ATG Capítulo 708

2:26

Traductor: Radak
Corrector: Radak

Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

Capítulo 708 – Acercándose Más Con Cada Paso
“Tú... ¿Qué quieres decir?”
“¿Que quiero decir? ¿Podría ser que usted, el Maestro de la Secta Fénix Divino, realmente no entiende?” Yun Che le dio una sonrisa fría a medida que continuaba diciendo, “Originalmente había venido con un corazón benevolente, pero te negabas obstinadamente a reconocer lo que era bueno para ti. Te di oportunidad tras oportunidad, pero preferiste destruir estas oportunidades incluso a expensas de la vida de tus propios hijos. ¿Podrías ser realmente tan ingenuo para creer que el yo de hoy todavía sería tan compasivo como el yo de ayer?”
“¡¡Tú!!”
“¡Maestro de Secta!” Feng Feilie rápidamente habló, “¡Él tiene la vida de dos príncipes en sus manos! El Décimo Tercero y el Décimo Cuarto Príncipe ya han perdido la vida por su maldad, así que no importa lo que ocurra a continuación, al Noveno y al Décimo Primer Príncipe definitivamente no deben ocurrirles nada. Además, su velocidad es algo que incluso los dioses y demonios no pueden comprender. Si continuamos forzando el asunto con él, no sólo perderemos las vidas del Noveno y del Décimo Primer Príncipe, sino que podría haber otros príncipes quienes....”
Las venas de la frente y los brazos de Feng Hengkong palpitaron tan fuerte que casi estallaron a medida que una voz baja que perforaba los huesos salió de su boca, “Entonces, hoy... ¿Qué debemos hacer para que los dejes ir?”
“¿Oh?” La respuesta de Feng Hengkong parecía haber tomado por sorpresa a Yun Che, pero en el momento siguiente, él inmediatamente se burló, “Parece que nuestro Maestro de la Secta Fénix Divino finalmente se está volviendo un poco más inteligente. Pero a decir verdad, a pesar de que nuestro Maestro de la Secta Fénix Divino es más bajo que una bestia, al final, sigue siendo un ser humano. Así tiene que haber algo que lo distingue de un perro rabioso o un cerdo estúpido.”
El compromiso que Feng Hengkong había mostrado a través de sus rechinantes dientes fue recibido en cambio con un insulto extremadamente venenoso de parte de Yun Che, y sólo esas pocas palabras habrían hecho que los discípulos más comunes de Fénix Divino se enojaran tanto que sus bazos estallarían, mucho menos su exaltado Maestro de la Secta Fénix Divino, Feng Hengkong. Yun Che extendió sus dedos y dijo con una mirada llena de benevolencia, “Entonces permíteme darle a tu Secta Fénix Divino una tercera oportunidad. Si puedes cumplir con mis condiciones, entonces los príncipes llegarán a vivir. Por otra parte, duramente querría quedarme en este lugar asqueroso una vez que mis demandas se cumplan. Por supuesto, puedes rechazarlas una vez más, no me importa en absoluto. Honestamente, llenaste mi Nación Viento Azul con ríos de sangre y montañas de cadáveres, pero sólo maté a unas pocas personas miserables de tu lado; Verdaderamente te estoy dejando ir muy ligeramente.”
“La primera condición.” La sonrisa fría en el rostro de Yun Che se tornó aún más fría y su mirada penetró a través de Feng Hengkong como una daga helada, “¡Dentro de veinte días, haz que todo tu Ejército Fénix Divino se retire de mi Nación Viento Azul! ¡A nadie se le permite permanecer ni violar nuestras fronteras durante los siguientes trescientos años!”
“¡La segunda condición es que tú, Feng Hengkong, emitas personalmente un decreto que exprese tu arrepentimiento y remordimiento por tus acciones contra mi Nación Viento Azul y después de eso, lo anunciarás al mundo! ¡Y una vez que lo hagas, colgarás este decreto en la puerta de tu Ciudad Fénix durante al menos diez años!”
“¡La tercera condición es enviar treinta mil millones de profundas monedas púrpura a nuestra Nación Viento Azul como compensación!”
“¡La cuarta condición es ceder la Región Jade Rojo que se encuentra en la parte Noreste de la Nación Fénix Divino a mi Nación Viento Azul!”
“¡¡Yun Che!! ¡¡No tomas las cosas muy lejos!!” Después de que Yun Che declaró cada condición, el rostro de Feng Hengkong se tornó más y más oscuro y en el momento en el que Yun Che pronunció su cuarta condición, su pecho ya había explotado de rabia y comenzó a rugir furiosamente. El tiempo que tenía para retirar a sus tropas era más corto, mientras que el tiempo en el que se les prohibió entrar a su nación aumentó una vez más. No sólo tenía que hacer un decreto y declararlo al mundo entero, ¡ahora incluso tenía que colgarlo en la puerta de su ciudad durante diez años enteros! El monto de la indemnización había vuelto a aumentar de forma explosiva. Y lo que era totalmente intolerable era que... Ayer, él solo había pedido su Ciudad Jade Rojo del Imperio Fénix Divino, pero hoy, ¡él en realidad se atrevió a decir que quería toda la Región Jade Rojo! ¡A pesar de que la Región Jade Rojo estaba en las fronteras del Imperio Fénix Divino, era una de las mayores masas de tierra dentro de su imperio y sólo en términos de tamaño, ya era un cuarto de la Nación Viento Azul!
“¡La quinta condición!” Yun Che ignoró los aullidos de ira de Feng Hengkong a medida que gritaba fríamente otra condición. Extendió un dedo y señaló hacia Feng Ximing, que estaba en el lado de Feng Hengkong, antes de continuar, “El Príncipe Heredero de tu Imperio Fénix Divino... Si recuerdo bien, su nombre es Feng Ximing, ¿cierto? Entonces la última condición será mucho más simple – Lisia sus profundas artes y deja que me siga de vuelta a la Ciudad Imperial Viento Azul como invitado durante cincuenta años.”
“¡¡!!!”
La última frase que Yun Che había pronunciado hizo que todos los miembros de la Secta Fénix Divino se volvieran locos de ira.
Retirar las tropas, disculparse por sus acciones, hacer reparaciones, ceder territorio... ¡Y ahora incluso quería un rehén! Y encima de todo eso, ¡quería al príncipe heredero de su Imperio Fénix Divino como rehén!
Además, Yun Che quería destruir las profundas artes que Feng Ximing había entrenado durante cien años... ¡E incluso quería que permaneciera como rehén durante cincuenta largos años!
Si su Imperio Fénix Divino realmente accediera a esto, definitivamente haría que todos los anteriores antepasados de Fénix Divino y el legado de cinco mil años de su Secta Fénix Divino sufrieran la mayor desgracia y humillación.
“¡¡Yun Che, cesa tu locura!!” Feng Ximing nunca había esperado ser atacado de repente por Yun Che. Como originalmente odiaba a Yun Che hasta los huesos, esto hizo que su cuerpo entero se sacudiera de ira.
“¡Real Padre, este humilde hijo es el heredero de mi Real Padre, e incluso si tuviera que morir diez mil veces, definitivamente no estaría dispuesto a sufrir tal desgracia! ¡Debido a que no es sólo la desgracia de este humilde hijo, también sería la desgracia de mi Real Padre, así como de nuestro Imperio Fénix Divino! La Región Jade Rojo no es sólo un territorio importante para nuestro Imperio Fénix Divino, es también donde nació nuestro ancestro Fénix Divino. ¡¡Así que, incluso si nuestro Imperio Fénix Divino perece, definitivamente no debemos cederla a otros!!” Las emociones de Feng Ximing se hicieron más y más agitadas a medida que hablaba y él gritó las últimas palabras con toda su fuerza.
“¡Maestro de Secta, definitivamente no debemos ceder nuestro territorio de una manera tan humillante y vergonzosa!”
“Pero los dos príncipes....”
“¡Este Yun Che claramente está tratando de humillar a nuestro Imperio Fénix Divino! ¡No importa lo que suceda, definitivamente no debemos llegar a un compromiso con esta persona!”
El rostro de Feng Hengkong se había vuelto completamente rojo, su respiración se había vuelto extremadamente áspera y pesada y los límites máximos de su paciencia estaban siendo probados como nunca antes habían estado. Hace dos días, cuando Yun Che había secuestrado a un príncipe y había declarado sus demandas, casi había perdido los estribos.
¡Pero en comparación con hoy, el Yun Che de hace dos días prácticamente parecía ser Buda reencarnado!
El rostro de Yun Che ni siquiera se crispó ante el odio y la ira de la Secta Fénix Divino. En cambió continuó en una manera lenta y calmada, “Feng Hengkong, te daré cinco respiraciones de tiempo para considerar mis condiciones. Ambos obedientemente me escuchan y de inmediato comienzan a aceptar estas condiciones o los príncipes mueren. Ni siquiera pienses en tratar de regatear los términos y definitivamente no intentes comprar más tiempo, solo tienes cinco respiraciones de tiempo... No esperaré un instante más.”
“¡Cinco!” Una vez que había terminado de hablar, Yun Che comenzó inmediatamente su cuenta regresiva.
“Cuatro…”
”Tres…”
Por un lado estaban las vidas de los dos príncipes, por otro lado, estaba una vergüenza y una humillación extraordinarias que definitivamente no podían consentir. Y el tiempo que se les dio para decidir fue sólo de unas incomparablemente cortas cinco respiraciones. Todo este asunto indudablemente había arrojado a toda la Secta Fénix Divino al fuego.
“Maestro de Secta...” Todos los ojos estaban enfocados en Feng Hengkong ahora mismo. Por un lado estaban las vidas de los príncipes, por el otro lado estaba la completa y absoluta humillación de su Imperio Fénix Divino. Así que ninguno de ellos se atrevió a tomar las decisiones y ni siquiera se atrevieron a pronunciar palabras innecesarias.
“Dos…” Yun Che, una vez más retrajo uno de sus dedos extendidos.
“Real Padre... ¡Real Padre!” Feng Xilin y Feng Ximin lucharon inútilmente a medida que lanzaban gemidos de desesperación y terror.
“Uno….”
Sangre estaba filtrándose entre los dedos de Feng Hengkong y su cuerpo no había dejado de temblar desde el principio. Ayer, Yun Che ya les había demostrado la completa inutilidad de hacer falsas promesas y de inventar pretensiones, pero si aceptaba las cinco condiciones que Yun Che había hecho, definitivamente sería condenado como un gran pecador en la historia del Imperio Fénix Divino. Además, el Imperio Fénix Divino, que podría conmocionar al mundo, sería reducido al hazmerreír de las siete naciones... Y después de su muerte, definitivamente no podría enfrentar a sus ancestros que habían muerto antes que él.
Sin embargo, si no estaba de acuerdo, sus dos hijos definitivamente morirían... Y Yun Che volvería otra vez. Y dada la velocidad de Yun Che que ni siquiera los dioses y los demonios podían comprender, mataría a más gente, y existía una buena posibilidad de que las condiciones que él propusiera después de esto llegarían a ser cada vez más crueles....
Hace tres años, cuando había enviado tropas para invadir Viento Azul, él había considerado que todo el asunto de anexar a la Nación Viento Azul era pequeño e insignificante y nunca había soñado que recibiría tal retribución a cambio.
“Yun Che…” Feng Hengkong gruñó en voz baja, “Si te atreves a....”
En este momento, Yun Che retiró su último dedo y una sonrisa cruel y despiadada apareció en su rostro, “Cinco respiraciones de tiempo han pasado. Y para ser completamente honesto, Maestro de la Secta Fénix Divino, estoy extremadanamente feliz con tu respuesta.... Mis dos estimados príncipes, parece que su Real Padre no considera sus vidas después de todo. He dado términos tan amables y generosos, pero él todavía eligió enviarlos a su muerte.... Y puesto que ese es el caso, entonces ya no hay necesidad de mantenerlos vivos.”
Feng Hengkong y todos los dignatarios de Fénix Divino reunidos se tornaron pálidos con shock a medida que gritaban simultáneamente, “¡¡Alto!!”
¡¡Boom!!
Lo único que recibieron en respuesta a sus gritos fueron dos pilares de fuego que perforaban los ojos. Los Príncipes Fénix Divino, que eran nobles de nacimiento y linaje, no eran nada más que humildes hormigas en manos de Yun Che y él no dudó en absoluto cuando se trataba de aplastarlos hasta la muerte. En medio de una feroz conflagración, los cuerpos de Feng Xilin y Feng Ximin fueron instantáneamente desintegrados y ni siquiera un rastro de sus cenizas quedó atrás.
“Lin’er... ¡¡¡Min’er!!!” Feng Hengkong soltó un lamento desgarrador y todo su cuerpo se impulsó hacia Yun Che en una furia enloquecida, “¡¡Yun Che!! Yo, Feng Hengkong, y tú... ¡Somos absolutamente irreconciliables!”
“¡Ja, ni siquiera eres digno!” Yun Che dijo con una risa baja y fría antes de que empezara a reír salvajemente a medida que se elevaba al cielo, “Feng Hengkong, a pesar que cuatro de ellos han muerto, todavía tienes diez hijos... ¡Así que no te preocupes, los enviaré a todos y a cada uno de ellos a que conozcan al Rey Yama hasta que pagues el precio requerido! ¡Así que siéntate ahí pacientemente y espera!”
Yun Che giró y su figura entera voló hacia el Oeste a medida que se lanzaba como una flecha que dejó la cuerda de un arco.
“¡¡Mátenlo!! ¡¡Sin importa qué, tienen que matarlo!!” Feng Feilie aulló.
En medio de las caóticas explosiones de energía, tres Dignatarios de Fénix Divino, que estaban más cerca de la dirección hacia la que Yun Che huyó, salieron al aire y se encontraron con Yun Che. Con tres espadas largas ardiendo con llamas de Fénix apuñalaron ferozmente hacia los puntos vitales de Yun Che....
Los ojos de Yun Che se estrecharon ligeramente a medida que una peligrosa luz fría brilló de ellos. A medida que se encontró con los tres Dignatarios de Fénix Divino, su velocidad no disminuyó en lo más mínimo. En cambio, aceleró abruptamente conforme una luz escarlata destelló desde su mano. Toda la profunda energía de su cuerpo salvajemente hizo erupción y la Espada Opresora del Cielo barrió hacia delante para encontrarse con sus enemigos.
Anteriormente, cuando Yun Che había sido rodeado y atacado por la Secta Fénix Divino, lo único que había hecho era evadirlos y huir. Así que esta vez, cuando tres Dignatarios de Fénix Divino lo atacaron con toda su fuerza, inconscientemente esperaban que Yun Che usara su monstruosa profunda habilidad de movimiento para evadir sus ataques antes de huir rápidamente....
Sin embargo, lo que vieron en cambio fue un haz de espada escarlata que barrió hacia ellos.
Al principio, los tres Dignatarios de Fénix Divino fueron sorprendidos, pero esta ‘sorpresa’ rápidamente se convirtió en elación a medida que toda la profunda energía en sus cuerpos se hinchó incluso más y muchos largos senderos de fuego comenzaron a serpentear a lo largo de sus espadas... Si Yun Che quisiera escapar, dada su velocidad, no podrían para detenerlo. Sin embargo, si él quisiera enfrentarse directamente con ellos, entonces mientras los tres combinaran su fuerza, no había razón para que no pudieran herir gravemente a Yun Che... O tal vez incluso matarlo en el acto.
Pero la alegría en sus rostros sólo permaneció por un instante antes de ser reemplazada por shock y miedo que sólo se hizo más profundo con el paso de los segundos... Debido a que la fuerza de la tormenta de profunda energía que se precipitaba hacia ellos había superado sus expectativas iniciales por mucho. Y cuando esa enorme espada escarlata se acercó a ellos, las llamas de Fénix que ardían en sus cuerpos fueron en realidad completamente suprimidas y extinguidas similar a una vela solitaria que había sido soplada por el viento y ni siquiera una sola chispa de llama permaneció. Era como si sus cuerpos estuvieran siendo empujados por un poder que podría hacer que los cielos se derrumbaran, y frente a este poder, sentían que sus cuerpos, que eran más fuertes que el acero más duro, eran tan débiles y frágiles como las hormigas....
“¡¡Luna Que Cae, Estrella Que Se Hunde!!”
¡¡¡Boom!!!

Como si una montaña hubiera sido dividida, una enorme y explosiva onda de choque hizo que la tierra que estaba debajo de ellos estallara. Todas las personas que estaban persiguiendo a Yun Che pudieron ver claramente las espadas de los tres Dignatarios de Fénix Divino rompiéndose al mismo tiempo, y después de eso, en el momento en el que la enorme espada barrió, sus cuerpos... También habían sido cortados.
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios