CD Libro 17 Capítulo 41

20:01

Traductor: Radak
Corrector: Radak

Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo



Libro 17, Prefectura Índigo - Capítulo 41, Un Misterioso Visitante

En las calles anchas, la gente iba y venía.

Dentro de la ciudad, batallas de cualquier tipo estaban absolutamente prohibidas. No importaba si eras miembro de una raza extraña, y no importaba si eras un Dios Altivo o un Semidiós. Aquí podrías disfrutar cómodamente de la vida, sin miedo ni peligro.

“No he ido a una ciudad una sola vez desde el regreso al clan.” Linley miró a los dos lados de la calle, a las distintas tiendas.

“Jefe, la ciudad es mucho más interesante que las montañas. Hay muchos lugares para el entretenimiento, y también muchos lugares para ver los registros en orbe. Jefe, la última vez, al ver los registros en orbe en la ciudad, descubrí que...” Las cejas de Bebe estaban danzando animadamente mientras hablaba, y en este punto, cambió a sentido divino. “Hubo una grabación en orbe que era de la batalla en la Isla Miluo entre tú y los muchos guerreros de la isla, así como también una grabación en orbe de la batalla contra el Dignatario vestido de rojo después.” Dijo Bebe.

“¿Lugares para ver registros en orbe?” Linley estaba bastante sorprendido.

El clan Bagshaw consideraba algunos preciosos registros en orbe como tesoros.

“¿Cómo son los registros en orbe, en esos lugares dentro de la ciudad donde están disponibles para ver? ¿Hay muchas grabaciones de expertos luchando?” Preguntó Linley.

“No muchos. Aunque hay bastantes batallas de Dioses Altivos, el nivel de habilidad está a la par con la ‘Arena’ de la Isla Miluo. De vez en cuando, habrá una batalla en niveles de alta habilidad, pero el precio por verlos también es bastante alto.” Bebe estaba bastante descontento. “Jefe, cuando muestren la grabación en orbe de tu batalla en la Isla Miluo, deberían darte una parte del dinero.”

Linley comenzó a reír fuertemente.

La cercana Delia comenzó a reír también. “Las palabras de Bebe son bien habladas. Están liberando esos registros en orbe sin tu permiso.” Delia, Bebe y Linley charlaron sobre los registros en orbe mientras caminaban. Momentos después, desde lo alto, Tewila y los demás giraron y comenzaron a caminar hacia Linley.

Dignatario Tewila envió por sentido divino, “Dignatario Linley, nos quedaremos aquí en Ciudad Meer por aproximadamente un mes. Dentro de un mes, nos dirigiremos una vez más a las Montañas Rito del Cielo. Durante este mes, Dignatario Linley, usted puede pasear por la ciudad como desee. Recuerde, un mes. Si lo pierde... Entonces Dignatario Linley, si quiere regresar, tendrá que esperar al siguiente grupo. O volver por sí mismo.”

“No te preocupe. Lo sé.” Linley asintió. “Dignatario Tewila, por favor no nos dé importancia, vaya a hacer lo que desee hacer.”

Después de caminar un rato más, el grupo de Linley se separó de Tewila y los demás, y luego Linley, Delia y Bebe se dirigieron directamente a la residencia de Tarosse y Dylin. Cuando Tarosse, Dylin y los demás llegaron a Ciudad Meer , Bebe y Delia también estuvieron presentes. Naturalmente, sabían exactamente dónde vivían Tarosse y los demás.

“Jefe, Tarosse y los demás compraron una gran propiedad. Gastaron más de mil millones de piedras de tinta”, dijo Bebe apresuradamente. “En cuanto a Dylin, Cesar, O’Brien y los demás, ellos también viven allí.”

Al escuchar esto, Linley asintió. El grupo de Tarosse no carecía de dinero. Era correcto que compraran una gran propiedad en la ciudad. Mientras pensaba en comprar una propiedad, Linley no pudo evitar comenzar a reír. “Bebe, Delia, ¿aún recuerdan ese año cuando fuimos por primera vez a Ciudad Ala Real? Esa vez, cuando vimos esas casas, la más barata costaba alrededor de sesenta o setenta millones, ¿verdad? En aquel entonces, estábamos sorprendidos cuando vimos esos precios.”

Delia y Bebe, al escuchar esto, comenzaron a reír también.

Las casas más baratas en Ciudad Ala Real costaban alrededor de ocho millones, pero la gente aprovecharía la oportunidad de comprar casas como esas. En términos normales, las casas vacías valdrían casi cien millones. En general, solo algunos Dioses Altivos bastante poderosos eran capaces de comprar estas cosas.

“En ese momento, pensé que solo las ‘verdaderas élites’ del Reino Infernal podrían comprar casas en las ciudades. Pero ahora, parece que...” Linley negó con la cabeza y rio. De hecho, aquellos capaces de comprar casas en las ciudades podrían considerarse élites, pero estas llamadas ‘élites’ eran solo élite en comparación con las muchas Deidades ordinarias del Reino Infernal.

Los verdaderos expertos del Reino Infernal, como Demonios de Seis Estrellas y Demonios de Siete Estrellas, vivían principalmente fuera de las ciudades, apoderándose de un pedazo de tierra. Construirían sus propios castillos y reunirían un gran grupo de subordinados. Aunque era seguro dentro de las ciudades, la vida no estaba llena de tantos desafíos y tanta emoción.

“Linley, estamos aquí en la residencia de Tarosse.” Delia señaló hacia el frente, y Linley siguió el dedo índice de Delia mientras miraba. Él vio una gran propiedad, cientos de metros de largo. Dentro de una ciudad, donde cada pulgada de tierra era absolutamente preciosa, comprar tal enorme residencia por el precio de poco más de mil millones de piedras de tinta era un buen trato.

Dentro de la residencia. En el patio delantero, había una piscina redonda de agua, al lado de la cual había árboles, arbustos, hierba y flores. Un piso de piedra ancho que tenía forma de una curva conducía desde la entrada a una zona residencial.

“Hermano mayor, ¿por qué estás perdiendo el tiempo en la habitación? Date prisa.” En la actualidad, un joven musculoso gritaba desde debajo de la residencia. Este era el tercer hijo de Dylin, ‘Clervaux’. Él había ido con su hermano mayor ese año junto con Dylin al Reino Infernal. En cuanto a su segundo hermano, había sido asesinado en el decimo primer piso de la Necrópolis de los Dioses por los Demonios Cuchilla Abisal.

“Voy.” Una figura saltó desde el piso de arriba, moviéndose como un rayo.

Pero justo en ese momento...

“¡Bang!” “¡Bang!” Un fuerte y estremecedor golpeteo, unido a un grito atronador, “¡OIGAN, ABRAN! ¡Cleo, Clervaux, apúrense y abran la puerta!”

“Es Bebe.” Los dos hermanos se miraron el uno al otro, y luego corrieron hacia la puerta.

“Rumble...” Un sonido retumbante, seguido por las puertas abriéndose repentinamente. Había tres figuras detrás de ella.

“Linley.” Cleo y Clervaux no pudieron evitar sentirse sorprendidos. Esta era la primera vez que Linley los visitó en cinco siglos. Y luego, Clervaux exclamó con entusiasmo: “¡Padre, tío Tarosse, Linley ha llegado!”

“¿Linley vino?” Desde la residencia distante, varias figuras volaron de inmediato hacia ahí, y el primero fue César.

Linley, al ver a sus compañeros de su tierra natal, rio y los saludó, abrazando directamente a César en un fuerte abrazo. “César, mucho tiempo sin verte.” “De hecho, ha pasado mucho tiempo. Dignatario Linley tiene un alto rango, gran poder e innumerables responsabilidades cada día, y por lo tanto nos ha olvidado a nosotros, figuras menores.” Cesar bromeó deliberadamente.

Linley, viendo a César ser tan irreverente, no pudo evitar sentirse feliz.

César finalmente había regresado a la forma en que había estado en el continente Yulan; Irreverente y desinhibido. Parecía que los efectos de lo que había sucedido en la Isla Miluo se estaban desvaneciendo.

“Linley.” Tarosse, Dylin y O’Brien fueron a darle la bienvenida también.

“¿Eh?” Linley vio que Olivier no estaba entre ellos, pero había una belleza de cabello dorado. Linley miró con sorpresa a la belleza que estaba en la parte posterior del grupo. “¿Ella es…?”

Tarosse rio diabólicamente. “Linley, ella es una de nosotros. ¿Por qué no supones de quien es esposa?”

“¿Esposa?” Linley estaba aturdido.

“Oigan, ¿alguien se casó? ¡Eso no había sucedido la última vez cuando estuve aquí!” Bebe también lo miró.

Tarosse comenzó a reír con fuerza. “Cuando te casas con una esposa, por supuesto tienes que ser rápido. ¿Adivina de quién es esposa?” Linley, Delia y Bebe giraron para mirar a César, Dylin, O’Brien y Clervaux.

“¿Podría ser Clervaux?” Bebe fue el primero en adivinar. “¿O de O’Brien? Esperen, eso no puede ser, O’Brien tiene esa aventura con el Sumo Sacerdote[1]. El Dios de la Guerra O’Brien no pudo evitar sentirse incómodo.

Inmediatamente, Tarosse, César y los demás comenzaron a reír. Dylin dijo apresuradamente, “De acuerdo, suficiente de eso. Linley, Delia, haré las presentaciones. Esta es mi esposa, Kamina.”

“Sr. Linley, ellos a menudo me han hablado de usted”, dijo Kamina con una sonrisa.

“Saludos, Kamina.” Linley y Delia saludaron a Kamina también.

La llegada de Linley hizo que las vidas normalmente tranquilas de Tarosse, Dylin y los demás se vieran ligeramente alteradas. Tarosse y los demás inmediatamente prepararon un suntuoso banquete de bienvenida ese mismo día. Linley comenzó a hablar en la mesa del banquete con Tarosse y los demás sobre los asuntos del clan.

Después de saber qué había cambiado dentro del clan durante los últimos cinco siglos, especialmente la crueldad de las batallas que habían tenido lugar, Tarosse, Dylin y los demás no pudieron evitar suspirar. Kamina estaba realmente sorprendida; Ella era solo una Diosa ordinaria, y en el pasado, aunque había escuchado a Dylin decir algunas cosas sobre Linley, siempre había sentido como si estuviera escuchando historias sobre figuras legendarias.

En este momento, cuando oyó del propio Linley hablar de la muerte de tantos Demonios de Siete Estrellas, hubo una sensación diferente.

¡Esos eran Demonios de Siete Estrellas!

En términos generales, solo el amo de una ciudad era un Demonio de Siete Estrellas. Pero el antiguo clan de las Cuatro Bestias Divinas y los ocho grandes clanes que habían venido de todos los diversos planos, en sus batallas uno contra el otro, habían perdido un Demonio de Siete Estrellas tras otro.

“¿Acabas de decir que Olivier se fue?” Dijo Linley, sorprendido.

“Cierto.” Tarosse asintió. “Tal vez él no está acostumbrado a la vida pacífica dentro de las ciudades. Fue a aceptar las misiones Demonio. Generalmente, tal vez hará un viaje de regreso aquí cada diez años o cada pocas décadas.”

¿Misiones Demonio?

Linley asintió levemente. Al mismo tiempo, de repente lo recordó... ¡Parecía como si él solo fuera un Demonio de Una Estrella! Aunque había asumido dos misiones, ninguna había tenido éxito.

“Olivier, en el continente Yulan, también había deseado vivir una vida emocionante en el Reino Infernal. Por lo tanto, él fue el primero en venir aquí. Su temperamento lo hace inadecuado para vivir para siempre en una ciudad.” Linley suspiró.

Repentinamente…

“¡Bang!” De repente, el sonido de golpear contra la puerta sonó una vez más.

“Oye, ¿alguien está llamando a esta hora del día? Todos están aquí, sin embargo. Nadie está afuera.” Tarosse estaba desconcertado. “¿Puede ser que Olivier haya vuelto?”

“No puede ser una coincidencia, ¿o sí?” Linley rio. ¿Podría ser que tan pronto como hablaran de Olivier, él llegaría?

“Clervaux, ve a la puerta”, dijo Tarosse, y Clervaux inmediatamente se levantó y salió corriendo.

“Oigan, apúrense y abran la puerta.” Una voz profunda llegó desde más allá de la puerta, la voz sorprendió a Linley. Esta era en realidad la voz de Phusro, la persona que lo había salvado. Linley estaba muy sorprendido de escucharlo.

¿Por qué había venido Phusro aquí?

“¿Quién eres?” La voz de Clervaux sonó. Clervaux no reconoció a Phusro en absoluto. En cuanto a Tarosse, Dylin y los demás, ellos salieron rápidamente del patio, viendo al hombre grande y pelirrojo de pie lejos afuera de la puerta.

Pero ellos no reconocieron a Phusro.

“¡Jaja, Phusro! ¡Jefe, es Phusro!” Gritó Bebe, y Linley también se acercó, riendo, “Clervaux, es mi amigo.” Linley descubrió... Que Phusro realmente tenía dos subordinados detrás de él.

“Chico, la primera vez que nos encontramos somos extraños, pero la segunda vez, seremos conocidos. En el futuro, sabrás quién soy.” Phusro palmeó a Clervaux en los hombros, causando que el cuerpo de Clervaux se balanceara. Riendo ruidosamente, Phusro entró. “Linley, sabía que estabas aquí.”

Linley, al oír esto, se sorprendió.

Él había cambiado su apariencia cuando había llegado. ¿Cómo pudo saber Phusro que estaba allí?

“No te sorprendas tanto. ¡El gobernador de Ciudad Meer es mi amigo!” Phusro rio. “Cuando Delia acompañó a estas personas a comprar una propiedad, hice arreglos para que la gente prestara atención.”

Linley ahora entendió. Así que habían visto a Delia y Bebe, y así habían podido adivinar su presencia. Pero Linley todavía estaba asombrado por las conexiones de Phusro; ¡Él en realidad era amigo del Gobernador de Ciudad Meer!

“Sin embargo, no fui yo quien te descubrió esta vez.” Phusro rio. “Fue otro amigo mío quien me dijo que habías llegado a Ciudad Meer.”

“¿Otro amigo?” Linley estaba sorprendido.

Phusro asintió. “Correcto. Ese amigo mío es extremadamente fuerte. Mi amigo sabe que estoy familiarizado contigo y me pidió venir. El deseo de mi amigo es muy simple... Reunirse con Bebe.”

Linley frunció el ceño.

Phusro era muy poderoso, y por eso sus amigos también eran sin duda impresionantes. Un amigo era el gobernador, mientras que el otro amigo había descubierto que Linley había llegado a Ciudad Meer. ¿Y este otro amigo quería ver a Bebe?

“¿Encontrarme?” Bebe se sorprendió.

“¿Quién es esta persona?” Preguntó Linley.

Phusro negó con la cabeza y rio. “No puedo decirlo realmente. Si deseas preguntar, espera a que Bebe regrese y luego pregúntale. Cierto... ¿Estás de acuerdo con que Bebe haga este viaje?

“¿A donde? ¿Está dentro o fuera de la ciudad?” Aunque Linley confiaba en Phusro, todavía estaba preocupado por la seguridad de Bebe.

“No te preocupes. Está dentro de la ciudad.” Phusro rio.

Linley finalmente se relajó. Ni siquiera Demonios de Siete Estrellas se atreverían a hacer algo dentro de la ciudad. Después de todo, la regla de que no se permitía ninguna batalla dentro de las ciudades era una regla que se compartía en todo el Reino Infernal, una regla establecida por los Soberanos. ¿Quién se atrevería a violarla?

“Bebe, ¿qué piensas?” Linley giró para mirar a Bebe.

Los ojos de Bebe brillaban, y rio, “Tengo muchas ganas de ver qué persona misteriosa desea encontrarse conmigo.”


[1] Recuerden que ‘Sumo Sacerdote’ era su título, así como el de O’Brien era Dios de la Guerra, pero era mujer.
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios