ATG Capítulo 762

10:56

Traductor: Radak
Corrector: Radak

Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

Capítulo 762 – Odio Más Alto que los Cielos
Ciudad Nube Flotante, Clan Xiao.
“Abuelo, Séptima Hermana ha estado embarazada durante tres meses, pero hemos sido incapaces de decirle a nuestro padre y madre durante todo este tiempo. Por lo tanto, Séptima Hermana y yo estamos listos para rendirles homenaje hoy. Sus almas fallecidas estarán muy contentas de escuchar esto.”
Xiao Yun y Número Siete Bajo el Cielo estaba de pie frente a Xiao Lie mientras llevaban expresiones alegres en sus rostros. Mientras estaban en Ciudad Nube Flotante, y no atados por el horrible desorden que eran las relaciones de su familia, era el momento más relajado y feliz que los recién casados habían pasado en sus vidas... Y eso sin mencionar la gran alegría dentro del vientre de la Séptima Hermana.
“Jeje, será lo mejor desde luego.” Xiao Lie rio y asintió.
“Yo también voy.” Xiao Lingxi se acercó y dijo alegremente, “Las almas de Hermano Mayor y de Cuñada definitivamente bendecirían al bebé...”
“Quinto Dignatario, Ma... Maestra Menor Lingxi...”
Fue en este momento que un grito urgente vino desde afuera. Entonces, un joven discípulo del Clan Xiao se acercó con pasos apresurados y una mirada nerviosa.
“¿Qué es lo que te hizo verte tan nervioso?” Xiao Lie bajó las cejas.
“Es... ¡Es Fen Juechen!” El discípulo del Clan Xiao se detuvo y exclamó mientras jadeaba pesadamente, incapaz de atender sus saludos.
“¿¡Fen Juechen!?”
Este nombre hizo que todos los presentes se sintieran sorprendidos por dentro. Número Uno Bajo el Cielo rápidamente dio un paso adelante y dijo, “¿Puede ser que Fen Juechen no se resignó a la derrota, y ha vuelto a buscar venganza?”
“N... No.” El discípulo del Clan Xiao sacudió su cabeza apresuradamente y dijo jadeante,” A.… Alguien lo encontró... Está tirado en el lado oriental de la ciudad... Ensangrentado... Por todas partes... Él parece que... Está a punto de... Morir. Ninguno de nosotros se atreve a acercarse a él...”
Fen Juechen era un nombre que golpeó miedo absoluto en Ciudad Nube Flotante y especialmente en el Clan Xiao... A pesar de que fue él quien protegió Ciudad Nube Flotante de la destrucción por parte del Ejército Divino Fénix.
“¿¡Ah!?” Xiao Lingxi gritó en estado de shock antes de correr hacia él, “Rápido... ¡Llévame donde él ahora, rápidamente!”
“¡Lingxi!” Xiao Lie extendió su mano, pero Xiao Lingxi ya se había apresurado a salir del patio a medida que terminaba sus palabras.
“No se preocupe, iré tras ella de inmediato. Puesto que Fen Juechen está gravemente herido y cerca de la muerte, entonces, naturalmente, no es ninguna amenaza.” Número Uno Bajo el Cielo dijo antes de volar en el aire y perseguir a Lingxi.
“Fen Juechen puede ser un extremista, pero no es una mala persona por naturaleza. Además, Lingxi, yo, y toda Ciudad Nube Flotante le debemos una gran deuda... *Suspiro*.” Xiao Lie soltó un suspiro pesado.
“...” Número Uno Bajo el Cielo flotó en el aire, convocó una ráfaga de viento y voló directamente hacia el Sur.
“Le enviaré una transmisión a Hermano Mayor de inmediato.” Xiao Yun sacó el jade de transmisión de sonido un poco torpemente.
Sin embargo, Xiao Lie extendió su mano y detuvo el brazo de Xiao Yun. Él negó con la cabeza y dijo, “Deja este asunto a Lingxi. Che’er es su familia, y Fen Juechen es su benefactor... Lingxi ha sido suave y de buen corazón desde que era joven. Ella debe tener mucho miedo de verlos reunidos y luchar hasta la muerte...”
“Aun así, ese es el odio que nace de la destrucción de toda su familia... ¿Cómo se puede resolver...?” Xiao Lie cerró sus ojos y soltó otro largo suspiro.
………
En el lado Este de Ciudad Nube Flotante, las ropas negras de Fen Juechen estaban rotas en pedazos y estaban pegadas en su cuerpo casi por completo por muchas capas de sangre seca.
A pesar que fue derrotado severamente y herido por Yun Che hace dos días, con su constitución actual y su recuperación de profunda energía, durante dos días de tiempo, sus lesiones deberían haber disminuido un tanto. Al menos, no deberían haber empeorado más. Originalmente, iba a dejar Ciudad Nube Flotante, después de dejar el Océano del Este y encontrar un lugar deshabitado para recuperarse totalmente de sus heridas y de su profunda energía. Sin embargo, se encontró con Jazmín que buscó en su alma después de haber sido gravemente herido por Yun Che... A pesar que la técnica de búsqueda de alma de Jazmín no fue tan cruel como una técnica de búsqueda de alma común que lo dejaría directamente en estado vegetal, esta era definitivamente diferente a la simple lectura de la Búsqueda de Alma de la Profunda Empuñadura de Yun Che.
Además, los poderes del Dios de la Estrella de Jazmín eran incomparablemente poderosos. Puede que sólo haya sido por un corto instante, pero todavía había sido suficiente para dañar gravemente la mente de Fen Juechen.
Si no fuera por el hecho de que su voluntad era mucho más fuerte que la de un hombre ordinario, habría muerto en el Océano del Este hace mucho tiempo.
Con su profunda energía casi agotada, y su cuerpo y alma dañados severamente, se había arrastrado con todo su poder desde el Océano del Este, hasta la orilla y todo el camino hasta este lugar... Pero no sabía dónde ni cuán lejos había avanzado. El único pensamiento que lo condujo hasta aquí fue el dolor y su deseo de vivir.
Muy pronto, las personas de Ciudad Nube Flotante lo encontraron, y todos se alejaron de él con miedo, lejos, muy lejos. Nadie se atrevió a acercarse a él, mucho menos a ayudarle... A pesar de que el actual Fen Juechen era tan débil que hasta un niño normal podría haber tomado su vida fácilmente.
“No... No puedo... Morir...”
Se tumbó en el suelo, tan débil que ni siquiera podía sentir su propia respiración. Quería seguir avanzando hacia delante, pero sus brazos ya habían perdido toda fuerza. Lo único que demostró que su conciencia no se había desvanecido todavía era el áspero y críptico murmuro de su boca.
“Hermano… Hermano Mayor Fen...”
Los pasos de Xiao Lingxi se apresuraron hacia ahí. La apariencia actual de Fen Juechen la sorprendió mucho. Ella llegó apresuradamente a su lado y gritó con urgencia, “Hermano Mayor Fen, Hermano Mayor Fen...”
La voz de Xiao Lingxi envió un enorme impacto a través del alma de Fen Juechen... Quizás la voz de Xiao Lingxi también era la única cosa que podría haber devuelto algo de claridad y vigilia a su mente actual. Él temblorosamente giró su cabeza hacia un lado, y a través de su visión borrosa vio el rostro de Xiao Lingxi...
“Eres tú…”
“¡Sí! Soy yo... ¡Soy yo, Xiao Lingxi!” Al ver que él no estaba muerto, y que era apenas capaz de hablar, la preocupación de Xiao Lingxi disminuyó un poco. Estiró una mano para intentar levantarlo, pero justo cuando su palma tocó el brazo de Fen Juechen, ella la retiró tan rápido como un relámpago...
Esto era debido a que su brazo estaba en realidad tan frío que era como si estuviera cubierto de hielo.
“¡No te acerques a él!”
Número Uno Bajo el Cielo descendió del cielo. A pesar que el estado actual de Fen Juechen no era muy diferente al de un muerto, su expresión todavía estaba llena de precaución, “Este hombre es demasiado peligroso.”
“¡Hermano Mayor Bajo el Cielo!” Número Uno Bajo el Cielo era indudablemente un salvador en los ojos de Xiao Lingxi para haber llegado ahora. “Ayúdalo, rápido. Su lesión es muy severa. Si no lo ayudas, entonces él... Estará en gran peligro.”
“¿¡Salvarlo!?” Las cejas de Número Uno Bajo el Cielo descendieron. “¡Él es una persona extremadamente peligrosa que trató de matar a Hermano Yun! Personalmente quiero matarlo ahora para que podamos librarnos de esta amenaza.”
“¡No!” Xiao Lingxi se levantó apresuradamente y bloqueó a Numero Uno Bajo el Cielo. “Hermano Mayor Fen no es una mala persona. Realmente no lo es. La raíz detrás de la razón de querer matar a Pequeño Che... Es todo por mi culpa. No es culpa suya. Por el contrario, le debo mi vida dos veces, y también fue gracias a él que Ciudad Nube Flotante estuvo a salvo cuando estaba siendo invadida por el Ejercito Divino Fénix. De lo contrario, dios sabe cuántas personas habrían muerto a manos del Ejército Divino Fénix.”
Número Uno Bajo el Cielo, “...”
“Por lo tanto, ruego a Hermano Mayor Bajo el Cielo, por favor, sálvalo. Piensa en ello... Piensa en ello como repagar su favor. Por favor, Hermano Mayor Bajo el Cielo, te lo ruego...”
Los ojos de Xiao Lingxi se llenaron de súplica.
La percepción espiritual de Fen Juechen podría ser increíblemente débil en este momento, pero todavía pudo escuchar las voces de Xiao Lingxi y de Número Uno Bajo el Cielo. Él soltó una voz dolorosa y áspera con sus labios temblorosos, “Ignórame... No... Necesito que cuides de mí... Ugh...”
Estiró una palma temblorosa, listo para alejarse de este lugar. Sin embargo, todo su brazo se movió sólo media pulgada antes de que pudiera continuar.
“Hermano Mayor Bajo el Cielo...” Xiao Lingxi le suplicó una vez más.
“¡*Suspiro*!” Número Uno Bajo el Cielo agitó su mano y la detuvo de avanzar. Lanzó una mirada complicada a Fen Juechen que estaba a sus pies antes de suspirar, “Hace dos días, durante los últimos momentos de la batalla, a pesar que la profunda energía de Hermano Yun estaba muy agotada, estaba en gran condición y debería haber tenido la habilidad de matarlo fácilmente. Sin embargo, lo liberó... Así que supongo que incluso Hermano Yun no quiere verlo morir.”
“No importa. Espero no estar haciendo algo estúpido.”[1]
Numero Uno Bajo el Cielo podía ser belicoso por naturaleza, pero como elfo, era también una persona de buen corazón y no quería matar. Por otra parte, las súplicas de Xiao Lingxi eran realmente difíciles de resistir. Después de una larga lucha interna, él finalmente extendió sus manos y formó un refinado trozo de energía natural en su palma.
La tensión en el rostro de Xiao Lingxi se convirtió instantáneamente en una sonrisa muy débil. Ella le dijo con gratitud, “Gracias, Hermano Mayor Bajo el Cielo.”
“¡Sin embargo, si hace algo que creo que es peligroso, entonces lo mataré de inmediato!” Número Uno Bajo el Cielo dijo seriamente.
“No lo hará. Definitivamente no lo hará. Sé mejor que nadie que definitivamente no es una mala persona.” Dijo Xiao Lingxi con absoluta certeza.
Numero Uno Bajo el Cielo no dijo nada. Se agachó y presionó la palma de su mano en la parte posterior del corazón de Fen Juechen... En el momento en que lo tocó, sus cejas se movieron abruptamente a medida que el aura de la naturaleza entró rápidamente en el cuerpo de Fen Juechen.
“No… ¡Me toques!” Exclamó Fen Juechen con voz débil, disgustada y enojada.
“Hmph. La buena voluntad es considerada como malicia.” Numero Uno Bajo el Cielo resopló con impaciencia y rápidamente retiró su mano después de inyectar una oleada completa de energía de la naturaleza. Luego se levantó y miró a Feng Juechen. La energía de la naturaleza que inyectó en Feng Juechen podría ayudar rápidamente a que su cuerpo gravemente herido recuperara su energía vital. Además, podía en cierto modo acelerar la recuperación de sus heridas, a pesar que no ayudaría en la recuperación de su profunda energía. En el estado actual de Feng Juechen, incluso si recuperara su habilidad para moverse, no habría manera de que pudiera ser una amenaza durante mucho tiempo.
Bajo el poder milagroso de la energía élfica, los ojos de Feng Juechen recuperaron gradualmente su claridad. Incluso su respiración se había vuelto obviamente menos pesada. Xiao Lingxi dejó escapar un suspiro de alivio a medida que decía con gratitud a Numero Uno Bajo el Cielo, “Hermano Mayor Bajo el Cielo, gracias... ¿Puedo molestarte una vez más en llevarlo al Clan Xiao? En su estado actual, necesitará un lugar tranquilo para poder recuperarse.”
Numero Uno Bajo el Cielo miró profundamente a Xiao Lingxi. No se sorprendió en absoluto por su decisión. Él asintió ligeramente, agarró a Feng Juechen por el cuello y saltó directamente al aire, levantándolo para volar directamente hacia Clan Xiao.
………
Durante el tiempo en que Feng Juechen se quedó en Ciudad Nube Flotante, había vivido en un patio en la esquina del Clan Xiao. Después que se fue, nadie se había atrevido a acercarse a él. Numero Uno Bajo el Cielo lo arrojó a través de la ventana y entró en la casa dentro del patio. Luego se fue enseguida. No era un hombre para dejar que sus emociones afectaran sus decisiones, y nunca habría hecho algo como salvar a una persona infinitamente peligrosa y aterradora y traerlo de vuelta a su familia... Sin embargo, a pesar que no lo salvara, Xiao Lingxi todavía pensó en un camino por su cuenta para llevarlo de vuelta a la casa, y el proceso de hacerlo habría estado lleno de innumerables dificultades. Si ese iba a ser el caso, entonces él también podría hacerlo por sí mismo.
Era incluso más imposible para él matar a Feng Juechen justo ante los ojos de Xiao Lingxi... Sin mencionar que Yun Che no lo mató hace dos días tampoco.
Dicho esto, a pesar que había girado e ido, en realidad no se quedó demasiado lejos de la casa. Su percepción espiritual seguía estando fijada fuertemente en el patio en el que estaba Feng Juechen, manteniéndose alerta ante posibles incidentes.
“Hermano Mayor Fen, ¿cómo estás? ¿Te sientes mejor?”
Xiao Lingxi se agachó junto a él y le preguntó preocupada. Con la ayuda de la energía de la naturaleza de Numero Uno Bajo el Cielo, los cinco sentidos de Feng Juechen ya se habían recuperado en su mayor parte. Incluso su cuerpo había recuperado algo de fuerza, a pesar que parecía insuficiente para sostenerlo todavía.
“Ignóra… me...” Fen Juechen giró su cabeza. La frase corta le tomó mucha energía para pronunciar. Estaba adormecido ante el dolor intenso en su cuerpo y alma desde hace mucho tiempo, pero ese dolor parecía haber disminuido un poco ahora que su profunda energía estaba agotada, y su cuerpo estaba gravemente herido.
“¿Qué pasa con las heridas de tu cuerpo? Después de que te encontraste con Pequeño Che ese día... ¿Te encontraste con otro enemigo?” Preguntó suavemente Xiao Lingxi. Todos en Ciudad Nube Flotante le tenía miedo, y la gente del Clan Xiao estaba tan aterrorizada de él que hasta perdieron el control de sus agallas cuando lo vieron. Xiao Lingxi era la única que nunca le había tenido miedo, debido a que creía firmemente que no era una mala persona.
Cuando oyó el nombre de Yun Che de la boca de Xiao Lingxi, las pupilas de Feng Juechen se encogieron abruptamente a medida que un odio feroz le hizo burbujear la garganta, “Te dije... ¡Ignóra… me...!”
Mientras rugía, se estiró abruptamente y empujó a Xiao Lingxi en el hombro. Xiao Lingxi soltó un grito y cayó abruptamente en el suelo.
Feng Juechen jadeó pesadamente, un momento de pánico paso a través de sus ojos... Él no pensó que había recuperado tanta energía.
Xiao Lingxi no estaba ni asustada, ni enojada, ni se retiró por el regaño, la ira, el odio y la violencia de Feng Juechen. Ella se levantó y dijo con su voz todavía tan suave como siempre, “Hermano Mayor Fen, sé que nunca has sido alguien que depende de los demás. Sin embargo, no debes forzarte en tu estado actual. Es mejor si pones tu mente en reposo y te recuperas primero.”
“Te encontraré algunos medicinas de recuperación. A pesar que el Clan Xiao es muy pequeño, todavía tenemos algunas hierbas muy buenas guardadas. Definitivamente serán buenas para tus lesiones... Hermano Mayor Fen, descansa bien por el momento. Regresaré en cuatro horas.”
Una vez que Xiao Lingxi terminó suavemente, se levantó y se fue con pasos ligeros.
Cuando la chica se fue, y la puerta se cerró, la expresión de Feng Juechen se congeló, y sus ojos estaban en blanco. Por un momento, parecía como si hubiera perdido su alma. Después de un tiempo muy largo, él levantó su cabeza y se apoyó contra la fría pared detrás de él. Sus puños se apretaron gradualmente...
“La muerte de toda mi familia es absolutamente irreconciliable... Yun Che... Te mataré... Sin importar qué... ¡Sin importar qué!”
En el momento en que Xiao Lingxi salió del patio donde se instaló Feng Juechen, vio de inmediato a Número Uno Bajo el Cielo con una expresión solemne.
“Hermano Mayor Bajo el Cielo, por favor... No le digas a Pequeño Che sobre Feng Juechen por el momento.”
“Lo sé.” Número Uno Bajo el Cielo asintió, “Sin embargo, eso está bajo la premisa de que él no es lo suficientemente fuerte como para amenazarme. Si su profunda energía se recupera cerca del punto en que no puedo controlarlo, entonces él se va, o yo... Le diré a Hermano Yun.”
“Mm.” Xiao Lingxi asintió ligeramente y dijo con gratitud, “Gracias, Hermano Mayor Bajo el Cielo.”
Número Uno Bajo el Cielo dejó salir una débil risa y negó con la cabeza. “No tienes que agradecerme. Eres la persona que Hermano Yun más aprecia, por lo que tienes derecho a ser obstinada.” Hizo una pausa por un momento antes de elegir continuar. “Deberías saber que una gran amenaza para Hermano Yun desaparecería si él muere. Al salvarlo, agregarás una amenaza mortal para Hermano Yun. ¿Estás intentando resolver su odio hacia el Hermano Yun?”
“Sé que esto es muy, muy difícil.” Xiao Lingxi bajó su cabeza y murmuró suavemente, “Pero él salvó mi vida después de todo. Salvó a padre y a Ciudad Nube Flotante, y definitivamente no es una mala persona por naturaleza. Las tragedias infligidas a él empezaron por mí, y por eso no puedo ignorarlo. Sólo espero... Sólo espero que...”
“Que sea lo que desees.” Número Uno Bajo el Cielo dijo indiferentemente antes de alejarse volando.
*Suspiro*.” Él giró para mirar una vez a la delicada figura de Xiao Lingxi. Cuando recordó el odio y la intención asesina de Feng Juechen que era tan helada que era increíblemente aterradora cuando se enfrentaba a Yun Che, Número Uno Bajo el Cielo dejó escapar un suave suspiro, “Ese es el odio del asesinato de toda una familia. Decir que es absolutamente irreconciliable es un eufemismo. Entonces, ¿cómo se puede resolver?”
El tiempo se acercó rápidamente a la noche. Después de que Xiao Lingxi saliera del pabellón medicinal, entró en el patio de Feng Juechen con pasos rápidos.
Empujó la puerta y entró, Feng Juechen seguía en el mismo estado que antes. Su aura parecía haberse calmado un poco, y sus ojos estaban entrecerrados. No parecía estar dormido, pero no reaccionó en absoluto hacia la llegada de Xiao Lingxi.
“Hermano Mayor Fen, ¿estás mejor ahora?”
Xiao Lingxi caminó más cerca mientras sostenía un plato de sopa negra. “Esta es una sopa medicinal recién hecha. El anciano del pabellón medicinal dijo que puede mejorar la circulación sanguínea y recuperar la fuerza...”
Xiao Lingxi todavía no había terminado cuando Fen Juechen sin vida repentinamente golpeó hacia fuera y lanzó el tazón de sopa en sus manos ferozmente contra el piso. Con un ‘pang’, el plato se hizo añicos a medida que la sopa medicinal se roció por todas partes.
“¡¡Ah!!” Xiao Lingxi gritó y retrocedió un paso. Ella dijo ansiosamente, “Hermano Mayor Fen, tú... No importa. Iré a cocinar otro plato para ti.”
“Voy a repetir esto una vez más... ¡¡Ignórame!!”
Cuatro horas de descanso fueron suficientes para que Feng Juechen recuperara algo de fuerza en su voz. Su tono era también más profundo que antes, “Me iré de aquí antes de que oscurezca. De aquí en adelante... ¡Nunca nos encontraremos otra vez!”
“¡No!” Xiao Lingxi sacudió su cabeza y dijo ansiosamente, “Tus heridas son tan severas. Si te encuentras con cualquier peligro por ahí, entonces podrías perder tu vida. Al menos... Al menos, por favor, sana tus heridas antes de que te vayas.”
“Sa... ¿¡Sabes lo que estás haciendo!?” Feng Juechen levantó bruscamente su cabeza con los dientes apretados. “¡La razón por la que estoy vivo es todo para matar a Yun Che! Si muero, entonces podrá vivir un poco más. ¿¡No es eso exactamente lo que quieres? Entonces, ¿¡por qué sigues tratando de salvarme!?”
Xiao Lingxi sacudió su cabeza, “No. No deseo lastimar a Pequeño Che, pero tampoco puedo estar a un lado y ver...”
“¿Crees que si me salvas, te estaré profundamente agradecido y no mataré a Yun Che?” Fen Juechen rugió a través de sus agitados dientes. “¡No seas ingenua! ¡Todos estos años, todo por lo que he trabajado, todo lo que he soportado es todo para matarlo! En este momento todavía estoy haciendo mi mejor esfuerzo para sobrevivir para matarlo... ¡No hay nadie y nada en este mundo que pueda impedirme matarlo! ¡Siempre que todavía viva en este mundo, sacrificaré todo para matarlo!”
Cada palabra de Feng Juechen era como un pesado martillo que golpeó a Xiao Lingxi en su pecho. Mientras sostenía su dolor, ella dijo suavemente, “Hermano Mayor Fen, siempre he sabido que no eres una mala persona. Por el contrario, eres una persona muy, muy buena. Yun Che y yo te hemos hecho mal en ese entonces, pero creo que también sabes que Pequeño Che no es una persona mala ni cruel. En aquel entonces, todo lo que hizo fue para proteger a mi padre y a mí... ¿Puede el rencor entre ustedes dos no ser resuelto? ¿Por qué debe ser así?”
“¿Resuelto? ¡¡Toda mi familia murió!” El rostro de Fen Juechen se retorció de dolor, “El asesinato de mi padre ya es irreconciliable, pero él... Mató a todos mis parientes; ¡Exterminó a todos en mi familia! ¡Él es el que tomó a mi familia y mi hogar y me convirtió en un demonio solitario que vive sólo para reclamar venganza! Este odio es más alto que los cielos mismos... ¿Cómo se puede resolver? ¿Por qué razón debería resolverse?”
“¡No!” Xiao Lingxi sacudió su cabeza fuertemente y colocó ambas manos ante su pecho[2]. Miró fijamente los ojos terroríficos y llenos de odio de Feng Juechen con sus propios ojos cálidos y honestos, “¿Quién dijo que Hermano Mayor Fen ha perdido a toda su familia y a su hogar? Hermano Mayor Fen definitivamente no está solo.”
En medio de la mirada conmocionada de Feng Juechen, Xiao Lingxi se arrodilló ligeramente sobre una rodilla, y con su cabeza elevada y ojos sinceros, dijo, “Con el cielo como testigo, yo, Xiao Lingxi estoy dispuesta a tomar a Hermano Mayor Fen, Fen Juechen como mi Hermano Mayor. De ahora en adelante, Hermano Mayor Fen es mi Hermano Mayor. Bendiciones o penurias, las soportaré ambas junto con Hermano Mayor Fen. El hogar de Xiao Lingxi, es el hogar de Hermano Mayor Fen. Como Hermana de Hermano Mayor Fen, haré todo lo posible para cuidar de Hermano Mayor Fen, escuchar sus palabras, prestarle mi cuidado y compañía y soportarlo todo por él. Nunca dejaré a Hermano Mayor Fen solo y solitario de nuevo.”
“Si voy en contra de este juramento, entonces que ambos los cielos y la tierra me destruyan.”[3]
Palabras de sinceridad. Juramento de solemnidad. La mirada de Feng Juechen se estremeció al seguir las graduales manos de Xiao Lingxi. Sus ojos estaban borrosos, y se sentía como si hubiera caído en un sueño. Entonces, su cuerpo y hasta su alma comenzaron a temblar intensa e incontrolablemente...
Her… mana… Familia… Hogar…


[1] Radak: Sí que lo estás haciendo…
[2] Radak: Para recalcar es el pecho de ella no el pecho de él.
[3] Radak: *Suspiro* Lo que me faltaba… ¡Autor del carajo!
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios