CD Libro 21 Capítulo 37

11:51

Traductor: Radak
Corrector: Radak

Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo
Libro 21, Apogeo - Capítulo 37 - Llamativo
En la cima de la montaña. Un viento salvaje estaba aullando. Los Soberanos estaban ahí, en lo alto de la cima, conversando entre ellos. La salvaje batalla que se desarrollaba a cientos de miles de kilómetros estaba bajo su completa vigilancia.
“¡Wodred!” El Jefe Soberano del Destino, Orloff, sonrió a medida que miraba al cercano Jefe Soberano de la Destrucción. “Así que esto era en lo que confiabas. ¡Trescientos Demonios de Siete Estrellas y estos Emisarios! Realmente estoy impresionado de que hayas podido reunir a tantos intrépidos Demonios de Siete Estrellas. Desafortunadamente, tu Reino Infernal todavía no tiene mucha ventaja.”
“¡No hables hasta que todo haya terminado!” El Jefe Soberano de la Destrucción observaba todo con una mirada fría y sin emociones.
Cientos de miles de kilómetros de distancia, en lo alto del Corredor Estelar.
Los soldados del Reino Infernal y del Reino Celestial fueron tomados por la locura. Bajo la dirección de los trescientos Demonios de Siete Estrellas y los diversos Emisarios, los soldados del Reino Infernal sintieron que su moral se hinchaba. La gran mayoría de ellos estaban en el nivel Demonio de Seis Estrellas, pero un número muy pequeño estaba en el nivel Demonio de Siete Estrellas. Ellos lanzaron salvajemente un ataque masivo tras otro.
El lado del Reino Infernal tronó como una inundación, lanzando ataques con abandono. En cuanto a los Emisarios que constantemente pasaban veloces, esquivando y lanzando emboscadas, eran como víboras escondidas en las aguas de la inundación.
No había miedo en los ojos de los Ángeles de Doce Alas. Ellos dirigieron los ejércitos del Reino Celestial en continua resistencia. Un Ángel de Doce Alas tras otro cayó, pero con cada muerte de un Ángel de Doce Alas, el Reino Infernal también pagaba un alto precio.
“Estos Ángeles realmente son difíciles de tratar.” Dijo Beirut con una risa suave. “Son completamente valientes. A pesar de que el Reino Infernal está peleando de una manera tan frenética en el Corredor Estelar, no pueden avanzar un solo paso.”
“Lo principal es que el Corredor Estelar es muy ancho y muy alto.” La mirada de Linley barrió a los muchos soldados y negó con la cabeza. “El Reino Infernal, en términos de cantidad, sobrepasa ampliamente al Reino Celestial en esta batalla. Pero el Corredor Estelar es solo muy grande. Como máximo, mil personas pueden luchar a la vez.”
“Hay doscientos o trescientos Ángeles de Doce Alas, todos en formación de batalla. En esencia, pueden cerrar el corredor y, a su lado, hay muchos soldados del Reino Celestial que los apoyan.”
Linley entendió que si la situación cambiaba a una zona plana o una pradera, entonces, con los soldados llenando los cielos y cargando desde todas las direcciones, incluso cientos de élites no podrían cambiar el curso de la batalla en absoluto. Pero esta era la batalla final dentro de los Corredores Estelares; ¡Los dos corredores estaban rodeados de un espacio caótico! Cualquiera de estos que cayera en las regiones del espacio caótico definitivamente moriría sin dudarlo.
“¿Eh? Los seis se están moviendo finalmente.” Linley no pudo evitar reír.
Russell, Bresle de túnica negra, y el resto de los seis, escondidos dentro del ejército del Reino Infernal, finalmente estaban haciendo su movimiento. Los seis Emisarios, incluso cuando se movían solos, habían sido capaces de matar a decenas de Ángeles de Doce Alas. Ahora, sin embargo, los cuerpos de los seis Emisarios de repente comenzaron a arder con Poder de Soberano.
“¡Whoosh!”
Estos seis Emisarios, que se habían estado conteniendo y acechando durante mucho tiempo, eran como seis bestias sedientas de sangre corriendo hacia un rebaño de corderos.
“¡Oscuridad!”
La voz de Bresle se transmitió a los otros cinco.
“Rumble...” Surgieron seis oleadas de Poder de Soberano, y los seis formaron la formación de un hexagrama de estrella perfecto. Luz brilló, y en un instante, una aterradora oleada de energía llegó dentro del cuerpo de Bresle vestido de negro. Bresle, llevando el poder combinado de los seis, miró fríamente a los enemigos que tenía delante a medida que cortaba con una cuchilla...
¡Una cuchilla de oscuridad!
La superficie de la cuchilla que brilló se arremolinaba con una luz oscura, pero debajo había una luz multicolor.
“¡Bang!” Dondequiera que pasara la espada, el espacio colapsaba.
“¡No es bueno!” El Jefe Soberano de la Luz, Augusta, estaba viendo esta batalla desde cientos de miles de kilómetros de distancia. Él no pudo evitar soltar un gruñido bajo.
De hecho, la situación era sombría. La luz de la cuchilla brilló a una velocidad excesivamente alta. Una Formación de Batalla Angelical de seis Ángeles de Doce Alas por la que esa luz pasó a través instantáneamente se desmoronó en polvo, pero la luz de la cuchilla siguió avanzando, transformando otra Formación de Batalla de Ángeles de Doce Alas a polvo. Solo entonces la luz de la cuchilla se agotó, dispersándose en un arcoíris de colores y colapsando.
¡Un solo ataque había matado a doce Ángeles de Doce Alas! Esta visión causó que la situación en ambos bandos, el Reino Celestial y el Reino Infernal, cambiara de inmediato.
En realidad, esto era parte del curso. La Formación de Batalla de los Ángeles de Doce Alas, con cada ataque, era capaz de aniquilar a decenas de soldados del Reino Infernal, después de todo. Esta Formación de Batalla Samsara, formada por seis Emisarios, también fue capaz naturalmente de matar doce Ángeles. Además, esto fue con los Ángeles en una formación de batalla propia; De lo contrario, también podrían haber matado a decenas de ellos.
“Jaja, ¡mátenlos!” Los soldados del Reino Infernal sintieron que su moral se hinchaba.
“¡Maten a los seis!” Los comandantes del ejército Reino Celestial inmediatamente dieron la orden. Y prácticamente en el mismo instante, seis Formaciones de Batalla Angelical, así como muchos soldados del Reino Celestial, desataron de inmediato sus ataques más poderosos. ¿Su objetivo? ¡Esos seis Emisarios!
Sin embargo, incluso cuando los guerreros del Reino Celestial comenzaron a coordinar, el grupo de seis de Bresle ejecutó su segunda táctica. “¡Viento!” Bresle envió mentalmente con un rugido furioso. Al instante, seis oleadas de Poder de Soberano una vez más comenzaron a fluir entre los seis. Solo que, esta vez, se fusionó en una combinación de poder de Soberano; A su alrededor ahora había una capa adicional de poder de Soberano verde claro.
“¡Whoosh!” Los seis Emisarios, en prácticamente el mismo instante, se volvieron tan ‘sin forma’ como el viento, desapareciendo dentro del el ejército del Reino Infernal.
Los muchos ataques del Reino Celestial cayeron en la nada, incapaces de dañar a los seis de ellos en absoluto.
“¡Jaja, excelente!” Dijo un Emisario musculoso. “Bresle, la idea que surgió realmente fue excelente.”
“Naturalmente.” Bresle, vestido de negro, dijo con una risa tranquila, “Después de cada ataque, independientemente de lo que haga el enemigo, huir de inmediato e ingresar a nuestro campamento principal, luego avanzar y atacar de nuevo, ¡antes de retirarnos una vez más! Hmph, sus ataques podrían matar a algunos de los soldados ordinarios, pero no importa lo que nos falte, no nos faltan soldados ordinarios.”
Y luego, Bresle dio la orden una vez más...
“¡Viento!”
Los seis Emisarios se dispersaron repentinamente en las cuatro direcciones, separándose a medida que cargaban hacia el frente.
“¡Tierra!”
Bresle emitió la orden una vez más. Los seis rayos de poder de Soberano se unieron una vez más, y una profunda y pesada aura de poder de Soberano tipo tierra, abrazó el área que los rodeaba. Esta energía extremadamente poderosa se centró alrededor del cuerpo del Emisario musculoso. El hombre alto y grande miró fríamente en la distancia, luego golpeó con su puño, haciéndolo caer como una montaña hacia los enemigos de adelante, causando que el mundo se hiciera añicos.
“¡Viento!”
Los seis Emisarios volvieron a volar hacia atrás y retrocedieron.
Los Ángeles una vez más sufrieron grandes pérdidas; ¡Doce Ángeles de Doce Alas una vez más perecieron!
A pesar que doce Ángeles de Doce Alas, en comparación con el número total de Ángeles de Doce Alas en el ejército, no eran tantos, estos Emisarios se movían y atacaban muy rápido. Si fueran capaces de matar doce Ángeles en cada ataque, eso significaba que en diez ciclos matarían a 120 ángeles. Para empezar, solo había dos compañías de Ángeles, que sumaban 1200 en total. Y dentro de este corredor, solo había seiscientas Ángeles de Doce Alas.
La matanza y las batallas en curso habían resultado en más de la mitad de los Ángeles muertos por ahora. Había menos de 200 restantes.
En cuanto al lado del Reino Infernal, de los trescientos Demonios, quedaban menos de cien. En cuanto a los Emisarios, más de la mitad de ellos habían sido asesinados por los contraataques de los Ángeles.
¡Era una masacre!
“Rápido, apresúrense a reforzarlos.” Los oficiales del Reino Celestial estaban volviéndose frenéticos. “Dense prisa. Si llegamos tarde, no llegaremos a tiempo.”
El Reino Celestial todavía tenía reservas; Los Ángeles de Doce Alas victoriosos en el otro Corredor Estelar. Había seiscientos Ángeles de Doce Alas en ese corredor, y pocos de ellos habían caído. Más de quinientos Ángeles de Doce Alas se mantuvieron vivos. Sin embargo, las batallas entre las Deidades podrían decidirse en segundos; Probablemente es que con cada segundo múltiples golpes se intercambiarían.
Bresle y el resto de los seis Emisarios probablemente podrían lanzar más de diez ataques consecutivos en menos de treinta segundos.
Esos más de quinientos Ángeles de Doce Alas, incluso moviéndose a toda velocidad, necesitarían al menos uno o dos minutos para apresurarse a este Corredor Estelar, y luego pasar a través de sus propios aliados hacia el frente.
Los diversos Soberanos cayeron en silencio. Todos podían sentir cuan miserable y letal encuentro este había comenzado a ser.
“Si esos quinientos Ángeles de Doce Alas de apoyo logran llegar a tiempo antes que esos cien Ángeles de Doce Alas sean asesinados, entonces el Reino Celestial ganará. Si el Reino Infernal logra cargar y romper a través del bloqueo, entonces ellos ganarán.” Linley podría decir exactamente qué estaba pasando.
Bresle y el resto de los seis Emisarios, así como los otros nueve Emisarios de su lado, constantemente cazaban y mataban a los Ángeles. Solo ellos serían suficientes para aniquilar a más de cien Ángeles de Doce Alas.
“No es bueno. Tenemos que movernos más rápido.” Bresle envió a los otros cinco. “La victoria ya ha sido lograda por el enemigo en el otro Corredor, y en ese lugar, los seiscientos Ángeles de Doce Alas sufrieron bajas comparativamente bajas. Una vez que los Ángeles de Doce Alas lleguen aquí, no tendremos ninguna esperanza.”
Russell lanzó un gruñido, “Muévanse más rápido. Carguemos dentro de las formaciones del ejército de Ángeles.” Los otros cinco Emisarios estaban asombrados. Anteriormente, habían luchado como tortugas, emboscaban y luego se retiraban, y luego emboscaban otra vez. A pesar que esto era mucho más seguro, era extremadamente lento en términos de matar a los enemigos.
“No tenemos otra opción. Si esto continúa, definitivamente perderemos.” Bresle, vestido de negro, apretó los dientes. “Ejecutar el plan final.”
“Bien.” “Comencemos.” Los seis Emisarios tomaron sus decisiones casi al mismo tiempo. A pesar que bien podrían morir si atacaban a sus enemigos y sufrirían innumerables ataques, también podrían obtener la victoria.
“Comandante General Bell, vamos a ejecutando el plan final.” Bresle, vestido de negro, envió hacia atrás a la multitud, hacia el alto mando del lado de Reino Infernal.
“Jaja, excelente. ¡La victoria o la derrota se determinarán con esta táctica final!” Ese Comandante General inmediatamente dio la orden a los diversos líderes de los escuadrones. Instantáneamente, el ejército del Reino Infernal comenzó a moverse de una manera diferente.
Bresle de túnica negra y los otros cinco Emisarios tenían miradas solemnes en sus rostros. “¡Agua!” Tronó Bresle. Al instante, seis rayos de Poder de Soberano surgieron, y los cuerpos de Bresle y el resto de los seis se convirtieron en agua, inundando todo. Silenciosamente, los seis cargaban hacia el enemigo como una inundación, yendo directamente hacia la base del Reino Celestial.
Las fuerzas del Reino Celestial se enfurecieron al instante. ¿El enemigo se atrevió a cargar directamente por ellos? “Unan fuerzas. Mátenlos.” Sin dudas, muchos de los soldados y Ángeles del Reino Celestial cooperaron inmediatamente para atacar a esos seis.
Desafortunadamente, los seis se filtraron a través de sus defensas como si fueran agua, y los ataques grupales acabaron matando a algunos de su propia gente. Pero lo más importante, esta táctica de ‘agua’ era la técnica de poder más defensiva disponible para el grupo de Bresle. Además, todos los presentes tenían un artefacto Soberano defensivo o un artefacto Soberano protector de alma.
El poder defensivo combinado de los seis era simplemente muy poderoso, especialmente después de que usaron la táctica ‘agua’.
“Jaja...” Bresle y los demás habían resistido los ataques sin morir. Ellos inmediatamente comenzaron a lanzar sus propios ataques con locura. “¡Tierra!” “¡Oscuridad!” Los seis, basándose en sus propios elementos y atributos, habían desarrollado un total de cuatro tácticas supremas para la formación; Oscuridad, Agua, Viento y Tierra. La Tierra y la Oscuridad eran para el ataque, el Viento era para huir y moverse, mientras que el Agua era el más poderosamente defensivo.
Después de haber cargado dentro del centro de las fuerzas de los Ángeles, ya no tenían nada que temer. Todos a su alrededor eran un enemigo; ¡Podrían atacar a su antojo! En cuanto a Poder de Soberano... Linley les había dado a cada uno cien gotas. Tenían más que suficiente.
“¡Mátenlos!” Los soldados del Reino Infernal, junto con algunos Demonios de Siete Estrellas, se dispararon hacia adelante como una avalancha imparable.
Debido a que los Ángeles habían caído en un estado de completo caos por esos seis Emisarios, no pudieron montar una defensa efectiva para bloquear al Reino Infernal. Instantáneamente, el Reino Celestial finalmente comenzó a retroceder lentamente.
Los soldados del Reino Infernal  atacaron hacia el lado de Reino Celestial con ataques implacables, que disminuyeron la presión sobre Bresle y los otros cinco también. “Jaja, eliminen a todos estos Ángeles.” El lado del Reino Infernal  estaba atacando con total locura.
Originalmente, solo quedaban un centenar de Ángeles, pero bajo el asalto frenético del grupo de Bresle, la otra mitad fue asesinada. En realidad, dado el poder defensivo combinado del grupo de Bresle, muy probablemente casi un centenar de Ángeles de Doce Alas necesitarían unir fuerzas para matarlos. Sin embargo, en medio de este caos, cuando solo había un centenar de Ángeles de Doce Alas para empezar, y con los otros Emisarios y Demonios de Siete Estrellas causando problemas también, los Ángeles fueron completamente incapaces de unirse en un efectivo ataque grupal que pudiera aniquilar al grupo de seis de Bresle.
En un abrir y cerrar de ojos... Solo quedaban cincuenta o sesenta Ángeles. Frente a esta avalancha de soldados del Reino Infernal, y contra los martillazos que cayeron sobre ellos desde los cielos, otra mitad murió instantáneamente.
¡Retirada!
¡Un retirada frenética!
Los soldados ordinarios del Reino Celestial no eran Ángeles; Tenían egos y deseos personales. Podrían hacer sus propias elecciones.
“No llegaremos a tiempo.” Los quinientos Ángeles del otro Corredor finalmente habían llegado a las fronteras de este Corredor Estelar.
Sin embargo, fue el ejército del Reino Celestial, que se desmorona y se retiraba, lo que les dio la bienvenida.
“Carguen.” Los quinientos Ángeles de Doce Alas, cuando se enfrentaron a esta ola de soldados derrotados, les resultó difícil avanzar más profundo, especialmente mientras que el lado del Reino Infernal llenaba los cielos con ataques materiales y ataques tipo almas a medida que golpeaban con abandono.
En todo menos en un abrir y cerrar de ojos, los soldados del Reino Infernal cargaron todo el camino hasta el final del Corredor Estelar.
“¡Rumble!”
La luz arcoíris sobre el Corredor Estelar desapareció.

Ambas partes obtuvieron victoria en un Corredor. ¡Esta Guerra Planar fue un empate!
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios