ATG Capítulo 679

18:54

Traductor: Radak
Corrector: Radak

Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

Capítulo 679 - ¡¿Fen Juechen?!
“Hermano Mayor, ¿qué pasa?” Ambos Xiao Yun y Número Siete Bajo el Cielo instantáneamente se tensaron después de ver a Yun Che repentinamente deteniéndose acompañado con un cambio en su expresión.
*Suspiro*, parece que habrá un pequeño problema aquí,” dijo Yun Che bastante impotente. “Bajemos.”
Como el clan de mayor profunda cultivación de Ciudad Nube Flotante, el Clan Xiao se veía especialmente llamativo dentro de la ciudad desde arriba. El lugar donde aterrizó Yun Che no era donde se encontraba la entrada principal. En cambio, aterrizó al lado Este del Clan Xiao, casi inconscientemente, en cierto patio cercano a las montañas traseras.
Este lugar era muy tranquilo, todo el Clan Xiao era muy tranquilo. El patio delante de ellos era muy pequeño y sólo tenía decoraciones sencillas y una casa sencilla. Un árbol de uvas de color verde esmeralda estaba en una esquina del patio, y estaba lleno con uvas que estaban casi maduras. Al lado del árbol de uvas había una mesa de piedra simple y lo que parecía ser dos pequeños taburetes. El taburete a la derecha estaba incluso cubierto con toneladas de grietas largas.
Conforme estaba de pie en el centro del patio y miraba todo delante de él, la luz en los ojos de Yun Che fluctuó, completamente aturdido por un momento.
“Hermano Mayor, ¿este lugar es?” Xiao Yun preguntó con curiosidad cuando vio la apariencia de Yun Che.
“Este lugar es un lugar que lleva casi todos los recuerdos de los primeros dieciséis años de mi vida,” contestó suavemente Yun Che.
“¿Ah? Este es... ¿El hogar de Hermano Mayor Yun?” Preguntó Número Siete Bajo el Cielo en shock a medida que miraba alrededor. Para los ciudadanos comunes de Ciudad Nube Flotante, ser capaces de poseer un patio como este se consideraba todo un lujo. Pero para alguien que nació de una Familia Guardiana, en especial Número Siete Bajo el Cielo, que era la única princesa de la Familia Bajo el Cielo, este tipo de casa era muy simple y en mal estado... Él era el Joven Patriarca de la Familia Yun, el Lord Demonio del Reino Demoníaco Ilusorio, e incluso podría ser considerado como la persona predestinada que había salvado a todo el Reino Demoníaco Ilusorio... Ella nunca se imaginó que el lugar donde Yun Che había crecido en realidad sería así de rudimentario.
“Cierto, este es mi hogar,” sonrió Yun Che. “He estado viviendo aquí desde que puedo recordar. Pero en ese momento, este lugar no era sólo mío, sino que pertenecía a mi pequeña tía también. En ese momento, nosotros pasábamos todos los días juntos. Dondequiera que iba, ella iba, y donde quiera que ella iba, yo la seguía también. Éramos como la sombra del otro... Hasta que cumplí diez años, cuando el abuelo dijo que no se nos permitía vivir en el mismo patio y encontramos un nuevo patio para la pequeña tía. Debido a esto, la pequeña tía lloró durante días, y también utilicé toda mi energía para protestar en contra de esto. Sin embargo, el abuelo que por lo general nos consentía y mimaba en todo lo posible, no cedería sin importar qué este asunto.”
“Desde entonces, Pequeña Tía, quien estaba viviendo en su nuevo patio generalmente en secreto vendría a dormir conmigo. Pero cuando era descubierta por el abuelo, conseguía una feroz reprimenda... Después, poco a poco comprendimos que no era apropiado para los hombres y las mujeres ser tan íntimos, así que Pequeña Tía dejó de venir secretamente.”
Yun Che contó suavemente en voz baja, con una ligera sonrisa. Su sonrisa actual provenía de su alma, sin la más mínima impureza. En aquellos años, a pesar de que los otros se burlaban regularmente de él, ocasionalmente era intimidado y siempre soportaba el desprecio y la pena en los ojos de los demás, debido a que tenía a Pequeña Tía en ese momento, sus tiempos felices eran mucho más que los tristes; Incluso su sentimiento de inferioridad era tenue.
Durante estos años, ya no era aquel que tenía las venas profundas lisiadas y quien no tenía futuro. Él sólo se hizo más fuerte y ahora era adorado por más y más personas, tanto que algunos lo temerían. Su nivel actual era mucho más alto que el de la Secta Xiao, a la cual el Clan Xiao veneraba como dioses, pero también causó que su mundo estuviera lleno de pruebas y dificultades, causándole no ser capaz de regresar al mundo feliz donde solo existía su Pequeña Tía.
Habían transcurrido más de seis años desde que había venido aquí, pero aquí casi todo lo que prevalecía en sus recuerdos estaba sin ningún indicio de cambio... Independientemente de si era la puerta, las ventanas, la mesa de piedra o el viñedo... Incluso la linterna que fue colgada ahí el día de su boda con Xia Qingyue hace seis años todavía estaba ahí, a pesar que ya había sido deformada por el viento.
Todo el patio se veía increíblemente ordenado, sin ninguna de la arruinada y sucia apariencia que Yun Che había esperado de un lugar que había dejado seis años atrás. Era como si todos hubieran venido a barrer este lugar todos los días. Yun Che se adelantó y se puso de pie frente a la mesa de piedra. Presionó ligeramente un dedo sobre la mesa de piedra, lo barrió y luego lo levantó... Ni siquiera había un rastro de polvo.
Este lugar... Sólo había sido barrido por alguien...
El corazón de Yun Che tembló. Podría... Podría ser...
“Pequeño Che... ¿Eres tú?”
En este mundo, había muy pocos sonidos que conmovieran el alma dura de Yun Che, pero la voz de Xiao Lingxi era definitivamente uno de ellos. La mente de Yun Che tembló, y casi instantáneamente giró... En la entrada del patio estaba Xiao Lingxi, vestida con un vestido verde claro. Sus hermosos ojos estrellados estaban llenos de una capa de espesa niebla acuosa.
“Pequeña Tía...” Yun Che pronunció suavemente. Sus brazos inconscientemente se levantaron hacia adelante, deseando viajar por el espacio para tocar a la chica más cercana, más familiar y más importante en esta vida. “Volví…”
“Ah...” Xiao Yun no pudo evitar hacer un sonido. Miró a Xiao Lingxi, y preguntó aturdido, “Ella es... ella es...”
La ‘Pequeña Tía’ que Yun Che pronunció confirmó la identidad de esta chica... Esta hermosa chica de temperamento delicado que parecía ser aún más joven que él mismo, era... Su Pequeña Tía... Ella era su pariente... Relacionada en sangre...
La pequeña mano de Xiao Lingxi presionó fuertemente sobre sus labios a medida que lágrimas brillaban caían como perlas de jade. Después de que el tiempo se congeló en ese breve instante, lloró suavemente y se arrojó a Yun Che con sus lágrimas dispersándose. Ella se arrojó en su pecho, y sus dos brazos lo abrazaron fuertemente a medida que torrentes de lágrimas empaparon rápidamente una gran área en su pecho.
“Pequeño Che... Pequeño Che... Pequeño Che...” Gritó repetidamente, y pronto, ella no pudo retener sus sollozos.
“Lo siento, Pequeña Tía... Te prometí que volvería en un mes, y aún... Y aún, te hice esperar dolorosamente durante tres años.” Yun Che formó un lazo a medida que abrazaba suavemente a la chica en su pecho. Su cintura era aún más delicada que hace tres años, y su cuerpo era aún más frágil... Incluso su profunda fuerza había disminuido en lugar de avanzar. Dentro de estos tres años, Yun Che había crecido alrededor de un pie, haciendo que la chica en su abrazo parezca aún más delicada y exquisita delante de él. Y lo que más dolía a Yun Che era su llanto... La Pequeña Tía que él conocía reía en voz alta y gritaba en voz alta. Frente a él, especialmente, ella no podía retener nada y se soltaba a sí misma.
Pero la Pequeña Tía ante él, a pesar de que estaba llorando, estaba tratando de hacer todo lo posible para reprimir sus lágrimas, para no hacer ningún ruido de sollozo, y sólo sus hombros continuaron dando espasmos con violencia. Ella tenía menos espíritu que antes, y lo que lo reemplazó era en realidad una densa melancolía que casi rompió el corazón de Yun Che.
En estos tres años, la noticia de su ‘muerte’ y la de la enorme calamidad de la Nación Viento Azul había labrado muchas cicatrices con dureza en su corazón...
Yun Che apretó silenciosamente sus manos. Levantó su cabeza a medida que fragmentos de dolor ondulaban en sus ojos... Cuando no había nada bueno en mí, cuando mis venas profundas estaban todavía lisiadas, lo que más veía cada día era el rostro sonriente de Pequeña Tía... Ahora que estoy volviéndome más fuerte cada día, ¿por qué es que siempre le estoy dando a la pequeña tanto dolor y angustia?...
El poder que estaba persiguiendo... ¿¡Por qué lo estaba haciendo?!
Xiao Lingxi forzosamente sacudió su cabeza a medida que lo abrazaba aún más. El pecho en el que estaba apoyada era aún más ancho que antes y era también el único lugar en el mundo en el que se sentía realmente estable y contenta. Mientras sollozaba, dijo suavemente, “Yo sé... Que Pequeño Che no lo hizo a propósito... Es bueno que Pequeño Che esté de vuelta... Pensé que nunca volvería a ver a Pequeño Che... Mi Pequeño Che... Finalmente está de vuelta...”
Ella murmuró, el dolor de haber perdido a alguien y la alegría de haberlo recuperado una vez más, incluso después de que toda esperanza se había perdido claramente. Yun Che aspiró un largo respiro de aire. Él habló bajo, con una voz incomparablemente firme, “Pequeña Tía, te prometo que nunca te…”
La voz de Yun Che se detuvo repentinamente a medida que todo su cuerpo se endurecía abruptamente. Su mirada que se había convertido instantáneamente en hielo frío repentinamente se deslizó detrás de él a medida que giraba rápidamente, trayendo a Xiao Lingxi junto con él.
Debido a que en ese instante, un aura extremadamente fría se había fijado en él de la nada... Él poseía el Cuerpo Maligno del Espíritu Agua, por lo que no tenía miedo del frío, pero cuando esa aura lo envolvió, le hizo sentir instantáneamente una gélida sensación que perforaba el corazón. Todos los vellos de su cuerpo se erizaron. Dos ojos diabólicos y negros como el abismo habían sido incluso ligeramente proyectados en su mente. De pronto se sintió como si estuviera de pie en un terrible y denso infierno de tono negro.
Este tipo de aura densamente fría, extremadamente incómoda que nunca había sentido antes... ¿Podría ser esta energía diabólica de la que hablaba Jazmín?
¡¿Quién es?!
En el instante en el que giró, la mirada de Yun Che se fijó en una figura negra flotando en el aire... Vestido de negro de la cabeza a los pies, era más corto y delgado que Yun Che. Su cabello largo era tan negro como la noche y le llegaba a la mitad de su cintura. Su tez era rígida y pálida, y sus ojos estaban sin vida sin ni una pizca de luz en ellos. El aura emitida por su cuerpo llevaba una frialdad que se filtraba dentro de la médula ósea de uno, y aún Yun Che realmente no podía encontrar el menor indicio de vida dentro de él... Era como si lo que flotara ahí no fuera una persona viva, sino un cadáver.
Cuando vio el rostro de esta figura negra, las cejas de Yun Che se movieron ferozmente a medida que un profundo asombro fue revelado en su rostro.
“¿Fen Jue… chen?” En el momento en el que terminó su oración, la voz de Yun Che sostuvo una duda distinta.
Su apariencia exterior y expresión eran exactamente iguales a las de Fen Juechen en sus recuerdos. Sin embargo, el Fen Juechen que él conocía nunca tuvo este tipo de aura. No sólo eso... ¡Claramente sentía un peligro distinto de esa persona de túnica negra! Con el reino en el que estaba Yun Che, aquellos que le hacían sentir peligro al menos tenían el poder de los Monarcas de la etapa temprana, y cuando liberó a Fen Juechen hace tres años y medio, su profunda fuerza sólo estaba en el Profundo Reino Espíritu. En un corto periodo, ni siquiera de cuatro años, no había manera de que pudiera llegar a un nivel que fuera lo suficientemente fuerte como para amenazarlo.
“¿Hm? En realidad es este tipo.” La voz de Jazmín también llevaba el mismo asombro.
“Yun... ¡Che!” Su rostro seguía rígido, y cuando habló, así fuera su expresión u ojos oscuros, no había ni un poco de vacilación, pero su voz llevaba un resentimiento helado y huesudo. “Todavía estás vivo... ¡¡En realidad aún estás vivo!!”
“...” El aura envolviendo a Yun Che se volvió al instante más fría muchas veces. ¡En el instante en que esta persona vestida de negro abrió su boca, Yun Che ahora estaba seguro... ¡Que esta persona era verdaderamente Fen Juechen! ¡Debido a que este tipo de voz, este tipo de tono, y este tipo de odio era exactamente el mismo que cuando lo había liberado ese año!
“¡¿Sabes cuánto odié y cuánto sufrí cuando oí que habías muerto?! ¡¡En estos años, incluso he deseado que volvieras a la vida en mis sueños para que yo pudiera desgarrarte personalmente!!”
Las manos de Fen Juechen temblaron a medida que dos bolas de energía negra crecían cada vez más grandes flotaban alrededor de la palma de su mano. Yun Che echó un vistazo a las dos bolas de energía negra... Él meramente las miró, y aún así ello causó que todo su cuerpo se sintiera extremadamente incómodo. Desvió su mirada de vuelta y miró directamente a Fen Juechen sin retroceder. “Parece que tu sueño ya se ha hecho realidad. Sin embargo... ¿Realmente piensas que el actual tú puede matarme?”
Antes de que Juechen respondiera, Jazmín rió fríamente en la mente de Yun Che, “Su nivel de profunda fuerza, actualmente está en el quinto nivel del Profundo Reino Soberano. ¡Agregado con los atributos especiales de su profunda fuerza diabólica, si luchas de frente con él, definitivamente podría matarte!”
“~! #% ¥...” La esquina de los ojos de Yun Che se crisparon considerablemente. “Estás… Bromeando, ¡¿cierto?!”
Ese año, cuando había exterminado al Clan Cielo Abrasador, la razón principal por la que sólo había liberado a Fen Juechen fue debido a que había salvado a Xiao Lingxi, y Xiao Lingxi le rogó. La razón secundaria era debido a que creía subconscientemente que incluso si Fen Juechen viviera, nunca podría convertirse en una amenaza. En ese momento, mil Fen Juechens ni siquiera eran capaces de hacerle daño. Además, con su inigualable velocidad de crecimiento, incluso si el talento innato de Fen Juechen fuera diez veces mayor, la distancia entre ellos seguiría creciendo hasta quedar reducida a una mera existencia similar a una hormiga.
¡Los linajes y la energía divina que poseía era un lujo que la gente común ni siquiera podría esperar incluso durante cientos de generaciones! Su maestra era también Jazmín, cuya existencia había trascendido este plano. En el Continente Cielo Profundo, en lo que respecta a velocidad de crecimiento, no debería haber alguien capaz de superarlo.
La sorprendente velocidad de crecimiento de Xia Yuanba era debido a que poseía las Venas Divinas del Emperador Tiránico. Fue también este talento que desafiaba a los cielos lo que lo convirtió en el precioso tesoro del Santuario del Monarca Absoluto, el número uno de los Terrenos Sagrados.
El Fen Juechen de ese tiempo que estaba sólo en el Profundo Reino Espíritu... ¿Cómo pudo, en el corto período de cuatro años, haberse convertido ya en un Monarca en la etapa intermedia?

“¿Piensas que estoy bromeando?” Jazmín respondió con frialdad. “Sin embargo, no es necesario estar tan sorprendido. Su fuerza no fue realmente alcanzada por su cultivación. Incluso su energía diabólica no nació de su propia voluntad. ¡De hecho, una raíz diabólica fue inyectada en su alma!”
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios