ATG Capítulo 716

0:26

Traductor: Radak
Corrector: Radak

Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

Capítulo 716 - Feng Tianwei
“La Barrera de Fuego del Fénix fue reforzada hace solo dos meses... ¡Incluso si fueran los Dignatarios Tianyu y Tianqing quienes están en el Profundo Reino Soberano, sería imposible para ellos romperla! Yun Che, él... Él...”
Los ojos de todos se ampliaron a medida que miraban en blanco al cielo. Estaban tan sorprendidos que estaban absolutamente estupefactos. La Barrera de Fuego del Fénix de la Secta Fénix Divino era indudablemente la más fuerte barrera protectora dentro de las Siete Naciones del Cielo Profundo. Incluso si un Monarca de la etapa intermedia la atacara, era imposible que la destruyera en un corto período de tiempo. Sin embargo, Yun Che sólo había lanzado su espada durante una docena de veces, pero una grieta enorme ya había aparecido en la transparente Barrera de Fuego de Fénix. Además, sonidos de agrietamiento también habían resonado.
A pesar que las grietas en la barrera se repararon rápidamente, bajo los golpes dominantes e inigualables de la Espada Opresora del Cielo, la rápida velocidad de regeneración de la barrera sólo podía describirse como una batalla perdida. Cada vez que Yun Che golpeaba con su espada, Ciudad Fénix empezaba a temblar; Ciudad Fénix Divino también temblaba a medida que las grietas que aparecieron en la barrera se extendieron rápidamente como un incendio forestal.
 “Cómo puede poseer tal monstruosa fuerza... Imposible... ¡¡¡Imposible!!!” Feng Feilie rugió mientras temblaba con terror. En la última hora, ya no podía recordar claramente cuántas veces había dicho la palabra ‘imposible’. Sin embargo, estaba seguro de que incluso si todo el shock que había experimentado en toda su vida fueran juntados, no sería tan sorprendente como lo que había sucedido en la última hora.
¡¡BOOM!!
Cuando el vigésimo noveno golpe de Yun Che aterrizó, en medio del ruido estruendoso, grietas que parecían una enorme tela de araña se formaron en la barrera frente a él. La barrera ya no era transparente, y un caótico resplandor rojo también apareció. En el centro del resplandor rojo había una brecha llamativa que tenía aproximadamente quince centímetros de ancho.
Las esquinas de la boca de Yun Che se movieron. Este movimiento fue seguido por una risa fría a medida que la Espada Opresora del Cielo golpeaba hacia adelante... Esto ya no era un golpe, sino una puñalada con toda su fuerza.
“¡Luna Que Cae, Estrella Que Se Hunde!”
La luz de espada cortó a través del aire, apuñalando fácilmente a través de la Barrera de Fuego de Fénix. Siguiendo el poder explosivo de la Espada Opresora del Cielo, la abertura original que sólo tenía una docena de centímetros de ancho se había expandido hasta que tuvo más de un metro y medio de ancho. Desde la apertura, la energía dentro de la Barrera de Fuego del Fénix se elevó como el agua que rompió las compuertas de una presa, escapando furiosamente de la apertura de la barrera.
“La barrera… ¡Ha sido rota!...”
Sin importar cuan increíble fuera la escena, claramente había ocurrido justo ante sus ojos. Treinta balanceos... Cada uno de ellos sabía perfectamente bien que un total de treinta balanceos... ¡Fueron utilizados para romper la barrera protectora de la secta número uno de las Siete Naciones del Cielo Profundo!
El cuerpo de Yun Che pasó a través de la abertura de la barrera, y luego voló abajo desde los cielos. Todo el mundo repentinamente sintió un aura gélida envolviendo sus mentes y almas.
Antes de hoy, odiaban la extrema velocidad de Yun Che. Cada uno de ellos deseaba atrapar a Yun Che y desgarrarlo personalmente. Sin embargo, ahora que Yun Che descendía desde el aire, sin importar si eran los discípulos de la Secta Fénix o los poderosos Dignatarios Fénix, los corazones de todos sintieron un escalofrío a medida que inconscientemente retrocedieron varios pasos; Nadie se atrevía a incluso dar medio paso adelante.
La Barrera de Fuego de Fénix, que había sido rota bajo treinta ataques, les permitió comprender con temor que la fuerza de un Overlord, de la que estaban tan orgullosos, delante de Yun Che, a quien veían con desprecio hace apenas un día, era insuficiente siquiera para hacer que él les ponga atención.
Ya no había nadie que sospechara que Feng Tianyu y Feng Tianqing no fueron asesinados por él.
“¡Protejan al Maestro de Secta!”
Todos los Dignatarios Fénix se pusieron apresuradamente frente a Feng Hengkong y a los varios príncipes con el fin de protegerlos. Sin embargo, sus manos, que estaban empuñando sus armas, temblaban a medida que las llamas de Fénix en sus cuerpos se sacudían desordenadamente. Durante los tres días anteriores, Yun Che había tomado a sus príncipes como rehenes, pero hoy, Yun Che finalmente había revelado su verdadera fuerza frente a la Secta Fénix Divino y también le había dado a la arrogante Secta Fénix Divino un elemento de disuasión usando simplemente su fuerza absoluta.
“Feng Hengkong, a pesar que deseaba poder matarte diez mil veces y exterminar a todo tu clan, por el bien de mi Nación Viento Azul y el de Xue’er, te había concedido cuatro oportunidades completas... ¡Y aún, te niegas a aprovechar la oportunidad cada vez!”
Yun Che balanceó su brazo casualmente. Cuando la Espada Opresora del Cielo fue balanceada hacia abajo, la fuerza todopoderosa de la espada se extendió hacia adelante como un tsunami.
Abajo, cientos de discípulos de Fénix Divino intentaron escapar usando toda su fuerza, distanciándose de este demonio que descendía de los cielos. Sin embargo, en el momento en el que se completó el balanceo de la Espada Opresora del Cielo, los cuerpos de todos se estremecieron fuertemente. Entonces, sus huesos se desintegraron, sus vasos sanguíneos explotaron, y sus meridianos se cortaron... Ellos cayeron al suelo como un charco de barro.
Al mismo tiempo, el gran tramo de tierra teñida con el color carmesí de la sangre también se había hundido por un metro.
Esta repentina escena había hecho que los ya asustados miembros del Clan Fénix Divino se asustaran al punto de perder su juicio. Yun Che no había hecho su movimiento; Él simplemente había balanceado la espada en sus manos...
¡La causa de la muerte para los cientos de Discípulos de Fénix Divino había sido simplemente la enorme fuerza de la gran espada escarlata!
¡Para los discípulos que habían perdido sus vidas, incluso el más débil de ellos estaba todavía en el Profundo Reino Cielo!
“Quién... Quién... Quién... ¡¿Quién exactamente eres tú!? ¡No puedes ser Yun Che!” Feng Feilie se puso de pie afrente y apuntó hacia Yun Che mientras hablaba con una voz temblorosa. A pesar que Yun Che estaba justo delante de sus propios ojos, todavía no podía relacionarlo con el Yun Che que estaba solo en el Profundo Reino Tierra hace tres años... La diferencia en la fuerza de los dos estaba en dos niveles completamente diferentes. ¿Cómo era posible que fueran la misma persona?
Viendo a los varios Dignatarios de Fénix Divino que se agruparon delante de Feng Hengkong, Yun Che insultó insensible y cruelmente, “Manada de perros viejos de Fénix Divino, ¿Acaso no cada uno de ustedes acostumbra actuar locamente por encima de la ley sin tener en cuenta a nadie más? ¿No querían desgarrar mi cadáver? Ahora que estoy aquí, ¿por qué todos ustedes están temblando como tamices? Es una vista tan lamentable.”
“Yun Che...” Los ojos de Feng Feilie se habían vuelto inyectados de sangre a medida que la punta de la espada en sus manos se había convertido en un cristal escarlata de jade bajo los efectos de las llamas de Fénix. “Tú... Mi digna Secta Fénix Divino... ¡Nunca le temería a un mocoso salvaje como tú!”
“¡¡Muere!!”
Los ojos de Feng Feilie miraban fija y ampliamente a medida que rugía y apuñalaba directamente hacia Yun Che. Al ser el más fuerte entre esta generación actual de dignatarios dentro de la Secta Fénix Divino, la profunda fuerza de Feng Feilie estaba en el décimo nivel del Profundo Reino Tirano, acercándose a su pico. La espada en sus manos se convirtió en un cristal escarlata, lo que significaba que su fuerza había alcanzado un nivel pináculo, y sólo un balanceo de su espada podría quemar los cielos y agrietar la tierra.
Frente al ataque del dignatario más fuerte de Fénix Divino a plena potencia, Yun Che permaneció inmóvil y calmado mientras que apenas casualmente balanceó la Espada Opresora del Cielo en sus manos.
¡¡Bang!!
La espada pesada produjo una tormenta extremadamente violenta, trayendo consigo llamas de Fénix que eran al menos cien veces más calientes que las lanzadas por Feng Feilie. El espacio se rompió como si fuera de cristal, y al mismo tiempo, la larga espada de Feng Feilie, que ya se había convertido en cristales rojos, se deshizo también. Las piezas de la barrera, junto con las piezas de cristal rojas, habían volado por todas partes durante la extremadamente aterradora explosión de profunda energía parecida a una lluvia torrencial.
“AHHHHH----”
Feng Feilie gritó miserablemente a medida que fue enviado volando muy lejos; Era como si se tratara de una especie de cometa cuya cuerda había sido cortada. El rastro rojo de sangre tenía varias docenas de metros de largo en el aire, y el brazo derecho, al que estaba agarrándose fuertemente antes, había desaparecido completamente de su cuerpo.
“¡¡¡Gran Dignatario!!!”
“¡¡¡Feilie!!!”
“¡¡¡Maestro!!!”
A pesar que Yun Che ya había mostrado cuán aterrador era cuando destruyó la Barrera de Fuego de Fénix con su espada, esta escena todavía hizo que todos los presentes sintieran terror inexplicable. La persona más fuerte entre esta generación de dignatarios de la Secta Fénix Divino, mientras usaba toda su fuerza, en una simple ronda de intercambio con Yun Che... Perdió miserablemente y había sido gravemente herido. Especialmente para los discípulos más jóvenes, cuando el Gran Dignatario, a quien ellos generalmente veían como una deidad, había sido tan miserablemente derrotado de un golpe por alguien que era mucho más joven que ellos... Se sintieron extremadamente sorprendidos y sus creencias se habían derrumbado justo así.
A pesar que Feng Feilie perdió un brazo y resultó gravemente herido, todavía no había perdido su vida. Sin embargo, Yun Che nunca sería tan benevolente como para dejarlo ir. Incluso antes de que el cuerpo de Feng Feilie hubiera caído al suelo, Yun Che volvió a balancear la Espada Opresora del Cielo, lanzando una flecha de Fénix que rasgó el aire y persiguió a Feng Feilie.
“¡¡¡Detente!!!”
¡¡BOOM!!
La flecha de Fénix golpeó justo en el pecho de Feng Feilie en el momento exacto en el que aterrizó en el suelo. Las llamas de Fénix se encendieron sin piedad, convirtiendo su cuerpo en cenizas que se dispersaron en el aire.
“¡¡¡Gran Dignatario!!!”
En aquel entonces, el Gran Dignatario de la Secta Fénix Divino, Feng Feiyan, pereció bajo las furiosas manos de Xia Yuanba. Hoy, su recién ascendido Gran Dignatario había muerto una vez más... Y esta vez, sucedió justo delante de sus ojos.
“Yun Che... ¡Mi Secta Fénix Divino jura que no descansaremos hasta que mueras! Mi secta tiene la protección del Ancestral Dios Fénix. ¡El Ancestral Dios Fénix seguramente te entregará venganza divina!” El Décimo Dignatario de la Secta Fénix Divino, Feng Lingshan, rugió. Trató de usar todas sus palabras para intimidar a Yun Che, pero sus palabras evidentemente llevaban tremor y miedo... E incluso un fragmento de desesperación.
“¿Todavía tienes la cara para traer al Ancestral Dios Fénix?” El cuerpo de Yun Che se movió a medida que apareció instantáneamente a unos cientos de metros de donde estaba por última vez. Su aura se fijó en Feng Hengkong y todos los Dignatarios Fénix que estaban de pie delante de él. Esto hizo que los rostros de todos se volvieran inmediatamente pálidas a medida que sudor frío goteaba en sus cuerpos. La presión que Yun Che emitía mientras blandía la espada pesaba y cuando no, estaba simplemente en dos niveles completamente diferentes. Todos los poderosos Dignatarios Fénix se sentían como si estuvieran a punto de enfrentarse a un demonio aterrador que provenía del abismo.
“¡¡Ataquen!!”
Feng Lingshan, quien habló anteriormente, ya no podía soportar la presión espantosa y rugió antes de precipitarse hacia adelante. Detrás de él, también había cuatro Dignatarios Fénix aturdidos, pero apretaron sus dientes y se obligaron a atacar.
A pesar de que atacaron con cinco personas, no se atrevieron a contenerse ni un poco. Cada uno de ellos atacó con su movimiento de matar más temible.
“¡Cuchilla Montaña Llameante!”
“¡Llamas de Fénix Que Queman El Cielo!”
“¡Espada Perforadora del Cielo de la Llama de Fénix!”
Cinco Dignatarios Fénix atacaron al mismo tiempo. Habían usado el conjunto más fuerte de profundas artes de sus respectivos sub-sectas. Se podría decir que el poder de sus ataques sacudía los cielos y la tierra. Esta fue quizás la primera vez en todas sus vidas que los cinco de ellos atacaron sin retener nada.
A decir verdad, a pesar que la fuerza actual de Yun Che pudiera abrumar a cualquiera de los Dignatarios de la Secta Fénix Divino, definitivamente no podría hacerlo contra un ataque combinado de todos. Si los varios Dignatarios Fénix lo enfrentaran calmadamente y establecieran profundas formaciones, a pesar que no pudieran matar a Yun Che, todavía podrían obligarlo a retirarse o incluso herirlo gravemente.
Sin embargo, el trauma emocional que sufrieron cuando Yun Che mató a dos Monarcas de Fénix Divino y rompió la barrera en treinta golpes, demostró ser muy intenso... Un grupo de lobos sanguinarios y temibles podría ser capaz de obligar a un grupo de tigres a dar marcha atrás, pero si la manada de lobos se asustara al punto de perder su juicio, incluso si sólo se enfrentaban a un solo tigre, todos ellos girarían sus colas y correrían.
El grupo de los Dignatarios Fénix delante de Yun Che pertenecía al último grupo. Esta vez, sólo cinco personas atacaron a Yun Che. En cuanto a los Dignatarios Fénix restantes, ninguno de ellos se movió, y sólo se quedaron alrededor de Feng Hengkong... Todos inconscientemente pensaron que incluso si se enfrentaran a Yun Che, quien ya había exterminado a dos Monarcas de Fénix Divino, sólo estarían renunciando a su vida para nada.
Los cinco ataques entrantes trajeron corrientes de aire que golpearon a Yun Che y causaron que su ropa se elevara. Si hubiera diez personas atacando, tal vez Yun Che podría tener que considerar esquivar las ondas de aire. Sin embargo, con sólo cinco personas... No había ninguna necesidad de que lo hiciera.
La Espada Opresora del Cielo se encendió con llamas Fénix. Detrás de ella, apareció una silueta de un lobo hecho de fuego. La Espada Opresora del Cielo golpeó con intensidad, desgarrando una zanja negra en el aire.
“¡Corte Fénix del Lobo del Cielo!”
La silueta gigantesca del lobo del cielo llevó consigo llamas ardientes de Fénix y salió disparado, volando hacia los cinco Dignatarios Fénix con un silbido que podía sorprender sus almas. Se precipitó hacia el resplandor de la espada y las llamas que venían de los cinco Dignatarios... Y en un instante, sin importar si eran las llamas, el resplandor de la espada o la sombra de la espada, todos ellos se rompieron fácilmente tras el impacto.
Las crecientes llamas de Fénix se dispersaron en fuegos artificiales en el aire. Las tres espadas Fénix y las dos cuchillas Fénix también se rompieron, y las piezas afiladas y diminutas fueron enviadas a volar lejos. Los pechos de los cinco Dignatarios Fénix parecían haber sido golpeados por un rayo. Ellos gritaron miserablemente como espíritus gimiendo a medida que sus cuerpos fueron enviados a volar en diferentes direcciones, haciéndolos parecer como si fueran simplemente bolsas de sangre rotas.
“¡¡¡Mueran, todos ustedes!!!”
Yun Che se acercó volando a medida que su fría intención asesina se fijó sobre los cinco Dignatarios Fénix que habían sido gravemente heridos por el golpe de su espada. Volvió a lanzar su espada hacia Feng Lingshan, quien era el más cercano a él... Si este golpe aterrizara, Feng Lingshan definitivamente sería aniquilado.
“¡¡¡Engendro del demonio, te atreves!!!”
Justo en ese momento, un estruendoso rugido se acercó. El rugido parecía traer consigo una presión que podía derribar montañas, y esto causó que Yun Che fuera aturdido a medida que sus movimientos se ralentizaron en un instante. Con un ruido explosivo, el suelo a ciento cincuenta metros delante de Yun Che repentinamente se deshizo y una gruesa y densa llama se disparó directamente hacia Yun Che.
Después de que el resplandor de llamas desapareció, apareció un anciano, cuyos ojos estaban llenos de rabia y cuyo rostro era como el jade escarlata. Llevaba una túnica roja, y su cabello, barba e incluso ojos eran de color rojo oscuro. En medio de su frente, una impresión de llamas emitía un brillo denso similar a la sangre.
A pesar que Yun Che no tenía miedo de las llamas de Fénix, la profunda fuerza de la persona que controlaba estas llamas de Fénix era extremadamente dominante; ¡Era varias veces más fuerte que la de Feng Tianyu! ¡Las cejas de Yun Che inmediatamente se arrugaron firmemente! Sin molestarse en preocuparse por Feng Lingshan por más tiempo, rápidamente retiró su Espada Opresora del Cielo y bloqueó su frente.
¡¡¡BOOM!!!
Con una fuerte explosión, en medio de la luz de las llamas, la Espada Opresora del Cielo se estrelló contra el pecho de Yun Che, enviándolo violentamente a volar. La sangre dentro del cuerpo de Yun Che fue agitada a medida que escupía una gran niebla de sangre. Con los ojos llenos de intención asesina, él gritó airadamente antes de activar con fuerza la barrera del Dios Maligno.
“¡Sellado de Nube, Bloqueo del Sol!”
Yun Che fue enviado a girar en el aire varias docenas de veces a medida que la barrera del Dios Maligno se rompía rápidamente. Con eso, finalmente logró defenderse contra la profunda energía del anciano vestido de rojo. El Dignatario de túnica roja parecía sorprendido, pero su palma rápidamente giró. Esto provocó que seis pedazos de armas dispersas se convirtieran en cristales escarlata llameantes y afilados que atravesaron el aire, disparándose directamente contra Yun Che, quien había logrado equilibrarse.
Pu pu pu pu pu pu...
Los remanentes ordinarios de armas se habían convertido en las más afiladas cuchillas en las manos de este anciano de túnica roja, y la velocidad a la que se acercaban era tan rápida que parecía trascender las dimensiones. Cuando Yun Che se dio cuenta de que el peligro se aproximaba, las seis piezas de armas que brillaban con un resplandor escarlata ya habían golpeado su cuerpo, provocando la explosión de seis fuentes de sangre.
Yun Che gruñó a medida que la Espada Opresora del Cielo en sus manos desapareció. Utilizando el Extremo Espejismo de Rayo, se disparó hacia el Este como si fuera una tormenta de paso.
Los ojos del anciano de túnica roja revelaron shock una vez más... Era naturalmente consciente de lo poderosos que eran los seis cortes. Además, Yun Che tuvo su barrera rota por el impacto de sus llamas de Fénix. Bajo tales condiciones, incluso si fuera un Monarca de nivel cuatro, seis agujeros habrían sido directamente desgarrados en su cuerpo. ¡Sin embargo, en el cuerpo de Yun Che, sólo seis rastros de sangre aparecieron, y ni siquiera perforaron a través de su cuerpo!
Además, Yun Che sólo tenía una profunda aura débil, pero el nivel de su velocidad era extremadamente abrumador.
“Gran Maestro de Secta...”
“¡¡¡Gran Maestro de Secta!!!”
Al observar al anciano de túnica roja que apareció en los cielos como si fuera una deidad y forzó a Yun Che a escapar mientras era gravemente herido en el momento en el que tomó acción, todos los dignatarios y discípulos Fénix tenían lágrimas en sus ojos. Lo miraban como si fuera un dios que acababa de responder a sus oraciones.
“Real Padre...” Feng Hengkong levantó su vista a medida que avanzaba lentamente. Frente a este anciano de túnica roja, las pupilas del Emperador del Imperio Fénix Divino que reinaba el mundo se encogieron. Incluso hizo todo lo posible para mantener un comportamiento humilde.
“¡Abuelo!” Todos los príncipes presentes aparecieron al mismo tiempo sorprendidos y agitados a medida que se arrodillaban en el suelo.
Este anciano de túnica roja que acababa de aparecer era el Gran Maestro de la Secta Fénix Divino, y también el Gran Emperador del Imperio Fénix Divino... ¡Feng Tianwei!
Desde que ingresó al Reino Divino de Fuego de Fénix hace ciento noventa años, dejó completamente de preguntar acerca de asuntos relacionados con la nación y la secta, y se centró exclusivamente en su cultivación. Para él que ya había entrado en el Profundo Reino Soberano, su cultivación se aceleró por saltos y brincos. En todos estos años, la única razón por la que tuvo que abandonar el Reino Divino de Fuego de Fénix varias veces fue esencialmente debido a Feng Xue’er.
En el aire, estaba una barrera protectora dispersándose rápido y en los terrenos de Ciudad Fénix que llevaban los cinco mil años de historia de toda la secta, sólo quedaba una gran devastación. Todo el terreno estaba cubierto de sangre roja de Fénix e innumerables cadáveres destrozados. Cuando Feng Tianwei alzó su vista, el shock que estaba en sus ojos fue reemplazado por ira extrema.
“¡Absolutamente incorregible!”
Murmurando suavemente, Feng Tianwei no se molestó con nadie más. Su cuerpo tembló, y en un instante, ya estaba a más de trescientos metros de distancia persiguiendo en dirección hacia donde Yun Che escapó. Cuando se movió, el viento que golpeó causó que muchos pabellones se derrumbaran.
¡¡¡BANGGG!!!
Yun Che golpeó su propio pecho, haciendo que los seis fragmentos de armas que habían apuñalado su cuerpo cayeran. Al mismo tiempo, seis ráfagas de sangre surgieron del shock. Apretando sus dientes, Yun Che no emitió ningún sonido a medida que rápidamente sellaba sus heridas externas antes de tomar dos gránulos de color negro de dentro de la Perla de Veneno del Cielo. Consumió directamente una mientras aplastaba la otra y aplicaba el polvo sobre las profundas heridas de su cuerpo.
“Ugh...” Sus lesiones internas y externas no eran ligeras. Finalmente, Yun Che dejó escapar un doloroso gemido. Si no fuera por su Médula del Dios Dragón, que hizo que todos los huesos de su cuerpo fueran tan duros como el Profundo Oro, detener forzosamente los seis restos de armas, no sólo terminaría con sólo seis heridas, sino que terminaría con seis agujeros.
“Te está persiguiendo.” Dijo Jazmín.
“Lo sé.” Yun Che no retrocedió a medida que sus cejas se arrugaron fuertemente.
“Has llegado a un momento en el que estás en una desventaja.” Dijo Jazmín riendo fríamente. “Es una vista tan rara.”
“¡Quién habría sabido que aparecería de debajo de la tierra!” Yun Che apretó fuertemente sus dientes. “Todos los Soberanos de la Secta Fénix Divino se quedaron en un lugar llamado Reino Divino de Fuego de Fénix. La única entrada y salida a ese lugar es el Salón Principal del Dios Fénix ubicado en la esquina Noroeste. Si el aura de alguien que no puedo derrotar aparece en esa posición, tendría suficiente distancia para insultarlo antes de escapar. Sin embargo, este viejo loco de túnica roja en realidad no jugó según las reglas... *Tos*... *Tos, tos*...”
Yun Che constantemente escupió grandes coágulos de sangre; Su lesión interna era evidentemente mucho más severa que la externa.
Con el Gran Camino del Buda y el Cuerpo del Dios Dragón, la velocidad de recuperación de la profunda energía y de las lesiones de Yun Che era extremadamente rápida. Sin embargo, no importaba lo rápido que fuera, no podía recuperarse instantáneamente. Sin duda, estas lesiones causaron cierto impacto en la velocidad de Yun Che, y si él empleaba forzosamente toda su profunda energía, sólo agravaría sus lesiones.
Aun así, la velocidad de Yun Che seguía pareciendo tan rápida como un rayo. Al menos, era mucho más rápida que cuando él estaba ‘escapando’ de la persecución de Feng Tianyu.
Sin embargo, Feng Tianwei no era Feng Tianyu. No sólo no se encogió de hombros, sino que su peligrosa aura se acercaba más y más.
“Este vejestorio debe ser Feng Tianwei... ¿Cuál es su nivel de profunda cultivación?” Preguntó Yun Che frunciendo el ceño a medida que calculaba rápidamente su situación actual en su corazón.
“Etapa intermedia del sexto nivel del Profundo Reino Soberano,” Jazmín respondió casualmente.
“Profundo Reino Soberano... ¿Sexto nivel?” Yun Che estaba profundamente sorprendido. Tal fuerza estaba mucho más allá de lo que había esperado. Siendo de la misma generación que Feng Tianqing y de Feng Tianyu, Yun Che había estimado originalmente que la profunda fuerza de Feng Tianwei estaría probablemente sólo en el tercer nivel o, a lo mucho, no excediendo el cuarto nivel.
¡Sin embargo, nunca habría imaginado que la fuerza de Feng Tianwei estaría en realidad tres niveles enteros por encima de Feng Tianyu!
¡Y estos eran tres niveles en el Profundo Reino Soberano!
A pesar que Feng Hengkong era el Maestro de la Secta Fénix Divino de la generación actual y su profunda cultivación era también la más alta, todavía había varios dignatarios de la misma generación que tenían una fuerza similar a la de él; Incluso los otros no estaban tan lejos de él. Pero para Feng Tianwei... Tal vez fue debido a que su talento era excepcional; Él había aplastado por completo a la gente dentro de la misma generación en términos de fuerza.
“No es de extrañar que dos de sus ataques pudieran lesionarme ambos interna y externamente...” Murmuró Yun Che. Sin embargo, lo que apareció en sus ojos no fue alivio, sino en cambio, ira... Incluso una sensación de locura se encendió dentro de él.
Haciéndome a mí, Yun Che, convertirme de un todopoderoso y majestuoso a un estado tan penoso....

Huuu... Yun Che respiró pesadamente a medida que su pecho subía y bajaba con intensidad. La feroz mirada de sus ojos se volvía cada vez más irritada. Incluso Jazmín, que estaba dentro de la Perla de Veneno del Cielo, podía sentir un indicio de peligro extremo.
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios