CD Libro 21 Capítulo 36

01:23

Traductor: Radak
Corrector: Radak

Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo
Libro 21, Apogeo - Capítulo 36, La Batalla Final
Linley barrió su mirada sobre el Jefe Soberano de la Destrucción y el Jefe Soberano del Destino.
“Para superarlos... Incluso si fusiono perfectamente los cuatro profundos misterios de esas cuatro Leyes, estaré a la par de ellos. A menos que... Me fusione con una chispa Soberana de tipo fuego final.” Linley devolvió el mensaje.
Beirut y Bluefire asintieron.
“La batalla final es mañana. Esperemos pacientemente.” Beirut rio.
Setenta y un Soberanos. Conversaban ahí, casualmente, en la cima de la montaña. Mientras tanto, los comandantes de alto nivel del Reino Celestial y del Reino Infernal comenzaron a prepararse para la batalla final. Esta batalla podría describirse como la batalla con el menor número de comandantes en muchos trillones de años.
En el pasado, el punto focal de las Guerras Planas eran los diversos comandantes que se cazaban y mataban entre sí antes de la batalla final. Pero esta vez, prácticamente ninguno de esos comandantes y Paragons tan famosos habían llegado.
Todo el Campo de Batalla de lanar tenía, en total, menos de treinta comandantes o expertos en el nivel Emisario. La gran mayoría de las personas que vinieron fueron Emisarios recién promovidos, como los seis bajo el mando de Linley. No hubo un solo Paragon presente.
Los Paragons tenían una gran oportunidad de sobrevivir, cierto.
Pero si un Paragon tuviera que luchar solo contra una gran cantidad de enemigos que centrarían su fuego en él, preferiría no arriesgar su vida, a menos que hubiera algún tesoro reservado para él.
El Jefe Soberano de la Muerte y el resto de los cuatro Jefes Soberano de los Edictos estaban hombro con hombro en la cima de la montaña, mirando el campo de batalla que estaba a cientos de miles de kilómetros de distancia.
“Rumble…”
Muy de repente, en el Río Sellar, comenzó a acumularse una cantidad interminable de energía, que luego se disparó en todas direcciones, desintegrando los campamentos militares a cada lado del Río Sellar en un instante. Todos los soldados en cada campamento estaban al menos en el nivel Dios Altivo, y así todos pudieron desviar sin esfuerzo esta onda de energía.
“¡Swish!” “¡Swish!”
Una hermosa e ilusoria luz de colores del arcoíris se elevó hacia el cielo. Cada uno de los dos corredores del Río Estelar emanaba esta deslumbrante luz de colores del arco iris.
“¡¡¡Mátenlos!!!”
Los guerreros, muchos de los cuales habían estado entrenando o descansando, no dudaron en absoluto. Actuaron de acuerdo con sus planes pre-establecidos, y un flujo de escuadrones salvajemente cargó hacia los Corredores Estelares.
“¡Ha comenzado!”
Los setenta y un Soberanos que se encontraban a cientos de miles de kilómetros de distancia no pudieron evitar enfocar completamente su atención en ver esta batalla.
“Orloff, Wodred, ¿qué lado piensan que ganará?” El Jefe Soberano de la Muerte estaba encantada de causar diabluras, por lo que les hizo esta pregunta con una sonrisa.
Wodred de túnica negra y rostro gélido, dijo con calma: “¿Ganar? Nuestro lado del Reino Infernal no necesita ‘ganar’. Solo tenemos luchar para empatar; Eso es suficiente de un éxito. No estoy confiado en nuestras posibilidades de lograr la victoria en ambos corredores, pero ganar la victoria en un solo corredor no debería ser demasiado difícil.”
“La victoria o la derrota depende de ellos.” El Jefe Soberano del Destino, Orloff, todavía tenía una sonrisa en su rostro, parecía un anciano amable. Era como si no hubiera nada que pudiera sorprenderlo.
“Qué loco.” Linley, a través de su sentido divino, pudo ver la batalla continuar a cientos de kilómetros de distancia, y no pudo evitar soltar un suspiro.
“¡Bang!” “¡Bang!”
Todos los innumerables guerreros que entraron al Corredor Estelar instantáneamente comenzaron a llamear con el aura del Poder de Soberano. Un Demonio de Seis Estrellas que utilizaba Poder de Soberano podría ser capaz de amenazar a un comandante que no estaba utilizando Poder de Soberano. ¿Y ahora, miles y miles de expertos lo estaban usando juntos?
¿Qué clase de escena era esta? Nunca se había visto antes en el pasado, ¡pero hoy sí!
“Qué Locura.” Beirut, al ver esta vista, no pudo evitar sacudir su cabeza también. “No es de extrañar que ni los Paragons ni los comandantes estén dispuestos a participar.”
“Todo esto está sucediendo debido al interés propio de los Soberanos.” Bluefire dejó escapar un suspiro.
Linley continuó observando cuidadosamente la batalla en proceso. Los dos corredores en lo alto del Mar Estelar habían entrado en combate casi al mismo tiempo.
“Objetivo, al frente. Lancen un ataque conjunto contra el hombre de cuernos negros que se encuentra en el perímetro.” Un centenar de guerreros, llameando con Poder de Soberano de varios colores, golpearon con sus armas o con patadas en el mismo instante. Un centenar de ataques materiales volaron violentamente hacia el área frente a ellos, y todo a menos de diez metros de ese hombre musculoso de cuernos negros se redujo instantáneamente a la nada.
“Objetivo, veinte metros delante de nosotros. ¡Ataques conjuntos tipo alma!” Una ola translúcida de ataques tipo alma estalló. Muchos de los guerreros que habían estado luchando adelante temblaron, luego cayeron de los cielos a medida que sus artefactos divinos partieron de sus cuerpos.
Los expertos del Reino Celestial y del Reino Infernal se asesinaban cruel y despiadadamente. Esto era especialmente cierto ya que en esta batalla, extremadamente pocos comandantes o Emisarios estaban tomando parte. Por lo tanto, la victoria en esta batalla se determinó a través de la matanza pura.
“Los Ángeles de Doce Alas han entrado en el campo de batalla.” Dijo el Jefe Soberano de la Muerte con una risa suave.
“El Ejército de los Ángeles de Doce Alas es realmente formidable.” Beirut suspiró con asombro, y Linley, al lado de Beirut, no pudo evitar observar hacia ahí con ojos brillantes.
Prácticamente en el mismo instante, en el lado del Reino Celestial, aparecieron las formaciones de batalla de los Ángeles de Doce Alas en los dos Corredores Estelares. Estaban cubiertos con un hermoso aura de luz blanca, y tenían doce alas blancas y ondeantes sobre sus espaldas.
“¡En frente, ataques materiales!” Seis Ángeles de Doce Alas, de rostro helado, cubiertos de luz blanca, formaron cada Formación de Batalla Angelical. Soltaron rayos de luz blanca y gruesa que se dispararon instantáneamente hacia sus enemigos adelante. Dondequiera que pasaba esta luz, el espacio se astillaba y se hacía añicos. Los soldados del Reino Infernal estaban muy apretados, y al encontrarse con los rayos de luz, decenas de soldados del Reino Infernal se transformarían instantáneamente en nada.
Cada escuadrón de Ángeles de Doce Alas fue formado a partir de seis individuos. Cada diez escuadrones formaban un pelotón, mientras que cada diez pelotones formaban una compañía.
“Whooooosh.”
Un gran número de Ángeles de Doce Alas avanzaban de manera extremadamente ordenada. En cada lado, fueron apoyados por muchos de los soldados del Reino Celestial. Los Ángeles de Doce Alas fueron la punta de la espada, mientras que los muchos soldados ordinarios desempeñaron un papel de apoyo; Presionaron sobre el lado del Reino Infernal, constantemente moliéndolos.
“¡Bang!”
Cada ataque de cada escuadrón de Ángeles de Doce Alas aniquilaría a un gran número de soldados. Estos Ángeles de Doce Alas eran todos, después de todo, no más débiles que el nivel Demonio de Siete Estrellas. La mayoría de los guerreros del Reino Infernal solo estaban en el nivel Demonio de Seis Estrellas; Había una diferencia de poder para empezar. Dado que estos Ángeles de Doce Alas también eran hábiles en ataques combinados y formaciones, naturalmente pudieron avanzar constantemente, ¡tan fácilmente como perforar madera podrida!
“Más adelante, ese escuadrón Angelical frente a nosotros. Ataques materiales conjuntos.” Más de setecientos guerreros del Reino Infernal lanzaron conjuntamente ataques materiales, y los cielos se llenaron con rayos de luz. Los Ángeles de Doce Alas no pudieron esquivar a tiempo, y al instante, el escuadrón se redujo a polvo. Pero inmediatamente después...
Dos rayos sucesivos de luz blanca se dispararon hacia el Reino Infernal, asesinando instantáneamente a casi cien guerreros y una vez más arrojando al lado del Reino Infernal al caos.
“Están en niveles completamente diferentes.” Beirut negó con la cabeza frunciendo el ceño. “Un solo Ángel de Doce Alas, por sí mismo, es comparable a diez Demonios de Seis Estrellas. En el lado del Reino Infernal, incluso si un centenar de hombres en un escuadrón unen fuerzas y atacan, sus ataques son desordenados e incapaces de matar a los Ángeles de Doce Alas que están en la Formación de Batalla Angelical. La única posibilidad es que cientos de soldados unan sus fuerzas.”
Linley también asintió ligeramente. Podía decir que estos Ángeles de Doce Alas eran como la punta extremadamente afilada de una espada. ¡No temían a la muerte, y eran extremadamente poderosos! Para matar a seis Ángeles de Doce Alas, el Reino Infernal debería perder casi mil guerreros. Y eso solo eran los números brutos; ¡Más importante era la cuestión de la moral de los soldados!
Con los Ángeles de Doce Alas sirviendo como la punta de la espada, los guerreros del Reino Celestial sintieron su impulso moral hacia el cielo, y rebosaban con confianza.
En cuanto a los soldados del Reino Infernal, a pesar que no temían a la muerte, dado lo vasto que era la distancia de poder, bastantes soldados sintieron que sus corazones se enfriaban. Si siguieran muriendo así... ¿Cómo se suponía que iban a ganar? Una vez que la moral comenzara a caer, ellos se derrumbarían fácilmente.
“Si esto continúa, en un corto período de tiempo, el lado del Reino Celestial logrará la victoria en ambos corredores.” Dijo Linley frunciendo el ceño.
“El bando del Reino Infernal no debería colapsar tan rápido.” Beirut negó con la cabeza, a medida que Linley asentía también. “Cierto. Los seis Emisarios bajo mi mando están actualmente escondidos entre los soldados del Reino Infernal; Ellos no han participado ni han desatado su poder todavía. Me imagino que el lado de Reino Infernal debe tener algún tipo de plan.”
Los dos corredores tenían casi seiscientas Ángeles de Doce Alas. Hubo un total de 1.200 Ángeles de Doce Alas, que representaron a 1.200 expertos nivel Demonio de Siete Estrellas, todos valientes y capaces de coordinarse perfectamente. Ellos simplemente eran muy efectivos.
Uno de los dos Corredores Estelares vio al Reino Infernal ser constantemente derrotado. En el otro, a pesar que el Reino Infernal también retrocedía, lo hacía mucho más lentamente, y el número de Ángeles de Doce Alas que estaban matando era también ligeramente mayor.
En el Corredor Estelar, donde el Reino Infernal se retiraba más rápido.
“¡Swoosh!” “¡Swoosh!”
Un rayo de luz blanca tras otro. Estos fueron los ataques combinados de los Ángeles de Doce Alas, y muchos de los soldados del Reino Infernal murieron muertes miserables. A pesar que de vez en cuando, podrían lanzar un ataque combinado efectivo propio y matar a seis de esos Ángeles de Doce Alas... Las pérdidas del Reino Infernal eran simplemente muy grandes, y muchos de ellos habían muerto.
Luz blanca brilló por todas partes. ¡Era una matanza! Innumerables soldados del Reino Infernal fueron reducidos a polvo por esa luz.
“¡Mátenlos!” Los soldados del Reino Celestial bramaron de alegría a medida que perseguían y mataban.
El Reino Infernal constantemente retrocedía, hasta que finalmente se rompieron en una derrota completa. Bajo ese tipo de asalto salvaje y presionante, habían colapsado por completo. Y con su colapso, el resultado de la batalla ya no tenía dudas. Pronto, el lado del Reino Celestial llegó al otro lado del Corredor Estelar, y la luz del color del arcoíris desapareció.
El Reino Celestial había ganado la victoria en uno de los corredores.
Desde lejos, los muchos Soberanos continuaron observando.
“Wodred, has perdido en uno de los corredores.” El Jefe Soberano de la Muerte rio alegremente. “Queda uno más.” Dijo Wodred con calma.
“Oh, entonces todos los expertos realmente estaban concentrados en este corredor.” El Jefe Soberano del Destino, Orloff, rio. Linley y los otros también habían descubierto que en el otro corredor, el lado del Reino Infernal estaba lanzando ataques salvajes ahora.
“De hecho, el lado del Reino Infernal pudo reunir a varios expertos nivel Demonio de Siete Estrellas. Cien de ellos están en cada compañía, y hay tres en total.” Dijo Linley con una sonrisa. El Reino Infernal y los otros planos  divinos todavía tenían bastantes Demonios de Siete Estrellas presentes, y muchos de ellos estaban bajo algún tipo de dominación o control, como por ejemplo tales cómo el Comandante del Purgatorio Mosi pudo controlar bastantes Demonios de Siete Estrellas.
Esos Demonios de Siete Estrellas estaban bajo dominación de alma. Naturalmente, fueron incomparablemente leales y valientes. Y así, el Reino Infernal, el Inframundo y otros planos divinos pudieron crear tres compañías de Demonios de Siete Estrellas.
Sin embargo, a pesar que en términos de poder individual eran equivalentes a los Ángeles, los Demonios de Siete Estrellas del Reino Infernal no pudieron formar una formación de batalla maravillosa.
“Un contraataque salvaje.” Beirut comenzó a reír. “Bajo el mando de estas compañías de Demonios de Siete Estrellas, los soldados del Reino Infernal han comenzado a elevarse en moral.”
Ambos el Reino Infernal y el Reino Celestial se habían vuelto locos. Los ataques llenaron los cielos y atacaron violentamente a sus enemigos. Muchos Demonios de Siete Estrellas e incluso muchos Ángeles de Doce Alas comenzaron a caer.
Seis Ángeles de Doce Alas formaban cada formación de batalla, y no pudieron resistir los ataques combinados de tantos Demonios de Siete Estrellas. Pero, naturalmente, muchos Demonios de Siete Estrellas del Reino Infernal también murieron.
“¡Slash!” “¡Swish!” Lo extraño era que un Ángel de Doce Alas tras otro comenzó a caer a medida que varias figuras sigilosa y ágilmente se movían a través de los soldados en masa. Eran extremadamente ágiles, y todos ellos eran asombrosa y terriblemente fuertes.
El Jefe Soberano del Destino, Orloff, frunció el ceño ligeramente, y luego giró para mirar al Jefe Soberano de la Destrucción. “¿Oh? ¿Expertos nivel comandante?”
“No tengo tantos; solo esos.” Dijo el Jefe Soberano de la Destrucción con calma.
Esos Emisarios que habían elegido venir aquí eran en su mayoría muy cercanos al nivel comandante, para empezar. Dado que ahora poseían artefactos Soberano, no era demasiado difícil para uno de ellos emboscar y matar a un Ángel de Doce Alas.
Debido a que en esta batalla, los diversos planos se habían unido para derrotar a Orloff, los muchos Emisarios presentes estaban virtualmente todos del lado del Reino Infernal. El Reino Celestial tenía muy pocos. Además, cada Emisario era aproximadamente tan efectivo como seis de los Ángeles de Doce Alas.
“Linley, parece que el Reino Infernal no tiene mucha ventaja.” Dijo Beirut frunciendo el ceño. “Esos Ángeles de Doce Alas son completamente valientes. Si unos pocos mueren, los otros se reforman inmediatamente en una nueva formación de batalla. Seis de los Ángeles de Doce Alas son capaces de formarse en una Formación de Batalla Angelical.”
Linley vio esto también. Los Ángeles de Doce Alas estaban demasiado enloquecidos; Preferirían morir antes que retroceder. Esto hizo que, a pesar de que el Reino Infernal había enviado tres compañías de Demonios de Siete Estrellas, y a pesar que bastantes Emisarios estaban lanzando ataques furtivos, no había forma de obligar al Reino Celestial a retroceder.

“¿Qué están planeando los seis? ¿Por qué no han actuado aún?” Linley miró hacia adelante, perplejo.
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios