ATG Capítulo 1099

23:40

Traductor: Trafalgar
Corrector: ??


Capítulo 1099: La Restauración de la Estrella Aparece de Nuevo

Incontable gritos miserables reverberaron por todas partes de la Montaña Alma Negra que se había vuelto en un mar de fuego. No se podía decir el número de los discípulos de la Secta Alma que fueron tragados en el mar de fuego, conforme se quemaban a ceniza antes de poder escapar. La única cosa que los demás podían ver era las llamas doradas y las lamentables criaturas vivas quejándose y luchando en medio de las llamas.

Engullidos por el temor y las llamas doradas embravecidas, incluso los poderosos maestros de salón de la Secta Alma tuvieron que dar su todo para defenderse por si mismos. Para entonces sus expresiones también habían cambiado por completo. Mirando alrededor, ellos no podían hallar la figura de Yun Che. La única cosa que veían era la escena de los números discípulos de salón volviéndose rápidamente a ceniza, como insignificantes hojas muertas.

Ellos ya no estaban tan calmados y compuestos como antes y no podían hacer nada más que temblar con temor en sus corazones. El Dominio Alma de Dragón les hizo perder la pista de las auras que habían cerrados sobre Yun Che. Ellos no pudieron ver cuánta gente había muerto en el mar de llamas y no se atrevían a pensar al respecto tampoco. La cosa más aterradora era que no tenían idea en cuál dirección había huido “Ling Yun”.

“¡No nos molestemos con los discípulos ahorita! Vamos a entrar rápidamente a Ling Yun… ¡Debemos encontrarlo a cualquier costo!”

“Él ha sido gravemente herido y produciendo tal enorme dominio de llamas ciertamente agotaría la mayoría de su fuerza… ¡Él definitivamente estará en algún lugar en los alrededores! ¡¡No podemos dejar que deje este lugar con vida no importa qué!!”

En medio del bullicioso más de llamas doradas, Yun Che estaba volando mientras abraza con fuerza a Pequeña Jazmín a él. Todo su cuerpo estaba teñido con sangre y estaba jadeando pesadamente. La velocidad a la cual estaba volando también se estaba reduciendo… Él desencadenando Cenizas del Inframundo con todo su poder e ira cuando estaba gravemente herido lo condujo a una vasta reducción de su energía.

Asegurándose de que había logrado cortar todas las auras que se habían cerrado sobre él, Yun Che estiró su brazo hacia delante conforme convocaba rápidamente la Profunda Arca Primordial. El momento que al arca apareció, él entró adentro junto con Pequeña Jazmín y luego viajaron ciento cincuenta kilómetros directo al oeste en el instante siguiente.

La energía requerida por la Profunda Arca Primordial para viajar a través del Reino Divino era excesivamente grande. En aquel entonces en el Infierno del Entierro Divino, aunque podría ser considerado creando un milagro, la profunda arca había usado la mitad de la energía del Jade del Ave Bermellón para cubrir la corta distancia de ciento cincuenta kilómetros.

En el reino inferior, no solo la profunda arca necesitaba mucha menos energía para viajar ciento cincuenta kilómetros en un instante, también era un medio absoluto de escape seguro cuando se requería. Pero en el Reino Divino, la capacidad de la profunda arca no llegaba a mucho. Definitivamente no era la intención de Yun che huir a no más de ciento cincuenta kilómetros. Era sólo que no tenía opción en el asunto ya que era el máximo límite de la profunda Arca Primordial… Ahora que había usado la profunda arca una vez más, la energía restante del Jade del Ave Bermellón también se debió haber agotado por completo.

Él salió de la Profunda Arca Primordial cargando a Pequeña Jazmín y luego huyó rápidamente. En este momento, él solamente podía orar que los miembros de la Secta Alma no sintieron el aura de la profunda Arca Primordial ni la turbulencia del espacio bajo el efecto de separación de las Cenizas del Inframundo.

Él activó Relámpago del Flujo Oculto y ocultó por completo las auras suya y de Pequeña Jazmín. La palma de Yun Che también estaba presionada firmemente contra sus labios. Tras aprendiendo la lección la última vez, se aseguró que ella no sería capaz de abrir su boca no importa cuánto luchara.

Percibiendo que ninguna aura estaba barriendo en su dirección, Yun che se sintió un poco más a gusto en su corazón. Tomando prestado la cubierta de la noche y la densa niebla, él cuidadosamente se dirigió al oeste mientras arrastra su cuerpo incomparablemente pesado.

“Oouu…. Uuuuuuuuu…” Con sus labios bloqueados, Pequeña Jazmín de forma continua torció su cuerpo de lado a lado, conforme soltaba quejidos de insatisfacción.

“¡Si no quieres morir, entonces aguanta! De lo contrario… ¡Te mataré antes de que intentes cualquier cosa divertida!” Rechinando sus dientes, Yun Che dijo en una voz ronca y fría como el hielo. Él tenía que arriesgar su vida para conseguir esta delgada oportunidad de sobrevivencia.

Pequeña Jazmín agrando sus ojos. Ella estaba apunto de luchar y protestar aún más ferozmente cuando una gota caliente de liquido cayó suavemente sobre su mano.

Una gota… dos gotas… tres gotas… finalmente se volvió en una serie de gotas. En un abrir y cerrar de ojos, el tierno y blanco reverso de su mano se tiño completamente con el color de la sangre.

Yun che también se tambaleó en este momento conforme se arrodillaba fuertemente. Él de repente estiró su mano para pellizcar su garganta para que no dejara salir ningún sonido. Sin embargo, su pecho estaba ondulando tan intensamente como si estuviera al punto de romperse.

“…” Pequeña Jazmín dejó de luchar. En sus ojos estrellados poco a poco surgió una mirada sin brillo, así como también una mirada sin precedente.

Muy lejos en la distancia, el mar de Llamas del Cuervo Dorado ya había empezado a extinguirse por fortuna. Los maestros de salón, vice maestros de salón, y los discípulos que afortunadamente sobrevivieron estaban buscando locamente a Yun Che. Librando tales llamas aterradoras en un estado gravemente herido, no solo le costaría una cantidad extremadamente grande de profunda fuerza, también empeoraría en gran medida sus heridas. Como tal, todos creían firmemente que Yun che no sería capaz de ir tan lejos en tal condición y sin duda estaría escondido cerca. Aunque aumentaban continuamente el rango de su búsqueda, ellos absolutamente no pensaron que Yun Che estaría a ciento cincuenta kilómetros por ahora.

Yun Che sin cesar jadeó más de diez veces antes de que lograra de algún modo calmarse. Su palma había estado presionada contra la boca de Jazmín y nariz todo este tiempo. Si fuera alguien más en su mano derecha, él ciertamente habría optado mantenerlos adentro de la Profunda Arca Primordial y luego dejar con seguridad la cordillera con la ayuda de la Cascada División de la Luna. Sin embargo… él había experimentado personalmente la conducta completamente indócil e irrazonable de Pequeña Jazmín, lo cual sin duda significaría en su muerte. ¡Él absolutamente no puede hacer que ella de repente salga de la Profunda Arca Primordial durante su escape!

Parándose sobre sus pies otra vez, él se precipitó hacia el oeste. Siempre y cuando llegara a la región occidental de la Cordillera Alma Negra, debe estar a salvo. Pero antes de que pudiera ir mucho más lejos, un intenso sentimiento de inquietud abruptamente lo saltó desde atrás.

Era un aura que era extremadamente muy lejos de él pero tan aterrador que su cuerpo se tensó de repente.

¡¡El aura le pertenecía a un ser en el Reino Rey Divino!!

¡Lei Qianfeng!

Yun Che de inmediato dejó de avanzar. Su cuerpo estaba quieto sobre un árbol marchito, no atreviéndose a moverse en lo más mínimo.

“¡¡Respetuosamente recibimos al Maestro de Secta!!”

Alto muy arriba en el cielo que estaba iluminado por las llamas del Cuervo Dorado las cuales todavía tenían que apagarse por completo, unas figuras más de humanos se podían ver. Yun Che claramente oyó las palabras que fueron gritadas fuertemente por muchas personas al mismo tiempo.

Lei Qianfeng barrió su mirada sobre los alrededores. Cada pedacito de carne en su rostro se estaba torciendo intensamente. Después que fue contactado con la transmisión de sonido, él no llegó al lugar por si mismo. Lei Tiangang estaba junto a él, así como también cinco dignatarios del Reino Espíritu Divino de la Secta Divina Alma Negra atrás de él.

Pero todos ellos tenían miradas incomparablemente feas en sus rostros. Ellos no vieron nada más que cadáveres quemados tan lejos como podían ver y los discípulos que todavía estaban con vida tenían expresiones desanimadas por completo. La mayoría de ellos estaban o ligeramente o pesadamente heridos por las llamas.

“Todo… esto fue… ¿obra de Ling Yun?” mientras habla, los labios de Lei Qianfeng estaban temblando intensamente en una forma muy obvia. En su frente, varias venas azules abultadas estaban al borde de romperse.

“Si…” Los maestros de salón que estaban actuando como el lider respondió. Encarando el aura y la mirada temible de Lei Qianfeng, todo su cuerpo estaba empapado con sudor frío el cual parecía un aguacero.

“Entonces… ¿¡Dónde está ese Ling Yun!?”

“Justo… Justo hace un rato, este subordinado hirió gravemente a Ling Yun y estábamos apunto de capturarlo pero de repente… él… desapareció sin un rastro… Este subordinado actualmente está buscándolo. Él seguramente no ha ido muy lejos, así que este subordinado pronto…”

“¡¡Tú basura!!” Las dos palabras sombrías y frías causaron que todos los maestros de salón pierdan sus voces y bajen sus cabezas, a medida que sus corazones temblaban en temor.

Una consciencia, vasta como un mar, barrió de él en todas direcciones y casi cubría toda la Cordillera Alma Negra.

Aunque Yun Che estaba huyendo rápidamente hasta hace sólo un momento, él no se atrevió a moverse en lo más mínimo cuando Lei Qianfeng llegó, incluso si tuviera el Relámpago del Flujo oculto. Sintiendo el sentido espiritual de la otra parte barrer por todo el lugar, él inmediatamente son tuvo su aliento y permaneció quieto. La Pequeña Jazmín en sus brazos también se volvió bien-comportada en este momento de repente y de manera similar no hizo ningún movimiento.

Después de un largo tiempo, Lei Qianfeng retiró su sentido espiritual. Innumerables profundas bestias vivían en la Cordillera Alma Negra y también había un número extremadamente grande de discípulos reunidos también. De manera consecuente, las auras estaban incomparablemente mezcladas entre si. Con la niebla también limitando sus sentidos, era muy difícil para incluso un poder Rey Divino como él hallar un aura inusual dentro de tal área extensa y bajo tales circunstancias… Además, Yun Che tenía el Relámpago del Flujo oculto para ocultar su aura.

Pero, pronto entrecerró sus ojos. La humillación de tener que cerrar las puertas de la secta, el odio por el asesinato de su hijo y la masacre de numerosos discípulos esta noche… lo enfureció al límite. Era natural que su corazón estuviera ardiendo con furia al grado de hacer quedar loco.

Yun Che era sumamente capaz de ocultarse y todos los miembros de la Secta Alma sabían al respecto. Cuando inclusive él mismo era incapaz de encontrar el aura de Yun Che, era más imposible para alguien más. Él de repente dijo en una voz baja: “Aun cuando Ling Yun ha desaparecido de nuevo, él todavía debe estar en la Cordillera Alma Negra. ¿No es eso correcto?”

El maestro de salón quien estaba liderando al resto miró inexpresivo por un breve momento antes de responder rápidamente: “¡Si, Maestro de Secta! Además, él debe estar cerca. Este subordinado sin duda le ha hecho una herida severa. Él absolutamente no puede haber corrido muy lejos en su condición.”

“¡Muy bien!” Lei Qianfeng molió sus dientes: “¡¡Entonces vamos a volverlo en ceniza… junto con esta Cordillera Alma Negra!!!”

¡¡CRACK!!

Feroces líneas negras de rayo estallaron del brazo de Lei Qianfeng al mismo tiempo. En un instante, una violenta explosión empujó a Lei Tiangang y los cinco dignatarios lejos, haciéndoles casi vomitar sangre. Lei Tiangang dijo en una voz asustada: “Maestro de Secta, podría ser que usted quiera…”

Dentro el tiempo extremadamente corto que le tomó para decir esas palabras, una aterradora cantidad de energía se había reunido sobre Lei Qianfeng, eso era suficiente para exterminar fácilmente al primero. En la cara de su expresión y ojos temibles, Lei Tiangang no se atrevió a decir una palabra para persuadirlo contra su decisión. Él inmediatamente rugió hacia abajo: “¡Todos los discípulos de los sesenta y cuatro salones, suban al cielo! ¡De prisa!”

Sintiendo la abrupta expansión de la aterradora aura, todos los discípulos de la secta Alma mostraron una mirada pálida en sus rostros. Ellos de inmediato entendieron lo que Lei Qianfeng estaba planeando hacer en su estado de frenesí. Oyendo el rugido de Lei Tiangang, ellos volaron hacia arriba en le cielo uno tras otros en tal prisa que parecía como que estuvieran compitiendo entre si y volaron a miles de metros en el cielo.

El rayo en el cuerpo de Lei Qianfeng se volvió increíblemente temible. No era solo su energía que se estaba haciendo aterrador sino también su gran furia y odio como un Rey Divino. Era su primera vez sintiendo tal impulso alocadamente fuerte para matar a alguien a toda costa… ¡Incluso si ello significa quemar toda la Cordillera Alma Negra junto con su enemigo!

En la distancia, las cuencas de los ojos de Yun Che se ampliaron a sus límites a medida que sus pupilas se encogían severamente.

Si fuese a intentar escapar en este momento, no había una sombra de duda que sería afectado. Pro otro lado, si permanecía oculto en el lugar, también sería exterminado junto con la montaña. Más que diciendo que Lei Qianfeng era loco y vicioso para hacer semejante cosa, era más como su oído por Yun Che que se había arraigado profundamente en su médula.

“Ling Yun… Este rey quiere que tú… ¡¡¡¡Desaparezcas!!!”

Mientras aúlla en ira, Lei Qianfeng bajó su mano. Dos corrientes muy negras de rayo, pareciendo como un dragón de rayo intentando aniquilar el mundo, descendió con gran fuerza mientras emite un rugido que sacude el cielo.

El dragón de rayo en realidad estaba volando en la dirección de Yun Che… ya que era el lugar que estaba más cercano al centro de la región oriental de la Cordillera Alma Negra. Cuando el dragón de rato comenzó a descender, toda la región oriental de la cordillera, e incluso una parte muy grande la región occidental, fue aplastada.

¡Porque era el poder de un Rey Divino!

Las pupilas de Yun Che se encogieron rápidamente pero el reflejo del dragón de rato rápidamente creció en sus pupilas. El momento que sus pupilas dejaron de mostrar cualquier movimiento, todo su miedo desapareció sun un rastro y fue reemplazado por una crueldad aún más intensa que la de Lei Qianfeng.

Cuando el dragón de rayo cayó, un aura que aniquiladora del mundo envolvió toda la Cordillera Alma negra. Pequeña Jazmín alzó su cabeza ligeramente. Cuando el dragón de rayo llegó ante sus ojos, una extraña luz azul de repente destelló en sus ojos… pero al mismo tiempo, Yun Che se precipitó hacia delante de repente. Él se encontró con el dragón de rayo aniquilador del mundo con su brazo derecho y dibujo un arco extraño en el aire. El orden en el mundo adelante quedó en desorden y las leyes de la naturaleza cambiaron abruptamente.

“¡¡Todos… ustedes… mueran!!”

“¡¡Restauración – de la Luna y la Estrella!!”

El dragón de rayo parecía extremadamente poderoso y descomunal y su rugido era bastante grande para asustar el cielo. Pero cuando entró en contacto con el espacio en frente de Yun Che, se volvió negro de repente, como la luz siendo reflejada por la superficie suave de un espejo y se disparó directamente hacia Lei Qianfeng… y los demás miembros de la Secta Ala que estaban junto a él, con todo su poder y fuerza.

“…” La luz azul en las pupilas de Pequeña Jazmín desapareció, a medida que sus labios se abrían grande en una forma “O”.
..

También te puede gustar...

0 comentarios