad. Al ver llegar a Linley, ¡por supuesto Diya se había asustado!
Sin embargo, Linley no había atacado, y en cambió discutió el asunto del ‘territorio’ con él.
Diya había ofrecido inmediatamente obsequiar a Linley el continente que controlaba, pero Linley había declinado.
Después, Diya personalmente tomó a Linley para localizar al comandante del ejército Qingya, ‘Boo’, y le había dicho a Boo que Linley era ahora el controlador del Continente Qingya. Boo, sin embargo, había prestado mucha atención a las actitudes y gestos hablados de los dos, ya que habían conversado, y al instante se había quedado perplejo.
Después de todo, a medida que conversaba con Linley, Diya inconscientemente actuaría como si estuviera en un nivel inferior.
“Boo, no seas impaciente. Vayamos ahora al Dominio León Azul.” Dijo Linley con una risa tranquila.
“Soberano, ¿está usted planeando...?” Un pensamiento surgió instantáneamente en la mente de Boo.
El cercano Bebe rio disimuladamente: “¡Mi Jefe nutualmente tiene la intención de ir al Dominio León Azul para ver ese desafío! Debes comprender que el desafío tendrá lugar dentro de un mes. Mi jefe, naturalmente, no tiene prisa, así que podemos volar ahí lentamente en esta forma de vida metálica. Deberíamos llegar al Dominio León Azul justo a tiempo.”
Dado lo rápido que viajaban los Soberanos, podían llegar al Dominio León Azul en una hora más o menos.
Sin embargo, Linley optó por viajar pausadamente a bordo de su forma de vida metálica y deambular lentamente.
Sin embargo, la llamada ‘velocidad pausada’ fue solo pausada para Soberanos. Para los Dioses Altivos ordinarios, su forma de vida metálica volaba a velocidades aterradoras.
“Los Soberanos realmente tienen demasiado tiempo en sus manos.” Boo pensó para sí mismo.
“Jefe, ¿cuánto tiempo planeas gastar en la búsqueda de tus seis Emisarios?” Le envió Bebe. “Han pasado muchos años desde que salimos a dar un paseo. Esta vez, tenemos que deambular un poco más.”
A pesar que estaban buscando nominalmente Emisarios, en verdad, también se estaban relajando.
“Sin prisa. Este Plano  Divino es vasto e interminable... Todo lo que tenemos que hacer es terminar de encontrar los Emisarios antes de que comience la Guerra Planar.” Dijo Linley con una sonrisa.
“En realidad, está bien si terminamos después de que comience la Guerra Planar. Después de todo, durante el curso de la Guerra Planar, los expertos nivel comandante todavía pueden ingresar.” Bebe rio disimuladamente.
El comandante del Ejército Qingya, Boo, parpadeó a medida que escuchaba.
El Plano Divino de Viento. El continente Qingya. El Dominio León Azul.
“Soberano, hoy es el día del desafío. El Cazador de Viento de Siete Estrellas, ‘Russell’, desafiará al Lord del Dominio León Azul, ‘Ombarafael’. Este Cazador de Viento de Siete Estrellas, Russell, es muy famoso en nuestro Plano Divino de Viento, y es legendario por su velocidad y astucia. Pero, por supuesto, su poder es tremendo también.” Dijo Boo respetuosamente a través de sentido divino.
En este momento, Linley y Bebe caminaban hacia una montaña, hombro con hombro, a medida que Boo de cabello negro los seguía desde atrás.
“Russell...”
Linley todavía recordaba las muchas grabaciones en orbe que las redes de inteligencia le habían proporcionado a través de Boo. Habían descrito a más de mil expertos del Continente Qingya, cada uno de los cuales era al menos un Cazador de Viento de Siete Estrellas en el poder, y todos tenían sus propias técnicas supremas.
‘Cazador de Viento’ era un término para dirigirse en el Plano Divino de Viento.
Esto era muy parecido a cómo ‘Demonio’ era un término para dirigirse en el Reino Infernal.
Un Cazador de Viento de Siete Estrellas era lo mismo que un Demonio de Siete Estrellas.
“La batalla de hoy ocurrirá en lo profundo del barranco de la montaña. Muy pocas personas han venido a ver.” Boo envió mentalmente.
Linley asintió ligeramente.
Muchas figuras volaban pasándolos en el aire. Incluso este camino de montaña tenía bastantes figuras. Solo que, las Deidades avanzaban de una manera elegante y rápida, avanzando mil kilómetros con solo unos pocos pasos. A pesar que el grupo de tres de Linley no quería sorprender a la gente común presente, todavía viajaban docenas de kilómetros con cada paso.
“¿Eh? Boo, a menos que alguien se haya transformado intencionalmente en el retador, ‘Russell’, creo que está justo detrás de nosotros.” Dijo Linley con una risa tranquila.
“¿Ah?” Boo estaba bastante sorprendido.
Como Soberano, ¿cuán tremendo era el sentido divino de Linley? Podía detectar fácilmente que una persona estaba volando ágilmente hacia delante. Curioso, Linley miró hacia este Russell.
Russell era un joven que era lo suficientemente apuesto para hacer que cualquier mujer se enamorara de él. Parecía bastante débil y blando, y tenía una sonrisa que hipnotizaba a los dioses. Se podría decir que si Russell fuera una mujer, definitivamente habría causado que incontables Deidades se volvieran locas por él. Pero, afortunadamente, él era un hombre.
A pesar que su aspecto suave y femenino hizo que muchas personas no le gustaran, su carisma innato hizo que muchas personas inmediatamente se sintieran amablemente dispuestas a verlo.
“Han pasado tantos años. Dado mi poder actual, podría ser capaz de actuar contra Ombarafael por ahora.” Russell voló a través de los bosques de montaña a medida que meditaba para sí mismo. “No importa. Después de haber alcanzado este nivel en mi entrenamiento, es virtualmente imposible para mí avanzar más. No estoy dispuesto a esperar más tampoco.”
Hubo bastantes figuras sobre este bosque de montaña.
A medida que volaba, la mirada de Russell se enfocó repentinamente, luego se tensó.
“Eso es...” Russell estaba muy sorprendido. “¿Bebe? ¿Y el Paragon, Linley?
Russell los barrió a los dos con su mirada. No reconoció al Comandante Boo del Ejército Qingya, solo a Linley y Bebe. Boo, como el comandante, rara vez mostraba su rostro. Había bastantes leyendas sobre él en el Plano Divino de Viento, ¡pero muy pocos que se habían encontrado con él!
En cuanto a Linley y Bebe, antes de esto, la derrota de Magnus contra Linley durante la Guerra Planar había causado que su nombre se extendiera. Bastantes personas habían grabado en orbe esa batalla, e incluso Bebe había sido grabado junto a Linley.
Naturalmente, la información sobre Linley y Bebe se había extendido rápidamente a varios planos.
Virtualmente todas las figuras en el nivel Demonio de Siete Estrellas o más sabían de él, siempre y cuando no fueran reclusos completos.
“¡Swoosh!” El cuerpo de Russell destelló a medida que volaba hacia el grupo de tres de Linley.
“¿Eh?” Linley no pudo evitar girar para mirar a Russell.
Este Russell reveló una risa en su rostro, e inmediatamente estableció un Reino Divino, separando esta región del mundo exterior. Dijo respetuosamente: “Saludos, Sr. Linley.”
“Uh...” Linley estaba aturdido.
“¿Conoces a mi jefe?” Bebe también estaba bastante sorprendido.
Russell rio, “En el pasado, cuando el Sr. Linley luchó contra Magnus y exilió a Magnus al espacio caótico, la batalla fue grabada. Esas grabaciones en orbe se han extendido bastante, y algunos de mis amigos y yo las hemos visto. Desde ese día, memoricé su apariencia, Sr. Linley. Naturalmente, también memoricé al buen amigo del Sr. Linley, ‘Bebe’.”
Linley y Bebe intercambiaron miradas.
“Pasé por alto eso.” Linley rio impotente a medida que su apariencia cambió.
Después de convertirse en Soberano, Linley se había vuelto mucho menos vigilante. En todo el universo, solo los Jefes Soberano de los Edictos fueron capaces de hacer que se sintiera preocupado. Había venido al Plano Divino de Viento para pasear con la intención de ser un turista, por lo que realmente no había pensado en las cosas. Solo ahora se dio cuenta de que había un problema aquí.
“Sr. Linley, su aura está completamente retraída. Después de cambiar tu apariencia, otros no podrán reconocerlo.” Russell inmediatamente rio.
“¿Podrías reconocerme solo por la apariencia?” Preguntó Linley con curiosidad.
“La apariencia fue parte de eso. La segunda parte fue el hecho de que su aura estaba completamente retraída. Para que incluso yo sea incapaz de sentirla... Definitivamente significa que el poder de esta persona supera ampliamente el mío.” Russell rio. “¿Por qué alguien en este nivel de poder estaría tan aburrido como para hacerse pasar por otra persona? Por eso estaba seguro de que la persona que tenía delante era definitivamente usted, Sr. Linley.”
Linley no pudo evitar reír. “Eres bastante meticuloso, al parecer.”
“Muy inteligente. Sin embargo, hoy vas a desafiar al Lord del Dominio León Azul, ¿verdad?” Bebe soltó una risita. “Niño, ¿tienes confianza en poder ganar?”
“No. Sin embargo, tampoco será fácil para él vencerme.” Russell rio con calma.
Linley y Bebe se dirigieron hacia el profundo barranco junto a Russell. Boo, a su lado, rio en secreto, “Russell solo sabe que Lord Linley es un Paragon, pero no tiene idea de que... ¡Lord Linley es ahora un Soberano! Si lo supiera, probablemente no actuaría tan casualmente.”
Boo había cambiado su apariencia hace mucho tiempo. Solo alguien muy familiarizado con Boo podría reconocerlo.
Además, como comandante del Ejército Qingya, Boo rara vez tenía que mostrarse, y muy pocas personas lo conocían.
En lo profundo del amplio y espacioso barranco dentro de las montañas, había un denso conjunto de más de un millón de personas. Todos conversaban en voz baja, mientras que los muchos soldados mantuvieron el orden militar.
El grupo de cuatro de Linley llegó al frente de la multitud.
Un anciano vestido de negro espió a Russell desde lejos. No pudo evitar sentirse emocionado a medida que se apresuraba a ir a saludarlo. “Sr. Russell, el Lord del Dominio ya ha llegado y lo está esperando.”
“Hmph, vino bastante rápido. Sin embargo, después de hoy, la posición del Lord del Dominio León Azul será mía.” Russell dejó escapar una risa fría, luego giró y miró al grupo de tres de Linley. Él envió mentalmente, “Sr. Linley, tendrá que disculparme por ahora. Voy a luchar contra Ombarafael.”
“Veremos aquí.” Rio Bebe.
Russell voló de inmediato a los cielos, hacia el área central vacía.
Los hermosos y delicados ojos de Russell estaban llenos de una fría y determinada mirada similar a un cuchillo. Barrió el área con su mirada, luego dejó escapar una risa fría antes de quedarse en silencio.
“¡Russell!”
“¡Es Russell!”
Al instante, las más de un millón de Deidades espectando se entusiasmaron. Una avalancha de ovaciones comenzó a estallar de inmediato.
“¡Todos!” Sonó una voz clara, haciendo eco en todo el valle. Al instante, todos los espectadores se callaron.
El que habló era el anciano de túnica negro que había dado la bienvenida a Russell. El anciano de túnica negra flotaba en el aire, diciendo con voz clara, “Esta batalla involucra al Cazador de Viento de Siete Estrellas, Russell y nuestro Lord del Dominio. Russell ya ha aparecido. Inmediatamente después, ¡démosle la bienvenida a su Señoría, Lord Ombarafael!”
Instantáneamente…
El distante grupo de soldados se separó repentinamente, creando un corredor humano. Un hombre musculoso que medía tres metros de altura, vestido completamente de pelajes azules, caminó paso a paso. El rostro de este hombre también estaba cubierta de pelaje, y sus ojos brillaban tenuemente con una luz verde que inducía miedo.
El Lord del Dominio León Azul... ¡Ombarafael!
En este momento, el Lord del Dominio León Azul, de aspecto bestial, estaba mirando hacia Russell.
¡La batalla estaba por comenzar!
“Jefe, ¿quién crees que va a ganar?” Bebe, también viendo la batalla, envió mentalmente a Linley.
“¿De verdad crees que soy omnisciente?” Linley dejó escapar una risa tranquila. “Solo miremos. Aparte de ese desafío que personalmente emití, después de pasar por esas cien batallas en la Arena, nunca antes había visto a nadie desafiar a un Lord Prefecto o un Lord de Dominio.”
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios