ATG Capítulo 732

00:29

Traductor: Radak
Corrector: Radak

Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

Capítulo 732 - Tranquilidad Temporal
“Xue’er, han pasado diez días y diez noches. El alma de Real Padre en el cielo ya ha sentido tu sinceridad. Debe estar preocupado por ti como el resto de nosotros ahora mismo. Vuelve conmigo.”
Yun Che dijo suavemente después de aterrizar en silencio detrás de Feng Xue’er, luego se arrodilló y se inclinó profundamente hacia la tumba.
Feng Xue’er abrió lentamente sus hermosos ojos, y un rocío transparente de la mañana cayó en silencio desde sus largas pestañas. Ella se inclinó hacia Yun Che y dijo débilmente, “Lo sé, para Hermano Mayor Yun y su Real Padre y para el daño que le hemos hecho a la Nación Viento Azul, esto ni siquiera puede compensar un poco... Hermana Emperatriz debería odiar a mi Real Padre más que nadie, odiar a mi Nación Fénix Divino... Pero, ella eligió ser tan indulgente.”
“Hermana Emperatriz es realmente una persona admirable, no es de extrañar que ella pudo convertirse en la esposa de Hermano Mayor Yun.”
Yun Che sonrió y dijo, “Para Yue’er, dispersar el desastre de Viento Azul en el menor tiempo posible, y luego lograr una paz incluso más larga es lo que ella quiere. En cuanto a las otras cosas, ella puede trabajar duro para dejarlas ir. Después de que tu Real Padre regresó, también trabajó muy duro para compensar a Viento Azul. No sólo entregó cincuenta mil millones de profundas monedas púrpura a la Familia Imperial Viento Azul en un corto lapso de cinco días, sino que también entregó una gran cantidad de Cristales Púrpura y armaduras. También eligió hacer esto públicamente para ayudar a Viento Azul e intimidar a las otras cinco naciones... También está usando su propia forma para arrepentirse y expiar sus pecados. A pesar de que el desastre de esos tres años no sería olvidado por la historia, con los emperadores de las dos naciones trabajando juntos, podría ser dejado aun lado vuelta muy rápidamente. Así que Xue’er no deberías presionarte. Tu seguridad y felicidad es el mayor deseo de tu Real Padre.”
“Mn...” Feng Xue’er continuó apoyándose en los hombros de Yun Che, y su rostro reveló una hermosa sonrisa.
“Volvamos... Te llevaré a conocer a mi abuelo y a mi tía.”
Debido a Feng Xue’er, el odio absoluto de Yun Che hacia Feng Hengkong estaba ligeramente mezclado con algo complicado... Él sabía claramente que la razón principal por la que Feng Hengkong dejó a Feng Xue’er aquí, en la Nación Viento Azul, definitivamente no fue para proteger la dignidad de Fénix Divino, sino fue debido al deseo de Feng Xue’er. Si Feng Xue’er no estuviera dispuesta, a pesar que tuviera que cumplir condiciones que eran varias veces más duras que esas crueles cinco condiciones, absolutamente no estaría de acuerdo con ello.
Entregar a su propia hija a un enemigo que mató a cuatro de sus hijos... Al menos el amor de Feng Hengkong hacia Feng Xue’er era fuerte y no estaba contaminado en absoluto. Su corazón era más vasto comparado con lo que Yun Che había visto con sus ojos por el odio.
Cuando Yun Che regresó a Ciudad Imperial Viento Azul con Feng Xue’er, vio a Xia Yuanba y a Número Uno Bajo el Cielo caminando fuera del palacio imperial, uno al lado del otro. Xia Yuanba levantó su cabeza a medida que sintió la fluctuación en el aura. Sus ojos se iluminaron a medida que voló hacia Yun Che inmediatamente, “Cuñado, Pequeña Hermana Xue’er.”
“Número Uno Bajo el Cielo, Yuanba, estaba a punto de ir a buscarlos a ustedes dos. Voy a llevar a Xue’er a Ciudad Nube Flotante ahora, ¿quieren ir con nosotros?” Yun Che les preguntó.
“Um... Cuñado, también te estaba buscando. Pero, estoy aquí para decirte adiós.” Había una penumbra temporal en la expresión de los ojos de Xia Yuanba cuando oyó a Yun Che nombrar la ‘Ciudad Nube Flotante’. Esa era su hogar, pero ya no tenía parientes ahí. Su padre estaba muy lejos en Fénix Divino, y no había noticias sobre su hermana mayor ni de su madre...
“¿Adiós? ¿Vas a volver al Santuario del Monarca Absoluto?” Yun Che dijo sorprendido.
“Mn,” Xia Yuanba asintió, “La guerra aquí en Viento Azul ya ha terminado, no hay nada más que pueda hacer aquí. Cuando me apresuré hacia aquí desde el Santuario del Monarca Absoluto antes, usé la Sagrada Arca Divina Celestial de Lord Santo Emperador. La Sagrada Arca Divina Celestial es extremadamente importante para el Santuario del Monarca Absoluto, ya es inapropiado que yo la haya sacado por tanto tiempo. Maestro ya ha enviado una transmisión de sonido instándome a regresar, y dijo que eran órdenes de Lord Santo Emperador.”
“Aparte de eso, también mencionó que en unos meses más, vamos a ir al Supremo Palacio del Océano... Creo que es para asistir a la Conferencia de la Espada Diabólica, así que debo regresar temprano para prepararme. A pesar de que extrañaré a cuñado y a Hermana Mayor Xueruo, debo regresar al Santuario del Monarca Absoluto. En el camino de vuelta, todavía quiero ir al Gremio Mercante Luna Negra para visitar a padre.”
“¿Conferencia de la Espada Diabólica?” La expresión de Yun Che cambió, “¿Tu maestro te dijo que te llevaría para asistir? ¿Entonces mencionó algún detalle sobre la Conferencia de la Espada Diabólica?”
“No. Cuando le pregunté, maestro sólo dijo que hablaría de ello una vez que regresara. Cuñado, ¿también sabes de la Conferencia de la Espada Diabólica?”
“Sólo he oído hablar del nombre de la gente del Gremio Mercante Luna Negra, y que se va a sostener en unos cinco meses más. No sé nada más. Además, si no sucede nada inesperado, también asistiré a la Conferencia de la Espada Diabólica.”
“¡Ah! ¿Cuñado también irá?” Xia Yuanba estaba emocionado; Él asintió inmediatamente sin preguntar por qué, “¡Okay! Definitivamente iré con maestro entonces.”
Yun Che pensó un poco y dijo, “Asistir a la Conferencia de la Espada Diabólica es secundario. Principalmente voy a ir al Supremo Palacio del Océano debido a que hay algunos asuntos que necesito atender. Yuanba, cuando regreses, pregúntale a tu maestro más sobre el Supremo Palacio del Océano, tal vez sea útil para mí.”
“Mn, entiendo. Encontraré una forma de enviarte una transmisión de sonido... Entonces, cuñado, me voy. Te veré en el Supremo Palacio del Océano,” el cuerpo de Xia Yuanba flotó y estaba a punto de irse. En estos días, la Sagrada Arca Divina Celestial había estado estacionada al Sur de Ciudad Imperial Viento Azul. Era muy llamativa, y la fuerza de su aura era tan fuerte que la gente sólo podía mirarla desde lejos, incapaces de acercarse a ella.
“Espera...” Yun Che gritó de repente y Xia Yuanba se detuvo. Bajó ligeramente las cejas y habló en tono serio, “Yuanba, he oído que el Santo Emperador del Santuario del Monarca Absoluto no tiene hijos. En cambio, tiene muchos hijos adoptivos, ¿es eso verdad?”
“Eso es verdad.” Xia Yuanba asintió, “Escuché de Maestro que parecía ser debido a alguna perturbación en su profunda aura mientras cultivaba. Lord Santo Emperador se lastimó a sí mismo, haciéndose incapaz de producir descendientes, por lo que adoptó siete u ocho hijos. He oído que el próximo Santo Emperador sería elegido entre los hijos adoptivos de Lord Santo Emperador, por lo que parece que siempre tienen una intensa competencia entre ellos.”
Yun Che siguió hablando, “He oído que sólo el Santo Emperador puede dirigir la Sagrada Arca Divina Celestial, pero sus hijos adoptivos ni siquiera pueden tocarla, ¿es eso verdad?”
“Mn,” Xia Yuanba asintió una vez más, “Así que también me sorprendió cuando Lord Santo Emperador me prestó la Sagrada Arca Divina Celestial.”
Yun Che murmuró para sí mismo temporalmente y luego su expresión se tornó seria, “¡Cuando regreses al Santuario del Monarca Absoluto, ten cuidado con los hijos adoptados del Santo Emperador!”
Xia Yuanba tenía una expresión aturdida; Comprendió de inmediato el significado de las palabras de Yun Che y asintió con firmeza, “Entiendo. Cuñado no tienes de que preocuparte. ¡No soy el mismo Xia Yuanba que era intimidado y que necesitaba la protección de cuñado! Además, cuando estaba cultivando independientemente en el Santuario del Monarca Absoluto, básicamente no estuve en contacto con ellos, pero lo tendré en cuenta.”
“Cuñado, me voy... ¡Definitivamente me volveré incluso más fuerte en cinco meses más!”
Xia Yuanba había perdido toda la inmadurez y duda que acostumbraba tener. Se despidió de Yun Che, y luego voló con facilidad hacia el Sur de la ciudad imperial.
“El don de Hermano Xia es realmente impresionante, y su carácter es muy virtuoso. En el futuro, definitivamente gobernará a las masas,” Número Uno Bajo el Cielo alabó sinceramente a medida que miraba la dirección hacia donde Xia Yuanba se fue. Número Uno Bajo el Cielo tenía una hostilidad extrema e incluso odio hacia los Cuatro Grandes Terrenos Sagrados del Continente Cielo Profundo, pero no podía disgustarse de Xia Yuanba que era del Santuario del Monarca Absoluto.
“Mn... Pero definitivamente no podrías imaginar cómo era entonces,” dijo Yun Che sonriendo y girando, “Hermano Mayor Bajo el Cielo, ¿qué tal si regresas con nosotros a Ciudad Nube Flotante? Oh, claro, hay algo que olvidé decirte.”
Número Uno Bajo el Cielo respondió con curiosidad, “¿Oh?”
“Es una buena noticia. Séptima Hermana está embarazada... Mn, ella está embarazada de dos semanas por ahora,” Yun Che sonrió y dijo. Estos días, él volvería a Ciudad Nube Flotante todos los días. No necesitaba probar su pulso y podía estar completamente seguro sólo mirándola. Qué broma, ese fue el ‘elixir’ que él personalmente preparó, ¿cómo podría fallar?
“¡¡!!” Número Uno Bajo el Cielo estaba obviamente sorprendido, “Esto... ¡Cómo es tan rápido! Ese mocoso Xiao Yun... No, debo llevar a la Séptima Hermana de vuelta para que pueda reposar y descansar.”
Observando a Número Uno Bajo el Cielo, era evidente que él ya estaba nervioso. Yun Che agitó su mano a medida que decía, “Mejor no. Si ella volviera a su familia ahora, ambos estarían restringidos de varias maneras y serían perturbados. Sin embargo, si se quedan en Ciudad Nube Flotante, ambos pueden disfrutar de su propio mundo, viviendo libremente cada día. Para el embarazo de Séptima Hermana, este sería el mejor ambiente y condición. Incluso si quisieras arrastrarlos a la fuerza de vuelta ahora, definitivamente no estarían de acuerdo.”
Por supuesto, había otra razón más importante para Yun Che, y era Xiao Lie.
Número Uno Bajo el Cielo se calmó ligeramente, pensó durante un rato, antes de suspirar, “Quizás sea así. Muy bien, Hermano Yun, te seguiré a Ciudad Nube Flotante entonces. A pesar que no hay mucho peligro, dada la condición actual de Séptima Hermana, realmente no me siento seguro a menos que yo esté a su lado.”
“¡Muy bien!” Yun Che asintió a medida que llamaba a la Profunda Arca Primordial con su mano extendida.
Desde que el Fénix Divino comenzó a retirar a sus tropas, la atmósfera dentro de Ciudad Nube Flotante también comenzó a cambiar diariamente. Hasta hoy, cuando todo el Ejército Fénix Divino se retiró de los alrededores de Ciudad Nube Flotante, toda la ciudad estalló en un ambiente animado y bullicioso.
Al regresar a la Familia Xiao, viendo a Xiao Yun y a Número Siete Bajo el Cielo, Número Uno Bajo el Cielo no podía ser molestado por nada más y corrió directamente hacia adelante, “Séptima Hermana, Hermano Yun me dijo que estás embarazada, ¿es eso verdad?”
Cuando terminó de hablar, incluso le dirigió una fría mirada a Xiao Yun, que estaba detrás.
Xiao Yun se rascó la cabeza en vergüenza, mientras que Número Siete Bajo el Cielo tenía un aspecto orgulloso, “¡Por supuesto! ¿Hermano Mayor Yun diría alguna vez algo falso? Hmph, y pensar que seis de mis hermanos mayores no habían dejado que Padre tuviera un nieto después de tantos años. Soy yo, Número Siete Bajo el Cielo, quien es la más impresionante.”
Las palabras que pronunció provocaron que el rostro de Número Uno Bajo el Cielo se retorciera a medida que él respondía deprimido, “Entonces... Debes cuidar tu cuerpo correctamente. Si algo va mal, debes avisarme de inmediato.”
“Jaja, Hermano Bajo el Cielo está realmente el pánico debido a la preocupación. El cuerpo de Séptima Hermana está protegido por la energía Profundo Tirano y la energía natural, ella estaría bien incluso si volara alrededor de Ciudad Nube Flotante más de cien veces al día.” Yun Che se acercó y le aseguró a medida que reía.
“Ah...” Mirando a la joven con vestido largo escarlata dorado al lado de Yun Che, Xiao Lingxi detuvo sus pasos hacia Yun Che. Sus hermosos ojos se ampliaron a medida que exclamaba, “Pequeño Che, ella... Podría ser...”
Cualquiera que se encontrara con Feng Xue’er por primera vez se sentiría como si hubiera entrado en un estado de ensueño, incluso si era una mujer. Esto era debido a que su aspecto y comportamiento eran perfectos hasta el punto de ser ilusorios. A pesar de que era la Princesa de Nieve, ni siquiera la flor de nieve más bella del mundo sería capaz de representar un poco de su belleza.
Era sólo que había muy pocas personas afortunadas en el mundo que pudieran presenciar personalmente la belleza de la Princesa de Nieve.
Xiao Yun y Número Siete Bajo el Cielo también vieron a Feng Xue’er en este momento, y en ese instante, sus ojos se fijaron en su lugar. Como si sus almas hubieran abandonado sus cuerpos, ellos no pudieron apartar su vista.
“Feng Xue’er saluda a Hermano Mayor Xiao, a Hermana Mayor Número Siete y... A Pequeña Tía.” Feng Xue’er fue gentil y respetuosa, y ella sonrió excepcionalmente dulcemente cuando observó a Xiao Lingxi. Era debido a que sabía que Xiao Lingxi creció junto con Yun Che y era la persona más importante para él.
“Uhh... Ahh...” Los ojos de Xiao Yun se abrieron ampliamente a medida que estuvo aturdido durante un largo período, su boca subconscientemente pronunció, “Simplemente... Comparable con la... Pequeña Emperatriz Demonio...”
Número Siete Bajo el Cielo cubrió ferozmente los ojos de Xiao Yun y con enojo dijo, “¿Te atreves a mirar a otras chicas delante de mí...? ¡No tienes permiso!” Cuando ella giró, estaba llena de sonrisas una vez más, “Encantada de conocerte Pequeña Hermana Xue’er. En estos pocos días, hemos estado escuchando a Hermano Mayor Yun varias veces de que te traería. No es de extrañar que seas la mujer más bella del Continente Cielo Profundo. Definitivamente eres la persona más hermosa que he visto en mi vida.”
Al mismo tiempo, añadió otra frase en su corazón: Sólo una de ellas, todavía está la Pequeña Emperatriz Demonio... ¡Oh! Si las dos estuvieran juntas, tal vez incluso la luna no se atrevería a aparecer.
“La mujer más bella del Continente Cielo Profundo, no es una exageración...” Xiao Lingxi miró fijamente a Feng Xue’er aturdida. Mirando esta belleza absoluta que incluso podía hacer que Xia Qingyue palideciera en comparación, murmuró en voz baja a medida que sus ojos brillaban con un brillo complicado.
“Xue’er agradece a Pequeña Tía y a Hermana Mayor Número Siete por el alago.” Feng Xue’er se inclinó ligeramente y sonrió dulcemente. Sus palabras y su sonrisa no la hicieron parecer la Princesa del Imperio Fénix Divino... Sino un hada que salió de un cuento de hadas.
“Che’er, ¿has vuelto?”
La suave voz de Xiao Lie resonó. Comparado con lo débil que era antes, sólo tardó medio mes antes de que Xiao Lie volviera a caminar. Su rostro resplandecía de brillo, y su sonrisa provenía del fondo de su corazón. Yun Che sostuvo la mano de Feng Xue’er, “Xue’er, este es mi abuelo, quien me crio.”
“Xue’er saluda a Abuelo Xiao.” Feng Xue’er dio un paso adelante, enrolló hacia arriba su manga y realizó un saludo completo que se esperaba de una joven.
Xiao Lie examinó a Feng Xue’er y exclamó en profunda admiración, “La Princesa de Nieve es realmente como su reputación dice. A pesar que nuestro Viento Azul es remoto, su nombre todavía es algo común para nosotros. Nunca esperé tener la suerte de conocerla un día. Son verdaderamente tres vidas de buena fortuna.”
Feng Xue’er respondió con una voz suave, “Poder conocer al abuelo de Hermano Mayor Yun, Xue’er es la que realmente está feliz.”
“Jajajaja, verdaderamente una niña maravillosa.” Xiao Lie rio alegremente, y en su admiración, también se encariñó con ella. No esperaba que la más reverenciada Princesa de Nieve de la Nación Fénix Divino que podía cubrir los cielos con una mano, fuera una persona tan amable y adorable. Ella no tenía ningún aire sobre ella e incluso era respetuosa con él...
Xiao Lingxi caminó en silencio al lado de Yun Che y se agarró a los dedos de su mano derecha. Ella los agarró con fuerza a medida que sus mejillas se hinchaban ligeramente, pero visiblemente, “Pequeño Che, tienes que decirnos claramente, qué pasó entre tú y... Hmph, ¿la belleza número uno de Cielo Profundo, la Princesa de Nieve? Hace tres años, te habías puesto en peligro por ella, y ahora, ella se está quedando a tu lado y... Y te llama tan íntimamente... Hmph.”
Su último resoplido fue excepcionalmente suave, pero Yun Che todavía lo escuchó claramente. Con una voz suave, respondió, “Este asunto... Es un poco complicado de explicar. Si quieres saber, puedes ir a preguntarle a tu Hermana Emperatriz... Pequeña Tía, estás quizás... ¿Celosa?”
“¡Estoy celosa!” Xiao Lingxi pellizcó a Yun Che con fuerza, se mordió sus labios, giró y miró como si ya no le diera importancia a él.
Si fuera otra chica al lado de Yun Che, tal vez podría sentirse amarga al respecto, pero su reacción no habría sido tan grande. Sin embargo, todo acerca de la Princesa de Nieve era muy perfecto, y ella podría eclipsar cualquier chica en el mundo. De cuán intima era ella con Yun Che y cómo lo miraba, Xiao Lingxi sintió una sensación de peligro sin precedentes en su corazón.
Yun Che sonrió a medida que sostenía las pequeñas manos de Xiao Lingxi y se negaba a soltarla. Justo cuando estaba a punto de decir algo al lado de su oído, sus cejas se contrajeron violentamente. Giró y lanzó su mirada afilada hacia el lejano Norte.
“Pequeño Che, ¿qué pasa?” La acción rígida de Yun Che y la reacción abrupta provocaron que Xiao Lingxi entrara en pánico a medida que lo miraba y le preguntaba preocupada.
Las cejas fruncidas de Yun Che se relajaron lentamente a medida que su mirada volvía. Entonces, repentinamente preguntó con voz suave, “Pequeña tía, ¿has visto a Fen Juechen durante este período de tiempo?”
“¿Fen Juechen?” Xiao Lingxi estaba ligeramente sorprendida mientras a medida que su cabeza suavemente, “Después de que se fue aquel día, no ha regresado otra vez.” Pensando en su batalla arreglada, su rostro se llenó de preocupaciones en un instante, “Quedan dos meses y medio. ¿De verdad tienes que ir?”
“Mn, debe haber una conclusión entre él y yo. Sin embargo, Pequeña Tía no tiene que preocuparse en absoluto. Después de todo, no olvides que tengo el mejor método de escape en este mundo.” Yun Che respondió con una expresión relajada.
Los labios de Xiao Lingxi temblaron ligeramente. Parecía como si estuviera a punto de decir algo, pero luego se detuvo. Al final, pronunció suavemente, “No importa qué, debes estar a salvo.”
“Durante los próximos días, me quedaré en casa. Xue’er se quedará conmigo. Dentro de cinco días, llevaré a Xue’er conmigo a Nube Congelada Asgard.” Yun Che miró hacia el Norte, y una rara expresión apática colgó en su rostro. Tenía que proteger a Nube Congelada Asgard. Una pequeña parte de ella fue debido al deseo Gong Yuxian previo a su muerte, pero una parte más grande fue debido a Chu Yuechan.
Ya habían pasado cinco años sin noticias de ella. Incluso el Gremio Mercante Luna Negra no produjo ningún resultado. Ahora, cada vez que la figura de Chu Yuechan aparecía en su mente, su corazón sentía un terrible dolor.
Cuatro días después, Ciudad Fénix Divino.
Después de la distorsión del espacio, Yun Che volvió aquí una vez más. Cambiándose a un traje normal y discreto, guardó su Profunda Arca Primordial y entró en el Gremio Mercante Luna Negra.
“Jeje, estás aquí. Contando las fechas, debería ser alrededor de estos pocos días.”
Al entrar en el séptimo piso del Gremio Mercante Luna Negra, la voz de Zi Ji sonó al lado de las orejas de Yun Che.
“Señor Yun, por aquí por favor.”
Todavía eran las mismas tres chicas que la última vez y la misma mesa de piedra, pero esta vez, Yun Che no se sentó frente a Zi Ji. En cambio, inmediatamente se dirigió directamente al tema, “Superior Zi, han sido quince días. Estoy seguro de que Superior sabe el motivo de mi visita.”
Zi Ji sonrió suavemente, estiró su mano y empujó tres anillos espaciales que brillaban con un resplandor púrpura delante de Yun Che, “Aquí hay cuarenta y cinco mil kilogramos de Piedra del Purgatorio… Todo está dentro. Puedes comprobar a través de ellos.”
Cuarenta y nueve materiales, sin importar si era su nombre, edad, especificación o cantidad, Zi Ji los dijo sin ningún error. Yun Che tomó los tres anillos espaciales y los guardó sin incluso mirar, “No hay necesidad, por qué menor no le creería a Superior Zi.”
Cuando terminó de hablar, Yun Che sacó su Profunda Tarjeta de Monedas y pagó los restantes cuatro millones de profundas monedas púrpura.
“Yun Che, solo con tu fuerza sola, en realidad obligaste a la Secta Fénix Divino a tal estado. Este anciano está verdaderamente sorprendido. Ahora, incluso dentro de los Cuatro Terrenos Sagrados, no hay nadie que no conozca tu nombre.” Zi Ji miró a Yun Che y lo alabó.
“Superior Zi es muy amable.” Yun Che respondió claramente, ya que no quería continuar con este tema. Por lo tanto, él cambió el tema, “Durante esta visita, este menor tiene un asunto más que necesita confiarle a Superior Zi, y este asunto sólo puede ser realizado por su Gremio Mercante Luna Negra en el menor período de tiempo.”
“Por favor, dilo.” Zi Ji sonrió ligeramente, pareciendo educado.
“Necesito tres profundos núcleos de profundas bestias de alto nivel. Sería mejor si fueran núcleos de Profundo Soberano, pero si son muy difíciles de encontrar, núcleos Profundo Tirano pueden funcionar también.” Yun Che dijo seriamente.
Zi Ji golpeó la mesa de piedra dos veces con los dedos y permaneció en silencio un momento antes de responder, “Las Bestias Profundo Soberano son una rareza en este mundo y es extremadamente difícil cazarlas. Un núcleo de una Bestia Profundo Soberano es verdaderamente un tesoro invaluable. Incluso mi Gremio Mercante Luna Negra tendría que atravesar grandes distancias para encontrarlos...”
Yun Che estiró la palma de su mano revelando tres brillantes Píldoras del Overlord, “Si Superior Zi puede ayudar a este menor a encontrar tres núcleos completos Profundo Soberano, este menor está dispuesto a usar estas tres píldoras para intercambiarlas por ellos. Si se trataran de Núcleos Profundo Tirano, entonces este menor teme que sólo pueda usar profundas monedas o cristales púrpura como intercambio.”
Las palabras de Yun Che hicieron brillar los ojos de Zi Ji. Estaba muy claro que si pudiera obtener una píldora adicional de manos de Yun Che, podría desarrollar otro joven talento. El impacto detrás de esto era muy superior al de poseer simplemente un Núcleo Profundo Soberano. Él asintió inmediatamente con una sonrisa, “Puesto que ese es el caso, mi Gremio Mercante Luna Negra definitivamente hará lo mejor. Sin embargo, ¿para cuándo se requieren estos tres Núcleos Profundo Soberano?”
Yun Che pensó en ello y respondió, “Si este menor no está equivocado, Superior Zi también debería estar asistiendo a la Conferencia de la Espada Diabólica en cuatro meses y medio de tiempo. Superior Zi sólo puede pasárselos a este menor en ese momento.”
Zi Ji sonrió y asintió. Su asentimiento significó indudablemente que también iba a asistir a la Conferencia de la Espada Diabólica, “Hablando de la Conferencia de la Espada Diabólica, ¿qué tal si subastáramos las diez píldoras que has confiado al Gremio Mercante Luna Negra durante la Conferencia de la Espada Diabólica? Para entonces, todas las potencias más importantes estarán reuniéndose, y los gobernantes de los Terrenos Sagrados también asistirán personalmente al evento. Si las píldoras hechas por tu venerable maestro fueran a ser subastadas de manera normal, sería un insulto a esos artículos celestiales. Sin embargo, la Conferencia de la Espada Diabólica sería sin duda el momento más oportuno para subastarlas.”
“...” Yun Che silenciosamente contó el tiempo antes de responder, “Como ese es el caso, vamos a seguir lo que ha sugerido Superior Zi. Ya que no tengo más asuntos, este joven se despedirá.”
Yun Che giró y estaba a punto de irse. Sin embargo, después de caminar sólo tres pasos, la voz de Zi Ji de repente sonó significativamente detrás de él, “Yun Che, ¿has oído hablar del Reino Demoníaco Ilusorio y de sus Doce Familias Guardianas anteriormente?”
Yun Che se detuvo y giró, “Por supuesto que he oído hablar del Reino Demoníaco Ilusorio. También he oído ligeramente sobre las Doce Familias de Guardianes. ¿Por qué Superior Zi me pregunta por esto?”
“Jeje, sólo una pregunta casual. No tengo ninguna otra intención.” La mirada fija de Zi Ji lo acechaba a medida que él sorbía una bocanada de té con una sonrisa en su rostro
“... Este joven se retirará.”

Saliendo del Gremio Mercante Luna Negra, la expresión de Yun Che se hundió al instante. Permaneció en silencio en el mismo lugar por algún tiempo antes de convocar su Profunda Arca Primordial y regresar a Ciudad Nube Flotante.
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios