ATG Capítulo 702

00:21

Traductor: Radak
Corrector: Radak

Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo


Capítulo 702 - Elevándose En El Cielo
A pesar que la noche había caído, Ciudad Fénix Divino aún no se había calmado; Los discípulos Fénix aún seguían perseverando en su búsqueda de Yun Che, a medida que pululaban por el lugar como un montón de moscas domésticas sin cabeza. Un día entero de trabajo infructuoso los había dejado todos resentidos y enojados, y ninguno de ellos tenía la cara para volver a reportar sus descubrimientos. Como tal, se volvieron aún más frustrados e impacientes, hasta el punto de que empezaron a entrar con fuerza en los grandes gremios mercantiles, sectas, salas médicas e incluso zonas residenciales, prácticamente volcando todos los lugares que podían ocultar a una persona.
La excepción, por supuesto, el Gremio Mercante Luna Negra.
A pesar de todos sus esfuerzos, ni siquiera pudieron avistar la sombra de Yun Che. Lo que lograron sin embargo fue levantar la ira de los residentes de Ciudad Fénix Divino, a pesar que nadie se atrevió a expresarla.
Sólo cuando llegó la medianoche, la búsqueda finalmente terminó; Sin embargo, las luces dentro de la Secta Fénix Divino todavía estaban iluminadas. El hecho de que no pudieron encontrar ningún rastro de Yun Che a pesar de movilizar casi toda la Secta Fénix Divino los dejó en estado de shock, haciendo que la atmósfera se volviera especialmente tensa y opresiva. Feng Hengkong y los varios Dignatarios no eran la excepción; Ninguno de ellos fue capaz de dormir, así que todos se reunieron en el Salón Principal Fénix para discutir sobre cómo lidiar con todo el asunto de Yun Che... ¡Dado el orgullo incrédulo que Yun Che había mostrado antes de que escapara, él definitivamente vendría mañana otra vez!
Esta vez, tenían que eliminar a Yun Che sin importar qué. El éxito de Yun Che en escapar la primera vez todavía podría explicarse como que ellos habían sido desprevenidos por su extraña velocidad. Si él se entregara nuevamente a su puerta y aún no lograran matarlo la segunda vez, entonces todo el Continente Cielo Profundo menospreciaría a su Secta Fénix Divino como algún tipo de broma enorme, y sus cinco mil años de prestigio se irían por el drenaje en un solo golpe.
Después de ese día de caos absoluto, Ciudad Fénix Divino descendió a un silencio peculiar. Fue especialmente así dentro de la Secta Fénix Divino; La atmósfera se había vuelto tan opresiva, como si todo el mundo estuviera siendo hervido en una olla a presión, lo que hacía que a cualquiera le dificultara respirar.
Dentro de Ciudad Fénix Divino, la gente seguía mirando hacia Ciudad Fénix, pero cuando lo hacían, ya no veían la Escultura del Dios Fénix que irradiaba poder y temor.
Dentro de la Secta Fénix Divino, Feng Hengkong no había podido pegar un ojo ni había dado un paso fuera de las puertas de la secta. Estaba de pie en la entrada del Salón Principal Fénix erguido, mirando al cielo a medida que todo su cuerpo liberaba un aura viciosa que provocaba miedo en los corazones de cualquiera que estuviera en los alrededores... La Escultura del Dios Fénix había sido destruida y su hijo también había sido asesinado. Sin embargo, no sólo el culpable, Yun Che, logró escapar, sino que tampoco se pudo encontrar ni un solo rastro de él a pesar de buscar día y noche. En este momento, no tenían otra opción que esperar a que la otra parte apareciera una vez más. Todo esto hizo que la ira y el resentimiento en el corazón de Feng Henkong alcanzaran el punto de ebullición.
“Maestro de Secta.” El Trigésimo Octavo Dignatario Feng Yunzhi, habló a medida que caminaba hacia él.
“¿Has averiguado dónde está escondido Yun Che?” Preguntó Feng Hengkong en una voz sin emoción, lo que indicaba que no tenía mucha esperanza en ese sentido.
Feng Yunzhi sacudió su cabeza y dijo en voz baja, “Ya ha pasado un día y una noche... Así que ya es tiempo de que tengamos... Que sostener la ceremonia fúnebre del Décimo Cuarto Príncipe...”
El centro de la frente de Feng Hengkong se sacudió violentamente, como si hubiera sido apuñalado por algún tipo de aguja. No sólo Feng Xiluo murió, ni siquiera una semblanza de su cadáver quedó atrás. Cada vez que Feng Hengkong pensaba en esto, sentía como si su corazón estuviera siendo despedazado. Él dijo en una voz extremadamente baja y sombría, “No hemos atrapado a Yun Che todavía.... ¡Necesitamos usar su vida y su sangre para consolar al espíritu de Luo’er!”
Feng Yunzhi inclinó su cabeza y dejó escapar un suave suspiro, “Entiendo. Ayer, estábamos completamente desprevenidos, por eso escapó con éxito. Pero si nos visita de nuevo, entonces definitivamente no le dejaremos pasar a través de nuestra red. Hemos estado buscando día y noche, pero todavía no pudimos encontrar ni rastro de Yun Che; Él ha huido claramente de Ciudad Fénix Divino. Por ahora, cada rincón de la ciudad está siendo monitoreado, por lo que en el momento en el que entre a nuestro territorio, lo descubriremos de inmediato. Una vez que eso ocurra, la secta será inmediatamente notificada, y simplemente esperaremos a que caiga en nuestras manos.”
“¿Algún movimiento hasta ahora?” Preguntó Feng Hengkong.
“Ninguno por el momento.” Feng Yunzhi sacudió su cabeza una vez más, “Hoy será diferente de ayer, debido a que esta vez, definitivamente será extremadamente cauteloso en su acercamiento. Es muy probable que sólo se mueva bajo el manto de la oscuridad. Hmph... Esta vez, si efectivamente hace una aparición, en el momento en el que entre en nuestra ciudad imperial, sin duda seremos conscientes de ello. Así que cuando llegue a Ciudad Fénix, sólo necesitaremos un momento para tenerlo....”
“Ahhhhhhhhh... Sálveme... ¡¡Real Padre, sálveme!!”
De repente, un miserable lamento que estaba lleno de puro terror atravesó el aire; Era similar a un trueno que aterrizó en medio de la artificialmente pacífica Ciudad Fénix. Las expresiones de Feng Hengkong y Feng Yunzhi sufrieron un cambio drástico a medida que todos los dignatarios y discípulos restantes se lanzaron al descubierto para encontrar la fuente de ese grito.
¡¡Boom!!
Un palacio, que estaba a medio kilómetro de distancia del Salón Principal Fénix, fue destruido con una fuerte explosión... Además, ¡ese era el palacio de uno de los príncipes! La silueta de una persona sosteniendo a otra, centenares de metros sobre el suelo se podía ver dentro de un pilar de humo y llamas que se disparaban al cielo. Los roncos lamentos de terror provenían de la persona que estaba siendo sostenida.
Mirando las dos figuras flotando en el aire, todos en Ciudad Fénix tenía expresiones de terror implacable.
“Yun... ¡Yun Che!”
“Décimo Tercer Príncipe... ¡Es el Décimo Tercer Príncipe!”
El que gritaba aterrorizado era en realidad el Décimo Tercero Príncipe del Imperio Fénix Divino, Feng Xichen. En cuanto al que lo sostenía en lo alto, ¡era asombrosamente Yun Che! Los ojos de Yun Che se estrecharon en rendijas, y su rostro todavía tenía la misma sonrisa fría y burlona de ayer a medida que miraba arrogantemente a todas las criaturas vivientes bajo él.
“Esto... ¡No es posible! Cuándo fue que él... ¡Imposible!” Las pupilas de Feng Yunzhi se ensancharon tanto que sus ojos casi saltaron; Acababa de tranquilizar a Feng Hengkong de que si Yun Che tomaba un solo paso dentro de Ciudad Fénix Divino, ellos inmediatamente serían consientes de ello, mucho menos Yun Che siendo capaz infiltrarse en Ciudad Fénix.
¡Sin embargo, justo cuando había terminado de hablar, Yun Che había aparecido en medio de Ciudad Fénix, e incluso tenía en sus manos el Décimo Tercer Príncipe Feng Xichen!
Desde Ciudad Fénix Divino hasta Ciudad Fénix, al palacio privado del Décimo Tercer Príncipe... E incluso hasta el punto en el que el Décimo Tercer Príncipe había caído en las manos de Yun Che, ¡todo esto había sucedido sin que nadie se diera cuenta!
¡Los que dominaban las Siete Naciones del Cielo Profundo, los que estaban en el corazón del Imperio Fénix Divino, una secta que había durado cinco mil años y se había acercado al estatus de Terreno Sagrado, era en realidad como un patio de recreo para Yun Che!
Con una voz temblorosa, Feng Yunzhi siguió murmurando las palabras ‘imposible’... Y todos los dignatarios y discípulos Fénix reunidos también miraban al cielo con pura incredulidad.
“Feng Hengkong, otro día ha pasado y nos reunimos una vez más. Dije que volvería hoy, y he mantenido mi parte del trato.” Yun Che miró a Feng Hengkong a medida que continuaba dejando a Feng Xichen gritar y retorcerse en el aire. Había una buena razón para elegir a Feng Xichen como su blanco hoy. Yun Che era una persona que pagaría cada insulto y herida; Nunca olvidaría el día en el que el Décimo Tercer Príncipe trató de destruir su boda con Cang Yue y cómo el Décimo Tercer Príncipe había proclamado arrogantemente que estaba simplemente ‘arreglando los asuntos de la familia’ cuando le pidieron que explicara sus acciones. Sin embargo, debido a que Yun Che todavía era muy débil y también tenía que considerar el panorama más amplio, no fue capaz de matar a Feng Xichen ese día. Hoy era una historia diferente. Él continuó diciendo, “Lástima que la gente de tu Secta Fénix Divino carezca de cortesía. Me tomé un gran tiempo caminando todo el camino desde Ciudad Fénix Divino a Ciudad Fénix, pero ni una sola persona se molestó en saludarme. Ah, la manera en la que tu Secta Fénix Divino trata a sus invitados me ha decepcionado.”
De hecho, no fue realmente difícil para Yun Che infiltrarse en Ciudad Fénix sin ser descubierto. Antes de entrar en Ciudad Fénix Divino, había utilizado el Rayo Deslizante Oculto para ocultar su aura. Luego, había matado a uno de los discípulos de Fénix Divino que vagaba solo y usó su Profunda Empuñadura para recuperar sus recuerdos antes de disfrazarse como la persona a la que había emboscado y adentrarse en Ciudad Fénix... Su cuerpo ya estaba liberando naturalmente el aura del Fénix, además, su apariencia, sus recuerdos y su aura de profunda energía... Eran todos perfectamente impecables. Incluso el propio Feng Hengkong no notaría nada malo si pasaba por delante de Yun Che, así que era natural que nadie más lo hiciera.
“¡Baja al Décimo Tercer Príncipe!” El dignatario de la Secta Fénix Divino más cercano le gritó a través de sus labios temblorosos.
El rostro de Feng Hengkong se había vuelto completamente verde; La escena de Feng Xiluo siendo incinerado por Yun Che apenas un día antes destelló ante sus ojos. Y hoy, otro de sus hijos había caído en las manos de Yun Che. Apuntó con un dedo a Yun Che y rugió con tanta furia que prácticamente todas las células de su cuerpo temblaron ferozmente, “Yun Che... Si te atreves a dañar un solo cabello de su cabeza, Nosotros[1]... ¡Definitivamente te haremos pagar un precio que es un millón veces peor que esto!”
“Jaja, parece que has repetidamente dicho esas palabras ayer, pero realmente no tiene ningún efecto sangriento en mí. Cuando llegue la hora de que tu hijo muera, todavía morirá al final.” Incluso si las palabras de Feng Hengkong fueran cien veces más venenosas, todavía fallaría en intimidar a Yun Che en lo más mínimo. Él continuó con una voz alegre, “Pero no necesitas estar tan agitado. Después de todo, eres el Emperador de la Nación Fénix Divino, así que no importa lo que suceda, no debes dejar atrás la dignidad que viene con tu exaltado estatus, ¿cierto? Además, este hijo tuyo no está muerto todavía. Pero por supuesto, si sigues insistiendo en ser terco, entonces no podré asegurar su seguridad.”
“Real Padre...... Sálveme, sálveme...”
Toda la fuerza en el cuerpo de Feng Xichen había sido sellada, y en este momento, ni siquiera podía forcejear en el agarre de Yun Che. Como tal, lo único que podía hacer era soltar gritos miserables de ayuda. Durante el tiempo en el que viajó a la Nación Viento Azul, ya había estado íntimamente familiarizado con la maldad de Yun Che, y ayer, Feng Xiluo había perdido la vida miserablemente en manos de Yun Che. Feng Xichen tenía muy claro de que la persona que tenía delante era un verdadero demonio; Yun Che ciertamente no estaba engañando cuando dijo que le quitaría la vida. Las amenazas de la Secta Fénix Divino, que era suficiente para intimidar a todas las demás sectas dentro de las siete naciones, no tenían ningún efecto en él en absoluto.
“¡Silencio! Eres un Príncipe Fénix Divino... ¿Cuándo Nosotros te hemos enseñado a rogar por tu vida de una manera tan mezquina y tan baja? ¡Simplemente has tirado toda la dignidad que queda de nuestra Secta Fénix Divino!” Gritó Feng Hengkong con una voz furiosa, pero esa voz ya había empezado a temblar. Había detenido su propia ira durante un día y una noche, con la intención de esperar a Yun Che para ‘entregarse a sus puertas’, antes de vengar a su hijo torturaría personalmente a Yun Che hasta su muerte. Pero ahora, Yun Che había aparecido de nuevo ante él, y a pesar de la energía arremolinándose alrededor de él, que distorsionaba el espacio desde donde estaba, él era incapaz de hacer un movimiento.
¡Debido a que aun otro de sus hijos había caído en las garras de Yun Che!
El Gran Dignatario Feng Feilie envió rápidamente una transmisión de sonido a Feng Hengkong, “Maestro de Secta, este Yun Che es claramente un loco, y es capaz de hacer cualquier cosa. Ahora que el Décimo Tercer Príncipe ha caído en sus manos, definitivamente no debe hacer nada para agitarlo... La única razón por la que no ha dañado al Décimo Tercer Príncipe es para que nos coaccione para ceder a las demandas que había impuesto ayer. Tenemos que fingir cortesía por ahora y estar de acuerdo con todas sus demandas... ¡Hasta que podamos asegurar al Décimo Tercer Príncipe otra vez! Ya hemos perdido al Décimo Cuarto Príncipe, así que definitivamente no podemos perder a otro príncipe de nuevo.”
A pesar que estaba a más de cinco kilómetros de distancia, podía sentir claramente la ira y la intención asesina de Feng Hengkong. Decenas de Dignatarios tomaron el cielo desde donde habían estado antes de este incidente, y todos ellos se elevaron a la ubicación de Yun Che, formando un enorme círculo a su alrededor. Feng Feilie respiró hondo antes de decir, “Yun Che, pensar que no sólo pudiste infiltrarte en nuestra Secta Fénix Divino sin ser detectado, sino que también pudiste capturar al Décimo Tercer Príncipe. Tus acciones han demostrado lo extraordinario que eres, y hoy, no tenemos más opción que admitir la derrota. Sin embargo, eso es siempre que estés dispuesto a dejar libre al Décimo Tercer Príncipe. Además, la Secta Fénix Divino está dispuesta a cumplir con las tres condiciones que has propuesto ayer.”
Los discípulos Fénix reunidos estuvieron aturdidos durante un breve momento, antes de que pudieran volver a sus sentidos. Dado el prestigio y la posición de la Secta Fénix Divino, definitivamente no estarían de acuerdo con ninguna de las tres condiciones que Yun Che propuso ayer; Estaba claro que el Gran Dignatario estaba haciendo tiempo. Dada la perversidad de Yun Che, esta era la única opción que les quedaba.
Una vez que lograran rescatar al Décimo Tercer Príncipe, cualquier cosa que pueda pasar después de eso estaría completamente fuera del control de Yun Che.
“¿Oh? ¿Esas tres condiciones ayer?” Yun Che preguntó interrogativamente a medida que sus ojos brillaban con una risa peligrosa y cruel, “¿Qué tienen que ver las tres condiciones de ayer? La memoria del Gran Dignatario parece estar ligeramente defectuosa, debido a que ayer declaré claramente que esas tres condiciones que propuse ayer eran la más magnánima posibilidad que yo, Yun Che, había dado en toda mi vida. Era la mejor oportunidad que estaba dispuesto a darles, sin embargo, todos ustedes se negaron a comportarse con sensatez. ¿Podrías ser tan tonto como para creer que las condiciones que voy a proponer hoy tendrán algo que ver con las condiciones que yo había propuesto ayer?”
“¡¡Tú!!” La profunda energía dentro del cuerpo de Feng Hengkong explotó hacia afuera, y dos de los gruesos pilares del Salón Principal Fénix detrás de él se desmoronaron al instante debido al impacto.
Feng Feilie rápidamente lanzó una mirada a Feng Hengkong a medida que hacía todo lo posible para suprimir la furia en su corazón. Él respondió, “Está bien... ¡Entonces puedes proceder a decirnos las condiciones que vas a proponer hoy!”
“Eres la elección correcta para reemplazar a Feng Feiyan como el Gran Dignatario, es verdaderamente refrescante.” Yun Che dijo con una expresión de admiración, antes de mover su palma, levantando a Feng Xichen aún más alto en el aire, causando que dé un lamento que era aún más miserable que los anteriores. “Entonces, es mejor que pongan mucha atención y escuchen.”
“La primera condición es que dentro de veinticinco días, todo el Ejército Fénix Divino debe salir del territorio de mi Nación Viento Azul. ¡Ni una persona y ni una hebra de cabello puede quedar atrás! ¡Por otra parte, no se les permite entrar en mi Nación Viento Azul durante los próximos doscientos años!”
“¡La segunda condición es que Feng Hengkong personalmente debe escribir una carta de disculpa por los crímenes que ha cometido en contra de nuestra Nación Viento Azul, y esta carta debe mostrarse al mundo! ¡Además, requeriría que todos los dignatarios de la Secta Fénix Divino personalmente escribieran una carta de disculpas, y que las enviaran a la Familia Imperial Viento Azul, antes de venir personalmente a pedir disculpas por sus crímenes!”
“¡La tercera condición es enviar veinte mil millones de profundas monedas púrpura a nuestra Nación Viento Azul como compensación!”
Las tres condiciones que Yun Che había propuesto todavía tenían que ver con la retirada de tropas, disculpas oficiales y compensaciones. Pero cada condición era mucho más severa que la propuesta del día anterior, y la demanda de compensación era excepcionalmente severa, ya que la cantidad solicitada hoy era dos veces más que la cantidad solicitada ayer.
Esta vez incluso los discípulos Fénix más débiles estaban tan llenos de ira que sus cuerpos temblaban tanto que uno no necesitaba mencionar la reacción de Feng Hengkong. Pero, Yun Che ni siquiera había terminado de hablar...
“¡La cuarta condición es ceder Ciudad Jade Rojo que se encuentra en la parte Noreste de la Nación Fénix Divino a mi Nación Viento Azul!”


[1] Radak: El uso del imperial ‘Nosotros’.
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios