ATG Capítulo 791

12:32

Traductor: Radak
Corrector: Radak


Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

Capítulo 791 – Confuso Paisaje de Sueños
Qué… ¿Es este lugar?”
Yun Che sólo podía ver un mundo completamente blanco delante de él.
“Esposo...” La voz de Cang Yue se deslizó dentro de su oído. Ella apareció ante él vestida en su túnica de fénix, esa expresión suave y gentil que sólo mostraría delante de él, exhibida en su bello y delicado rostro. “Tienes que cuidar de ti, siempre te estaré esperando en la Ciudad Imperial... Esperaré hasta el día en que hayas cumplido todos tus deseos, luego te acompañaré a donde sea que desees ir. No necesito a nadie más que a ti.”
“Hermana Mayor Xuerou... Yue’er...” Yun Che hizo todo lo posible para estirar su mano y agarrar su suave hombro. “No te preocupes, no te dejaré esperar demasiado tiempo. En esta vida, ya te he hecho mucho mal. Pero definitivamente... Nunca te abandonaré.”
Pero su mano sólo pasó a través de una ilusión.
“Pequeño Che, ¿estás herido de nuevo?”
Esta vez, fue la dulce y suave voz de Xiao Lingxi que resonó en sus oídos, “No fue fácil para nosotros reunirnos, así que nada debe pasarte. Si no, realmente no sabré cómo se supone que deba seguir viviendo. Pequeño Che... Uuu...”
“Pequeña tía, no te preocupes, estaré bien... Después de que me salga de este lugar, me dirigiré de inmediato a Ciudad Nube Flotante.”
“¿Y qué hay de mí entonces? ¿Cuándo volverás otra vez?”
Una voz llena de enojo resonó detrás de él. Él giró y vio a la Pequeña Emperatriz Demonio. Ella puede ser pequeña y delicada, pero el aterrador poder que liberaba de su cuerpo estaba justo al lado de él. “Dijiste que regresarías en poco tiempo, pero ahora te has ido medio año, ¡y ni siquiera me enviaste un solo mensaje! ¿¡Estás cansado de vivir!? ¡¿Tu corazón ni siquiera me recuerda?!”
Yun Che respondió con una voz angustiada y en pánico, “Caiyi, ¿cómo sería posible que te olvidara? Desde que dejé el Reino Demoníaco Ilusorio, he pensado en ti todos los días. Es que demasiadas cosas inesperadas ocurrieron mientras yo estaba aquí. Una vez que haya resuelto todo en este lado, volveré tan rápido como pueda y llevaré a mucha gente conmigo también.”
Las figuras de Yun Qinghong y Mu Yurou aparecieron detrás de la Pequeña Emperatriz Demonio. Una débil sonrisa apareció en el rostro tranquilo de Yun Qinghong, era como si siempre estuviera tan relajado y sereno. “Che’er, eres un verdadero hombre, la única cosa de lo que tu padre está más orgulloso en su vida. También eres el orgullo de la Familia Yun. Sigue adelante hijo. No estés tan agobiado por las preocupaciones y restricciones, haz lo que consideres correcto. ¡Ve y has lo que tengas que hacer!”
“¡No, no escuches las palabras de tu padre!” Mu Yurou dijo a medida que lágrimas caían de sus ojos. “Che’er, date prisa y vuelve a casa. Madre ha estado anhelando tu presencia día y noche... Madre no te está pidiendo que logres grandes cosas. No me importa si eres ordinario toda tu vida. Sólo quiero que siempre estés sano y salvo, sin tener que sufrir o preocuparte...”
“Padre, Madre...” Yun Che llamó suavemente a medida que estiraba su brazo. Pero no pudo alcanzarlos a tiempo ya que sus figuras ya habían desaparecido en el aire.
“Yun Che, me fui a un lugar muy lejano, y tal vez, nunca nos volveremos a encontrar en esta vida. Tienes que cuidar de ti mismo.”
Esa voz era gentil y suave, pero sonaba casi sin emoción. La cabeza de Yun Che se elevó bruscamente a medida que veía a Xia Qingyue vestida de azul de pie en lo alto de las nubes. Su figura era brumosa y encantadora como si fuera un hada que había descendido del cielo. Sus hermosos ojos miraron a Yun Che, antes de girar para irse, flotando lejos con las nubes.
“¡Qingyue! ¿Dónde estás?... ¡No te vayas! ¡Dime dónde estás ahora!”
Pero no importó lo mucho que la llamara, Xia Qingyue desapareció lentamente en la distancia antes de desaparecer completamente de su mundo.
“¡Je~, cuñado, a pesar que no sabemos a dónde fue Hermana Mayor, me he vuelto muy poderoso! ¡Soy incluso más fuerte que ella ahora!”
Xia Yuanba apareció frente a él a medida que golpeaba sus dos puños de hierro juntos. “Antes, era cuñado quien me protegía. ¡Pero a partir de ahora, yo protegeré a cuñado! Si alguien se atreve a intimidar a cuñado, incluso si no soy capaz de vencer a ese tipo, ¡aún pondré mi vida en riesgo y lucharé!”
“Así que cuñado, definitivamente no debes meterte en ningún problema antes de encontrar a Hermana Mayor... ¡Pah! Lo que quiero decir es que espero que cuñado y hermana estén siempre bien y nunca corran peligro.”
“Yuanba...”
“Hermano mayor Yun, te estoy suplicando... Por favor, vuelve sano y salvo. Xue’er estará esperando aquí por ti. Si no vuelves por diez años, Xue’er estará esperando aquí por diez años... Si nunca vuelves, entonces Xue’er se quedará aquí para hacerte compañía por toda la eternidad...”
Feng Xue’er se arrodilló en su sitio, sus manos juntas, sus ojos brillaban con lágrimas. Sus labios de cereza pronunciaban una suave oración, mientras un aura conmovedora irradiaba de ella.
Yun Che se apresuró hacia donde estaba, “Xue’er, nada me pasó. Ahora estoy bien, y saldré pronto, así podrás volver a verme. Xue’er... Xue’er!”
Pero Feng Xue’er no podía escuchar su voz. Sin importar lo fuerte que gritara, ella estaba aún arrodillaba orando con lágrimas en sus ojos, su melancolía y pena eran ilimitadas.
“Yun Che, antes de que me diera cuenta, ya hemos estado separados por tantos años... Te estoy esperando en un refugio seguro y hasta te he dado una adorable hija. Así que, ¿por qué no nos has encontrado todavía...?”
En los extremos de su visión parecía ver una figura nívea. A pesar de que era sólo su espalda, todavía se mantuvo tan hermosa como en un sueño como siempre. El corazón de Yun Che estaba tan agitado que perdió todo control a medida que intentaba desesperadamente acercarse. Él gritó con la voz más fuerte que pudo. “¡Pequeña Hada! ¿Eres tú...? ¿Dónde estás ahora? ¡Dime rápido donde estas! ¡¡Contéstame por favor!!”
Antes de que pudiera esperar una respuesta, su visión se nubló ligeramente, después de lo cual, esa figura había desaparecido completamente también.
Pero delante de él aparecieron dos figuras al mismo tiempo. Cuando Yun Che las vio, simplemente estuvo de pie tontamente en su lugar, a medida que tartamudeaba una respuesta, “Ling... Er...”
A la izquierda estaba Su Ling’er. Era delgada y elegante, vestida completamente de seda blanca. Su expresión era melancólica y entre sus cejas había una tristeza eterna escrita entre sus cejas. A la derecha estaba Su Ling’er una vez más, pero este era la joven Ling’er. Tenía diez años, sus rasgos delicados brotaban lentamente en una maravillosa madurez.
Ella habló suavemente. “Yun Che, a pesar que me debes toda una vida, no me arrepiento. ¿Sabes que el momento en que morí fue el momento más feliz de mi vida? Debido a que pude sentir que esas lágrimas que derramaste eran por mí.”
“Si hay tal cosa como la reencarnación, a pesar que nos encontremos con el mismo fin, seguiré siendo como una polilla atraída a tu llama...”
“Ling’er...” Yun Che cayó de rodillas, su pecho se sentía lleno de culpa, dolor, odio y pesar... “Hermano Mayor Yun Che.” La joven Ling’er tenía la más pura e inocente esperanza en sus ojos, “Me prometiste que definitivamente volverías a tomarme como tu novia. Ling’er ha estado esperando... Esperando cada día. Han pasado tantos años y Ling’er ya ha crecido. Entonces, ¿por qué no ha llegado Hermano Mayor Yun Che a buscarme...”
“Ling’er... ¡Te traté mal! Pero inmediatamente encontraré una manera de llegar al Continente Nube Azur. Espera un poco más... ¡Un poco más! En esta vida, definitivamente nunca te haré daño ni te desampararé, definitivamente no lo haré...”
¡¡Ping!!
En este momento, ese mundo totalmente blanco se rompió en fragmentos y una oscuridad ilimitada lo reemplazó en su lugar.
“Urgh...”
Un gruñido seco salió de los labios de Yun Che. Abrió sus ojos con mucha dificultad y todo lo que pudo ver fue una oscuridad sin límites.
“Jazmín... Creo que... No debería estar muerto.” Yun Che dijo con una pequeña sonrisa en su rostro.
“¡Hmph! ¡Date prisa y comienza a sanar tus heridas!” Jazmín dijo con una voz furiosa y enojada. “¡Pensar que te atreverías a abrir ‘Cielo Retumbante’ otra vez antes de que tus heridas fueran completamente curadas! Si no hubieras arriesgado todo al quemar la sangre del Fénix y del Cuervo Dorado, te habrías convertido hace mucho tiempo en un cadáver destrozado.”
“Eh...” Yun Che en cambio dio una carcajada de auto-satisfacción. “Lo dije antes, ¿no?” “Definitivamente puedo... ¡Hacerlo!”
Jazmín, “…”
“Pero esta vez, mis heridas fueron realmente... Bastante graves.” Yun Che murmuró para sí mismo. Después de eso utilizó todo su poder para tomar un largo respiro, enfocando su mente, calmando su sangre y energía y entrando lentamente en un estado donde podría comenzar su recuperación.
Su capacidad de recuperación extremadamente anormal había sido siempre la principal razón por la que se atrevió a seguir arriesgando su propio cuello.
Cuando Yun Che abrió sus ojos una vez más, ya habían pasado varias horas.
Sin embargo, no sólo no se había recuperado completamente de sus viejas heridas, sino que había sufrido incluso más lesiones desde entonces. Incluso si Yun Che poseía el poder del Dios de la Ira y el cuerpo del Dios Dragón, era definitivamente imposible para él recuperarse completamente en tan corto período de tiempo. Pero estas pocas horas de descanso habían estabilizado sus heridas. Además, había perdido tanta sangre que se sentía extremadamente anémico.
También había encontrado un gran obstáculo cuando trató de recuperar su fuerza.
“Sólo he recuperado un cuarenta por ciento de mi fuerza y si quiero recuperarme completamente, necesitaré un período de tiempo indudablemente largo.” Yun Che murmuró para sí mismo. Pero al menos, su poder se recuperaba más rápido que sus heridas.
“¡Abriste la puerta ‘Cielo Retumbante’ dos veces en un día y esto agotó seriamente tus venas profundas! ¡El hecho de que de alguna manera puedas recuperar el cuarenta porciento de tu fuerza es notable en sí mismo! ¡Incluso si tienes las venas profundas del Dios Maligno, necesitarás por lo menos medio mes para recuperarte completamente!” Jazmín dijo en un tono enojado e irritado. “Por otra parte, también encendiste tu sangre de origen del Fénix y la sangre de origen del Cuervo Dorado... ¡A pesar de que han sido varios años desde que las encendiste por última vez forzosamente, el daño infligido todavía fue muy grave! Así que dentro de este medio mes, el poder de tus llamas de Fénix será cortado por la mitad, ¡y el poder de tus llamas del Cuervo Dorado caerá en aproximadamente el treinta por ciento!”
“El precio que has pagado esta vez es simplemente...” La voz de Jazmín se detuvo a medida que los complejos sentimientos en su corazón le hicieron difícil hablar.
Yun Che se sentó recto antes de levantarse una vez más. El movimiento causó que las heridas que cubrían todo su cuerpo se desgarraran. Fue tan doloroso que Yun Che no pudo evitar hacer una mueca. Estiró una mano y una llama se encendió encima de ella... A pesar que todavía era una llama del Cuervo Dorado, su aura de destrucción era mucho más débil.
“No importa, no es como si no se volviera a recuperarlas nunca.” Las llamas se apagaron, pero Yun Che todavía tenía una sonrisa relajada en su rostro. “Comparado con el resultado que obtuvimos, el precio que tengo que pagar es simplemente insignificante.”
Antes de que se hubiera desmayado, había sentido cómo los cuatro pétalos de la Flor Udumbara del Inframundo eran cosechados por el poder de la Perla de Veneno del Cielo... O más, cómo podría desmayarse en paz.”
“¿Un precio insignificante? ¿¡Esto se considera un precio insignificante para ti!?” Jazmín se tornó furiosa una vez más. “¡¿Podría ser que no sabes lo que acabas de soportar?! Estabas a una pulgada de que tu cuerpo y tu alma fueran aniquiladas. Pero ahora mismo, en realidad... ¿En realidad todavía no sientes que es demasiado?”
“A pesar que no obtuvimos el mejor resultado, todavía conseguimos cuatro pétalos de la flor al final. En cuanto al proceso, ¿por qué diablos necesitamos preocuparnos más por eso?” Yun Che seguía sonriendo alegremente, como si la Flor Udumbara del Inframundo no hubiera dejado una sombra de terror en su corazón. “Jazmín, ¿no sientes de repente que soy mucho más impresionante de lo que jamás imaginaste? ¡Acabo de realizar una hazaña que sentías que era absolutamente imposible de hacer!”
“Tú… ¡Eres realmente estúpido! Eres el idiota más grande... ¡¡IDIOTA!!” Jazmín gritó con furia frenética, ella sonaba como si odiara que no pudiera salir de la Perla de Veneno del Cielo y darle una buena bofetada.
Yun Che cerró sus ojos a medida que se preparaba para que su conciencia entrara en la Perla de Veneno del Cielo... Pero de repente, volvió a abrir sus ojos a medida que inspeccionaba sospechosamente sus alrededores.
Con el fin de contrarrestar la aterradora capacidad roba almas de la Flor Udumbara del Inframundo, usó el Alma del Dios Dragón, el Alma del Fénix y el Alma del Cuervo Dorado, así que al final había consumido tanta energía que había sido drenada hasta quedar vacía. Así que, en el momento en que despertó, no sólo su poder y su cuerpo deberían estar frágiles, sino que su mente también debería ser excepcionalmente frágil y débil en este punto del tiempo.
Pero en este momento, su mente no sólo no estaba confusa, en realidad estaba excepcionalmente clara. Lo que era incluso más extraño... Era que su percepción espiritual había sido suprimida originalmente a un radio extremadamente pequeño dentro del Nido del Demonio Masacre Lunar. ¡Pero ahora mismo, podía sentir claramente el flujo de energía en un radio de más de treinta metros!
¿Qué está pasando? ¿Por qué en cambio mi poder mental está...?
Sin embargo, él eligió enfocar toda su atención en la Flor Udumbara del Inframundo primero. No le dio muchas más vueltas al asunto a medida que enfocaba su conciencia y entraba en la Perla de Veneno del Cielo.
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios