CD Libro 21 Capítulo 41

18:03

Traductor: Radak

Corrector: Radak

Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo
Libro 21, Apogeo - Capítulo 41, ¿Puede Él En Realidad Ser...?
“Whoosh...”
Dentro de los confines multicolores del espacio caótico, ‘meteoros’ ilusorios de luz y energía volaban por todas partes, formando el torrente de energía caótica color arcoíris que llenaba la región.
Más de diez figuras estaban de pie ahí dentro del espacio caótico, asombro en los rostros de todos.
“¡No imaginaba que Orloff en realidad le enseñó su ‘Cuerpo Dorado Samsara’ a Augusta! Hmph, las esencias de sangre de las Cuatro Bestias Divinas... Al final, terminaron en manos de Orloff.” El Jefe Soberano de la Destrucción, Wodred, tenía una expresión hundida y siniestra en su rostro. “Parece que Linley intercambió las esencias de sangre de las Cuatro Bestias Divinas a Augusta, ¡y Augusta se las dio a Orloff!”
La expresión del rostro de Wodred se volvió cada vez más fea. “Linley, él... ¡Ugh!” Wodred sintió frustración ardiendo en su pecho. Justo en este momento, sin embargo, un fantasma brumoso e ilusorio comenzó a emerger del cuerpo de Augusta.
“¿Eh?” Linley estaba conmocionado. Se volvió cauteloso, y al instante fusionó su clon Soberano tipo agua y clon Soberano tipo viento dentro de su cuerpo principal. “Linley, si quieres mantenerte con vida, ¡será mejor que te vayas!” Dijo fríamente Augusta.
“Si tienes alguna técnica, ponla en exhibición. De lo contrario, voy a atacar de nuevo.” Linley parecía bastante magnánimo, pero en realidad, estaba extremadamente cauteloso en este momento. Ya no estaba seguro de saber todo lo que había que saber sobre Augusta; Si continuaba atacando con abandono, podría ser engañado. Lo mejor era tener cuidado y defenderse, y primero investigar la situación.
“Hmph. Muere, entonces.” Augusta dejó escapar un frío resoplido. Linley se volvió aún más cauteloso.
Los ojos de Augusta destellaron como rayos a medida que miraba fríamente a Linley. Las imágenes ilusorias que rodeaban su cuerpo se extendieron de repente, formando una enorme ilusión de un titán dorado de cien metros de altura. El aura inspiradora del titán hizo que incluso Linley se pusiera ansioso. “¿Una habilidad divina innata? ¿Qué clase de bestia divina es Augusta? Pero no puede ser una; ¡Tiene 182 hijos!”
Linley nunca había oído a nadie decir que Augusta era una bestia divina.
“¡BANG!” Un destello dorado salió disparado de la boca de Augusta, disparándose a gran velocidad hacia Linley. Linley concentró su concentración y usó su Espada del Overgod de la Vida para bloquear. Pero cuando esa luz dorada e ilusoria golpeó contra el Espada del Overgod de la Vida de Linley...
“Bang.” Desapareció.
“¿Qué?!” Linley se sorprendió. “¿Tan débil?” Justo ahora, a juzgar por la actitud de Augusta, Linley había pensado que Augusta estaba preparando una técnica suprema contra él. Nunca imaginó que esto era solo una técnica falsa. El poder de ataque de esa ilusión dorada probablemente no habría sido capaz de arañar a Linley, incluso si le hubiera golpeado de frente. Claramente, solo estaba destinado a ponerlo nervioso.
“Jaja, Linley, realmente eres fácil de engañar.” La risa salvaje de Augusta resonó en la mente de Linley.
“¡Fui engañado de nuevo!” El rostro de Linley cambió. Por ahora, Augusta ya se había movido a diez mil kilómetros de distancia.
“¡Swoosh!” Linley al instante aumentó su velocidad al límite, una vez más persiguiendo a alta velocidad. Pero en un corto período de tiempo, Linley entendió algo. “¡El Cuerpo Dorado Samsara solo le permite fortalecer su cuerpo y hacer sus ataques materiales un poco más fuertes! Esto es muy parecido a cómo mi Forma Dragón fortalece mi propio cuerpo. Sin embargo, dado que soy diez veces más fuerte que él, ese aumento en poder físico no es capaz de cambiar el equilibrio de poder en absoluto.”
“¡Bang!” El poder fusionado jade tinta dentro del cuerpo de Linley estaba estallando salvajemente. Linley, en su Forma Dragón, estaba constantemente, acercándose cerrando la brecha entre él y Augusta, a medida que continuaba persiguiendo a toda velocidad.
“¡Linley en realidad logró aumentar su poder con esto! Ese poco de poder obtenido de la técnica del ‘Cuerpo Dorado Samsara’ es completamente inútil contra él.” A pesar que Augusta actuó arrogante y descarado, en su corazón, se sintió miserable. Mirando hacia atrás, vio que Linley continuaba persiguiéndolo, y se dijo a sí mismo... “¡Orloff, ven rápido! De otra manera…”
El Reino Celestial. Los Jardines de Orloff.
Había ocho Soberanos viviendo dentro de los Jardines de Orloff. Uno de ellos era naturalmente el amo de los Jardines Orloff, Orloff.
“¿Linley en realidad logró aumentar su poder por tanto y llevar a Augusta a ese estado?” Orloff, de cabello blanco y túnica blanca, permaneció de pie, con la mirada fría y tranquila. “Si se ve forzado hasta ese estado, dado el temperamento de Augusta, definitivamente hará ‘eso’... Y Wodred y los demás definitivamente serán capaces de suponer...”
“¡No tengo otra opción!” El anciano de túnica blanca, Orloff, agitó su mano. Instantáneamente, todos los Jardines de Orloff comenzaron a encogerse rápidamente, luego se transformaron en una luz borrosa que voló al cuerpo de Orloff.
“¡Lord Orloff!” Los sirvientes en el jardín, junto con los otros siete Soberanos, todos lo miraban fijamente en perplejidad. ¿Por qué Orloff se había llevado los Jardines de Orloff?
“Slash...” El rostro de Orloff era pesado pero calmado. Con un gesto de su mano, rompió una grieta en el espacio frente a él, y luego caminó de inmediato al espacio caótico.
Estos siete Soberanos eran los siete Soberanos que habían elegido servir a Orloff. Manlu y Borte estuvieron entre ellos también. “Lord Orloff parece estar de mal humor.” Dijo Manlu frunciendo el ceño. “En el pasado, sin importar las dificultades que Lord Orloff encontrara, los enfrentaría con una sonrisa. Nada fue capaz de afectar su temperamento. Pero justo ahora...”
Una belleza de tres ojos con cabello azul dijo, también desconcertada, “Además, Lord Orloff rara vez se lleva los Jardines de Orloff cuando viaja.”
“Vámonos. Vamos a echar un vistazo también.” El Soberano de Fuego, Borte, agitó su mano también, también rasgando una grieta en el espacio, y luego tomó la iniciativa al entrar. Los otros seis Soberanos desconcertados no dudaron; Inmediatamente se lanzaron al espacio caótico detrás de él, todos queriendo saber qué había pasado.
Pero cuando extendieron su sentido divino...
“¡¿Qué?!” Los rostros de los siete Soberanos cambiaron. “Linley y Augusta, dos expertos nivel Jefe Soberano...” Cuando entraron en el espacio caótico, ya había más de veinte Soberanos viendo esta pelea. “No es de extrañar que Lord Orloff fuera ahí. Así que es debido a que Augusta está en problemas.” Esos Soberanos subordinados sabían de la relación entre Orloff y Augusta. “Vámonos. Volemos hacia ahí, pero quedémonos a cierta distancia. De lo contrario, si somos golpeados por cualquier ondulación de poder, podríamos morir de ellas.”
Los siete Soberanos también se acercaron. En realidad, muchos de los Soberanos observando estaban acercándose hacia Linley y Augusta. Solo que, al mismo tiempo, mantuvieron una distancia mínima de al menos unos pocos miles de millones de kilómetros. A esta distancia, dada la velocidad de reacción de un Soberano, deberían estar absolutamente seguros.
Las ondulaciones de energía no podrían viajar tan lejos y aun así tener el poder suficiente para dañar a un Soberano. Linley y Augusta estaban a solo unos cientos de kilómetros de distancia. Para acercarse de diez mil kilómetros a unos pocos cientos; De esto, uno podría notar la diferencia de velocidad entre los dos.
Hace mil años, la velocidad de Linley era un poco más rápida que la de Augusta. Debido a que su poder se había multiplicado por diez cuando fusionó los cuatro profundos misterios, a pesar que eso fue principalmente en términos de poder de ataque, y su velocidad no había aumentado mucho, aún había aumentado un poco. Los Profundos Misterios de la Explosión, después de todo, contenían algunos aspectos que ayudarían a uno a moverse más rápido. El cuerpo de Augusta se estaba transformando y su velocidad era cada vez mayor, pero aun así, aún era un poco más lento que Linley.
“Oh, ¿llegó Orloff?” El sentido divino de Linley localizó fácilmente a Orloff. Augusta descubrió la llegada de Orloff también. Muy contento, le envió apresuradamente a Linley, “Linley, la noticia de que estás persiguiéndome e intentando matarme ya ha llegado a Lord Orloff. Deberías saber que... Después de esta Guerra Planar, Lord Orloff me debe otro favor más. Si te atreves a atacarme, lord Orloff definitivamente te matará.”
“Hmph. Augusta, guarda tu fuerza. No tiene sentido que me amenaces.” Linley rio fríamente, y su velocidad aumentó una vez más a medida que se detuvo a menos de doscientos kilómetros.
“Linley.” Sonó una voz cálida y suave. “Lord Orloff.” Linley respondió con gran cortesía. Orloff estaba actualmente apurándose hacia ahí desde el Reino Celestial, mientras que Linley y Augusta acababan de volar fuera del Plano Divino de la Luz no hace mucho tiempo. La distancia entre los dos planos era muy lejana. Incluso si Orloff volaba a velocidad máxima, probablemente es que todavía necesitara varios minutos para llegar. Para los Soberanos... Un solo segundo era suficiente para intercambiar innumerables golpes. ¿Múltiples minutos? Eso era suficiente para que Linley y Augusta terminaran su lucha hasta la muerte. 
“Linley, Augusta es mi buen amigo. Sin importar qué tipo de odio tengas tú y Augusta, me gustaría instarte, Linley, a dejarlo a un lado temporalmente.” Orloff envió. “Imposible.” Linley se negó. “Dame un poco de cara. ¿Qué dices?” Orloff todavía estaba muy tranquilo. 
A pesar que en el pasado, Linley sintió buena voluntad hacia Orloff, el actual Linley no pudo evitar sentir un poco de enojo hacia él. En el pasado, cuando Augusta había engañado a Linley y tomado sus esencias de sangre de las Cuatro Bestias Divinas, el Jefe Soberano del Destino, Orloff, había sido su cómplice. ¡Y ahora, Orloff lo estaba urgiendo a que perdonara a Augusta!
“Mis disculpas. ¡Hoy, él definitivamente debe morir!” La actitud de Linley se hizo aún más inflexible. Linley y Augusta estaban ahora a menos de cien kilómetros de distancia.
“Linley, ¿puede ser que insistas en matarlo justo en frente de mí?” El Jefe Soberano del Destino, Orloff, finalmente se enojó. Sus palabras se volvieron un tanto feroces también. “Quería ser tu amigo, pero tú... Si insistes en hacer esto, entonces en el futuro, ¡no tendré más opción que matarte! ¡Me imagino que si quiero matarte, no hay nadie que pueda detenerme!”
El corazón de Linley se hundió. ¿Orloff iba a actuar? Pero en el siguiente instante, tomó su decisión y planeó su retirada.
“Linley, si te rindes ahora, tú y yo seguiremos siendo amigos.” Orloff envió. “¿Está sugiriendo que anteriormente éramos amigos?” Linley se burló. “Si fuéramos amigos, ¿por qué ayudaría a Augusta a engañarme? Dijo que devolvería el libre albedrío a mi madre, pero eso fue solo mentiras. Me niego a creer que usted, el exaltado Jefe Soberano del Destino, no conozca los secretos para restaurar el libre albedrío de un Ángel.”
Orloff dejó escapar un suspiro. “Linley, entonces es por lo que estás tan enojado. Originalmente, estaba pidiendo un favor a Augusta, así que no tuve otra opción.”
“¡Linley!” La voz de Orloff se volvió repentinamente afilada. Esto fue debido a que... Linley estaba ahora a menos de veinte metros de Augusta. “¡Muere!” Linley no mostró misericordia en absoluto; La Espada del Overgod de la Vida en sus manos una vez más se disparó[1]. “Crackle...” La energía irresistiblemente afilada de la espada se convirtió en un rayo grueso. Frente a ese rayo, el tejido de la realidad en el espacio caótico era tan débil como el papel tisú. Fue atravesado fácilmente a medida que el rayo de energía de la espada aterrizó en el cuerpo de Augusta.
El rayo de energía de la espada era simplemente muy grueso; El Sable de Luz no pudo bloquearlo por completo. El rayo de energía pasó a través de la cintura de Augusta, dividiendo a Augusta por la mitad a medida que su cintura se transformaba en polvo.
La velocidad de Augusta disminuyó y Linley llegó al instante.
“¡Orloff, no tengo otra opción!” Augusta de repente rio osadamente, y locura apareció en sus ojos a medida que miraba a Linley. “Linley, en incontables años... Nadie ha sido capaz de obligarme a este estado. No tengo más opción que violar el pacto entre Orloff y yo. Tú... ¡Morirás ahora!” La voz profunda y enloquecida resonó en la mente de Linley.
Pero Linley solo rio fríamente en su corazón. Augusta había intentado este truco la última vez; Asustarlo al fanfarronear. “¿Qué? ¿Quieres usar la misma táctica dos veces seguidas?” Respondió Linley. “Sé exactamente lo fuerte que eres ahora. A menos que realmente tengas una habilidad divina innata u otros ataques únicos, no hay nada que puedas hacer. Lamentablemente, no los tienes.” A medida que hablaba, Linley una vez más levantó su Espada del Overgod de la Vida. El bisecado Augusta ya no era capaz de esquivar tan fácilmente como lo había hecho en el pasado.
El rostro de Augusta era fría y sin emociones... Y luego, soltó un aullido salvaje a medida que levantó su cabeza. “Rumble...” De repente aparecieron imágenes borrosas e ilusorias.
El fantasma de un Ave Bermellón apareció desde la cabeza de Augusta. Su lado izquierdo liberó el fantasma de un Dragón Azur  que tenía tres metros de largo, mientras que su lado derecho liberó el fantasma de la bestia divina, Tigre Blanco. Debajo de su cintura desaparecida yacía el fantasma de la bestia divina, Tortuga Negra.
Augusta miró fríamente a Linley.
“¡Imposible!” Linley aulló violentamente en su corazón. Esta técnica, sorprendentemente, fue la técnica suprema que el Jefe Soberano de la Destrucción, Wodred, había desarrollado después de investigar la habilidad divina innata fusionada de las Cuatro Bestias Divinas - ¡Paradoja Espacio-Tiempo!
“¡Wodred dijo que solo le había contado al Jefe Soberano del Destino, Orloff, acerca de su técnica suprema e hizo que Orloff haga un juramento a los Overgods que no se la enseñaría a nadie más! El Jefe Soberano de la Destrucción no podría habérsela enseñado a Augusta. Entonces...” Se encendió una luz en la cabeza de Linley.
Linley miró con asombro a Augusta, que estaba ejecutando ‘Paradoja Espacio-Tiempo’. “¿Puede ser él?”
Justo en este momento, el espacio circundante en el espacio caótico ya comenzaba a retorcerse, distorsionarse y cambiar, gracias a esta técnica ‘Paradoja Espacio-Tiempo’...


[1] Radak: Ya no sé si es una espada o una lanza.
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios