CEO Capítulo 144

00:49

Traductor: Trafalgar
Corrector: Radak


Capítulo 144: Un matrimonio sin amor

Yang Chen sabía que este asunto no sólo terminaría de esa forma, pero él no esperaba que Ruoxi lo llamara tan pronto e incluso solicitara a Zhao Hongyan. Él no pudo evitar sentirse inquieto por dentro, aunque nada realmente había pasado entre Zhao Hongyan y él, ellos se besaron y abrazaron, él no puede posiblemente limpiar sus labios y aclamar que no hizo nada, ¿¡cierto!?

Él le dio a la nerviosa Zhao Hongyan una sonrisa tranquilizadora, y se fueron juntos. En cuanto a los hermanos de la Familia Yu, aunque rechinaban sus dientes en ira, ellos no tenían forma de argumentar en respuesta.

Cinco minutos después, Yang Chen caminó con Zhao Hongyan a la oficina de la CEO en el piso superior. Esta era la segunda vez de Yang Chen aquí, mientras Hongyan nunca había pisado un pie aquí durante sus tres años en Yu Lei. Aunque había manchas de lágrima en su rostro, era demasiado tarde para hacer cualquier cosa al respecto, así que ella miró alrededor con curiosidad.

“No estés nerviosa, toma un asiento acá.”

La indiferente Lin Ruoxi se acercó desde el dispensador de agua en su oficina. En sus manos estaba una taza de té verde muy caliente que acababa de ser preparada, tenía un color claro con gran fragancia, la cual podía ser olida desde muy lejos.

Antes de que Lin Ruoxi hubiera incluso colocado la taza de té en la mesa del café de caoba  en frente del sofá, Yang Chen sonrió y caminó en frente de ella para recibirlo.

“¿Cómo puedo dejar que la CEO prepare té para mí? Por favor permítame…”

Lin Ruoxi ignoró a Yang Chen, ella directamente lo pasó y directamente caminó hacia Zhao Hongyan. Ruoxi le dio una ligera sonrisa, que parecía como que podía derretir la nieve y hacer las flores florecer.

“Este es el recientemente cosechado Longjing del Lago Oeste de este año, eres alguien que sabe de té, lo cual es por qué estoy dando esto para que bebas. No daría esto a una persona promedio.” Lin Ruoxi le guiñó a Hongyan, y colocó la taza de té en frente de ella.
Anonadada por el favor, Hongyan se levantó con un rubor en su rostro, era desconocido si ella se estaba sintiendo emocionada o tímida: “Jefa Lin, es demasiado cortés, yo… Me siento avergonzada…”

Esta escena hizo que Yang Chen se sienta bastante sombrío, ¿por qué esta mujer no daría una sonrisa brillante como esta a él, su esposo?

Lin Ruoxi con gracia se acercó a un asiento y se sentó en un modo relajado, ella no parecía impaciente para preguntar por detalles sobre lo que pasó antes en absoluto. En cambio, ella miró a Hongyan con una sonrisa, y preguntó: “Hongyan, si recuerdo correctamente, has estado en la empresa por más de tres años, ¿verdad?”

Zhao Hongyan se sentó en el sofá, y oyendo la pregunta de Lin Ruoxi y las palabras anteriores ‘alguien que sabe de té’ la llenaron con incredulidad: “Jefa Lin ¿sabe sobre mí?”

“Yo prácticamente conozco a todo el mundo siempre y cuando sea un empleado de la sede central. Aunque no interactúo seguido con ustedes debido al trabajo, siempre y cuando sea mi empleado, yo lo reconoceré.” Lin Ruoxi suavemente dijo.

Estas palabras no sólo sorprendieron a Zhao Hongyan, incluso Yang Chen quien acababa de tomar un asiento estaba asombrado debe saberse que la sede central de Yu Lei tenía al menos cuatrocientos empleados, bajo las circunstancias de no interactuar con ellos normalmente, Lin Ruoxi todavía era capaz de recordarlos a todos. Viendo la forma que ella trataba a Hongyan hoy, ella no parecía estar mintiendo. Parecía que ella quien dirigía este gigante de la moda tenía una mente mucho más aterradora que lo que él se había imaginado.

Zhao Hongyan estaba visiblemente tocada, como una vasta mayoría de las otras empleadas, ella adoraba a Lin Ruoxi. Oyendo que su ídolo recordaba su nombre y fondo, ella era como un ave contenta, su anterior humor fue soplado lejos, y ella respetuosamente dijo: “Nunca esperé que la Jefa Lin incluso reconozca a una empleada insignificante como yo, parece como que no hay nada en la empresa que la Jefa Lin no sepa…”

“Eres bastante especial. En realidad, te había visto antes de que hubieras entrado en la empresa.” Dijo Ruoxi.

“¿Antes de entrar en la empresa?” Zhao Hongyan no era capaz de recordar esto.

Lin Ruoxi dudó por un momento, luego dijo: “Tu padre, el Sr. Zhao hace deliciosas bolas de arroz glutinoso, yo a menudo las compraba de él en el pasado.”

Zhao Hongyan entendió ahora, pero todavía lo encontraba inconcebible: “Jefa Lin, a usted… ¿Le gusta comer bolas de arroz glutinoso?”

Ella no esperaba que la refinada y elegante CEO disfrutara de comer pequeños bocadillos como ese.

“¿Tu familia es dueña de una tienda de bolas de arroz glutinoso?” Yang Che preguntó en asombro.

Zhao Hongyan asintió, con algo de orgullo dijo: “Nuestra tienda de bolas de arroz tienen varias generaciones de historia, tiene un sabor muy auténtico, y es considerada un puesto con reputación.”

“El Sr. Zhao es también un experto en la ceremonia tradicional del té, he bebido el té Huangshan maofeng y té Biluochun preparado por él. Sus técnicas y habilidades son del estilo más ortodoxo de la ceremonia del té. En Huaxia, esto está casi extinto, y está mejor preservado en Japón. Es una lástima que hoy en día, la gente solo presta atención a las ceremonias del té foráneas, y no comprendan cómo apreciar las autenticas ceremonias del té.” Lin Ruoxi dijo con pesar y con admiración.

Zhao Hongyan se puso increíblemente emocionada: “Es realmente difícil imaginar que la Jefa Lin sepa tanto sobre mi familia, e incluso conozca a mi padre…”

“Eso fue hace muchos años, ahora que lo pienso, soy más joven que tú por dos años. En aquel entonces, cuando iba a comprar bolas de arroz glutinoso, yo todavía estaba en la preparatoria. Debido al hecho que la preparatoria estaba muy cerca a su tienda de bolas de arroz, yo a menudo comía allí. Tras hacerme más familiar con tu padre, él comenzó a servirme té. Yo en ocasiones te notaba ayudando en la tienda. Probablemente ya no tengas impresión de mí, pero yo siempre recordaba cómo su tienda se veía. Sentía que su familia era increíblemente afortunada, con un padre, madre, hija, e hijo, que debería ser tu hermano menor. Todos ustedes trabajando en la tienda para preparar y vender bolas de arroz, y vivían en harmonía.” Lin Ruoxi reveló añoranza en sus ojos, y cada palabras que habló era suave y claro.

 Zhao Hongyan también recordó los viejos tiempos con una pacífica sonrisa: “Eso es cierto. En aquel entonces, todavía estaba en la universidad, así que en ocasiones ayudaría en la tienda cuando tenía tiempo de sobra. Después, empecé a trabajar y ya no tuve tiempo para volver. En realidad, estaba molesta con mi padre en aquel entonces, yo no sabía cómo hacer bolas de arroz, pero él me obligó a aprender. Estoy bastante feliz sobre ello ahora.”

Escuchando el cruce de palabras de las dos damas, Yang Chen no pudo evitar sino sentir admiración por las habilidades conversacionales de Lin Ruoxi. En este momento, Hongyan evidentemente había relajado sus nervios tensados, y estaba conversando con ganas.

“¿Está el Sr. Zhao bien?” Lin Ruoxi tomó esta oportunidad para preguntar.

El originalmente rostro brillante de Zhao Hongyan reveló dolor, ella forzó una sonrisa conforme dice: “Él no está bien, él ha estado hospitalizado desde el principio del año pasado.”

“¿Hospitalizado?” Lin Ruoxi ponderó y respondió: “¿Puedes contarme los detalles? Ha sido un largo tiempo desde la última vez que lo vi.”

Zhao Hongyan cogió la taza de té en la mesa, bebió dos sorbos de té, y dijo: “A mi padre se le ha diagnosticado insuficiencia renal, y requiere tratamientos de diálisis. Su cuerpo está en una terrible condición, y debido a eso, el negocio de la familia ha sido puesto en las manos de mi hermano menor. No está yendo demasiado bien.”

“Lo siento.” Lin Ruoxi apologéticamente dijo, y giró para mirar a Yang Chen.

Notando su mirada, Yang Chen extendió sus manos para mostrar que él no sabía esto, y no intencionalmente la llevó a hacer tal pregunta hiriente a propósito.

Después de algo de pensamiento, Lin Ruoxi preguntó: “Hongyan, ¿es el hombre que vino a la planta baja hoy tu esposo?”

“Sí, Jefa Lin.” Hongyan tristemente asintió.

“¿Por qué él hizo tal cosa?”

Zhao Hongyan suspiró, luego explicó lo que sucedió en el bar la noche de viernes. Sin embargo, ella todavía dejó fuera la parte donde fue acosada por Yu Hui. Aunque no era su culpa, todavía era vergonzoso.

Cuando Lin Ruoxi escuchó la historia, ella preguntó a Yang Che: “Yang Chen, ¿es eso lo que sucedió?”

Yang Chen asintió, por supuesto.

“¿Por qué besaste a Hongyan entonces?” Lin Ruoxi inmediatamente cuestionó de nuevo, y fue difícil para ella decir la palabra ‘beso’.

“Erm…”

Yang Chen estaba sin habla, mientras Hongyan también se sonrojó. Que le haya hecho esta pregunta hizo que su rostro se sintiera ardiente, pero al mismo tiempo, ella esperaba con ilusión la respuesta de Yang Chen.

La mirada de Lin Ruoxi era tan fría como un bisturí queriendo cortar un corazón humano, como si ella le estuviera diciendo a Yang Chen, “No me mientas.”

Evidentemente, no importa si era vida de trabajo o vida privada, Yang Chen besó a Hongyan en frente del público, esto hizo a Lin Ruoxi extremadamente descontenta, pero ella sólo no se puso demasiado agitada y mostraba cómo se sentía.

Avergonzado, Yang Chen dio una risa seca: “Ese tipo con el apellido Yu insistía que yo admita que tengo esa clase de relación con su esposa, yo dije que no la teníamos, pero él no lo creyó. Dado que él estaba tan determinado y generoso de darme a su mujer, no puedo posiblemente decir que no la quiero, ¿no? ¿No eso sería dañar la auto-confianza de Hongyan? Una mujer perfectamente bien no es querida por su esposo. ¡Si yo, el amante falso no la quiero tampoco, eso serían muy doloroso!”

“Así que la besaste por eso, ¿¡has pensado en lo que pasaría después de que todos vieran a ustedes besándose!?” Lin Ruoxi estaba a punto de volverse loca, ¡este hombre en realidad usó tal razón deshonesta![1]

Yang Chen miró hacia Zhao Hongyan a un lado de él cuyo rostro parecía como una manzana madura grande. Él rascó el reverso de su cabeza, luego dijo: “¿Qué más puedo hacer? Su esposo ya dijo que quiere deshacerse de ella, yo no puedo posiblemente decir que quiero deshacerme de ella también, ¿no?

“Tú…” La ira de Lin Ruoxi se acumuló dentro de ella, pero no sabía qué decir.

Yang Chen entonces traviesamente dijo: “Para la Jefa Lin preocuparse tanto por mi vida amorosa, estoy realmente anonadado por su favor. En nombre de mi esposa, déjeme agradecerle por su generosidad, Jefa Lin.”

‘¡Él lo está haciendo a propósito! ¡Él me está haciendo enojar a propósito!’

Las bellas manos de Lin Ruoxi formaron pequeños puños, y siguió temblando. Si Zhao Hongyan no estaba presente, ¡ella realmente se sentía como agarrar todo sobre la mesa y estrellarlo en la cabeza de este hombre!

“Yang Chen, no uses tal tono hacia la Jefa Lin, ella se está preocupando por nosotros.” Zhao Hongyan de repente persuadió, y con giró de vuelto a Ruoxi con emociones complicadas: “Jefa Lin, creo que todo lo que sucedió es mi culpa, no debí haber ido al bar, fui yo quien primero le mintió a mi esposo. De lo contrario, nada de esto habría sucedido.”

Yang Chen estaba perplejo conforme preguntaba: “He estado curioso, ¿por qué es que no puedes decirle a ese tipo que estás yendo al bar para tener un trago con tus colegas?”

Zhao Hongyan se quedó en silencio por un rato, luego dijo: “En realidad, tú también lo viste hoy, Yu Guang es una persona muy conservadora y recta. En sus ojos, cosas como bares, clubes, y lugares de karaoke son todos venenos de la sociedad para hombres y mujeres libertinos. La gente de su Familia Yu no tiene permitido ir a esos lugares.”

“¿No su hermano fue ahí?” Yang Chen arrugó sus cejas.

Zhao Hongyan mostró una sonrisa triste: “Yu Hui es su hermano biológico, mientras soy una mujer casada en su familia. Según la forma de ver las cosas de la Familia Yu, soy sólo la hija de un pequeño dueño de tienda, y soy de clase baja. Para ellos casarme en la familia es considerado bondad hacia mí, ¿cómo podrían tolerar que yo vaya a los bares?”

Yang Chen no pudo evitar sino encontrar esto ridículo: “Es realmente inesperado que hay tal persona en este mundo, de algún modo se siente como que hemos regresado a la sociedad feudal.”

“Sí, cuando primero me casé con él, lo encontré difícil de soportar, me sentía como un monje ascético. Cada vez que regresaba a casa, sentía que la atmósfera estaba pesando sobre mí y era difícil de respirar. Se mejoró el año pasado, pero yo todavía sentía miedo de volver a casa. Siempre sentía que no podía volverme parte de su familia, y que había demasiadas cosas en medio.” Zhao Hongyan dijo en un modo deprimido.

“¿Por qué todavía te casaste con él entonces?”

Lin Ruoxi rodó sus ojos a Yang Chen: “Es por tu padre, ¿cierto? De lo que sé, la diálisis renal no es barata.”

Zhao Hongyan amargamente asintió, luego dijo: “Eso es correcto, mi padre y el padre de Yu Guang son amigos. En aquel entonces cuando mi padre fue hospitalizado, aunque el seguro médico pagó una cierta cantidad de los gastos, todavía no era suficiente. La madre de Yu Guang tomó un capricho por mí entonces, y quiso que yo sea la nuera de su familia… Quizás era debido a que las otras familias no estaban dispuestas a desposar sus hijas a Yu Guang, y ellos también no estaban dispuestos a aceptar a aquellas que no eran bastante bonitas. Al final, ellos me eligieron, y prometieron pagar más de la mitad del tratamiento médico de mi padre.”

La verdad del problema era simple pero triste, una joven y hermosa mujer casada con un anticuado y testarudo hombre por el bien de pagar las facturas médicas de su padre.

“¿Tú lo amas?” Lin Ruoxi de pronto preguntó.

Zhao Hongyan estaba ligeramente aturdida, luego pensando sobre quien esta persona era, ella hizo una sonrisa angustiada y dijo: “Jefa Lin, jamás hubo amor entre Yu Guang y yo, y ni siquiera hubo ninguna interacción entre nosotros antes de que me casara con él. Yo no lo entiendo, y él no confía en mí, ¿cómo puedo yo posiblemente amarlo?”

‘¿Un matrimonio sin amor?’

Lin Ruoxi tranquilamente miró hacia Yang Che, mientras Yang Chen también estaba mirándola. El latido del corazón de Lin Ruoxi se aceleró, y ella rápidamente apartó su mirada para preguntarle a Hongyan: “¿Qué planeas hacer después?”

En una pérdida, Hongyan sacudió su cabeza: “No lo sé. En realidad, he estado pensando sobre divorciarme de Yu Guang hace un largo tiempo, simplemente somos personas de dos mundos totalmente diferentes.”

“Pero, ¿qué hay de la enfermedad de tu padre?” Lin Ruoxi preguntó.

Zhao Hongyan mordió su labio: “He discutido esto con mi hermano menor antes, hipotecaremos la tienda y conseguiremos un préstamo del banco. Debemos ser capaces de conseguir un préstamo de varios cientos de miles, y justo debe ser suficiente para hacer un trasplante de riñón para mi padre.”

“Qué si digo que te pagaré tu salario por los siguientes cinco años por adelantado, y quiero que trabajes aquí por los siguientes diez años, ¿aceptarás esto?” Lin Ruoxi preguntó.

Zhao Hongyan rápidamente levantó su cabeza, sus ojos acuosos estaban gratamente sorprendidos y llenos con incredulidad: “Jefa Lin… Usted está diciendo…”

Lin Ruoxi se dio la vuelta para presionar el gran botón rojo en su escritorio, y dijo al refinado micrófono: “Wu Yue, ven aquí.”


[1] Radak: Yo le veo mucha lógica…

También te puede gustar...

0 comentarios