CD Libro 17 Capítulo 40

18:22

Traductor: Radak
Corrector: Radak

Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo



Libro 17, Prefectura Índigo - Capítulo 40, Traición

Las Montañas Rito del Cielo. En el suelo debajo del palacio donde vivía Forhan. Una sala subterránea oscura y sin luz.

La sala era fría e imponente. Actualmente, la única persona dentro era Forhan. Forhan estaba sentado en el trono en el pasillo, encorvado sobre el trono como una bestia en emboscada, sus ojos brillando con luz tenue, pensando cosas que solo él conocía.

“¿Informar a las fuerzas de los ocho grandes clanes?” Aunque Forhan quería matar a Linley y hacer que los ocho grandes clanes lo hicieran, no era más que un pensamiento. Sin embargo, mientras lo consideraba seriamente... Comenzó a dudar.

Esto fue debido a que la única forma de que las fuerzas de los ocho grandes clanes supieran era informándoles.

En cuanto al acto de informarles, no había forma de que alguien más pudiera llevar a cabo esta tarea, ni nadie más podría conocerla. ¡Esto fue debido a que este acto sería considerado una ‘traición del clan’, ¡un crimen grave! Forhan, como un Dignatario, confiaba en que sería capaz de pasar fácilmente esta información con respecto a Linley a los ocho grandes clanes. Sin embargo, si fuera a filtrarse que lo había hecho él, Forhan, nunca volvería a tener un lugar entre el clan de las Cuatro Bestias Divinas.
“La traición al clan... Se castiga con la ejecución de todos los cuerpos.” Forhan recordó este castigo muy claramente.

“Por el bien de vengarme de Linley... Tomar un riesgo tan grande... ¿Vale la pena?” Forhan quería hacerlo, pero todavía dudaba.

Indudablemente, Forhan estaba profundamente orgulloso del hecho de que era descendiente del clan de las Cuatro Bestias Divinas. Él no traicionaría al clan. ¡Pero también quería matar a Linley y preocuparse por las consecuencias más adelante!

“¡El anillo Dragón Azur pertenecía a nuestro ancestro! Este Linley, de una generación muy lejana a la nuestra... ¿Con qué derecho lo tiene?” Forhan tenía los ojos fríos. Los celos constriñeron su corazón, haciendo que Linley lo disgustara más y más.

“Si se le permite a Linley seguir creciendo, llegará el día en que cabalgue sobre mi cabeza.” Forhan todavía recordaba claramente la conversación que tuvo con su madre, la Gran Dignatario.

Esa vez, los cuatro líderes del clan habían ordenado que Linley ya no participara en las misiones del Barranco Baño de Sangre. Forhan estaba perplejo, y más tarde, fue solo a hablar con la Gran Dignatario para preguntarle sobre esto en detalle, para tratar de entender por qué los líderes del clan habían tomado esta decisión.

La Gran Dignatario no quería hablar sobre la Soberana Capullo Rojo, y entonces esto es lo que le había dicho a Forhan: “Forhan, ¿eres consciente de que Linley es solo un Dios? Un Dios que tiene el poder de un Demonio de Siete Estrellas... Cuando se convierta en un Dios Altivo, ¿qué tan poderoso crees que será? Él es la esperanza futura de nuestro clan. ¡No puede ser puesto en peligro por ahora!” Forhan, al escuchar la explicación de la Gran Dignatario, estaba sorprendido.

Siempre había creído que Linley estaba ocultando su habilidad, pero inesperadamente, Linley realmente solo era un Dios.

Dentro de esa sala oscura, fría y subterránea.

Forhan se levantó de repente, su mirada fría y siniestra. En voz baja, dijo: “Este Linley ya es un Demonio de Siete Estrellas. Si esto continúa, una vez que se convierta en un Dios Altivo, definitivamente se convertirá en una carta de triunfo de nuestro clan. Su estatus será incluso más alto que el mío, ¡y él estará cabalgando sobre mi cabeza! ¿Puede ser que en el futuro, tendré que verlo actuar siempre tan arrogantemente frente a mí?”

Cuando Forhan imaginó cuán glorioso e influyente sería Linley en el futuro, ¡la expresión de Forhan se volvió aún más fea!

“¡No!” Forhan gritó en una voz gruñona. “Absolutamente no. ¿Estar debajo de él por el resto de mi vida? Preferiría morir.”

“Linley debe morir. ¡Él debe morir!”

El cuerpo de Forhan temblaba levemente. “Cierto. Me estoy deshaciendo de Linley. No estoy destruyendo al clan. Esto no se puede considerar traicionar al clan. ¡No es traición! Además, no lo estoy matando personalmente, solo estoy dejando que los ocho grandes clanes lo maten. Se puede considerar que Linley murió al servicio del clan, ¡luchando contra los ocho grandes clanes!

“Ese anillo Dragón Azur...”

Forhan no pudo evitar fruncir el ceño. “Si Linley muere, ¿no significaría eso que el anillo Dragón Azur terminaría en las manos de los ocho grandes clanes?” Forhan estaba bastante preocupado. El anillo Dragón Azur era, después de todo, un tesoro precioso del clan.

“No. Está bien. Solo será el clon más poderoso de Linley el que muera. Los otros clones permanecerán vivos en las Montañas Rito del Cielo. Incluso si los ocho clanes grandes adquieren el anillo Dragón Azur, no podrán atarlo.” Forhan se convenció a sí mismo. “Luego, cuando tenga la oportunidad, lo recuperaré. Y lo que es más, la muerte de Linley no tendrá un gran impacto en el clan. Para empezar, nuestro clan de las Cuatro Bestias Divinas estaba en una posición de debilidad... Como mucho, simplemente nos quedaremos en las Montañas Rito del Cielo. Nuestro clan no será destruido.”

Después de reflexionar frenéticamente, Forhan finalmente tomó una decisión.

“Un clan con Linley es un lugar en el que no puedo vivir, no importa cuán poderoso sea el clan. Un clan sin Linley, por débil que sea, es un lugar donde puedo vivir cómodamente.” Forhan frunció los labios. Él ya había tomado una decisión.

“¡Whoosh!” La capa de Forhan se agitó a medida que salía de su sala subterránea. Él ya había decidido qué iba a hacer.

Una sombra apareció de la nada en las villas de las montañas, solidificándose en una figura de Forhan. Sin embargo, este era solo un clon divino de Forhan. Forhan dejó escapar una pequeña sonrisa, luego su apariencia cambió, de la de un Dignatario de cabello dorado a un joven calvo.

Forhan, en su disfraz de ‘joven calvo’, voló directamente hacia afuera...

“Rumble...” Las aguas del río se agitaban, y el ‘joven calvo’ Forhan estaba allí, flotando en el aire, barriendo la zona inferior con su mirada gélida. En voz baja, dijo: “Hombres de los ocho grandes clanes. Salgan.”

En las rutas predeterminadas, las personas que estaban ocultas pertenecían a las redes de inteligencia del clan de las Cuatro Bestias Divinas o de los ocho grandes clanes. Forhan sabía exactamente quiénes eran los agentes de su clan y dónde estaban. Si alguien estaba presente que no pertenecía al clan de las Cuatro Bestias Divinas, ¡naturalmente ellos pertenecían al enemigo!

“¿Quién eres?” Una voz baja se transmitió desde abajo del río.

“Recuerda esto. Un Dignatario Linley del clan Dragón Azur ya ha montado una forma de vida metálica azur con forma de fénix y se dirige a Ciudad Meer. Si quieren matarlo, aprovechen esta oportunidad. ¡Hay otro Dignatario viajando con él!” Aunque la forma de vida metálica tenía forma de fénix negro cuando partieron, Dignatario Forhan sabía que cada vez, cuando se dirigía hacia afuera, la forma de vida metálica cambiaba a un color y apariencia diferente. Y así, Dignatario Forhan había investigado de antemano.

Esta vez, la transformación sería a la aparición de un fénix azur.

Al mismo tiempo, Forhan agitó su mano, y una bola de cristal cayó desde los cielos.

“En esta bola de cristal, se almacenan las apariencias de la esposa de Linley, Delia, y de su buen amigo, ‘Bebe’.”

Cuando la bola de cristal cayó a la superficie del agua, apareció un rayo de energía azur envolviendo la bola de cristal y sumergiéndola bajo el agua. Forhan, al ver esto, sonrió fríamente, luego giró y se fue volando a gran velocidad.

Mucho después de que Forhan se fue, una figura de cabello verde emergió desde la superficie del río.
“¿Dignatario Linley del clan Dragón Azur?” Una mirada de incredulidad yacía en el rostro de este agente de inteligencia. “No esperaba poder realizar una acción tan meritoria hoy.” Los ocho grandes clanes habían emitido la orden de encontrar y matar a Linley hace mucho tiempo. Naturalmente, habían ordenado a sus agentes de inteligencia que lo vigilaran a él también.

Sin embargo, todos estos años, no había habido nadie que tuviera éxito en localizarlo.

Las noticias del agente de inteligencia llegaron muy rápido. Ese mismo día, los ocho grandes clanes se enteraron de esto, y de inmediato, los líderes de los ocho clanes se emocionaron. Ninguno de ellos había esperado que esta noticia llegara tan repentinamente.

Después de una discusión, esta misión fue asignada al clan Edric y otros tres clanes.

Los ocho grandes clanes estaban, después de todo, ubicados por separado en dos lados diferentes de la Prefectura Índigo. Los cuatro clanes en el Oeste eran el clan Edric que había venido del Plano Superior de la Vida, el clan Venna del Plano Divino de Viento, el clan Dean del Plano Divino de la Tierra, y el clan Reinales, nativo del Reino Infernal.

Las fronteras occidentales de la Prefectura Índigo. El clan Edric y los otros tres clanes se juntaron. Debajo del palacio principal, había ocho figuras vestidas con túnicas grises.

“A pesar de que este Linley es solo un Dios, tiene el poder de un Demonio de Siete Estrellas. En unas pocas cortas misiones, ha causado a nuestros ocho grandes clanes perder múltiples Demonios de Siete Estrellas.” Una voz elegante y gentil vino de un hombre apuesto, de aspecto élfico que estaba de pie en el pasillo.

Su largo cabello verde caía hasta su cintura, y sus ojos parecían brillar como estrellas. Este era el Patriarca Edric. Él había guiado a su clan desde el Plano Superior de la Vida. Fue él quien fundó este clan.

“Todavía no es una gran amenaza para nosotros, pero si pasan unos pocos años y se convierte en Dios Altivo, entonces será terrible.”

“Por lo tanto, los ocho deben ejecutar a este Linley, sin importar el costo.” La voz era tan amable como siempre.

“Sí, Patriarca.” Fuera del salón principal, dos hombres apuestos de túnica gris se inclinaron, mientras que los otros seis hombres con túnica gris se apresuraron a seguirlo.

Dentro de la sala, otro Patriarca dijo con calma, “Aquí hay tres gotas de Poder de Soberano. De los ocho, Dignatario Zabu, el más fuerte, naturalmente llevará una. En cuanto a las otras dos... Los Dignatarios Tempah y Nice las llevarán.”

“¡Sí!”

Los tres inmediatamente se inclinaron respetuosamente. De los tres hombres, uno era de la raza de aspecto elfo.

“Recuerden. Deben tener éxito en esta empresa. Incluso si tienen que gastar las tres gotas de Poder de Soberano. Incluso si los ocho de ustedes tienen que morir. ¡Deben matar a Linley!” Otra voz, fuerte y dura, sonó.

“¡Sí!”

Los ocho Dignatarios abajo no pudieron evitar sentir que sus corazones se tensaban.

Aunque sabían que este objetivo suyo, ‘Linley’, era solo un Demonio de Siete Estrellas que estaba acompañado por un solo Demonio de Siete Estrellas, y que dado el poder que poseían los ocho, matar a Linley no debería ser un problema... Al escuchar las palabras de los Patriarcas, no pudieron evitar sentir la presión.

“¡Vayan, entonces! Muévanse rápido, para que puedan llegar a Meer antes.” Dijo la voz suave.

Los ocho Dignatarios de túnica gris se inclinaron levemente, luego se marcharon de inmediato.

Dentro de la sala, los cuatro Patriarcas comenzaron a charlar entre ellos. “Esta es una oportunidad excelente. El fracaso no es una opción. Solo después de que matemos a ese Linley podremos relajarnos un poco. Me niego a creer que el clan de las Cuatro Bestias Divinas pueda producir otro genio que tenga el potencial para convertirse en Dios Altivo Paragon.”

“No te preocupes. Estos ocho Dignatarios son las élites que hemos seleccionado de nuestros cuatro clanes. ¡Linley sin duda morirá!”

“Ocho poderosos Dignatarios, equipados con tres gotas de Poder de Soberano. Incluso si tuviera que enfrentarlos, no me atrevería a resistir de frente.”

………

La forma de vida metálica en forma de fénix azur se elevaba actualmente a través de los horizontes. Dentro de esta forma de vida metálica, Linley y Delia estaban tomados de la mano, sentados frente a una ventana, mirando al exterior a través del metal translúcido.

“Hemos volado por tanto tiempo. Deberíamos llegar a Ciudad Meer pronto.” Linley rio.

Delia miró a la ventana, inspeccionando cuidadosamente el área exterior. “Vine aquí la última vez. Si mal no recuerdo... Deberíamos llegar a Ciudad Meer en media hora.” Y entonces, Delia miró a Linley, diciendo con resignación: “El Dignatario Tewila es realmente prudente. Él insistió en que cambies tu apariencia.”

Linley actualmente tenía barba, e incluso su estatura se había reducido un poco.

Linley carcajeó. “No es tan malo para ti, pero para nosotros, los Dignatarios, nuestros enemigos generalmente saben exactamente cómo somos... Aunque las posibilidades de encontrarlos son bajas, siempre es mejor tener cuidado.”

“¿Qué? ¿Te sientes incómodo al verme así?” Linley rio y preguntó.

Delia negó con la cabeza, luego cerró los ojos. “Incluso con los ojos cerrados, aún puedo sentir tu aura. ¿Cómo podría sentirme incómoda?”

Linley rio.

En el camino, Linley y Delia disfrutaron de una vida tranquila y calmada en pareja. Pronto, Linley y Delia vieron una ciudad antigua aparecer en la distancia, y un flujo interminable de personas entrando y saliendo de las puertas de la ciudad.

“¡Wow, finalmente lo logramos!” Bebe fue el primero en saltar, corriendo afuera.

Linley y Delia se pusieron de pie juntos, siguiendo a sus hombres del clan fuera de la forma de vida metálica. Ellos siguieron al Dignatario Tewila hacia las puertas de Ciudad Meer. Como Linley era un Demonio, no tenía que pagar la tarifa de entrada de la ciudad.

“Han pasado tantos años desde que vi a Tarosse, Dylin y los demás.” Linley rio mientras entraba en la ciudad.

Pero lo que no notó fue que no muy lejos había gente que vigilaba sin parar las puertas de la ciudad. La llegada de la forma de vida metálica del clan Dragón Azur, en particular, hizo que estas personas se emocionaran.

“La forma de vida metálica del clan Dragón Azur ha llegado. ¿Has encontrado a Linley?

“No.”

“¡No hemos visto nada tampoco!”

“No he visto a Linley, pero vi a Delia y Bebe. Tienen un hombre al lado de ellos. Él se ve como un Dios. ¡Ese debería ser Linley!”

“¿Un Dios? ¡Entonces ese debería ser él!”

Los agentes de inteligencia de los ocho grandes clanes conversaron entre ellos a través de sentido divino, habiendo ya localizado al grupo de Linley.

No había manera de que pudieran estar seguros de la ruta que tomaría la forma de vida metálica del clan Dragón Azur. Los agentes de inteligencia de los ocho grandes clanes no pudieron averiguarlo, por lo que tuvieron que esperar en las puertas de Ciudad Meer, como esperar a que un conejo caiga en su trampa. Después de todo, tarde o temprano, el grupo de Linley tendría que llegar a Ciudad Meer. Ahora que ingresaron a la ciudad, naturalmente no había forma de que pudieran hacer nada.


Pero cuando el grupo de Linley saliera para regresar al clan de las Cuatro Bestias Divinas, los ocho grandes clanes podrían hacer su jugada.
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios