CEO Capítulo 126

16:02

Traducción: Trafalgar
Corrección:  Radak


Capítulo 126: Problema Incómodo

Como un miembro honorable que compra el desayuno, Yang Chen sintió que era muy descortés para las damas no ponerse en formación y darle la bienvenida[1] . Él estaba aún más curioso en cuanto a lo que las damas estaban discutiendo. Por lo tanto, tras asentar el desayuno que había comprado, él se movió hacia el escritorio de Liu Mingyu para unírseles.

La ojo de lince Zhao Hongyan notó a Yang Chen acercarse, así que agitó el brazo, llamándolo por señas: “Yang Chen, acércate aquí y felicita a hermana Mingyu, dejamos oír algunas palabras prometedoras.”

“¿Por qué voy a felicitarla?” Yang Chen felizmente preguntó.

“Hermana Mingyu ha sido promovida para ser nuestra Jefa del Departamento de Relaciones Publicas. Cómo es eso, asombroso, ¿verdad?” Una chica bonita dijo con júbilo.
Yang Chen estaba bastante desconcertado, y miró a Liu Mingyu quien estaba rodeada por las damas. Ella parecía tener una expresión impotente y ruborosa, pero su par de hermosos ojos todavía exudaban la alegría dentro de su corazón.

“Esto es de hecho digno de felicitación.” Yang Chen dijo conforme apuntaba a las bolsas del desayuno que había comprado: “Afortunadamente, había previsto y compré dos huevos de té para el desayuno también, sip… como un regalo de felicitación específicamente preparado para la Jefa de Departamento Liu.”

Las damas todas de forma coqueta protestaron el descaro de Yang Chen. ‘¿Qué clase de regalo de felicitación es éste? ¿Por qué una mujer necesitaría dos huevos?’

Liu Mingyu no estaba acostumbrada a tal trato similar al de una superestrella. Tras levantarse para agradecerle a sus hermanas compañeras, ella les imploró a todas volver a sus asientos, así como no retrasar las horas de trabajo.

Yang Chen curiosamente preguntó: “Hermana Mingyu, puesto que te has vuelto la Jefa de Departamento, ¿qué va a pasarle a la Jefa de Departamento Mo? ¿Ella va a ser despedida?”
Liu Mingyu rodó sus ojos a él: “Qué estupidez estás escupiendo, la Jefa de Departamento Mo obviamente ha sido promovida a un cargo aún más alto.”

“¿Qué cargo?”

“Parece ser debido a que el Jefe de Departamento Ma del Departamento de Finanza había renunciado, mencionando su edad como la razón, la Jefa de Departamento Mo ahora ha tomado directamente el cargo como la Jefa del Departamento de Finanza. Además, por el excepcional desempeño durante el periodo de hospitalización de la CEO, la junta de directores unánimemente aprobó que la Jefa de Departamento Mo posea el puesto de Vice-CEO al mismo tiempo. La única Vice-CEO en todo Yu Lei International, ¿sabes? ¡Las ramas extranjeras solo tienen un director como su puesto máximo!” Era desconocido como a cuando Zhang Cai se apoderó de un bollo de frijol rojo de las bolas del desayuno, ella habló mientras roía el bollo.

‘¿¡El Jefe de Departamento Ma tomó la iniciativa de renunciar mencionando la edad como la razón!?’ Yang Chen se sintió alegre, ¿cómo podría ser que ese viejo hombre renunció por esa razón? Yang Chen le dio a Liu Mingyu, quien estaba a un lado de él, una mirada profunda, y bastante seguro, el rostro bonito de la última se sonrojó ligeramente y apartó su mirada.

Pero esto está bien también, no sería incómodo si ellos se toparan entre sí en la empresa en el futuro.

Inesperadamente, dentro del periodo de un poco más de un mes que Yang Chen había estado aquí, ambas Liu Mingyu y Mo Qianni habían sido promovidas. Mo Qianni estaba ahora directamente poseyendo dos altos cargos. Esto hizo que Yang Chen sienta como que él tenía el potencial para ser un portador de la buena suerte.

Fue en este momento, que Mo Qianni, quien vestía un traje gris plata, había entrado. Ella se veía particularmente bien vestida hoy, su cabeza de hermoso cabello estaba pulcramente peinado sin un solo cabello fuera de lugar en la forma de un moño. Ella no tenía sus lentes de contacto, y en cambio tenía puestos un par de ordinarios pero elegantes lentes de armazón color oro. Sobre su tierno cuello níveo blanco colgaba un resplandeciente collar cadena de platino. Sus medias negras que se acoplaban con sus zapatos de tacón alto de color gris palta causaban que sus piernas similares al jade parezcan extraordinariamente delicadas y apetecibles. Mientras todavía siendo confiada y encantadora, ella ahora exudaba una impresión más femenina.

Todas las damas en el Departamento de Relaciones Publicas se callaron conforme veían a Mo Qianni entrar en la oficina con miradas de reverencia y buenos deseos. Era aparente que a una edad antes de los treinta, ella tenía la capacidad para subir al segundo asiento más alto de una importante empresa. En los corazones de estas jóvenes, Mo Qianni tenía un halo increíblemente envidiable sobre ella.

Mo Qianni barrió su mirada sobre todas, cuando su mirada aterrizó en Yang Chen y Liu Mingyu, hizo una pausa por un momento, y ella mostró una cálida y suave sonrisa rara vez vista: “Mingyu, has recibido el aviso de promoción ya, ¿verdad?”

Conmovida, Liu Mingyu asintió: “Gracias, Jefa de Departamento.”

“No necesitas agradecerme, todos saben de tu historial. Todo lo que hice fue hacer una recomendación de costumbre a la junta de directores. Además, desde este día en adelante, también eres alguien del nivel Jefe de Departamento, y has entrado a los escalones más altos de la empresa. No necesitas actuar tan prudente.” Mo Qianni suavemente sonrió, y algunas de las otras damas también mostraron sonrisas amables.

Liu Mingyu asintió, con ojos bastante húmedos ella dijo: “En los dos a tres años que he estado en la empresa, muchas personas han sido escépticas de mí y me apuñalaron por la espalda, pero usted, Jefa de Departamento Mo, siempre ha creído en mí y nunca desconfió de mí. Estoy realmente agradecida. Sé que ha hecho un montón por nosotras, pero sólo optamos por no mencionarlo.”

Un número de las damas también asintió a esas palabras. Parecía que ellas también habían sido cuidadas por Mo Qianni. En este mundo de los negocios que está lleno por fuertes contracorrientes, estas damas eran impotentes en muchas maneras. Un superior estaba dispuesta a proteger sus derechos era uno digno de su apoyo y respeto.

Mo Qianni no aceptó este elogio ya que sonrió y dijo: “Ese no es un gran asunto, nuestra Yu Lei International es una empresa dirigida por mujeres, sino no nos ayudamos mutuamente, no sería posible para nosotras ser lo que somos hoy. Estas son las enseñanzas de la anterior CEO, yo espero que todas ustedes las recuerden también.”
Las damas RP asintieron, ellas contuvieron su habitual apariencia de alegría y risa, y escucharon encarecidamente.

Mo Qianni miró a todas con una expresión satisfecha, luego le dijo a Liu Mingyu: “Mingyu, estoy yendo a recoger mis cosas en la oficina. Una hora después, ven a mi oficina. Te entregaré mi trabajo. Deberías recoger tu actual escritorio también. En la tarde, la CEO personalmente te buscará para una charla, no estés demasiado nerviosa por ello, es sólo para que ella te conozca.”

Tras delegar varios asuntos, Mo Qianni estaba a punto de entrar en su oficina. En este momento, una joven en la oficina preguntó con ojos enrojecidos: “¿Jefa de Departamento Mo, usted todavía volverá, y nos visitará?”

Mo Qianni se detuvo, y miró inexpresiva dónde ella estaba, incapaz de pronunciar una palabra.

“Tonta, la Jefe de Departamento Mo no está dejando la empresa, todavía seremos capaces de verla alrededor de la empresa.” Una trabajadora RP la consoló.

“Pero yo todavía me siento muy triste por dentro…” Otra trabajadora RP masculló.

Simultáneamente, las muchas de las damas en la oficina revelaron expresiones de ser reacias a desprenderse de Mo Qianni. Algunas de las damas más sensibles ya estaban rompiéndose en pedazos, y comenzaron a lloriquear.

Mo Qianni había cerrado sus ojos para evitar que sus lágrimas cayeran. Con una sonrisa forzada ella dijo: “Todas por favor anímense, justo como Xiaomeng dijo, no estoy dejando la empresa, si ustedes quieren verme, pueden venir al piso del Departamento de Finanzas a encontrarme. Siempre y cuando no retrasen el trabajo, las recibiré en cualquier momento. Hoy es la fecha de promoción, y especialmente me vestí atractivamente, ustedes no deberían hacerme llorar, me veré fea realmente con mi maquillaje arruinado…”

Las damas rieron, pero sus lágrimas todavía fluían incesantemente.

Yang Che vio todo esto suceder y se sintió bastante conmovido por dentro. Él se sintió cómodo por dentro, fueron estos lindos rostros que se habían vuelto un equipo que hacían que esta oficina se llenara de calidez.

Yang Chen finalmente confirmó que era una sabia decisión unirse a esta empresa. ¿No es esta calidez lo que él esperaba sentir?

Cuando Mo Qianni caminó pasándolo, Yang Chen dijo con sinceridad desde el fondo de su corazón: “Felicidades.”

Las esquinas de la boca de Mo Qianni se elevaron hacia arriba: “¿Estás muy contento que no necesitas ser atormentado por una superior como yo? ¿Que ahora puedes jugar juegos tranquilamente a diario?”

“Un poco, pero estoy aún más reacio en parte. Te extrañaré más en el futuro.” Yang Chen respondió honestamente.

Un tinte de rubor se mostró en el rostro de Mo Qianni: “¡Qué lengua con mucha labia! ¡Gracias a dios no tengo que ser tu superior nunca más!” Con eso dicho, ella caminó de vuelta a su oficina sin mirar atrás.

El cambio de jefes no causó mucho de una conmoción dentro de la oficina, quizás esto no era sorpresa para una vasta mayoría de las personas. Todo lo que cambió fue la foto en la oficina del Jefe de Departamento.

Después de que era hora de terminar el trabajo en la tarde, Yang Chen apagó su computadora y se preparó para volver a casa. Fue justo en este punto que su teléfono sonó.

Yang Chen lo miró, ¡era en realidad una llamada de Lin Ruoxi!

Su esposa estaba en un mal humor desde ayer en la tarde, y él no volvió a casa durante toda la noche. Él pensó que ella seguiría enojada con él por un rato más, era inesperado para él recibir una llamada de ella tan pronto.

“Amor, por fin has pensado en mi.” Yang Chen bromeó.

Lin Ruoxi permaneció silenciosa por un largo rato antes de decir: “¿Todavía estás en la empresa?”

“Lo estoy, ¿qué pasa?”

“Mi auto se descompuso, no enciende.”

El auto de Lin Ruoxi era un Bentley Arnage hecho en Gran Bretaña. Los autos Británicos son famosos por su diseño clásico y elegante y exquisita calidad de trabajo. Era una lástima que los autos hechos por ese país estúpido tuvieran algunos defectos bastantes molestosos. En contraste a su meticulosa calidad del trabajo, las funciones y rentabilidad del auto eran inferiores cuando era comparado a Alemania, Japón, y varios otros países. Lo que hace las cosas aún más molestas era, si era Aston Martin, Bentley, o Rolls Royce, todos ellos tenían algunos pequeños defectos. Compartido entre ellos era; Todo tipos de averías.

No hace falta decir que estos autos mismos tenían tecnología incuestionable, pero era precisamente esas refinadas y avanzadas tecnologías que hicieron a estos autos de lujo averiarse inesperadamente debido a muchos pequeños factores del mundo exterior.
El ejemplo más clásico es el Bentley de 10 millones de libras esterlinas de la Reina Británica Elizabeth la Segunda, el cual se averió y había dejado a la reina estancada en medio de la carretera. Al final, la reina fue dejada sin otra opción más que subir en un Jeep y volver a casa con desánimo.

El auto de Lin Ruoxi no se movería. ¿Qué significaba eso? ¡Obviamente significa que ella necesitaba a alguien para llevarla a casa!

Yang Che no esperaba que la llamada de Lin Ruoxi era para tal extraña razón. Pero cuando él pensó al respecto, aparte de una razón como esta, no había otra razón para que lo llame.

Así que como evitar ser visto por otras personas en la empresa, los dos acordaron verse media hora después en el estacionamiento del CEO. En esa hora, el estacionamiento prácticamente estaría vacío, debido a que Yu Lei International no permite que se trabaje horas extras. Si uno quiere trabajar horas extras, va a casa y lo hace.

Media hora después, Yang Chen perezosamente caminó hacia el estacionamiento de Lin Ruoxi. Lin Ruoxi vestía un vestido blanco casual y sostenía su bolso de mano Hermes  café claro con ambas manos. Su cabello era como tinta negra, y ella estaba tranquilamente de pie a un lado del Bentley Arnage rojo. Ella se veía increíblemente adorable y atractiva, sin ninguna semblanza a su imagen del día de una exitosa mujer profesional.

Viendo al radiante Yang Chen acercarse, Lin Ruoxi se sintió bastante sofocada por dentro. Su relación  se había vuelto rígida por su discusión de ayer, y Yang Chen no volvió a casa anoche. Ella inicialmente estaba tan furiosa que se proponía a ignorarlo por una semana o dos, pero no esperaba que su auto se descompusiera. Para hacer el asunto peor, después de que se descompuso, ella de manera decepcionante pensó en contactar a Yang Chen primero.

Yang Chen no notó los muchos pensamientos complicados que iban a través de la mente de la mujer. No le importaba ver a Lin Ruoxi negándose a hablarle, él se acercó a ella y estiró su palma.

“¿Qué estás haciendo?” Lin Ruoxi miró a él en confusión.

“La llave del auto.” Yang Chen dijo con una sonrisa.

“El auto se ha descompuesto, no puede arrancar.” Lin Ruoxi arrugó sus cejas.

Yang Chen hizo señas con sus dedos: “Sólo dámela. Tú no puedes arrancarlo, pero eso no significa que yo no pueda también.”


[1] Trafalgar: Hora de azotar sus nalgas.

También te puede gustar...

0 comentarios