ATG Capítulo 698

01:13

Traductor: Radak
Corrector: Radak

Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

Capítulo 698 - Destruyendo la Escultura del Dios Fénix
“Yun... ¿¡Yun Che!?”
Incluso si fuera el nombre de alguien que había caído hace tres años, en los oídos de los discípulos de Fénix Divino, ello resonaba como un trueno. El discípulo de la derecha al instante se dio cuenta de por qué el rostro frente a él parecía tan familiar... Hace tres años, durante el Torneo de Clasificación de las Siete Naciones, fue uno de los guardias también. ¡De hecho, él estuvo a un lado de las puertas principales durante ese evento!
Incluso después de que los dos discípulos hubieran superado su shock, la arrogancia en sus rostros no disminuyó en lo más mínimo... Debido a que este lugar era Ciudad Fénix Divino, y ellos eran discípulos de Fénix Divino que poseían el linaje del Fénix, la existencia más noble dentro de las Siete Naciones. Por no hablar de un Yun Che, a pesar que llegaran los emperadores de los otros seis países, ellos no lo tratarían con respeto.
“¿No murió Yun Che hace tres años? ¿Podría ser un impostor?”
“¿A quién le importa si es un impostor, pensar que tendría la audacia de pedir una reunión con nuestro reverenciado Maestro de Secta en cuanto él llegó? Jaja, ¿cómo tienes la cara para hacer tal cosa?”
“¿Podría ser que has venido a abogar en nombre de la pequeña Nación Viento Azul que está a punto de ser extinguida? Jeje...” Los dos discípulos que vigilaban la puerta se observaron y simultáneamente soltaron un enorme rugido de risa.
“Jeje,” Yun Che se unió también antes de continuar, “Olvídenlo, no necesito que transmitan mi mensaje, esto verdaderamente ha sido una pérdida de tiempo. Lo llamaré yo mismo.”
Mientras se reía fríamente, Yun Che dio un paso adelante a medida que todo su cuerpo ardió con una llama roja carmesí que estaba teñida de color dorado opaco. La risa salvaje de los dos discípulos murió en el momento en el que se encendieron las llamas del Cuervo Dorado. Sus túnicas de fénix comenzaron a arder repentinamente a medida que las llamas se extendían rápidamente por todo sus cuerpos, haciéndolos frenéticamente retirarse a medida que soltaban gemidos de dolor.
¡¡Boom!!
Las Llamas del Cuervo Dorado se precipitaron hacia delante y explotaron con un fuerte ‘bang’ a medida que un pilar de fuego se disparó cientos de metros al aire; El sonido que reverberaba por toda Ciudad Fénix era lo suficientemente fuerte como para sorprender a los cielos. El emblema de poder y prestigio de la Secta Fénix Divino, la gran puerta y la Escultura del Dios Fénix, que había estado en pie durante los cinco mil años de existencia de Ciudad Fénix Divino, cayeron al suelo conforme se hacían añicos...
………
Reunidos en el Salón Principal Fénix estaban todos los miembros principales de la actual generación de la Secta Fénix Divino. Entre los cincuenta y seis dignatarios de la Secta Fénix Divino, además del fallecido gran dignatario Feng Feiyan; El difunto décimo noveno dignatario, Feng Feiheng; El fallecido cuadragésimo tercer dignatario, Feng Feiying; El fallecido quincuagésimo segundo dignatario, Feng Hengjiang; Y los otros dos dignatarios que todavía estaban supervisando la invasión de la Nación Viento Azul, el resto de los dignatarios habían tomado sus asientos y ni un solo dignatario de ellos faltaba.
Dado el poder absoluto que la Secta Fénix Divino poseía sobre el resto de las siete naciones, durante los últimos milenios, todos sus dignatarios habían muerto de vejez en vez de caer en una batalla contra otros. Feng Feiyan mereció ricamente la muerte miserable que se ganó por sí mismo, y ello no toleró ninguna discusión. Pero hoy, en el lapso de un solo día, los cristales de alma de tres dignatarios se habían roto; Todos habían caído en la Nación Viento Azul. En la historia del Imperio Fénix Divino, este tipo de cosas nunca había ocurrido antes, y nadie habría pensado jamás que los dignatarios de la Secta Fénix Divino, todos los cuales eran por lo menos Overlords de la etapa intermedia y eran existencias invencibles para las otras seis naciones, terminarían cayendo en la Nación Viento Azul cuando ellos se encontraban ahí como supervisores.
El ambiente de esta gran reunión de dignatarios fue opresivo desde el principio. Pero lo sorprendente fue que el tema principal de discusión no fue la muerte de los tres dignatarios, sino el retorno de una persona de entre los muertos...
¡¡Yun Che!!
La discusión osciló entre el dramático aumento de la profunda fuerza de Yun Che que le permitió matar a Feng Huwei, las palabras que había transmitido mediante la impresión de muerte de Feng Huwei el día antes... Y la sospecha de que él era el principal responsable de la desaparición de ese Ejército Fénix Divino que estaba compuesto por varios cientos de miles de personas fuertes expertos.
El nombre de Yun Che era naturalmente conocido por todos los dignatarios reunidos de la Secta Fénix Divino. El hecho de que regresara vivo de la Profunda Arca Primordial, que de repente había desaparecido, fue suficiente para aturdirlos a todos. Sin embargo, cuando gradualmente se dieron cuenta de que la agenda principal de la reunión de dignatarios que Feng Hengkong había convocado era discutir cómo tratar con Yun Che, incluso sugirió que invitaran a uno de los grandes dignatarios que estaba en reclusión para que personalmente viajara hacia la Nación Viento Azul a matar a Yun Che, las expresiones de todos los dignatarios se volvió una de perplejidad y asombro... El regreso de Yun Che de entre los muertos fue de hecho bizarro y el hecho de que su profunda fuerza había avanzado hasta tal punto, haciéndolo capaz de matar a Feng Huwei, era de hecho alarmante. Dado el hecho de que era el Príncipe Consorte de la Nación Viento Azul, su intención de vengar su país contra el Imperio Fénix Divino era completamente comprensible... Sin embargo, él era sólo un mero Yun Che; Incluso si su fuerza actual fuera diez veces más fuerte de lo que se había estimado previamente, ¿qué amenaza poseía para merecer una movilización tan grande del Imperio Fénix Divino?... ¿Y qué calificaciones poseía para que consideraran la posibilidad de solicitar que uno de sus grandes dignatarios saliera de reclusión para tratar personalmente con él?
Fue sólo cuando Feng Hengkong planteó el asunto de Feng Xue’er... Que todos repentinamente se dieron cuenta.
¡Como Feng Xue’er era el futuro Dios Fénix de la Secta Fénix Divino, sin importar cuán pequeño fuera el asunto, cualquier cosa relacionada con ella sería un gran problema que la Secta Fénix Divino definitivamente no podría ignorar! Si ella verdaderamente sostenía a Yun Che en tan alta consideración... ¡Entonces dado el hecho de que el dado ya había sido lanzado con respecto a la situación actual entre el Imperio Fénix Divino y la Nación del Viento Azul, además de la actitud que Yun Che había mostrado desde su regreso, Yun Che tenía que ser eliminado en la menor cantidad de tiempo posible a toda costa!
Dado que este era el caso, para asegurarse de que no habría accidentes, incluso si la movilización de un gran dignatario era similar a usar una cuchilla de carnicero para matar a un pollo, siempre que el asunto concerniera a la Princesa de Nieve, entonces era algo que tenía que ser hecho.
En este momento, una gran explosión resonó desde fuera, y era como si un rayo hubiera descendido del cielo para atacar el gran salón, haciendo que todo el salón temblara violentamente.
“¡¿Qué está pasando?!” Feng Hengkong y los dignatarios reunidos se pusieron inmediatamente de pie. La luz de fuego brilló en sus rostros a medida que el Príncipe Heredero del Imperio Fénix Divino, Feng Ximing, se precipitó al salón con una velocidad llameante a medida que gritaba con urgencia, “¡Padre Emperador, estamos bajo ataque! La puerta de Ciudad Fénix y la Escultura del Dios Fénix... ¡Han sido destruidas por alguien!”
“¡¿Qué?!” La complexión de Feng Hengkong cambió abruptamente, y todos los dignatarios también se habían puesto pálidos de shock. A pesar de que la reciente explosión había sacudido los cielos, todavía mantuvieron su compostura. A pesar de haber sido sorprendidos con la guardia baja, nadie había entrado en pánico. Eran la Secta Fénix Divino, y nadie se atrevería a actuar precipitadamente contra ellos cuando estuvieran en el territorio de la Secta Fénix Divino. Como tal, era muy probable que fuera un accidente, pero incluso si alguien estaba tratando de pelear con ellos, esa persona sólo estaría cortejando la muerte... Sin embargo, la puerta de la ciudad y la Escultura del Dios Fénix, que representaban el poder de Fénix Divino habían sido destruidas... Así que ya no era simplemente un acto de violencia contra ellos; ¡Esta era una acción que había superado completamente la línea inferior de lo que la Secta Fénix Divino podría soportar!
Feng Hengkong tomó la delantera a medida que corrió inmediatamente fuera del Salón Principal del Fénix; Todos los dignatarios lo siguieron de cerca. Conforme observaban hacia la puerta de la ciudad, sus rostros se tornaron oscuros y sombríos.
La puerta de Ciudad Fénix Divino había estado de pie durante cinco mil años enteros, y la Escultura del Dios Fénix encima de ella era el símbolo de su Secta Fénix Divino. Era costumbre que un dignatario de la secta fuera personalmente a imbuir la escultura con fuego de Fénix cada siete días, por lo que cada rincón de Ciudad Fénix Divino sería capaz de disfrutar de la eterna gloria y la luz del fuego que las llamas del fuego del Fénix exudaban por la Escultura del Dios Fénix. No era sólo una simple Escultura del Dios Fénix; Más bien, era una representación de los cinco mil años de orgullo y gloria de la Secta Fénix Divino.
Cuando la gente normal contemplaba de lejos la Escultura del Dios Fénix, se sentirían abrumados por una sensación de intimidación irresistible, e incluso su manera de caminar se volvería más retraída y cautelosa. Incluso si los miembros de los Cuatro Terrenos Sagrados llegaran, no se atreverían a mostrar una actitud irrespetuosa frente a la Escultura del Dios Fénix...
Pero en este momento, todo lo que vieron fue que la Escultura del Dios Fénix, que había permanecido a cientos de metros de altura, había sido volcada del cielo... Fragmentada en muchos pedazos antes de caer al suelo con un gran estruendo. Entonces, fue quemada a una pila roja carmesí de la escoria junto con la puerta de la ciudad.
El colapso de la Escultura del Dios Fénix se podía ver claramente incluso desde las afueras de Ciudad Fénix Divino, e indudablemente causó una gran conmoción en toda la ciudad, a medida que casi todo el mundo ambos estaba de pie inmóvil en el lugar o se apresuró fuera de los edificios mientras a medida que miraban fijamente y aturdidos hacia la dirección de Ciudad Fénix Divino.
“Quién... ¿¡Quién fue la persona que hizo esto?!” El cabello de Feng Hengkong explotó hacia afuera a medida que cada hebra de su cabello se erizaba. Rabia fundida salió de su cuerpo de una manera que era similar a una erupción volcánica. Pensar que la Escultura del Dios Fénix sería destruida durante su reinado... ¡Ello era un insulto intolerable! ¡Sin importar quién fuera el culpable, basándose únicamente en esta acción, esa persona y todo lo relacionado con esa persona se convertirían en los enemigos mortales de la Secta Fénix Divino... ¡Y mientras ninguno de ellos muriera, no habría fin a las cosas!
“Y pensar que alguien se atrevería a profanar al Espíritu Divino de nuestra secta... ¡Y tocar la escama inversa de nuestra secta! ¡Imperdonable!” Feng Feiran, el Segundo Dignatario de la Secta Fénix Divino, dijo con una voz que temblaba con enojo.
“¡Yo personalmente lo rasgaré en pedazos!”
¡¡Boom!!
Feng Hengkong se transformó en un rayo de fuego a medida que se apresuraba hacia la puerta de la ciudad. Él en realidad había dejado una explosión sónica en su estela a medida que se disparó a través del aire; Nadie podía decir cuán volátil era la furia en su corazón.
Todos los dignatarios de la Secta Fénix Divino hicieron lo mismo. Cincuenta dignatarios de la Secta Fénix Divino movilizándose junto con su Maestro de Secta era algo que nunca había sido visto en la historia de la Secta Fénix Divino. Por otra parte, la destrucción de la puerta de la ciudad y de la Escultura del Dios Fénix era semejante a un trueno explosivo dentro de la Secta Fénix Divino, y todos los príncipes, maestros de salón, maestros de palacios, asistentes, discípulos de alto rango, y los discípulos de bajo rango estaban todos inmóviles. Sin importar cuán importantes eran los asuntos que estaban atendiendo en ese momento, sin preocuparse de las consecuencias posibles, cesaron inmediatamente su trabajo a medida que todos ellos se precipitaron hacia la puerta de la ciudad también.
En un breve instante, toda Ciudad Fénix había sido lanzada al caos, conforme fue envuelta en un aura que era a la vez ardiente y furiosa. La gente empezó a congregarse en el aire como un enjambre de langostas.
Puerta de Ciudad Fénix Divino... Oh, ahora, la puerta ya no existía, y lo único que quedaba era una torre de escombros. Las Llamas de Fénix dentro de la Escultura del Dios Fénix también se habían disipado completamente después de la destrucción de la escultura. A pesar de que había brillado al principio como una gran conflagración de llamas rojo carmesí, todavía rápidamente se apagaron también.
Frente a los escombros estaban los dos afortunados discípulos de Fénix Divino que eran los encargados de vigilar la puerta. Con sus pupilas dilatadas, permanecieron paralizados, con las piernas ferozmente temblando y rostros completamente blancos por la conmoción. El terrible terror en sus rostros hizo que pareciera que acababan de despertar de una pesadilla, e incluso habían olvidado por completo el dolor que les había infligido las llamas del Cuervo Dorado.
Fuego y arena cayeron rápidamente a la tierra, revelando una figura que estaba de pie sobre los escombros. Feng Hengkong dejó una tormenta de viento en su estela a medida que se deslizaba por el aire. Una vez que había echado un vistazo a la persona que estaba encima de los escombros, sus ojos se ensancharon de inmediato conforme las llamas chisporroteaban sobre todo su cuerpo. “Yun Che... Eres... ¡Tú!”
A pesar que Feng Hengkong estaba extremadamente furioso, no perdió la compostura. De hecho, durante el tiempo que había pasado volando hasta aquí, ya había hecho varias conjeturas... ¡Pero los únicos culpables potenciales en los que podía pensar eran los Cuatro Terrenos Sagrados! Al mismo tiempo, se dio cuenta de que existía la posibilidad de que la muerte del Dios Fénix ya estuviera completamente expuesta.
¡Debido a que sólo los Cuatro Terrenos Sagrados, bajo la condición de que hubieran confirmado la muerte del Dios Fénix, se atreverían a atacar la Secta Fénix Divino de una manera tan flagrante!
Sin embargo, ni siquiera se había puesto a pensar que sería Yun Che. Él tenía una razón la cuál era suficiente para descartarlo por completo... Y era el hecho de que cuando Yun Che había utilizado la imprenta de alma de Feng Huwei para comunicarse con él ayer, todavía estaba en la Nación Viento Azul. Por otra parte, Ciudad Nube Flotante estaba a cincuenta mil kilómetros de distancia de Ciudad Fénix Divino, y sin una profunda arca de alto grado que sólo poseían los Terrenos Sagrados, sería imposible para él llegar a este lugar en un día.
Sin embargo, la persona que estaba de pie en la cima de los escombros era de hecho Yun Che.
Y mientras Feng Hengkong seguía sorprendido y furioso, también soltó un enorme suspiro de alivio al mismo tiempo. A menos que fueran los Cuatro Terrenos Sagrados, la Secta Fénix Divino no se sentiría ni un poco intimidada. Además, también tenía claro que la muerte del Dios Fénix no había sido expuesta al mundo, por lo que el peligro que había atravesado su mente no se materializó en la realidad.
Además, lo mejor de todo era que, mientras estaban ocupados discutiendo el asunto de eliminar a Yun Che, él se había entregado a su puerta... ¡Y lo había hecho cuando todos los dignatarios estaban reunidos! Incluso les había dado una muy buena razón para matarlo... ¡Una razón tan buena que no habría mejor razón existente! Originalmente, debido al hecho de que había rescatado a la Princesa de Nieve hace tres años, si hubieran matado a Yun Che y salieran noticias de ello, sin duda se enfrentarían a muchas críticas. ¡Pero hoy, él personalmente había destruido la Escultura del Dios Fénix, así que incluso matarlo diez mil veces no sería irrazonable!
Así que, sin importar qué, Yun Che no debería pensar... ¡Que estaría dejando este lugar vivo hoy! Con eso, Feng Hengkong pudo resolver un asunto que le había estado carcomiendo el corazón.
“Hmph, seguro que elegiste un gran momento para venir, todas las personas detrás de Feng Hengkong están en las etapas intermedias a finales del Profundo Reino Tirano, por lo que todos deben ser dignatarios de la Secta Fénix Divino. Para pensar que todos estarían reunidos en un solo lugar, debieron de estar en medio de una gran reunión,” Dijo Jazmín a medida que se regodeaba de la desgracia de Yun Che.

Yun Che cruzó sus brazos sobre su pecho a medida que su boca se inclinaba y se torcía en una sonrisa fría y siniestra. Estaba frente a Feng Hengkong y a todos los dignatarios y discípulos reunidos de la Secta Fénix Divino, pero su rostro estaba desprovisto de temor. En cambio, estaba frente a ellos con esa sonrisa fría a medida que dijo, “Maestro de la Secta Fénix Divino, no nos hemos reunido en los últimos tres años, por lo que espero que usted todavía esté con buena salud. Che, y pensar que todos esos años atrás, el Maestro de la Secta Fénix Divino se había fijado en deshacerse de mí, en la medida en que no se olvidó de arreglar que alguien me asesinara cuando estábamos en la Profunda Arca Primordial. Pensar que en tan sólo un corto lapso de tres años se han vuelto tan corteses. Acabo de llegar, pero no sólo el Maestro de la Secta Fénix Divino vino a saludarme personalmente, sino que incluso trajo a todos los dignatarios y discípulos de la secta para que también me recibieran... Ah, esto realmente hace que este humilde se sienta un tanto avergonzado.”
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios