ATG Capítulo 1103

01:09

Traductor: Trafalgar
Corrector: ??


Capítulo 1103: Mano Negra y Corazón Negro

El momento que él entró en el cuarto de piedra, incluso un frío más grande abruptamente asaltó sus sentidos. No era el tipo de frío que uno siente cuando de pronto cae en un hueco de nieve, era el tipo de frío que uno siente cuando entra en el dominio de un fantasma. Absolutamente no era la profunda energía helada.

No solo eso, la luz adentro del cuarto de piedra era inusualmente oscura aun cuando el lugar tenía agujeros aquí y allá, y las puertas y ventanas estaban bien abiertas. Cuando pasó por la puerta, él en realidad sintió que de pronto había entrado en la noche misma. Esto y el repentino cambio en el aire, causó que incluso alguien tan poderoso como Lei Qianfeng se tensara. Ambos su arrogancia y margen en realidad se hundieron sin que se de cuenta de ello.

Un hombre con un fondo ligeramente torcido, envuelto completamente por dentro con una capa de color negro azulado, de pie adentro del cuarto de piedra en mal estado, revelando solo la mitad de su rostro. Su medio-rostro en realidad compartía casi el mismo color que la capa y estaba tan marchito como una montaña de rocas que se había expuesto a al luz del sol por ciento y miles de años.

Él no estaba seguro si era sólo sus sentidos jugándole bromas a él pero en realidad había una débil, casi indetectable, energía negra circulando alrededor de todo el cuerpo del hombre con capa.

El repentino cambio en el aire y su aterradora apariencia todos eran prueba que la persona ante él absolutamente no era una persona ordinaria.

Originalmente, Lei Qianfeng estaba muy ansioso y enojado. Él era el rey de un reino, así que no le había importado el Santo del Veneno de Negro Corazón incluso si resultaba ser real… Después de todo, Negro Corazón era más que un pequeño médico; él no era digno de la atención del rey de un reino. Además, él estaba bastante paranoico ahora mismo. Él no creía completamente que el Santo del Veneno de Negro Corazón era realmente quien afirmaba que era.

Ello era porque el Santo del Veneno de Negro Corazón literalmente nunca había aparecido en el Reino Darkya antes.

Sin embargo, sus pensamientos rápidamente habían cambiado desde el encuentro. Fue a causa de la presencia del Santo del Veneno de Negro Corazón que realmente había metido miedo en su corazón… No había forma que alguien que podría encender el miedo en su corazón fuese una persona normal… No, debe corregir eso. ¡El hombre ante él debe ser un personaje absolutamente aterrador!

Al mismo tiempo, sus dudas en cuanto a si el hombre ante él era el Santo del Veneno de Negro Corazón casi fueron disipados.

Lei Qianfeng rápidamente llegó a un estancamiento. El aura fría que corría salvajemente dentro de su cuerpo en realidad lo detuvo de acercarse demasiado cerca al Santo del Veneno. Mientras todavía estaba en shock y dudoso, Xiao Qingtong preguntó con ansiedad: “Sénior… ¿Es usted el famoso Señor Santo del Veneno?”

“Jejeje…” El viejo ataviado de negro soltó una risa absolutamente desagradable: “Ya has cruzado mi puerta, así que ¿por qué te molestas en desperdiciar tu aliento sobre tal pregunta sin sentido? Yo soy el Santo del Veneno de Negro Corazón. Eres la que viene a mí con una petición, así que no me importa ser mano negra o negro corazón. ¡Jejejejeje!”

Xiao Qingtong estaba preocupada por la seguridad de sus hijos, así que iba a arrodillarse ante el Santo del Veneno: “Santo del Veneno, por favor salve a mi hijo. Si puede…”

“¡Espera!” Lei Qianfeng le detuvo de hacerlo antes de entrecerrar sus ojos: “¿Cómo puedes probar que eres el Santo del Veneno de Negro Corazón?”

“… ¿Probar?”

Un par de ojos lentamente aparecieron bajo la capa negra azulada. El momento que los ojos del santo del veneno se encontraron con los de Lei Qianfeng, el último estaba tan sorprendido que tembló por todas partes. Ello fue porque los ojos del Santo del Veneno estaban brillando con una luz sorprendentemente negra: “¿Quién diablos crees que eres? ¿Quieres pruebas? Aquí hay una sugerencia; ¡Si no quieres creer que soy yo, entonces vete de aquí!”

Lei Qianfeng, quien gobernaba el Reino Darkya con un puño de hierro, jamás había sido menospreciado tan mal como lo fue hoy. La ira inmediatamente surgió a su cabeza pero el miedo y shock que sintió cuando vio los ojos del Santo del Veneno y sus seis hijos meriendo, lo calmaron de actuar con ira. En cambio, él convocó su profunda energía y conjuró una aterradora presión que se extendió a cientos de kilómetros de distancia. Luego, habló en un tono oscuro: “¿De verdad sabes quién soy yo?”

“¡Jejejeje!” El campo de energía de Lei Qianfeng falló en meter miedo en el corazón del viejo. No solo el viejo lo estaba mirando con desdén, él incluso estaba luciendo una risa simpática en su rostro. Él alzó su brazo y una palma marchita lentamente se estiró de la manga larga del viejo. La palma también estaba rodeado por un aura negra que causó que todos los que lo vieron sientan escalofrió por todas partes. La frialdad, que ya había llenado sus cuerpos y almas desde el principio, comenzó a mover todavía más salvajemente que antes.

“no puedo recordar el número de Soberanos Divinos que he matado con esta mano pero las décadas de reclusión aparentemente han hecho que la gente olvide todo sobre mí. Pensar que un pequeño rey divino se atrevería a abuchear justo en mi cara… Tut tut tut, con razón la gente dice que hay bastantes idiotas entre los reinos estrella inferior.”

Cada palabra que el viejo pronunció fue como el sonido de la lija frotándose. No solo Lei Tiangang y Lei Qiandu quedaron completamente aturdidos por sus palabras, la propia expresión de Lei Qianfeng había tomado un repentino descenso: “Tú…”

Eso fue todo lo que dijo, no obstante. No solo no cargó hacia el viejo por la ira, su cuerpo incluso se balanceó un poquito hacia atrás.

Los humanos eran tales criaturas. Si el viejo de capa negra hubiera hablado amigablemente y humildemente, Lei Qianfeng habría actuado dominante y arrojado todos tipos de sospechas sobre él. Pero cuando el Santo del Veneno lo trató con desdén, menosprecio, arrogancia, ridículo y feo, en apenas unas oraciones, el miedo de Lei Qianfeng en realidad se había elevado en sólo el tiempo de diez alientos después de que entró al cuarto de piedra. Aunque todavía estaba frustrado por dentro, su imponencia había disminuido en gran medida. No solo estaba asustado de actuar sin cuidado, él ni siquiera se atrevió a maldecir al Santo del Veneno de Negro Corazón ahorita.

Xiao Qingtong le disparó una mirada a su esposo antes de dar dos pasos rápidos hacia delante, diciendo: “Señor Santo del Veneno, mi esposo siempre ha sido un hombre grosero e impetuoso pero le aseguro que no lo tiene falta de respeto en lo más mínimo. Mi esposo es el rey de reino del Reino Darkya y tiene una riqueza considerable en su posesión. Si puede salvar las vidas de mis hijos, estamos seguros de pagarlo magníficamente.”

Lei Qianfeng estaba cauteloso y desconfiado pero ahora mismo Xiao Qingtong solo quería aferrarse a su última esperanza tan fuertemente como podía. No solo la autenticidad del Santo del Veneno nunca había cruzado su mente, ella incluso le dijo el nivel de su riqueza directamente. Era casi como si ella estuviera asustada que este Santo del Veneno no fuera suficiente Negro Corazón.

Este esposa y esposa compartían personalidades muy diferentes el otro. Era también una diferencia entre el hombre y al mujer cuándo trata de tales asuntos… especialmente cuando la seguridad de sus hijos estaban involucrados.

El viejo de capa negra rió vilmente: “Claro, claro. Todo está sobre la mesa siempre y cuando puedas pagar el pecio. Este viejo ha vivido por muchos años y no he caído tan bajo que me bajaría a mi mismo para ignorar el nivel de un menor ignorante. Ahora, traigan a los pacientes.”

La expresión de Lei Qianfeng cambió una y otra vez, pero no dijo nada más.

“¡Rápido! ¡Traigan a Qian´er y a todos los demás aquí ahora!” Xiao Qiangtong dijo con urgencia.

Muy pronto, una docena más o menos de discípulos de la Secta Alma cargaron a los seis hijos de Lei Qianfeng, uno por uno, dentro la habitación y los acostaron ordenadamente ante el viejo de capa negra.

El viejo de capa negra siguió parado de forma torcida sin mover sus ojos siquiera una vez. Su nariz se torció un poco antes de decir extrañamente: “Oh, es el Veneno de Llama del Fantasma Escarlata.”

El viejo de capa negra pronunció un nombre que ninguno de ellos alguna vez había oído antes. La luz de la esperanza apareció en el rostro de Xiao Qingtong: “Señor Santo del Veneno, ¿conoce este veneno?”

“Jeje…” Cada vez que el viejo de capa negra reía, causaba que todos a su alrededor sienta frío: “Este veneno viene de la Región Divina del Sur, es realmente raro en la Región Divina Oriental. Todos aquellos que son afligidos por este veneno sentirán que son quemados por llamas y cuando el veneno se activa su cuerpo se volverá envuelto en la energía escarlata hasta que sus órganos internos son quemados a polvo. El aire venenoso no desaparece después que el paciente está muerto. En cambio, seguirá comiendo el cadáver hasta que todo lo que quede es una pila de huesos escarlata marchitos. Ni una gota de sangre quedará cuando el veneno haya actuado, jejeje.”

La horrenda muerte de Lei Guangmo todavía era tan claro como ayer, así que sabía que el viejo de capa negra había descrito los síntomas y el estado de la muerte de Lei Guangmo perfectamente! Su evaluación precisa robó miradas de sorpresa de lei Tiangang y Lei Qiandu y la expresión de Lei Qianfeng incluso cambió un poco como resultado,

Todos habían comenzado a mirar fijamente al viejo de capa negra en este momento. Ellos estaban seguros que él no se había agachado para comprobar a los pacientes o incluso mirarlos directamente. A lo mucho el viejo había olfateado una vez con su nariz pero eso fue todo lo que le tomó para identificar y explicar el veneno perfectamente. En este punto Xiao Qingtong ya no pudo ocultar su agitación: “Si conoce este veneno, ¿entonces debe saber curarlo, verdad señor?”

“Je, es bastante sencillo.” La risita baja del viejo de capa negra era obviamente desdeñosa. Su breve respuesta inmediatamente causó que Xiao Qiangtong se alegrara demasiado y Lei Qianfeng alzó sus cejas. El viejo de capa negra se dio la vuelta y buscó sin objeto algo detrás de su capa. Cuando su mano reapareció, estaba sosteniendo seis píldoras de apariencia sucia en su mano. Las píldoras eran alrededor del tamaño de una uña y eran verde oscuro en color y arrugados en apariencia. Su superficie estaba cubierta con desconcertantes patrones grises-marrón.

El viejo envió las seis píldoras volando hacia Ziao Qingtong con un giró del dedo: “Una píldora para cada persona. El veneno será curado una vez que lo hayan consumido.”

El terrible veneno que aturdió a la gran Secta Alma y casi volvía loco a Lei Qianfeng, sonó increíblemente sencillo de la boca del Santo del Veneno y casi parecía como el acto estaba debajo de él cuando arrojó las píldoras cin cuidado hacia Xiao Qingtong. Xiao Qingtong atrapó las píldoras con fuerza y estaba apunto de dárselo de comer a sus hijos antes de que incluso pronunciara otra palabra.

“¡Espera!”

Lei Qianfeng abruptamente agarró a Xiao Qingtong tan rápido como rayo antes de arrebatar las seis píldoras de su mano al mismo tiempo. Antes de que Xiao Qiangtong pudiera decir algo, él estiró el brazo de nuevo y atrajo a un discípulo de la Secta Alma en su palma a medida que el último soltaba una exclamación de sorpresa.

“Maestro… ¿Maestro de Secta?” El discípulo de la Secta Alma parecía completamente confundido.

Lei Qianfeng no dijo nada pero una pequeño, aguijo negro de repente había aparecido entre sus dedos. Ignorando las pupilas encogiéndose de su victima, él lanzó el aguijón directo en el corazón del discípulo de la Secta Alma. El aguijón desapareció como si se hubara fusionado con su cuerpo.

“¡Veneno de Mil Almas!” Lei Tiangang y Lei Qiandu exclamaron el mismo tiempo.

El Veneno de Mil Almas era el veneno más tenebroso y más cruel en todo el Reino Darkya. Aquellos que eran envenados sufrirían nueve horas completas de horrible dolor antes de que finalmente murieran en lamentable sufrimiento. No había cura para el Veneno de las Mil Almas excepto la profunda energía del Rey Divino o superior… Esto también significa que Lei Qianfeng era el único que podía curar este veneno e todo el Reino Darkya.

En la Secta Alma, el Veneno de las mil Almas solo sería usado en los traidores. Se podría decir que es el castigo más cruel que existía en la Secta Alma.

El plexo solar del discípulo de la Secta Alma rápidamente tomó un color azul y negro. Este horrible color rápidamente se extendió a través de su cuerpo, causando que incluso la complexión de su rostro se vuelva gris. El discípulo mismo había colapsado al piso y estaba convulsionando locamente en respuesta, gritando con todas sus fuerzas. Él parecía como que estuviera siendo perforado por diez mil espadas.

Lei Qianfeng lo levantó, abrió por la fuerza su mandíbula y empujó una de las píldoras verde oscuro dentro de su boca. Luego, lo arrojó lejos y lo miró de cerca… sus pupilas sombrías inmediatamente quedaron estupefactos, no obstante.

El instante que había empujado la píldora verde dentro su boca y arrojado el discípulo lejos, él de repente sintió que el Veneno de las Mil Almas se estaba debilitando… De hecho, se estaba debilitando tan rápido que los forcejeos y gritos del discípulo de la Secta Alma obviamente se habían reducidos en el tiempo de sólo unos alientos.

Diez alientos después, la presencia del Veneno de las Mil Almas en realidad despareció por completo.

Así sin más, el discípulo de la Secta Alma quien fue envenenado con el Veneno de las mil Almas, por las propias manos de Lei Qianfeng, diez alientos después, se levantó con paso tembloroso del suelo con una mirada de completo shock, miedo y confusión.

Las bocas de Lei Tiangang y Lei Qiandu se abrieron mucho como si hubieran visto un ser supernatural. Lei Qianfeng quedó aturdido por varios alientos antes de que abruptamente se abalanzara hacia delante y agarró el pecho del discípulo, escaneando de arriba y abajo su cuerpo usando la profunda energía. Él en realidad no pudo detectar un rastro del Veneno de las Mil Almas en absoluto.

Lei Qianfeng apartó su mano y se quedó parado inexpresivo por un muy largo tiempo. Él sabía mejor cuán mortal era el veneno de las mil almas y había pensado por mucho tiempo que era un veneno incurable. Incluso había gastado una cantidad grande de esfuerzo para curar el veneno con la profunda energía. Pero ahora mismo una píldora insignificante había curado por completo el veneno de las mil almas que había plantado con sus propias almas, en sólo unos pocos parpadeos.

Aunque la escena había sucedido justo ante sus ojos, él todavía no puede creer bastante lo que había sucedido en realidad.

“¡Maestro de Secta!” Naturalmente, Lei tiangang y Lei Qiandu supieron el resultado por las reacciones anormales de Lei Qianfeng. Xiao Qingtong literalmente comenzó a llorar a medida que exclamaba de forma incontrolable: “¡Señor Santo del Veneno… es realmente tan asombroso como los rumores dicen! ¡Qianér y todos están salvados ahora!”

“…” Lei Qianfeng lentamente se dio la vuelta. En este punto, él no tenía duda en su mente que el viejo de capa negra ante él realmente era el Santo del Veneno. Por el contrario, estaba comenzando a creer que la capacidad de desintoxicación del Santo del Veneno realmente era tan asombrosa como las leyendas dicen…

¡Era el Veneno de las Mil Almas! ¡Pero fue curado en el tiempo de sólo diez alientos!

“Den… ¡Denles de comer las píldoras ahora!” Lei Qianfeng no pudo mantener su temple más tiempo después de presenciar las capacidades milagrosas de estas píldoras verdes con sus propios ojos. Él rápidamente se los pasó a Lei Qiandu y Lei Tiangang.

Él pasó las píldoras a sus seis hijos, Lei Yuanbai primero. La niebla escarlata alrededor de Lei Yuanbai rápidamente desapareció de su mirada primero. Luego, el aliento venenoso que permeaba sobre todo su cuerpo como una pesadilla comenzó a desaparecer también. En menos de veinte alientos, el cuerpo y rostro de Lei Yuanbai habían perdido la complexión escarlata anormal. Aunque su aura todavía estaba un poco débil, era capaz de sentarse por su cuenta, sin nada más de dolor.

¡Cuando escanearon a Lei Yuanbia con su profunda energía, descubrieron que el aura venenosa dentro de su cuerpo había desaparecido completamente!

“Esto… Esto es literalmente un milagro.” Lei Tiangang exclamó en asombro absoluto: “La reputación del santo del veneno… es bien merecida.”

Cuando el resto de los hijos de Lei Qianfeng vieron que Lei Yuanbi se liberó del terrible veneno del dragón con cuernos, sus ojos inmediatamente se giraron conforme comenzaban a luchar y gritar: “Padre… sálveme… sálveme…”

“¡Rápido, denles el antídoto! ¡Rápido!” Lei Qianfeng dijo repetidamente.

Tras viendo a Lei yuanbia curado completamente con sus propios ojos, Xiao Qingtong estaba literalmente llorando de alegría. Ella rápidamente se acercó a Lei Yuanbai y dijo con emoción: “Yuanbia, rápido, inclínate y agradécele al Señor Santo del Veneno ahora. Si no fuera por el Señor Santo del Veneno, todos ustedes seis habrían…”

Lei Yuanbai inmediatamente se inclinó ante el Santo del Veneno sin un segundo pensamiento: “Menor Lei yuanbia le agradece Santo del Veneno de Negro Corazón por salvar su vida.”

El viejo de capa negra esperó hasta que él terminara la reverencia antes de que diga lentamente: “Puedes ahorrar la reverencia y las gracias. Sólo asegúrate de pagarme todo después, jejejeje.”

Cuando Lei Qianfeng se dio la vuelta para mirar al viejo de capa negra de nuevo, sus ojos eran completamente diferentes de antes. El hecho que este viejo podía curar el terrible veneno contra el que era impotente y lo había empujado al borde de la desesperación mostró cuán bueno eran sus habilidades del veneno. Por lo tanto, era muy probable que las afirmaciones del Santo del Veneno que había matado un par de Soberanos Divinos con veneno y no se preocupaba por los Reyes Divinos en absoluto, fuera verdad.

Su corazón se hundió cuando recordó esto y su conducta anterior. De hecho, el sudor frío estaba chorreando bajo su espalda como cascada ahora mismo. Cuando se reclinó hacia delante, él inconscientemente junto sus manos en un saludo: “No se preocupe, Señor Santo del Veneno. La Secta Alma pagará su gran favor definitivamente.”

El viejo de capa negra le lanzó una mirada de soslayo pero lo que salió de su boca fue una risa desdeñosa y vil: “¿Tú? Jejeje… ¿El Rey del reino Darkya, verdad? Pensé que serían un hombre capaz oyendo tu tono fanfarrón ante pero al final ni siquiera puedes curar tal débil veneno. Yo altamente dudo que un tipo engreído, tonto y ciego como tú vivirá por mucho tiempo.”

Si este fuese cualquier otro momento, Lei Qianfeng absolutamente matará al oír semejante comentario de alguien. Pero ahorita, él en realidad se enderezó a si mismo y dijo: “Tiene razón, señor; me he sentado dentro de un pozo por demasiado tiempo. Casi dejaba pasar a un verdadero experto.”

Atrás de él, dos de sus hijos se deshicieron de sus auras venenosas. Cuando se relajó, dijo: “¿Qué tal esto? Oí que Señor Santo del Veneno salvó a tres personas del Gremio mercante Pluma Negra del terrible veneno cuando llegó por primera vez en el Reino Darkya y que usted les cobró un millón de profundas piedras a cada uno.”

“¡La Secta Alma está muy agradecido por su ayuda, así que… estamos dispuesto a garle cinco veces el precio de su servicio, señor!” Lei Qanfeng dijo con sinceridad: “¡Pagaré cinco millones de profundas piedras por cada píldoras que nos ha concedido! Ya que ha salvado a seis de nuestra gente, la Secta Alma está dispuesta a pagarle treinta millones de profundas piedras! ¿Está satisfecho con esto, señor?”

Seis píldoras al azar por treinta millones de profundas piedras… Treinta millones de profundas piedras era un número que una persona normal no se atrevería a imaginar incluso en toda su vida. Eso era por qué él pensaba que esta oferta astronómica deleitaría al Santo del Veneno al final, no importa cuán negro corazón pudiera ser.

“Jiejiejiejie…” El Santo del Veneno soltó una risa insoportablemente desagradable: “Al final, sólo eres el rey del reino de un pequeño reino, jejejeje.”

“…” Lei Qianfeng miraba confundido.

“Le cobré a esas personas un millón de profundas piedras a cada uno porque es más o menos cuánto valían sus vidas.” El viejo de capa negra susurró misteriosamente: “Pero estas seis personas son diferentes. Son los hijos del gran rey de reino del Reino Darkya. ¿Estarás de acuerdo con que sus vidas valen mucho más que las vidas de la gente ordinaria, verdad?”

“… Por favor muéstreme la luz claramente, santo del veneno.” Lei Qianfeng abruptamente se sintió preocupado.

El viejo de capa negra lentamente alzó un dedo marchito y dijo misteriosamente: “Cien millones de profundas piedras por vida.”

También te puede gustar...

0 comentarios