CEO Capítulo 231

16:17

Traductor: Trafalgar
Corrector: Radak

Capítulo 231 - Masculinidad
La persona que vino no era otra que Cai Yan, también conocida como Jefa Cai, la que causaría innumerables problemas para Yang Chen casi cada vez que se encontraban.
Sin embargo, Cai Yan no estaba vistiendo un uniforme de policía hoy. Vestía un abrigo de punto blanco con un cuello ancho y redondo que revelaba la piel nívea en su pecho, haciéndola verse bastante seductora. Un par de jeans envueltos alrededor de su par de piernas firmes, largas y hermosas. Su cabello corto era delicado como siempre. Sin embargo, debido a sus pálidas botas de tacón alto color café, ella no se veía como la heroica agente de policía, sino a una oficinista independiente en una ciudad.
Comparando el atuendo simple de Lin Ruoxi, era obvio que Cai Yan gastó mucho esfuerzo en su cambio de imagen, haciendo que su aspecto originalmente inferior a Lin Ruoxi parezca extraordinariamente atractivo.
“Jefa Cai, erm... Es raro verla aquí…” Yang Chen dijo con una sonrisa poco natural. Él estaba preocupado que Cai Yan viniera a buscarle problema otra vez. Él no quería visitar la estación de policía en un domingo.
Cuando Cai Yan notó la expresión defensiva de Yang Chen, dolor podría verse vagamente en el rostro de Cai Yan. Ella dijo débilmente, “Vine aquí a buscar a Ruoxi, para hablar sobre Gao Guoxiong.”
Yang Chen hizo una pausa por un momento para recordar quién era Gao Guoxiong. Él era el rico empresario Singapurense que intentó dañar a Lin Ruoxi hace dos días. Actualmente, todavía estaba siendo encerrado en la estación de policía.
“¿Qué pasa? ¿¡Qué quiere hacer de nuevo!?” Yang Chen no perdonaría al hombre repugnante que intentó algo sobre su mujer.
Debido a lo que sucedió en la mañana, Lin Ruoxi comenzó a tratar a Yang Chen un poco mejor. Ella respondió con tacto, “Él quiere que su abogado me demande. Yanyan y yo discutiremos los procedimientos legales.”
“¡¿Demandarte!?”
Enfurecido, Yang Chen golpeó el sofá con fuerza, “¡Es inaceptable que todavía no sea ejecutado por un equipo de fusileros! ¡Si se atreve a demandarte, lo mataré en prisión!”
En el fondo de su corazón, Lin Ruoxi se sintió complacida cuando vio a Yang Chen tan enojado. Conservando una expresión seria, dijo, “¿De qué estás hablando? ¿Asesinato? ¿Matar en prisión? ¿Estás en una película de ciencia ficción ahora?”
Cai Yan miró a Yang Chen con una expresión extraña. A través de las conversaciones con su hermana mayor, Cai Ning, tuvo un breve entendimiento del carácter de Yang Chen. Ella tuvo una sensación que si Gao Guoxiong realmente se atrevía a demandar a Lin Ruoxi, él realmente podría morir en la cárcel[1].
“Ten la seguridad, su abogado rechazó su solicitud. Ahora mismo, él tendría que contratar a otro abogado de Singapur si realmente quiere demandar a Ruoxi. Ahora que este caso está teniendo tanta exposición, apuesto a que nadie en China querría trabajar para él.” Cai Yan dijo con una sonrisa.
“Entonces, ¿por qué su abogado Singapurense lo rechazó?” Yang Chen preguntó, confundido.
Sin filtrar sus pensamientos, Cai Yan dijo, “¿No sabes que tu esposa es una mujer súper rica?”
“¡Yanyan! ¡El título suena tan horrible!” Sonrojándose, Lin Ruoxi pellizcó el brazo de Cai Yan.
Tras pensar por un momento, a Yang Chen se le ocurrió otra pregunta, “Ruoxi bebé, ¿sobornaste a su abogado?”
Lin Ruoxi se avergonzó bastante tras ser llamada así por Yang Chen en frente de Cai Yan. Bajando su cabeza, dijo, “¡Los abogados también tienen que pagar sus facturas! Ya que estoy pagando un montón, él por supuesto que me escuchará.”
“¡Has jodido por completo a  Gao Guoxiong!” Yang Chen dijo agitadamente. Lin Ruoxi definitivamente tenía la capacidad de contratar a otros abogados, pero ella deliberadamente escogió el de Gao Guoxiong. No sería una sorpresa si Gao Guoxiong escupiera sangre en su celda.
“¡Él traicionó mi confianza mientras tenía una sociedad con Yu Lei International desde que todavía estaba bajo el manejo de mi Abuela!” Lin Ruoxi dijo con gran enfado.
Yang Chen de pronto pensó de un dicho. En esta sociedad, el dinero es el único conductor para ganar un caso legal.
Cuando los tres estaban conversando, Wang Ma finalmente terminó de cocinar y comenzó a servir los platos.
Cai Yan también era realmente familiar con Wang Ma. Ella con entusiasmo se apresuró a la cocina para ayudar.
“*Suspiro*, Señorita Cai, no ayude más. Puesto que vino aquí, es nuestra invitada. ¿Cómo puedo todavía molestarla para ayudar?” Wang Ma dijo cortésmente.
Sonriendo, Cai Yan preguntó: “¿Cómo podría dejarla hacer todo el trabajo por sí misma? ¡Debe ser fatigoso!”
“Jaja, no se preocupe por ello. Soy simplemente una sirvienta. ¿Por qué no puedo estar agotada?” Wang Ma dijo con una sonrisa.
Cai Yan se inclinó hacia adelante y le susurró al oído de Wang Ma: “Wang Ma, ¿esa persona ha venido recientemente?”
Cuando Wang Ma escuchó esa persona, su expresión se volvió realmente anormal. Ella dijo amargamente: “Señorita Cai, deje que el pasado sea el pasado. Dejemos ir lo que sea que haya sucedido ya. Cada día me hago vieja. Mi memoria ya no es confiable.”
Cai Yan asintió obedientemente y dijo: “Las mujeres siempre se quedan cortas cuando se trata de estas cosas.”
Esa declaración suya parecía estar dirigida a Wang Ma, así como también a ella misma. Incluso la misma Cai Yan no estaba demasiado segura.
Viendo a Cai Yan y Wang Ma conversando en tal manera amigable la una con la otra conforme caminaban por la cocina y el comedor, Yang Chen miró a Lin Ruoxi y dijo: “Ruoxi mi amor, mira a la Jefa Cai, ella realmente sabe cómo portarse bien. Eres una mujer también, ¿por qué no vas a ayudar a Wang Ma?”
Tras oír lo que Yang Chen le dijo, dado que ella no había hecho nada similar antes, Lin Ruoxi dijo: “¿Por qué no vas a hacerlo tú mismo?”
“Debido a que soy un hombre.” Respondió Yang Chen.
“Tch, maldito patriarca.” Comentó Lin Ruoxi despacio. Sin embargo, ella no se hizo oír y se levantó para ayudar a Wang Ma a preparar la mesa del comedor.
Sorprendido, Yang Chen pensó, ‘¿Ella en realidad escuchó mi consejo?’
Durante el almuerzo, los cuatro que comieron juntos no hablaron mucho. Como no tenían nada de alcohol, rápidamente terminaron la comida.
Cai Yan todavía tenía que regresar al departamento de policía por horas extras después del almuerzo. Después de todo, el asunto en Dongxing acababa de ser resuelto y había muchos sindicatos del bajo mundo en Zhonghai que tenían que ser reconstruidos. Gracias al esfuerzo cooperativo entre el gobierno y la Sociedad de las Espinas Rojas, la agenda de Cai Yan estaba bastante llena.
El momento que quiso irse, Cai Yan dudó un poco antes de decir. “Yang Chen, ¿puedo hablar contigo en privado por un momento?”
Yang Chen estaba justo a punto de ir arriba para una siesta. Pero cuando escuchó lo que ella tenía que decir, él asintió y aceptó.
Ling Ruoxi acababa de despedirse de Cai Yan. Viendo que Cai Yan quería hablar con Yang Chen sin su presencia, ella no pudo evitar sentir sospecha. Sin embargo, no le importó y comenzó a limpiar la mesa con Wang Ma. A pesar de que era un poco torpe en su trabajo, ese gesto hizo a Wang Ma increíblemente feliz.
Cuando Yang Chen y Cai Yan ambos salieron de la casa, él preguntó: “Jefa Cai, ¿causé algún problema de nuevo?”
Cai Yan conservó una expresión calmada y dijo solemnemente: “Yang Chen, aun cuando hemos tenido algunos desacuerdos en el pasado, espero que puedas aceptar mi sincera disculpa. Sé que fui yo quien te culpó injustamente. Considerando que experimentamos un evento de vida o muerte juntos, y el hecho que soy una buena amiga de Ruoxi, ¿puedes aceptarme?”[2]
“¿Aceptarte?” Yang Chen dijo a medida que comenzaba a sonreír: “Jefa Cai... ¿Qué quiso decir con eso?”
Como si notara que sus palabras sonaban un poco sugestivas, Cai Yan no pudo evitar sonrojarse: “Yo... Lo que quise decir fue... ¿Podrías no llamarme Jefa Cai todo el tiempo? Suena realmente formal y distante…”
“Bien…” Yang Chen sintió que Cai Yan estaba siendo sincera con su solicitud, así que si seguía dirigiéndose a ella tan formalmente, eso sería un poco innecesariamente cruel. “Está bien, te llamaré Cai Yan entonces.”
“Gracias.” Cai Yan dijo conforme sus ojos se iluminaban: “Entonces, somos amigos, ¿verdad?”
“Sí. Somos amigos.” Yang Chen de repente se dio cuenta de cuán linda podía ser Cai Yan. Si no hubiera sido por su origen familiar, ella podría haber sido incapaz de convertirse en una jefa de policía dada su personalidad inocente.
Cai Yan comenzó a sonreír conforme decía: “Todavía tengo que agradecerte... Bien, por salvarme sin considerar tu propia vida en aquel entonces. Si no hubiera sido por ti, yo habría estado atrapada entre el fuego cruzado y muerto a tiros.”
“Jef— Oh, quiero decir, Cai Yan, no exageres demasiado el asunto. No te salvé de un fuego cruzado, ¿muy bien? No tenía nada que ver conmigo.” Dijo Yang Chen mientras le guiñaba el ojo.
Comprendiendo sus intenciones, Cai Yan contuvo una risa y dijo: “Entiendo. Actuaré como si nada sucedió.”
Como si uno de sus problemas más profundos se hubiera resuelto, Cai Yan se sintió mucho mejor cuando se fue con su Audi amarillo.
Justo cuando Yang Chen estaba a punto de entrar a la casa una vez más, vio a Lin Ruoxi salir con un bolso de cuero de color negro. Mirando alrededor, preguntó: “¿Ya se fue Yanyan?”
“Sí. ¿Qué pasa?”
“Ella dejó su bolso al lado del sofá. Parece que olvidó llevarlo consigo.” Dijo Lin Ruoxi con el ceño fruncido.
Yang Chen parecía un poco sospechoso y pensó, ‘¿Estaba ella tan feliz que olvidó tomar su precioso bolso con ella?’
“Ve si tiene algo importante dentro.”
“Eso…  No sería bueno ¿no? ¿Cómo podemos solo revisar en sus cosas de esa manera?” Preguntó Lin Ruoxi.
Soltando una risa amarga, Yang Chen pensó, ‘Oh, ahora ella juega a la tímida…’ “Si no lo vas a hacer, yo sí.”
“¡De ninguna manera!” Lin Ruoxi dijo conforme retraía sus manos: “Supongo que lo haré. Vamos a contactarla de inmediato si hay algo realmente importante ahí dentro.”
Después de buscar en el bolso, ella exhaló un suspiro de alivio y dijo: “Cosa buena que no hay documentos importantes o teléfonos ahí dentro. Vamos a devolvérselo la próxima vez. O, quizá volverá a buscarlo más tarde.”
Después que los dos entraron a la casa una vez más, Yang Chen miró un poco la televisión por un rato. Justo cuando él estaba a punto de irse a dormir, Lin Ruoxi apareció con un nuevo vestido blanco de temporada de otoño con un bolso marrón claro colgando sobre su hombro. Parecía que ella iba a salir.
Basado en lo que vestía, Yang Chen supuso que no estaba yendo a la empresa. Pero pensando del asunto con Gao Guoxiong, él no pudo evitar preguntar: “¿A dónde estás yendo?”
A medida que se ponía sus zapatillas, ella dijo: “Voy a salir con alguien a un buen lugar. No estaré regresando esta noche tampoco. Cenarás con Wang Ma.”
‘¡¿Salir?!’ Pensó Yang Chen con insatisfacción, ‘Es domingo, así que ¿por qué no me pides a mí salir en cambio?’

Justo antes de que Lin Ruoxi saliera de la puerta, ella de repente se detuvo y le dijo a Yang Chen: “Es con una chica,” antes irse a toda prisa como un conejito apresurado.


[1] Trafalgar: Y no solo él también toda su familia y gente cercana XD.
[2] Radak: Suena a que se va a entregar (?) XD
...

También te puede gustar...

0 comentarios