CEO Capítulo 141

02:09

Traductor: Trafalgar
Corrector:  Radak



Capítulo 141: Yo quiero

Li Jingjing y la Presidenta Chan notaron la extraña reacción de Yang Chen, y también se detuvieron.
Ellas notaron que él estaba embelesado por una foto en la pared, así que la Presidenta Cha dijo con una sonrisa: “Esta es Madam Guo Xuehua, la fundadora de nuestro Orfanato Nueva Esperanza. Hasta ahora, ella ha fundado más de cien orfanatos, su retrato podría ser encontrado en cada uno de estos orfanatos, expresando el respeto que todo el mundo tiene hacia ella.”

Era también la primera vez que Li Jingjing escuchaba el nombre Guo Xuehua, ella alzó su cabeza para mirar a la mujer quien se veía de más de treinta años. Esta persona tenía un peinado de moño, con brillosas y redondas mejillas. Mientras se veía elegante y de clase alta, también se veía amistosa y solemne, como si ella tuviera el temperamento de una familia poderosa. Mientras invocaba cercanía, ella también despedía un sentimiento como que ella no debería ser mirada por demasiado tiempo ya que sería irrespetuoso.

“Hermano Mayor Yang, ¿qué pasa contigo? ¿Conoces a Madam Guo?” Li Jingjing con curiosidad preguntó.

Yang Chen ligeramente sacudió su cabeza, él sonrió: “Cuando se ve una belleza, un hombre pasa más tiempo mirando, así es como somos.”

Li Jingjing rodó sus ojos en él, a ella no le importó lo que dijo.

Conforme seguían a la Presidenta Chan adentro, el retrato todavía estaba pegado en la mente de Yang Chen, él sentía como que había viso esa mujer en alguna parte antes, pero sólo que no podía recordar dónde. Para Yang Chen este sentimiento era difícil de soportar, así que él decidió dejar de pensar sobre ello temporalmente.

Cuando entraron a un gran salón, ellos finalmente vieron un gran grupo de niños, todos ellos usaban ropa brillante, ambos niños y niñas abrieron ampliamente sus ojos café profundo conforme veían a Li Jingjing entrar, ellos revelaron infantiles expresiones de alegría, ¡y dejaron lo que estaban recitando y se precipitaron hacia delante!

“¡Hermana mayor Jingjing!”

“¡Hermana mayor Jingjing quiero jugar juegos!”

“¡Yo quiero verte dibujar!”…

Un grupo de niños inmediatamente rodeó a Li Jingjing, haciéndole todo tipo de pequeñas solicitudes inocentes. Li Jingjing también felizmente sonrió en respuesta conforme los aceptaba uno por uno, ella estaba siendo jalada alrededor por ellos. Afortunadamente, estos niños no eran fuertes, de lo contrario, la ropa de Li Jingjing sin duda sería despedazada…

Yang Chen sintió su cuero cabelludo entumecerse, pero no era justo para él huir de forma directa, así que asentó la caja y la abrió. Adentro, él encontró libros que estaban llenos de ilustraciones, lo que hizo a Yang Che aún más intrigado era, Li Jingjing también había traído bastantes tipos de intelectuales rompecabezas jigsaw. Sólo uno de estos rompecabezas jigsaw sería suficiente para entretener a los niños por un largo tiempo, lo cual quiere decir que Li Jingjing era también floja en una forma.

El tiempo pasó más rápido de lo que Yang Chen había esperado. Aparte de tener un almuerzo sencillo, estos niños no conocían la fatiga a medida que rodeaban a Li Jingjing. Ellos querían oír a Li Jingjing contarle historias, y querían que Li Jingjing les enseñe cómo hacer pinturas de acuarela.

A medio camino, la garganta de Li Jingjing no pudo aguantarlo más, así que ella hizo que Yang Chen se haga cargo de contar las historias, pero cuando los niños escucharon la voz seca y ronca de Yang Chen, todos ellos se amohinaron, expresando su descontento.

Yang Chen con desanimo bajó del escenario, y solo podía seguir su patético papel de un asistente. Esto hizo que Li Jingjing y el otro personal del orfanato rían fuerte.

Solo cuando era casi el atardecer los niños escucharon la sugerencia de la Presidenta Chan y dejaron a Li Jingjing libre, ellos esperarán que ella vuelva de nuevo para jugar. En cuanto al aburrido Yang Chen, él fue olvidado.

Saliendo del orfanato, ese grupo de niños siguió diciéndole adiós a Li Jingjing, varias niñas estaban incluso llorando. Era una escena que hacía a uno querer mostrar afecto tierno.

Mientras agitaba su mano a los niños, Li Jingjing enérgicamente contuvo sus lágrimas y sonrió.

Cuando regresaron al auto, Li Jingjing inmediatamente sacó un pañuelo para limpiar sus ojos, ella sollozó por un momento, y dijo: “Cada vez que me despido de los niños, me siento como llorar. Ellos todavía son tan jóvenes, y ya no tienen un papá o mamá… Hermano Mayor Yang, debería haber sido duro para ti durante tu niñez.”

Yang Chen le sonrió: “No fue gran cosa una vez que me acostumbré a ello. A veces, mucha cosas pueden ayudarme a olvidar el asunto de mis padres.”

‘Cuando estás tratando en la línea entre la vida y la muerte a diario, no tendrás tiempo para siquiera pensar sobre padres y parientes…’ Yang Chen pensó por dentro.

Li Jingjing dijo en un modo triste: “Sólo espero que al contarle a estos niños historias y darles regalos, ellos serían un poco más felices. Aunque era muy pobre durante mi infancia, tenía a Papá y Mamá conmigo, y eso me hacía sentir como la niña más feliz en el mundo. Ellos definitivamente envidian a los otros niños que tienen padres, es una lástima que no puedan tener lo que desean.”

Yang Chen vio la expresión agraviada en el rostro de la chica, así que pensó por un momento antes de preguntar: “Hoy, nuestra Profesora Li ha dado tantos regalos a los niños. Bien entonces, ¿qué quiere la Profesora Li?”

Li Jingjing hizo pucheros: “Hermano mayor Yang, por favor deja de bromear, ya no soy una niña.”

“Los niños no son los únicos que tienen los derechos a desear regalos, trabajaste duro todo el día. Por tu esfuerzo, tu hermano mayor Yang ha decidido recompensarte.” Yang Chen encarecidamente dijo.

Era ya el atardecer, el resplandor de la puesta del sol se derramaba dentro del auto, tiñendo sus interiores con un hermoso color oro opaco. Estaba tan tranquilo dentro del auto que ellos podían oír los sonidos de la respiración del otro.

Los ojos de Li Jingjing parecían un poco hechizantes, ella parecía haber pensado por un largo rato y su rostro se enrojeció conforme dijo: “Yo quiero… Amor, Hermano mayor Yang, ¿puedes darme eso?”

Diciendo eso, Li Jingjing bajó su cabeza. Ella no se atrevió a mirar a Yang Chen a los ojos.
La sonrisa de Yang Chen la cual estaba en su rostro hace un momento había desaparecido, él se volvió taciturno. Las repentinas palabras de Li Jingjing eran como un martillo que estaba golpeando en su corazón.

“No necesito mucho, no necesito una casa, un auto, dinero, reputación o estatus… Sólo quiero algo de amor, sólo quiero que hermano mayor Yang me preste atención a mí sola, y me ame… Sin embargo la única cosa que quiero también puede ser la cosa que no tengo forma de conseguir, supongo…”

‘Eso es cierto, quizás podría darle todo, pero desgraciadamente, lo que ella quiere es algo que no tengo forma de dar.’

Yang Chen suspiró: “Lo siento, nunca he pensado que esto pasaría. Sin embargo, eres una dama excepcional, y todavía eres joven. Creo que tendrás un final feliz. En ese punto del tiempo, puedo asistir a tu boda como tu hermano mayor.”[1] Diciendo esas palabras, Yang Chen sintió un mal sabor en su boca.

Li Jingjing alzó su cabeza, sus ojos estaban rojos, pero ella mantuvo una sonrisa: “Hermano mayor Yang, no digas tales cosas, de lo contrario, serás como mi madre quien me incita a encontrar un esposo a diario, sacándome de quicio hasta la muerte.”

“Tus padres están viejos, no hace falta decir que ellos desean abrazar a un nieto, es solo natural.”

“Está bien eso es suficiente, hermano mayor Yang, detén estas palabras de consuelo. En realidad, decir lo que está pesando en mi corazón me ha hecho sentir mucho más liviana ahora. Además, no quiero casarme por ahora. Quien sabe, ¿tal vez te divorcies de Cuñada, y tendré una oportunidad?”

“No cuentes conmigo, no soy un buen hombre.” Mirando a Li Jingjing, Yang Chen sentía como que era de hecho vil.

Li Jingjing sacudió su cabeza: “Ustedes los hombre no estás calificados para decir si son buenos o no, solo cuenta cuando una mujer lo dice.”

Lo que dijo parecía tener sentido. Había siempre un rábano para un hoyo, aunque parecía como que él había escarbado este hoyo para él mismo un poco demasiado grande hasta el punto que unos pocos rábanos estaba intentando apretarse dentro. Era algo extraño referirse a los hombres como hoyos siquiera.

“Por cierto, Jingjing.” Yang Chen pensó en algo: “Anteriormente, dijiste que querías mudarte, ¿lo has pensado ya?”

“Lo he hecho. Estoy en medio de buscar un departamento. Sin embargo, no quiero renovar y amueblar de nuevo y tal, eso es demasiado problemático. Planeo sólo rentar un departamento más pequeño, eso no debería ser difícil considerando mi sueldo actual.” Li Jingjing dijo.

Yang Chen asintió, cuando una dama crece, sus pensamientos poco a poco se vuelven independientes. Mirando a la bastante deprimida Li Jingjing, Yang Chen no dijo nada más, él arrancó el auto y la llevó a casa.

………

El fin de semana pasó en un instante, el lunes vino, y era hora para trabajar de nuevo.
Aunque Yang Che aceptó la misión de su esposa CEO, este proyecto no sería revelado al público temporalmente, así que no había necesidad de discutir transferencias y promociones. Él solo sería el encargado del proyecto en circunstancias especiales. Por lo tanto, temprano en la mañana, Yang Chen como rutina compró grandes bolsas de desayuno y las cargó al Departamento de Relaciones Públicas.

En el momento en el que entró, la glotona Zhang Cai fue la primera en cargar hacia él, ella agarró dos bolsas de bollos de pan frito y una bolsa de leche antes de comer con ganas. Las otras damas vieron la forma en la que Zhang Cai comía y no pudieron evitar sino rechinar sus dientes, ellas estaban perplejas por cómo Zhang Cai era capaz de comer tanto mientras mantenía su figura, aparte de estar ligeramente llenita con un rostro redondo, atracarse ella misma parecía no tomar efecto en absoluto.

Cuando el desayuno estaba casi acabado, Yang Chen notó que Zhao Hongyan quien se sentaba más cerca a él no había llegado, pensando sobre lo que sucedió la noche del viernes, Yang Chen sintió que algo era extraño.

En este momento, Liu Mingyu de pronto se precipitó dentro de la oficina. Ella quien vestía un traje gris opaco tenía un rostro colorado debido a caminar apresuradamente, y tenía una expresión de pánico. Ella rápidamente se acercó a Yang Chen, e impacientemente dijo: “Yang Chen, sólo ¿qué pasó entre tú y Hongyan?”

La voz de Liu Mingyu era muy urgente, las damas en la oficina lo oyeron todo claramente, y ellas miraron a Yang Chen en asombro.

Yang Chen arrugó sus cejas: “Hermana Mingyu, ¿qué pasa?”

“El esposo de Hongyan, Yu Guang y su cuñado Yu Hui han venido a la empresa, ¡Hongyan se ve que está en mal forma! ¡Ella se ve como que había sigo golpeada! ¡Yu Guang está gritando por el hombre ‘Yang Chen’, él está diciendo cosas muy desagradables, y está causando un gran disturbio en la entrada de la planta baja!” Liu Mingyu dijo con una expresión dolida.

El rostro de Yang Chen se oscureció, en los pasados dos días, Zhao Hongyan no contactó con él. Él pensó que este asunto no se agrandaría, pero ahora parecía que Zhao Hongyan no tuvo ninguna oportunidad para contactar con él cuando algo sucedió, o ella ni siquiera pudo haber considerado decirle.

Si no fuera debido a que ellos estaban de descanso en el fin de semana, él calculó que su esposo la arrastraría para buscarlo hace dos días.

“Toma esto.” Yang Chen pasó el desayuno restante y leche de soya a las manos de Liu Mingyu.

Liu Mingyu se apresuró a recibirlos, y preguntó. “¿Qué estás haciendo?”

“Es hora de que el hombre llamado ‘Yang Chen’ haga su aparición.”

[1] Radak: Ese momento en el que le rompes el corazón…

También te puede gustar...

0 comentarios