ATG Capítulo 631

12:43

Traductor: Trafalgar
Corrector: Radak

Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo



Capítulo 631 – Misericordia y Muerte

La voz helada de la Pequeña Emperatriz Demonio repercutió en el Salón Demoníaco Imperial, causando que el rostro de todos se vuelva extremadamente feo. La Pequeña Emperatriz Demonio solamente había mencionado al Duque Xuan... Y eso también significaba que ella no iba a manejar a todos estos pecadores que estaban arrodillados aquí al mismo tiempo. En cambio, ella iba a tener una conversación privada con todos y cada uno de ellos.

Todos estos presentes sentían latir sus corazones violentamente en sus pechos. Ellos enfrentaban a la Pequeña Emperatriz Demonio juntos así que sentían un ligero sentido de camaradería el uno del otro, pero si era un llamado privado... Entonces todos harían su máximo esfuerzo para intentar enmendar sus crímenes y revelar todo lo que sabían acerca del pecado de todos los demás. A fin de vivir, ellos harían lo que sea necesario para demostrar su lealtad a toda costa...

Y además de la Pequeña Emperatriz Demonio, nadie más sabría qué dijo o prometió la otra persona, de manera que ni siquiera sabría quién traicionó a quién.

No sólo eso, si alguien no decía nada y no probaba su lealtad suficiente, era extremadamente probable que ellos se convirtieran en ejemplos por la Pequeña Emperatriz Demonio.

Además, dado el poder actual de la Pequeña Emperatriz Demonio, matar a todos los presentes sería tan simple como aplastar un insecto.

Con eso, en un instante, estas personas, que ya estaban empapados en sudor, empezaron a sudar aún más a medida que desesperadamente trataban de pensar qué deberían decir. Además, en este período de siete días, el plan que habían ideado presentar en un frente unido y encubrir los actos feos del otro tranquilamente colapsó en medio de la desolada y aterradora atmósfera.

El Duque Xuan, quien había sido el primero en ser llamado, tembló con miedo cuando se levantó, y bajo las miradas de todos los que estaban presentes, él hizo su camino, paso a paso, hacia la habitación de piedra. Con solo el espacio intermedio de menos de doscientos pasos, él casi colapsó al piso al menos en tres ocasiones diferentes. Todos y cada paso que daba lo hacía parecer como si se estuviera acercando a un abismo sin fin.

El Duque Xuan en la memoria de Yun Che era bajo y gordo con una sonrisa sincera. Pero en sólo estos breves siete días, en realidad se había reducido considerablemente. Una vez que el Duque Xuan entró en la habitación de piedra, se derrumbó sobre sus rodillas y todo su cuerpo se sacudió como una hoja: “Este insignificante duque… Saluda... Saluda a la Pequeña Emperatriz Demonio... Este insignificante duque sabe que ha pecado... Pero fue solo este insignificante duque quien había pecado... E incluso la esposa de este insignificante duque le había aconsejado nunca involucrarse con el Duque Huai. Pero este insignificante duque perdió la cabeza... Y el resto de mi Palacio realmente no se involucró en absoluto.”

“Le ruego a la Pequeña Emperatriz Demonio que solo mate a este insignificante duque. Los demás en mi Palacio, ellos de verdad no saben nada. Ellos sólo fueron arrastrados por este insignificante duque... Le ruego a la Pequeña Emperatriz Demonio que muestre misericordia y deje fuera a la Familia de este insignificante duque... Después que este insignificante duque haya sido ejecutado, sin duda estaré profundamente agradecido con usted... Sólo ruego que la Pequeña Emperatriz Demonio mostrará misericordia con respecto a…”

Todo el cuerpo de Duque Xuan seguía temblando, y él estaba llorando violentamente mientras su rostro se llenaba con una mezcla de extremo arrepentimiento y terror. A medida que seguía rogando desesperadamente a la Pequeña Emperatriz Demonio, él ya se había inclinado muchas veces hacia ella y había golpeado su cabeza contra el piso con tal fuerza que su frente estaba cubierta de sangre.

“¿Esta Emperatriz dijo que quería matarte? ¿Tú realmente deseas tanto la muerte?” Preguntó fríamente la pequeña Emperatriz Demonio.

El Duque Xuan alzó su cabeza, y su expresión se volvió blanca ya que apenas podía creer las palabras que acababa de escuchar.

“¡Hmph!” La Pequeña Emperatriz Demonio dio un resoplido frío y continuó en una voz solemne: “Aun cuando el Palacio del Duque Xuan no ha hecho ninguna contribución importante en estos cien años, no has cometido ningún error tampoco. Lo que fue realmente raro fue que cuando el poder de esta Emperatriz había disminuido y una buena mayoría de los Palacios de Duques desertaron en secreto con el Duque Huai, el Palacio del Duque Xuan nunca había traicionado o abandonado a esta Emperatriz antes. Además, incluso si hubieras lanzado tu suerte con el Duque Huai, ello fue sólo debido a que pensaste que esta emperatriz había muerto, y era la única forma de garantizar la seguridad de tu Palacio de Duque.”

“Duque Xuan, estás en falta. Pero esta Emperatriz también está en falta. Mi falta yace en el hecho que yo era demasiado débil, tan débil que aquellos que eran leales a esta Emperatriz fueron objeto de abuso continuo y humillación por esos traidores y renegados. Además, en los cien años de decadencia de esta Emperatriz, nunca tuviste una vez el pensamiento de traicionarme o abandonarme. En cambio, permaneciste fiel, y eso en sí mismo es suficiente para cubrir los más grandes cuatro meses de maldad... Así que puedes ponerte de pie.”

La expresión de Duque Xuan estaba floja y las lágrimas llenaron sus ojos a medida que no se atrevía a creer cada palabra que acababa de oír. Desde que la Pequeña Emperatriz Demonio había regresado, cada mirada asesina de ella era como caer en un abismo helado. Cada palabra estaba llenada con una escalofriante intención asesina, cada orden parecía que causaría que los ríos de sangre corran por las calles de Ciudad Imperial Demonio... Como un pecador, él no pudo dormir por siete días enteros. No solo eso, cada día estaba lleno de miedo y temor, y él ya había preparado su propio ataúd. Su más grande deseo era preservar a su esposa y su Palacio de Duque... Pero, ¿quién habría pensado que cuando fue su turno para ser juzgado por la Pequeña Emperatriz Demonio, no sólo no había un solo indicio de intención asesina, él ni siquiera fue condenado sino en cambio elogiado?

Era como si él hubiera volado inmediatamente de las fronteras del infierno directamente al cielo. Los ojos del Duque Xuan inmediatamente se desbordaron con lágrimas, y no se levantó. En cambio, se derrumbó en el suelo y se postró. Él lloró en voz alta mientras hablaba: “Este insignificante duque... ¡Agradece a la Pequeña Emperatriz Demonio por su divina misericordia! Este insignificante duque había recibido el favor real, pero a cambio lo repagado con perfidia. Esto en sí mismo es suficiente para que muera mil veces más... Pero la divina misericordia de la Pequeña Emperatriz Demonio es como la de los cielos. Este insignificante duque es incapaz de pagar esto en cualquier manera. Así que la única cosa que este insignificante duque puede hacer es jurar mi eterna lealtad y devoción a usted. Será constante incluso en la muerte... Si alguna vez me atrevo siquiera a mostrar un indicio de la traición de nuevo, los cielos pueden golpearme duramente.”

“No hay necesidad de más palabras, arriba.” La Pequeña Emperatriz Demonio casualmente agitó su mano: “Tu esposa e hijos sin duda están muy preocupados por tu regreso a tu palacio. Así que vuelve rápidamente con ellos y calma sus preocupaciones. Retírate.”

“Le agradezco a la Pequeña Emperatriz Demonio por su divina misericordia... Le agradezco a la Pequeña Emperatriz Demonio por su divina misericordia…” El Duque Xuan una vez más se levantó mientras temblaba... Pero esta vez, él estaba temblando debido a la gratitud. Él permaneció inclinado a medida que se retiraba y no pudo dejar de dar gracias. Incluso después de que sus pies habían salido de la barrera, él todavía no se había detenido.

“Le agradezco a la Pequeña Emperatriz Demonio por su divina misericordia… Le agradezco la Pequeña Emperatriz Demonio por su divina misericordia…”

Las personas arrodilladas en el gran salón vieron al Duque Xuan hacer una salida rápida, sin una sola herida en su cuerpo y con un rostro que estaba rojo con emoción y gratitud, su boca pronunciando incesantes agradecimientos.

“Duque Xuan…”

Algunas personas trataron de hablar con él, pero el Duque Xuan no le prestó atención a nadie. En cambio, se dio la vuelta y rápidamente dejó el lugar. Pero todos pudieron ver claramente que, mientras que su expresión era claramente una de alivio... Había algo de alegría oculta también.

“Esto…”

“¿Podría ser que la Pequeña Emperatriz Demonio en realidad lo perdonó?”

Todos se miraron el uno al otro en consternación, pero el Duque Xuan salió ileso y su rostro estaba lleno con alegría y asombro, de modo que causó que la presión en el corazón de todos disminuya varias veces. El miserable destino del Palacio del Duque Huai les había causado estar tan ansiosos que apenas podían seguir adelante. Además, cada momento pasado en la presencia de la Pequeña Emperatriz Demonio los llenaba con terror infinito, y sus mentes no pudieron evitar ilustrar varios escenarios terribles. Pero el Duque Xuan solamente había entrado por unos momentos, y claramente había sido perdonado al final.

Ellos comenzaron a sentir que, tal vez su terror puro había sido pretencioso... Eso era correcto, después de todo, ¡todos ellos pertenecían a las Familias Guardianas y los Palacios de Duque, y eran los pilares sosteniendo el Reino Demoníaco Ilusorio! ¡El Reino Demoníaco Ilusorio acababa de pasar por tal gran cambio, así que los cimientos y soportes eran aún más inviolables en este momento!

Entre todos los Palacios de Duque, el Duque Xuan ya estaba entre los más débiles, y su palacio ni siquiera se podía comparar a las Familias Guardianas, pero él estaba sano y salvo... Siempre y cuando dieran todo su esfuerzo en arrepentirse y probar su lealtad, la Pequeña Emperatriz Demonio definitivamente iría con la corriente y los absolvería. Ellos recibirían una advertencia a lo mucho…

Con este pensamiento, el corazón de todos inmediatamente se calmó bastante, e incluso la atmósfera del gran salón ya no parecía tan asfixiante y opresiva.

“Helian Kuang, entra.”

La voz de la Pequeña Emperatriz Demonio perforó la barrera cuando sonó desde la habitación de piedra, y esta vez, su voz llamó al Patriarca de la Familia Helian, Helian Kuang.

“Patriarca…” Algunos de los dignatarios centrales de la Familia Helian miraron a Helian Kuang con expresiones preocupadas en sus rostros.

“No se preocupen. Después de todo, soy el Patriarca de una Familia Guardiana, así que nada me pasará.” Helian Kuang inhaló hondo conforme caminaba a paso largo hacia la habitación de piedra.

Una vez que entró en la habitación de piedra, una sensación helada que perforaba el corazón de uno lo asaltó y le causó sentir escalofríos por todas partes, de manera que involuntariamente se estremeció. Helian Kuang no se atrevió a encontrarse con los ojos de la Pequeña Emperatriz Demonio, en cambio él apresuradamente se arrodilló y dijo: “Este pecador Helian Kuang saluda a la Pequeña Emperatriz Demonio.”

“Puedes levantarte.” La voz de la Pequeña Emperatriz Demonio era incomparablemente tranquila, y ​​no había una sola fluctuación en sus emociones. Ella miró a un asiento de piedra a su derecha y dijo: “Siéntate.”

No había intención asesina, ni furia, ni siquiera una sensación de opresión, y él ni siquiera necesitó arrodillarse. Todo esto causó que el corazón de Helian Kuang esté calmado. Él lentamente se puso de pie y cuidadosamente se desplazó hacia el asiento de piedra.

La Pequeña Emperatriz Demonio extendió su mano y una delicada taza de té de jade blanco apareció en su palma. Con un movimiento de su mano, la taza de té se elevó en el aire como si estuviera siendo guiada por un viento ligero y flotó a través del terreno en la mesa de piedra delante de Helian Kuang: “Patriarca Helian, por favor tenga un poco de té.”

El jade blanco de la taza de té era impecable, pero no tenía contenido y no había ni siquiera una gota de té dentro. Pero, ¿cómo se atrevería Helian Kuang a mostrar siquiera la más mínima pizca de inconformidad? Incluso si la Pequeña Emperatriz Demonio fuera a declarar que era un perro en este momento, él respondería dando ladridos unas veces. Él levantó la taza de té con ambas manos y la llevó a su boca. Él cuidadosamente alzó su cabeza e hizo la moción de beber un sorbo de su té lentamente, y fue sólo después de un buen largo tiempo que asentó la taza de té con el máximo cuidado.

“¿Terminaste de beber?” Los ojos de la Pequeña Emperatriz Demonio se estrecharon un poco, pero sus palabras fueron apagadas.

Helian Kuang apresuradamente juntó sus manos y dijo: “Sí... La rica y dulce fragancia de este té pertenece solo en los cielos... Le agradezco a la Pequeña Emperatriz Demonio por esta té.”

“Ya que el té ya se ha bebido.” Los ojos de la Pequeña Emperatriz Demonio brillaron débilmente: “¡Entonces puedes salir en tu viaje con tu mente a gusto!”

Cuando su última palabra cayó, la Pequeña Emperatriz Demonio ya había dado un paso a través del espacio, y de repente apareció delante de Helian Kuang como si fuera un demonio salido del infierno. Una pequeña mano delicada similar al jade blanco sostenía llamas que parecían emanar de los abrasadores fosos del infierno, y pesadamente se estrelló en el pecho de Helian Kuang. Las salvajes y violentas Llamas del Cuervo Dorado surgieron locamente en su cuerpo, y en un solo instante, todos sus órganos internos había sido completamente incinerados.

“Urgh…” Los ojos de Helian Kuang se agrandaron rígidamente a medida que el mundo giraba a su alrededor.

¡¡Boom!!

Una explosión ensordecedora resonó, y el cuerpo de Helian Kuang salió volando de la habitación de piedra y violentamente se estrelló contra la multitud de personas que estaban arrodilladas ahí. Cuando aterrizó en el suelo, sus ojos se habían ensanchado en círculos mientras miraba al techo. No había ningún sonido procedente de él en absoluto. No sólo eso, en su pecho, había una horrenda, marca de quemadura negra.

“Patriarca… ¡¡Patriarca!!” Los dignatarios centrales reunidos de la Familia Helian gritaron en alarma a medida que se precipitaban hacia adelante, pero no había siquiera una astilla de vida que quedara en el cuerpo de Helian Kuang. Un olor espeso y agrio de carne quemada emanaba de todo su cuerpo, y su muerte no podía ser más completa.

“Patriarca…” Mirando al cuerpo delante de ellos, los dignatarios centrales de la Familia Helian habían sido asustados en gran medida, y sólo se quedaron de pie ahí temblando por todas partes. En este momento, la voz baja y fría de la Pequeña Emperatriz Demonio resonó desde la habitación de piedra: “A pesar de ser el Patriarca de una Familia Guardiana, Helian Kuang coludió con el Duque Huai y conspiró para rebelarse contra el trono, así que su muerte fue suntuosamente merecida. Además, este castigo originalmente se iba a extender a toda la Familia Helian. Pero debido al Clan Helian habiendo servido fielmente y protegido el clan del Emperador Demonio durante los pasados diez mil años, esta Emperatriz ha decidido darle una oportunidad y conceder a su Familia Helian una oportunidad de comenzar una nueva hoja… ¡Helian Tu[1]!”

El Segundo Dignatario de la Familia Helian, cuyo nombre acababa de ser llamado, dio un salto a medida que frenéticamente se dio la vuelta y se puso de rodillas.

“¡A partir de hoy, serás el nuevo Patriarca de la Familia Helian! ¡Esta emperatriz te ordena arrastrar el cadáver de Helian Kuang a la Puerta Norte en dos horas de tiempo y suspenderlo ahí! Déjalo expuesto al público por siete días, y dentro estos siete días, si alguien se atreve a recuperar su cadáver, pedir clemencia, o llorar públicamente por él, ejecuta a esa persona en el lugar!”

“Además, si alguien en tu Familia Helian muestra la más mínima pizca de desacuerdo, si esta emperatriz es consciente de ello, ¡mataré a esa persona! Si alguno de ustedes tiene la audacia de poner su clan primero y desafiar mi orden, o si cualquiera de ustedes muestra siquiera la más mínima insinuación de perfidia de nuevo, esta emperatriz se asegurará que este mundo ya no tenga una Familia Helian!”

Cada palabra que la Pequeña Emperatriz Demonio pronunció causó que el terror dentro de los corazones de los dignatarios centrales de la Familia Helian escale exponencialmente. Pero si la muerte de una persona pudiera ser intercambiada por la seguridad de toda la Familia Helian, entonces nadie sería bastante estúpido para indignarse por su muerte. Helian Ma dijo en una voz temblorosa: “Obedeceremos las órdenes de la Pequeña Emperatriz Demonio... Le agradezco a la Pequeña Emperatriz Demonio por su misericordia. Nuestra Familia Helian permanecerá firmemente leal a la Pequeña Emperatriz Demonio a partir de este día, y gustosamente daremos nuestras vidas a usted…”

“También, los Cristales Divinos de Vena Púrpura que le deben a la Familia Yun, definitivamente no los olviden.”

“Sí… Sí…” Helian Tu arrastró el cuerpo de Helian Kuang a medida que su cabeza se sacudía arriba y abajo en temor. Él se precito a irse, sus pasos tambaleándose como si estuviera caminando sobre el filo de una cuchilla.

El terror salvajemente barrió a través del Salón Demoníaco Imperial como una epidemia. El ligero alivio que habían sentido tras ver al Duque Xuan salir ileso desapareció por completo en un instante, y los rostros de todos eran tan pálidos que parecía que toda la sangre había sido drenada de ellos... Durante diez mil años, el estatus de la Familia Helian como una Familia Guardiana había sido segundo solamente a la Familia Yun, pero el Patriarca Helian, Helian Kuang, había sido ejecutado personalmente por la Pequeña Emperatriz Demonio... Así que si eso pudiera sucederle a él, qué pasa con las otras Familias Guardianas y Palacios de Duque.

“Jiufang Kui, entra.”

Todos los ojos giraron hacia la Familia Jiufang. Jiufang Kui se levantó con mucho temblor, pero justo cuando logró ponerse de pie, sus piernas se suavizaron, y cayó de rodillas una vez más. Sus ojos amplios y abultados mostraban claramente el terror infinito que había brotado en su corazón. La horrenda muerte de Helian Kuang había plantado un demonio en su corazón... Debido a que él estaba extremadamente consciente que entre las Doce Familias Guardianas, aun cuando la Familia Helian pudo haber sido la primera en cambiar su lealtad al Ducado Huai, ¡su Familia Jiufang fue la segunda! Además, su Clan Jiufang y el Clan Helian originalmente habían sido cercanos debido a su raza compartida. Ellos también se habían casado entre sí por generaciones…

Ella acababa de matar a Helian Kuang y luego llamó por él... ¿Cómo podría él no estar aterrado?



[1] Radak: Solo por si acaso, ‘Helian Tu’ es su nombre no hubo error de traducción.
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios