ATG Capítulo 611

23:38

Traductor: Radak
Corrector: Radak

Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

Capítulo 611 – El Espantado General Fénix Divino
Feng Huwei no sólo era un practicante supremo en el Profundo Reino Tirano, también era un general experimentado; La sangre fresca en la que se había bañado era suficiente para formar un océano sin límites de sangre. Él no sabía cuándo había empezado a olvidar lo que se sentía el ‘miedo’.
Sin embargo, esta voz procedente de quien sabía dónde… Simplemente una voz, hizo que todos los vellos de su cuerpo se irguieran repentinamente, causando que un escalofrío suba por su espina dorsal….
¡Sssss!
Un sonido extremadamente penetrante resonó, y los ojos de Feng Huwei divisaron vagamente el espacio que estaba siendo ásperamente arrancado por una cicatriz negra… Entre todos los presentes, él era el único que podía ver aquel momento donde el espacio estaba destrozado. Un joven vestido completamente de negro, cuyo rostro era frío y duro como el de un cadáver, apareció delante de la chica como un demonio. Sus ojos sin vida miraban indiferentemente a Feng Huwei que estaba montado en el Mastín de Fuego.
Era como si todo el mundo se hubiera congelado completamente en este momento.
Bajo la mirada de este joven, la emoción de miedo que no había surgido durante los últimos cien años se despertó de repente como un demonio naciendo en el alma del General Huwei. Ello se infló hasta que él pudo sentir su pecho siendo presionado por una montaña extremadamente alta. Su corazón dejó de latir, y su sangre dejó de fluir; Era como si todo su cuerpo estuviera en un infierno helado, cada célula temblaba violentamente… Ese tipo de miedo incluso afectó sus cinco sentidos. Él estaba mirando claramente al joven delante de él, pero lo que vio fue en cambio sólo una niebla borrosa; Él no podía mirar con claridad su rostro.
Debajo de su cuerpo, una ola de estremecimiento intenso se podía sentir… ¡Era el Mastín de Fuego estremeciéndose! Su Mastín de Fuego era una inmensa y poderosa Bestia Profundo Emperador que lo había seguido durante cien años, que había cargado en guerras innumerables veces, pisado sobre innumerables campos de cadáveres. Más de cientos de miles de hombres y bestias murieron bajo sus garras; Nunca había conocido el miedo. Incluso al encontrarse Bestias Profundo Tirano que no tenía manera de vencer, cargó sin dudar, nunca había retrocedido ni un poco.
¡Sin embargo, en este momento, en realidad estaba estremeciéndose violentamente!
Como un Overlord, y también como el famoso General Huwei del Imperio Fénix Divino, Feng Huwei obviamente no era un tonto. A pesar de que esta zona era la más débil de los lugares que no podía tener a nadie que tuviera la calificación de rebelarse contra él… Hasta el punto donde no había nadie que tenía las calificaciones para que él ni siquiera mirara, él sabía claramente que causar miedo en su Mastín de Fuego con simplemente aura y la mirada en los ojos era un concepto absurdo.
Incluso la presión del Emperador del Imperio Fénix Divino, Feng Hengkong, nunca le había hecho temblar antes.
“¡Aiyoh! Esta pequeña Ciudad Nube Flotante inesperadamente tiene una escoria de Viento Azul que no sabe lo que es bueno para él. ¡¡Para atreverse a detener a nuestro general, parece que no quieres vivir más!!”
Mientras la mente de Feng Huwei temblaba, una voz llena de desprecio resonó… La que dijo esto no fue otra persona, sino en cambio fue el primer vice-general bajo él, Feng Qianjun, que también pertenecía a la Secta Fénix Divino. Feng Huwei estaba muy alarmado. Justo cuando quería decir algo para detenerlo, él en cambio vio a la silueta del joven vestido negro pasar rápidamente, avanzando abruptamente hacia adelante. La palma que era naturalmente pálida mortal y aparentemente envuelta en una neblina negra, capturó el cuello de Feng Qianjun.
Sin importar qué tipo de movimiento, incluyendo su movimiento de mano, para una persona común, ello sería extremadamente rápido. Sin embargo, para un practicante fuerte, especialmente Feng Qianjun, que estaba en el octavo nivel del Profundo Reino Emperador, ello fue particularmente lento, lento hasta el punto de que era demasiado perezoso para esquivar, y permitió que la palma agarrara su propio cuello… Cuando la mano del joven vestido de negro agarró su cuello, aparte de los rastros de frialdad, sin mencionar asfixia o dolor, ni siquiera un poco de incomodidad podía sentirse. Poco después, incluso esa sensación de hielo no se podía sentir más. Y para él, esto era extremadamente normal, debido a que entre los profundos cultivadores débiles dentro de Ciudad Nube Flotante, incluso si utilizaban el cien por ciento de su fuerza para estrangularlo, no causaría un solo malestar a un Trono nivel ocho de la Secta Fénix Divino.
“¡Jajajaja!” Feng Qianjun rio salvajemente, su risa estaba llena de desprecio y desdén. Miró la expresión en los ojos de Fen Juechen y sintió compasión, como si estuviera mirando a una hormiga que se sobreestimaba: “Seguro suficiente no hay falta de ignorantes y ridículos desgraciados en este mundo. Este general estaba originalmente sintiéndose misericordioso y no planeaba matar a nadie hoy, pero una escoria insignificante de Viento Azul se atrevió a hacer un movimiento contra este general, ¡jajaj! Ven, ven, ven, muéstrame todas tus fuerzas. Rápido, estrangula a este general hasta la muerte, este general simplemente permanecerá aquí. Puedes usar tus manos, una espada, una lanza, si puedes matar a este general, este general te llamará abuelo en el infierno. Ven, ven, ven, tienes que usar un poco más de fuerza, Jajajaja…”
Mientras Feng Qianjun se reía salvajemente con desprecio… Nadie a su alrededor se reía en absoluto. No importaba si era el Ejército Fénix Divino o los ciudadanos de Ciudad Nube Flotante, todos sus ojos estaban anchos hasta que casi estallaron, a medida que terror sin fin llenaba sus rostros.
El cuello de Feng Qianjun, que estaba encerrado en la mano de Fen Juechen, comenzó a emitir una débil neblina negra. Bajo la neblina negra, la carne en el cuello de Feng Qianjun empezó a pudrirse y marchitarse rápidamente. En un abrir y cerrar de ojos, se veía el hueso blanco y denso de la laringe, y en el momento siguiente, el hueso de la laringe blanca ya se había vuelto negro… Se volvió negro como el carbón.
Sin embargo, Feng Qianjun no se había dado cuenta y seguía riéndose salvajemente con desdén… La descomposición de la carne se extendió rápidamente hacia abajo, y dentro de tres respiraciones cortas, la mayor parte de su parte superior del cuerpo no tenía un solo trozo de carne; Desde el esternón hasta las costillas, todo de ellos fue presentado completamente a todos los presentes.
Tal escena aterradora contrastaba con su risa salvaje y desenfrenada… Era aterrador hasta el punto de que ni una sola persona ni siquiera se atrevía a decir una palabra.
Una ráfaga de viento pasó, y el cuerpo del Trono Qianjun cayó como una pirámide hecha de arena, dispersándose impotente. Feng Qianjun que estaba en medio de la risa de repente se dio cuenta de que su visión se estaba moviendo hacia abajo sin control. Dejó de reír, luego… Se vio completamente podrido, sólo quedaban sus huesos negros y los huesos negros se dispersaban… Dispersándose en pedazos de polvo.
“¡¡AARRRRGGGHH!!”
Feng Qianjun dejó escapar un grito que rasgaba el corazón y explotaba los pulmones. Sonaba como un grito del infierno; Apenas duró un momento, y luego terminó… En el instante en el que su cerebro cayó al suelo, se convirtió en polvo negro.
Todo el mundo estaba en silencio; Un miedo interminable impregnaba el aire dentro de Ciudad Nube Flotante, el aire completamente había dejado de moverse. Algunos ciudadanos de Ciudad Nube Flotante se estremecieron y sus cuerpos se volvieron suaves, perdiendo la capacidad de mantenerse en pie. Lo único que podían hacer sus cuerpos era estremecerse intensa e incontrolablemente.
El Mastín de Fuego bajo Feng Huwei soltó un rugido ronco que incluso Feng Huwei nunca había escuchado antes. Después de eso, el Mastín de Fuego que nunca había conocido el miedo comenzó a retroceder. Sólo después de dos pasos, inmediatamente quedó sin fuerzas y cayó a medida que su cuerpo masivo se estremeció como un tamiz.
Todo el miedo que el General Huwei experimentó en su vida sumado no podía ni siquiera compararse con una milésima de lo que sentía hoy. Su boca jadeaba, pero no dijo una palabra durante mucho tiempo. Él había asesinado a innumerables personas en su vida; Incluso si mataba a cien mil personas al día, su rostro todavía no mostraría una expresión. Pero delante de él, justo ahora, sólo una persona murió, pero toda su alma estaba violentamente estremeciéndose.
Y el que murió bajo las manos del joven vestido de negro no era un ordinario General Fénix Divino; ¡Era un Trono de nivel ocho que se suponía no tenía rival en Viento Azul!
Incluso él pensó distraídamente que el estaba delante de él… Era en realidad un demonio del infierno.
En ese momento, Fen Juechen giró hacia él. Su voz estaba marchita, como un demonio maldito, y frialdad fluyó a través de los oídos del General Huwei: “Todos… Ustedes… Necesitan… Morir…”
En el momento en el que la voz aterrizó, Fen Juechen avanzó lentamente… Este simple paso hizo que el General Huwei sintiera como si su muerte se acercaba.
La voz de una chica sonó con ansiedad. Los pasos de Fen Juechen se detuvieron en el mismo momento en que oyó la voz de la chica.
Xiao Lingxi se apresuró hacia ahí en un apuro. A pesar de que su rostro aún estaba lleno de miedo, todavía obstinadamente obstaculizó a Fen Juechen: “No… No mates a nadie… Si los matas, masacrarán Ciudad Nube Flotante… Matarán a más ciudadanos de la Nación Viento Azul. Tú… Ya mataste a uno de ellos, les advertiste… Es suficiente… No mates más… Ciudad Nube Flotante ya ha caído en manos del enemigo… Sin embargo, el Ejército Fénix Divino ya ha dicho que no matarán imprudentemente… No quiero ver a Ciudad Nube Flotante llena de sangre…”
Cuando la voz de Xiao Lingxi cayó, la mano de Fen Juechen, que originalmente estaba levantada, cayó lentamente… Al mismo tiempo, Feng Huwei sintió que la sombra de la muerte en la que estaba envuelto desaparecía. Él miró fijamente a Xiao Lingxi… Esta chica que hizo que la intención de matar del demonio llenara los cielos, también había terminado su intención asesina inmediatamente.
Fen Juechen giró lentamente: “No los mataré hoy. ¡Pero si se atreven a matar a una persona de Ciudad Nube Flotante, mataré a diez mil de ustedes! Si matan a diez personas de Ciudad Nube Flotante, mataré a cien mil de ustedes.” Él miró hacia Xiao Lingxi: “Si se atreven a tocar un solo cabello en su cabeza, dejaré que todos ustedes… ¡Mueran en donde están!”
Fen Juechen de repente levantó su brazo y atacó.
¡¡¡Boom!!!
Toda Ciudad Nube Flotante tembló, y una explosión extremadamente opresiva pudo ser oída, haciendo que cada uno de los presentes perdieran momentáneamente su sentido de oído. Todos subconscientemente miraron hacia arriba, y se alarmaron al ver que en la distancia, había un enorme remolino negro como la boca de un lobo… Pero en el momento siguiente, el remolino negro oscuro desapareció. Feng Huwei, sin embargo, se alarmó hasta el punto en que su corazón casi se rompió. Él gritó involuntariamente:
“Mo… ¡¡Monarca!!”
Era sólo que su voz estaba deformada bajo su miedo, así que ninguna persona pudo oír claramente lo que había gritado.
Para usar la profunda fuerza que podría causar una grieta en el espacio, el Profundo Reino Emperador podría hacer eso. ¡Sin embargo, para casualmente causar un enorme agujero negro espacial… ¡Esto era claramente la fuerza del Profundo Reino Soberano!
Dentro de su poderosa Secta Fénix Divino, había sólo unas pocas decenas de personas en el Profundo Reino Soberano. Sin embargo, estos Monarcas eran las piedras angulares de la Secta Fénix Divino; Eran personas a quienes incluso el Maestro de la Secta Fénix Divino, Feng Hengkong, tenía que ser respetuoso. Y en las Siete Naciones del Cielo Profundo, sólo su Imperio Fénix Divino tenía Monarcas.
Él ni siquiera se atrevió a soñar que un Monarca existía en realidad en esta ciudad rural de la Nación Viento Azul… ¡Además, parecía tener poco más de veinte años!
Él era de hecho un fuerte Overlord, sin embargo, frente a un Monarca, no era distinto de una hormiga que pudiera ser asesinada con sólo un pellizco.
“Nosotros… Sólo vinimos a ocupar Ciudad Nube Flotante… No mataremos a un solo ciudadano… Inocente.”
A pesar que Feng Huwei estaba tratando con todas sus fuerzas de calmar su voz para proteger su reputación como el gran General Huwei, incluso él mismo podía oír el estremecimiento en su voz que no podía suprimir.
“¡Piérdanse!”
La respuesta de Fen Juechen fue simplemente fue esa palabra sin ninguna emoción.
Observando toda la vida del General Huwei, ¿quién se atrevería a decirle esas dos palabras? Sin embargo, hoy, olvídense de la ira, Feng Huwei ni siquiera se atrevió a decir otra palabra. Retrocedió varios pasos y luego arrastró directamente a su Mastín de Fuego, que flotaba en el suelo y corría lo más rápido que podía en la dirección opuesta… Y aceleró su paso con cada segundo, el Ejército Fénix Divino lo siguió, como si recibieran un gran perdón, corrieron tan rápido como pudieron, hasta que corrieron fuera de las puertas de Ciudad Nube Flotante. Después de que se detuvieron, sólo entonces pudieron sentir que estaban empapados en sudor frío.
“¡¿Quién… Rayos… Es él?!” Feng Huwei respiró violentamente. Ambas manos estaban estremeciéndose. Justo ahora, él ni siquiera se atrevió a preguntar cuál era el nombre de la otra parte…
Los alcaldes de Ciudad Nube Flotante, Yuwen Tuo y Situ Nan, también se apresuraron a salir con sus colas entre sus piernas. Los ciudadanos de Ciudad Nube Flotante circundantes tampoco se atrevieron a quedarse, a medida que frenéticamente se apresuraron a huir. Con la mano en el pecho, Xiao Lingxi dijo hacia Fen Juechen: “Hermano mayor Fen, gracias.”
“… No necesitas darme las gracias”, dijo Fen Juechen. Aunque su voz era fría, él hacía todo lo posible para hacer su tono cálido: “Si no fuera por ti, habría muerto hace tres años. Cualquier cosa que quieras que haga, no la rechazaré. Si alguna vez quieres que muera… Espera a que mate a todos de los Cuatro Terrenos Sagrados, ¡entonces te daré mi vida!”
“No”, Xiao Lingxi negó con la cabeza. En este medio año, Fen Juechen le había dicho palabras tan similares muchas veces: “No necesitas ser así hacia mí. Tu vida es tuya, no pertenece a nadie más. La vida de los demás, son iguales también… Si, si realmente quieres hacer algo por mi bien, ¡entonces no mates a inocentes voluntariamente!”
“Una vez que la gente muere, nunca pueden volver a la vida… Cuando no puedan ser vistos de nuevo… Ello hará a aquellos que se preocupan por ellos estar adoloridos por todas sus vidas… Yo…”
La figura de Yun Che apareció frente a los ojos de Xiao Lingxi, provocando lágrimas en sus ojos, mientras sollozaba sin sonido.
Al ver las lágrimas de Xiao Lingxi, Fen Juechen también sabía por qué había empezado de repente a llorar. Él suspiró profundamente, luego giró: “En este medio año, no maté a una sola persona. Esa persona justo ahora, estaba tratando de aprovecharse de ti, murió por su crimen. Cuando tenga suficiente fuerza y haya matado a todo el mundo que necesito matar… Entonces escucharé lo que digas.”
La neblina negra se reunió y Fen Juechen desapareció sin un respiro ni sonido de ese lugar.

El aire estaba quieto, sin una sola persona a la vista. Xiao Lingxi cubrió su rostro con sus manos, sus labios dejaron escapar un sonido que haría que los corazones se hicieran añicos: “Pequeño… Che…”
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios