CD Libro 21 Capítulo 34

16:54

Traductor: Radak
Corrector: Radak

Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo
Libro 21, Apogeo - Capítulo 34, Samsara
“Para que uno nazca, uno debe morir. Entonces, ¿cómo nació el primer Bula?” Bebe parpadeó.
Al escuchar esto, Linley no pudo evitar reír.
“Bebe, dime, ¿cómo nació la primera Rata Come Dioses?” Dijo Linley.
“Uh...” Bebe estaba sin palabras.
“Nosotros los Bula, junto con muchas otras razas únicas, nacieron por los cielos.” Bresle rio. “Por ejemplo, nací en el plano material Nala, pero los tres miembros de mi raza que conocí nacieron de otros planos. A pesar que sé que puedo sacrificarme para dar a luz a un niño, por ahora, no tengo ese deseo.”
Linley lo entendió.
Esta era la regla del universo; Mientras más poderosa era una raza, menos numerosa sería.
Por ejemplo, el Dragón Azur, el Tigre Blanco y los otros dos de las Cuatro Bestias Divinas. Por ejemplo, el Árbol de la Fruta Abisal. El Jefe Soberano de la Muerte y el Jefe Soberano de la Destrucción. Esos fueron muy probablemente únicos. A pesar que esta raza Bula tenía una habilidad única, no eran comparables a las Ratas Come Dioses o los Árboles de la Fruta Abisal, por lo que había bastantes en comparación. Por ejemplo, en el transcurso de los años, solo Linley había encontrado, a través del uso de su sentido divino, a más de cien miembros de la raza de la bestia divina, ‘León Suanni’.
Las bestias divinas estaban divididas en clases también, después de todo.
“Jaja. No esperaba que esta vez, hubiera aceptado un Bula como mi Emisario.” Linley rio. “Y un gran maestro en formaciones mágicas, en eso. Excelente. Partamos.”
Linley liberó su poder de Soberano, llevando al grupo junto a él a medida que se transformaba en un rayo de luz amarilla de tierra que voló a alta velocidad hacia la formación de teletransportación más cercana.
A medida que el grupo de Linley se apresuraba hacia el Reino Infernal, Borte y Manlu, los dos Soberanos Menores, regresaron al Reino Celestial.
El único edificio que flotaba en el aire en el Reino Celestial... Los Jardines de Orloff.
Este jardín flotante era la residencia de uno de los dos más poderosos de los Jefes Soberano de los Edictos... ¡El Jefe Soberano del Destino, Orloff!
Dentro de los tranquilos jardines. Orloff estaba sentado en la posición de meditación sobre la hierba, con su larga barba blanca pasando su pecho.
“Lord Orloff.” Borte y Manlu se inclinaron a medida que llegaron.
“Oh, regresaron.” Orloff sonrió.
Borte y Manlu no pudieron evitar sentirse cómodos. Tal como lo vieron, optar por subordinarse al Jefe Soberano del Destino, Orloff, fue una sabia decisión. El Jefe Soberano del Destino, Orloff, era extremadamente poderoso. Además, trataba a los demás muy bien. Dado lo helado y frío que era el Jefe Soberano de la Destrucción, someterse a ella hubiera sido extremadamente desagradable.
¿Pero el Jefe Soberano del Destino? Él siempre los saludaba con una sonrisa.
Por supuesto, se sentirían cómodos y también se sentirían más leales al Jefe Soberano del Destino.
“Lord Orloff, usted nos pidió que tomáramos a ese hombre, Bresle, como un Emisario. Pero cuando localizamos e identificamos a Bresle, él estaba en realidad con Linley.” Dijo Borte impotente. “Le pedimos que nos diera a Bresle, pero Linley se negó. Incluso mencionamos su nombre, Lord Orloff, pero a él no le importó en absoluto. Incluso nos ladró.”
El Jefe Soberano del Destino, Orloff, al escuchar esto, simplemente rio. “Olvídalo. Este Linley es un experto nivel Jefe Soberano, después de todo. No es extraño que tenga un poco de actitud.”
“Muy bien.”
Borte y Manlu se inclinaron.
“Muy bien. En aproximadamente un siglo, comenzará la Guerra Planar.” El Jefe Soberano del Destino, Orloff, se puso de pie y luego miró a lo lejos. “Tengo que hacer una visita al Plano Divino de la Luz también.”
El Reino Infernal. Continente Risco Sangriento. Dentro de las fronteras de la Prefectura Índigo.
“¡Whoosh!”
Un rayo de luz amarilla de tierra destelló pasando los cielos, descendiendo a las Montañas Rito del Cielo. El rayo de luz se movió tan rápido que incluso muchos de los miembros Dios Altivo del clan no pudieron notarlo.
Las Montañas Rito del Cielo. La residencia de Linley.
El grupo de Linley apareció de repente de la nada dentro del campo vacío y herboso dentro de la residencia.
“¡Dignatario Linley!”
Las sirvientas y los guardias, al ver a Linley, fueron sobresaltados en gran medida. Todos saludaron apresuradamente o hicieron una reverencia.
“Jaja, Linley, esta vez te fuiste por bastante tiempo.” Sonó una voz. Beirut y Bluefire surgieron al mismo tiempo.
Beirut barrió a Linley y Bebe con su mirada, junto con los siete detrás de ellos. Los siete fueron los cinco Emisarios, y Bresle de túnica negra y el de túnica blanca. En cuanto al Comandante del Ejército, Wilhelm, al llegar el grupo de Linley a la formación de teletransportación, Wilhelm había elegido quedarse con los guardias de teletransportación en lugar de acompañarlos.
“¿Estos son los Emisarios que encontraste?” Beirut rio.
“Cierto.” Linley rio y asintió. “Pero, por supuesto, encontrar Emisarios no tomó demasiado tiempo. Lo principal fue que Bebe y yo realizamos un agradable recorrido por esos tres Planos Divinos.”
El cercano Bluefire no pudo resistirse a decir, “Pareces bastante tranquilo. Cierto. Esos clones que dejaste atrás en la residencia... ¿Por qué están todos absortos en entrenar? Quería hablar contigo, pero no encontré ninguna posibilidad de hacerlo.”
Linley solo pudo reír.
De hecho, de sus cinco clones principales, solo su cuerpo original estaba relajado. Los otros tres clones Soberano, así como su clon divino de fuego, estaban entrenando.
“Pueden quedarse aquí por ahora.” Linley miró a los Emisarios detrás de él, y luego miró hacia una distante sirvienta. ”Haz los arreglos para que tengan lugares para quedarse.”
“Sí, dignatario.” La sirvienta dijo respetuosamente.
Los seis Emisarios siguieron a la sirvienta para instalarse aquí.
Linley y los otros dos se sentaron alrededor de una mesa. Los tres comenzaron a beber y conversar.
“Oh, por lo que dices, en los últimos cinco siglos, ¿has mejorado bastante?” Dijo Beirut, sorprendido.
Linley asintió. “Mi poder es aproximadamente tres veces más grande de lo que era antes.”
“¡Tres veces!” Beirut y Bluefire no pudieron evitar sentirse aturdidos.
En verdad, desde que comenzó a fusionar por completo las cuatro Leyes, la ‘Intención de Espada’ de Linley había comenzado a aumentar en poder también.
La diferencia entre la fusión de tres profundos misterios de diferentes Leyes y cuatro profundos misterios de diferentes Leyes era casi cien veces mayor. Para Linley solo haber mejorado su poder tres veces no era mucho.
Pero para un experto nivel Jefe Soberano, un aumento de tres veces en poder era realmente aterrador.
“¡Jaja, excelente!” Beirut no pudo evitar abofetear la mesa y suspirar. “Parece que los días del Jefe Soberano de la Luz están contados.”
“Cierto.” Linley asintió. “La próxima Guerra Planar está a menos de cien años desde ahora. Durante este período de tiempo, las fuerzas que enviarán a las personas a la batalla comenzarán a reunirse. Augusta muy probablemente coordinará con el Jefe Soberano del Destino, Orloff, como lo hizo antes. Este no es el momento de atacar todavía. Además, mi poder está aún aumentando lentamente. Esperaré por ahora. Este es el momento adecuado para esperar, y lo que es más, estoy bastante seguro.”
Beirut y Bluefire no pudieron evitar reír.
Linley nunca había renunciado a la meta de matar a Augusta. El odio entre Augusta y Linley provino de múltiples causas. La última vez, Linley se había comprometido por el bien de la vida de su madre. Él no tuvo otra opción.
El propio Augusta sabía que Linley solo estaba esperando su momento y refinando su furia por el momento.
Pero como Augusta lo vio, ya que Linley ya era un Paragon, no tenía más potencial de crecimiento. Linley no era alguien a quien temer; De hecho, Augusta aprovechó la oportunidad para tomar ventaja de Linley durante sus negociaciones.
El tiempo fluyó, y en un abrir y cerrar de ojos, pasaron décadas.
Los seis Emisarios bajo el control de Linley no tuvieron prisa por dirigirse al Campo de Batalla Planar. ¡Ellos ermanecieron dentro de las Montañas Rito del Cielo!
Las Montañas Rito del Cielo. La residencia de Linley.
En un área vacía, Bresle con túnica negra y los otros cinco Emisarios estaban organizados en una formación hexagonal en forma de estrella. Una oleada muy inusual de poder divino circulaba constantemente a través de ellos. Bresle, vestido de negro, y el resto de los seis, se movían constantemente a alta velocidad, destellando de aquí para allá, a veces volando en el aire, a veces alejándose en la distancia y otras veces aterrizando.
Además, a menudo lanzaban ataques hacia el aire, provocando que apareciera una brecha espacial tras otra.
“Todo el mundo, deténganse.”  Bresle de túnica blanca ladró con el ceño fruncido.
Al instante, los seis aterrizaron en el suelo.
“¿Qué pasa, Bresle?” Los cuatro hombres y dos mujeres miraron al Bresle de túnica blanca.
“Está incorrecto. La forma en que la formación funciona actualmente... Consume demasiada energía. Se desperdicia más de la mitad de la energía.” Bresle no pudo evitar sacudir su cabeza.
“Ya es bastante excelente.” La hermosa dama con escamas de pescado en la frente dijo con una sonrisa. “Cuando los seis nos unimos, nuestro poder de ataque y defensa aumenta dramáticamente. Además, aquellos de nosotros con defensas más fuertes podemos ayudar a aquellos con defensas débiles a asumir un poco más de la carga. Cuando atacamos juntos, somos comparables a dieciocho Emisarios luchando por separado.”
Algunas veces, unir fuerzas era algo bueno. Algunas veces, era algo malo. Durante las Guerras Planares, que seis Emisarios se reunieran en un solo lugar, le daba al enemigo la oportunidad de aniquilarlos en un solo ataque masivo.
Sin embargo, si esos seis Emisarios pudieran trabajar dentro de una formación mágica que permitiera unir sus fuerzas y defensas, entonces la situación sería naturalmente diferente.
“No. Demasiada energía se desperdicia en la activación de esta formación. Esto es completamente diferente de la ‘Formación Samsara’ que imaginé.” Bresle de túnica blanca negó con la cabeza.
Justo en este momento...
“¿Formación Samsara?” Sonó una voz. Linley y Delia caminaban juntos en su dirección.
“Soberano.” Todos se inclinaron.
Linley rio a medida que miraba al Bresle de túnica blanca. “Bresle, tus logros en el arte de las formaciones son bastante impresionantes. En los últimos días, he estado observándolos a ustedes seis constantemente probando esta formación. Tengo la sensación de que... Ustedes seis se convertirán en maravillas para contemplar en el Campo de Batalla Planar.” Cuando los Emisarios del Soberano lo hacían bien, el Soberano también ganaría cara.
“Soberano, esto todavía es bastante diferente de lo que había imaginado.” Bresle de túnica blanca negó con la cabeza. “Hace mucho tiempo, pasé casi cien millones de años desarrollando esta Formación Samsara para permitirme a mí mismo y a ‘Túnica Negra’ unirme y liberar aún más poder. Esta formación de seis hombres es algo que ideé basado en una extrapolación y expansión de la Formación Samsara original. Pero esta formación... Seis personas uniéndose es mucho más difícil.”
Linley asintió.
¡Desarrollar una formación de batalla perfecta y poderosa era extremadamente difícil! ¿Desarrollar una en solo unos pocos miles de años? Era imposible.
Bresle había pasado casi cien millones de años en la Formación Samsara original. Ahora, dado que esta nueva se basaba en los mismos principios, desarrollarla fue mucho más rápida. Sin embargo, a pesar de eso, aún se necesitarían cientos de años.
Delia, al lado de Linley, dijo con una sonrisa, “Como lo veo, cuando llegue el momento, ustedes seis deberían usar el mismo tipo de Poder de Soberano. De esa forma, cuando activen la formación, perderá mucha menos energía.”
“Eso es lo que estábamos planeando también.” Dijo respetuosamente Bresle de túnica blanca. “Pero esta formación de batalla claramente aún no es perfecta. Aun así, Soberano... Solo tenemos unas décadas antes de que comience la Guerra Planar. No vamos a poder llegar a tiempo, creo.”
“No seas impaciente.” Linley rio con calma. “La Guerra Planar continuará por mil años. La primera parte de los mil años consiste en personas cazando y matándose entre sí. Solo los últimos momentos de esos mil años culminan con la batalla final. Solo necesitan ingresar antes de la batalla final, por lo que aún tienen mil años. Cuando llegue el momento, personalmente los enviaré a todos al Campo de Batalla Planar.”
Viajar de las Montañas Rito del Cielo a la entrada dimensional del Reino Infernal que conducía al Campo de Batalla Planar tomaría una enorme cantidad de tiempo. Pero para un Soberano, se necesitaría menos de medio día.
“Gracias, Soberano.” Estas personas estaban muy felices.
Cuanto más perfeccionaran esta formación, más poderosas serían sus defensas y ataques. Por lo tanto, mayores serían sus posibilidades de supervivencia.
“Pueden continuar. No los molestaré.” Linley rio a medida que se llevaba a Delia.
En silencio, pasaron otros diez años.
El Reino Infernal. En lo profundo del Mar Caótico.
“Rumble…”
Se podía ver un largo ‘dragón’ formado por una larga y sinuosa línea de cuerpos humanos, a medida que un flujo constante de personas se inundaba hacia un distante castillo negro. Miles y miles de expertos del Reino Infernal entraron en el castillo negro. El castillo negro no era tan grande, pero este torrente de visitantes ya había estado sucediendo durante bastante tiempo.
Dos personas estaban ubicadas ante una ventana dentro de este castillo negro. Ellos estaban hombro con hombro. Eran Linley y Boson.
“Realmente hay bastantes asistentes esta vez.” Linley no pudo evitar decir sorpresa.
“Esta vez hay muchos participantes. A pesar que esta es una batalla entre el Reino Celestial y el Reino Infernal, muchos expertos de los otros planos, como el Inframundo y el Reino de la Vida, han venido a unirse a nuestro lado.” El Soberano Risco Sangriento, Boson, estaba al lado de Linley, y él suspiró a medida que hablaba. “En términos de cantidad de soldados, superamos por mucho al Reino Celestial. Pero en términos de calidad, somos muy inferiores.”
Linley rio con calma. “El Jefe Soberano de la Destrucción y los demás están yendo con todo lo que tienen. Será difícil para el Reino Celestial ganar esta batalla.”
“Cierto, Linley, ¿dónde están tus seis Emisarios?” Dijo de repente el Soberano Risco Sangriento. “¿Cual es la prisa? ¿No es suficiente para ellos unirse al ejército antes de la batalla final?” Linley respondió con una sonrisa.
“Como elijas, entonces.” El Soberano Risco Sangriento miró hacia abajo al flujo constante e interminable de personas. Él no pudo evitar soltar un suspiro. “La Guerra Planar ha comenzado. Una gran cantidad de personas morirá una vez más.”
Linley asintió ligeramente también.

¡La Guerra Planar de mil años había comenzado!
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios