CEO Capítulo 241

00:35

Traductor: Trafalgar
Corrector: Radak

Capítulo 241: No Puedes Decirlo En voz Alta
Yang Chen agarró su teléfono y le dio una mirada. Era una llamada de un número extraño. Curioso, él cogió la llamada.
“¿Es este Yang Chen?” La voz de una chica resonó.
Yang Chen se sorprendió un poco. Él no pudo recordar a quien le pertenecía la voz. Tras pensar por un momento, él por fin recordó. ¡Era la voz de la Abadesa Yun Miao!
Recordando a la hermana menor de Song Tianxing, Yang Chen no se atrevió a ser muy íntimo con ella, pero no muy frío también, ya que Song Tianxing podría ser considerado como su medio maestro. Cuando Yang Chen los dejó antes, pensó que nunca tendría ninguna conexión más con ellos. Él no esperaba que ella tomara la iniciativa de contactarlo. Él se sintió sorprendió y un poco desconcertado.
“Abadesa Yun Miao, creí que no tendría alguna interacción más con usted en esta vida.” Yang Chen dijo despacio.
“Hmph.” La Abadesa Yun Miao gruño fríamente. Ella dijo: “Yang Chen, en aquel entonces, le prometí a Hermano Mayor Song cuidar bien de ti. ¿Creíste que estaba bromeando?”
“Abadesa, ni siquiera soy el discípulo de Song Tianxing oficialmente. Aunque lo respeto y me siento agradecido con él, ¿qué tiene que ver con usted?” Yang Chen preguntó.
“Ya que has practicado la Escritura Restauración de la Determinación Inagotable, eso significa que eres el heredero de Shushan. De acuerdo a la jerarquía, eres mi discípulo sobrino. ¿Cómo no estoy relacionada?”
‘¿No fueron usted y Lin Zhiguo los que empujaron a Son Tianxing en el pozo de fuego?’ Yang Chen pensó furiosamente. Sin embargo, no expresó su ira. De lo contrario esta anciana tendría muchas excusas para buscar problemas. Ya que respetaba a Song Tianxing, no puede solo acercársele y cortar su cabeza.
“Abadesa, la Brigada de Hierro de la Llama Amarilla debe estar ocupada intentando atrapar a los dos Jinnins de la Secta Yamata. ¿Cómo es que una experta como usted está libre?”
“Hmph.” La Abadesa Yun Miao gruño con desprecio: “No me importa qué haga la Brigada de Hierro de la Llama Amarilla. Siendo un miembro del Grupo de Ocho, puedo elegir salirme de la actividad. Además, no tengo interés en trabajar junto con gente como Lin Zhiguo. Te estoy llamando para recordarte algo.”
Yang Chen preguntó: “¿Qué es?”
“Dije esto antes. ¡Quiero dejar que Hui Lin sea tu esposa?”
Yang Chen fue sorprendido. La tímida y hermosa dama Hui Lin comenzó a aparecer en su mente. Aunque era deslumbrante, ella no era alguien que podría corresponderle sólo por simplemente abrir su boca.
“Abadesa, solo me encontré con la Joven Maestra Hui Lin una vez. ¿Por qué quiere que sea mi esposa? ¿No puedo tomar a su propia nieta en consideración? Su bendición eterna no es algo que se tome a la ligera.” Yang Chen aconsejó.
“¡No permitiré que mi propia nieta sufra! ¡La gente grande puede juzgar a un hombre más apropiadamente no importa qué!”
Yang Chen sonrió en desprecio. ‘Todavía me juzgaste mal’, él pensó.
“Ajem, ajem…” Yang Chen tosió. Él dijo: “Abadesa, olvídese de ello. Las esposas no son ropa o pantalones. No puedo cambiarlas cada vez que quiero. Aceptaré su reconocimiento, pero puede quedarse a la persona con usted.”
“¿Por qué no aceptarás la oferta? ¡¿Piensas que Hui Lin es inferior a Lin Ruoxi?!” Yun Miao preguntó furiosamente.
“No puede frasearlo así. Siempre he pensado que la Joven Maestra Hui Lin es excelente. Pero ya que Ruoxi y yo nos casamos hace tiempo y por fin pudimos estabilizarnos, no la cambiaré simplemente. Este acto parecerá irresponsable no solo para Ruoxi, sino para Hui Lin también. Además, ni siquiera sé qué tipo de persona es Hui Lin. Ella no sabe quién soy realmente también.” Yang chen dijo.
Obstinadamente, Yun Miao preguntó: “¿Ello significa que Lin Ruoxi sabe eso? Siempre has ocultado tu verdadera identidad para enfrentar a la gente a tu alrededor. Solo estás haciendo una excusa. Ya que decidí dejar que mi nieta sea tu esposa, naturalmente lo he considerado. ¡No debes rechazar mi oferta!”
“Uno preferiría derrumbar un puente en vez de romper un matrimonio. No puedo acordar con esta sentencia más. Abadesa, ¿por qué no se rinde?” Yang Chen preguntó, frunciendo el ceño.
Yun Miao respondió con una sonrisa: “No dije que quería derrumbar un puente. Sólo quiero cambiar la orilla antes de que esté completamente construida.”
“No hay sentimientos entre Hui Lin y yo. ¡¿Cómo espera que resulte bien cuando ella interviene directamente entre Ruoxi y yo?!”
Yun Miao explicó: “¿Estás diciendo que te casaste con Lin Ruoxi debido a que ustedes dos estaban enamorados? Según mi comprensión, ese no es el caso.”
“Abadesa Yun Miao, dígalo como sea que quiera. No aceptaré su oferta.” Yang Chen dijo.
Yun Miao pensó por un rato antes de decir: “Está bien, entonces te haré una última pregunta. Si puedes responderme con completa honestidad, me daré por vencida con lo que tengo en mente.”
“Pregunte,”  Yang Chen dijo a medida que lentamente se ponía nervioso.
“¿Crees que Lin Ruoxi te ama?”
‘Lin Ruoxi, ¡¿ella me ama?!’ Él pensó. Esta pregunta salió muy abruptamente. Yang Chen no había pensado de esta cuestión antes. Él estaba totalmente desprevenido para responderla.
“Si me dices que ella te ama, entonces dejaré de molestarlos a ustedes dos.”
En este momento, Yang Chen sintió que su mente quedó en blanco. Incontables escenas se reprodujeron en su mente, como si los carretes comenzaran a desenrollarse por sí mismos. Oración por oración, él empezó a contemplar…
“¡¿Realmente piensas que estoy dispuesta a casarme contigo?!”
“Si cooperas conmigo, dentro de tres años, a lo mucho tres años, podemos separarnos cuando mi negocio comience a estabilizarse. No tendremos ninguna responsabilidad el uno para el otro…”
“Creíste que estaría dispuesta para llevarte ahí. Eres una persona sinvergüenza…”
“Te pagaré una enorme suma de compensación. ¡Serás más de lo que puedes ganar vendiendo brochetas de carne de cordero en toda tu vida!”
“Yo, Lin Ruoxi, soy extremadamente decisiva. No iré en contra de mis palabras. Sólo tienes que montar obedientemente un espectáculo conmigo por tres años. Sólo no me causes problema.”
“¡Jamás seguiré la estúpida regla de la Familia Lin! Una vez que el contrato expire, no te obligaré a quedarte a mi lado. En ese momento, ¡eres libre de decidir si te vas o te quedas!”
“¡Eres tan vergonzoso! ¡Vete! ¡No quiero verte!”
………
Yang Chen estaba muy confundido. Él no sabía cómo responder esta pregunta.
Yun Miao comenzó a hablar otra vez: “¿Qué pasa? Puedes decirlo en voz alta, ¿puedes?”
Yang Chen contempló por un rato. Él dijo suavemente: “Esto no tiene nada que ver con Hui Lin.”
“¿Cómo ella es irrelevante? ¡Esto se relaciona directamente a la felicidad de mi nieta para el resto de su vida! También es el único deseo que tengo por el resto de mi vida.” Yun Miao dijo en voz alta: “Ya decidí dejar que Hui Lin se mude a Zhonghai el próximo mes.”
“¡¿Qué?!” Yang Chen no pudo creerlo.
“Sí, lo oíste bien. El próximo mes, Hui Lin te buscará en Zhonghai sola. Esta será su entrada al mundo de la cultivación. En cuanto a cómo terminaría su viaje, nadie puede decirlo en este momento. Solamente le pediré encontrarte en Zhonghai. Cómo ella lo hará depende en tus arreglos. Solamente tengo una petición. No debes maltratarla de ninguna manera. ¡De lo contrario la ayudaré a vengarse incluso si me cuesta mi vida!” Yun Miao gritó en el teléfono.
Yang Chen casi gritó en la cama. ‘¿Qué arreglos puedo hacer? ¡Ella está viniendo el próximo mes, sola! ¿Cómo se supone que arregle su agenda? NO puedo dejarla ayudar en el lugar de Rose como Chen Rong, ¿no es así? Ella posiblemente no pueda mezclarse con los gánsters’, él pensó.
“Eso es todo lo que quiero decir. Seguimos en contacto.”
“¡Espere, Espere!” Yang Chen quería rechazar su oferta, pero la Abadesa Yun Miao ya había terminado la llamada.
Yang Chen arrojó su teléfono, sentándose en su cama ya que se sentía impotente. Cuando pensó que la dama cultivadora Hui Lin de pronto aparecía en su lado en el tiempo de un mes, su cabeza dolió intensamente.
Sin embargo, la cuestión que la Abadesa Yun Miao preguntó antes comenzó a dar vueltas en su mente otra vez, causándole dificultad para tomar una siesta en la tarde.
Perdiendo su humor para tomar un descanso, Yang Chen no planeó obligarse a sí mismo a dormir. Él entonces se sentó en su cama y comenzó a ver la televisión hasta que Wang Ma le pidió bajar a comer en la tarde.
Cuando bajó las escaleras, vio a Lin Ruoxi quien estaba masticando su comida lentamente como de costumbre. Ella solo asintió ligeramente cuando Yang Chen se sentó.
Sentado contrario a Lin Ruoxi, Yang Chen la miró fijamente en silencio.
Lin Ruoxi pareció incómoda como resultado de la mirada de Yang Chen. Frunciendo el ceño, dijo: “Empieza a comer.”
“Ruoxi, ¿somos una pareja casada?” Yang Chen preguntó.
Las acciones de Lin Ruoxi se tensaron a medida que confusión llenaba sus ojos. Ella miró a Yang Chen en silencio con una expresión extraña. Después de un rato, preguntó: “¿Sucedió algo?”
Yang Chen se sintió bastante disgustado. Forzando una sonrisa, respondió: “Nada, nada sucedió. Sólo estaba pensando cuánto tiempo más queda antes de que el contrato expire.”
Las manos de Lin Ruoxi las cuales estaban sujetando un tazón y un par de palillos se sacudieron suavemente. Mirando inexpresiva, respondió, “Oh”, antes se seguir con su comida.
Yang Chen sacudió su cabeza antes de agarrar un tazón y rellenarlo con arroz.
Sentados para la comida, ambos tenían algo en mente. Ellos no tenían ni idea de lo que comían.

También te puede gustar...

0 comentarios