ATG Capítulo 628

11:20

Traductor: Radak
Corrector: Radak

Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

Capítulo 628 - La Despiadada Pequeña Emperatriz Demonio
“¿Qué estás haciendo?” La Pequeña Emperatriz Demonio ignoró su pregunta y preguntó fríamente... La gélida frialdad en su voz hacía que el corazón de uno se apretara; Sin embargo, no lo había hecho a propósito y había sido así todo el tiempo.
Yun Che se puso de pie y respondió, “Estoy refinando píldoras, ¿por qué?...”
“¿Refinar píldoras? Sin un caldero, un horno o un artefacto, ¿cómo estás refinando las píldoras?” Preguntó la Pequeña Emperatriz Demonio.
“A pesar de que otros no pueden hacerlo, eso no significa que yo no pueda hacerlo.” Aparte del shock abrupto del principio, la expresión de Yun Che ya había vuelto a la normalidad. En la actualidad, dentro de todo el Reino Demoníaco Ilusorio, la única persona que no tenía miedo de la Pequeña Emperatriz Demonio era probablemente Yun Che. Extendió su mano y entre sus dedos estaba la píldora de color rojo pálido que había estado mirando durante algún tiempo. “Pequeña Emperatriz Demonio, llegaste en el momento adecuado. Esta píldora es algo que refiné para ti.”
“¿Para esta emperatriz?” La Pequeña Emperatriz Demonio frunció ligeramente el ceño. “¿Por qué necesitaría esta emperatriz una píldora?”
“... Esta píldora contiene todos los elixires y el profundos jades que pude encontrar en este Pabellón Medicinal que pueden aumentar la longevidad.” Antes de que una expresión de abatimiento cruzara por su rostro, Yun Che dijo lentamente, “No estoy seguro de si realmente puede aumentar tu esperanza de vida, pero al menos... Sus poderes medicinales son suaves, y consumirla no te causaría ningún daño.”
Los ojos de la Pequeña Emperatriz Demonio estaban helados. Ella estaba impasible, y su expresión no cambió en lo más mínimo. Con el balanceo de su larga manga, la píldora en las manos de Yun Che ya había caído en sus manos. Sin mirarla, la arrojó en su espacio. “Viendo tu arduo trabajo, esta emperatriz la aceptará esta vez. Sin embargo, no tienes que hacer más esas cosas sin sentido para esta emperatriz. El destino de esta emperatriz es algo que el Dios Divino Cuervo Dorado ha proclamado. Puesto que hasta el Dios Divino Cuervo Dorado lo ha dicho, ¡qué existencia en este mundo puede cambiarlo! La condición de este cuerpo es algo que esta emperatriz sabe mucho mejor que tú. Incluso si tuvieras que usar todas las hierbas espirituales que la Familia Yun ha acumulado durante los últimos diez mil años e incluso todos los Cristales Divinos de Vena Púrpura dentro de este Reino Demoníaco Ilusorio, no puedes extender la vida de esta emperatriz ni siquiera por un respiro... ¡Sólo será un desperdicio!”
“¡Todo lo que tienes que hacer es ayudar a esta emperatriz a guardar este secreto y no contárselo a nadie! En cuanto a los otros asuntos que no necesitas preocuparte, ¡no tienes que ser entrometido!”
“No.” Yun Che miró directamente a los ojos de la Pequeña Emperatriz Demonio y sacudió su cabeza con una determinación considerable. “Si fueras la Pequeña Emperatriz Demonio, siempre que no interfieras con los intereses de mi Familia Yun, ni siquiera me molestaría si estuvieras viva o muerta. Sin embargo... Este asunto es algo que no puedo ignorar. Tampoco permitiré que tu vida acabe tres años después... ¡Debido a que eres mi mujer!”
“...” La mirada de la Pequeña Emperatriz Demonio cambió, y de repente se volvió fría. “¡Despreciable! Yun Che, ¿sabes que por lo que acabas de decir a esta Emperatriz, esta Emperatriz te puede matar?
La presión aterradora de la Pequeña Emperatriz Demonio era suficiente para hacer temblar a un Monarca de alto nivel, pero Yun Che no temía ni un poco y en cambio levantó las comisuras de sus labios, casualmente diciendo, “Incluso si creo que los fantasmas existen en este mundo, no creo que me matarías. Eres la Pequeña Emperatriz Demonio... ¡Y yo, Yun Che, soy el hombre de la Pequeña Emperatriz Demonio! Y en sentido estricto, tú eres la que me obligó a entrar...”
Sss…
Una afilada ráfaga de viento desgarró violentamente el espacio, y una destelló pasando a Yun Che antes de que un pequeño par de pequeñas manos lo sujetaran del cuello... Su agarre era apretado, y casi lo sofocó y aplastó su hueso hioides. Si no fuera por la pequeña estatura de la Pequeña Emperatriz Demonio, ya lo habría levantado del suelo.
“¿De verdad crees que esta Emperatriz no se atreve a matarte?” El rostro de la Pequeña Emperatriz Demonio estaba muy cerca; Sus ojos eran ilimitados como el cielo estrellado. Cerrando su corazón como una prisión helada, exclamó, “Estos últimos tres años de la vida de esta Emperatriz serán usados para limpiar el Reino Demoníaco Ilusorio con sangre. ¡Siempre que esta Emperatriz lo desee, no hay nadie que no pueda ser asesinado! ¡En cuanto a ti, sabes mucho del secreto de esta Emperatriz y eres sin duda alguien que necesita morir! ¡Todavía te atreves a actuar con tanta insolencia delante de esta emperatriz!”
Un tinte de una marca de sangre flotó dentro de los sentidos de la Pequeña Emperatriz Demonio, y de pronto vio que en la manga del brazo derecho de Yun Che había una herida de cinco centímetros de largo. A juzgar por el hedor de la sangre en el aire, era fácil decir que la herida no había sido infligida hace mucho tiempo. Sus ojos se hundieron, y ella al instante apartó su mirada.
Yun Che no podía respirar; Todo su cuerpo parecía como si estuviera siendo presionado por una montaña, incapaz de forcejear un poco. Su rostro pronto se tornó pálido, sin embargo, sus ojos no mostraban signos de miedo. Con mucha dificultad, dijo con voz clara, “Yo... No creo... Que me matarás....”
La mirada de la Pequeña Emperatriz Demonio se volvió aún más helada, y su voz se volvió más fría. “Entonces, ¿quieres probar?”
“Seguro...” La pequeña mano que rodeaba su cuello se tensó, causándole un gran dolor, pero en cambio, él rio. “Déjame ver... Qué método vas a usar... Para matarme...”
A medida que hablaba, Yun Che, que había reunido toda la profunda energía que podía reunir en su mano derecha, la extendió a velocidad relámpago y agarró el pecho derecho de la Pequeña Emperatriz Demonio.
En un instante, una masa de suave jade estaba en el agarre de la mano derecha de Yun Che. La túnica gris y la ropa interior de la Pequeña Emperatriz Demonio eran muy delgadas, lo que significaba que Yun Che podía sentir claramente la forma y la suavidad del pecho níveo...
¡¡¡Bang!!!
Una explosión resonó y el cuerpo de Yun Che salió disparado como un misil. Después de un ‘boom’, se estrelló contra las paredes del Pabellón Medicinal, directamente rompiendo un agujero grande de diez metros en el profundo jade de diez mil años. El jade fragmentado castañeó a medida que cayó.
Yun Che estuvo en el suelo durante un buen rato antes de apenas llegar a estar de pie confiando en el jade roto. A medida que se cubría la garganta con la mano, tosió con una sonrisa complacida. “*Tos, tos*...  De qué te estás luciendo... Obviamente no puedes matarme.”
El pecho de la Pequeña Emperatriz Demonio se agitaba a medida que ella le dio una mirada fría con sed de sangre. Giró y dijo con frialdad, “Esta Emperatriz no te matará debido a que habías salvado la vida de esta emperatriz, ¡y esta Emperatriz no está dispuesta a decepcionar a la Familia Yun! En cuanto a lo que pasó en el Valle de Rayos y Llamas del Cuervo Dorado, esta Emperatriz simplemente usó tu constitución del Fénix y del Dios Dragón para obtener poder para su venganza. ¿Crees que esta emperatriz tiene sentimientos por ti?  ¡Muy absurdo!”
Yun Che, “...”
“¡Que esta Emperatriz no te mate hoy puede ser considerado como la paga por haber salvado la vida de esta Emperatriz! Pero después de hoy, si te atreves a ofender a esta Emperatriz o te atreves a mencionar incluso la mitad de lo que pasó en el Valle de Rayos y Llamas del Cuervo Dorado, esta Emperatriz definitivamente... “
Las palabras de la Pequeña Emperatriz Demonio se cortaron de repente. Luego, con un resoplido frío, el espacio alrededor de ella se distorsionó, y toda su persona desapareció por completo ante los ojos de Yun Che.
“Phew...” Yun Che lentamente se deslizó hacia abajo, luego se sentó en el suelo. A pesar de que la Pequeña Emperatriz Demonio no usó un golpe mortal antes, no fue absolutamente ligero, haciendo que la energía y la sangre en su cuerpo entraran en agitación. Si ella hubiera sido un poco más dura, la sangre habría brotado de los siete orificios de su rostro.
“Esta mujer... Es muy feroz.” Yun Che se masajeó la garganta con una mano y presionó su pecho con la otra. Levantó su cabeza al lugar donde la Pequeña Emperatriz Demonio se había ido y preguntó distraídamente, “Jazmín, dime, ¿tengo que preparar un poco de ‘Rocío del Jade Celestial’ para la Pequeña Emperatriz Demonio?
“¿Rocío del Jade Celestial? ¿Qué es eso? ¿Es algo que se puede usar para prolongar la vida?”
“No puede prolongar la vida. Pero si una mujer tiene una dosis todos los días, sus senos se volverían más desarrollados. Los efectos son excelentes, y no habría efectos secundarios. En todas partes en la Pequeña Emperatriz Demonio es buena, es sólo que su pecho es un poco plano... Son tan planos como los tuyos. Tch...”[1] Yun Che exhaló dolorosamente.
“...” Una explosión de intención asesino helado cubrió todo el cuerpo de Yun Che a medida que Jazmín reía tranquilamente. “Originalmente tenía un poco de simpatía por ti... ¡Pero ahora hubiera deseado que la Pequeña Emperatriz Demonio hubiera roto todos tus huesos!”
La Pequeña Emperatriz Demonio no fue muy lejos y apareció trescientos metros por encima del Salón Medicinal de la Familia Yun.
Sus pequeñas y tiernas manos de jade se extendieron, y la diminuta píldora roja de Yun Che apareció en su palma. Cogió la píldora y lentamente la puso cerca de sus labios, luego, de repente se detuvo... Desde la píldora ante sus ojos, ella olía un ligero rastro de... Energía de sangre.
La sangrienta cicatriz en las mangas de Yun Che repentinamente destelló en su mente... Esta energía de sangre, apestaba a la energía en su manga; Eran exactamente iguales.
Aturdida, las manos de la Pequeña Emperatriz Demonio cayeron. Siguiendo el movimiento de su figura, ella desapareció del lugar.
Yun Che finalmente calmó su energía y sangre y luego se puso de pie. Al ver la pared en la que se había estrellado, su rostro se puso sombrío. ¡Estos profundos jades de diez mil años de antigüedad eran tesoros inestimables! En este momento, una fuerte aura vino por detrás. Él giró y vio que la Pequeña Emperatriz Demonio había regresado. En su rostro, había una agitación distinta... Ira.
“¿Utilizaste tu propia sangre para refinar esta píldora?” La Pequeña Emperatriz Demonio sacó la píldora rojo tenue y preguntó con un tono de voz incomparablemente abatido.
Sin esperar la respuesta de Yun Che, la voz de la Pequeña Emperatriz Demonio irradió con furia, “¿Crees que tu sangre del Dios Dragón es omnipotente? ¿Crees que tienes una manera de alterar una vida que incluso el Dios Divino Cuervo Dorado no puede salvar?”
“… No lo sé. Puede que sólo tenga un efecto pequeño... “
“¿Estás dispuesto a usar constantemente tu propia sangre para refinar las píldoras de esta Emperatriz?” Los ojos gélidos de la Pequeña Emperatriz Demonio irradiaban con un débil desprecio. “¿Piensas que si lo hicieras, esta Emperatriz estaría agradecida y se conmovería hasta las lágrimas?”
“¡Hmph! ¡Hay momentos en los que eres inteligente, pero a veces eres increíblemente estúpido! Crees que esto te puede ayudar a ganar el favor de esta Emperatriz...” La Pequeña Emperatriz Demonio levantó su mano y la píldora rojo tenue fue colocada entre sus dedos. “¡Pero para esta Emperatriz, si ingiriera esto sin ser cautelosa, me habría contaminado con tu sangre!”
Cuando su voz cayó, una llama dorada escarlata ardió en la palma de su mano, instantáneamente quemando a cenizas la píldora en la que Yun Che había utilizado su sangre para refinar.
Yun Che, “...”
Con un movimiento de su mano, la Pequeña Emperatriz Demonio giró y desapareció una vez más ante sus ojos como niebla.
*Suspiro*...” Yun Che sacudió su cabeza y suspiró, murmurando para sí mismo, “¿Por qué necesitas ser así?... Entiendo a las mujeres... Más que a ti...”
Arriba del Salón Medicinal de la Familia Yun, la Pequeña Emperatriz Demonio extendió su mano y lentamente llevó la píldora rojo tenue entre sus labios y se la tragó ligeramente... Una suave aura se esparció inmediatamente, llenando todo su cuerpo. A medida que volaba en el aire, se dirigió hacia el centro de Ciudad Demoníaca Imperial. Era una figura solitaria en el vasto espacio arriba. En estos cien años, siempre había estado sola, así que tal vez hace tiempo que se había acostumbrado.
Pero hoy, un sentimiento de una débil mezcla de soledad y amargura que nunca había sentido antes estaba mezclado con su soledad...


[1] Radak: Flat is justice (?)
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios