CD Libro 21 Capítulo 30

00:02

Traductor: Radak
Corrector: Radak

Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo
Libro 21, Apogeo - Capítulo 30, Emisarios de Soberano
Las más de un millón de Deidades observando contuvieron la respiración. El enorme valle estaba completamente silencioso.
“No esperaba, Russell, que un cobarde como tú se atreviera a desafiarme.” Una voz profunda y retumbante resonó en la boca del Lord del Dominio León Azul. El Lord miró con ojos bestiales hacia Russell. “En el pasado, durante las pruebas Cazador de Viento, lo único que pudiste hacer fue esconderte y temblar, cobarde.”
Al escuchar esto, el rostro de Russell se volvió tan frío como el agua helada. Una mirada afilada destelló a través de sus ojos a medida que dijo, “No seas presumido. Después de hoy, la posición de Lord del Dominio León Azul ya no será tuya.”
“Pareces bastante seguro.” El Lord del Dominio León Azul rio disimuladamente.
El Lord del Dominio León Azul extendió su sentido divino. Era solo natural; Cuando comenzara la batalla, confiar en los ojos de uno solo no era suficiente. Usar el sentido divino para realizar un seguimiento de los alrededores era importante. Debe entenderse que este espacio vacío en el aire tiene una circunferencia de varios kilómetros. Al extender su sentido divino, el Lord del Dominio León Azul naturalmente también abarcó a los espectadores que lo rodeaban... ¡Incluyendo a Linley, Bebe y Boo!
“¡Bouvier!” El Lord del Dominio León Azul estaba sorprendido.
Como los Lords del Dominio bajo el mando del Soberano, todos los Lords de los Dominios se reunían ocasionalmente para presentar sus respetos a su Soberano. En momentos como ese, verían al comandante del ejército, Bouvier. A pesar que Bouvier había cambiado su apariencia, no había forma de que pudiera cambiar el aura de su alma. Por lo tanto, este Ombarafael, el Lord del Dominio León Azul, naturalmente fue capaz de reconocer instantáneamente quién era verdaderamente Bouvier.
‘Boo’ no era más que un apodo que los Soberanos le habían dado a Bouvier.
Los otros Lord de los Dominios generalmente se referían a él como Sr. Bouvier.
“¿Por qué está Bouvier aquí? Además, parece ser extremadamente respetuoso con los dos que están a su lado. Ese joven es un Dios Altivo; Puedo decirlo. Pero en cuanto a ese hombre de cabello castaño... Hm. Además, dado que Bouvier es el comandante del Ejército Qingya, no actuaría con tanto respeto, incluso hacia los Paragons.”
El Lord del Dominio León Azul llegó a una conclusión. “¿Puede ser que esta persona sea un Soberano?”
Esta conclusión... Conmocionó al Lord del Dominio León Azul.
“Ombarafel, lucha como lo harías normalmente.” Una voz sonó en la mente del Lord del Dominio León Azul. El que habló fue Bouvier. Bouvier sabía que... Este viejo conocido lo había reconocido.
“Sr. Bouvier, la persona a su lado...” El Lord del Dominio León Azul inmediatamente envió de vuelta.
“Pretende que no te diste cuenta.” Bouvier le envió.
El Lord del Dominio León Azul estaba completamente convencido de quién era el hombre de cabello castaño.
“¡No esperaba que el Soberano realmente viniera a mi territorio! Muy bien... Esta victoria tiene que ser limpia.” El Lord del Dominio León Azul, al enterarse de que su Soberano estaba mirando, sintió su intención de batalla aumentar. Lanzó una mirada fría al distante Russell, riendo en su corazón.
Repentinamente…
“¡BANG!” Fue como si el aire explotara. El Lord del Dominio León Azul pareció cruzar instantáneamente la distancia de cien metros entre ellos. Su gigantesco puño, semejante a una roca enorme, surgió, destellando con luz negra a medida que cortaba en un extraño arco. Era como un meteoro destellando a través de los cielos, atravesando los cielos y golpeando a Russell.
¡Meteoro de Mundos!
Esta era una de las técnicas supremas disponibles para Ombarafael, el Lord del Dominio León Azul.
“Hmph.” El rostro de Russell se volvió frío.
“¡Swish!” Una deslumbrante espada destelló, liberando una cascada de poder y atravesando el espacio circundante.
El destello de sable cian colisionó directamente contra el deslumbrante puño meteórico.
Russell, con su cimitarra cian en la mano, tomó prestada la fuerza de la colisión para retroceder agraciadamente a alta velocidad. Con un destello cian, retrocedió decenas de metros hacia el cielo, pero inmediatamente después, el cuerpo de Russell en realidad se alejó unas pocas docenas de kilómetros, moviéndose tan rápido que asombró a todos los observadores.
“Qué asombrosa velocidad.” Bebe suspiró con asombro.
“Incluso más rápido que la mayoría de los comandantes.” Los ojos de Linley se iluminaron también.
El cercano ‘Boo’ envió mentalmente, “Soberano, ambos Russell y Ombarafael son bestias divinas. Russell es un ‘Zorro Rasgavientos de Nueve Colas’, y está dotado innatamente con  alta velocidad. Dado que él también entrena en las Leyes del Viento, es natural que sea extremadamente rápido. Además, como un ‘Zorro Rasgavientos de Nueve Colas’, nació con grandes habilidades hipnóticas, y el poder fascinador de su alma también es bastante aterrador. Él es muy difícil de tratar.”
“No está mal. El primer candidato que encuentro parece ser excelente.” Linley tenía una sonrisa en su rostro.
El Lord del Dominio León Azul estaba ahí, como una fortaleza irrompible. En cuanto a Russell, él se movía a alta velocidad, cambiando constantemente su ubicación, lanzando ataques desde varios ángulos.
“Han pasado tantos años, pero tú, cobarde, solo eres capaz de correr y huir.” El Lord del Dominio León Azul soltó una risa disimulada, luego su mirada se volvió fría. “Russell, no tengo tiempo para desperdiciarlo contigo.”
“¡Bang!” El cuerpo del Lord del Dominio León Azul de repente comenzó a arder con un aura amarilla de tierra.
¡Poder de Soberano tipo tierra!
“Lo tienes; ¿Crees que yo no?” Russell soltó una risa fría también, y su cuerpo también comenzó a arder con un débil aura verde. Como se había atrevido a emitir este desafío, naturalmente, Russell también se preparó de antemano.
Y entonces…
“¡Screeeeech!” Un sonido que perforaba los oídos de repente resonó desde la garganta de Russell.
Un enorme fantasma de zorro de pelaje cian de cientos de metros en tamaño, de repente apareció detrás de Russell. Este zorro de pelaje cian tenía nueve colas peludas, todas las cuales se mecían con gentileza. Cualquiera que las mirara en realidad, sin saberlo, comenzaría a marearse. Algunas de las Deidades espectadoras en realidad cayeron al suelo.
¡Habilidad divina innata - Dominio Fascinador de Fantasía!
Una sombra de espada translúcida destelló desde la boca de Russell, disparándose directamente hacia el lejano Lord del Dominio León.
El Lord del Dominio León, al recibir este golpe, se meció ligeramente.
“¡Roaaaaar!” El Lord del Dominio León Azul de repente dejó escapar un aullido enfurecido.
Un enorme oso de mil pies de alto y de pelaje color nieve apareció de repente, con sus ojos verde jade mirando hacia Russell. El oso se golpeó en el pecho con sus dos enormes patas de oso con garras. “¡BANG!” Con un enorme sonido de colisión, una onda amarilla de tierra salió del pecho del oso en todas direcciones, abarcando instantáneamente un área de muchos kilómetros, con Russell estando naturalmente también dentro de este campo.
¡Habilidad divina innata - Colapsador de Mundos!
En el mismo instante...
Esa forma de espada translúcida surgió dentro del cuerpo del Lord del Dominio León Azul, pero el cuerpo del Lord del Dominio León Azul solo tembló. No pareció tener mucho impacto en él.
“Bastardo. ¿Cómo podría ser la defensa del alma de este tipo tan fuerte? ¿Cómo podría mi ataque de poder completo tener un impacto tan limitado en él?” Russell maldijo enojado para sí mismo.
“Jaja...” El Lord del Dominio León Azul cargó hacia Russell.
“No es bueno.” El rostro de Russell cambió dramáticamente. Él podía sentir claramente que el área circundante había cambiado. Esa oleada constante de ondulaciones parecía haberse formado en capas de ondas que surgieron a su alrededor, e incluso crearon un tipo de efecto de ‘Espacio Gravitacional’ único a su alrededor. Esta técnica afectó drásticamente la velocidad de Russell.
Russell sabía que la situación era mala, pero... Era demasiado tarde.
“Jaja...” Riendo violentamente, el Lord del Dominio León Azul ahora usó su ataque más poderoso, junto con su habilidad divina innata desatada.
Un par de puños enormes atravesaron los cielos como un par de dragones con cuernos, causando que aparezcan remolinos espaciales y que el espacio colapse.
“No es bueno.” Russell retrocedió frenéticamente, pero dentro del campo de la habilidad divina innata, su velocidad era inferior a la de su oponente. Todo lo que pudo hacer era rugir con furia y aplastar furiosamente con su cimitarra.
“¡BURST!” El Lord del Dominio León Azul dejó escapar un furioso rugido.
Los puños gemelos que habían atravesado los cielos de repente explotaron con poder.
“¡Bang!” La cimitarra se rompió, pulgada a pulgada, y el cuerpo de Russell comenzó a temblar.
“Cómo podría ser esto… Estoy acabado.” Russell solo sentía una sensación de impotencia.
El Lord del Dominio León Azul, Ombarafael de repente miró hacia el frente, desconcertado. “¿A dónde fue él?”
Russell, que había estado en una batalla violenta contra el Lord del Dominio León Azul hace unos momentos, ahora había desaparecido en el aire.
“¿A dónde fue él? ¿Cómo podría ser esto?”
“¿Puede ser que el Lord del Dominio León Azul hizo explotar a Russell a nada?”
Las más de un millón de Deidades observado miraban fijamente en estupefacción. Habían visto como Russell había desaparecido en el aire.
“¿Lord del Dominio?” El anciano vestido de negro inmediatamente voló hacia ahí, mirando hacia el Lord del Dominio León Azul.
Ombarafael, el Lord del Dominio León Azul, inmediatamente giró para mirar hacia la dirección de Linley. Solo que, Linley y los otros dos ya habían desaparecido. “De hecho, fue el Soberano quien intervino.”
Justo ahora, el Lord del Dominio León Azul solo había percibido un destello borroso pasando. Antes de que él pudiera reaccionar, Russell había desaparecido.
“¿Por qué el Soberano rescató a Russell?” El Lord del Dominio León Azul estaba perplejo, pero luego le dio una mirada al anciano de túnica negra. “Bien. Esta batalla ha terminado. Anuncia los resultados.” Y así, el Lord del Dominio León Azul lideró a sus fuerzas a partir de una manera grandiosa.
El Lord del Dominio León Azul fue el vencedor de esta batalla.
A un millón de kilómetros de distancia, sobre una pradera.
“Bang.” Con un lanzamiento casual, Linley envió a Russell a aterrizar pesadamente sobre la hierba.
Un millón de kilómetros. Dada la velocidad de un Soberano, a máxima potencia, se necesitaba menos de un segundo para recorrer esta distancia.
Russell solo había sentido temblar su cuerpo. Lo siguiente que vio fue que su entorno había cambiado por completo. No había Deidades observando cerca, ni tampoco el Lord del Dominio León Azul, contra quien había estado luchando. El área circundante estaba completamente vacía. Ante él solo estaban Linley, Bebe y ‘Boo’.
“¡Gracias, Soberano!” Russell inmediatamente se arrodilló hacia Linley.
“Oye... ¿Cómo sabías que mi jefe es un Soberano?” Bebe rio, desconcertado.
Russell dijo respetuosamente, “Justo ahora, estaba en una situación desesperada. Todos los demás estaban muy lejos. ¡Ni siquiera un Paragon podría bloquear los ataques de un experto nivel comandante desde tan lejos! ¡Solo los Soberanos son capaces de esto!” Un Soberano podría matar a un experto nivel comandante incluso a millones de kilómetros de distancia con un pensamiento, mucho menos a solo unos pocos kilómetros de distancia.
Naturalmente, sin embargo, no podrían hacerle eso a los Paragons.
Justo ahora, Linley simplemente había enviado su Voluntad y había liberado una oleada de Poder de Soberano para ayudar a Russell un poco, y luego la había usado para envolver a Russell, y luego traerlo a él, Bebe y a Boo aquí al instante.
“Russell, ¿te has dado cuenta de lo que salió mal en esa batalla?” Linley rio con calma.
Russell asintió de inmediato, un rastro de desconcierto destelló en sus ojos. “Realmente fue bastante extraño. Me había preparado muy bien para esta batalla; Incluso si perdiera, posiblemente no moriría. Pero... Descubrí que mi habilidad divina innata, cuando se combinó con mi ataque tipo alma más poderoso, en realidad no tuvo mucho impacto en él. Esto es simplemente inconcebible.”
“Esto es debido a que él tiene un artefacto Soberano protector de alma.” Linley rio con calma.
“Soberano, él no es un Emisario.” Dijo el cercano ‘Boo’, desconcertado.
“Cierto. Él no es un Emisario.” Russell dijo apresuradamente también. “Investigué este asunto hace mucho tiempo. Además, dada la naturaleza arrogante de Ombarafael, si se convirtiera en el Emisario de un Soberano, definitivamente lo anunciaría de inmediato. No podría ocultarlo por mucho tiempo.”
“¿Crees que mi sentido divino estaba equivocado?” Dijo Linley con calma.
Russell y Boo de inmediato ya no se atrevieron a argumentar.
“¿No significa eso que nunca seré capaz de derrotarlo?” Russell no pudo evitar reír amargamente.
Linley dijo con una risa casual, “Russell, tengo una prueba para ti. Si participas en ella, las posibilidades de muerte son cercanas al 90%, pero si aceptas, te convertirás en uno de mis Emisarios. Si estás dispuesto... Luego de aceptar, incluso antes de la prueba, te otorgaré un artefacto Soberano de tu elección.”
Los ojos de Russell se iluminaron.
Para un experto nivel Demonio de Siete Estrellas, un artefacto Soberano era extremadamente atractivo.
“Me atrevo a preguntar, Soberano, ¿cuál es la prueba?” Dijo Russell apresuradamente.
“Es una Guerra Planar.” Linley inmediatamente comenzó a hablar en detalle sobre este evento. A pesar que no dijo nada sobre las ‘diez victorias consecutivas’. Dio una explicación completa sobre cuán peligrosa sería esta Guerra Planar. “Cada persona tendrá poder de Soberano. Al entrar, estarás en gran peligro. Puedes renunciar a esta oportunidad, si lo deseas.”
Russell dudó momentáneamente, luego rio. “¡Soberano, acepto! Me especializo en velocidad. Dada mi habilidad divina innata, mi alma también es extremadamente fuerte. Si tuviera que adquirir un artefacto Soberano defensivo, me imagino que tendré al menos un 30% de posibilidades de sobrevivir. Estoy dispuesto a tomar esta apuesta. Si fallo, como máximo, perderé mi clon divino más poderoso. Pero si gano...”
Linley asintió ligeramente.
Al elegir Emisarios, tuvo que elegir a aquellos que sobresalían particularmente en ataques tipo alma o ataques materiales. De esa manera, al darles un artefacto Soberano, él podría compensar su deficiencia y así aumentar sus posibilidades de supervivencia.
“Entonces te otorgaré un artefacto Soberano defensivo.” Linley agitó su mano y apareció una armadura Soberana.
Los ojos de Russell comenzaron a brillar de inmediato.
“¡Gracias, Soberano!” Russell inmediatamente se arrodilló, aceptando este artefacto Soberano.
“Bien. Salgamos ahora, en busca del próximo Emisario.” Linley rio con calma.
“¿El próximo?” Russell estaba conmocionado.
“Esta vez, nos estamos preparando para encontrar seis Emisarios. Eres solo el primero.” Bebe rio disimuladamente. 
El grupo de Linley trató esto como una forma de turismo también, haciendo turismo a medida que elegía candidatos aceptables. Al viajar a través del Plano Divino de Viento, irían al Plano Divino de Agua, y luego irían al Plano Divino de Tierra.
El tiempo pasó lentamente.
“Te concedo un artefacto Soberano protector de alma. ¡Te convertirás en el segundo Emisario bajo mi control!” Linley retiró un artefacto Soberano en forma de pendiente a medida que hablaba.
“¡Gracias, Soberano!”
Un hombre calvo cuyo cuerpo entero parecía estar formado de rocas azures cayó de rodillas.
“Te otorgo un artefacto Soberano defensivo. ¡Te convertirás en el tercer Emisario bajo mi control!” Linley retiró otro conjunto de armadura Soberana.
“¡Gracias, Soberano!”
Una mujer de cabello color jade que tenía un parche de escamas de pescado en la frente cayó de rodillas a medida que hablaba.

Todas las personas seleccionadas por Linley decidieron aceptar su prueba, y así, el pequeño grupo de Linley comenzó a crecer lentamente...
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios