CD Libro 21 Capítulo 39

12:45

Traductor: Radak
Corrector: Radak

Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo
Libro 21, Apogeo - Capítulo 39, La Furia Ardiente de Linley
¿Él había sido completa y absolutamente engañado?
“¿Fue falso? ¿Una mentira?”
“¡AUGUSTA!” Linley sintió una oleada de fuego sin nombre llenando instantáneamente su pecho. ¡Ese BASTARDO! ¡Augusta se había atrevido a engañarlo en este asunto!
El cercano Jefe Soberano de la Destrucción, Wodred, soltó una risa irónica. “Linley, ¿puede ser que no sepas qué clase de persona es este Augusta? Autoritario, codicioso, siniestro. Por el bien de lograr sus objetivos, no hay nada que él no haga. ¿Realmente confiaste en él tan fácilmente?”
La frente de Linley estaba profundamente surcada a medida que frunció el ceño. “Sé todas estas cosas. Solo que Orloff estaba presente y confié en Orloff... Sin embargo, es muy tarde. Lord Wodred, ¿por qué está tan seguro de que Augusta me engañó? ¿Por qué los Ángeles definitivamente recuperarán sus recuerdos al recuperar su libertad?”
Por ahora, Linley no podía creer completamente todas estas cosas, ya que solo eran palabras provenientes de una sola persona, el Jefe Soberano de la Destrucción.
El Jefe Soberano de la Destrucción, Wodred, dijo con absoluta certeza, “Linley, te diré esto. Uno de los siete Soberanos de la Luz se ha aliado conmigo, así que tengo un gran conocimiento sobre los Ángeles.”
Linley escuchó en silencio, y el Jefe Soberano de la Destrucción, Wodred, dijo con una expresión solemne, “¡Los Ángeles renacen de los Estanques de Resurrección Angelical! ¡Cada Estanque de Resurrección Angelical está conectado con el alma de su Soberano de la Luz! Por lo tanto, cada Ángel nacido del Estanque de Resurrección Angelical está bajo el mando de su Soberano de la Luz.”
Linley asintió. El Jefe Soberano de la Destrucción continuó, “Hay diferentes niveles de Estanques de Resurrección Angelical; Solo hay dos de alto nivel, y solo estos dos pueden dar a luz a Ángeles de Doce Alas. Estos dos fueron tomados por Augusta, quien los controla personalmente.”
“Hay dos maneras de permitir que tu madre, un Ángel de Doce Alas, recupere su libertad. ¡Una es matar a Augusta! Una vez que Augusta muera, los Estanques de Resurrección Angelical se volverán en objetos sin amos, por lo que los ángeles vinculados a ello también tendrán sus almas liberadas. Naturalmente, recuperarán su libertad.”
Linley asintió. Él sabía acerca de este método. “El segundo método es que Augusta elimine su vínculo con el Estanque de Resurrección Angelical que está conectado con el alma de tu madre. Una vez que se libere su vínculo, el Estanque de Resurrección Angelical se convertirá en un elemento sin dueño, y todos los Ángeles que nacieron a través de ello también perderán su conexión espiritual con Augusta, y así recuperarán su libertad.”
El Jefe Soberano de la Destrucción rio fríamente. “Linley, una vez que se rompa el vínculo con el Estanque de Resurrección Angelical, todos y cada uno de los Ángeles que ese estanque haya creado, incluida tu madre, ¡recuperarán su libertad!”
“Tu madre es un Ángel de Doce Alas, mientras que solo hay dos estanques que pueden dar a luz a Ángeles de Doce Alas. ¿Quieres que Augusta, por el bien de tu madre, renuncie a su vínculo con un Estanque de Resurrección Angelical para Ángeles de Doce Alas? Eso significa que perdería la mitad de sus Ángeles de Doce Alas. ¡Ellos recuperarían su libertad y ya no estarían bajo su control!” El Jefe Soberano de la Destrucción rio disimuladamente. “Si realmente hubiera permitido que tu madre recuperara su libertad, entonces, durante la Guerra Planar, ¿cómo pudo haber estado dispuesto a enviar un total de 1200 Ángeles de Doce Alas?”
Linley ahora completamente entendió. En realidad, solo había una forma de que su madre recuperara su libertad; Hacerlo de modo que el Estanque de Resurrección Angelical vinculado con su alma se convirtiera en un elemento sin dueño. Y solo había dos formas de hacerlo; La primera, matar a Augusta. La segunda, que Augusta renuncie al estanque. Pero, ¿cómo podría Augusta posiblemente renunciar a ello? Renunciar significaba renunciar a todos los Ángeles que el estanque había creado.
“¡Bastardo!” Linley no pudo evitar gruñir y maldecir. “No tiene sentido estar enojado ahora.” Wodred rio fríamente. Pero Linley estaba calculando frenéticamente ciertas cosas en su mente. Un pensamiento en particular constantemente circulaba a través de sus pensamientos. ¡Matar a Augusta! ¡Matarlo de inmediato!
“Lord Wodred.” Dijo Linley apresuradamente. “Los Ángeles que controla el Soberano; ¿Puede el Soberano matarlos con solo desearlo?”
“No necesariamente.” Wodred negó con la cabeza y rio. “Depende de dónde está el Ángel. Si el Ángel y el Soberano están en diferentes planos, entonces el Soberano no podrá matar a ese Ángel.”
Linley de repente entendió. Era como el vínculo amo-siervo que se usaba para controlar a las bestias mágicas. Una vez establecido el vínculo, el amo podría causar fácilmente la muerte de la bestia mágica. Sin embargo... Si el amo y el siervo estuvieran en diferentes planos, a lo mucho podría percibir vagamente la ubicación del otro. No había forma de que pudieran comunicarse a través del alma, ni el amo tendría una manera de matar al siervo.
Linley y Bebe, en diferentes planos, tampoco eran capaces de hablar a través de la conexión de sus almas.
“Whew.” Linley dejó escapar un suspiro de alivio. En la superficie, sin embargo, Linley se veía bastante tranquilo. Inclinándose, dijo, “Lord Wodred, realmente debo agradecerle. Si no fuera por usted, podría haber sido engañado por Augusta por un período extremadamente largo de tiempo.”
Linley y el Jefe Soberano de la Destrucción conversaron un rato más, y luego Wodred se fue. Poco después, Linley envió su clon Soberano tipo viento lejos del Reino Infernal, para visitar al Jefe Soberano de la Muerte en el Inframundo. Medio día después, Linley inmediatamente invitó a Beirut y a Bluefire a discutir algo.
“¿¡Qué dijiste!?” Beirut y Bluefire estaban tan sorprendidos, que se pusieron de pie. “Cierto. Fui engañado.” Linley negó con la cabeza. “Un Ángel que verdaderamente recupera su libertad y que ya no está bajo control recuperará sus recuerdos anteriores.”
“¿Estás seguro?” Dijeron Beirut y Bluefire al unísono. “Estoy muy seguro. Wodred me trajo esta noticia, y justo ahora, mi clon Soberano tipo viento fue al Inframundo para visitar al Jefe Soberano de la Muerte. Yo personalmente planteé este problema con ella, y el Jefe Soberano de la Muerte personalmente me dijo que, de hecho, solo había dos maneras de que un Ángel recuperara su libertad. Además, al recuperar su libertad y al liberarse del desconcertante control espiritual del Estanque de Resurrección Angelical, naturalmente recuperará sus recuerdos anteriores.” Dijo Linley en voz baja.
Beirut y Bluefire intercambiaron una mirada, un rastro de sorpresa en sus ojos. “Dado que incluso el Jefe Soberano de la Muerte dice que es así, parece que es cierto.” Dijo Beirut en voz baja. “No me imaginaba que en realidad nos engañarían así.” Bluefire frunció el ceño.
¡Era un asunto si alguien más los engañaba, pero el que lo hizo fue Augusta! ¡Augusta, con quien tenían un resentimiento irreconciliable para empezar! Beirut y Bluefire se sintieron de esta manera, ¡y Linley se sintió de esta manera mucho más! ¡Después de todo, él había entregado las esencias de sangre de las Cuatro Bestias Divinas!
“Linley. ¿Cuál es tu decisión?” Preguntó Beirut. Bluefire también miró a Linley. “Esperar.” Linley gruñó. “¿Esperar?” Los dos no pudieron evitar estar desconcertados. “Mi padre y madre harán un recorrido por los planos materiales. Una vez que se vayan, haré mi movimiento.” Dijo Linley con calma.
“Muy bien. Por ahora, no se puede confiar en tu madre.” Beirut asintió también. Ahora que tenían un plan, naturalmente lo llevarían a cabo.
Medio mes después.
Hogg y su esposa, Lina, fueron escoltados personalmente por Linley a la formación de teletransportación interplanar. Sosteniendo el medallón de Soberano que Linley les había dado, fueron teletransportados a un plano material y comenzaron su viaje de turismo. No tenían idea de que... Al partir, una terrible tormenta surgiría en los Planos Superiores.
“Padre y madre se han ido.” La mirada de Linley era abismalmente fría. Beirut y Bluefire, a su lado, intercambiaron una mirada. “Madre no está en el Reino Infernal; Incluso si Augusta viniera aquí, no podría matar a mi madre. En cuanto a la gente de las Montañas Rito del Cielo... Me gustaría pedirles ayuda a los dos. Siempre que Augusta ataque desde billones de kilómetros, imagino que ustedes dos deberían poder proteger las Montañas Rito del Cielo.” Linley giró para mirarlos.
Beirut no pudo evitar comenzar a reír. “Jaja, Linley, los Soberanos ni siquiera son capaces de matar a un Paragon de trillones de kilómetros de distancia. Hay un límite para su poder de ataque. ¿Cómo es posible que Bluefire y yo no podamos proteger las Montañas Rito del Cielo?”
“Entonces dejaré de preocuparme.” Linley terminó de hablar, y luego voló de inmediato hacia la formación de teletransportación. “¡Linley, ten cuidado!” Beirut y Bluefire enviaron hacia él.
“Quédense en el Reino Infernal, y esperen que me ponga en contacto con ustedes.” La forma de Linley desapareció dentro del distante conjunto de teletransportación.
Bluefire giró para mirar a Beirut, luego dijo frunciendo el ceño, “Beirut, no sé por qué, pero... Siento una sensación de pavor. Espero que nada mal ocurra en el viaje de Linley.”
“¡Nada lo hará!” Dijo Beirut con absoluta certeza. “Augusta no es más que el Jefe Soberano de la Luz. Su arma Overgod no se adapta a su naturaleza; ¿Qué tan fuerte puede ser él? Siempre que no se encuentre con Orloff, no habrá ningún problema. Además, Linley es una persona que sabe cuándo avanzar y cuándo retroceder. Y, lo más importante de todo... Tiene su sentido divino fisionado, que supera ampliamente el sentido divino de un Soberano ordinario.”
“Tienes razón.” Bluefire se relajó un poco. Con el sentido divino fusionado, Linley sería capaz de localizar fácilmente a su enemigo, pero su enemigo no se daría cuenta de la llegada de Linley.
EL Plano Divino de la Luz.
“¡Bang!” Una figura de repente destelló pasando los cielos, avanzando a tal velocidad que incluso la tela espacial del plano divino tembló. Linley de túnica azul cielo, su rostro sin emociones, su mirada fría, miraba fijamente a la distancia.
“¡El Jefe Soberano del Destino, Orloff, no está aquí!” El sentido divino fusionado de Linley pudo descubrir fácilmente que en la residencia de Augusta, el Jefe Soberano de la Luz, Augusta estaba solo dentro de su isla profundamente adornada, disfrutando de las ministraciones de sus sirvientas. ¿En cuanto al Jefe Soberano del Destino, Orloff, el único por el que Linley estaba preocupado? Él no estaba ahí.
La mirada de Linley se volvió afilada como un cuchillo. “Esa isla tiene un total de dos Soberanos de la Luz. El otro es un mero Soberano Menor.”
Linley no le puso ninguna atención a Soberano en absoluto. “¡Augusta!” Una intención asesina surgió en el pecho de Linley, y su furia siguió ardiendo.
Las esperanzas de los cuatro líderes del clan. El odio que su clan soportaba. Linley nunca olvidó estas cosas, ¡ni por un solo día!
¡Beirut se había visto obligado a esconderse en el Plano Yulan, sin atreverse a salir!
¡Un intento de matar a Linley, solo por el bien de su arma Overgod!
¡Y ahora mentirle, engañándolo para que adquiera las esencias de sangre de los cuatro ancestros!
Las acciones de Augusta indicaban claramente que no tenía ningún deseo de resolver el resentimiento entre él y Linley. Del mismo modo, en lo profundo del corazón de Linley, nunca había abandonado sus planes de venganza.
Una figura apareció de repente en el aire sobre la lujosa isla.
“Él realmente sabe cómo divertirse.” Linley bajó su cabeza, mirando hacia abajo. Su mano derecha de repente presionó hacia la isla.
“Rumble...” Un aura extremada y aterradoramente poderosa barrió a medida que la ilusión de una palma que tenía miles de kilómetros de largo apareció de repente de la nada. Esta enorme palma ilusoria aplastó hacia abajo, causando instantáneamente que el mundo debajo temblara. La isla profundamente decorada al instante y en silencio, se redujo a pedazos.
Al instante, una gran cantidad de Ángeles y otras mujeres volaron hacia el aire. Dos figuras flotaban en el cielo; Eran el Jefe Soberano de la Luz, Augusta, y el otro Soberano de la Luz. El rostro de Augusta estaba lleno de rabia, y cuando vio al lejano Linley, sus ojos se volvieron completamente redondos. Él rugió enojado, “Linley, ¿qué estás haciendo?”
“Me sentí incómodo mirando tu isla. Así que la destruí.” Dijo Linley con calma.
No era que Augusta fuera incapaz de bloquear el ataque de Linley; En realidad, Linley no había infundido su ataque con mucho poder, ya que lo había dispersado en un área muy grande de miles de kilómetros. El problema principal era que... Linley había usado su sentido divino fusionado, por lo que Augusta no tenía idea de que Linley había llegado.
Linley había salido repentinamente de la nada con esa palma gigante, y para cuando Augusta pudo reaccionar, su isla ya había quedado reducida a polvo.
“¿Te sentiste incómodo al mirar mi isla?” Las pupilas de Augusta se contrajeron. Ahora entendió que Linley había venido a causarle problemas, y dijo con voz gélida, “Linley, ¿quieres pelear conmigo?”
“¡Whoosh!” Al instante, los muchos Ángeles y sirvientas cercanas se dispersaron hacia las cuatro direcciones. ¡Santos cielos! ¿Dos Jefes Soberano iban a batallar? Si se quedaran aquí, definitivamente estarían cortejando la muerte.
“¿Linley está a punto de luchar contra el Jefe Soberano?” El otro Soberano de la Luz también se retiró apresuradamente, con una expresión de sorpresa apareciendo en su apuesto rostro.
“¿Luchar contigo?”
La mirada abismalmente fría de Linley miró fijamente a Augusta, y luego, bastante extrañamente, Linley agrietó sus labios en una sonrisa.
Esta sonrisa hizo que el corazón de Augusta se apretara de repente.
El Espada del Overgod de la Vida apareció de repente en manos de Linley. Sin vacilar en absoluto, barrió la Espada del Overgod de la Vida, atravesando el espacio con ella. ”Rumble...” El área circundante colapsó por completo, y una feroz aura de energía, tan afilada como un punzón, creó una grieta espacial masiva tras otra. Una luz de espada de jade totalmente irresistible y color tinta repentinamente apuñaló a Augusta.
“¡Augusta, hoy es el día de tu muerte!”

La fría voz de Linley resonó como un trueno, retumbando en la mente de Augusta.
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios