ATG Capítulo 690

01:14

Traductor: Radak
Corrector: Radak

Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

Capítulo 690 - Durmiendo en el Abrazo del Otro
Ciudad Nube Flotante obtuvo su tan esperada paz esta noche. Con la terrible muerte de Feng Huwei, el Ejército Fénix Divino que había perdido a su general también detuvo su ‘misión’ y se calmaron ante el pánico... A pesar que no se retiraron, no molestaron a Ciudad Nube Flotante.
Aquí estaba el patio donde había vivido Yun Che durante dieciséis años. La habitación estaba organizada como siempre había estado, con mínimos cambios. Su olor dentro también era muy familiar. El único cambio fue el corazón de la persona.
Yun Che estaba recostado sobre la cama blanda. La ropa de cama era de color rojo brillante, y alrededor de ella había cortinas rojas. Hubo una fracción de segundo de nebulosidad en sus ojos a medida que Yun Che sentía como si hubiera regresado a la noche de bodas entre Xia Qingyue y él...
Y aún en esta habitación estaba el duro trabajo de Xiao Lingxi; Ella vendría aquí por lo menos una vez todos los días... Ella hizo su mejor esfuerzo para preservar todo lo relacionado con Yun Che.
“Seis años y siete meses ya han pasado desde la boda con Xia Qingyue.” Yun Che levantó cuidadosamente las cortinas rojas a su alrededor, y luego dijo con una sonrisa, “Hablando de eso, también fue en la noche de bodas que te conocí, Jazmín... Si no te hubiera conocido, mi vida probablemente sería completamente diferente, completamente diferente, eh.”
Yun Che estaba murmurando para sí mismo, pero Jazmín no estaba en un sueño profundo por primera vez, así que en el momento en el que terminó de hablar, Jazmín dijo calmadamente, “Hmph, si no me hubieras conocido, con tu personalidad que le gusta cortejar la muerte, ¡ya habrías muerto incluso a pesar que tuvieras cien vidas!”
“¡No eres lo mismo!” Yun Che replicó, luego inmediatamente preguntó, “Tu tiempo de sueño parece haberse acortado recientemente, ¿está casi purificado el veneno diabólico?”
“Hay cerca de un treinta por ciento restante,” dijo Jazmín lentamente. “Como era de esperarse de la Perla de Veneno del Cielo, el poder de purificación supera con creces mis expectativas. El veneno diabólico en mi cuerpo sería temido incluso por los Dioses Verdaderos. Si se libera por completo, sería suficiente para convertir a todo el Continente Cielo Profundo en un infierno mortal. Por otra parte, después de haber destruido mi cuerpo, estaba atrincherado profundamente en mi alma. Es miles de veces más duro que la purificación de un veneno corporal normal. Yo había pensado completamente que la purificación necesitaría por lo menos treinta años. Nunca hubiera pensado que sería purificado a tal grado en sólo un corto periodo de siete años. El treinta por ciento restante podría ser purificado por completo dentro de unos pocos meses más.”
“Eso es bueno,” Yun Che asintió. Luego dijo, “Oh... Me dijiste que elevara mi profunda fuerza al Profundo Reino Soberano en treinta años, ¿era debido a que pensabas que necesitarías por lo menos treinta años para purificar por completo el veneno diabólico?”
“Esa es una de las razones,” dijo Jazmín débilmente. “La otra razón era para estimularte. Sin embargo, por lo que parece, había subestimado la Perla de Veneno del Cielo y también había subestimado tu talento y tu suerte. “
“¡Jeje!” Yun Che rio con orgullo. Entonces, dijo de una manera ‘humilde’, “Sin embargo, estoy sólo en el Profundo Reino Emperador. Todavía estoy muy lejos del verdadero Profundo Reino Soberano. Tal vez... Realmente no pueda ser un Monarca en treinta años.”
“¡En este momento, esto realmente cuenta como que tú has alcanzado mi meta estimada!” Jazmín continuó con calma, “Tengo que reconstruir mi cuerpo, necesito suficientes Cristales Divinos de Vena Púrpura, y al menos la vitalidad de vida de un fuerte Monarca. A pesar de que tu profunda fuerza sólo está en el Profundo Reino Emperador, en términos de fuerza, ya estás en la etapa temprana del Profundo Reino Soberano. ¡Debido al linaje del Dios Dragón y al Gran Camino del Buda, la vitalidad de tu vida es incluso mejor que la de un Monarca en su pico, por lo que reconstruir un cuerpo con tu vitalidad actual es mucho más perfecto de lo que yo había anticipado!”
La mente de Yun Che estaba conmocionada. “¿¡De verdad!? Entonces, ¿por qué no lo dijiste antes? ¡Si lo supiera, habría acelerado mi ritmo de recolección de Cristales Divinos de Vena Púrpura y los núcleos de profundas bestias!”
La voz de Yun Che se llenó de verdadera alegría y ansiedad, y aún solo regresó con el bufido de Jazmín, “¡Hmph! ¿Y qué si lo hubiera dicho antes? ¿Encontraste la Flor Udumbara del Inframundo? Sin la Flor Udumbara del Inframundo, el alma y el cuerpo no pueden fusionarse perfectamente... De esta manera, ¿de qué sirve simplemente reconstruir el cuerpo?”
“... Entendido, haré todo lo posible para encontrarla. Iré a preguntar al Gremio Mercante Luna Negra mañana, podrían tener alguna noticia.”
“¿Mañana?” Jazmín dijo lentamente, “Originalmente, dijiste que irías hoy a la Nación Fénix Divino, pero sólo por una frase de tu pequeña tía, se convirtió en mañana. Los principios de los que siempre hablas son siempre nada delante de las mujeres. “¡Hmph, realmente se adapta a tu personalidad como un demonio del sexo!”
“Si mueres terriblemente algún día, definitivamente será por culpa de una mujer.”
El título que más utilizaba Jazmines para Yun Che era ‘demonio del sexo’. Durante tantos años, el número de veces que utilizó ese título fue incluso mayor que el número de veces que se había referido a él como ‘Yun Che’. Este tipo de cosas que se usaban para burlarse de Yun Che, Yun Che ya las había oído innumerables veces... Sin embargo, después de que Jazmín hubiera dicho esto, el Espejo de Samsara en el cuello de Yun Che repentinamente brilló con una tenue luz de color plata... La luz se desvaneció con un destello.
Sin embargo, ni Yun Che ni Jazmín lo notaron.
“Sí, sí, sí, podría ser debido a ti. Así tú continuarías conmigo en tu próxima vida, entonces continúa obligándome a pagar mi deuda como en esta vida... Ahora que lo pienso, no es tan malo,” Yun Che puso sus manos detrás de su cabeza y dijo sonriendo.
“... Hmph,” Jazmín respondió con desprecio.
Yun Che se acostó un rato, pero no durmió. En cambio, silenciosamente sintió el silencio de todo el Clan Xiao. Quince minutos después, abrió sus ojos, levantó las comisuras de sus labios y reveló una sonrisa maligna a medida que murmuraba, “Hmm... Abuelo y el resto deberían estar durmiendo ahora.”
Se levantó y salió de la puerta de su habitación. Su cuerpo saltó y voló en silencio; Entonces, con un destello que no sería muy notable a simple vista, llegó al pequeño patio donde estaba Xiao Lingxi.
Xiao Lingxi no estaba dormida todavía; Su habitación estaba todavía iluminada con una luz de color cálido y la débil luz pintó una escena tan hermosa como un sueño sobre la ventana.
Al ver su figura, Yun Che inconscientemente sonrió. Él levantó su mano y ligeramente movió su muñeca. Con ello, la ventana se abrió de forma rápida y sin ningún sonido, y voló directamente dentro.
“Ah...”
Antes de que Xiao Lingxi lograra gritar, fue abrazada por la cintura, y sus labios fueron besados forzosamente. Todo el sonido se convirtió en gemidos indefensos... Ella inconscientemente forcejeó, pero después de oler el olor con el que estaba más familiarizada en esta vida, su forcejeo se hizo más y más débil hasta que todo su cuerpo se derritió en el abrazo de Yun Che mientras cerraba los ojos y permitía al hombre que entró repentinamente por la fuerza violar sus labios.
Las luces de la habitación fueron apagadas por una fuerza de profunda energía. Como Xiao Lingxi todavía estaba en una confusión amorosa, su cuerpo superior fue empujado hacia abajo sobre la cama por Yun Che. Sacudió una de sus manos ligeramente, y el cinturón de mariposa, así como los botones de su ropa fueron deshechos. Su mano llegó directamente debajo de la ropa interior sin ningún obstáculo. Siguiendo su delgada cintura, agarró un montículo suave y blando y comenzó a apretarlo ligeramente.
“Mmm...” Los ojos de Xiao Lingxi saltaron conforme dejaba escapar un amplio y largo gemido. Su cuerpo también luchó inconscientemente. A pesar que había sido ‘intimidada’ por Yun Che de muchas maneras, era a través de la ropa cada vez, pero esta vez, fue violada por Yun Che sin barreras. Sin embargo, no importaba cómo gimiera y forcejara, seguía siendo débil como un pequeño animal herido. En su frenetismo, ella subconscientemente mordió la lengua de Yun Che.
Las acciones de Yun Che se detuvieron a medida que abrió sus ojos y miró a la joven dama cuyos labios estaban envueltos... Xiao Lingxi respiraba pesadamente. Su aliento salió ligeramente sobre el rostro de Yun Che, y sus delgadas cejas temblaron ligeramente en su nerviosismo-
En comparación con Yun Che, Xiao Lingxi, que no tenía experiencia, no era diferente a una hoja de papel blanco. Temerosa de que sus acciones la aterrorizaran, Yun Che se arrepintió un poco, luego levantó ligeramente su mano de ese suave pico...
Al sentir su acción, una suavidad repentinamente presionó sobre su mano, y de repente, el montículo níveo una vez más llenó su mano.
“Abrázame y duerme... No me dejes ir... Toda la noche.” Ella apoyó su cabeza en el pecho de Yun Che, y a medida que su voz temblaba de nerviosismo, sus bellos ojos estaban cerrados, temerosos de encontrar su mirada.
Yun Che sonrió ligeramente, sostuvo a Xiao Lingxi, se subió a la cama y la abrazó fuertemente... Luego, durmieron en los brazos del otro como lo hacían cuando eran más jóvenes.
“Pequeño Che, puedes... Nunca dejarme de nuevo,” murmuró débilmente como si estuviera hablando.
“Mn...” Yun Che respondió con una voz ligeramente igual.
“... ¡Este enorme demonio del sexo, incluso hizo un movimiento en su Pequeña Tía!” En la mente de Yun Che, la voz de Jazmín que llevaba un poco de intento asesino resonó.
A la mañana siguiente, Yun Che, Xiao Yun y Número Siete Bajo el Cielo fueron a ofrecer ofrendas a la pareja Xiao. Luego, él indispuestamente dijo adiós a Xiao Lingxi y a Xiao Lie antes de dejar Ciudad Nube Flotante y llegar a la Ciudad de Imperial del Viento Azul.
Ciudad Imperial Viento Azul todavía estaba en un estado de intenso nerviosismo, pero la atmósfera aterrorizada era mucho más débil que hace dos días.
Después de informar a Cang Yue de que estaba a punto de ir al Imperio Fénix Divino y obligar al Ejército Fénix Divino a retirarse, Cang Yue permaneció en silencio durante un largo rato conforme se apoyaba en los hombros de Yun Che y miraba la pintura de Cang Wanhe en la pared. Ella dijo suavemente, “Esposo, soy la única hija de real padre. El rencor de matar a padre era originalmente irreconciliable... Pero, soy la Emperatriz de la Nación Viento Azul. Incitar más conflictos sólo haría que la gente de la Nación Viento Azul quedara atrapada en una espiral de guerra más aterradora. Si el Ejército Fénix Divino pudiera retirarse, detener la guerra, y prometer no volver a invadirnos...”
Cang Yue cerró sus ojos suavemente, “Entonces olvídate temporalmente de obtener venganza por real padre.”
“Yue’er, no te preocupes, sé qué hacer,” Yun Che sonrió y dijo. Sabía que las palabras de Cang Yue eran debido a que se preocupaba por el futuro de la Nación Viento Azul, y estaba incluso más preocupada por él... Sabía que no podía detenerlo y sólo podía usar palabras como estas con la esperanza de minimizar el conflicto entre Yun Che y el Imperio Fénix Divino. Puesto que, cuanto menor fuera el conflicto, menor sería el riesgo que él tendría que soportar.
“¡Cuñado, iré contigo!”
Xia Yuanba estrelló sus puños frente a su pecho, soltando un fuerte sonido que hizo que el palacio entero se sacudiera violentamente. “¡Vemos si rompo los hogares de esos bastardos de Fénix Divino a pedazos con un puñetazo!”
“No, Yuanba, tú te quedas aquí,” Yun Che miró a Xia Yuanba y dijo. “Yo solo soy suficiente para la Nación Fénix Divino. Quédate aquí, tengo una misión aún más importante para ti.”
“Ciudad Imperial Viento Azul es la última línea de defensa de la Nación Viento Azul, ¡no puede colapsar! Si enojo a la Nación Fénix Divino ahí cuando no puedan atraparme, pueden muy bien desahogar su ira aquí. Así que alguien debe estar aquí para proteger este lugar... Yuanba, es debido a que estás aquí que puedo ir a la Nación Fénix Divino sin preocuparme.”
La última oración de Yun Che hizo que Xiao Yuanba, que ya estaba frotándose los puños, no insistiera más. Él asintió con una gran cantidad de fuerza, “Cuñado, no te preocupes. ¡Conmigo aquí, nadie de la Nación Fénix Divino puede pensar en acercarse!”
“Hermano Bajo el Cielo, te molestaré también. *suspiro*... Originalmente, te traje a ti y a Séptima Hermana a venir y acompañarme. Nunca pensé que eso te traería tantos problemas.”
“Jeje,” Número Uno Bajo el Cielo sonrió con calma. “Hermano Yun, no tienes que ser tan formal. Creo que con la capacidad de Hermano Yun, meramente una Nación Fénix Divino... Ni siquiera es digna de mención.”
“¡Por supuesto!” Yun Che rio con arrogancia floreciendo de su cuerpo. Abrazó a Cang Yue y la miró a los ojos. “Yue’er, no te preocupes, volveré. Solo espérame en casa... Prometo que haré que la Nación Divina Fénix te dé una respuesta con la máxima ‘sinceridad’.”

Yun Che besó ligeramente a Cang Yue en su frente, luego voló arriba y convocó la Profunda Arca Primordial. Luego, al momento siguiente, ya había desaparecido en un torbellino espacial.
Capítulo Anterior                            Lista de Contenidos                         Siguiente Capítulo

También te puede gustar...

0 comentarios